Su Pensamiento

Abril – Junio 1978

Sabado 01 de abril
Como todos los primeros de mes prediqué la Hora Santa y celebré la Santa Misa en el Hospital de la Divina Providencia. Después de la Misa hubo una audiencia que habían pedido de parte de la Confederación de Colegios de la Arquidiócesis, la Directora del Colegio de la Asunción, Sor Inés, y del Colegio del Sagrado Corazón, Madre Nelly Rodríguez.

Me informaron que habían estado reunidos el día anterior y ese mismo sábado para ver la posibilidad de manifestarse en solidaridad con los campesinos de San Pedro Perulapán y como solidaridad también a los llamamientos que hace el Arzobispado pidiendo una información verídica y otras cosas en favor de los campesinos de aquel lugar.

Les manifesté mis dificultades, sobre todo, que la fueran a confundir, esa manifestación de solidaridad cristiana, evangélica, con la huelga que también está propiciando para esos mismos días la Asociación de maestros ANDES y que no fueran a ser manipulados por la ANDES los colegios católicos.

Me expresaron que ellos habían considerado este riesgo y que había también dificultades en el seno de la Confederación porque no todos estaban de acuerdo. Yo les dije que los dejaba a su criterio y que les agradecería que no comprometieran mi nombre en esta discusión.

Después fueron a sesionar más noche y no supe, ese mismo día, cuáles fueron los resultados de sus deliberaciones.

Domingo 02 de abril
A las ocho, como de costumbre, celebré la Santa Misa en la Catedral siempre abarrotada de fieles que acuden hasta desde el parque de enfrente. Leí, con pequeños comentarios, el comunicado del Arzobispado que se refiere a los acontecimientos de San Pedro Perulapán y que se puede leer íntegro en el archivo.

Y el núcleo principal de mi pensamiento fue en torno de las lecturas bíblicas con este tema: «Cristo resucitado vive y vive en su comunidad de cristianos en esta tierra».

Expliqué las características del Cristo resucitado como lo confesó Santo Tomás: Señor y Dios, mensajero y artífice de la redención de los hombres; su saludo de paz es la síntesis de ese regalo que el Padre nos mandó en Cristo, la salvación. Lo presenté también, al resucitado, como el objeto de nuestras esperanzas en la Iglesia peregrina, anhelando el encuentro con ese Cristo que ha de volver. Y en mi segundo pensamiento expliqué las características de esta comunidad cristiana que en el mundo lleva el espíritu de Cristo. El evangelio nos cuenta como Cristo resucitado envió a la Iglesia, así como el Padre lo había enviado a él; y que soplando sobre la nueva Iglesia, como Dios en el paraíso sobre el barro de Adán, le inspiró la nueva vida que la Iglesia tiene que llevar al mundo: «recibid el Espíritu Santo». Las características de la comunidad están en la primera lectura de los Hechos de los Apóstoles donde el libro dice que aquella multitud llevaba una vida común, era una comunidad donde abundaba la oración, se reunían en la fracción del pan y vivían la gran esperanza. Estas fueron, pues, las ideas de como debe ser la Iglesia, la comunidad que sigue a Cristo y que es presencia de Cristo en este mundo, misión salvadora de Cristo. Una comunidad de vida que va creciendo y es una comunidad donde la vida encuentra la salvación. Así dice el libro de los Hechos: «… iba aumentándose por parte de aquellos que debían salvarse». Comunidad de vida también que manifestaba su comunión participando mutuamente los bienes de Dios, hasta los bienes naturales se ponían al servicio de todos. Comunidad de vida por su buena fama que crecía, con una autoridad que eran los apóstoles. Pero, en segundo lugar, principalmente era una comunidad de fe, y ésto es lo que distingue a la sociedad Iglesia de cualquier otra sociedad o agrupación u organización humana. Llamé mucho la atención sobre ésto para no confundir a la Iglesia con otros organismos y atribuírsele a ella las falsas calumnias que ahora se le están atribuyendo como autora de violencia. Les dije que esta comunidad en la fe y en el Espíritu tenía que ser una comunidad en la obediencia a la doctrina de los apóstoles, una comunidad de oración y una comunidad que se alimenta con los signos sacramentales; y finalmente, una comunidad escatológica que vive, pues, la esperanza de un más allá.

A las tres de la tarde asistí a la invitación que me habían hecho las Hermanas Salesianas en el Colegio María Auxiliadora, donde tienen su oratorio festivo para muchachas. Se había preparado una confirmación de jóvenes y la Misa resultó muy hermosa. El canto vibrada con un entusiasmo único. A la hora del evangelio les expliqué aquel soplo de Jesús a la comunidad: Era el Espíritu de Dios que se daba a los que creyeran en Jesucristo. Les expliqué la confirmación, el sentido, el rito. Y les administré este sacramento del Espíritu Santo. Eran como cuarenta jóvenes preparadas para esta tarde con el sacramento de la confirmación.

Por la noche, a las seis y media, en la Colonia Miramonte, en la Iglesia Parroquial de la Resurrección -es la fiesta patronal de esta parroquia que lleva el título de la Resurrección del Señor- la comunidad parroquial asistía muy numerosa, llenaba la Iglesia; los padres agustinos y otros padres de la vicaría de esa zona de la Ciudad, concelebramos la Santa Misa.

Prediqué el Evangelio, hice alusión a la tumba vacía de Jesucristo resucitado y a la tumba cerrada del Padre Alfonso Navarro que el año pasado, precisamente en esta fiesta, había mostrado todo su entusiasmo de párroco con una parroquia que es testimonio de la Resurrección de Cristo. Su tumba cerrada, después de haberlo asesinado, uno de los dos sacerdotes que cayeron muertos por las balas el año recién pasado. Esa tumba cerrada podía significar como un fracaso de la redención y de la resurrección de Cristo y, sin embargo, era el signo de una esperanza; nuestros muertos han de resucitar y las tumbas de nuestros muertos que hoy están selladas con el triunfo de la muerte, un día serán también como la de Cristo: Tumbas vacías. La tumba vacía de Cristo es una evocación al triunfo definitivo, a la redención consumada. Mientras tanto, hay que luchar, hay que trabajar para que el mensaje de esa tumba vacía de Cristo ilumine de esperanza todo nuestro trabajo en la tierra hasta la consumación de la redención del Señor.

Después de la Misa, la Comunidad Parroquial de Miramonte había preparado una merienda en la que todos los que estaban en Misa participaron. Una experiencia preciosa de sentido familiar de la parroquia. Los padres agustinos que presiden esta parroquia son dignos de elogio porque han trabajado con entusiasmo y siguen trabajando una comunidad parroquial modelo.

Lunes 03 de abril
La Conferencia Episcopal de El Salvador convocó a una reunión de urgencia. Mi primer intento fue no asistir, puesto que, la invitación apenas me llegó la mañana del lunes. Sin embargo, aconsejado, asistí porque se trataría el tema de la carta de los sacerdotes al Sr. Nuncio, y podría, así, presente, dar una opinión que defendiera a los sacerdotes.

Efectivamente llegué a la reunión y vi que todo venía preparado. El telegrama de Mons. Rivera anunciando su ausencia por una reunión en Guatemala y pidiendo que se esperara ya que el tema necesitaba el pleno de la reunión de Obispos no fue atendido, a pesar de que yo amparé esta petición de Mons. Rivera. Votando, naturalmente, cuatro Obispos contra mi voto solo, se hizo la reunión. También reclamé de que el documento al cual se referían, ya venía trabajado. Me dijeron que siempre se presentaba un documento de base, pero vi que aquello no era sólo un documento de base, puesto que no se discutió, sino que ya se comenzaba a firmar, a pesar de decir yo mis razones en contra.

Mis razones eran estas: Los Sacerdotes han dirigido una carta al Sr. Nuncio; lo que corresponde aquí es que el Sr. Nuncio invite a los sacerdotes a dialogar. Otra razón es que, en el documento de los Obispos contra los sacerdotes se acusa como una falta contra la Santa Sede. Yo distinguí entre la Santa Sede, principalmente la figura del Papa con el cual estos sacerdotes se sienten unidos por la fe, y la figura del Nuncio que representa al Papa y que no siempre lo representa nítidamente. Evoqué a este propósito varias cosas que aquí y en Guatemala han hecho del Sr. Nuncio una figura poco deseable. Otra razón es que debía de analizarse el documento mismo de los sacerdotes, en el cual no hay que fijarse sólo en la redacción o expresiones inadecuadas, sino en los hechos de que acusan al Nuncio, como poco testimonio cristiano. Que no se debía de acusar a los sacerdotes sin oirlos, que me parecía que publicar este documento era fomentar una división entre los obispos, puesto que yo no estaba dispuesto a firmar.

A pesar de todas estas razones el documento ya estaba siendo pasado para que lo firmaran los cuatro Obispos: Mons. Aparicio, Presidente de la Conferencia; Mons. Barrera, Obispo de Santa Ana; Mons. Alvarez, Obispo de San Miguel y Mons. Revelo, Auxiliar de San Salvador.

El documento quedó aprobado y yo fui objeto de muchas acusaciones falsas de parte de los Obispos. Se me dijo que yo tenía una predicación subversiva, violenta; que mis sacerdotes provocaban entre los campesinos el ambiente de violencia y que no nos quejáramos de los atropellos que las autoridades andaban haciendo. Se acusaba a la Arquidiócesis de interferir en las otras diócesis provocando la división de los sacerdotes y el malestar pastoral de otras diócesis. Se acusaba al Arzobispado de sembrar la confusión en el Seminario y que era urgente que saliera del edificio de San José de la Montaña el Arzobispado de San Salvador. Y otra serie de acusaciones calumniosas y falsas a las cuales preferí no contestar.

Ha sido un día amargado por esta circunstancia y lamentando que, la división en el episcopado se aumenta con este paso que me apareció poco prudente.

Martes 04 de abril
En lo personal estoy dándole gracias a Dios porque este día cumplo treinta y seis años de haber sido ordenado sacerdote en Roma.

Se celebró la reunión del clero. El tema de estudio fue «Comunidades de Base». Lo presentó el Padre Jesús Delgado, Orientándolo a la consulta de la Congregación Episcopal Latinoamericana de Puebla para el próximo octubre.

La segunda parte fue la exposición, la información de los acontecimientos de la Semana Santa y de Pascua en San Pedro Perulapán y en otras regiones de nuestra Arquidiócesis, donde la represión gubernamental ha tenido muchas cosas que han atropellado la tranquilidad de aquellos cantones y la dignidad de los derechos humanos.

Por nuestra parte hemos publicado un comunicado comentando esta situación y solidarizándonos con el pueblo que sufre.

Algunos párrocos trajeron catequistas, campesinos que han vivido estas horas trágicas de una Semana Santa terriblemente sangrienta y represora.

Se aprobó enviar de parte de todo el clero y de todas las religiosas ahí presentes un voto de solidaridad con el Arzobispo a Roma en contraposición al documento de los Obispos que ofendieron en su reunión, al Arzobispo de San Salvador y lo han descalificado con su pronunciamiento que ha de ser publicado.

Por la tarde, entrevista con un periodista sueco y dialogó con el Padre Jesús Delgado, Acerca de muchos tópicos del episcopado y de la Arquidiócesis.

Miércoles 05 de abril
Como todos los miércoles tuvimos el desayuno de estudio con representantes del Senado Presbiterial y miembros de la Comisión Justicia y Paz. La consulta de hoy versó principalmente sobre la publicación de los Obispos en adhesión al Sr. Nuncio Mons. Gerada, por una carta que le dirigieron algunos sacerdotes y religiosas haciéndole ver un anti-testimonio cristiano que ven en sus actuaciones. Los Obispos, en la publicación, se muestran solidarios con el Sr. Nuncio y ofenden un poco a los sacerdotes. Yo expliqué en la consulta mi opinión al respeto ante los obispos, razón por la cual no firmé ese pronunciamiento.

Mis razones eran estas: En primer lugar, porque la reunión del lunes 03 de abril convocada urgentemente por la conferencia no me pareció correcta, no estaba presente Mons. Rivera, Obispo de Santiago de María, y a pesar de que en su telegrama pedía que se le esperara, no se quiso atender, sino que se hizo una votación contra esa petición. Por mi parte, estuve de acuerdo con la petición de Mons. Rivera y di mi voto a su favor. Pero como los cuatro restantes querían la reunión, mi voto salió muy pequeño en comparación de ellos cuatro que eran Mons. Aparicio, Mons. Barrera, Mons. Alvarez y Mons. Revelo. En segundo lugar, yo pedía que discutieran la conveniencia, la oportunidad de publicar en estos momentos tan propensos a la división un pronunciamiento que dividiría más la opinión de nuestra Iglesia y que los Obispos resultarían muy mal parados en el ambiente. Mons. Revelo dijo, contestó, que no le importaba el ambiente, sino el cumplimiento de su deber. Otra razón mía, era que antes de dar un pronunciamiento contra los sacerdotes me parecía justo oirlos en diálogo y si era posible, presente también el Sr. Nuncio para que ahí se aclararan primero las cosas y tal vez no era necesario proseguir adelante. Otra razón mía era que un análisis desapasionado de la carta de los sacerdotes y de las religiosas al Sr. Nuncio, tal vez no la encontraba tan digna de esta condenación, ya que había que analizar los hechos a que se refiere esa carta, hechos que más bien invitan al Sr. Nuncio a reflexionar para dar un testimonio más cristiano y concretamente me refería a esos hechos, principalmente el caso de haber apoyado al Padre Esquivel sabiendo que estaba contra el parecer y la línea pastoral de su obispo.

Mons. Aparicio aprovechó esta ocasión para decir que lo que yo defendía en los sacerdotes contra el Nuncio era lo mismo que yo estaba haciendo con las diócesis de El Salvador, que mi predicación era violenta, subversiva, que estaba dividiendo al Clero y a las diócesis, que los sacerdotes ya miraban más hacia la Arquidiócesis que a sus propios obispos. Y no recuerdo cuantas acusaciones más a las que se adhirieron mis hermanos Mons. Barrera, que también llamó violenta a mi predicación; Mons. Alvarez que aprovechó para desahogar su inconformidad conmigo y lo más extraño, Mons. Revelo, nombrado recientemente mi auxiliar, también aprovechó para decir su inconformidad con mi línea, diciéndome que yo no era infalible cuando explicaba yo que mi línea era precisamente, la que trazaban los documentos del Concilio, documentos de las encíclicas recientes de los Papas y de Medellín. Según Mons. Revelo yo puedo equivocarme en la aplicación de esos documentos y que, por tanto, no había obligación de estar de acuerdo con esta línea. Preferí callar el resto de la reunión ya que el documento que se publicó solamente se leyó una vez y no se pidió ninguna aclaración, sino que se firmó bajo este apasionamiento, lo cual me confirmó en mis palabras que dije al principio: «Ya todo lo traen cocinado».

Opinaron luego los consultores del desayuno de esta mañana y prefirieron que no se hiciera ninguna aclaración de mi parte, que ya la falta de mi firma entre las otras firmas de los Obispos era suficiente testimonio y que todo mundo comprendía que la carta publicada de los obispos en favor del Nuncio más bien despertaba la curiosidad de la carta que muchos no conocían y que así los obligarían a ver que piensa el Clero del Sr. Nuncio y también que la misma carta está muy mal hecha, incluso alude acá a acusaciones personales de los sacerdotes que no vienen al caso y que la misma carta más bien contribuye a difamar al Sr. Nuncio y a la misma jerarquía. «Es una lástima -dijeron- que ésto vaya a contribuir a dividir más a los católicos como ya están divididos, pero acentuarles más en su división». Y si alguna aclaración yo quería hacer, fuera más bien escribir a la Conferencia Episcopal con copia al Nuncio y a la Santa Sede acerca de la razón de por qué no firmé y explicar ahí la descripción que hice de cómo se llevó a cabo este procedimiento. Lo mismo se pedirá a Mons. Rivera, que escribiera otra carta manifestando su inconformidad con la reunión en que se acordó dirigir esta carta de apoyo al Sr. Nuncio.

Después de la reunión, esta mañana a las nueve, estuve en el Externado San José en el Departamento del Socorro Jurídico donde estaban reunidos varios abogados y estudiantes de derecho para firmar la solicitud de Amnistía que luego llevaron a la Asamblea Legislativa en favor de los hombres y mujeres procesados con ocasión de los acontecimientos de San Pedro Perulapán.

Me dio mucho gusto que con esta ocasión abogados y estudiantes de derecho estrecharon más su deseo de mantenerse unidos, de reunirse frecuentemente, de estudiar juntos asuntos jurídicos y apoyar las necesidades de nuestro pueblo, principalmente de los pobres. Concretamente prometieron estudiar y analizar la Ley de Orden Público, y probar su anticonstitucionalidad. Se reunirán el próximo lunes a las siete de la noche en el mismo local para acordar de ahí en adelante la frecuencia de sus reuniones y la manera de su trabajo.

Después en el Arzobispado ha habido una serie de audiencias muy interesantes como la del grupo misionero Ricaldone en que están incorporados varios alumnos de dicho Instituto salesiano y alumnas del Colegio de la Asunción.

También llegó la Madre Lidia Valle, que hoy es Vicaria de la Congregación de Oblatas al Divino Amor, y me manifestó varios problemas de la misma Congregación.

Otra entrevista fue con el Ing. Galván que colabora ejemplarmente en la organización de la Curia diocesana. Me expresó varias circunstancias poco edificantes de la Comisión de Cáritas, lo cual tendremos que verlo más detenidamente, lo mismo que de algunos proyectos acerca de la comunicación social del Arzobispado. Parece que nuestro programa de la YSAX es bastante difundido, pero no lo suficiente para saturar este ambiente que va cundiendo contra la Iglesia; según él hay que insistir en programas pequeños, cuñas, con frecuencia, durante el día para que penetren en aquellos ambientes que no oyen expresamente los programas largos y que tienen una idea errónea, adversa a nuestra Santa Iglesia.

Este día apareció en los periódicos la carta que los Obispos, Mons. Aparicio, Barrera, Alvarez y Revelo; dirigen al Sr. Nuncio protestando contra los sacerdotes que le escribieron al Sr. Nuncio reclamándole una posición más evangélica. La carta publicada ha producido un ambiente muy desagradable contra los Obispos ya que se considera como una imprudente manifestación de desunión, pues en esa carta no firma Mons. Rivera que no estuvo en la reunión, ni yo que no estuve de acuerdo en esa publicación.

Como de costumbre, también este miércoles dirigí, a través de la radio, la entrevista que versó principalmente sobre los acontecimientos de San Pedro Perulapán y sobre algunas preguntas que hacen los oyentes de YSAX.

Jueves 06 de abril
Después del desayuno salí con el Padre Leopoldo Deras para San Juan Opico donde di posesión de la Parroquia al Padre Jorge Salinas que estaba en Tacachico. Tendrá que administrar ahora las parroquias de Opico y Tacachico. Después de la misa de la toma de posesión tuvimos una interesante reunión con los catequistas, celebradores de la Palabra y demás colaboradores de la vida parroquial en aquella ferviente Parroquia de San Juan Opico. En lo personal sentí una emoción especial al encontrarme en el pueblo natal de mi Obispo Mons. Juan Antonio Dueñas y Argumedo y de mi hermano en el sacerdocio, gran amigo y compañero, Mons. Rafael Valladares, que murió como Obispo Auxiliar de San Salvador.

Después fuimos a San Rafael Cedros donde el Padre Deras tenía reunida una inmensa cantidad de gente desde la entrada hasta la Iglesia. Celebré en la Iglesia la confirmación de unos cuarenta niños, ceremonia que se hizo dentro de la Misa y en la cual todos los asistentes renovamos nuestros compromisos de confirmados.

Me entrevisté también con los grupos de comunidades eclesiales de base y con la Academia de Costura, que allá en San Rafael Cedros está produciendo muchos frutos.

Y por la tarde, después de San Rafael Cedros, nos fuimos a Santiago de María donde conversé con Mons. Rivera, sobre todo, sobre el desagradable incidente de la publicación de la carta de los Obispos al Sr. Nuncio. Este y otros temas que nos preocupan mucho como pastores en este ambiente de desunión de la Conferencia Episcopal, nos llevaron a compartir casi una hora de conversación y después nos invitó a la cena y regresé ya muy noche. Para colmo se fue una llanta en el camino y llegamos como a las once de la noche a mi residencia.

Viernes 07 de abril
Entre las muchas visitas que llegaron al Arzobispado quiero destacar la de los Padres Paulinos, que están reunidos de todas las casas de Centroamérica, para manifestarme su solidaridad y ofrecerme sus oraciones en este servicio tan difícil de la Arquidiócesis.

También un grupo de alumnas, con un profesor, que llevaban grabadoras para entrevistarme sobre varios puntos en referencia a la situación de la Iglesia en el país y de su misión en medio de nosotros. Las jóvenes se mostraron muy interesadas en preguntas que hoy están en la preocupación de muchos salvadoreños. Con la gracia de Dios, creo que respondí y pude dejarles el mensaje de la Iglesia a ese grupo juvenil.

El almuerzo fue donde Don Pepe Simán donde estuvo también un señor inglés, el Señor Julián, que traía una carta y un saludo especial del Cardenal de Inglaterra, mostrándome una solidaridad muy pastoral, muy cariñosa que ha sido para mí una palabra de mucho estímulo. Le devolví al Sr. Cardenal de Inglaterra un abrazo fraternal, un agradecimiento y una promesa de escribirle muy pronto. Se me ofreció, que en junio posiblemente, pudieran tener la oportunidad de ir a hablar a Inglaterra y recorrer otros países de Europa presentando la situación de nuestra Iglesia. La conversación con este católico que ha recorrido muchos países de América Latina y que conoce todos nuestros problemas me dio mucho ánimo, mucha orientación, porque así como mi situación es muy difícil en El Salvador, me dijo que había Obispos en diversos países de América Latina en situaciones muy parecidas porque ni sus hermanos Obispos ni el ambiente les comprende muchas veces, ese compromiso que el Evangelio y la doctrina actual de la Iglesia pide a sus pastores. Espero, pues, ser fiel, a esta doctrina y pido por todos aquellos hermanos Obispos que están en estas mismas difíciles situaciones.

Desde las cuatro de la tarde hasta como a las seis y media o las siete, estuve con los seminaristas mayores de la Arquidiócesis dialogando sobre diversos tópicos y terminamos con la Santa Eucaristía en que reflexionamos a la luz de la Palabra de Dios.

Por la noche, finalmente fui al Colegio de la Asunción, donde religiosas de la Asunción de Guatemala, Nicaragua y El Salvador han estado reunidas durante esta semana para revisar sus trabajos y el espíritu de su Congregación en sus comunidades. Después de la misa, celebrada con mucha devoción, tuvimos la cena en que compartimos conversando sobre las situaciones de estos tres países hermanos, Guatemala, Nicaragua y El Salvador.

Sabado 08 de abril
Visita al pueblo de Dulce Nombre de María, en el departamento de Chalatenango, de acuerdo con las religiosas Oblatas al Sagrado Corazón que trabajan en aquella población y tienen algunos problemas locales. Sin embargo, mi llegada allá y mi visita fue un acontecimiento que me emocionó mucho: El encuentro en el pueblo, la celebración de la Santa Misa, la reunión que luego tuvimos con celebradores de la Palabra, catequistas y demás fuerzas vivas de la Iglesia. Es una comunidad que dá verdadera ilusión, una comunidad viva. Estuvieron presentes también las Hermanas Carmelitas Misioneras y miembros de la comunidad vecina de La Laguna, también en el departamento de Chalatenango. Estas comunidades también participaron en la reunión que tuvimos para terminar esta visita, poco antes del almuerzo.

Me dio la impresión de que el problema de las hermanas con algunas personas de la población quedó resuelto automáticamente dado el entusiasmo que todos los otros católicos de la población y de los cantones manifestaron en apoyo de las hermanas que habían hecho esta convocatoria.

Un detalle desagradable a la entrada del pueblo fue la pose agresiva de un guardia nacional que solamente se retiró del centro de la calle cuando iba llegando ya cerca la muchedumbre que me acompañaba en el encuentro. Noté el asombro, sobre todo en los niños, ante aquel gesto y pude concluir fácilmente como están sembrando eso que llaman allá en Dulce Nombre de María, «una guerra psicológica». Esto se nota en la gente que llegaba de los cantones, como un temor, máxime que habían regado la noticia de que yo iba a llegar con algunos guerrilleros y trataban de disuadir a la gente que no fueran a participar en la ceremonia y en las reuniones que habíamos preparado.

Domingo 09 de abril
La Misa de costumbre a las ocho, en Catedral, con homilía sobre el tema de la fiesta o del misterio Pascual. Remontándome a los orígenes Israelitas de la fiesta de Pascua y cómo Cristo, en una Pascua, realizó la redención lo cual le dá al misterio de la muerte, de la resurrección y ascensión de Cristo el nombre de misterio Pascual que pasa a ser la Pascua Cristiana. Y en las lecturas del día encontraba estas características del misterio Pascual: Un misterio de liberación. Cristo en su misterio Pascual nos redime del pecado, de la muerte, del infierno y de cualquier otra esclavitud. Hice notar que la liberación cristiana es más completa y más profunda que cualquier otra liberación de tipo meramente político, social o económico.

La segunda nota que destaqué fue la sacramentalidad, sacramento, la Iglesia de Cristo; y por tanto, una presencia oculta del Señor, pero verdadera presencia con todas sus gracias y sus fuerzas redentoras en la Iglesia. El pasaje de los discípulos de Emaús señala este carácter oculto de Cristo, pero presente en la peregrinación de los hombres.

El tercer carácter de nuestro misterio Pascual es su sentido comunitario, eclesial; es un misterio que da origen a una Iglesia que es comunión. Y finalmente, el carácter escatológico. En las lecturas de este domingo este sentido escatológico es notable cuando Cristo reprende a los discípulos de Emaús que iban tristes porque esperaban una liberación muy temporalista y él les enseña a través de los profetas que era necesario padecer y entrar así en la gloria, la meta definitiva de la liberación cristiana.

La Catedral parecía hoy más llena que los domingos anteriores.

Por la tarde, invitado por la Parroquia de la Divina Providencia, en la Colonia Atlacatl, fui a celebrar la Santa Misa y a compartir la celebración del aniversario de la Legión de María en aquella parroquia que tienen a su cargo los Padres Redentoristas.

Lunes 10 de abril
Como todos los lunes he dado preferencia a las entrevistas con los sacerdotes. Conversé con el Padre Palacios quien me informó de su trabajo en las comunidades eclesiales de base y el trabajo de orientar hacia una pastoral de conjunto en la ciudad de Santa Tecla. Las noticias son muy consoladoras y espero que esta difícil tarea caminará, si confiando en el Señor trabajamos por la unificación de los diversos sectores de aquella parroquia o de aquellas parroquias que están bastante bien dotadas de sacerdotes, religiosas, colegios católicos y seglares también ya promovidos.

Con el Padre Rafael Moreno también tratamos problemas de la comunicación social de la Arquidiócesis. Me visitó el Padre Abdón Arce, de la Diócesis de Santiago de María, para invitarme a su cuarenta aniversario de ordenación sacerdotal.

Por la noche, interesante entrevista con el Padre Hernández Pico con quien estamos preparando una pastoral sobre fe y política, en la que está trabajando todo el equipo de consulta con quienes nos reunimos semanalmente. Además del trabajo de la pastoral, hablamos de temas muy importantes de la pastoral en nuestra Arquidiócesis y en América Latina en general, sobre todo en su perspectiva hacia la Tercera Conferencia Episcopal Latinoamericana de Puebla.

