Home Su Pensamiento Semanario Orientación Nº. 4093 Pág. 2 MONSEÑOR ROMERO COMENTA

Nº. 4093 Pág. 2 MONSEÑOR ROMERO COMENTA

Un Honor que todos Compartimos

Ante las múltiples expresiones de felicitación y solidaridad recibidas con motivo de mi postulación de parte del parlamento de Inglaterra para el premio Nóbel 1979 lo primero que surge en mi espíritu es un sentimiento de gratitud y noble satisfacción. Pero la circunstancia litúrgica del Adviento como preparación espiritual de la Navidad me inspira impregnar este agradecimiento con el espíritu navideño que desde la “gloria de Dios” nos ofrece la paz y nos llama a ser “hombres de buena voluntad”.

Fui el mas sorprendido por la noticia. Jamás hubiera creído que el cumplimiento de mi deber pastoral mereciera tan alto galardón humano e internacional. Y si me complace profundamente y agradezco el poderoso respaldo que este hecho significa no es por lo que ello tiene de personal sino por ser aval humano de una evangelización que quiere ser fiel al magisterio actual de la Iglesia. La mención de mi nombre entre los candidatos para el Nobel 79 la siento compartida con todos mis sacerdotes, con todos mis religiosos y religiosas y con todos los apóstoles seglares que en comunión cordial con su Obispo se esfuerzan por ser fieles a las exigencias de esa evangelización a las necesidades de nuestro pueblo. Por eso siento también conmigo al pueblo que trato de servir y alentar con la fe y esperanza de cristo.
Y así como fue el más sorprendido, soy también el más convencido de que serán postulados otros candidatos con más méritos para obtener tan alta condecoración. Desde ahora me inclino reverente ante el vencedor, pero mi gratitud por la postulación de Inglaterra será imperecedera porque su voz ha dado ya eco internacional a mi pobre voz que se une a la de tantos pastores cristianos que en el Continente y en el mundo tratan de ser expresión del Evangelio y voz del sufrimiento de sus pueblos.

Al decir pues, “¡Mil gracias!” a quienes han querido compartir conmigo sentimientos de cariño y solidaridad, les invito a compartir también , en esta fecunda temporada espiritual de Adviento y Navidad el agradecimiento, la adoración y el compromiso cristiano que inspira el ministerio de Dios que amó tanto a los hombres que les dio a su propio hijo para que creyendo en él y amándolo en nuestros hermanos fuéramos salvados y nos hiciéramos instrumentos de la liberación del mundo.

Share:

You may also like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Select your currency
USD United States (US) dollar