Warning: Parameter 3 to mb_videobot() expected to be a reference, value given in /home4/asesoriait/public_html/romeroes.com/libraries/joomla/event/dispatcher.php on line 136
Nº. 41 Pág. 2 La Voz del Pastor Imprimir
Elías, ha llegado tu Hora
La hora de la ordenación sacerdotal es par un hombre como la hora de Jesús.
Jesús se refería a su "hora" como a una obsesión de toda su vida. Para un jóvenes se torna una obsesión también la hora de ser sacerdote, desde que sintió allá en su niñez o juventud, la voz misteriosa y dulce que lo llamaba la voz del Señor que lo llamaba para ser sacerdote.
"La hora" de Jesús, era la hora terrible de su muerte en la cruz para salvar a sus hermanos los hombres. También comenzar a ser sacerdote, es comenzar a ser crucificado: sólo desde la cruz puede el sacerdote colaborar con el Redentor, en la verdadera liberación de sus hermanos.

Pero junto con la espantosa visión de la cruz, "la hora" de Jesús significaba sobre todo la hora de su exaltación, la hora de la glorificación de su padre, la hora de la Redención y de la felicidad de todos los que quisieran creer en El. Así también la cruz de la vida, sacerdotal, tiene mucho de alegría y satisfacciones pascuales para el sacerdote y para los dichosos fieles que tengan la fortuna de seguir a un sacerdote y para los dichosos fieles que tengan la fortuna de seguir a un sacerdote santo. Y ese placer sacerdotal que arranca de la cruz, supera todas las otras alegrías frívolas de quienes se olvidaron del secreto pascual de la cruz.

Elías, ha llegado tu hora. La hora que marcarán las de tu Obispo, cuando se posen sobre tu cabeza, como signo sacramental de la gracia y del carácter con que el Sacerdote Eterno te participa sus poderes sacerdotales para siempre. Que, como "la hora" de Cristo, esta hora de tu ordenación no pase nunca. Que a la fidelidad del Eterno Sacerdote, que nunca se arrepentirá de haberte obsequiado esta hora, corresponde la fidelidad de tu entrega a El, incasable y absoluta. Son los deseos de:

TU OBISPO