Martes 11 de abril
Celebré por la mañana la Misa en el Colegio de la Asunción con las alumnas de bachillerato. Aproveché para presentarme y decirles que me alegraba de conocernos así personalmente, ya que ellas oían sin duda, las dos figuras que en San Salvador se hacen del arzobispo: Para unos, es el causante de todos los males, como un monstruo de maldad; para otros, gracias a Dios, para el pueblo sencillo, sobre todo, soy el pastor «y cómo quisiera que ustedes hubieran sido testigos de la acogida que dan a mi palabra, a mi presencia sobre todo en los pueblos humildes». Me presentaba, pues, como pastor y les concreté a ellas el mensaje que voy diciendo por todas partes, aplicado, naturalmente, a ese ambiente del Colegio de la Asunción. Y así les hablé desarrollando estas tres palabras: La joven, la mujer, la cristiana; aprovechando cada calificativo de ellas para pedirles que fueran verdadera esperanza de la Iglesia, de su familia, de la patria. Según me contó después la Directora del Colegio, la Madre Inés, se comentaba muy bien y se había dejado buena impresión en el colegio.

Pasé luego a la casa del señor Rey Prendes, donde otros elementos del Partido Demócrata Cristiano me habían invitado para desayunar y platicar conmigo acerca de su perspectiva política de nuestra Iglesia. Fue un diálogo muy enriquecedor y donde tuve oportunidad de definir una vez más la misión de la Iglesia, la cual no puede confundirse de ninguna manera con el partido político, aunque busquen objetivos a veces parecidos como es la justicia social, la participación en política de todos los ciudadanos, etc.. Ellos me hicieron también algunas observaciones muy atinadas para una Iglesia que sea verdaderamente autónoma, independiente de todo color político.

En el Arzobispado encontré reunidos a los sacerdotes y laicos de la Vicaría de Cuscatlán y de la Comisión de Laicos para discutir la manera de entender mejor como Iglesia a ese sector del departamento de Cuscatlán que está siendo tan atormentado por los operativos militares, por ORDEN y por otras disposiciones políticas que tratan de reprimir toda manifestación que vaya contra el régimen imperante. Como misión de Iglesia se acordó desarrollar una campaña de pacificación de los ánimos y llevar también ayuda en una forma muy imparcial a todas las necesidades de aquel sector de la Arquidiócesis. Se aprovechará para organizar en todas las parroquias y pueblos y cantones las comisiones de socorro que pueden ser ya los principios de las comisiones parroquiales de Cáritas.

Por la tarde, representantes de la directiva de la Confederación de Colegios Católicos, me visitaron para informarme de la junta que tuvieron el sábado recién pasado, convocados por el Señor Obispo Presidente de la Comisión de Educación, Mons. Aparicio, el cual, según ellas, llevaba intenciones de quitar la actual Directiva y de llamar la atención por la carta que la Directiva de la Federación dirigió al Sr. Nuncio en el mismo sentido de la carta de los sacerdotes que piden al Sr. Nuncio una actitud más evangélica. Parece que la sesión fue muy tormentosa contra Mons. Aparicio, a quien se le hicieron reclamos muy serios de su actitud poco pastoral. Entre estas actitudes está la suspensión de diez sacerdotes por haber firmado la carta contra el Nuncio, suspensión que ha tomado mucho revuelo en todo el país, principalmente en la Diócesis de San Vicente.

Entre tanto, hubo también varias visitas de carácter particular que me ocuparon todo el día.

Miércoles 12 de abril
Además de las audiencias privadas, ha sido un día de mucha trascendencia, el desayuno de consulta con Justicia y Paz y con representantes del Senado Presbiterial. Resultó muy interesante teniendo como tema la confusión que se puede hacer de la Iglesia con el Bloque Popular Revolucionario. Dado que en el Seminario se han refugiado muchos del Bloque, en estas circunstancias de persecución, principalmente en el departamento de Cuscatlán. Se criticó que muchos del Bloque aprovechaban esta circunstancia para hacer del Seminario una especie de cuartel general de sus actividades. Se dijo que de la aglomeración reunida en el Seminario, los del Bloque habían planeado la ocupación de Catedral y la ocupación de las embajadas que ha llenado la noticia del día. Insistimos mucho pues, en clarificar esta posición de la Iglesia que siempre tiene la obligación de amparar a los que son perseguidos y ser voz de los que no tienen voz, pero tratando de distinguir bien su misión netamente de Iglesia de cualquier otro aspecto partidista, sobre todo, si tiene visos revolucionarios.

Se consultó también los rumores que se oyen de una comisión que irá a Roma a mal informar al Arzobispo con pretensiones de lograr su destitución. se aconsejó la utilidad de ir a Roma a informar personalmente, valiéndose de intermedios que conozcan bien aquel ambiente, y se mencionó concretamente la Casa Generalicia de la Compañía de Jesús, procurando también que haya otros religiosos y seglares que participen en este testimonio a favor de la pastoral de la Arquidiócesis y que neutralice las informaciones oficiales de la Nunciatura y las informaciones poderosas del sector del Gobierno y del capital.

Esta tarde pasé la mayor parte con el Seminario Menor, habíamos concertado una entrevista y resultó muy interesante, ya que, los jóvenes que se preparan para el bachillerato son jóvenes que aman mucho su vocación y están muy íntimamente unidos también con las preocupaciones del pueblo y de nuestra Iglesia. Al responderles a sus preguntas y sintetizar al final, tanto en la reunión como en la Santa Misa que tuvimos para terminar, les inculqué la belleza de una vocación vivida así como una obediencia al llamamiento de Dios, y por tanto, un esfuerzo por santificarse y vivir unidos con Dios y, por otra parte, desde Dios, desde esa contemplación de Dios, procurar reflejarse con el pensamiento de Dios hacia un pueblo tan complicado y difícil como es el que les tocará dirigir espiritualmente cuando sean sacerdotes, o aunque no lo sean, como seglares que tuvieron la oportunidad de formarse si quiera unos años en el seminario.

Por la noche tuvimos una revisión de las comisiones que han estado trabajando como información y como ayuda y socorro a los damnificados de la situación de Perulapán y del departamento de Cuscatlán. Resultó también una reunión muy animada en que sinceramente se reconocieron fallos, pero desde donde se proyecta un servicio de caridad, de justicia social a nuestra Arquidiócesis, aún cuando pase esta emergencia. Se habla ya formalmente de crear la Vicaría de la Solidaridad que por ahora no es más que un comité de solidaridad.

Este día también tuvimos una entrevista con los dirigentes del Bloque Popular Revolucionario y de parte de la Iglesia asistió conmigo el Vicario General, el padre encargado de la comunicación social y otros elementos laicos, sobre todo de la Comisión de Emergencia o de Solidaridad que trabaja en ese campo donde han surgido los problemas. Se trató de la ocupación de Catedral y de las embajadas, cuáles son sus finalidades y que respetaran la finalidad misma de la Iglesia de no confundir, aunque la Iglesia presta apoyo, no precisamente por ser Bloque Popular Revolucionario, sino porque ella, desde una perspectiva cristiana, de Buen Samaritano, ha procurado ayudar a todo necesitado, de cualquier color que sea, y que, en este sentido, se les suplicaba mantener y hacer mantener entre sus adeptos el respeto a la autonomía de la Iglesia y que de ninguna manera fueran a utilizarla para sus fines. Por su parte, la Iglesia prometía continuar ayudándoles a ellos y a todos los hombres que necesitaran en el atropello de sus derechos humanos. Concretamente, pedían el local de la Arquidiócesis para citar a los embajadores de las embajadas ocupadas, y se les aconsejó que primero acudieran a un ambiente diplomático, donde los diplomáticos, pudieran sentirse más a gusto. Y si ésto no lo lograban, que tenían, como servicio que siempre la Iglesia presta en forma imparcial, el local de la Curia diocesana para que pudieran efectuar el diálogo a que se referían.

Jueves 13 de abril
Está mañana los dirigentes del Bloque Popular Revolucionario esperan en el local del Arzobispado la respuesta de los embajadores de las embajadas ocupadas por el mismo Bloque, a fin de exponerles su situación, sus deseos, que se refieren principalmente a que influyan en el Gobierno para que retiren los operativos militares de sus cantones y poder regresar a sus casas y dedicarse al cultivo de sus tierras que ya es tiempo, ya que el invierno se acerca. Con ese mismo fin también han ocupado la Catedral; para llamar la atención de la población de la ciudad de San Salvador acerca de aquella situación, pedían también que hagan saber a sus gobiernos y, por medio de sus gobiernos, al mundo, esta situación salvadoreña. Por parte del Arzobispado, ya que ellos han pedido una mediación, se ha comprometido a representar a la Iglesia el señor Obispo Auxiliar, Mons. Revelo, quien según conversaciones telefónicas iba a estar presente a la luna de la tarde, hora en que se iban a reunir en el Arzobispado los embajadores con los representantes del Bloque.

La situación de los que han ocupado la Catedral es bastante difícil ya que la Policía Nacional ha rodeado la Catedral e impide todos los accesos. Y dentro de Catedral hay mucha gente, entre ellos mujeres y niños, los cuales si no les llega alimento tendrán que sufrir mucho. Por su parte, el Arzobispado ha emitido un boletín para expresar su posición en esta situación; situación angustiosa, a la que siempre el Arzobispado ha acudido con sentimientos de verdadera caridad imparcial. Se ha dicho que la situación de Catedral es grave y que se suplica tener en cuenta, sobre todo, a las mujeres y a los niños. Se ha desautorizado, también en ese boletín, el aviso que se está dando de que habrá una Misa hoy a las cinco de la tarde en Catedral; el Arzobispo no ha tenido noticias de ésto; ni es él el que convoca ni ha autorizado ninguna celebración. Sí, hace un llamamiento a las autoridades y a los responsables para que se normalice la situación sin violencia.

Está mañana también tuve reunión con el equipo que prepara la pastoral que quiero publicar para la próxima fiesta de Pentecostés y que se titulará y tendrá por tema: «LA FE, LA IGLESIA Y EL COMPROMISO POLITICO», ya que urge aclaraciones apropiadas a nuestro ambiente, donde hay tanta sensibilidad política y tanto peligro de confundir la verdadera fe con las actuaciones políticas. La necesidad, pues, de una aclaración a estos puntos, me ha obligado a preparar con un equipo bastante inteligente y unido y entusiasta, unas normas que sirvan de orientación a nuestra gente.

Por la noche, preparamos con los seminaristas una grabación que será publicada mañana en el «Programa de la Juventud», y que se va a dirigir especialmente al tema del próximo domingo, que es la Jornada Mundial de Oración por las vocaciones. Con muy buen gusto, el equipo responsable de este Programa ha tomado la opinión de dos seminaristas acerca de la vocación al sacerdocio; la participación de una religiosa acerca de la vocación religiosa y la participación de un señor casado para llamar también la atención de la juventud sobre el matrimonio como vocación cristiana. La grabación termina haciendo en coro la oración que el Papa compuso y ha publicado al final de su mensaje para la jornada por las vocaciones el próximo domingo.

Viernes 14 de abril
Por la mañana mucho movimiento con la Comisión de Información y de ayuda que se ha organizado para el caso de San Pedro Perulapán y del departamento de Cuscatlán, hay problemas con el grupo que ocupa el Seminario, o mejor dicho, la Parroquia San José de la Montaña, ya que no quieren someterse a la disciplina de la Comisión de Ayuda. Parece que dirigidos por el Bloque Popular Revolucionario, pretenden hacer de este alojamiento que se les ha prestado un lugar de operaciones para sus actividades políticas. Se les ha llamado la atención, ya que la Iglesia no quiere confundirse con ninguna actividad de carácter meramente partidista, sino que servir al necesitado con la caridad propia de la Iglesia, que es la del Evangelio. Se ha logrado, por otra parte, que todos los laicos se convenzan de la conveniencia de estar muy superiores a cualquier color político, a cualquier agrupación u organización para poder servir desde la Iglesia como institución jerárquica, a todos los hombres que necesiten su mensaje y su salvación. Esto ha servido para purificar mucho el servicio con verdadero sentido de Iglesia.

Tuve entrevistas con varios sacerdotes, ya que están llegando desde toda la República para la reunión convocada por la Cooperativa Sacerdotal que iba a ser en la Parroquia de San José de la Montaña, pero que por prudencia, dada la vigilancia policial que tenemos enfrente, se acordó trasladarla mejor la Parroquia de Cristo Redentor, en el final de la Calle Escalón. Al mediodía, preocupados por los cristianos que ocupan la Catedral y principalmente por el párroco de la Catedral, Monseñor Modesto López, deliberamos que se podía hacer, ya que están sitiados por la policía y no dejan entrar ni siquiera para llevarles alimento. Una comisión de maestros, pertenecientes a ANDES, pidió la colaboración de la Iglesia ya que ellos tienen alimento para esa gente, pero no hallan como llevarla. Me pareció prudente ir primero a platicar con Monseñor López; me acompañó el señor Obispo Auxiliar, Monseñor Revelo, pero tropezamos en la esquina de la Catedral que da al Palacio Nacional, que allí está el que dirige, un teniente, el operativo que rodea Catedral, y nos dijo que sentía mucho que no podíamos entrar sin comunicarse él primero con el Ministerio o con sus jefes y me tuvieron esperando en el sol casi más de media hora. Cuando vi que tardaba tanto, le dije que sentía mucho que me retiraba y que por la tarde volvería, mejor. Lo mismo al pasar frente a la puerta del convento de Catedral quise que me autorizara un policía que cuidaba ese ingreso y tampoco fue posible; por lo cual, únicamente por teléfono pude comunicarme con Monseñor y darme cuenta que él está viviendo normalmente y que también los que están refugiados en la Catedral, o mejor dicho, que han ocupado Catedral, están también sin novedad.

Monseñor Revelo fue esta tarde a entrevistarse con el Señor Presidente de la República después de haber hablado conmigo y de promover que el punto concreto que se le pedía era que se garantizara a estos campesinos que ocupan la Catedral o que andan huyendo de sus cantones, se les dieran garantías de regresar y encontrar un ambiente pacífico, para empezar a trabajar después de esa fuga obligada. El Señor Presidente accedió y dijo que si salían de la Catedral en pequeños grupos, se le avisara la hora para retirar inmediatamente el Ejército o la policía y también que garantizaba el retorno tranquilo a los cantones a que pertenece esta gente.

Al mismo tiempo, en la tarde, los embajadores de las embajadas ocupadas por el Bloque Popular Revolucionario, o sea, Embajadas de Panamá, de Venezuela, de Costas Rica y de Suiza dialogaron con la Comisión de plática del Bloque. El Bloque presentó sus objetivos que le había llevado a estas ocupaciones. En primer lugar, el retorno tranquilo a sus cantones; por tanto, el retiro de toda fuerza militar y de toda actividad que pudiera violentar la situación de su vida en los cantones. En segundo lugar, pedían la libertad de los reos que han sido capturados, con motivo de estos operativos militares en aquellos cantones. Se pedía también la presión de los embajadores ante el Presidente, para lograr estos objetivos, y también pedir a sus respectivos gobiernos que dieran a conocer la situación del país.

Después de un largo diálogo entre los embajadores y el Bloque llegaron a acuerdos, pero el Bloque manifestó que tenía que consultar todavía este último Acuerdo con sus jefes y dejaban para el día siguiente la resolución definitiva. Si no hubiera sido por esta condición, los mismos embajadores hubieran ido esa misma tarde a hablar con el Señor Presidente. Yo les insistí en que era correcto apresurar ésto, porque era una noche más que se les obligaba a los ocupantes a dormir mal cuando se podían evitar incomodidades, y también que el día siguiente era sábado y que era más difícil, audiencias y todos estos trámites oficinezcos. Sin embargo, se quedó que hasta el día sábado, mañana, los embajadores serán avisados por la Comisión del Bloque para concertar lo definitivo y poder así asistir a la petición que hará el Cuerpo Diplomático, los cuatro embajadores, al Señor Presidente.

Por la noche fui con Mons. Revelo a visitar a Mons. Modesto López en Catedral y a los ocupantes de la Catedral, ya que en la audiencia de Mons. Revelo con el señor Presidente, el Presidente, le dijo que podíamos ir a Catedral siempre que quisiéramos, ya que él iba a avisar a la policía que aún cuidaba aquel lugar. En la esquina, siempre, que da al Palacio Nacional, estaban las autoridades de ese cuerpo que vigila y nos hicieron dejar allí el carro, y nos condujimos a pie, acompañados del coronel a la casa conventual de la Catedral. Hemos hablado con Mons. Modesto López el cual está tranquilo, normal y después fuimos a hablar con el grupo de los que ocupan la Catedral. Hay buen espíritu, no hay enfermos de gravedad, hay comida ya que de CARITAS les han proporcionado. Estuve aprovechando para dirigirles un poco una orientación cristiana a todos, llamándoles a la verdadera liberación que es la del pecado y a un amor a Jesucristo que excluye todo resentimiento, todo odio, toda frase disonante del cristianismo. Luego platicamos con los dirigentes, son unos cinco muchachos, con quienes compartimos las noticias que les traíamos, tanto de la reunión de embajadores como de la entrevista con el Presidente. Ellos esperan órdenes de sus jefes para desocupar la Catedral, lo cual no sucederá mientras no tengan garantía de conseguir sus objetivos. Por lo cual, aunque abrigan las esperanzas de que todo se arregle mañana sábado, sin embargo, creen que puede prolongarse esta toma de la Catedral.

Se nota en ellos que no hay mal espíritu contra la Iglesia, pero que tampoco les interesan mucho los intereses de la Iglesia en cuanto a su celebración del domingo y que prefieren sus intereses del grupo de organización que tienen. Me pidieron que les celebrara al día siguiente la Misa, lo cual les prometí. Cuando salíamos, después de un largo rato, todavía estaba el coronel que nos condujo con otros policías y nos hizo ver que se había prolongado bastante, a lo cual le dijimos: «No tiene nada de extraño, ya que estábamos en nuestra propia casa» y que había también mucho que hablar a fin de convencer para una situación que evitara la violencia; que nuestra visita había sido, pues, de beneficio para el Rector de la Catedral y para el grupo que está ocupándola. Nos dijo el coronel, que nos había acompañado desde el carro hasta la puerta del convento cuando entramos, porque se oía decir que iban a tirarme una bomba y por eso me había amparado . Evidentemente, noté que era una exageración, de esas que se acostumbran para justificar muchas acciones militares. Me ofrecía también mandarme custodiado para que no me pasara nada en el camino de regreso. Le agradecí, pero le dije que no era necesario. Y me dirigí al Externado San José donde, convocado por el Socorro Jurídico, se encontraba allí un grupo como de quince, más o menos, abogados y estudiantes del derecho, que se habían convocado en una circular que yo firmé, para continuar este impulso esperanzador de los hombres de la ley que quieren colaborar con un sentido más noble de su noble profesión. Me dio mucho gusto que todavía a las diez de la noche, cuando llegué, estaban trabajando con mucho entusiasmo. Ya habían oído en audiencia a los encargados de la comisión de ayuda, que venían a pedirles una intervención para solucionar estos asuntos de las ocupaciones y otras ayudas jurídicas que podían ellos prestar a la situación. He notado mucho sentido del derecho y una lamentación de la situación a que ha llegado en nuestro país el derecho conculcado. Y están dispuestos a hacer respetar el imperio de la ley y, en concreto, se habló de la petición de Amnistía para los reos políticos que han caído en esta operación militar del departamento de Cuscatlán; así como también del estudio de la Ley de Orden de Garantía que está siendo la que tantos malestares, tantos atropellos en nuestros campesinos y en nuestras ciudades también. En una palabra, una organización de juristas que, primero Dios, ha de florecer en una gran esperanza de nuestro pueblo.

Sabado 15 de abril
Había invitado para tomar juntos el desayuno en el comedor del Hospital de la Divina Providencia al nuevo Obispo Auxiliar, Mons. Revelo; al Vicario General, Mons. Urioste; al Canciller, Padre Brito y al Tesorero Diocesano, Padre Barrera. Después de comentar la situación de nuestras actividades acerca del problema de Catedral y de otros asuntos al respecto, les dije que el objetivo de este desayuno juntos en familia, era para conversar y cambiar impresiones acerca del funcionamiento de nuestra Curia Diocesana, ya que somos los principales responsables de ella.

El Padre Brito, a quien le supliqué que expusiera un poco la situación como él la veía, supo llevar con una dinámica muy humana esta reunión, conduciéndonos primero a revisar el aspecto material de la Curia: la situación de las oficinas, los trabajos materiales, el personal, y hemos llegado a acuerdos muy bonitos.

Ya era hora de ir a esperar a los embajadores y Mons. Revelo prefería que continuáramos en otra ocasión, y así hemos quedado, que todos los sábados desayunaremos juntos para evaluar la semana de Curia y proyectarlos hacia la próxima semana. Salí muy contento porque es una esperanza y una alegría ver que Mons. Revelo se está tratando de incorporar a nuestro trabajo en equipo y a ver la situación real de nuestra Arquidiócesis y ver, también muy contentos, a los colaboradores, que en unión muy cordial tratamos de servir lo mejor posible a esta Iglesia particular que el Señor nos ha confiado.

Desde las 8:00 hasta la 1:00 hubo una reunión de religiosas y religiosos en el Colegio de La Asunción. Me habían invitado, pero sólo pude asistir al mediodía, cuando ya casi salían de su reunión pude comentar con el grupo que estaba presente mi alegría, mi satisfacción por contar con esta fuerza religiosa en la arquidiócesis, exhortándoles a mantenerse siempre fieles a la Iglesia, que como decía la lectura de los Hechos de los Apóstoles que tocaba para este día: «…una Iglesia que crece en fidelidad al Señor y que cada día se llena más del Espíritu Santo». Comentamos también algo sobre la situación, principalmente de los que han ocupado la Catedral y de los lugares que han sido asolados por la represión de estos días. Les pedía a todas y a todos mucha oración y un gran sentido de solidaridad con nuestro sufrido pueblo, desde nuestra posición vocacional en la Iglesia.

Durante todo el día Mons. Revelo ha estado esperando para intervenir en el diálogo entre los diplomáticos y el Bloque Popular Revolucionario, pero parece que nos tienen intención los campesinos de resolver el problema de las ocupaciones, sino más bien seguir ocupando la Catedral y las embajadas a fin de presionar más en el sentido de sus objetivos.

Domingo 16 de abril
Por estar ocupada la Catedral por el Bloque Popular Revolucionario, celebré la Misa tradicional de las ocho, que se transmite por radio, en la Iglesia El Rosario. La muchedumbre fue enorme y aunque no se pudo transmitir la propia Misa, los técnicos de YSAX tuvieron la bondad de grabarla y transmitirla una hora después en la emisora.

Lunes 17 de abril
Para este día está convocada la reunión de Obispos para continuar estudiando el documento de consulta de la TERCERA CONFERENCIA GENERAL DEL EPISCOPADO LATINOAMERICANO. El objeto principal de la reunión de los obispos era continuar el estudio del documento de consulta para la Tercera Conferencia General del Episcopado Latinoamericano. Mons. Rivera informó de reuniones tenidas en la región de Centro América a las que él ha asistido. También Mons. Revelo informó de la reunión tenida en Bogotá, por parte de los encargados de ecumenismo y problema de los no-creyentes, también orientadas las deliberaciones hacia la reunión de Puebla.

Tengo la impresión de que también en esta reunión de Obispos existieron antes de la reunión algunas manipulaciones, ya que la votación para el delegado pareció muy de acuerdo entre Mons. Aparicio, Barrera y Alvarez, que dieron su voto por Mons. Revelo, ganando, naturalmente, contra el voto de Mons. Rivera, Revelo y mío. Resultando que, Mons. Revelo obtuvo tres votos; Mons. Rivera dos, que posiblemente fueron el de Mons. Revelo y el mío y yo que tuve un voto, que sin duda fue el de Mons. Rivera. Lo mismo cuando se trató de elegir un sacerdote del Clero Diocesano, el mismo Bloque elige a Mons. Fredy Delgado. Confío en la inspiración del Espíritu Santo que estará por encima de todas las intrigas humanas y que la reunión de Puebla será verdaderamente como en Medellín, un pentecostés para nuestra América, a pesar de todos los temores e intrigas de los hombres.

Por la tarde, representantes de la televisión alemana me hicieron una entrevista y tomaron vistas para aquella nación. El tema de la entrevista fue la persecución de la Iglesia en El Salvador; los criterios con que veo la reunión de Puebla y la acusación de socialismo que se hace a nuestra Iglesia. Creo haber expresado con toda franqueza y sinceridad mi pensamiento y haber defendido la posición de la Iglesia.

Por la noche hubo un nuevo pavoroso incendio. Dejó en cenizas una zona comercial de San Salvador, situada entre Avenida Rubén Darío y 11ª. Avenida.

Martes 18 de abril
Asisto a la reunión de misiones que tiene lugar en el Instituto de Religiosas Somascas. El nuevo Presidente de la Comisión, Mons. Barrera, y el nuevo Director Nacional de Obras Misionales, Padre Enrique Gloden también de la diócesis de Santa Ana, presidieron esta reunión. Yo, como ex-Director Nacional entregué las cuentas al nuevo Director Nacional y participé en las deliberaciones para animar el espíritu misionero en nuestro país.

En el Arzobispado continuaban esta mañana el diálogo los diplomáticos de las embajadas ocupadas por el Bloque Revolucionario y representantes del Bloque; por parte de la Iglesia, como medianero estuvo Monseñor Revelo. Se llegó a un acuerdo final y al mediodía serán desalojados los ocupantes de las embajadas y de Catedral. Mediará también la Cruz Roja para mayor seguridad de la evacuación.

Por la tarde, se llevó a cabo esta operación, parece que con bastante desorganización. Faltaron medios para transportar a sus cantones a los que ocupaban estos lugares. Yo temo por ellos, las represalias que puede haber en el camino o al llegar a sus cantones. ¡Dios quiera que no!.
Pero comenzaba desde las ocho de la mañana una nueva ocupación. El FAPU, que es otra organización popular, ocupó la Iglesia del Calvario. He dialogado con los representantes de esta ocupación para saber cuáles son sus objetivos y sus intenciones de estar en un templo católico. Han expresado que quieren dialogar con el Arzobispado para pedirle su colaboración en sus objetivos; ellos quieren manifestar sus protestas por los atropellos a los campesinos, principalmente en la zona de Suchitoto, que ha continuado después de la de Perulapán. Quieren hacer llegar una carta al Santo Padre para pedirle una condenación contra el Gobierno de El Salvador, por sus atropellos a los Derechos Humanos. Yo les expresé que el mejor recurso para llegar al Papa era la Nunciatura y que podían valerse de la mediación del párroco del Calvario para dialogar con el señor Nuncio.

Por la noche fuí a visitar a Mons. Modesto López, Rector de Catedral, para agradecerle, felicitarlo y animarlo ya que ha mantenido su presencia durante los días de la ocupación de Catedral, contribuyendo esta presencia a que reinara el orden, que gracias a Dios, se dio durante los días de la ocupación. Mons. Modesto manifiesta que, de parte de la policía que guardaba la Catedral hubo generalmente mucha atención para él, aunque lamenta un incidente, cuando un policía, quizá sin conocerlo, lo reprendió y lo obligó a meterse a su convento cuando él quería asomarse, como de costumbre, a la calle. Mons. López ha dado asistencia espiritual a los ocupantes de la Catedral; les ha celebrado la Misa y les ha prestado también servicios domésticos e higiénicos en su convento.

