La entrada de Cristo a Jerusalén: alegría y pasión - Domingo de Ramos Imprimir
HOMILIAS 1978


Domingo de Ramos

19 de marzo de 1978

Lectura:
Isaías 50, 4-7
Filipenses 2, 6-11
Mateo 26, 14-27, 66

Queridos hermanos

EL SENTIDO LITURGICO DE LAS CELEBRACIONES

Hace siglos Jerusalén fue signo de todos los pueblos del mundo. La Iglesia recoge ese signo. Y así como Jerusalén vivió aquel Domingo de Ramos bajo la luz de su esperanza, sus realidades de entonces, ahora cada ciudad, cada nación, cada pueblo, este domingo encarna esa esperanza que Cristo trae en las propias realidades nacionales, en las propias realidades de nuestra vida. Esto es lo que se llama el sentido litúrgico de las celebraciones.

La liturgia no es recuerdo, aqui no estamos solamente recordando que hace veinte siglos Cristo entró a Jerusalén. La liturgia es presencia, es signo de realidades. La realidad es que hoy, este día 19 de marzo de 1978, entre panorama de palmas de Catedral de San Salvador, Cristo está entrando aqui, a nuestras realidades salvadoreñas; y donde quiera que se está celebrando el Domingo de Ramos -y yo sé que a través de la radio lo estamos celebrando en diversas poblaciones, caseríos y cantones- alli está Cristo entrando como hace veinte siglos a Jerusalén en la realidad de esta presencia de la liturgia de nuestra Iglesia.

Por eso, hermanos, yo les invito, desde este solemne pórtico de la Semana Santa, a vivir esta Semana Santa no como un recuerdo del pasado sino a vivirlo con la esperanza, con la angustia, con los proyectos, con los fracasos de nuestro mundo de hoy, de nuestra patria de hoy, para que Cristo nos cobije así como hace veinte siglos a Jerusalén y al mundo entero que había de vivir de su redención.

Para vivir este día recordemos los dos aspectos de la ceremonia. La primera parte triunfal: Cristo entra a Jerusalén y un pueblo sale a su encuentro entre hosanna y alegrías. Pero al entrar a la Catedral, como si Cristo entrara a Jerusalén, el ambiente se ensombrece y todo se torna de pasión. Y acaban de escuchar, en la voz de tres seminaristas casi dramatizar aqui ante nosotros, la lectura de la pasión de Cristo según San Mateo.

Yo quisiera preguntar, hermanos, a la luz de esta celebración y para vivir plenamente nuestra Semana Santa, estas tres preguntas que debían de estar flotando en la conciencia de todo cristiano reflexivo de esta Semana Santa de 1978.

1ª) ¿Que encuentra Cristo cuando entra a Jerusalén y qué encuentra Cristo ahora aquí?

2ª) ¿Quién es el que entra a Jerusalén, y el que va a cargar con esa Cruz y el que va a morir entre ignominias tan espantosas?

3ª) ¿Que compromiso supone para nosotros, su pueblo, esa fe en ese Cristo que vive redimiendo todavía a nuestra Patria y a todo el mundo?

1º ¿QUE ENCUENTRA CRISTO CUANDO ENTRA A JERUSALEN Y QUE ENCUENTRA CRISTO AHORA AQUI?

a) LO QUE ENCONTRO CRISTO EN JERUSALEN


A la primera pregunta, ¿que encontró Cristo cuando entró a Jerusalén? Encontró visiblemente un pueblo bueno, unos niños, una juventud, una muchedumbre de peregrinos que salieron a su encuentro. Lo acabamos de representar al vivo. Uds. Son esa muchedumbre buena, ese pueblo sencillo, esas almas que acogen con esperanza a Cristo, en el "resto" de Israel. Las promesas desembocaban entonces en ese pequeño pueblo que salió a recibirlo. Las promesas hechas a Abraham, a Moisés, a David; toda la veta del Antiguo Testamento viene a aflorar en este domingo de Ramos. El pueblo que había recibido promesas de un redentor siente que ha llegado ese Redentor y le sale al encuentro. Hay un momento de luminosa fe, es el pueblo que acoge a Jesús.

