Warning: Parameter 3 to mb_videobot() expected to be a reference, value given in /home4/asesoriait/public_html/romeroes.com/libraries/joomla/event/dispatcher.php on line 136
Nº. 1224 Pág. 3 El fin primario de la comunicación social Imprimir
A través de un trabajoso "iter" de siete años, y como fruto del asesoramiento de numerosos expertos, acaba de aparecer la instrucción pastoral sobre los medios de comunicación social, cuyo resumen ofrecemos en esta misma edición.

Un tono de optimismo y apertura caracteriza a esta verdadera carta magna del cine, de la radio, de la prensa, de la televisión...La Iglesia, que en el Decreto Conciliar "Inter mirifica" de 1963 sentía "una maternal angustia por los daños que de su mal uso se han infligido con demasiada frecuencia a la sociedad humana", en la presente instrucción pastoral, -sin dejar de llamar la atención sobre los peligros y aconsejar prudencia, contempla más bien estos maravillosos vehículos del pensamiento como "dones de Dios, destinados, según el designio de la Providencia, a unir a los hombres con vínculos fraternos, para hacerlos colaboradores del plan divino de salvación".

Y la razón de este optimismo y de esta apertura es porque, entre los frutos que el posconcilio está madurando, este documentos nos ofrece los principios sólidos de una verdadera teología de las comunicaciones sociales. A partir de la divina revelación de los misterios de la Trinidad, de la encarnación, y de la Eucaristía, se nos descubre al mismo tiempo Cristo como el perfecto "Comunicador" y El se revela y se comprende el sentido de toda "comunicación". A la luz de Cristo-Comunicador, toda "comunicación" tiene que ser algo más que la sola expresión de una idea o un pensamiento, debe ser ante todo una entrega de sí mismo por amor. Los hombres entonces, al hacer uso de los maravillosos medios que la técnica ofrece para "comunicarse" con los demás, no deben buscar otra cosa que restablecer la fraternidad entre los hombres bajo la paternidad de Dios".

Esta es la meta, la médula, que debe estimular la fecunda escuela en que deben convertirse los medios de comunicación social para educar "el gusto artístico, el sentido crítico, la conciencia de los deberes morales" no sólo de los "difusores" y de los "críticos", sino sobre todo de la incontable masa de los que como "receptores", ven , escuchan y leen.

Cuando comprendamos el alcance y la profundidad de esta nueva "Instrucción pastoral" de la iglesia, sabremos encontrar en el cine, en la prensa, en la radio, en la televisión, en el teatro, etc- en vez de aliciente o la ocasión malsana que corrompe y divide a los hombres,- "la comunión y el progreso de la sociedad humana". Porque ese es, según el designio del Creador, "el fin primordial de la comunicación social y de sus instrumentos".