Después de Catedral, fui a visitar a los padres del Calvario y también dialogué con el dirigente de la ocupación, reiterándole las indicaciones que había hecho a la Comisión que llegó al Arzobispado. El me manifestó que, posiblemente, mañana se retiren del Calvario. Esperamos que no se complique esta nueva situación.

Miércoles 19 de abril
Como todos los miércoles tuve desayuno y reunión con la Comisión de Justicia y Paz y representantes del senado. El tema principal fue revisar el esquema y las ideas de la carta pastoral que llevará como título: «FE CRISTIANA, IGLESIA Y COMPROMISO POLITICO», con el fin de aclarar tanta confusión que hay hoy acerca de las organizaciones populares y del compromiso de los cristianos que pertenecen a estas agrupaciones o a la inquietud de conciencia de otros cristianos que creen como una obligación organizarse políticamente. Los conceptos que se preparan son muy ricos y espero que ha de ser una pastoral de mucha utilidad.

En la reunión también estudiamos otros puntos de actualidad, principalmente acerca de las ocupaciones de la Catedral, del Calvario y de las embajadas.

Entre las audiencias de esta mañana, muy importante me pareció la visita de algunos docentes universitarios; de la Universalidad Nacional y de la Universidad José Simeón Cañas. Ofrecen su solidaridad con la idea del Arzobispado y su organización como comité de solidaridad de docentes universitarios, corresponde a la necesidad de defenderse ya que hay tantos atropellos también en este campo de la docencia universitaria. Les agradecí su visita, les exhorté a seguir cultivando sentimientos de solidaridad, y aproveché para transmitirles el pensamiento del Concilio acerca de la cultura y de la autonomía legítima de los valores temporales. Les pedí también una colaboración en el campo de la pastoral universitaria, que tanto me preocupa por no tener un sacerdote dedicado a esta pastoral.

Jueves 20 de abril
Había invitado a desayunar a algunos miembros del Partido Demócrata Cristiano, que me habían invitado la semana pasada. Acudieron dos, nada más, pero con ellos compartimos un diálogo muy orientador, tanto para la Iglesia en su misión evangelizadora, como para el partido en su específica misión política. Estamos de acuerdo en no confundir las dos misiones, pero que pueden ayudar mutuamente a salir al pueblo de este remolino de violencia en que nos encontramos.

También puedo destacar entre las visitas de esta mañana la del Doctor Salcedo que acaba de escribir artículos a campo pagado contra mí y que parece que traía una misión de sondeo de parte del gobierno o de los poderosos económicamente. Traté de aclarar ante él lo que es la misión de la Iglesia que señala donde está la raíz de tantos males y que no es ella la culpable.

También muy interesante la noticia que me trajo don Pepe Simán de Norteamérica, acerca de la preocupación que allá tienen para ayudarnos en la defensa de los Derechos Humanos, posiblemente vaya una visita de salvadoreños que tengan la idea completa de la Iglesia, informaciones también exhaustivas, para informar a políticos norteamericanos influyentes en la Secretaría de Estado o en el Congreso y en el Senado.

Por la tarde fuí a compartir la convivencia que en Apulo están celebrando las religiosas que trabajan en los diversos pueblos y parroquias de la Arquidiócesis. Estaba presidiendo Monseñor Urioste y se trataba de recoger muchas experiencias y recibir nuevas orientaciones. Me dio mucho gusto compartir, en un ambiente verdaderamente de Iglesia, de preocupación evangélica, la situación actual que vive la Arquidiócesis. La reunión terminó con una Misa en la que les expresé sentimientos de esperanza y de optimismo que deben inspirarse en el Divino Resucitado, que tenemos que predicar a nuestras comunidades; la oración de los fieles fue una verdadera expresión de las preocupaciones que todas las hermanas tienen en esas comunidades.

Viernes 21 de abril
Entre las audiencias de esta mañana recibí al hermano Provincial de la congregación Marista, el Hermano José, con quien me une una lejana amistad. El tema principal fue la situación de los colegios maristas, principalmente el Liceo Salvadoreño, en el conjunto de la Federación de Colegios Católicos. con toda franqueza, le indiqué la actitud negativa de algún marista que asiste a las reuniones y que parece no tener confianza en la coordinación de la pastoral con la Arquidiócesis. Lamenté varias actitudes del colegio marista, que parece de poca colaboración con los ideales pastorales de nuestra Arquidiócesis. La reunión terminó muy positiva, después de decirnos con claridad muchas cosas. El también reclamaba la actitud un poco agresiva y marginante de otros colegios contra el Colegio Marista. Terminábamos de que era conveniente promover una reunión de carácter espiritual, para que logremos la unidad de criterios en la pastoral. El me reiteró la solidaridad de los maristas a la jerarquía y personalmente conmigo, ya que nos unen vínculos de amistad muy sólida, con la congregación marista.

También otra visita interesante fue una representación de maestros de la agrupación ANDES 21 DE JUNIO, para expresarme, también, su solidaridad con la Pastoral del Arzobispado y pedirme el apoyo para pedir la libertad de un profesor, allá en Argentina, lo mismo que de otros profesores que han desaparecido aquí, en El Salvador.

Otro grupo de audiencia muy importante es de la CUTS, de obreros, para hablarme de sus proyectos para el 01 de mayo, para expresarme su solidaridad con la Iglesia y yo aproveché, al agradecerles, para invitarles a mantener más diálogos en los que puedan conocer la doctrina social de la Iglesia. Concertamos otra visita para el próximo mes y espero que algo ha de ser atendido por los obreros, aunque a veces tienen otras ideologías.

La tarde se me fue con los seminaristas del Seminario Mayor de la Arquidiócesis. Un grupo de mucha esperanza. El diálogo se hace con mucha franqueza, el tema fue hoy, «por qué otras diócesis no ven bien la línea de la Arquidiócesis». Ellos habían oído también la franqueza de seminaristas de otras diócesis y comunidades para expresar lo bueno que ellos ven en la Arquidiócesis, pero también algunos defectos y como por su solidaridad con sus propios obispos, no pueden compartir más nuestra línea pastoral arquidiocesana. Celebramos la Santa Misa, como conclusión, en la que noté un fervor auténtico, juvenil, varonil.

Sabado 22 de abril
Esta mañana asistí, en el Salón Guadalupe del Seminario San José de la Montaña, a la reunión de Colegios Católicos y de Escuelas Parroquiales. Es la primera vez que se reúnen en carácter diocesano; ya que la federación ahora ha tenido carácter nacional, pero en la última sesión nacional, se acordó que cada diócesis coordinaría como federación diocesana sus propios colegios y escuelas. Me dio la oportunidad de recordarles el documento sobre la escuela católica, que exhorta a ponerse en la misma línea pastoral de la diócesis, que tiene que ser un instrumento de pastoral el colegio, la escuela, de una pastoral de conjunto de la Diócesis. Y les llamé a superar diferencias, divisiones y ponerse todos de acuerdo en una hora tan difícil en que la Iglesia no puede presentarse desunida ni rival. Estuvieron de acuerdo en preparar una jornada para reflexionar sobre este aspecto de la unidad. Siguieron estudios sobre la Ideología del actual Seminario de reforma educativa y otros aspectos muy útiles para la vida de nuestros colegios.
En la hora de la Misa, en la mañana y por la noche, a la hora de cena, tuve oportunidad de platicar con el Padre Hernández Pico y el Doctor Eddie Stein, con quienes estamos preparando una carta pastoral sobre «Fe Cristiana, Iglesia y Compromiso político». Un tema que se hace cada día más necesario para aclarar la confusión que, aún en sacerdotes y en seglares muy cristianos, está reinando.

Domingo 23 de abril
La Misa del quinto domingo de pascua, en Catedral, concurrida, como de costumbre; en la homilía presenté la idea de Cristo Resucitado que retorna a su Iglesia en el Espíritu y esta Iglesia se presenta bajo las tres figuras que nos dan las lecturas de hoy: Casa de Dios, en la cual Cristo es la piedra angular, que es base para todos los que construyen cristianamente y es piedra de escándalo para quienes no construyen cristianamente su vida. La otra figura es el pueblo de Dios, con las preciosas calificaciones que San Pedro dá en su primera carta, «sacerdocio real, nación consagrada, raza escogida». Y la tercera idea y comparación es: La Iglesia como comunión, comunidad, que tiene sus crisis de desunión como las que nos narra el libro de los Hechos, entre griegos y hebreos, pero que se supera en el sentido de servicio, diaconía, los siete primeros diáconos, y de amor, de oración y de fe, comunidad jerárquica.

Lunes 24 de abril
Como todos los lunes, he dedicado a recibir sacerdotes, que siempre llegan y me dá gusto platicar con ellos con mucha confianza.

Por la noche, de acuerdo con los formadores del seminario: Padre Gregorio Rosa, Rector; y Padre Abel Morán, prefecto de estudios, cenamos en el Hospital de la Divina Providencia y conversamos largamente sobre problemas del Seminario; especialmente, los que ha suscitado con sus comunicaciones tendenciosas a la Nunciatura y a la Sagrada Congregación para la Educación Católica, Monseñor Aparicio. Los padres se quejan de que nunca se les ha llamado a ellos para dialogar sobre estos problemas y se ha pasado por encima del equipo formador para dar informaciones que no responden a la realidad. Este es, cabalmente, el mismo problema que yo lamento, y he recibido una carta de la Sagrada Congregación reclamándome, en este sentido, de las denuncias de Monseñor Aparicio. Tanto la carta de Monseñor Aparicio, reclamándome que yo soy el culpable de una falta de disciplina en el Seminario, incluso de sembrar ideas izquierdistas entre los alumnos, como la carta de la Sagrada Congregación, vamos a estudiar una respuesta con los datos que ya tengo y junto con los padres del Seminario haremos una justicia a estas falsas acusaciones.

Martes 25 de abril
Día de San Marcos, Evangelista. Invitado por el Padre Zanconato, párroco de San Marcos, fuí a celebrar la Santa Misa patronal en aquella parroquia. La Iglesia estaba llena de fieles, quienes generosamente me tributaron un aplauso al llegar. En la homilía les agradecí esa acogida y traté de traducirles el pensamiento, el mensaje del Evangelio de San Marcos, fijándome principalmente en estas tres ideas que son como los fundamentos de la Teología de San Marcos; primero, que en su Evangelio San Marcos hace coincidir la hora de la salvación del mundo con el kerygma, es decir, con la proclamación del mensaje del Reino; conversión: «…haced penitencia porque el Reino de Dios ha llegado». El Segundo pensamiento teológico de San Marcos es que ese Reino de Dios es un misterio que Cristo lleva en su propia personalidad y más que su doctrina y sus milagros, San Marcos enfoca la personalidad misma de Cristo, descubrir su persona, descubrirlo como Mesías y como Hijo de Dios, es el Reino de Dios; y el tercer pensamiento es que este misterio no todos lo captan y Cristo trató de hacerlo accesible con parábolas y otras comparaciones y que sólo se hace evidente y claro cuando anuncia su pasión. Para significarnos que el misterio de Cristo mesías, Hijo de Dios, el Reino de Dios, no lo podemos captar si no entramos con Cristo por el misterio de su pasión, de su cruz, de su humillación. Después dialogué con algunas comunidades o congregaciones de la parroquia y felicité al padre por su labor parroquial. Lo mismo que en él, envié un saludo a todos los padres franciscanos de la provincia de Venecia, que precisamente tienen como patrono a San Marcos, que San Marcos proteja esa labor apostólica que los padres franciscanos italianos han desarrollado en nuestra Arquidiócesis.

Por otra parte, las hermanas que trabajan en comunidades parroquiales organizaron una expedición a los cantones de San Pedro Perulapán y me informaron por la tarde la desolación, la angustia, la aflicción, el temor que ha quedado como consecuencia de los atropellos a la dignidad humana que allá han hecho elementos del ejército y de ORDEN reprimiendo todo intento de organización de aquellos pobres campesinos.

Miércoles 26 de abril
Desayuno de estudio en el Seminario con la Comisión de Justicia y Paz y representantes del Senado Presbiterial. Llegamos hasta las 10:30 de la mañana estudiando la próxima carta pastoral que tratará de la «Fe Cristiana y el Compromiso Político». Es un estudio muy bien hecho, pero muy extenso y quedamos de resumirlo y de ordenarlo en una forma más práctica y pastoral y esta misma tarde nos veremos con los principales responsables de esta redacción.

Con un obrero y un seminarista preparamos la entrevista que por radio se transmite todos los miércoles a la una de la tarde. El obrero, naturalmente, enfocó su diálogo sobre el próximo día del trabajo; el seminarista me transmitió algunas preguntas de las cartas que envían los radio-oyentes.

A mediodía obsequié a las secretarias de la Curia, ya que hoy es el día de la secretaria, un almuerzo preparado en el Colegio de las Hermanas Somascas, fue una reunión cordial. Creo que ha sido un estímulo para estas trabajadoras humildes y abnegadas.

Por la tarde, visita de la general de las religiosas de Maryknoll, quien expresó su admiración para la pastoral de nuestra Arquidiócesis y su felicitación por la defensa de los Derechos Humanos que se está llevando a cabo entre nosotros. Aproveché para agradecerles los servicios de su congregación de Maryknoll en nuestra diócesis y me prometió hacer lo posible de mandar más personal y abrir otras comunidades.

A continuación me reuní con Monseñor Urioste y los padres Jerez y John Sobrino para estudiar un nuevo modo de presentar la carta pastoral. Fue un diálogo muy constructivo, muy profundo y creo que hemos dado las líneas pastorales de este documento que quiere ser, ante todo, una divulgación de los principios cristianos, para orientar sobre todo, al campesinado ante el llamado de las organizaciones populares y el peligro de las represiones del gobierno y de usar la Iglesia, no para sus fines religiosos, sino para otras finalidades de las mismas agrupaciones. Creo que saldrá un documento, le pido a Dios, muy claro en que la dignidad de la Iglesia y la claridad de la doctrina para los destinatarios, reluzca para gloria de Nuestro Señor.

Por la noche visita de la religiosa del Sagrado Corazón, Nelly Rodríguez, quien me contó problemas del Seminario de reforma educativa y la participación que tomarán los colegios católicos, para prevenirse contra cualquier manipulación que de parte del Ministerio de Educación se quiera hacer de este instrumento de la cultura de nuestra gente: La educación, la escuela, el colegio. Hay buenos expertos de parte de los jesuítas de la UCA para orientar esta presencia de la Iglesia, a través de directores y profesores de nuestros colegios católicos y escuelas parroquiales.

Jueves 27 de abril
Por la mañana hubo reunión del Senado Presbiterial en que se trataron asuntos sugeridos por la correspondencia que les leí, principalmente un anónimo de un sacerdote, no por ser anónimo, sino por las ideas que nos llaman a una reflexión. Nos dio la iniciativa de celebrar una reunión del Senado en plan de diálogo abierto, preparando así una reunión plenaria del Clero en que se saquen a la luz todos los resentimiento, reticencias y todo aquello que impide una unión más franca en el Clero. El acto del Senado de esta mañana tiene muchos detalles importantes.

Por la noche celebré la fiesta patronal de la Virgen de Monstserrat en la colonia del mismo nombre, junto con el párroco, Padre Amado Molina, y el Vicario de aquel sector, es el párroco del Calvario. Visité después al Padre Eleodoro Orellana en la Colonia Guadalupe de Soyapango. Ha estado muy enfermo, se nota muy deteriorada su salud; le dejé un donativo para ayudarle a pagar los gastos médicos.

Viernes 28 de Abril
Por la tarde entrevista con los obreros de CUTS, es una Confederación de Sindicatos a los cuales había invitado, juntamente con otros sacerdotes que tengan capacidad para la pastoral de los obreros, a fin de dialogar conociendo mejor sus organizaciones obreras y ofreciéndoles la iluminación cristiana de nuestra Iglesia. El diálogo a pesar de ser informal fue muy enriquecedor y despertó interés en los obreros, los cuales seguirán diálogando con los sacerdotes.

Por la noche visita del Lic. Atilio Viéytez, que trabajó en colaboración muy íntima con el señor Presidente de la República anterior, Coronel Molina, hombre muy ilustrado, muy cristiano, me ofreció sus opiniones acerca de la situación de la Iglesia. El siente apoyo en la Iglesia actual y ofrece su ayuda incondicional a esa Iglesia.

Domingo 21 de mayo
Por la tarde visité Ciudad Arce donde me habían invitado para una primera comunión, pero surgieron malos entendidos con el párroco, el cual hizo la primera comunión por la mañana. De todos modos, lo que más me interesaba era llevar un mensaje de unidad a toda la comunidad cristiana, ya que surgen allá dificultades entre el párroco y la religiosa que promueve comunidades de base. Y por eso, después de la Misa, tuvimos una reunión muy constructiva en la escuela parroquial, a la que asistieron el sacerdote, el Padre Brizuela, y la religiosa, y todos los colaboradores más directos de la pastoral, El mensaje de la Santísima Trinidad, del día, y la exposición de las circunstancias concretas de aquel lugar, dieron la oportunidad maravillosa para tratar el tema que me preocupaba en una forma indirecta y que creo que quedó resuelto en un sincero deseo de trabajar siempre unidos.

Lunes 22 de mayo
Almorcé en la comunidad de los Padres Jesuitas de la Iglesia del Carmen, en Santa Tecla. Es una comunidad compuesta en su mayoría por jesuitas de avanzada edad, de mucha experiencia. Y me dio mucho gusto oir que todos están de acuerdo con la pastoral y la predicación que estoy tratando de llevar. Me dieron mucho ánimo y he sentido un apoyo para mí muy valioso ya que se trata de personas muy sensatas, prudentes y de mucha experiencia.

Martes 23 de mayo
Reuní esta mañana al consejo del Seminario y también a todos los sacerdotes diocesanos que trabajan en la Vicaría de La Asunción, Flor Blanca, o sea, las parroquias de la zona Miramonte, San Benito, La Ceiba, etc. Platicando sobre el problema de la formación del Seminario, en el aspecto pastoral, ya que estos sacerdotes diocesanos de esta vicaría han sido llamados a constituir una especie de consejo de reflexión de pastoral; quedamos de acuerdo en que los seminaristas tienen que formarse para poder ser servidores del pueblo, bajo la inspiración de la Iglesia en cualquier ambiente que les toque trabajar; por eso, se incorporarán un poco más a la vida del Seminario estos párrocos y procurarán que los seminaristas colaboren con ellos en esa zona tan difícil de la pastoral. Por ser las zonas donde están las personas más pudientes de nuestra sociedad, pero al mismo tiempo hay zonas marginadas y rurales.

Se trató también de la sustitución del Padre Segura en el rectorado del Seminario Menor y se estuvo de acuerdo en solicitar a los Padres Jesuitas el sustituto, dando preferencia a un sacerdote mexicano que ya trabajó en el Seminario y que guarda mucho cariño por esta obra, el Padre Himes. Y solo en último caso se echaría mano de un sacerdote diocesano, que sería la mejor solución, en caso de haber suficiente clero. Pero por ahora, necesitamos la ayuda de los padres Jesuitas.

Por la tarde fui a bendecir la fachada y las torres de la Iglesia del Carmen, en el departamento de Cuscatlán, donde el Padre Miguelito Rodríguez, ya de avanzada edad, con un equipo parroquial han logrado renovar aquella pintoresca Iglesia. Gocé mucho por el ambiente tan acogedor de aquella comunidad. Les encarecí vivir siempre unidos a su párroco y a su obispo, es decir, sentir siempre con la Iglesia.

Miércoles 24 de mayo
Día de María Auxiliadora. Celebré la Misa para los estudiantes de los Colegios Salesianos, en la mañana. Y por la tarde, la Misa parroquial después de la procesión, ambos actos muy solemnes y dan el inmenso consuelo de un pueblo muy devoto de la Santísima Virgen. Felicité y agradecí a los padres salesianos por cultivar estos sentimientos marianos en nuestro pueblo.

El programa de los miércoles, la tradicional entrevista, la tuve hoy con el Lic. Magaña, encargado del Centro Familiar, que está haciendo mucho bien en la pastoral familiar.

Recibí también este día la carta de la Sagrada Congregación para los Obispos en que me invitan a hacer una visita a Roma para dialogar sobre la situación de nuestra Arquidiócesis. He visitado, luego, a mi director espiritual, el Padre Azcue, y al psicólogo, doctor Semsch, y coinciden en la magnífica oportunidad que la Santa Sede me proporciona para esclarecer, con la sinceridad y buena voluntad con que lo voy haciendo, el trabajo pastoral de esta Arquidiócesis.

Jueves 25 de mayo
Almorcé con los Padres del Oratorio de San Felipe Neri, Padre Brito, Padre Fernández Abad, Padre Manuel Reyes y Padre Abrego. Es una comunidad donde sentí un ambiente muy sacerdotal y muy fraternal.

Recordamos al Padre Juanito García Artola con quien tuve muy profunda amistad sacerdotal y fue fundador de este Oratorio de San Felipe Neri, en la Colonia San Benito, de San Salvador.

Por la tarde, audiencia de la Escuela Rural Mixta, del Cantón de Cojutepeque. Venían a proponerme que diera mi nombre para su escuela y que si aceptaba les diera, por favor, el curriculum vitae. Yo les expuse mis dificultades y las objeciones que podría proponer el Gobierno. Sin embargo, me insistieron y con mucho agradecimiento les acepté, esperando que me comuniquen, en su oportunidad, lo que decida el Ministerio de Educación.

Otra audiencia importante de esta tarde fue el Sindicato de la Industria Eléctrica, que venían a pedir el apoyo moral para sus reclamos acerca del Fondo de Jubilación. Les prometí la ayuda del Socorro Jurídico y todo lo que esté de mi parte, dentro de lo justo que ellos reclaman.

Por la noche reunión de la Comisión de Laicos que se ha convertido en Comisión de reflexión para la pastoral laical. Hay buena voluntad en el equipo y creo que será un enriquecimiento de juicios el poder reflexionar con ellos acerca de ese sector tan importante de la Iglesia que es el laicado.

No pude asistir a la invitación del Seminario que celebró esta tarde, en forma muy original y solemne, la festividad del Corpus Christi. Sin embargo, cené con sus dirigentes y con el señor obispo auxiliar que presidió la ceremonia.

Viernes 26 de mayo
Se celebra reunión plenaria de la Conferencia Episcopal para conocer el resultado del estudio acerca de la reunión de puebla. Se ha recogido el trabajo de las diócesis. Faltó la de San Miguel. El estudio más completo y más profundo ha sido el de la Arquidiócesis. Después de conocerlos se hará un resumen en que entren todas las aportaciones dadas por fieles, religiosos, sacerdotes y, en nombre de todo este pueblo de Dios, la Conferencia Episcopal lo enviará, para que el CELAM elabore el Documento Base, que servirá en la reunión de octubre, en Puebla.

Por la tarde presidí el entierro de Francisco Martínez Saprissa. En la homilía, elogié su sentido de generosidad y de pobreza espiritual, recordando que pobre no es sólo el que no tiene, sino el que sabe tener, de acuerdo con la voluntad de Dios y amor al prójimo, en lo cual se distinguió el difunto, y también porque es de aquellos de quienes Cristo dijo: «Bienaventurados quienes no se encandalizaren de mí», diciendo que hoy muchos cristianos se escandalizan del Evangelio en todas sus exigencias y quisieran una predicación más acomodada a sus gusto y que Paco Martínez Saprissa, había comprendido esas exigencias del Evangelio auténtico; como cursillista de cristiandad predicó esas irradiaciones sociales, temporales, del Reino de Dios. Sin duda que tuvo una visión profética de lo que quiere la predicación, la evangelización en nuestro tiempo.

Por la noche el Secretariado de Cursillos de Cristiandad me obsequió una cena en casa de doña Julita de Núñez, donde departimos asuntos muy interesantes del apostolado laical y especialmente del movimiento de Cursillos de Cristiandad.

Sabado 27 de mayo
Desayuno con los trabajadores de la Curia, Padre Brito, Padre Barrera, Mons. Urioste. Faltó Mons. Revelo. Tratamos asuntos de trascendencia, sobre todo, entre el Clero. Estudiamos el artículo del Padre Juan León Montoya, en que critica al Arzobispo. Estuvimos de acuerdo en no darle importancia y lamentamos que esté tan entregado al Gobierno.

Domingo 28 de mayo
Se celebró en la Basílica del Sagrado Corazón el «ACIES» de la Legión de María. Estuvo muy concurrido porque asistieron legionarios, principalmente de la capital, pero también de otras parroquias de la Diócesis. Comenté el valor pastoral de la devoción a la Virgen, tal como lo presenta el Papa en su exhortación Marianis Cultus.

Por la tarde, celebración del Corpus Christi en la Catedral. Estuvo muy hermoso, vinieron representaciones de las diversas comunidades que daban a la procesión, alrededor del parque, un espectáculo de Iglesia muy eucarística.

Lunes 29 de mayo
Entre las visitas destaco la de Don Lencho Llach, embajador ante la Santa Sede, por haber insistido en la necesidad del diálogo con el gobierno y habiéndole expresado de mi parte la buena voluntad, pero que esperábamos la respuesta a nuestra carta, enviada antes de Semana Santa, como a él mismo le consta.

El médico Dr. Silva, especialista de la garganta, me ordena guardar silencio dos días, por lo cual he suspendido todos los compromisos del martes y del Miércoles.

Jueves 01 de junio
Volví a predicar después de dos días de reposo de la garganta y me complace haber dedicado a la Hora Santa Eucarística, en la Capilla del Hospital de la Divina Providencia, el servicio de mi voz. Asistió mucha gente.

Viernes 02 de junio
Grata visita de Monseñor Pablo Vega de Nicaragua y de Mons. Rivera, con quienes conversé y sacamos como consecuencia la conveniencia de una reunión de Obispos de Centro América que siguieran una línea de acuerdo con los nuevos Documentos de la Iglesia, para compartir inquietudes, principalmente, acerca de la próxima reunión de Puebla. Me encargaron invitarlos y quedamos que para el día del Divino Salvador del Mundo, si es posible, vendrían a concelebrar y luego a dedicar un día a las reflexiones indicadas.

por la tarde, ya que hoy es día del Sacratísimo Corazón de Jesús, presidí la celebración en la Basílica, consagrada al Sagrado Corazón. El inmenso templo daba un espectáculo bellísimo ya que estaba completamente llena de fieles y todos en actitud de oración.

Sabado 03 de junio
Desde las ocho hasta la una de la tarde tuvimos una convivencia con directores de colegios católicos y representantes de escuelas parroquiales. Se comentó la exhortación sobre la Escuela Católica de la Sagrada Congregación para la Educación. Se tocó al vivo la conciencia de los colegios católicos que se sintieron cuestionados ante la pregunta, ¿Si verdaderamente evangelizamos? La inquietud quedó despierta para prometerse una próxima convivencia en este mismo sentido.

Por la noche, con el Padre Gregorio Rosa, Rector del Seminario estudiamos la respuesta que había que dar a las cartas de Mons. Aparicio y de la Sagrada Congregación para la Educación, para responder a las graves acusaciones que, originadas por informes de Mons. Aparicio, han provocado desconfianzas para con el Arzobispado y para con el equipo de formadores del Seminario. el Padre Gregorio estuvo muy atinado en señalar las respuestas enérgicas, científicas, a cambio de unas acusaciones tan superficiales y tan inspiradas en la mala voluntad de Mons. Aparicio.