Yo veo en Uds., querido pueblo que ha acudido a esta ceremonia y está rodeando los altares de todos nuestros templos en la Patria, el pueblo que espera de Cristo y sale feliz y sencillo a su encuentro. Dios no lo puede defraudar. Pero lamentablemente Cristo encuentra debajo de este pueblo que se alegra, el pecado. El viene a quitar el pecado del mundo, El viene a enfrentarse con esa fuerza de infierno, él va a sentir ya en su propia carne el latigazo del demonio, del pecado, por meterse a redentor. Y asi encuentra un templo convertido en mercado: "Quitad de aquí todo ésto dice Cristo- mi casa es casa de oración y vosotros la habéis hecho cueva de ladrones".

Encuentra Cristo unas autoridades que tergiversan su mensaje. Encuentra una clase dirigente que ha torcido los destino de ese pueblo y que lo puede orientar de este hosanna del Domingo de Ramos a una petición de condena el Viernes Santo. ¡Ah, lo que son los dirigentes de los pueblos! Si son buenos y competentes orientan al pueblo hacia el encuentro de Cristo, Redentor de los pueblos; pero si son ineptos y si llevan el pecado, la ambición, el egoísmo, seducen al pueblo hacia la perdición. Así sucede que Cristo encuentra maquinaciones hipócritas para perderlo, encuentra envidias que le dicen: "¿que no miras lo que gritan esos muchachos? Callados, que haya orden". Y Cristo les dice: "Si ellos callaran, las piedras hablaran. A Uds. Lo que les pasa es que tienen envidia, pero si ustedes y los hombres no quieren aclamarme, las piedras mismas me aclamarían. Soy Dios que vengo a redimir al mundo y no tengo que encontrar oposiciones". Encuentra Cristo una tremenda injusticia social, un pueblo del cual él ha dicho: "Me dá lástima esta muchedumbre porque anda como ovejas sin pastor".

b) LO QUE ENCUENTRA CRISTO ENTRE NOSOTROS

Eso encuentra Cristo en Jerusalén; y trasladando el paisaje, porque la liturgia no es recuerdo sino vivencia, ¿qué encuentra Cristo este domingo de Ramos de 1978, aqui, entre nosotros? También hermanos, un pueblo bueno. Yo estoy feliz de este pueblo que ha salido hoy con palmas y alegría a cantarle hosannas al Redentor. Yo siento la pureza de tantos niños, de tantos jóvenes, de tanta gente consagrada al Señor en la piedad sencilla, orando, pidiendo misericordia. Yo siento la presencia de un pueblo verdaderamente "resto" de fe y esperanza. Acrezcamos ese pueblo, hermanos, el pueblo que ha salido hoy al encuentro del Señor.

Pero lamentablemente así como en Jerusalén, encuentro detrás de esta muchedumbre que llena de alegría el corazón de Cristo, encuentro también el pecado, el pecado en sus formas horripilantes que van a matar también a Cristo en esta Semana Santa, lo están matando. Es la Semana Santa de un tiempo en El Salvador que dá lástima. Yo no se cuantas cosas pudieran sacarse de los antros y de las tinieblas para presentarlas a Cristo, a sus divinas represiones y llamamientos de conversión. Pero yo encuentro, como lo hago de costumbre los domingos, estas tres cosas en estos próximos días:

UNA SEMANA SANTA POST-ELECTORAL DE FRUSTRACION


Una Semana post-electoral de frustración. Es un pueblo que no tiene ya ilusiones en una apertura democrática para expresar lo que él quiere en política. Yo tengo el testimonio de una urna donde dice que sólo se acercaron a votar el 46% de los que estaban en la lista; y ese 46% al revisar los votos, aparece un 52% de votos nulos, votos que en vez de expresar la voluntad, expresan su represión, expresan su insulto, expresan su ofensa o simplemente se abstienen. Pecado de abstencionismo es lo que encuentra Cristo en este domingo de Ramos. Cuántos valores que se podrían aprovechar para el bien común del pueblo no se pueden aprovechar. El derecho que es uno de los signos de los tiempos a participar en la construcción de la propia Patria, se siente frustrado; es un derecho que se ha conculcado una vez más. He aquí, pues, que el Señor encuentra este pecado. El pecado de una democracia despedazada, reprimida, de unos hombres que no pueden expresar su voluntad que quisieran expresar para el bien común.

