Warning: Parameter 3 to mb_videobot() expected to be a reference, value given in /home4/asesoriait/public_html/romeroes.com/libraries/joomla/event/dispatcher.php on line 136
Nº. 5 Pág. 3 EL OBISPO VA A ROMA Imprimir
Cuando este número de "El Apóstol" comience a circular el sábado 11 de octubre, estaré volando en un avión de la Compañía Iberia hacia España y hasta Roma, de donde volveré, Dios mediante, a mediados de noviembre. Esta "carta de familia" pues, es para decir "hasta luego" a mis queridos sacerdotes, religiosas y laicos de la Diócesis y a todos los amigos de El Apóstol que gracias a Dios, cada día van aumentando aun fuera de la Diócesis.

A todos los llevaré espiritualmente en mi corazón de peregrino del Año Santo. En nombre de todos ustedes saludaré filialmente al Papa y le pediré una bendición muy especial para sus hogares; le repetiré cuánto lo respetamos, lo obedecemos y lo amamos por acá. Unido espiritualmente con todos ustedes pasaré las clásicas "Puertas del Año Santo" abiertas este año a todo los peregrinos del mundo en las cuatro Basílica Patriarcales (San Juan de Letran, San Pedro, San Pablo extra muros y Santa María La Mayor).

Por mi viaje tiene un doble objetivo oficial: voy acudiendo a dos citas de la Santa Sede: como consultor de la Comisión para América Latina (CAL) participaré en la VIII sesión de su Consejo General que estudiara, del 20 al 22 de octubre, el tema de la "Pastoral familia en América Latina". Y como Director Nacional de las Obras Misionales asistiré del 11 al 13 de noviembre a las Asamblea General de dichas Obras Pontíficas.

Y como nunca falta quien critique estos viajes, confundiéndolos con turismo debo recordar que los Obispos estamos al servicio no solo de una Diócesis sino principalmente de la Iglesia universal y que nuestra comunión con el Papa, centro de la misma comunión, robustece nuestra fe y estimula nuestro humilde servicio a la Diócesis. Por otra parte, si esto es lo que puede preocupar a alguien, debo decirles también que este viaje solo he podido realizarlo porque ha habido personas generosas que me lo han costeado sin compromiso de mi parte y a quienes bendigo de todo corazón.

En mi ausencia gobernará la Diócesis nuestro estimado Vicario General Monseñor José María Dueñas con quien todo nuestro Clero forma una bella unidad sacerdotal. Si alguno desea saber mi dirección puede pedirla a las Religiosas del colegio Santa Gema ya que ellas generosamente me proporcionarán alojamiento en la ciudad Eterna.
Me encomiendo pues, a sus oraciones y les bendigo cordialmente.
EL OBISPO