Domingo, 04 de junio
Después de la Misa de Catedral, acompañado con el señor Salvador Barraza, fui a Guatemala para encontrarme con el Padre Juan Deplankc que ha venido de Bélgica y con quien conferí largas horas de la tarde; demuestra un gran interés y una gran alegría por la posición de la Iglesia en El Salvador. Aseguró que muchos en Europa que habían perdido la fe en la Iglesia la van recuperando gracias a actitudes evangélicas que se ven en las Iglesias de América Latina; y me invitó a mantener siempre esta credibilidad que, gracias a Dios, va despertando la Iglesia en El Salvador.

Este día también se iniciaba en Guatemala el encuentro Scout de Centro América, lamentablemente yo tuve que regresar porque hay muchos compromisos en la Arquidiócesis, pero encargue al señor obispo auxiliar que participara en la convivencia de los Scout en Guatemala. Lamentablemente, tampoco el fue y no avisó habiendo quedado así muy mal nuestra presencia de El Salvador.

Miércoles, 07 de junio
Como de costumbre tuvimos el desayuno y reflexión para evaluar la situación de la Iglesia y del país.

Jueves 08 de junio
Tuve el agrado de volver a encontrarme con el Doctor Dárdano, psicólogo, con quien comentamos profundamente la actitud pastoral que he tenido que llevar y que tengo que informar ante la Santa Sede. El consejo del Doctor Dárdano ha sido, como siempre para mí, muy animador y muy orientador. También he platicado al respeto con el Doctor Rodolfo Semsch, quien está plenamente de acuerdo con la actitud pastoral de la Arquidiócesis.

Esta tarde estuve en Zacamil, con el Padre Rogelio y sus colaboradores laicos, una reflexión pastoral muy simpática en que se tocaron estos puntos actuales, sobre todo, de las relaciones de la Iglesia con las organizaciones populares.

Por la noche participé en la Hora Santa del Cursillo de Cristiandad, ya que un grupo de señores están en Planes de Renderos iniciando su Cursillo de Cristiandad que clausurará el próximo domingo.

Viernes, 09 de junio
Ha regresado el Padre Gonzálo López y se le ha asignado la parroquia de Comasagua que él ha aceptado con muy buena voluntad. El próximo jueves será la toma de posesión que será presidida por el señor Obispo Auxiliar, Mons. Revelo.

Por la tarde reunión con los seminaristas del Seminario Mayor, con quienes se desarrolló una dinámica de integración y de colaboración que resultó con muchas enseñanzas prácticas.

Sabado, 10 de junio
Tuvimos reunión los representantes de la Curia Arzobispal, incluso Mons. Revelo, y tratamos principalmente de cómo quedará el gobierno de la Arquidiócesis durante mi ausencia de 15 días para ir a Roma a rendir cuentas de nuestra situación ante la Santa Sede.

Domingo, 11 de junio
Después de la Misa de Catedral, presidí la consagración de la bonita Iglesia dedicada a San Antonio, en los Planes de Renderos, a cargo de los Padres Franciscanos italianos. Fue una ceremonia con mucha profundidad catequística y litúrgica, para el pastor una gran satisfacción compartir con aquella gente tan buena, una mañana tan preciosa.

También de grandes satisfacciones pastorales fue la noche de clausura de Cursillos. Las señoras que habían oído por la mañana, en radio, mi homilía de Catedral, se expresaron con palabras de mucha solidaridad y de mucho aliento para seguir con la Arquidiócesis, una línea de pastoral de acuerdo con la moderna mentalidad de la Iglesia.

Lunes, 12 de junio
Muy temprano de la mañana, de acuerdo con la invitación de ayer, acudieron los jóvenes que estudian filosofía, franciscanos, para tener una entrevista conmigo. Hubieron preguntas muy interesantes, supe después que habían llevado muy grata impresión y que habían considerado la entrevista como una verdadera clase de pastoral moderna. ¡Me alegro!.

Por la noche representantes del FAPU, una Organización Popular, vinieron para presentarme su deseo de ayudar a la Iglesia, pero yo les advertí mucho: «Sin peligro de manipularla». Ellos estuvieron de acuerdo y solamente, dicen, que prestarán el auxilio, la ayuda, el apoyo a la Iglesia porque respetando su autonomía, su independencia de toda agrupación política, comprenden que la Iglesia es gran orientadora y estímulo para la lucha liberadora del pueblo. Insistí mucho es esa autonomía de la Iglesia, y como la Iglesia desde su perspectiva evangélica está de acuerdo y apoya todas las iniciativas que tengan como objeto la justicia, el bienestar, la paz de los hombres.

Martes, 13 de junio
Este día de San Antonio no pude asistir a Soyapango a la fiesta patronal, pero supliqué al Señor Obispo Auxiliar que fuera porque tenía que presidir la reunión del Senado en la casa de las Hermanas Somascas, una reunión que resultó muy útil y muy densa. En la casa de las Somascas recibí también la visita del Señor embajador de Italia.
Mientras se celebraba la reunión de Senado asistió a una cita el embajador de Italia, a quien atendí y quien expresó su deseo de colaborar con la Iglesia, ya que él se profesa católico. El es un italiano inscrito en la democracia cristiana, de la cual me habló ampliamente, comparando con el partido del mismo nombre, aquí en El Salvador y ofreciendo que una democracia cristiana bien organizada sería de gran ayuda para los ideales políticos, sociales de la doctrina de la Iglesia.

Miércoles, 14 de junio
La primera visita de esta mañana fue del señor Presidente de la Asamblea Legislativa, quien se profesa católico y ofrece a la Iglesia todos sus servicios sin condiciones. Quiere prestar un buen servicio a su patria en ese cargo tan importante. Conservé, expresé con sencillez y franqueza la posición de la Iglesia, los deseos y temores ante el gobierno. El expresó su deseo de servir de intermediario, siempre que la Iglesia quisiera valerse de él, de unos servicios que él ofrece incondicionalmente como católico.
Por la tarde, gratos momentos con el seminario de los somascos, junto a La Ceiba, celebré la Santa Misa con los padres directores y después, en la cena, compartimos inquietudes ya que los invité al diálogo y ellos expresaron preguntas muy interesantes. Se nota una inquietud juvenil para estar al día en la pastoral de la Iglesia. Con unos números amenos, y con reflexiones muy de fondo transcurrieron rápido los minutos.
Me esperaban en el Hospital la Divina Providencia varios sacerdotes de la Diócesis de San Vicente, a quienes su Obispo ha suspendido, para valerse de mi viaje a Roma y pedirme el apoyo en su favor. Naturalmente, yo les ofrecí hacer con caridad fraterna todo lo que esté a mi alcance en esta penosa situación. Monseñor Aparicio, desde el viernes está en Roma.
Olvidaba recordar que el viernes recién pasado hice una visita de cortesía al Señor Nuncio, quien se mostró muy atento y cordial.

Jueves, 15 de junio
El la Curia varios sacerdotes y religiosas para expresarme sus mejores deseos en mi viaje a Roma. Cosas muy simpáticas de comunidades Laicales y aún de Comunidades que no son de la Diócesis, enviándole saludos al Santo Padre, la Comunidad de la palma, donde se ha organizado los talleres de «La Semilla de Dios», le envían objetos típicos al Santo Padre. Así como cartas de los seminaristas mayores de la Arquidiócesis y de algunos elementos del laicado. Es conmovedor como nuestro pueblo ama al Santo Padre.
En lo privado me he dedicado a organizar las cosas que hay que llevar, y arreglar mi viaje. Mañana viernes, a las ocho hay que estar en el Aeropuerto y tomar el avión de Iberia rumbo a España y a Roma. Cuento con muchas oraciones, me han dado seguridad de estar muy unidos espiritualmente conmigo sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles y espero que esta comunión con el Santo Padre será de mucho provecho para nuestra Iglesia.

Sabado, 17 de junio
A las ocho de la mañana en el Aeropuerto han asistido algunos sacerdotes y varias personas amigas para despedirnos. Voy junto con Monseñor Rivera y con Mons. Urioste. El viaje ha sido muy placentero, una hora de vuelo a San José, Costa Rica, después cuatro horas a San Juan, Puerto Rico, y de ahí siete horas hasta Madrid. En Madrid, después de una pausa de unas tres horas, en tres horas estábamos en Roma.

Las hermanas Oblatas al Divino Amor nos esperaban porque desde San Salvador había avisado la Madre Scarglietti, una atención que mucho agradezco. Nos hospedamos en el Pensionato Romano y después de un tiempo de descanso -ésto ya era el sábado al mediodía-, por la tarde fuimos a visitar la Iglesia de San Pedro. Junto a la tumba del primer Papa he orado intensamente por la unidad de la Iglesia, por el Papa, por los obispos y por toda la Iglesia Universal, especialmente por nuestra Arquidiócesis, encomendándole a San Pedro los intereses de nuestra Iglesia y el éxito de este diálogo con la Santa Sede.
Después visitamos la Casa Generalicia de los jesuitas, donde pudimos saludar al Superior General, Padre Pedro Arrupe, muy amable y muy generoso nos ofrece todos los servicios de la Compañía de Jesús. Nos señaló algunos sacerdotes con quienes podíamos platicar y que nos podían prestar toda la ayuda necesaria.

Regresamos al Pensionato donde un sueño intenso y una buena noche nos han recuperado el cambio de hora, que trastorna, ciertamente, la pobre naturaleza humana.

Domingo, 18 de junio
Celebramos la Santa Misa en el Pensionato junto con un sacerdote de la India y después del desayuno, fuimos a concertar algunos puntos de las entrevistas en Roma con el padre Procurador de los Jesuitas. Una conversación muy interesante, profundizo puntos de teología, de pastoral, de diplomacia, de relaciones entre la Santa Sede y de las Iglesias particulares. Ha sido una verdadera cátedra de la práctica pastoral que nos ha interesado mucho y nos orientó bastante para emprende la visita ad limina, y sobre todo el informe específico de nuestra diócesis ante la Santa Sede y sus modos tradicionales de proceder.
Salíamos al tiempo en que en la Plaza de San Pedro, se reunía la inmensa muchedumbre que todos los domingos, al mediodía, espera la salida del Papa a su balcón, para rezar con él el Angelus. El Santo Padre dirige antes unas palabras que hoy fueron dedicadas al sentido cristiano de la vida. Que en medio de todas las tribulaciones actuales, el cristiano debe de tener mucha fe, mucha fortaleza, mucho optimismo, confiando plenamente en que Dios cuida la vida de los hombres y la marcha de la historia.

Al Papa lo vimos anoche también por televisión, en un concierto magnífico que le obsequiaron en la sala de las audiencias, donde habían muchos Cardenales, Obispos, sacerdotes, religiosos, fieles. El Papa se muestra muy lúcido en su pensamiento y también suficientemente ágil en su vida física, a pesar de los 81 años de edad. Nos da mucha confianza de encontrar en Roma un pastor de la Iglesia con tanta experiencia, con tanta sabiduría y, sobre todo, con tanto amor a Dios y a la Humanidad.

Por la tarde, visita a la tumba de San Pablo, en su Iglesia Extra Muros, era la hora de las vísperas, estaba la basílica plenamente iluminada. Se oía el órgano llenando el ambiente y el coro de los monjes, que cantan en gregoriano. De rodillas junto a la tumba del apóstol de los gentiles, del gran San Pablo, en aquel ambiente de oración, casi de cielo, he sentido revivir en mi memoria, en mi corazón, en mi amor, todas aquellas emociones de mis tiempos de estudiante, y ya de sacerdote, mis visitas a Roma, siempre han sido mis oraciones ante estas tumbas de los apóstoles, inspiración y fortaleza, sobre todo, esta tarde en que siento que mi visita no es una simple visita de piedad privada, sino que en el cumplimiento de la visita ad limina traigo conmigo todos los intereses, preocupaciones, problemas, esperanzas, proyectos, angustias, de todos mis sacerdotes, comunidades religiosas, parroquias, comunidades de base, es decir, de toda una Arquidiócesis que viene conmigo, a postrarse como ayer, ante la tumba de San Pedro, hoy, ante la tumba de San Pablo.

Lunes, 19 de junio
El trabajo principal hoy, ha sido la concertación de entrevistas o audiencias, con la Sagrada Congregación para Obispos, que nos señaló mañana marte por la mañana; con la Secretaría de Estado, donde entregamos documentación y quedó de indicarnos cuando nos recibirían; con la oficina de audiencias, para ver si era posible una audiencia privada, pero el tiempo de preparativos para fiestas en honor del Santo Padre y también sus dificultades de salud, han reducido mucho las audiencias privadas, aunque nos dieron esperanza de tener una audiencia muy especial, después de la audiencia general del próximo miércoles.
En La Sagrada Congregación para los Obispos se nos indicó que conversáramos con Monseñor Miguel Buro, con quien largo rato departimos, pero hemos notado en su mentalidad una serie de conceptos y prejuicios, que nos han dejado muy poca esperanza para comprender la pastoral que está llevando nuestra Arquidiócesis. Sin embargo, la plática ha sido muy útil para decir, los breves momentos que nos dejó hablar, ya que casi sólo él hablaba, nuestros puntos de vista.
Por la tarde y por la noche disfrutamos sin compromisos ni trabajos oficiales este precioso ambiente de Roma, que en junio comienza a ponerse un poco cálido. Se parece bastante a nuestro clima salvadoreño. Durante la noche también el Padre Juan Bosco Estrada, un jesuita mexicano, nos ha visitado y nos ha convidado a pasear después de cena por la Plaza de San Pedro , desde donde contemplábamos la ventanita famosa donde estudia el Santo Padre y donde reza por toda la humanidad.

Martes, 20 de junio
La entrevista principal ha sido con el señor Cardenal Sebastián Baggio, prefecto de la Sagrada Congregación para los Obispos. Acerca de esta entrevista, que para mí ha sido de mucha importancia, he escrito una descripción, según la he podido recordar, para dejar por escrito la constancia de mis repuestas a las observaciones que hizo el Cardenal a mi trabajo Pastoral. Creo que he logrado desvirtuar muchas informaciones que no son exactas y que, más bien, proceden de intereses contrarios a los que trato de defender en la línea y predicación pastoral de la Arquidiócesis. Recomiendo que se lea el acta confidencial de esta entrevista con el Señor Cardenal.
Por la tarde recibimos aviso de que el Santo Padre nos recibiría después de la audiencia general, en una audiencia especial, a Mons. Rivera y a mí. Por la noche, nos invitaron a cenar las religiosas Oblatas al Divino Amor. El ambiente fue muy cordial y hubo buenos recuerdos del trabajo de esta congregación en San Salvador, en el Colegio de la Sagrada Familia, y en la Arquidiócesis en el campo directo pastoral en la población de Citalá, Chalatenango.
También este día tuve oportunidad de saludar personalmente a un gran amigo de la Sagrada Congregación para la Educación Católica, Monseñor de Nicoló, que se encarga de los seminarios de América Latina. Le entregué la correspondencia en la que está mi respuesta a las falsas informaciones que la Congregación ha recibido, acerca de las relaciones de la Arquidiócesis con el Seminario Intérdiocesano San José de la Montaña. Monseñor de Nicoló me mostró su amistad, muy sacerdotal e íntima, haciéndome algunas advertencias confidenciales, y me aconsejó ser muy franco en el diálogo con el señor Cardenal, que tendríamos al día siguiente.

Miércoles, 21 de junio
La audiencia general y la audiencia especial con el Santo Padre ha llenado esta mañana inolvidable. Es 21 de junio y lo principal que se recuerda en la audiencia general es que hoy se cumplen 15 años de aquel 21 de junio en que fue elegido el Cardenal Juan Bautista Montini para suceder a San Pedro, con el nombre de Pablo VI. Esta circunstancia arrancó inmensa alegría al inmenso auditorio de todas las lenguas, que a través de sus intérpretes manifestaron su cariño, su oración, su adhesión, al sucesor de San Pedro. El Papa, respondiendo a esta explosión de amor, dijo que la elección que se conmemoraba significaba para él una entrega absoluta al Pueblo de Dios. Y en nombre de esa entrega su mensaje se inspiraba en un oficio que ha sido el propio de los pontífices a través de la historia, hacer visible la belleza de la Iglesia a pesar de los rasgos humanos y de las deficiencias personales de los pontífices. El se refirió de manera especial a esa gran misión de la Iglesia, en medio de la humanidad, de sembrar unidad, paz, felicidad en Cristo. Exhortó a los asistentes a ser cristianos muy fieles a la Iglesia y a vivir con toda fidelidad las enseñanzas del Concilio Vaticano II, que son un verdadero don del Espíritu Santo para nuestro tiempo.

Al final de la audiencia, el Santo Padre nos llamó a los Obispos presentes, éramos unos ocho, para que con él impartiéramos la bendición a la muchedumbre. Después nos condujeron a una salita privada donde esperamos el momento emocionante de platicar más íntimamente con Su Santidad Pablo VI.
Cuando llegó nuestro turno, entramos a la salita donde estaba el Papa, al que saludamos con la emoción que dan estos momentos. El Papa nos hizo sentar a un lado y otro de él y dirigiéndose a mí en particular, me estrechó la mano derecha y me la retuvo entre sus dos manos largo rato, yo también estreché con mis dos manos las manos del Papa. Hubiera querido para ese momento una fotografía que expresara esa íntima comunión de un Obispo con el centro de la unidad católica. Y teniéndome así las manos, me habló largamente. Me sería difícil repetir al pie de la letra su largo mensaje, porque además de no ser esquemático, sino más bien cordial, amplio, generoso, la emoción del momento no es para recordar palabra por palabra; pero las ideas dominantes de esas palabras fueron estas: «Comprendo su difícil trabajo. Es un trabajo que puede ser no comprendido, necesita tener mucha paciencia y mucha fortaleza. Ya sé que no todos piensan como usted, es difícil en las circunstancias de su país tener esa unanimidad de pensamiento, sin embargo, proceda con ánimo, con paciencia, con fuerza, con esperanza». Me prometió que rezaría mucho por mí y por mi Diócesis. Y que hiciera todo esfuerzo por la unidad. Que si en algo podía él personalmente servir, que con gusto lo haría.

Se refirió luego al pueblo. Dijo que lo conocía desde que había trabajado en la Secretaría de Estado hace como 50 años y es un pueblo generoso, trabajador y que hoy sufre mucho y busca sus reivindicaciones. Me dijo que había que ayudarlo, trabajar por él, pero jamás con odio, fomentando las violencias, sino a base de un gran amor. De hacerle sentir el valor de su sufrimiento, de predicar la paz y de hacer que ese pueblo conozca como lo quiere el Papa y como el Papa reza y trabaja por él. Habló también de dificultades que solamente se pueden superar con el amor. Dificultades con las fuerzas dominantes, dificultades con colaboradores, que no todos comprenden el esfuerzo que se hace. Yo le repetí que era precisamente la manera como yo trataba de predicar, anunciando el amor, llamando a la conversión. Le dije que muchas veces habíamos repetido su mensaje del día de la paz: «NO A LA VIOLENCIA, SI A LA PAZ». Le expresé mi adhesión inquebrantable al magisterio de la Iglesia. Y que en mis denuncias a la situación violenta del país, siempre llamaba a la conversión y me mostraba compasivo con los que sufrían, con las familias de las víctimas, y al mismo tiempo que hacía la denuncia del pecado, llamaba a conversión a los pecadores. El Papa repitió que oraría mucho por nosotros, y que le dijéramos qué podía hacer él para ayudarnos. Después se dirigió a Mons. Rivera, también con palabras de aliento. Y por último nos dijo: «Vamos a tomar una fotografía». Y entró el fotógrafo para darnos este gusto del Santo Padre,que era nuestro gran deseo, tener unos testigos en imágenes de aquel momento inolvidable.
Siento no haber recordado más las palabras, pero sustancialmente fueron las que he mencionado. A mí me dejó la satisfacción de una confirmación en mi fe, en mi servicio, en mi alegría de trabajar y de sufrir con Cristo, por la Iglesia y por nuestro pueblo. Creo que este solo momento bastaría para pagar todo esfuerzo de venir a Roma: Reconfortarse en la comunión con el Papa, iluminarse con sus orientaciones. Naturalmente, el Papa mismo lo indicó, tendrán que tratar con la Sagrada Congregación, especialmente, nos mencionó la Secretaría de Estado, Monseñor Casaroli que será el que dialogará conmigo, cuando me señale la audiencia de la Secretaría de Estado. Porque el Papa en su breve mensaje, sentía yo, que estaba muy informado de la situación y quería que dialogáramos más a fondo los problemas concretos con sus Secretarías diferentes. Pero la palabra de él que es la básica en esta comunión, es una palabra de esperanza, de aliento y, como he dicho, me ha confirmado en mi voluntad de servir con amor a nuestro pueblo desde la Iglesia de Jesucristo.
En esta audiencia entregué al Santo Padre el retrato del Padre Navarro que le enviaba su hermano Napoleón, lo mismo que objetos de los talleres de «La Semilla de Dios» de La Palma, en Chalatenango, y cartas de algunas comunidades; lo mismo que un obsequio que de San Miguel le enviaba Francisco González. Yo dejé bajo sobre reservado un memorándum.

Miércoles, 21 de junio de 1978
Dejé al Santo Padre un memorándum, en forma de una breve carta para expresarle que ya estaba visitando los diversos dicasterios de Su Santidad y le explicaba que difícil resultaba cumplir el ministerio arzobispal en la situación de mi país, tratando de ser fiel al magisterio actual de la Iglesia. Le cuento también que mi información a Roma viene respaldaba por documentos y publicaciones que reflejan esa situación, y, al mismo tiempo, difaman a la Iglesia o se manifiestan en forma de solidaridad con el Arzobispo. Testimonios que llegan de todas partes y, sobre todo, del pueblo que me toca orientar. Y que todo ésto me da aliento para seguir en mi trabajo pastoral como lo llevo. Le digo también, que lamento que las observaciones que algunas secretarías han hecho a mi conducta pastoral, parece que prevalece un criterio negativo, que coincide exactamente con las fuerzas muy poderosas que allá, en mi Arquidiócesis, tratan de frenar y desprestigiar mi esfuerzo apostólico. Pero, termino diciéndole que puede estar seguro, Santo Padre, de mi fidelidad como al Sucesor de Pedro y de mi seguimiento incondicional a su magisterio; ya que en esta fidelidad y seguimiento he encontrado siempre el secreto y la garantía de caminar con mi rebaño en pos del Espíritu del Señor. Esta carta la vi después entre los papeles que llevaba el señor obispo Casaroli para dialogar conmigo en el diálogo o audiencia de la Secretaría de Estado y noté que al pie de mi carta había unas letras que sin duda eran del Santo Padre haciendo algunas observaciones para que Monseñor Casaroli las tuviera en cuenta al platicar conmigo.

Esta misma tarde del 21 de junio, de acuerdo con lo convenido con el Padre Pedraz, nos pusimos en comunicación telefónica para informarle de mis impresiones y de mis actividades en Roma en una grabación, que, sin duda, fue pasada por YSAX ese miércoles 21 de junio.

Jueves, 22 de junio
Para esta mañana tenemos la audiencia con la Sagrada Congregación para la educación. Estuvo presente el mismo Cardenal Garrone, el Secretario, Monseñor Antonio Javierre y otro Monseñor. Se nos explicó cuál era el origen de las dos cartas que a través de la Nunciatura han llegado en relación con el problema del Arzobispado y del Seminario. Hay un resumen de esta audiencia, preparado por Monseñor Urioste que estuvo presente, lo mismo que Monseñor Rivera Damas. La base de la plática fue la carta que yo dirigí en repuesta a la Sagrada Congregación el 05 de junio y que yo traje personalmente. Pueden verse, pues, en el archivo tanto esta carta respuesta del 05 de junio al Cardenal Garrone, como la breve acta que escribió Mons. Urioste acerca de esta audiencia. Debo decir que nuestra aclaración fue muy útil porque había muchas tergiversaciones de la verdad acerca de las relaciones entre el Arzobispado, la Curia y el funcionamiento del Seminario San José de la Montaña. Nos dimos cuenta de cosas muy desagradables que se han informado a espaldas de nosotros y hasta se había llegado a pedir una visita apostólica al Seminario y al Arzobispado. Lo cual ni la misma Sagrada Congregación creyó oportuno, ¡Gracias a Dios! Esperamos que después de estas aclaraciones se tenga un mejor respeto a la vida de la Curia Arzobispal de San Salvador y a la propiedad que ella tiene en el lugar donde está instalada actualmente, en el Seminario San José de la Montaña, que como ha sido probado, pertenece en el aspecto material, como edificio, pertenece al Arzobispado de San Salvador. Lo cual no quita el propósito de construir un arzobispado independiente del Seminario cuando sea necesario. La Sagrada Congregación para la Educación, pudo quedar bien informada de nuestra buena voluntad y de las dificultades, a veces de emergencia, que surgen en la vida de la diócesis y que afectan, naturalmente, al Seminario que está enmarcado en esa vida de la Arquidiócesis.
Después visitamos a Monseñor Maximino Romero, Secretario de la Sagrada Congregación para el Clero. Fue una conversación muy amplia, muy comprensiva y de muchas orientaciones para las relaciones con nuestros sacerdotes. Le hablé también del problema de Quezaltepeque y prometió enviar una declaración acerca de la situación del usurpador, Padre Quinteros. Hablamos también del problema de los diez suspendidos, abogando por ellos y dijo que ya se habían dado instrucciones al obispo de San Vicente para resolver este asunto.
Fuimos a las doce a la Secretaría de Justicia y Paz, a la Comisión Pontificia de Justicia y Paz, en el Palacio de San Calixto en Transtévere. Ampliamente dialogamos con el Secretario, un Monseñor francés, muy conocedor de la situación social y también de las situaciones de injusticias y atropellos de nuestro país y nos dio orientaciones muy válidas en esa conversación, en la que él se interesó mucho de la situación de nuestro país.

Viernes, 23 de junio
Se dejó más bien para trabajos personales, ya que además de los problemas conjuntos que traemos, cada uno trae también sus problemas especiales y así que este día viernes quedó para ello.

Sabado, 24 de junio
Las religiosas Oblatas al Divino Amor, que han sido muy atentas con nosotros durante esta estancia en Roma, nos obsequiaron un bonito paseo a Tívoli, que nos llevó todo el día. Aquellas fuentes pintorescas, aquel ambiente de naturaleza, aquel recuerdo de tanta historia, resulta un verdadero descanso del espíritu en medio de los problemas en que se agita nuestra pastoral. Al regresar fuimos a la Plaza Navona, de los más típico de Roma, a tomar allí un «capuccino», como llaman en Roma al café con leche.
De paso, cuando íbamos para Tívoli, entramos a visitar la Basílica de San Juan de Letrán; era su día, 24 de junio. Se cantaba la solemne segunda Misa Pontificial de Perozzi. Me trajo tantos recuerdos aquel coro y aquel órgano y aquella iluminación en que refulgen los mosaicos de la vieja Basílica. Y aquella muchedumbre, la humanidad actual, que se mueve a través de siglos, en un presente siempre actual en la Iglesia. Un momento para reflexionar y entusiasmarse y ser un humilde fiel servidor de la Iglesia. San Juan de Letrán es la Catedral del Papa y es la Iglesia Madre de todas las Iglesias.