UNA SEMANA SANGRIENTA

¿Que otra cosa encuentro en esta Semana Santa? Una semana sangrienta. Dos retenes matan a dos personas. Allá en Planes de Renderos, José Estanislao Recinos cuyo cadáver se niega a su esposa. Cerca del cine Apolo, una señorita. En el departamento de Chalatenango aparece matado, después de haber sido capturado, el mayordomo de la ermita del Conacaste, Otmaro Guardado; era un hombre bueno. Y en la capital, hace apenas tres días, se disuelve a fuerza de armas una manifestación de campesinos que acudía a la promesa de dialogar en el Banco de Fomento Agropecuario sobre rebaja de precios de arrendamiento de tierras, abonos, insecticidas. Porque nuestra gente tiene hambre necesita tierra para trabajar, necesita con quien dialogar para encontrar una solución a sus problemas. Muertos y heridos, es el saldo de ese anhelo; entre los muertos, un niño de la Escuela Rodezno, un oficial de la Policía, entre los heridos, mucha gente que iba simplemente de transeúnte. Hermanos, ésto es lo que encuentra Cristo en esta Semana Santa.

Y finalmente encuentra Cristo un tercer aspecto: Arbitrariedades, injusticias. Al campesino Leonardo Muñoz Pacheco, se le acusa de haber incendiado la alcaldía de El Paisnal y no se dan cuenta que un día antes lo han capturado. ¿Cómo iba a estar en el incendio? Y junto con él se acusa a otros campesinos, los cuales se publican sus declaraciones sacadas a la fuerza, sin duda. Y que luego, sus declaraciones ante la Cámara donde deben declarar ya libremente, niegan haber sido cómplices. Eso no se publica y quedan manchados esos nombres con una mala fama. No importa cometer injusticias, manchar prestigios, el honor de los hombres. ¡Oh, Jesús, esto es lo que encuentras en la Semana Santa.

Funebunda Peña Bonilla, madre de cuatro hijos, y los obreros Jesús Estrada Díaz y Fermín Domínguez, aparecen en declaraciones extrajudiciales como fabricantes de explosivos y no se publica que niegan esos cargos cuando declaran ante la Cámara. Campesinos de San Vicente guardan prisión desde hace tres meses y no se tiene en cuenta los documentos del Ministerio de Agricultura y un depósito de ¢ 6.000.00 en el Banco de Fomento Agropecuario que los favorece. ¡Que poco importa la suerte del pobre, del campesino, cuando están, otros intereses más valiosos y más respetables!.

Hermanos, ante estos acontecimientos, la Semana Santa, voz de Dios, voz de un Cristo que viene a redimir, nos dice que es necesario no acallar la voz, el reclamo justo. A mí me dá miedo, hermanos, cuando leyes represivas o actitudes violentas están quitando el escape legítimo de un pueblo que necesita manifestarse. Si se quitan éstas como válvulas de escape, ¿que sucede con la caldera que está hirviendo y no tiene válvulas de escape? Puede estallar. Todavía es tiempo, es tiempo de dar a la voz de nuestra gente la manifestación que ellos desean. Con tal de que haya al mismo tiempo la justicia que regula; porque naturalmente hermanos, cuando defendemos estas justas aspiraciones no estamos parcializándonos con reclamos terroristas. La Iglesia no está de acuerdo con la violencia de ninguna forma, ni la que brota como fruto de la represión ni la que reprime en formas tan bárbaras. Simplemente llama a entenderse, a dialogar, a la justicia, al amor. Estas son las fuerzas de la Iglesia. Y por eso, desde el amor, desde la justicia, pedimos, hermanos, oraciones y comprensión para los muertos de estas circunstancias, para los heridos, para los golpeados, para las víctimas de tantos atropellos. Pedimos respeto a la vida de los heridos y de los prisioneros. Respeto a sus vidas; que se lleven a los tribunales bajo leyes justas y se aplique ciertamente la justicia pero no el atropello ni la grosería. Y que se haga un ambiente donde se pueda manifestar la voluntad justa de los hombres.

