Warning: Parameter 3 to mb_videobot() expected to be a reference, value given in /home4/asesoriait/public_html/romeroes.com/libraries/joomla/event/dispatcher.php on line 136
No.1632 Pág. 1 - "OS CONTEMPLA LA ETERNIDAD" Imprimir
Discurso pronunciado
por el Pbro. Lic. Oscar Romero
en la misa de campaña el 6 de Agosto.

Excmo. Sr. Obispo Gral. Comandante y jefes del ejército. Soldados:
Cuentan que un día se detuvo frente a las colosales pirámides de Egipto el ejército de Napoleón Bonaparte; y aquel genio militar francés arengó así a sus soldados: soldados: desde la cúspide de estas pirámides, cuarenta siglos os contemplan". Y la bravura militar de aquel ejército sin derrotas se sintió enardecida hasta el delirio: porque desde aquellos fríos miradores de los siglos era contemplada por la historia.
Pero yo os digo, soldados migueleños y católicos, que un orgullo mayor que el de los franceses en Egipto os cabe a vosotros esta mañana. Desde la cumbre de este altar la eternidad os ha contemplado. Se ha asomado sobre el horizonte de vuestra vida militar el rostro majestuoso y divino del Divino Salvador del Mundo, entre la blancura de la hostia y el fulgor del cáliz de esta misa de campaña.
Transfigurado, majestuoso, blancura de nieve en sus vestidos, resplandores de sol en su rostros, divino Rey de las naciones, Patrono de la Patria Salvadoreña. Soberano Señor Dios de los Ejércitos...ha iluminado y bendecido este día la macicéz de vuestras armas, la virilidad de vuestros uniformes, el sacrificio de vuestra vida militar.
Porque fue así, en esa pose sublime del Evangelio como quiso captarlo la nación salvadoreña para proclamarlo Patrón de la patria: El Salvador Transfigurado. Y es así, El Salvador entero este día es un glorioso Tabor donde Cristo Jesús con sus dos brazos abiertos y tendidos hacia el cielo bendice la pequeña gran patria salvadoreña que le sirve toda la entera de pena para su divina transfiguración.
Cuando lo contemplaron así, tan lleno de gloria, tan envidiablemente feliz... los apóstoles por los labios emocionados de Pedro prorrumpieron: Domine bonum estnos ícese. Qué bueno es estar aquí, Señor!
Que bueno es estar cerca de cristo. Así lo comprendieron los beneméritos forjadores de nuestra nacionalidad, y la Patria salvadoreña nació para ser de Cristo transfigurado.
Por eso militares migueleños, os cabe hoy la dicha de haber prestado con el entusiasmo de vuestra juventud, vuestro patriotismo inquebrantable. Porque el salvadoreño que el salvadoreño que sabe doblar su rodilla ante el Divino Salvador, el día 6 de Agosto, sabe rendir un sincero tributo de patriotismo a El Salvador en lo más íntimo del corazón de la Patria. Así como también la traición más imperdonable que se ha cometido en vuestra Patria, ha sido la de querer alejarla por ley y por sistema de la gloriosa tradición religiosa de nuestros mayores.
Pero hoy brilla, junto a la transfiguración del Tabor, una aurora de esperanza nuevas sobre la vida de todas las naciones. Aquellos ejércitos de la democracia en la última guerra, supieron combatir y triunfar con la fe puesta en el Dios de los ejércitos al que adoraron mil veces en aquellas históricas misas de campaña, donde hasta los cañones y los tanques se convirtieron en altares.
Y nuestro ejército – ejército también de la democracia – con la ceremonia de hoy ha querido también ponerse a la altura de esa fe católica que no deprime sino que exalta, que no acobarda sino que inyecta energía y amor a la Patria.
Soldados: desde la cumbre de este altar. Cristo transfigurado, Rey de los ejércitos, os ha contemplado y os ha bendecido!.