Domingo, 25 de junio
Fuimos a la Plaza de San Pedro a las doce del día para rezar con el Papa el Angelus. Antes de esta oración a la Virgen, el Papa comentó el emocionante episodio de un niño italiano, de nombre Mauro, no recuerdo el apellido, de 11 años de edad, que al ver que secuestraban a su hermano de 15 años, él se ofreció a los secuestradores, en lugar de su hermano porque era enfermo y desde abril a esta fecha no se ha sabido nada, porque el rescate que se pide es muy alto y la familia no alcanza a tanto. La madre también se ha ofrecido. Y el Papa reclamaba contra esta ingratitud, al mismo tiempo, que se hacía solidario de la familia y dirigía palabras de aliento y de admiración para el pequeño Mauro, a quien llamó el Papa, «pequeño cordero de bondad», que contrasta con la maldad de los hombres. Me llenó de satisfacción esta denuncia del Papa porque coincide mi modo de predicar con este gesto de comprensión con el sufrimiento humano. Le doy gracias a Dios de encontrar aquí una nueva motivación para seguir adelante en mi trabajo pastoral.
Al mediodía, el señor embajador de El Salvador ante la Santa Sede, don Prudencio Llach, nos obsequió un almuerzo en el Gran Hotel donde está hospedado.
Por la tarde tuvimos una audiencia muy amplia con el Padre General, Superior de los Jesuitas, Padre Arrupe, con quien analizamos los pasos que se van dando en Roma y nuestra situación en El Salvador. Es ampliamente comprensivo de que en la Iglesia hay corrientes muy diversas y que hemos de tener conciencia de seguir como nuestra conciencia nos indica y tratar de que el Papa esté bien informado de nuestra actuación y de nuestras intenciones. El tiene mucha experiencia en las malas interpretaciones que se suelen hacer de las obras de los jesuitas, experiencia que nos ha servido a nosotros también para tener serenidad en los momentos de incomprensión y dificultad. Es un hombre muy santo y se ve que el Espíritu de Dios lo ilumina para tener un espíritu tan abierto y tan comprensivo del momento. Nos ofreció de nuevo toda la colaboración de los jesuitas, como de hecho, la estamos recibiendo.

Lunes, 26 de junio
Por invitación de Monseñor Miguel Buro, de la Sagrada Congregación para los Obispos, asistí a conversar con él, que es el Secretario de esa Congregación. Le entregué la repuesta de aceptación para ir como invitado especial a Puebla. También le llevé la relación que hice para el Cardenal Baggio, acerca de la entrevista que tuvimos la semana pasada. Monseñor Buro insistió en sus conocidos conceptos de prudencia y de predicación «meramente evangélica».
A las once de la mañana teníamos cita con el Cardenal Pironio. Fue un gusto encontrar a este gran amigo de los Obispos de América Latina, elevado al cargo de Cardenal Prefecto de la Congregación para Religiosos y mantener siempre aquel espíritu de sencillez y de humildad, de amistosa acogida, con que supo responder sabiamente a varias consultas que le hicimos acerca de la vida religiosa, de las religiosas en el trabajo parroquial. A lo cual se refirió cuando dijo que las religiosas con tal que cumplieran bien estas tres cosas: Un amor a Jesucristo, una fidelidad a sus carismas y un servicio bien adecuado a la Iglesia particular donde trabajan, están desarrollando plenamente su vocación. Le pregunté también acerca de las corrientes en la Iglesia y acerca de la celebración de la reunión de obispos en Puebla. A todo supo darnos esa respuesta de apertura con que él ha llevado siempre su palabra de orientación. El Cardenal Pironio, ya para despedirnos, me dijo, cuando yo le dije que era acusado de ser instrumento del comunismo en América Latina, me dijo: «No me extraña puesto que hasta un libro han publicado con el título de «Pironio, Pirómano». Entonces es herencia de todos los que quieren predicar la justicia social y la promoción de nuestra América Latina.

También Monseñor Rivera y Monseñor Urioste hicieron una visita a la Sagrada Congregación de Sacramentos para consultar especialmente sobre la Confirmación, de lo cual Mons. Urioste extendió un breve memorándum.
Por la noche, a las seis y media, en la Secretaría de Estado nos recibió Monseñor Casaroli. También acerca de esta conversación, muy interesante, Monseñor Urioste escribió una pequeña acta, a la cual remito para brevedad de estas notas. En ella estuvieron presentes Mons. Rivera, Mons. Urioste, el embajador ante la Santa Sede y este servidor.

Martes, 27 de junio
Solamente una visita privada a Monseñor De Nicoló, que como ya dije antes, es un gran amigo y con quien ahora, muy en privado y confidencialmente, platicamos varios aspectos que me han sido muy útiles.

Miércoles, 28 de junio
Como ya es un día sin compromisos especiales, dediqué la mañana para ir de nuevo a la audiencia general del Santo Padre, confundido entre el Pueblo. Me dio mucho gusto sentirme uno de aquellos cristianos que venidos de diversas naciones del mundo esperan con tanta ansia ver al Papa. Como es vigilia del día de San Pedro, fue una audiencia muy nutrida, muy alegre. Antes de la llegada del Papa, se oían cantos en todos los idiomas y a la llegada del Papa el estruendo de los aplausos fue enorme. El Papa se refirió a San Pedro, a su tumba, a su basílica y como todos nosotros cristianos estamos allí muy cerca de la roca fundamental de la Iglesia. Invitó a la fidelidad a esa Iglesia.

Llevé los objetos comprados para llevar de recuerdo con la bendición del Santo Padre.
Por la tarde visita de la Madre María Castro Llerena, quien me aseguró que mi petición para fundar allá una comunidad de adoratrices está avanzando y posiblemente después de la fundación de Panamá, que ya se está haciendo, tocará su turno a El Salvador.
Después de la visita de la Madre Llerena y de la Madre Superiora General de las Oblatas, me fui a San Pedro cuando estaban cantando las vísperas del patrón San Pedro y San Pablo. Los dos son patronos de Roma. También aquí el canto solemne de las vísperas, en un ambiente de fiesta, una concurrencia universal, que llenaba el coro de la basílica, me ha traído tantos recuerdos. Y ahí junto a la tumba de San Pedro, recé el credo de los apostóles pidiéndoles al Señor la fidelidad y la claridad para creer y predicar esa misma fe del apóstol San Pedro.
Por la noche todavía nuestro paseo nocturno que hacemos con el Padre Juan Bosco Estrada fue alrededor de la Plaza de San Pedro, recordando ahí tantas cosas históricas que evoca el nombre de Pedro y de Pablo en Roma.

Jueves, 29 de junio
Preparación del viaje de retorno. Visita a San Pedro. La misa solemne de la mañana es impresionante, mucha gente entra y sale, llena la plaza y las calles adyacentes, una verdadera fiesta patronal pero con un carácter universal. Así como en nuestros pueblos las fiestas patronales dan cita a todas las gentes de todos lo cantones y pueblos vecinos, esta fiesta de San Pedro es ecuménica. En vez de cantones y pueblos, vemos aquí gente de todos los países del mundo. Pero el espíritu es el mismo, una fiesta popular, una fiesta alegre, inspirada por la fe y la esperanza cristiana, unas ventas, unas compras, un ir y venir de la gente, una alegría; lo que produce el estar en contacto con aquellos héroes que ya vencen y reinan en la eternidad, mientras nosotros peregrinamos tratando de imitar sus ejemplos.
Por la noche salida para el aeropuerto y regreso a mi país. A pesar de regresar a mi patria, siento nostalgia dejar a Roma. Roma es hogar para el que tiene fe y tiene sentido de Iglesia. Roma es la patria de todos los cristianos. Ahí está el Papa que es verdadero Padre de todos. Lo he sentido tan cerca; voy tan agradecido con él que el corazón, la fe, el espíritu siguen alimentándose de esta roca, donde la unidad de la Iglesia se siente tan palpable.

Mañana 30 de junio, XV aniversario de la coronación del Papa, estaremos ocupados en viajes, en llegar a la patria, en desempacar maletas, etc. Roma será siempre para nuestros corazones madre, maestra, patria.

Jueves, 30 de junio
Este día amaneció para mí en el Aeropuerto de Madrid. Anoche, de las ocho a las once de la noche, viaje aéreo de Roma a Madrid. A las dos de la madrugada, partir para San Juan, Puerto Rico; San José, Costa Rica; y El Salvador. La noche inmensamente larga sobre el océano. Un viaje sin novedad, muchas reflexiones en la mente, muchos propósitos en el corazón; regresamos después de haber estado tan íntimamente comunicados con el Papa y la Santa Sede, a nuestra sede que la Providencia nos ha encargado. Vamos recogiendo las impresiones, los diálogos, las recomendaciones; todo lo bueno que el Papa y Roma dan a un obispo que quiere permanecer fiel a la unidad de la Iglesia Universal.
La larga noche del viaje va amaneciendo en costas latinoamericanas y hacia las nueve de la mañana llegamos al Aeropuerto de Ilopango, donde una muchedumbre de gente buena me acoge con aplausos, con bienvenidas; una entrevista de periodistas para explicarle que mi viaje a Roma ha sido muy satisfactorio, para enviar saludos a todos los que usan de esos medios de comunicación social, entre ellos una radio de Guatemala.
Mons. Revelo, Obispo Auxiliar, está entre los amigos que han venido a recibirme y me comunica que hay una Misa preparada en Catedral para darme allí la bienvenida y para que yo pueda saludar también al pueblo. Me dirijo hacia la Catedral, celebro y a la hora del Evangelio, Mons. Revelo dá la bienvenida con palabra muy eclesiástica y yo contesto narrando mis impresiones de Roma, haciendo un llamamiento a trabajar, seguir, construyendo esta Iglesia, agradecer al Papa sus palabras de aliento, sentirme confirmad en mi trabajo, en mi esperanza, en mis ideales, invitar a todos a celebrar junto esta Santa Misa para iniciar una nueva etapa de vida pastoral.
Esta predicación fue transmitida por radio; esta homilía ha sido repetida en varios programas de este día y del día siguiente.

Lee más

Marzo – 1978

Viernes 31 de marzo
La reunión más importante de este día fue la que se tuvo con abogados y estudiantes de derecho convocados para proponerles las dificultades con que la Iglesia tropieza al pedírsele una ayuda jurídica, legal, en tantos casos de atropellos de los Derechos Humanos.

Tenemos una pequeña oficina que funciona en el Externado San José con el nombre de Socorro Jurídico, pero es impotente para tanto caso que llega de distintos órdenes. Y al mismo tiempo se les sugería organizarse en forma permanente como un equipo honrado de abogados y de estudiantes de derecho a los cuales pudiera acudir la Iglesia en consulta, de aspecto jurídico.

La invitación fue acogida con verdadero entusiasmo porque llegaron cerca de veinte personas entre abogados y estudiantes de derecho. Si se quiere tener el nombre puede preguntársele al Dr. o Br. Roberto Cuéllar, del Socorro Jurídico, él tiene la lista de las personas invitadas y que asistieron.

Entre las cosas concretas que se propusieron con entusiasmo fue la de pedir la Amnistía para los que han sido capturados con motivo de los acontecimientos de San Pedro Perulapán. Y la próxima semana se presentará a la Asamblea una petición en este sentido, pidiendo la Amnistía. También fue acogida la idea de prestar ayuda al Socorro Jurídico y se le encargó al Socorro Jurídico recoger los casos necesitados y enviarlos a los abogados ahí presentes que se ofrecieron a prestar esta ayuda en sus propios bufetes, mientras se tratara de cosas ordinarias y también acudir, cuando fuera necesario, a un trabajo corporativo. También se propuso la idea de organizarse como asociación de abogados y a la que se podían inscribir otros no invitados o de otras partes, a fin de crear un cuerpo consultivo como lo había pedido la Iglesia en sus dificultades de carácter jurídico. Se sugirió también el reunirse periódicamente para tratar estos asuntos.

Les agradecí y les manifesté mi satisfacción por la acogida que prestaron al llamamiento y por la buena voluntad que han manifestado como abogados de conciencia cristiana.

Lee más

Enero – Marzo – 1980

Martes, 1 de enero
Año nuevo. El país amanece tenso bajo estas divisiones en el interior del Gobierno. Una crisis ministerial se va planteando cada vez más clara. Parece que los civiles están convencidos de que se trata de un Gobierno militar que se está inclinando a la derecha y que ellos no pueden continuar en este sentido. Trato de comprender y de orientar y decir que, ante todo, vean el pueblo, al que hay que servir.

Como todos los primeros de mes, tuvimos a las cinco de la tarde la Hora Santa en el Hospital de la Divina Providencia, con asistencia extraordinaria. Hablé de la plenitud de los tiempos, de que habla San Pablo y cómo Dios va haciendo en la historia natural su gran historia de salvación; cómo Cristo se ha insertado en la historia y le da sentido sobrenatural a todos nuestros años.

Miércoles, 02 de enero
He amanecido muy preocupado porque me toca hoy orientar esta junta tan trascendental, pero cuento con las oraciones de los enfermos, de las religiosas, y de todos aquellos que se han dado cuenta del momento trascendental que vive nuestra patria.

En la Junta me asesoraron Monseñor Urioste y el Padre Estrada. Los Ministros civiles y demás miembros del Gobierno, civiles, llegaron puntualmente a las nueve y media. Los militares parece que equivocaron el lugar y fueron al Hospital; sin embargo, llegaron un poco atrasados, pero no querían entrar mientras no hablaran conmigo; como que no habían entendido que iban a dialogar con los civiles y estaban renuentes. Yo les dije que prevaleciera el diálogo en bien del pueblo, y que era necesario hablar, que yo les había expresado claramente que se trataba de una Junta con los civiles. Después de alguna conversación con los militares, el Coronel Gutiérrez dijo que era abierto al diálogo y que lo demostraba asistiendo a la Junta. Le agradecí y los llevé a unirse con los civiles, que estaban en lo alto del Seminario, en la biblioteca, donde tuvo lugar la reunión. Les pedí excusas por la tardanza, ya que eran casi las once de la mañana, y les motivé mi papel de pastor, representante de la Iglesia y de salvadoreño, representante de un gran sector del pueblo, para pedirles en nombre de la Iglesia y del pueblo que llevaran a cabo un dialogo franco, sincero y que pudieran buscar una solución al servicio del país. Que no fueran a dar un nuevo sentido de frustración a este pueblo ya sufrido. Me atendieron con mucho respeto. Yo les agradecí y le invité a abrir el diálogo, exponiendo el fondo del problema, del conflicto, buscando luego las muchas convergencias que hay entre los sectores en conflicto y, finalmente, señalando las divergencias para tratar de superarlas. El Doctor Zamora, Ministro de Gobernación, inició exponiendo el fondo del problema. la ambigüedad de los militares, la derechización, como ellos llaman, con lo cual ellos no se sienten a gusto para seguir trabajando y en vez de ser cómplices de un Gobierno Militar que siga amparando la derecha, prefieren retirarse. El diálogo se abrió muy franco entre militares y civiles; aunque daba la impresión que los civiles no querían creer las promesas de los militares, o no veían claras sus definiciones en pro de la proclama, que el Gobierno ha prometido defender. Al final, sinteticé esta reunión, diciendo que yo veía un ideal, que es el proceso revolucionario que ellos tratan de fomentar. También veía dificultades y señalé todo lo que había oído en esta discusión, como eran las ambigüedades de los militares y otros aspectos negativos contra el proceso de promoción de nuestro pueblo. Y en tercer lugar, les dije, que había también oído caminos de solución, siendo el principal la sinceridad, la comunicación y todo aquello que fomente el acercamiento. Y entre estos caminos ofrecí el servicio de la Iglesia, que se estaba prestando en este momento y que estaba dispuesta a seguir prestando.

Parece que se logró un ambiente cordial y que el saludo final, de despedida, fue muy distinto del de la entrada. Pero lamentablemente, mientras salíamos, se oía ya por radio la respuesta del Consejo Permanente de la Fuerza Armada, en la cual afirmaban su posición militar, sí en defensa de la proclama, pero rechazaban varios puntos como anti-constitucionales de parte de los Ministros, y ésto predispuso, porque a las tres de la tarde que iba a ser la Junta para recoger la respuesta de los militares, ya oían por la radio y ni siquiera les mandaron la respuesta, sino que, tuvieron que mandarla a recoger. Son todas estas cosas las que agriaron nuevamente la situación y que ha provocado ya la primeras renuncias de ministros, a las cuales seguirán otras sin duda.

Por otra parte, no pude asistir…

Miércoles 02 de Enero (Continuación)
Al mediodía tenía la invitación del Señor Nuncio para un almuerzo en honor del Cardenal Lorscheider, pero teniendo aquí la Junta que se prolongó casi hasta las dos de la tarde, le supliqué que me dispensara por esta situación, que bien comprendió él. El Cardenal ya me había previsto de que tal vez no iba a asistir y que para él era mucho más importante mi Junta con el Gobierno y que no tuviera cuidado si no podía asistir allá; conceptos que me ratificó cuando nos vimos después de la Junta y del almuerzo. Ya el Cardenal salía para el aeropuerto, lo acompañé; platicamos muy cordialmente. El lleva buenas impresiones de mi trabajo, de la gente con quien ha conversado y cree que se trata de sugerir personalmente al Papa un refuerzo del Episcopado y una solución más radical a la situación de nuestra Iglesia. El cree que mis actuaciones, después de haber leído las Cartas Pastorales, las homilías y haber conversado con gente imparcial e inquieta de la vida de la Iglesia, es un trabajo que merece el apoyo, lo cual me ha dejado a mi nuevamente confirmado en el trabajo que vamos llevando en nuestra Pastoral.

Jueves, 03 de enero
Desayuno con Sigfrido Munés y el Doctor Chávez, con quienes conversamos de la dificultad del momento. El doctor Chávez es asesor de la Democracia Cristiana y del Gobierno y me dijo que estaba ya negociándose, desde hace algunos días, la participación del Partido Demócrata Cristiano y que ahora, en esta crisis del Gobierno, va a negociar su trabajo político, tratando de salvar la situación.

Después del desayuno, él salió para Casa Presidencial, donde han mantenido reuniones todo este día.

Tuve visitas de algunos miembros del Gobierno y me ha llenado de satisfacción la confianza que tienen con la Iglesia y algún bien que se puede hacer orientándolos desde la perspectiva pastoral.

Viernes, 04 de enero
Esta mañana la dediqué a una reunión con cinco sacerdotes de la Arquidiócesis, con quienes hay algunas dificultades en la comunión más íntima, por aspectos políticos de su Pastoral. Pero dialogando muy a fondo y buscando sinceramente la solución de estas dificultades y desconfianzas, he encontrado mucho valor humano, cristiano y sacerdotal que seguiremos cultivando en ulteriores reuniones. Recuerdo que fueron el Padre Rogelio, el Padre Benito Tovar, el Padre Trinidad Nieto, el Padre Rutilio Sánchez, el Padre Pedro Cortez; asistieron también el Padre Juan Macho y el Padre Walter Guerra que me dieron muy buena ayuda por sus orientaciones tan bien centradas y sacerdotales.

Por la tarde, tuve una visita de Católicos Ecuménicos de Suecia, quienes me anunciaron un premio de Paz de este año para nuestra Arquidiócesis, de parte de los cristianos de Iglesias Libres, que así se llaman las comunidades cristianas en Suecia, ya que sólo el luteranismo es oficial. Dicen que para mayo me anunciarán el premio que significa esta noticia que ellos me han traído y la que yo agradecí, en nombre también de la Arquidiócesis.

Tuve también la visita del Doctor Guillermo Ungo, que acaba de renunciar como miembro de la Junta Revolucionaria de Gobierno, junto con otros políticos, para analizar la situación y ver que siempre hay esperanzas de salida para esta situación tan difícil. Me habló por teléfono el otro miembro de la Junta que ha renunciado, el Ingeniero Román Mayorga, quien se dirige en viaje de descanso a México.

Sabado, 05 de enero
A mediodía llegaron los dos miembros de la Junta de Gobierno, militares, Coroneles: Gutiérrez y Majano. Los atendí con Monseñor Urioste y fue un sincero diálogo de los problemas como ellos los ven y de sus esperanzas de salida. Tuve oportunidad de reafirmar mi pensamiento, buscando siempre un servicio al pueblo, para que no se vayan a poner nuevos motivos de fracaso. Ellos creen que la renuncia masiva ha sido una experiencia muy buena, una crisis, pero que no es propiamente un fracaso. Hay optimismos en ellos, en sus negociaciones con la Democracia Cristiana y también con las negociaciones que se van a propiciar con los grupos populares, para procurar siempre un Gobierno que sea del pueblo y para el pueblo. Almorzaron con los sacerdotes que estaban conmigo ayudándome a reflexionar la situación para la homilía de mañana.

Por la tarde, visita del Rector del Seminario y del Padre Rafael Urrutia, encargado del Seminario Menor y de la Comisión de Seminarios. Al Padre Urrutia le encargué, además, que fuera como mi Secretario particular, que nos mantuviéramos más cercanos ya que es un sacerdote joven, inteligente y activo y, por eso, que procurara por lo menos llamarme por teléfono y venir a comer de vez en cuando al Hospital. Tratamos varios puntos de seminario, ya que, en eso, llegó también el Padre Jesús Delgado y nos dió magníficas sugerencias, entre ellas la de crear ya para este año, al año de propedéutica para que se inicien así los que ingresan a primer año de filosofía y se les dé, más bien, introducciones al Espíritu Sacerdotal, vocacional y todo esto que significaría una especie de noviciado, que no es muy necesario para saber a dónde se han metido quienes han venido a veces de colegios donde no han oído hablar de Seminario ni de vocaciones. Se procurará tener ésto en Domus Mariae; se le pedirá la colaboración al Padre Juan Macho Merino, que tiene allá, en la vecina parroquia de San Francisco de Mejicanos, un grupo de estudiantes pasionistas, y se trató también de dar un año de diaconía a los téologos que van a hacer su cuarto año y que les vendrá muy bien para poderse preparar así mejor, en más comunión con el pueblo, para su futuro sacerdocio; en fin, otras iniciativas de carácter de seminario y apostolado juvenil que resultaron muy útiles en esta reunión improvisada.

Domingo, 06 de enero
Ha sido un domingo muy lleno de trabajo y de satisfacciones pastorales. La Misa de la Epifanía la celebré en Catedral y comparé, en mi homilía, el momento de El Salvador con aquella turbación que el Evangelio nos menciona de Jerusalén, cuando los magos buscan al Rey y que buscáramos, con el mismo espíritu, la salvación de nuestro pueblo que, ciertamente, Dios la tiene; ya que la Epifanía nos muestra que Dios ha venido para salvación de todos los pueblos. después de la Misa hubo una pequeña reunión de prensa, ya que durante la Misa había habido bastantes representantes de prensa, televisión y radio y conversamos sobre los puntos que había dicho en mí homilía y otros aspectos de la situación actual del país. Un periodista suizo, también me suplicó una entrevista más privada para el día siguiente en el hospital.
Luego fui a la Parroquia de Aculhuaca, donde los catequistas habían preparado un bonito grupo de jóvenes y niños para la confirmación. También me aproveché de la celebración de Epifanía para hablar de esa vida de Dios que nos ha traído Cristo y que se sigue repartiendo por medio de los sacramentos. Después de almuerzo, una reunión con el pequeño grupo de pastoral. Noté bastante división y desorientación y que recriminaban bastante al párroco por el descuido en atender las comunidades. Creo que el Padre Crespín tomó nota para poder dar respuesta práctica a esta situación de su parroquia.

Después de almuerzo y un pequeño descanso, fui a la Comunidad de Rosario de Mora, donde las religiosas Oblatas al Divino Amor trabajan y han logrado una comunidad muy viva; se ve mucho acercamiento de jóvenes y niños y se nota, de verdad, que se vive allá el espíritu pastoral y se sigue con verdadera solidaridad la línea pastoral de nuestra Arquidiócesis. Tuvimos una primera comunión con una preparación litúrgica muy bien realizada y después una convivencia con los trabajadores de pastoral, entre la alegría de los niños que reventaban sus piñatas de primera comunión; en fin, un ambiente de familia que es lo que Cristo quiso al fundar su Iglesia, la familia de Dios.

Por la noche, junto con el Padre Moreno atendimos una entrevista que ya se había anunciado de un representante del Bloque Popular Revolucionario, quien nos expuso su pensamiento actual, su análisis de la situación del país, y he notado un cambio bastante grande en su apertura al diálogo con las otras organizaciones, incluso esta invitación que hacen a la Iglesia, la cual aprovechamos para inspirar el seguimiento pastoral que queremos hacer a todos aquellos cristianos que se incorporan a estas organizaciones políticas populares, a fin de que se salvaguarde la fe de esta gente en estas militancias. Para mi fui muy esperanzador este diálogo que quedamos de acuerdo en continuar haciendo. Quedó de venir también el Coronel Guerra, que fue el único militar que firmó con los civiles la renuncia de sus cargos ministeriales y el cual, sin duda por eso, ha sufrido alguna venganza ya que le ametrallaron su carro y milagrosamente no le sucedió nada. Lástima que ya era muy noche y no vino, aunque yo traté de contactarlo por medio del Padre Chus Delgado. Espero que no haya nada trágico en este momento para este coronel.

También hablé por teléfono a Héctor Dada, que fue Ministro de Relaciones Exteriores y que renunció junto con el Gabinete, pero que como miembro de la Democracia Cristiana ha sido colocado en la Junta Revolucionaria de Gobierno. Vino a buscarme por la mañana y le hablé por teléfono para saludarlo. Dijo que solamente venía a buscarme para saludarme y para hablar un poco de una tragedia que ha sucedido en Chalatenango, donde le han informado que hay unos setenta muertos. Yo le expresé que no sabía más que lo que había denunciado en la Misa, de unos cuatro; pero que era interesante esta noticia y que nos informaríamos y que tuviera muy en cuenta estas situaciones, que son las que echan a perder la buena voluntad del Gobierno. Le auguré que tuvieran éxito y que oraríamos mucho para que el país encuentre una solución en la opción que acaba de hacer, de llamar a la Democracia Cristiana para ayudar al Gobierno a resolver esta crisis.

Lunes, 07 de enero
Fui brevemente al Arzobispado y vi mucha vida en las diversas oficinas. En la Comisión de Pastoral se prepara el estudio de las Comunidades Eclesiales de Base; en la Vicaría General también se trataban asuntos de carácter jurídico de la Diócesis. Había varias personas, sacerdotes, religiosas y fieles que visitaban por diversos motivos las oficinas. Platiqué con el Padre Alas, que trabaja en Concepción Quezaltepeque. Sacerdote muy ejemplar, con quien compartimos varios criterios pastorales que me parecen sumamente centrados, sacerdotales. Gracias a Dios, tenemos sacerdotes de mucho fondo espiritual y sacerdotal. También me dí cuenta del preparativo para la Junta del Clero de mañana, que será un retiro espiritual para enmarcar la entrega de las licencias que se hará en forma solemne.

El resto del día lo pasé en la finca de las hermanas Oblatas al Divino Amor, en un pequeño descanso. Pero al regresar, tenía, por la noche, una entrevistas de mucha trascendencia en este momento de la crisis del Gobierno y del país; vienen muchas consultas o visitas a las que, gracias a Dios, se les atiende con las luces que el Espíritu Santo me está dando y que le agradezco tanto, pidiéndole que su Iglesia sea siempre digna de estar presente en los momentos de nuestra historia.