Acabo de estar en Costa Rica, también allá acaban de pasar las elecciones; todavía ondean sobre los techos banderas de diversos colores y oigo la alegría de un pueblo que ha sabido discutir a sus candidatos. Sus partidos; que ha ido a dar su voto con plena libertad y que está satisfecho de la voluntad mayoritaria, y que todos están dispuestos al trabajo del bien común. ¡Que hermosa es una democracia auténtica, un sentido de justicia, de respeto a la expresión del pueblo! Esto es lo que Cristo encuentra, hermanos; porque el Domingo de Ramos, la lectura de la pasión, nuestras procesiones de Semana Santa, no quieren ser alienación, no quieren ser opio; quieren ser el fermento del evangelio, la presencia de un Cristo que entra fustigando el pecado aunque le va a costar dentro de pocos días la muerte en una cruz. Muere por meterse a redentor, muere por la justicia, muere amando pero en él encontramos la esperanza de nuestros pueblos.

2º ¿QUIEN ES EL QUE ENTRA A JERUSALEN Y EL QUE VA A CARGAR CON ESA CRUZ Y EL QUE VA A MORIR ENTRE IGNOMINIAS TAN ESPANTOSAS?

Y este es mi segundo pensamiento: ¿Quien es el que hoy entra a Jerusalén?

a) CRISTO CON SU PUEBLO

El que hoy entra a Jerusalén lo describen las lecturas de hoy. La primera lectura del profeta Isaías nos presenta un pueblo casi desesperanzado, un pueblo abatido. Y Dios suscita un misterioso siervo al que le dice: "Escucha mis palabras, tú vas a ser el representante de todos los crímenes, sobre tí va a descargarse mi justicia divina, pero tú vas a aprender en tu sufrimiento a consolar, a dar liberación. A orientar a los pueblos". Y este siervo de Yahvé, que los comentarios de la Biblia no aciertan a decir con seguridad quien es, ciertamente puede ser el pueblo pero puede ser Cristo y más Cristo, pero no un Cristo sin su pueblo. Este misterio que en la Biblia se conoce como personalidad comunitaria, es decir, un hombre que encarna una personalidad y una personalidad que se difunde en un conglomerado, un Cristo que se ha hecho solidario de todos nosotros y nosotros que sentimos que la Suerte de Cristo es nuestra suerte. Sentimos en el Cristo de la Semana Santa con su Cruz a cuestas, que es el pueblo que va cargando también su Cruz. Sentimos en el Cristo de los brazos abiertos y crucificados, al pueblo crucificado pero que desde Cristo, un pueblo que crucificado y humillado, encuentra su esperanza: "Te he enseñado a dar palabras de consuelo, has aprendido en el dolor a consolar a los demás".

Queridos hermanos, este llamamiento de la Semana Santa, del Domingo de Ramos, no es para predicarles un conformismo; es para decirles: dénle a su sentido de tribulación, un sentido de pobreza divina; dénle a su sufrimiento, un sentido de redención; acepten la Cruz, abrácenla como Cristo; no pasivistas pero si con amor que construye una civilización de libertad y de amor, que aunque no la veamos aqui como el siervo de Yahvé, la alcanzaremos aunque sea a través de la muerte como Cristo. No importa la muerte cuando detrás de la muerte está el clima de libertad, de amor, de igualdad, de felicidad. Caminamos entonces hacia ese clima que el Redentor nos ofrece.

