Home Su Pensamiento Semanario Orientación Nº. 4090 Pág. 2 MONSEÑOR ROMERO COMENTA

Nº. 4090 Pág. 2 MONSEÑOR ROMERO COMENTA

Evangelio, Vida y Sacramentos
En estos día publicaré una “instrucción pastoral” acerca de la preparación y administración de los sacramentos.
Los pastores de la Iglesia (Obispos y Sacerdotes) somos responsables de que estos medios que el mismo Cristo estableció para comunicar a los hombres la Redención y la vida de Dios llenen en efecto esa divina finalidad. Lamentablemente somos también los pastores, los culpables de que la institución divina de los Sacramentos haya decaído tanto, que para algunos ya solo significan actos sociales o parte de un costumbrismo cultural o folclórico y hasta un buen negocio.

Pablo VI de inmortal memoria, empalmó magistralmente en la tarea evangelizadora de la Iglesia estos dos aspectos inseparables: el anuncio del evangelio y la administración de los Sacramentos.

He aquí sus palabras que son pauta de la evangelización actual de la Iglesia:

“El anuncio (del Evangelio) no adquiere toda su dimensión más que cuando es escuchado, aceptado, asimilado y cuando hace nacer en quien lo ha recibido una adhesión de corazón. Adhesión a las verdades que en su misericordia el Señor ha revelado, es cierto. Pero más aun, adhesión al programa de vida -vida en realidad ya transformada- que El propone. En una palabra, adhesión al Reino, es decirle al “mundo nuevo”, al nuevo estado de cosas, a la nueva manera de ser, de vivir, de vivir juntos, que inaugura el Evangelio. Tal adhesión que no puede quedarse en algo abstracto y desencarnado, se revela concretamente por medio de una entrada visible, en una comunidad que es en si misma signo de la transformación, signo de la novedad de vida: la Iglesia, sacramento visible de salvación. Pero a su vez, la entrada en la comunidad eclesial se expresará a través de muchos otros signos que prolongan y despliegan el signo de la Iglesia. En el dinamismo de la evangelización, aquel que acoge el Evangelio como Palabra que salva lo traduce normalmente en estos gestos sacramentales: adhesión a la Iglesia, acogida de los sacramentos que manifiestan y sostienen esta adhesión, por la gracia que confieren” (Evangelii Nuntiandi, n.23).
Pastores y fieles estar dispuestos a cambiar todo aquellos por más querido que sea, pero que empaña la nitidez de ese empalme: Evangelio y vida, vida y sacramentos. No más sacramentos recibidos por rutina, no más sacramentos administrados por negocio o compromisos sociales.

A esto se encamina mi próxima “Instrucción pastoral sobre los Sacramentos”. Ruego a Pastores y fieles recibirla con el respeto que nos exigen cosas tan santas.

Share:

You may also like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Select your currency
USD United States (US) dollar