Martes, 08 de enero
La reunión con el Clero resultó sumamente rica de espiritualidad y de reflexión teológica sobre la realidad de la Iglesia y, de manera especial, sobre el sentido de comunión y de misión, para darle a la entrega de las licencias ministeriales de los sacerdotes y a las cartas que, por primera vez, se dan como documento de autorización a las comunidades de religiosas, tuviera un sentido profundamente teológico. Me tocó exponer la meditación de fondo y proponer unos puntos de reflexión que luego se recogieron en un breve plenario para pasar a la Eucaristía en la capilla del Seminario, donde se celebró la solemne concelebración Eucarística, al final de la cual se entregaron, como una misión a toda la Arquidiócesis, estos documentos que autorizan la verdadera misión del sacerdote en las parroquias y pueblos donde tienen que trabajar.

Por la tarde, fui a Santa Tecla; visité a las hermanas Salesianas del Colegio Santa Inés y quise dar un pésame a doña Concepción de Viguer, pero no pude encontrarla.

Hubo algunas llamadas telefónicas en la casa. Escuché por televisión al Doctor Morales Erlich, presentando los criterios del Partido Demócrata Cristiano, que ha asumido un compromiso, pero condicionado, para ayudar a las Fuerzas Armadas a sacar de esta situación de crisis al Gobierno. Creo que fue una exposición muy clara, muy sólida. Un llamamiento al pueblo para acuerpar una salida democrática, que es la más racional en este instante, ya que las otras serían de extrema derecha, que lleva consigo una tremenda represión, o de extrema izquierda, que sería una revolución que costaría mucha sangre también. Hubo también otras llamadas telefónicas que durante el día habían llegado y que traté de conectar por la noche.

Miércoles, 09 de enero
La primera estrevista de hoy fue con un grupo de religiosas Carmelitas de San José, que van a dejar la Congregación para hacer una experiencia pastoral; van a vivir en comunidad y con el compromiso religioso, pero sin pertenecer ya a su Congregación; estarán en la Parroquia de Guazapa. Les exhorté a tomar muy en serio este problema y hacer una experiencia que sea de mucho bien para nuestra Diócesis. Uno de estos domingos iré a celebrar la Misa y a presentar esta experiencia a aquella comunidad.

Otra entrevista de mucha importancia fue con Monseñor Rivera y el Padre Vega y David, el encargado del Secretariado Social, ya que se trata de aclarar la situación en vista de que, Monseñor Aparicio, recién nombrado Presidente de la Comisión Social, ha nombrado Secretario al Padre Juan León Montoya, sacerdote que no está en sintonía con nuestra pastoral y que puede hacer mucho inconveniente en nuestro trabajo; por lo cual tratamos de volver a su origen Arquidiócesano el Secretariado Social, distinto de la comisión social de la Conferencia Episcopal.

Recibí la visita del Doctor Chavéz que ha pasado toda la noche discutiendo en Casa Presidencial el convenio entre la Democracia Cristiana y las Fuerzas Armadas. Ultimamente estaba satisfecho de haber logrado, en todos sus puntos, propuestos por la Democracia Cristiana, la aprobación y aceptación del Ejército, aunque me indicó algunos puntitos que siempre dejan algún riesgo, si no se realizan pronto; como por ejemplo, la renuncia del Ministro de Defensa que, citando también mi homilía del domingo recién pasado, hicieron ver a la Junta como algo muy conveniente para quitar la figura de represión que puede significar este mando militar. Pero advirtió el doctor Chávez que algún compromiso secreto habrá, puesto que todos apoyan al Ministro que el pueblo repudia ya bastante generalmente. Pero en general, el doctor Chavéz tiene mucho optimismo de que esta reestructuración de la Junta de Gobierno con elementos de Democracia Cristiana y elementos libres, progresistas, puede dar buena solución a la crisis tan aguda de nuestro país.

Me visitó el Padre Mauro Yánez, viejo compañero de nuestros estudios en Roma, y aunque fue muy breve la visita, pero fue muy cordial y de muchos recuerdos.

Fui a la Vicaría de Mejicanos, pero ya no encontré a los sacerdotes reunidos, sino sólo hablé con el Padre Juan Macho, a quien acaban de elegir como Vicario de aquella Vicaría, por lo cual estoy yo muy satisfecho, ya que es un sacerdote muy pastoral y muy espiritual. Platicamos de varios problemas de la Vicaría, pero él cree que llevando el trabajo a nivel de equipo vicarial, todos estos problemas de la Vicaría se irán resolviendo con la ayuda del Señor. Le entregué mi retrato para su comunidad, otro para Domus Mariae y otro para la hermana belga que trabaja cuidando aquella casa de reuniones pastorales y que posiblemente sirva como local para nuestro año de propedéutica del Seminario Mayor.

Por cadena radial se oyó al mediodía la integración completa de la Junta de Gobierno, con dos militares ya conocidos, coroneles Majano y Gutiérrez, y con tres civiles, dos de la Democracia Cristiana, el doctor Morales Erlich y el ingeniero Héctor Dada, y un elemento independiente progresista, un médico de apellido Arévalo, creo. Pero en el ambiente político popular todavía no ha arraigado la confianza en la solución de la Democracia Cristiana aliada con el Ejército y se oye, más bien, la opción por la insurrección popular, que fomentan los grupos de izquierda. Estos han recibido hoy un golpe publicitario muy grande, ya que el ex-Ministro de Cultura, el Licenciado Samayoa, públicamente se retira a la clandestinidad en el Movimiento de Liberación Popular Farabundo Martí. Ha causado gran revuelo la noticia y se comenta de diversa manera. En mi entrevista por radio, dije que, primero era respetar su opción, desde luego que la habrá tomado muy en conciencia y sacar las lecciones de esta opción, lo cual denuncia la cerrazón de la extrema derecha que no admite soluciones pacíficas, sino los medios violentos que propician estos grupos de izquierda y también la culpa del Ejército que ha acostumbrado a reprimir las aspiraciones de un pueblo y el cual cree que no hay otra manera de defenderse sino con la misma arma: ¡la violencia!.

«Ojalá», decía yo en mi comentario, «que este caso del Licenciado Samayoa haga pensar que va quedando poco margen para soluciones pacíficas racionales, y que hay que urgir a todos los que puedan hacer algo, para que esta solución pacífica y racional lleve adelante los cambios y no haya necesidad del baño de sangre que se ve venir».

Don Ernesto Rivas Gallont me trajo la respuesta del Gobierno de Sur Africa y de la familia del ex-embajador Dunn, que está secuestrado, y en la respuesta se pide a los secuestradores que tengan en cuenta los esfuerzos que se están haciendo y que no pidan condiciones superiores a la capacidad tanto de Africa del Sur como de la familia Dunn. Yo soy el medianero y espero que vengan los elementos clandestinos a llevar esta correspondencia, a la cual agregué una carta mía haciendo un esfuerzo por salvar la vida del señor Dunn.

Platicamos con el Padre Moreno y Monseñor Urioste sobre asuntos de la Secretaría de Comunicación Social. Esperábamos una entrevista de miembros del Bloque Popular Revolucionario, pero no vinieron.

Jueves, 10 de enero
La superiora del Colegio de la Divina Providencia trajo una carta en nombre de la Superiora General de la Congregación de Pasionistas, anunciando que no pueden seguir sosteniendo la comunidad de religiosas de San José Villanueva. En privado conversamos varios aspectos que motivan esta remoción y la Madre General se ofrece a explicármelo mejor cuando venga a fines de este mes.

Hubo tres reuniones importantes en la oficina de la Arquidiócesis esta mañana. Una con los Vicarios y Cancilleres para tratar asuntos de algunos sacerdotes y situaciones parroquiales; otra del Seminario para estudiar los informes de los seminaristas y otra de la radio YSAY, para estudiar aspectos legales de esta Sociedad Anónima, del auditor, que actualmente no tiene, y en cuanto a difusión de pensamiento, estudiar los comentarios de YSAX al mediodía. El conflicto principal con el nuevo gerente, señor Napoleón Navarro, es que él quiere tener mejor conocimiento y hasta censurar este aspecto que tiene mucha trascendencia; en lo cual me parece que es justo su deseo, pero por otra parte, no quiero que se pierdan estos valiosos comentarios que ya son muy escuchados en nuestra Emisora.

Por la tarde, tuve la visita del padre encargado de la Compañía de Jesús para asuntos centroamericanos en Roma, junto a la Curia generalicia de los jesuitas. Con él vinieron otros jesuitas con quienes platicamos varios aspectos de nuestra actual situación y de la Iglesia. El Padre Arrupe mandó un saludo especial que yo también le respondí con fraternal cariño, agradeciéndole su apoyo y solidaridad.

La otra visita importante de esta tarde fue la del Ministro de Defensa, Coronel García, junto con el Subsecretario. Expresaron ampliamente sus deseos de transformación en el país y cómo era injusto que se les calificara de «derechizar» el movimiento. En forma concreta, se refirió a mi denuncia del domingo en que pedí la renuncia de este Ministro, ya que era lo que a mí me parece conveniente, después que todos los demás ministros han renunciado y él sigue siendo una figura que entorpece la credibilidad de este proceso de transformaciones en el país. Hubo una amplia conversación que duró casi dos horas.
Visita también de miembros de la Iglesia Enmanuel para tratar asuntos de la próxima celebración de la semana ecuménica. Finalmente, el Padre Gregorio Rosa, me hizo algunas observaciones al trabajo que pienso presentar en Bélgica y del cual debo de perfeccionar varios detalles.

Viernes, 11 de enero
Está mañana ha habido varias visitas de carácter particular, pero algunas de carácter más oficial y transcendente, como fue la entrevista con el Gerente de la YSAX, dilucidando el problema de los comentarios del mediodía. El conflicto ha surgido especialmente por un comentario acerca de la opción del Licenciado Salvador Samayoa, que después de ser Ministro de Educación se ha ido a la clandestinidad, a las FPL, y se presenta el comentario casi elogiando esta actitud y animando a seguirla, ya que parece no haber otra opción en el momento. Esto pareció como una incitación a la insurrección y por eso no se ha dejado publicar en la radio, lo cual ha suscitado tensiones en el grupo de comentaristas. Vino el Padre Estrada y dialogó con el Gerente, Navarro, y con Monseñor Urioste y quedó convencido de las razones que se tuvieron para suprimir este comentario. Por mi parte, les supliqué que siguieran prestando este servicio de solidaridad con la línea de nuestra Iglesia.

Otra visita importante fue la del Doctor Rubén Zamora, del Partido Demócrata Cristiano, quien venía más bien en un carácter particular a buscar un poco de fortaleza, consuelo y orientación, ya que el momento para el partido es sumamente difícil, habiéndolo dejado casi a él sólo para salvar la situación del país, mientras, al otro lado, están las Organizaciones Populares que se unen como para combatir esta alianza del Partido Demócrata Cristiano con el Ejército. Traté de decirle que como hombre de fe y de esperanza, tiene que servir con generosidad al país, y las mismas vicisitudes y riesgos hay que aceptarlos con rectitud de intención; creo que fue satisfecho en su consulta, más bien de carácter espiritual. Por mi parte, creo que debo de animar la esperanza de todos los que sienten la preocupación por el país en un momento tan difícil.

Vino también a exponerme los desórdenes que se notan en la oficina de Cáritas la nueva Gerente que está con muy buena voluntad. Yo le dije que no se desanimara y que, precisamente, por eso se le había llamado, para ayudarnos a que funcionara una verdadera Cáritas de la Arquidiócesis.

El Padre Ramón Vega que va a ser secretario del secretariado social, va a ser también el encargado de Cáritas. He firmado varios nombramientos de Vicarios cooperadores. La Capellanía del Asilo Sara también se la he confiado al Padre Bernardo Amaya. Los padres del Oratorio, que han sido disueltos y buscan el trabajo en la Arquidiócesis, sirviendo a las parroquias de Colonia Luz y 10 de Septiembre, se han organizado como en un equipo para administrar estas dos parroquias. El Padre Brito me enseñó una carta bastante impresionante del Padre Fernando Abad, que se encuentra en Colombia, un poco incierto de su situación pastoral y diocesana. Le mandé decir que viniera, que había mucho trabajo y que nos organizáramos para que no sintiera esta situación psicológica difícil que está viviendo.

El diácono Pedro García, que ha venido de La Ceja, Colombia, me ha dado mala impresión porque quiere hacer prevalecer su ansia de ser sacerdote cuanto antes y no quiere someterse a la prueba del diaconado, que por experiencia, tenemos que poner en nuestra Diócesis. Su último rasgo ha sido una carta pidiendo la excardinación, porque no puede trabajar en la línea de nuestra Arquidiócesis y que ya tiene un obispo que lo va a recibir. Vamos a pedir a qué obispo se refiere, porque tengo que informar su actitud, pero antes lo llamaré pastoralmente para que reconsidere sus pasos.

Por la tarde, una visita muy importante de un periodista que cubre ochenta medios de comunicación social y tuvimos más de una hora una entrevista en la que, gracias a Dios, supe expresarle con la mayor precisión posible la posición de la Iglesia. El me expresó que por todas partes del país y en los diversos sectores con quienes ha conversado, existe mucho respeto y solidaridad conmigo, lo cual le agradecí, diciéndole que mi actitud era, precisamente, de libertad para juzgar las actuaciones de todos desde la luz del Evangelio y, sin duda, por ésto la verdad siempre brillará.

Por la noche, el Padre Paulino que va a tener a su cargo el grupo de estudiantes, vino a visitarme para determinar los últimos detalles de su residencia en nuestra Diócesis. Ha quedado que tomarán la Parroquia de Lourdes y para eso se le comunicará, ya le dije al Padre Cortez, como Vicario General, que le comunique al Padre Mateo Quijada que la Parroquia de Lourdes, que hasta ahora ha sido encomendada a él, se encomendará a esta comunidad Paulina. Los estudiantes Paulinos, igual que los pasionistas ya antes, van a tener a su cargo, además de su estudio en el Seminario, esta tarea pastoral de la parroquia de Lourdes.

También me visitaron un católico y dos bautistas, que están organizando la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos; les agradecí su iniciativa y les he ofrecido todo mi apoyo, ya que es una de las ideas que el Concilio ha impulsado para la Iglesia moderna, el Ecumenismo.

También platiqué con un empresario joven, progresista, que siente el conflicto tan tremendo del momento, frente a una oligarquía a la que él pertenece, por categoría económica, pero de la cual está muy lejos por su sensibilidad social; con otros de iguales sentimientos, tratan de ser colaboradores en las transformaciones del país y piden orientación y apoyo, que con mucho gusto les dí de mi parte.

He tenido otras llamadas telefónica a varias personas que han querido hablar conmigo y terminamos ya muy noche nuestra tarea, pero con la satisfacción de haber hecho algo por el Reino de Dios.

Olvidaba decir que también el Padre Chus Delgado y Aníbal Romero me han ayudado a expresar mejor lo sentimientos pastorales en el discurso que, Dios mediante, pronunciaré en la Universidad de Lovaina, con motivos de mi Título de Doctor Honoris Causa el próximo 02 de febrero.

Sabado, 12 de enero
Hacia el mediodía me llamó el Coronel Gutiérrez, de Casa Presidencial, para pedirme si podía mediar en el asunto de la ocupación de la Embajada de Panamá donde además está como rehén el Embajador de Costa Rica. Fue, de parte del Arzobispado, a platicar con los ocupantes, que son las Ligas Populares, un bachiller del Socorro Jurídico, pero no quisieron aceptar esta mediación, pues ya la han pedido los Embajadores de Venezuela y México; así respondí al Coronel Gutiérrez y agradeció, por lo menos, nuestra buena voluntad. Pero la situación ha seguido lo mismo en la Embajada de Panamá.

Supimos por la tarde que, en Arcatao, las dos religiosas guadalupanas habían sido capturadas como rehenes, por un Guardia Nacional, que ha sido capturado por alguna Organización Popular. Nos dirigimos al Ministro de Defensa y éste mandó de la Guardia Nacional que fueran a investigar y, gracia a Dios, a media noche, regresaron las hermanas, las cuales informaron que, efectivamente, habían estado prisioneras, separadas, con la amenaza de que, si no aparecía el guardia que habían capturado las agrupaciones, las iban a matar a ellas.

Almorcé con los sacerdotes Fabián Amaya, Monseñor Urioste, Rafael Urrutia y la señorita Doris Osegueda, para asesorarme de la situación de la semana. Es interesante el criterio de Iglesia con que se orienta esta consulta, que yo siento necesaria para mi homilía.

Por la tarde, la visita de un periodista mexicano, que cubre unos ochenta medios de comunicación social. La conversación se prolongó por más de una obra y resultó muy interesante acerca de la situación del país y del papel que la Iglesia está jugando en este momento.

Domingo, 13 de enero
Celebré como de ordinario la Misa de domingo en Catedral con bastante asistencia. El tema fue el bautismo de Nuestro Señor y nuestro bautismo, que nos compromete a ser mejores ciudadanos; hubo aplausos, como otras veces; hubo agentes de televisión de Guatemala y de «algotro» país. Después de la Misa, unos obreros de fábricas en huelgas se tomaron la Catedral. Me indicaron que no se trataba de una ofensa a la Iglesia, sino de pedir una presión para poder dialogar con la parte patronal, que se niega, en esta huelga, y que afecta a muchos obreros, y me pedían que hiciera yo el papel de mediador para acercar a los patronos y dialogar con ellos. Les ofrecí mis servicios, pero también les hablé de que no era conveniente esta actitud de tomarse el templo porque estorban el culto de nuestra Iglesia; sin embargo, ha seguido ocupada todo este día. Después de Misa tuve una rueda de prensa y también de televisión, en la cual se hicieron las preguntas de costumbre sobre la situación del país; los periodistas temen, y por eso dicen que tendrán que seguir aquí en El Salvador, cualquier desenlace que pueda venir sobre todo si es de carácter sangriento. Esperamos que sean prudentes los hombres y sepan negociar a tiempo. Lástima que hay mucha gente animada por este espíritu de violencia y ya están llamando casi a la Insurrección Popular.

Por la tarde, fui a San Pedro Perulapán, donde el Padre Solórzano dirigía una reunión de laicos de todo el departamento de Cuscatlán; conversé con ellos y se ve que hay muy buenos laicos que son una esperanza para nuestra Iglesia. En la Misa, la Hermana Beatriz, una de las dos que fueron capturadas en Arcatao, dirigió la palabra y expuso la situación de Arcatao, donde según habían amenazado, si a las dos de la tarde no devolvían al guardia prisionero, iban a hacer un operativo muy cruel en aquella región. Se hizo un llamamiento, tanto a los que tienen al guardia para que lo devuelvan, como a la Guardia para que no vaya a proceder con espíritu de venganza. También una Comisión Ecuménica aprovechó la cátedra de la homilía para invitar a celebrar el Octavario de la Unidad, que como siempre será del 18 al 25 de enero.

Lunes, 14 de enero
Está mañana, tuvimos la reunión de Senado Presbiterial; se habló de mi próximo viaje a Bélgica. Se me recomendó ir a Roma llevando informes objetivos para cotrarrestar cualquier parcialidad que allá pudiera filtrarse. Se habló también de la renovación del Senado y de los vicarios, el próximo mes de marzo. Luego, entramos de lleno a analizar la situación política del país y gocé mucho viendo la madurez de mis sacerdotes en esta reflexión realista, a pesar de tener criterios diversos en política. Sin embargo, hay una sola visión pastoral y noté crecimiento en el sentido de Iglesia. Por lo cual, los felicité y les supliqué seguirme asesorando para que en este mar revuelto de la política de la patria, nuestra Iglesia sea conducida con criterios evangélicos y pastorales que la hagan útil, precisamente, a este torbellino que nos rodea.

Estuve esperando los mensajes de las Fuerzas Liberadas para tratar el asunto del secuestro del Embajador de Sur Africa, pero no vinieron; espero que, mañana, vengan a recoger una respuesta interesante.

Por la noche, tuve un análisis de carácter psicológico con el Doctor Semsch, quien reafirme que la posición que estoy tratando de llevar es la correcta; una línea vertical que haga honor a la predicación, a la mentalidad de la Iglesia. Analizamos algunos puntos negativos y ha sido para mí una reflexión muy enriquecedora psicológicamente.

Este día también fui a visitar a las dos hermanas guadalupanas que sufrieron recientemente en su comunidad de Arcatao. Allá fue prisionero de un grupo de organizaciones populares un guardia nacional y quisieron hacer como rehenes a las dos religiosas y a un hermano que estaba con ellas trabajando en Arcatao; las llevaron a la cárcel y las amenazaron que, si no aparecía el guardia nacional, ellas iban a sufrir las consecuencias: ¡las iban a matar! Aquí acudimos al Gobierno y gracias a esta intervención fueron a recogerlas, lo cual pareció una cosa muy difícil, ya que el Director mismo de la Guardia dijo que cuando estos agentes se insurrecionaban, no obedecían a ninguna autoridad, pero, gracias a Dios, las religiosas pudieron volver. Llegaron a medianoche, casi a las dos de la mañana, y fueron entregadas después de pasar por el cuartel general de la Guardia, en el Arzobispado, donde las recibió el Padre Rafael Urrutia y el Padre Salvador Colorado. Ellas están muy apenadas con los sufrimientos de aquella gente, ya que de no aparecer el guardia, sin duda que habrá venganzas muy crueles en todo aquel sector.

A últimas horas de la noche, me llamó la Directora del Colegio Guadalupano para decirme que la Superiora General había ordenado que se fueran para México las dos hermanas, mientras pasaba el peligro que aquí pueden correr. Yo objeté que no era para tanto, y que podían, en el mismo colegio, pasar unos días; sin embargo, es orden superior y mañana el Vicario General, Monseñor Urioste, irá a hablar con las guadalupanas para dar la opinión de nuestro Arzobispado y ver si en este diálogo se hace con más tranquilidad el enfrentamiento de esta situación.

Martes, 15 de enero
Este famoso día del Señor de Esquipulas en nuestra Arquidiócesis se celebra en San Bartolomé Perulapía, en Colón y en Aguilares, donde al Santo Cristo se le da el título del Señor de las Misericordias. A esta comunidad fui a celebrar la Santa Misa; la iglesia estaba repleta de gente; íbamos a inaugurar la clínica asistencial que atiende allá un médico muy abnegado junto con el Padre Octavio Cruz y las religiosas Oblatas al Sagrado Corazón. Hay muchos catequistas y hay comunidades muy vivas, recuerdos del Padre Grande y de los jesuitas que trabajaron tan intensamente en aquella pastoral. Quedé muy satisfecho de la vida de aquella liturgia. Mi mensaje fue enfocar «EL CRISTO CRUCIFICADO CON SU MISTERIO DE ENCARNACION, DE CRUCIFIXION Y DE RESURRECCION», como camino y meta de la promoción humana que todos dentro de nuestra evangelización tenemos que hacer.

Por la tarde, vinieron los mensajeros de las FPL a llevar la respuesta de parte de la familia del señor Dunn, ex-Embajador de Sur Africa, que está secuestrado. Envié…

Martes, 15 de enero (continuación)
Envié una respuesta a las FPL, por medio de las personas encargadas de esta comunicación. En ellas iba la respuesta de la familia del señor Dunn y también una carta mía en que invocaba los valores humanos para que se diera libertad a este pobre hombre, cuya esposa está gravemente enferma.

Relacionados con este mismo secuestro, estuvieron don Ernesto Rivas Gallont y otro pariente que, independientemente de don Ernesto, quiere que represente yo mejor a la familia y sea el único trámite para acelerar la resolución de este penoso asunto.

Vino también a conversar un delegado del Bloque Popular Revolucionario y lo atendimos junto con el Padre Rafael Moreno y es admirable cómo tienen capacidad de análisis y tienen ideas políticas muy claras. Por nuestra parte, más bien tratábamos de ver lo que interesaba para la misión de la Iglesia.

Junto con un grupo ecuménico, preparé la grabación para la entrevista de mañana. Un tema muy agradable y ameno fue el del ecumenismo, bajo diversos aspectos desarrollado en forma de una conversación de carácter natural.

Monseñor Urioste me informó de su visita a las religiosas guadalupanas donde están decididas a llevarse a México las dos religiosas que sufrieron persecución en Arcatao. También me informó Monseñor da la reunión con los comentarios de YSAX para resolver un impasse en que se encontraba este programa. Todavía quedaron alguna cosas por resolverse últimamente.

Miércoles, 16 de enero
Desde anoche, como a las once, el Padre Fermín Sáinz me anunció la visita de la esposa de don Jaime Hill, secuestrado por el ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo) y han señalado para este día, a las siete de la noche, su ejecución si no se cumplen las condiciones que han puesto y que, confidencialmente, me explicaron que se trata de veinte millones de colones y que ellos han hecho todo lo posible por conseguirlos y no han podido alcanzarlos, dada la situación de congelamiento de los bancos y otras leyes que les imposibilitan conseguir, ni siquiera prestada, una cantidad tan exhorbitante y han venido a pedirme la mediación, que diga unas palabras por radio, para que las oigan los captores, sobre la situación tan difícil de la familia, pidiendo una prórroga a este plazo perentorio y una negociación para cubrir lo posible esas condiciones. Yo hice una grabación para que la pasen por la YSAX, en este sentido de llamamiento, y ellos las pasarán también por otras emisiones de radio.

Salí luego para San Miguelito, en Chalatenango, donde había una celebración de Corpus. Fue una llegada muy cariñosa. Niños con ramos de pino en sus manos y una subida pintoresca a la altura de la Ermita y del grupo escolar donde fue la Misa con mucha concurrencia de gente. En la Misa, tomaron la palabra algunos laicos que expresaron, en forma sencilla pero muy cordial, su solidaridad con el pastor.

Por la tarde, al regresar, traía la inquietud de ver alguna respuesta a mi llamamiento, pero no ha habido más que una confirmación de las condiciones que se publicaron por algunas emisoras, diciendo que prolongan, pero por corto tiempo, el plazo y que pueden, perfectamente, esta familia, hacer uso de su dinero que tienen en el extranjero y no aceptan ninguna otra negociación.

Recibí también la visita del Padre Estrada con Eddie Stein, quienes se preocupan del programa del mediodía, los comentarios de la YSAX. Yo he visto también la conveniencia de que sea una voz de la Emisora, pero les pedí que se sometieran a una previa censura para evitar los conflictos que han llevado a suspender este programa por estos días.

Hablé también con Monseñor Rivera por teléfono para manifestarle mi sorpresa acerca de la Conferencia Episcopal y mi propósito de no asistir a la próxima reunión.

Recibí llamado telefónico de Monseñor Marcos McGrath, el Arzobispo de Panamá, quien también fue solicitado de hacer un llamamiento a propósito del secuestro mencionado y me dijo que lo había hecho, pensando que no tendría yo inconveniente y que había aprovechado para hacer un llamamiento también para unas soluciones pacíficas en El Salvador. Supe también que se había referido al asunto el señor Arzobispo de San José de Costa Rica, a través de la Cadena Centroamericana de Radio.

Tuve una entrevista con un periodista brasileño sobre la situación del país y el papel de la Iglesia. Este día se comenzó en Domus Mariae una serie de estudios sobre Comunidades Eclesiales de Base que va a durar tres días. Lamentablemente, yo confundí la fecha y me comprometí con una salida estos dos próximos días a La Palma, por lo cual, supliqué a Monseñor Urioste que estuviera presente y cuidara mucho el sentido eclesial de esta reunión. Según me informó, el trabajo del primer día ha sido muy positivo y que él no tiene preocupaciones mayores ya que todo ya procediendo bien.