b) CRISTO HECHO HOMBRE


Y más elocuente, la segunda lectura, la de San Pablo, es un himno a la encarnación, es un himno del Dios que renuncia a su categoría de Dios, deja la felicidad de su ciego y se viene a hacer hombre, hombre que no anda mencionando sus perrogativas de Dios, hombre cualquiera -dice la Biblia hoy-, un hombre cualquiera; un hombre cualquiera que es amarrado por la autoridad de su tiempo, llevado a los tribunales, ajusticiado. Se me ocurre pensar cuándo San Pablo dice: "un hombre cualquiera", esas figuras que ya estamos acostumbrados a ir viviendo en nuestros periódicos: el campesino esposado, el campesino torturado, el obrero a quien no se le reconocen sus derechos, un hombre cualquiera, asi se quiso hacer Cristo.

Más todavía, humillado hasta una muerte que se prohibía a los romanos porque eran libres, pero que bien se imponía a los pueblos esclavizados. Roma crucificaba pero no a sus romanos, Roma crucificaba a los pueblos que dependían de su imperio; y como Palestina dependía de Roma -Pilatos era el representante de Roma en aquel pueblo oprimido- Cristo tiene que ser humillado como un ser que no merece ni siquiera ciudadanía, muerto, humillado. Hasta allá lo llevó la encarnación, pero desde allí comienza a levantarse su exhaltación. Y en la lectura de hoy hemos escuchado: "Por eso Dios le dió un nombre sobre todo nombre, para que al nombre de Jesús se doble toda rodilla en el cielo, en la tierra y en el abismo y todos proclamen: ¡Cristo es el Señor!" Esta es la gloria de nuestro Redentor. Cuando en estas jornadas de Semana Santa lo miremos humillado bajo el peso de la cruz, no lo olvidemos, digamos desde el fondo de nuestra fe: aunqué se parece a mí, que va sufriendo, es el Señor, y aunque yo me parezco a El llevando la Cruz, participaré de su gloria; él no ha pasado sólo el túnel doloroso de la tortura y de la muerte, con él va pasando todo un pueblo y resucitaremos con él. Y hemos leído la pasión, el relato más tremendo de un hombre que ha sufrido como Cristo. No hay otro.

3º ¿QUE COMPROMISO SUPONE PARA NOSOTROS, SU PUEBLO ESA FE EN ESE CRISTO QUE VIVE REDIMIENDO TODAVIA A NUESTRA PATRIA Y A TODO EL MUNDO?

UN COMPROMISO LLENO DE ESPERANZA


Y finalmente queridos hermanos, a este Cristo responde, de nuestra parte, un pueblo lleno de esperanza. ¡Qué espectáculo hermanos! Miren esas palmas. La palma es el signo de la victoria, la palma es el signo del martirio pero de un martirio que después del tormento es gloria. Por eso el Domingo de Ramos es un signo bellísimo en todos los pueblos. Con sus palmas, con sus ramos, con sus flores, el pueblo le está diciendo a Cristo que está dispuesto a ir con él al martirio y que con él cree que ha de vencer la victoria de la fe. Esta es la victoria que vence al mundo, vuestra fe, vuestra esperanza; no el odio, no el terror, no las armas, no la represión, no la violencia. Eso no compone nada. Lo que compone es esa fe de ustedes, hermanos, la fe de la procesión del domingo de Ramos, desfile pacífico con palmas en las manos, con una gran esperanza en el corazón, con un gran amor en el alma. Este es el caminar del pueblo de Dios.

UN SEGUIMIENTO DE AUSTERIDAD


La Semana Santa es un llamamiento para seguir las austeridades de Cristo, la única violencia legítima, la que se hace así mismo Cristo y nos invita a que hagamos a nosotros mismos: "El que quiera venir en pos de mí, niéguese a sí mismo", violéntese a sí mismo, reprima en él los brotes de orgullo; mate en su alma los brotes de avaricias, de codicias, de soberbias, de orgullo; mate eso en su corazón. Esto es lo que hay que matar, esa es la violencia que hay que hacer para que allí surja el hombre nuevo, el único que puede construir una civilización nueva, una civilización de amor.

