Home Su Pensamiento Semanario Orientación Nº. 4067 Pág. 2 MONSEÑOR ROMERO COMENTA

Nº. 4067 Pág. 2 MONSEÑOR ROMERO COMENTA

El Corpus…una celebración de solidaridad
Tres hombres secuestrados…cuatro víctimas de un trágico accidente aéreo…Dos campesinos asesinados después de una manifestación…son, en estos días, el signo elocuente del dolor humano que se hace más trágico por la maldad del hombre.

El dolor siempre existirá. Es una herencia del primer pecado y una conciencia de los demás pecados que, Dios permite, aún después de la redención, pero que la redención convierte en fuerza de salvación cuando se sufre en unión de fe, esperanza y amor con el dolor divino del Redentor y de su cruz. El sufrimiento es la sombra de la mano de Dios que bendice y perdona. Por eso el dolor une, solidariza a los hombres entre sí, y los acerca a Dios.
* * *
Pero del sufrimiento se puede decir lo mismo que dijo el Señor cuando habló del escándalo: “es forzoso ciertamente que vengan escándalos, pero ay de aquel hombre por quien el escándalo viene!”. (Mt. 18,7).

Si el dolor es algo inherente a nuestra misma naturaleza, el hacer sufrir es criminal. Sólo Dios, autor y dueñode la vida y de la felicidad de los hombres, tiene el derecho a quitar la vida y a medir con promoción de amor y sabiduría la capacidad de sus hijos para aquilatarlos en el dolor y hacerlos dignos de su felicidad. Toda mano que toque la vida, la libertad, la dignidad, la tranquilidad y la felicidad de los hombres y de las familias y de los pueblos…es una mano sacrílega y criminal. Toda sangre, todo sufrimiento, todo atropello que cause un hombre a otro hombre se convierte en un eco de la maldición de Dios ante el crimen de Caín: “¿Qué has hecho? Se oye la sangre de tu hermano clamar a mí desde el suelo. Pues bien: Maldito seas!” (Génesis 4,10)

Quiero hacer mío el apremiante llamamiento del Papa Pablo VI a los secuestradores de Aldo Moro q.e.p.d., para solidarizarme con las familias de los tres secuestrados de estos días en quienes veo además la angustia de tantos otros secuestrados y desaparecidos y para invocar los sentimientos humanitarios que aún quedan en quienes los tienen cautivos, cualquiera sea el motivo: “Me dirijo a vosotros- escribió el Papa a las brigadas Rojas, en el nombre supremo de Cristo, que a buena seguro no os es desconocido…y os lo pido de rodillas: liberadlo sencillamente, son condiciones, no tanto por mi intercesión humilde y afectuosa, sino por su dignidad de hermano nuestro y vuestro en humanidad, y también en pro del auténtico progreso social..que no debe marcharse con sangre inocente, ni sufrir el tormento de dolores superfluos. Demasiadas víctimas hemos tenido que llorar y lamentar la muerte de personas caídas en el cumplimiento del propio deber. Todos debemos tener temor del odio que degenera en venganza o se doblega hasta caer en sentimientos de desesperación degradante. Y todos debemos temer a Dios vengador de quienes murieron sin motivo y sin culpa…”.
Y como el Papa, “Yo espero rezando y también amándoos siempre”.

Y para consuelo de todas las familias probadas en el sufrimiento…y por el eterno descanso de los llorados difuntos…y para pedir al Señor el don de la penitencia para quienes siembran tanto dolor…invito a toda la Arquidiócesis a celebrar la Misa y la Procesión del Corpus, el próximo domingo 28 de mayo, a las 4.pm. en nuestra catedral.

En ese misterio de nuestra fe que proclama presente entre nosotros el Cuerpo y la Sangre del Redentor de los hombres queremos inspirar y vivir nuestra solidaridad con el sufrimiento y la esperanza de nuestro pueblo.
Oscar A. Romero

Share:

You may also like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Select your currency
USD United States (US) dollar