Hoy terminamos el discurso que voy a pronunciar en Bélgica y mañana, primero Dios, lo mandaré por correo aéreo de entrega inmediata. Los detalles de mí viaje están ya también precisados. Iré por Iberia a Madrid, Roma y de allí a Bélgica, para aprovechar en Roma algunos negocios con las Congregaciones de Obispos, de Seminario y visitar a Monseñor Pironio y, si es posible, también la Secretaría de Estado.

Jueves, 17 de enero
Desayuné con Monseñor Rivera y comentamos la situación de la Conferencia Episcopal y nuestras relaciones pastorales.

Luego me fui para La Palma, donde el Padre Vitto Guaratto me ha preparado dos días de visita pastoral. Salimos de La Palma inmediatamente para San Ignacio, el pueblo filial de esta parroquia, donde un grupo pequeño, pero muy cariñoso de cristianos, me dió la bienvenida y celebramos en la Iglesia una bonita ceremonia de confirmación y primera comunión. Platicamos, al final, con el grupo que ayuda más íntimamente al padre, me pidieron que fundáramos allá una comunidad de religiosas y conversamos con el padre de la posibilidad de llevar dos o tres hermanas Franciscanas. Almorzamos en La Palma y nos fuimos inmediatamente a las pintorescas cumbres de Las Pilas, una carretera sumamente empinada. El jeep se nos descompuso a medio camino, pero aprovechamos el otro jeep que llevaban las hermanas que trabajan en Citalá, otra población filial de La Palma. Pasamos por un lugar que se llama Miramundo, y es la cumbre más alta de El Salvador, a dos mil doscientos metros de altura, y de allí descendimos un poco hacia el valle pintoresco rodeado de pinos de Las Pilas, a donde convergieron otros cantones de aquellas cumbres. Celebramos una preciosa Eucaristía, fuera de la Iglesia porque la muchedumbre no cabía. Una acogida muy cariñosa y se celebraron varias primeras comuniones y muchas confirmaciones preparadas por los catequistas de aquel lugar.

Descendimos ya por la noche, después de haber escuchado muchos mensajes de aquellos fervorosos católicos. El Espíritu Santo hace maravillas en esta gente sencilla, que por otra parte, son promovidos por la Revolución en el Espíritu, que este padre franciscano fomenta con bastante equilibrio.

Después de una noche tranquila en La Palma, celebramos allí, por la mañana, una concentración de fieles venidos de las diversas regiones de la parroquia. La Iglesia estaba repleta, hice muchas confesiones, dimos la absolución general, con la condición de que se confesaran después, y celebramos primeras comuniones y muchas confirmaciones, bien preparadas. En la noche habíamos tenido una reunión con los principales dirigentes de la parroquia que colaboran con el sacerdote. Visité con el padre, luego, la obra que está haciendo: Un centro que es una verdadera universidad campesina, con bastante trabajo, pero una obra muy bien hecha, donde se darán cursos, o se darán retiros espirituales, etc…
El saldo de esta visita es muy positivo y me parece caracterizado por una conciencia de Espíritu Santo, a través de la Catequesis para las confirmaciones. Me dí la idea de que es una gente muy capaz de captar esta revelación que Cristo nos trajo del Espíritu Santo y que lo viven con bastante intensidad, con mucha piedad. Les agradecí por ese tesoro de oración que surge allí y que es como el pulmón, la respiración de la Iglesia. Después de almuerzo, colmado de dones y cariño de esa gente, regresé a San Salvador, donde me esperaba una tarde bastante ocupada.

Se inauguraba esta noche la reunión Ecuménica; ocho días de oraciones por la unidad de los cristianos. Pero no pude asistir a su inauguración porque había en el Hospital de la Divina Providencia visitas muy importantes de problemas que abundan en estos días. Tuvimos también una cena de reflexión sobre la realidad de El Salvador que me pareció bastante iluminada, a pesar de lo complicado de la situación.

Sabado, 19 de enero
Caracteriza esta mañana la reunión general de la CONFRES, donde desarrollé el tema del servicio de la vida religiosa en la situación actual del país, invitándoles a identificarse con la línea de la Arquidiócesis, ya que constituye una de las señales de autenticidad religiosa el saber adaptarse al trabajo pastoral de la Iglesia particular donde trabajan.

Tuve visitas de las familias de los secuestrados, de la familia Hill y del ex-Embajador de Sur Africa. Y abrigan esperanzas, tienen gran confianza en la Iglesia, acuden a ella, agradecen toda intervención. Trato de darles, sobre todo, consuelo y mucha confianza en Dios y de aceptar lo que él disponga y de mantener alto el espíritu para orar y para confiar.

El Padre Moreno y la señorita Doris y el Padre Rafael Urrutia se reunieron conmigo para elaborar el resumen de la semana que me servirá para la homilía.

Domingo, 20 de enero
Estando ocupada la Catedral por sindicatos que reclaman la apertura de sus fábricas que dicen ellos que han sido injustamente cerradas; litigio en que también la Iglesia ha intervenido, tratando de llamar a diálogo a la parte patronal, pero sin lograrlo y por eso la Catedral continúa ocupada, tuvimos que celebrar la Misa dominical en la Basílica del Sagrado Corazón con la asistencia que suele acudir a la Catedral. El pasaje evangélico de las Bodas de Caná me dió la oportunidad de hacer una homilía de optimismo y de alegría, ya que Dios ha querido revelar el Misterio de Cristo y de la Redención bajo el signo de un festín de bodas y que, a pesar de las dificultades y problemas, como el que detectó la Virgen en aquellas bodas, confiaba siempre en la Iglesia porque Cristo está presente en los problemas y dificultades.

Después de la Misa, fui a San Francisco, en Mexicanos, donde se coronaba una vigilia de oración y una profesión de fe, que arrancaba de San Antonio Abad, donde murió hace un año el Padre Octavio Ortiz y cuatro jovencitos que hacían retiro espiritual, y de campaña, frente a la Iglesia de San Francisco, en el Instituto que construyen las hermanas Carmelitas. Una gran muchedumbre asistió a la Eucaristía que concelebramos con los sacerdotes de la Vicaría de Mejicanos y otros amigos del Padre Octavio. Prediqué en la homilía de los dos ámbitos de nuestro mensaje liberador cristiano, la trascendencia, desde donde Octavio y los muertos nos hablan, el fin y el destino de nuestro reino en la tierra, y la tierra, donde nosotros todavía tenemos los pies puestos, para encarnar ese mensaje trascendente, en la medida en que aquí trabajemos por la liberación de nuestro pueblo, por la redención cristiana del mundo, así tendremos también una parte en aquel cielo que es premio trascendente, de los trabajos de la tierra.

Me costó salir porque había mucha gente que saludaba.

Fui a almorzar con las hermanas Oblatas al Divino Amor del Colegio de la Sagrada Familia. Sentí mucho no aceptar la invitación del párroco, que junto con todos los sacerdotes iban a almorzar en Mejicanos, pero yo me había comprometido con esta comunidad religiosa y me esperaban ya para llevarme.

Por la tarde, nuevo encuentro con las familias de los secuestrados. Tengo también un mensaje de los secuestradores del ex-Embajador de Sur Africa y conversamos con las difíciles circunstancias que se proponen como condiciones. A este propósito, también me llama, desde Estados Unidos, la hija del ex-Embajador, sumamente, afligida; traté de darle ánimo y orientarle hacia algunas gestiones que se pueden hacer.

Por la noche, me visitó el Doctor Saca, para Despedirse, porque se va para Estados Unidos con su familia, a instalar su familia y volver. Me dijo que estaba enfermo en su clínica el Coronel Gutiérrez, uno de los miembros de la Junta Revolucionaria de Gobierno, y le supliqué que me llevara a verlo. Platicamos, traté de animarlo y de darle el consuelo que la Iglesia suele dar; lo vi bastante sereno, aunque sé que los problemas en el Gobierno son muy difíciles.

Lunes, 21 de enero
Esta mañana, tuve reunión con el Senado Presbiterial para continuar y poner al día nuestro análisis sobre la situación del país y, sobre todo, para ver la actitud que, como Iglesia, debemos de tomar en la Arquidiócesis. Se expuso cómo hay en el ambiente una psicosis, como si todos esperaran próxima una guerra civil. La manifestación que han anunciado para mañana las Organizaciones Políticas Populares, ha causado mucha impresión y la expectativa casi equivale a una espera de la guerra civil. Hemos analizado la situación y es, ciertamente, grave, pero nuestro deber como Iglesia es mantener esperanza y ser superiores a todas las falsas noticias y tratar de vivir en la realidad y, sobre todo, en la conciencia íntima con nuestro Dios. Inculcar ésto a nuestras comunidades es el deber primordial de esta hora.

Respecto a mi viaje a Bélgica, quedamos que nos vamos a reunir dentro de dos días, después de la manifestación, para ver cómo están las cosas y ver que conviene hacer. También se suspendió la reunión de pastoral que se había programado para mañana, en atención a este nerviosismo también.

Entre las visitas que llegaron, la del Diácono Pedro García, que me ha causado mucha desilusión. Después de haberlo formado en La Ceja, en Colombia, él se empeña en irse de la Diócesis porque cree que, en conciencia, no puede seguir las líneas pastorales de nuestra Arquidiócesis. Traté de convencerlo de su error y de que advirtiera, también, como en nuestra Arquidiócesis hay un sano pluralismo, donde caben todas las tendencias con tal que sean legítimamente pastorales. Sin embargo, está dispuesto a irse. Yo le puse dos condiciones; primera, que me dijera a qué Diócesis iba para dar un informe en conciencia y descargar así yo también mi responsabilidad; y segunda, que recuperara a la Arquidiócesis los gastos económicos que se han hecho en él.

Hubo también un contacto con los secuestradores del ex-Embajor de Sud Africa, quienes piden datos sobre el médico que anunciaron que podía ir a verlo. Aproveché de mandarles otros datos que conviene que ellos sepan en favor siempre de la liberación de este pobre secuestrado.
En la radio, a propósito de los comentarios, he tratado de presionar un poco para que no nos dejemos llevar de la cobardía; verdadera prudencia sí; censura, también, racional, pero que no dejemos los programas de los comentarios, ya que son de mucha utilidad para orientar a nuestro auditorio en este momento tan confuso.

El hecho más consolador de este día fue la celebración que tuvimos a mediodía en Apulo, en el Hogar Santa Teresita, donde se ha inaugurado el Seminario de vocaciones tardías. Un grupo de jóvenes que ya pensaban que era imposible para ellos el estudio del Seminario, han encontrado junto con el Padre Fabián, Vicario Episcopal de Chalatenango, una experiencia para poner al día sus estudios y poder continuar en estudios eclesiásticos. Fue hermoso el oirlos, la alegría de su esperanza renacida. Juntamente con esta experiencia, nos sorprendió la promesa de tres jóvenes, que durante varios meses han venido madurando la idea de constituir una comunidad, con promesas de votos religiosos por un año, y a vivir encarnados en la comunidad de Ilopango. Otra experiencia que también vivimos es la de cinco Carmelitas que han dejado la Congregación, pero que continuarán unidas sin dejar su espíritu religioso y de servicio a las comunidades de la Arquidiócesis. Residirán en Guazapa y a mi regreso de Bélgica iremos a celebrar la ceremonia de su incorporación a aquella comunidad. También fue en esta ocasión en que el Espíritu Santo ha mostrado tantos dones, donde dí la confirmación a un estudiante novicio jesuita que tiene que irse a continuar su preparación a Panamá y que recibió en medio de aquel ambiente tan carismático esta preciosa dádiva del Espíritu Santo.

Martes, 22 de enero
Este día fue marcado por la tragedia. Las Organizaciones Políticas Populares organizaron una manifestación conjunta, se dice que la más grandiosa de toda la historia de nuestra nación. Efectivamente, desde el monumento del Divino Salvador arrancaba hacia el centro de San Salvador por cuadras y cuadras; pero a la altura del Palacio Nacional, se inició un tiroteo que desbandó esta preciosa manifestación, que era una fiesta del pueblo. Se refugiaron en las Iglesia, en los almacenes y todos los lugares adyacentes, pero quedaban varios muertos en la calle y también muchos heridos, los que fueron llevados a los centros asistenciales, mientras los muertos se recogián después de ser reconocidos por los jueces. Sólo en la Catedral había por la noche once cadáveres. Ha sido un misterio, porque inmediatamente me hablaron de casa presidencial alarmados por lo que había sucedido y asegurando que los cuerpos de seguridad…

Martes, 22 de enero
Este día está marcado por la tragedia. En 1932, este día se inició allá por occidente, la gran masacre del General Martínez contra una llamada Insurrección Comunista. Conmemorando ese aniversario, se organizó una manifestación de las Organizaciones Populares Política y otras organizaciones de izquierda en San Salvador. Se dice que es la manifestación más grandiosa de la historia nacional. Efectivamente, desde el monumento del Divino Salvador arrancaba esta manifestación hacia el centro de San Salvador, llenando cuadras y cuadras. A la altura del Palacio Nacional, comenzaron ráfagas de metralla contra la manifestación, la cual se dispersó aturdida por todas partes, dejando en las calles varios muertos y muchos heridos.

Muchos se refugiaron en la Catedral, otros en la Iglesia del Rosario y en otros lugares a donde se podían meter. Recibí comunicación de la Casa Presidencial del Ingeniero Héctor Dada, miembro de la Junta Revolucionaria de Gobierno, me informaba que el tiroteo no era de los cuerpos de seguridad, porque todos estaban acuartelados y que se había notado algunos disfrazados de agentes militares que habían participado en esta manifestación y que la queja que se había hecho desde la Iglesia del Rosario, por parte de Marianela García, miembro del Comité de Derechos Humanos de El Salvador, era falsa, la cual había dicho que alrededor de la Iglesia había policías pedían que se retiraran, porque no había tales policías, según el informe del Gobierno, que los tiros que se habían encontrado no pertenecían a armas de los cuerpos de seguridad, etc… Pero por otra parte, reporteros que estaban presentes en los hechos y muchas voces de testigos, señalaban que los guardias que estaban en el balcón del Palacio Nacional habían tiroteado a la muchedumbre; algunos aseguran que hubo una provocación anterior a la actitud de los guardias. El hecho está muy confuso, y por parte de nuestra Iglesia, hemos iniciado una investigación serena para informar nuestro juicio desde la Iglesia.

Hemos tratado de colaborar en esta tragedia, ayudando a evacuar la gente que estaba en Catedral, unos trescientos refugiados, que fueron llevados al Arzobispado, donde se les proveyó de comida y dormida. Han sido aquí muy generosas las religiosas y otras instituciones católicas que se han prestado a colaborar con esta ayuda de la Iglesia. Pero gran parte del pueblo se refugió en la Universidad, donde se calculan unas cuarenta mil almas. La noche ha sido trágica. Ha habido bombas por diversos sectores de la ciudad; una de ellas fue puesta, sin duda, por los de extrema derecha en la antena de nuestra emisora católica, YSAX, la cual ha sufrido algunos daños, aunque no de gravedad. Domus Mariae, donde está la antena, también ha sufrido en sus edificaciones.

En otra intervención a la Casa Presidencial, pedí a Sigfrido Munés, encargado de la Secretaría de Información, que no encadenaran las emisoras particulares a la gran cadena de la Radio Nacional, porque quitaban así la espontaneidad y el pluralismo de la información; pero el señor Munés me contestó que era una táctica para evitar tergiversaciones y que todos los servicios se unificarían a través de la Radio Nacional. Yo insistí en que no se hiciera ésto en forma permanente, sin embargo, la cadena nacional ha permanecido quitando así toda iniciativa y toda participación a las diversas emisoras que habían estado prestando tan buen servicio social e informativo. Ha habido otras comunicaciones con el Gobierno y con los diversos sectores del pueblo, en mediación que ha prestado la Iglesia voluntariamente.

En cuanto a los trabajos de la Curia casi todos los ha absorbido hoy esta psicosis de nuestro pueblo y no han faltado en el Arzobispado muchas visitas, también bajo el nerviosismo de esta situación de violencia.

Miércoles, 23 de enero
Desde las primeras horas, se nos pidió intervención para que se retirara el cerco militar que se ha tendido alrededor de la Universidad Nacional, donde hay más de cuarenta mil personas que se sienten como atrapadas y que piden retiro del cerco militar, para poderse retirar e irse a sus casas. De parte de la Casa Presidencial, a donde acudimos con esta demanda, se nos dijo que la intención de este cerco no era aprisionar a los que están en la Universidad, sino defenderlos de los taques de la derecha, que han sido los que originaron la tragedia desde ayer, y que podían estar continuando sus ataques a los organizados cuando salieran de la Universidad y, por eso, se había puesto estos retener, para evitar que molestaran al pueblo. Hemos insistido en que está manera de interpretar, el pueblo tal vez no la puede comprender; se nos pidió que una comisión del Arzobispado, junto con la Cruz Roja y la Comisión de Derechos Humanos fuera a intervenir a la Universidad, donde ya esa muchedumbre se estaba amotinando contra la guardia, para que tratáramos de convencer de que se iba a retirar el cerco y que fueran prudentes y tranquilos en la salida y que no interpretaran mal el cerco de los militares.

Fueron el Padre Cortés, Vicario General, el Padre Jesús Delgado, el Padre Rafael Moreno y el licenciado Roberto Cuéllar, quienes hicieron su papel de intervención en la Universidad Nacional. Se logró quitar el cerco militar y la salida pacífica de aquella muchedumbre.
Por la tarde, hubo una concentración en el parque, junto a la Catedral, y en la Catedral, donde celebré, rodeado con varios sacerdotes, la Misa por los difuntos y dirigí un mensaje a aquella muchedumbre que rodeaba las cajas de los muertos. El entierro no se hizo esta tarde, sino hasta mañana por la mañana, cosa que me sorprendió, puesto que me habían invitado para la Misa con motivo del entierro, pero así son estas organizaciones que tergiversan o desorientan las cosas para sus fines. De todas maneras la Catedral está prestando este servicio a los pobres.

Por la mañana, este día, tuve dos importantes reuniones: Una con el Senado Presbiterial para analizar lo sucedido en la manifestación de ayer y, más que todo, para tomar medidas de actuación ya en este momento, habiendo sido una de las conclusiones, la comisión que se fue a mediar en la Universidad; quedamos que mañana continuaremos nuestro análisis, sobre todo, para determinar cuál es la función de la Iglesia en este momento. La otra reunión tuvo lugar en el convento de la Parroquia de La Asunción, de Flor Blanca, con la comisión de administración de bienes del Arzobispado. Se hizo un análisis del trabajo que esta comisión está haciendo con tanto sacrificio y con tan buena voluntad, y al mismo tiempo, se señalaron las deficiencias de la función como también de algunas personas en el trabajo del Arzobispado. He tratado de darle más autoridad a esta comisión y de reorganizar el funcionamiento del aspecto financiero de nuestro Arzobispado, el cual se confiará plenamente a la comisión de administración de bienes.

Por la tarde, tuve tres importantes visitas que recibí con el asesoramiento de Monseñor Urioste y del Padre Estrada. La primera fue del señor Embajador de Estados Unidos junto con el Subsecretario de la Secretaría de Estado de Estados Unidos, que se entiende de los asuntos de América Central y del Caribe. Fue una visita de una hora, en la cual analizamos detenidamente la situación y se nota de parte de Estados Unidos un apoyo al Gobierno. Muy confidencialmente nos contaron varios aspectos de sus proyectos y de su buena voluntad para El Salvador y, de nuestra parte, con mucha franqueza, también pusimos nuestros criterios. La segunda visita fue de miembros de la Suprema Corte de Justicia, la cual preocupada de los acontecimientos de ayer, trata de llevar a cabo una investigación y por eso visitaban a la Iglesia, que ellos elogiaron en su trabajo de información y de precisión en sus denuncias y en su funcionamiento en favor de los atropellados en nuestro país. Conversamos largamente y nos dimos cuenta de la buena voluntad de estos abogados para darle a la Corte Suprema de Justicia toda la prestancia que en un sistema democrático tiene el poder judicial, que según ellos dijeron, tiene organismos muy muertos por las tradiciones de nuestro pueblo, pero que deben de reactivarse para defender la justicia del pueblo. Hubo conversación muy cordial y, sobre todo, ideales muy patrióticos. La tercera visita fue del señor Embajador de España, junto con el encargado de asuntos para América Latina. Conversamos largamente asuntos de España y de América y analizamos un poco también la situación de El Salvador, que era lo que más interesaba a este representante del Gobierno Español. Manifestó que mi nombre es conocido mucho en España y me traía una felicitación y un saludo por el trabajo pastoral que aquí estamos desarrollando.

Todavía más noche, llegó el Ingeniero Rosa, hermano del Padre Gregorio Rosa, a conversarme de sus experiencias y de su testimonio de la manifestación de ayer. Ya que él estuvo en la terraza de Catedral y pudo observar bien las actuaciones del Palacio Nacional; sobre todo, del grupo de guardias nacionales que, según él, evidentemente, dispararon sobre la muchedumbre.

Este día también y en el Consejo del Senado Presbiterial acordamos que mi viaje no era tan oportuno en un momento en que el pueblo está sufriendo. Sin embargo, los días que faltan decidirán y, de todas maneras, encomendé al Padre Gregorio Rosa para que me organizara un viaje que ocupa el menor tiempo posible y que, si era posible, aceptaran allá un representante. El Padre Goyo habló con el Padre Juan Deplanke, a Bélgica, pero le dijo que era preferible cortar las actividades que él había programado para diez días en Bélgica, pero que no dejara de ir, aunque fuera sólo a recibir el doctorado Honoris Causa que me ha ofrecido la Universidad de Lovaina. De todos modos, se me ha organizado un viaje sumamente corto, pero que decidiré en los próximos días si lo hago o no.

Jueves, 24 de enero
Una llamada telefónica del Padre Juan Deplanck desde Bélgica me hace decidir el viaje a aquel país, ya que el padre me explica que se han hecho varios preparativos, y, aunque puede reducir mucho el programa, sin embargo, cree que es indispensable que llegue siquiera al acto de recibir el doctorado Honoris Causa de Lovaina. El también está de acuerdo en que la situación de nuestro país es muy grave y por eso hará lo posible de acortar lo más este viaje. Según él, y yo estoy de acuerdo, se trata de un servicio a la Diócesis. De un apoyo a nuestra pastoral y, en este sentido, creo que debo de hacer el sacrificio de ir. Arreglaré, pues, de modo de poder salir el lunes de la próxima semana para estar el sábado, después de haber pasado por Roma, donde tengo algunos asuntos y, el lunes, todavía me lo pide el Padre Juan, el marte de la semana siguiente podré ya emprender el viaje de regreso.

Tuvimos reunión del Senado Presbiterial que con más frecuencia se ha estado reuniendo para analizar la situación tan difícil del país y cumplir la misión de la Iglesia lo mejor posible. Hubo un análisis muy franco y se dieron los elementos para redactar un boletín informativo con el criterio de la Iglesia, acerca de los disturbios con que terminó la manifestación de hace dos días.

En el Seminario hay muchos refugiados de pueblos donde se les persigue, pero ya están saliendo. Se informó en el Senado de la actividad que los representantes de la Iglesia desarrollaron en el desalojamiento de los refugiados en la Universidad, después de quitarse el cerco militar. Es difícil comprender cuál es el verdadero móvil de estas actividades militares, ya que según los civiles de la Junta es para proteger a los mismos refugiados; mientras que las organizaciones y, en general, la sospecha del pueblo, es que se trata de reprimir manifestaciones de las Organizaciones Populares.

Conversé ampliamente con mi hermano acerca de la Organización de la administración Económica y de la combinación administrativa de bienes de la Arquidiócesis. Con buena voluntad, él y los padres de la comisión están dispuestos a prestarme un buen asesoramiento.

Vino también a visitar el Arzobispado la superiora general de la Congregación de Hermanas Pasionistas, que tienen a su cargo el pueblo de San José Villanueva y que, por ir a renovar sus votos, tendrán que dejar esta comisión. Hemos insistido en la conveniencia de no abandonar este campo y aunque sea desde la comunidad del Colegio de la Divina Providencia puedan seguirlo atendiendo. La madre prometió estudiar el caso y resolverlo antes de irse para México.

Por la noche, en el hospital, tuve la visita de la gerente de Cáritas, informándome sobre la actividad con los refugiados pero que puede ser mal interpretada, ya que hay prevenciones contra las Organizaciones Política Populares. Le dije que en estos casos lo que prevalece es la necesidad del hombre y la caridad cristiana.

También, por la noche, vino una representación del FAPU. Me acompañó en la visita el Padre Rafael Moreno y dialogamos como dos horas sobre el análisis que el FAPU hace de la situación y da la salida pacífica; que ofrece; desde el punto de vista de una unión, una alianza, entra las Organizaciones Populares, la juventud militar, y la parte sana del Gobierno, todo en favor del pueblo. El Padre Moreno hizo ver que esta propuesta coincide bastante con lo que yo dije el domingo recién pasado en la homilía. Y de mi parte ofrecí toda la colaboración de la Iglesia a efecto de unir esfuerzos para salvar al país.

Viernes, 25 de enero
Esta mañana vino a visitarme la provincial de los Carmelitas misioneras españolas, Congregación que se ha encargado del cuidado de la Policlínica Salvadoreña, y de dos comunidades eclesiales de la Arquidiócesis, Plan del Pino y La Laguna, en Chalatenango. Platicamos ampliamente de la labor que desarrollan y de la situación del país y mostró su satisfacción de trabajar en esta Iglesia; lo que yo le agradecí.
También vino por la mañana una comisión del PUCA, Partido Unión Centroamericana, para pedirme que hiciera valer la palabra de la Iglesia, en favor de la unidad de Centroamérica, que para ellos sería la mejor solución de la crisis en cada país de Centroamérica. Piden, concretamente, que ayude a conseguir la Personería Jurídica y que las oficinas y funciones de la ODECA se entreguen a este partido, que es el que mejor puede interesarse de los asuntos centroamericanos.
A mediodía vino Monseñor Bambarén, Obispo de una Diócesis de Perú, presidente de la Comisión Social del CELAM. Dijo que venía expresamente a visitarme y también a invitar a algún representante a la próxima reunión de esta comisión del CELAM, que tendrá lugar en Panamá. Cuando le dije que el presidente de esta comisión en la Conferencia Episcopal de El Salvador era Monseñor Aparicio, me dijo que no le gustaba que fuera por las experiencias que se sintieron en Puebla, cuando este señor obispo dió ocasiones de muchos malestares y que mejor invitara otro aunque fuera como invitado; lo cual hicimos hablando por teléfono a Monseñor Rivera, quien aceptó gustosamente la invitación. Con Monseñor Bambarén platicamos ampliamente de nuestra situación; lo siento muy comprensivo, está muy de acuerdo con la línea pastoral de nuestra Arquidiócesis, ya que, él también, en Perú, lleva línea parecida y ha sido objeto de contradicciones, como lo somos aquí. Aquí se quedó en mi habitación y aquí convivió la vida de esta Comunidad. Mientras él salía a dar una vuelta yo tuve reunión con los vicarios generales y los cancilleres para hablar de la ausencia, durante mi viaje a Bélgica. Monseñor Urioste es del parecer que no debía de ir, dada la gravedad de las circunstancias del momento, pero pensándolo bien yo, como me dijo el Padre Juan Deplanck, de Bélgica, haría un servicio a la Iglesia, y reforzaría nuestra línea personal con el honor que allá me prepara la Universidad de Lovaina, por lo cual creo que debo de ir y dejar aquí, durante lo más breve que sea posible, un período de unos cinco o siete días, a los encargados de la Curia con suficiente autoridad.