AVISOS PARA LA SEMANA SANTA

Por eso, queridos hermanos, quiero avisarles para esta Semana Santa, que participemos enteramente allá en sus pueblos, en sus cantones. Me alegra mucho que esta Semana Santa se va a celebrar no sólo donde hay sacerdote, sino también donde hay comunidades de religiosas; y muchas de las comunidades de San Salvador se han desplazado también a los pueblos; y también donde hay seglares, catequistas que se han preparado con las lecturas apropiadas a organizar la Semana Santa de todos los cantones y caseríos. Si esta voz está llegando a esos cantones y caseríos, les invito, hermanos, a que participen; porque la Semana Santa es como un bautismo del pueblo, un bautismo en el que Cristo nos invita a incorporarnos a su pasión y a su resurrección. ¡Cuantos hombres nuevos saldrán de esta Semana Santa! Pero no se contenten con ir sólo a las procesiones. Yo sé que para muchos la Semana Santa sólo consiste en la procesión del Silencio, en la procesión del Santo Entierro; pero cuando me cuentan que en esa procesión del Silencio van borrachos, va gente abusando de la situación sagrada, cometiendo el pecado, el desorden; o cuando vienen a la procesión del Santo Entierro gente que está en paseos y vuelve después del Santo Entierro a seguir sus bacanales allá donde estaba, me dá tristeza esa Semana Santa. Me parece que se acercan como los judíos a profanar, a escupir al Señor. La Semana Santa que yo quiero, hermanos, es esta que les acabo de describir, la que violenta en su propia vida del vicio, el desorden; la que va a resucitar con Cristo en la alegría de la noche del sábado Santo.

Dos actos principales son los que yo quiero subrayar: primero, el Jueves Santo a las 9 de la mañana, aquí en Catedral; es la única Misa. El Jueves Santo en la mañana no hay misa en ninguna parte; será por la tarde en todos los templos, la institución de la Eucaristía. Pero el Jueves Santo por la mañana, sólo en las Catedrales, el Obispo con todos sus sacerdotes bendice los aceites sagrados que van a servir para los sacramentos y los sacerdotes renovamos nuestro compromiso de servicio al pueblo de Dios. Queremos representaciones de todas las parroquias. Si no pueden venir los párrocos, manden, por favor, una pequeña representación de sus parroquias para que al salir de la misa puedan llevar también las anforitas de los Santos Oleos con que en las parroquias, en signo de unidad con la Catedral, se administre el Bautismo, la Confirmación, la Unión de Enfermos, etc. Ese es un acto que yo les suplico tomarlo muy en el corazón, el Jueves Santo a las 9 de la mañana.

Y el otro, de manera muy especial a los jóvenes el Sábado Santo a las siete y media de la noche, aqui en Catedral, la Resurrección de Cristo. Para mí estos dos actos marcan lo más profundo y más bello de la espiritualidad de la Semana Santa. A celebrar la unidad de nuestra Iglesia en torno de los pastores y a celebrar la resurrección de Cristo como un canto de victoria y de esperanza en el Señor.

PENSAMIENTO QUE NOS LLEVA AL ALTAR


Queridos hermanos, aunque estemos viviendo como en un callejón sin salida, no desesperemos. En la palabra bíblica de Isaías, un poco antes de la lectura que se ha hecho hoy, dice Dios al pueblo: "¿Por que desconfías? ¿que acaso se ha acortado mi mano para darte bendiciones? ¿que acaso no tengo energías para salvarte?" Hermanos, respondamos a esas preguntas de Dios con un acto de fe y de esperanza. "Sí, Señor, nosotros creemos que tú eres el Redentor y por eso hemos aclamado hoy con la alegría de los que te han recibido: ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor, Hosanna en los cielos!".

Vamos a proseguir ahora nuestra Eucaristía donde vamos a poner en el altar de Cristo todas nuestras esperanzas y nuestros buenos deseos de celebrar una Semana Santa, digna de nuestra fe.