Sabado, 26 de enero
Esta mañana fui a dejar al Aeropuerto a Monseñor Bambarén, quien se mostró muy cordial y muy contento. Me pidió que le diera una colección de las homilías. Le prometí mandárselas, ya que no las tengo a mano, porque dice que leyó en ORIENTACION la del último domingo y le pareció muy buena, y él quisiera tener otros ejemplares, otras homilías, con gusto le mandaré, lo cual me sirvió a mi de mucho estímulo.
Tuve la reunión para preparar la homilía; casualmente vino antes el Padre EllaCuria y el Padre Estrada, con quienes conversamos situaciones de El Salvador en Estados Unidos, por donde acaba de pasar el Padre EllaCuria, parece que se alarmaron con mi últimas homilía donde hablaba de un proyecto popular y donde no apoyaba tanto a la Democracia Cristiana, porque para Estados Unidos la solución es la Democracia Cristiana, a la que prometen ayudar. Dijimos que no se trataba de complacer a Estados Unidos o quedar bien con nadie, sino de buscar la solución que más conviene a nuestro país. Y los asesores que estaban de acuerdo en lo que yo dije en la homilía. Seguimos conversando sobre un pronunciamiento que, después de oír el parecer del Senado, escribió el Padre Moreno acerca de la manifestación que fue disuelta a tiros. Me parece muy bien, se hicieron también enriquecimientos con las opiniones de los demás y se van a denunciar muchos casos sangrientos que ha habido en esta semana. Haciendo resaltar siempre el aspecto pastoral y evangélico de la Iglesia.
Por la noche, según me anunció el Padre Moreno, vino él con otro joven de las agrupaciones clandestinas a hablar de sus proyectos políticos y en que tuve ocasión de expresar el sentir de la Iglesia acerca de las soluciones violentas, que son las que patrocinan estas organizaciones y que han hecho tanto mal durante estos últimos tiempos. Ellos tienen ya su Ideología y su modo de pensar y es difícil hacerlos cambiar. Creo que la oración por toda esta gente es la mejor manera de colaborar con ellos y de dar a la patria una solución que no esté basada sobre sangre y odio o violencia.

Domingo, 27 de enero
Otra vez la Misa tuvo que ser en la Basílica del Sagrado Corazón, por continuar ocupada la Catedral. La asistencia fue muy numerosa, el tema «CRISTO PROFETA, PROLOGO Y PRINCIPIO DEL MINISTERIO» en el Evangelio de San Lucas, me dió oportunidad para explicar el sentido de la Homilía, ya que Cristo cuando dice «esto se ha cumplido hoy», dice una verdadera homilía, actualización viviente de la Palabra de Dios. Me referí también al acontecimiento magno de la semana, que fue la manifestación terminada en tragedia y analicé, después de haber consultado con varios sacerdotes, la responsabilidad de un momento en que todos tienen que deponer actitudes de polarización y entregarse a la conjugación de los diversos modos de pensar, para procurar el bien común del país. Después de la Misa, tuve una reunión de prensa. Había gente de televisión de Inglaterra, periodistas de Suiza y de Estados Unidos y de México y conversamos siempre sobre el tópico de la situación del país y del papel de la Iglesia. Al mediodía, vino, como se había anunciado, el coronel Majano de la Junta Revolucionaria de Gobierno, muy sencillo en sus maneras cuando está en privado, conversamos ampliamente de la situación y de sus proyectos, ven con preocupación el momento, pero tienen confianza de ganarse la voluntad de un pueblo al que están tratando de servir. Les hice mis observaciones, tal como las había hecho en la homilía, de que, lo que era interesante era asociarse sinceramente con el pueblo, tomar en cuenta sus organizaciones y quitar el aspecto de represión de estas organizaciones, ya que esta represión de la impresión de que ellos no controlan a la Guardia Nacional y a los otros cuerpos de seguridad y que, con estas actitudes de venganzas y violencias de estos cuerpos de seguridad, le quitan prestigio y credibilidad a la buena voluntad que pueda tener el Gobierno. Almorzamos juntos con las religiosas del hospital, el Coronel Majano estuvo muy cordial y hasta ofreció varios servicios a las religiosa de este hospital.
Pasé la tarde arreglando mi valija para el viaje de mañana a Europa. Tuve, sin embargo, varias actividades de escritorio y de atender algunas visitas, como el Padre Alliet, que me trajo las direcciones de sacerdotes y religiosas belgas que trabajan entre nosotros y a quienes espero poder visitar allá. También, una reunión que íbamos a tener con la Coordinadora Nacional de las Organizaciones, se tuvo que suspender porque sólo vinieron los de las Ligas Populares y los otros se excusaron por tener otras actividades, entre esas, el entierro de miembros muerto del UDN. Y fui a ver al señor Nuncio que había tenido el deseo de entregarme algo, se trataba de una carta en la que me hacen la observación de que yo he dado solidaridad a una reunión ecuménica en el Brasil y que tienen el tema que tratarán como criticando a Puebla y la división del Episcopado y que me recomiendan que asuma una responsabilidad personal si voy a ir a esta reunión. Expliqué al señor Nuncio que me sorprendía, porque yo no he expresado tal solidaridad y que agradecí, sí, la invitación y puse excusas, puesto que no podré salir a tan corto plazo de haber regresado de Europa. El Nuncio dijo que así iba a informar y creo que quedó satisfecho.
Todavía al regreso, hablé por teléfono con el hijo del señor Dunn, que está secuestrado, y a quien traté de darle alguna esperanza y que tuviéramos confianza en Dios.

Lunes, 28 de enero
Este día emprendí el viaje hacia Bélgica para ir a recibir el doctorado Honoris Causa de la Universidad de Lovaina. La ruta que me organizaron fue en Pan American a Guatemala, Miami, Madrid, a Roma, donde haré dos días de trabajo, y luego Lovaina, Bélgica. A las ocho de la mañana salió el avión, después de haber compartido una despedida con mi hermana, con familiares y religiosas y algunos sacerdotes. El recorrido ha sido muy pintoresco y he sentido un gran descanso, aunque llevo la preocupación de lo que puede suceder en mi país. Pero al salir me recordaba la Madre Luz, Superiora del Hospital de la Divina Providencia, que habíamos rezado en los Salmos de esa mañana, «el Señor apaciente a su pueblo», y que fuera tranquilo, que todos íbamos a rezar para que el Señor apacentara esta grey que tengo que dejar, aún sin quererlo; pero por ir a cumplir otro deber también en servicio de la Iglesia, porque creo que recibir este honor no es simplemente un homenaje a mi persona, sino que es un apoyo a la Pastoral de nuestra Arquidiócesis y es un apoyo general a todos cuantos trabajan en esta línea que el Concilio Vaticano Segundo ha iniciado para la Iglesia.
Hacia el mediodía estábamos en Miami, donde esperamos varias horas, ya que a las cinco de la tarde salió el avión para Madrid. Después de una noche muy corta, amanecíamos en Madrid, mientras nuestros relojes marcaban las once de la noche.
El invierno hace muy oscura la mañana, parecía pues que era una noche y no ya las siete de la mañana en que los trabajadores comenzaban a ir a sus oficios. Hacia las nueve de la mañana, después de una espera en el Aeropuerto de Madrid, hicimos el último trayecto hacia Roma, con la emoción de siempre, Roma significa para mí volver a la cuna, al hogar, a la fuente, al corazón, al cerebro de nuestra Iglesia. Le he pedido al Señor que me conserve esta fe y esta adhesión a la Roma que Cristo ha escogido para ser la sede del pastor Universal, el Papa. Llegamos al Pensionato Romano, llevados por el mismo Padre Juan Bosco, que tan amablemente nos fue a recoger al Aeropuerto y nuestra primera visita, después de almorzar, fue a la Basílica de San Pedro. El recorrido que siempre me ha gustado hacer, la visita al Santísimo, la visita a la tumba del Apóstol San Pedro, a la tumba de San Pío X, y a las tumbas de los Papas, donde sentí especial emoción al orar junto a la tumba de Pablo VI, de quien estuve recordando tantas cosas de sus diálogos conmigo, en las visitas que tuve el honor y la dicha de ser admitido a su presencia privada.
Después fuimos a buscar al Cardenal Pironio, pero está muy ocupado en el Sínodo de los Obispos de Holanda y me señalará una hora en que pueda recibirme. Hicimos otros recorridos por las calles adyacentes a la Plaza de San Pedro; todo ésto me hace recordar muchos mis años de seminario en el Pío Latino y reviven en mí la fe y el entusiasmo sacerdotal. Nos invitaron a cenar las religiosas Dominicas, quienes muy amablemente fueron a recibirnos; pero no nos pusimos de acuerdo y llegamos antes de que ellas llegaran y no nos encontraron. Nos habían preparado también habitación en su casa de Monte Mario y para compensar un poco esta generosidad, tuve el gusto de ir a cenar con ellas y platicar de las cosas que suceden en nuestra patria.

Miércoles, 30 de enero
Este día ha sido muy denso de la gracia de Dios y de satisfacciones muy íntimas. Comenzó con una llamada telefónica, a las siete de la mañana, que, dado el cambio de horas, me parecía que era… muy de madrugada. Era el Padre Juan Deplanck que llamaba desde Bélgica para saludarme y para suplicarme que prolongara mi estadía en Bélgica hasta el próximo lunes para poder ir a Francia y que había mucha expectativa de mi llegada y de mi conversación con esta gente. Yo le dije que con mucho gusto, sólo que me ayudara a arreglar mi viaje para el martes, o sea, el día siguiente. Después, acudiendo a la cita con Monseñor Pironio, fui a la Secretaría de Estado arreglamos primero nuestra asistencia a la audiencia general del Santo Padre; también visité a Monseñor Enriquez, encargado en la Secretaría de Estado de los asuntos de América Central para decirle que quería conversar con él, pero él me dijo que era más conveniente que hablara con el propio Secretario de Estado, Cardenal Cassaroli, que él me arreglaría la Audiencia. Luego hablé con el Cardenal Pironio, que fue para mi una breve, pero muy animadora entrevista. Me dijo que, él mismo quería verme para comunicarme con alegría que la visita del Cardenal Lorscheider había sido muy positiva y que, el Papa mismo, tenía un informe muy bueno acerca de mí. El Cardenal Lorscheider le había dicho al Cardenal Pironio, que yo tenía razón en El Salvador,que la cosa era muy difícil y que era yo quien miraba claro las circunstancias y el papel de la Iglesia y que había que ayudarme. Supongo que ésto es una síntesis de lo que platicó acerca de su viaje por El Salvador el Cardenal Lorscheider. Le agradecí mucho al Cardenal Pironio y también lo animé, porque él también me dijo que sufría mucho, precisamente, por este esfuerzo en favor de los pueblos de América Latina, y que me comprendía perfectamente. Me recordó una frase del Evangelio que él le da una aplicación especial, «no temáis a los que matan el cuerpo, pero nada pueden hacer con el espíritu». El lo interpreta que si los que matan el cuerpo son terribles, son más terribles los que acribillan el espíritu, calumniando, difamando, destruyendo a una persona, y él creía que este era precisamente mi martirio, aún dentro de la misma Iglesia y que tuviera ánimo. El resumen fue un aliento muy poderoso que luego me preparó para ir más alegre a la entrevista con el Santo Padre en la audiencia general. A las 10 de la mañana estábamos entrando a audiencia general junto con un enorme torrente de gente que llegaba a la sala Pablo VI, una sala inmensa, pero llena de fieles, que cantaban, aplaudían, rezaban. El Santo Padre, a las once, ingresó desde la entrada hasta el escenario donde tiene su Sede, un largo tiempo ya que va saludando a un lado y a otro, va caminando y ésto le lleva casi una hora. El discurso del Papa…
El Discurso de Su Santidad en la audiencia general de este miércoles 30 de enero fue una prolongación de sus meditaciones que va llevando en esta audiencia general, sobre el Génesis, concretamente, habló de la dignidad del hombre bajo sus dos aspectos humanos del cuerpo, la virilidad y la feminidad, y cómo en la inocencia estaba la felicidad y que la vergüenza en el cuerpo humano era un signo de su pecado en el origen. Una meditación que me pareció muy hermosa, pero también muy profunda, porque creo que mucha gente siente dificultad en comprenderle. Alguien me dijo que el Papa era sumamente interesante al pueblo en sus relaciones de entrada y sus saludos personales, pero que durante el discurso se siente una lejanía, una incomprensión. Es algo que da lástima, porque es un momento en que la gente está muy atenta y cualquier idea por sencilla que sea, pero que sea comprendida puede hacer mucho bien al auditorio. Cuando terminaba su audiencia llamó a los Obispos para bendecir juntos con él al pueblo. Yo tuve la dicha de quedar directamente a su derecha y después cuando saludábamos al Papa, los Obispos, me dijo que después de la audiencia quería hablar especialmente conmigo. Pero tuve que esperar todavía un buen rato porque después del saludo de los Obispos, comenzó su actuación un circo que había llegado para honrar al Santo Padre y pedir su bendición. Hizo números artísticos, divertidos, muy graciosos, que llenaron de alegría a todo el auditorio y, desde luego, al Santo Padre. También saludó detenidamente a un coro que había venido de Polonia, su patria, y con quien se entretuvo muy cordialmente, lo mismo que a los enfermos y a todos aquellos que tenían un puesto privilegiado en la muchedumbre. Cuando terminó todo este largo saludo de despedida, en una salita donde tuvo otras audiencias especiales, me recibió con mucho cariño, me dijo «que comprendía perfectamente lo difícil de la situación política de mi patria y que le preocupaba el papel de la Iglesia, que tuviéramos en cuenta no sólo la defensa de la Justicia Social y el amor a los pobres, sino también lo que podría ser el resultado de un esfuerzo reivindicativo popular de izquierda, que puede dar por resultado también un mal para la Iglesia». Yo le dije, «Santo Padre, precisamente, es ése el equilibrio que yo trato de guardar, porque, por una parte, defiendo la justicia social, los Derechos Humanos, el amor al pobre, y por otra, siempre me preocupa mucho también el papel de la Iglesia y el que no por defender estos Derechos Humanos vayamos a caer en unas ideologías que destruyen los sentimientos y los valores humanos». Que estaba muy de acuerdo con sus discursos y que esos discursos me daban mucha fuerza y argumentos para mi actuación y mi predicación. Le mencioné especialmente, sus discursos de México, el de Oaxaca y que aquí estaba precisamente mi doctrina, lo que yo predico y lo que trato de hacer. El Papa sentí que estaba muy de acuerdo en todo lo que yo le decía y, al terminar, me dió un abrazo muy fraternal y me dijo que rezaba todos los días por El Salvador». Yo he sentido aquí la confirmación y la fuerza de Dios para mi pobre Ministerio. Ya eran las tres de la tarde casi, y me fui a la Curia generalicia de los jesuitas donde lamentablemente no pude aceptar la invitación del Padre Arrupe para almorzar con él, porque ya llegué demasiado tarde. Sin embargo,… sostuve una conversación con él también sumamente interesante. El se alegró de lo que yo le había contado en mis diálogos con el Cardenal Pironio y con el Santo Padre, y me reiteró su solidaridad y el apoyo que los jesuitas me daban. Con toda franqueza me dijo también los temores que puede haber en la Compañía de Jesús, pero lo mucho bueno que allí hay, y que el discurso del Papa a los jesuitas, que tanto revuelo hizo como una reprobación, era todo lo contrario. Que el Papa quiere mucho a la Compañía y la quiere prevenir de posibles errores. No niega que, como humanos tengan sus defectos y equivocaciones, pero que, en general, hay un espíritu de mucho servicio a la Iglesia.
Desde la misma Curia Generalicia, logré una entrevista por teléfono con la radio YSAX, de El Salvador. La entrevista de los miércoles la pude continuar a través del teléfono y la realicé con Monseñor Urioste, quien me comunicó las noticias del país, dolorosas por cierto, porque me informaba de matanzas, de crímenes, pero al mismo tiempo de trabajo en la Iglesia. Por mi parte, le informé lo de mi viaje y lo que ya he mencionado acerca de las audiencias que tenía esta mañana y cómo tendría próximamente las otras entrevistas que interesaban para la Arquidiócesis.
Por la noche, me visitaron las hermanas Pasionistas que viven en Piazza San Giovanni e Paolo y que nos invitaron a cenar; fuimos allá con el Padre Jesús Delgado y con los dos padres jesuitas que han sido tan buenos en nuestro acompañamiento aquí en Roma. Fue una cena muy cordial, muy fraternal, que nuevamente fue para mí también un aliento de la fraternidad de la Iglesia. Estas religiosas me aseguraron que continuamente rezan conmigo y que están plenamente de acuerdo en la línea Pastoral del Arzobispado.
Al regresar al Pensionato Romano me tenían razones de las entrevistas de mañana, con el señor Secretario de Estado, Cardenal Cassaroli, y con el Cardenal Prefecto de la Congregación para Obispos, Cardenal Baggio, y trataremos de conseguir también la entrevista con la Congregación de la Educación para la Fe, para tratar asuntos del Seminario. Ya es noche, pero estoy muy satisfecho de un día que ha sido colmado de bendiciones para la Arquidiócesis y para su Pastor.

Jueves, 31 de enero
Es otro día lleno de grandes satisfacciones y de muchos logros pastorales. Lo primero que recibí hoy fue la visita del señor Embajador de Sud Africa ante la Santa Sede, quien venía a agradecerme mi preocupación en el secuestro del señor Dunn, Embajador de Sud Africa en El Salvador, que ha sido secuestrado y por el cual estoy mediando. El quiso tener otros informes que yo pude darle y que le dieron mucha satisfacción, porque él dice que es un gran amigo del señor Embajador Dunn.
Vinieron a verme también dos religiosas de Bethania, salvadoreñas, que trabajan aquí y a las que yo saludé, diciéndoles que si se les ofrecía algo y por eso traían una carta para la Superiora General que vive en Santa Tecla. Luego me fui a la Secretaría de Estado, donde tenía cita con el Cardenal Cassaroli, el cual me recibió muy cordialmente y me preguntó sobre la situación de país y la función de la Iglesia. Me reveló que el Embajador de Estados Unidos había venido a verlo con cierta preocupación de que yo estuviera en una línea revolucionaria popular, mientras que Estados Unidos apoya el Gobierno de la Democracia Cristiana. Yo le aclaré al señor Cardenal que no se trataba de una opción política, sino simplemente de buscar la justicia en la solución de los problemas de mi pueblo. El me dijo que no insistía en ésto, porque la visita del embajador no tenía carácter oficial, y que, de todas maneras, la Iglesia tiene que proceder no por complacer a las potencias de la tierra, sino de acuerdo con su fe y su conciencia en el Evangelio. También se preocupó el Cardenal de que la defensa de los derechos humanos, las reinvindicaciones del pueblo, no vayan a suponer una hipoteca de la Iglesia y de los sentimientos cristianos ante las ideologías, lo cual le dije, como ayer al Santo Padre, que era también mi preocupación de predicar la justicia social, la defensa de los derechos humanos, pero al mismo tiempo advertir a las fuerzas populares reivindicadoras el peligro de caer en ideologías extrañas. Le expliqué también que no podíamos hablar de un anti-comunismo sin el peligro de que nos quisieran hacer cómplices de las injusticias de los ricos, que hablan del anti-comunismo, pero no por defender principios cristianos, sino por defender sus intereses materialistas. Yo noté que el señor Cardenal quedó satisfecho de nuestra conversación y me aseguró que oraba también mucho por El Salvador.
Otro aspecto que es necesario consignar es cómo el Cardenal veía que era justa mi perspectiva, de que había que procurar salvar lo sano que hay en el actual Gobierno y unirlo con lo sano que puede haber en los esfuerzos y apoyos populares. Me dijo que él creía que esa era la verdadera salida de nuestras crisis. Lo cual me confirmó mucho en seguir defendiendo la parte sana del Gobierno y esforzarla a que encuentre un diálogo con las bases populares, a las cuales también hay que advertirles de su peligro de perder los sentimientos cristianos por una liberación temporalista.
Después fui a la Congregación para Obispos, pero el Cardenal Baggio no estaba porque el Papa lo había invitado a la Misa de clausura del Sínodo Holandés, y tampoco el Subsecretario, Monseñor Moreira, brasileño, a quien ví a la salida y me dijo que volviera dentro de un rato. Me dió oportunidad de ir a hablar a la Congregación para la Educación y tratar el asunto del Seminario. Allá me encontré con el Subsecretario y fue una fortuna, porque es una mentabilidad abierta a los progresos que, muchas veces, escandalizan el tradicionalismo de nuestra Iglesia y me expresó, en forma muy confidencial, cuánto temía él por esa falta de apertura de la Iglesia. Se alegró de encontrar criterios parecidos en mí y conversamos ampliamente de la situación del Seminario y me prometió hacer todo lo posible de conseguir lo más que pudiera y que me iba a comunicar. Me exhortó a tener mucho ánimo y a tener en cuenta que, quien sigue esta línea progresista de una Iglesia auténticamente fiel a los postulados del Vaticano Segundo, tiene que sufrir mucho ser tenido también en perspectivas sospechosas, pero que la conciencia y la satisfacción de servir a Dios y a la Iglesia valía por encima de todas las persecuciones. Fui luego a la Congregación para los Obispos, no estaba el Cardenal Baggio, pero me atendió Monseñor Moreira, muy comprensivo, al que pude dejarle la carta que escribí al Cardenal Lorscheider, resumen de nuestras conversaciones en San Salvador, y le he encarecido de manera especial resolverme el asunto del Obispo auxiliar y tomar muy en cuenta la sugerencia de revitalizar la Conferencia Episcopal con nuevos elementos, abiertos a las nuevas mentalidades de la Iglesia. Me escuchó muy atentamente toda la problemática que yo pude explicarle y le dejé también documentos de la Conferencia Episcopal, los cuales me prometió estudiar y conversar con Monseñor Baggio y hacer, de su parte, todo lo que estaba a su alcance. Terminando ésto fui a arreglar mis maletas al Pensionato Romano, a almorzar y luego ya estaban las hermanas Dominicas que nos llevaron al aeropuerto, rumbo a Bélgica en Alitalia.
Eran las cuatro de la tarde y nuestro vuelo fue felíz. Llegamos a Bruselas, donde nos esperaba el Padre Juan Deplanck y otros amigos salvadoreños y belgas que nos dieron una cariñosa bienvenida. El Padre Juan dijo que tenía ya comprometida esta noche, una reunión en Brujas, y allá nos fuimos, sin preocuparnos de la cena, más que tomando un pequeño «sandwich» en el camino, y efectivamente, después de una hora, un poco más, de camino, estábamos en esta pintoresca ciudad que no pude conocer más que de noche, en cuyo salón parroquial estaba reunida una gran cantidad de fieles, que son miembros de comunidades eclesiales de base, iniciadas aquí por el Padre Pedro con el deseo expreso del señor Obispo, Monseñor Desmet, el cual se encontraba en el centro de la reunión. El Padre Rogelio que está de vacaciones, estaba dirigiendo la reunión y me presentó, fui recibido con un caluroso e interminable aplauso. Saludé yo a la muchedumbre como un sentimiento de comunión. La alegría de sentirme como en la casa, saludar a Monseñor Desmet, agradecerle toda su colaboración para nuestra Iglesia y a todos los belgas, que nos habían dado tan valiosa ayuda de personas, ayudas económicas y toda clase para nuestra pastoral.

Después hubo algunas otras participaciones de saludo, de solidaridad y se me invitó a desarrollar algún tema, que yo escogí con el tema de mi doctorado Honoris Causa, «La fe y la política»: lo que la fe puede dar a las realidades políticas, tomando de mi carta pastoral, los servicios que la Iglesia da en este tiempo de crisis, ante todo, a partir de su identidad de Iglesia… Y en el segundo punto, lo que la fe recibe a cambio de este servicio al mundo, que es maduración en su creencia en Dios, profundo más sentido del pecado y conocimiento más hondo de Jesucristo, su encarnación y su redención; que hay una reciprocidad entre el bien que la Iglesia hace al iluminar la política, al profundizar la fe de los cristianos en su propia realidad. Después de varios saludos y recibir regalos de las familias de los sacerdotes, sobre todo, de la mamá del Padre Pedro, me fui al episcopado, por invitación de Monseñor Desmet, donde platicamos largamente sobre la situación de los sacerdotes belgas en El Salvador; preocupándonos principalmente de la situación de Rogelio, al cual el mismo señor obispo aprecia y tiene reservas igualmente que las que yo tengo, de modo que, compartimos bien nuestra preocupación, y nos propusimos no hacerlo víctima, sino al contrario, ayudarle fraternalmente con el Diálogo para que sea un buen instrumento de la Pastoral de nuestra Diócesis. Lo mismo hablamos del problema del Padre Esteban Alliet y me alegré mucho de poderle dar buenas noticias de los otros sacerdotes y religiosas de su Diócesis. Monseñor Desmet me dijo que qué otra cosa podía hacer, que él no tenía ninguna reserva para ayudarnos, que la Divina Providencia le ayudaría, aún cuando se tratara de sacerdotes que se quieran ir para allá, él con mucho gusto les autorizaría. Me admiró este sentido tan generoso de un Obispo que ama de veras a la Iglesia Universal y no ve sólo los intereses de su Diócesis. Ya era la media noche. Era curioso salir a media noche de Brujas y regresamos a Lovaina, donde pudimos encontrar un poco de sueño en la Casa de Formación de América Latina, que los padres belgas dirigen para preparar agentes de pastoral de Europa y principalmente de Bélgica, para las Diócesis latinoamericanas.
Un hermoso cuarto me esperaba y así terminó, ya comenzando el nuevo día, la larga jornada que he tratado de describir en este diario.

Viernes, 01 de febrero
Apenas cuatro horas y media de sueño y ya el padre Juan Deplanck me llamaba para que fuéramos a celebrar la Santa Misa, a desayunar y luego salir a cumplir varios compromisos que él tenía en su programa. El primero fue a la casa de gobierno, en Bruselas, donde nos recibió el primer Ministro, que es la suprema autoridad práctica en el país, muy cordial, muy atento. Nos preguntó sobre la situación del país, el papel de la Democracia Cristiana, ya que él pertenece a ese partido y pude explicarle con toda franqueza las realidades de nuestra situación política y eclesiástica de aquel querido país. Luego nos dirigimos a la reunión de prensa que estaba preparada en la Universidad de Lovaina, había unos veinticinco o más periodistas, de prensa, de televisión y de radio con quienes compartimos casi dos horas de diálogo, muy interesante, muy inteligentes, preguntando, también sobre la situación del país, la situación de la Iglesia en América Latina; los problemas que ellos ven dentro de la Iglesia, dentro de la Política, y traté de mantenerme dentro de mi aspecto pastoral, pero dando respuesta a todos. Me ayudó mucho el Padre Jesús Delgado, con aportaciones muy valiosas en este diálogo, lo mismo que el Padre Juan Deplanck, sobre todo, por su traducción al flamenco y al francés. Después de la reunión, fuimos a almorzar a un simpático restaurante de Lovaina. Fue un pequeño descanso y luego, por la tarde, fuimos de nuevo a Bruselas para visitar la sede del partido Demócrata Cristiano, cuyo presidente nos recibió con mucha atención y expresó mucha preocupación por nuestra situación y por la ayuda que puede prestar Bélgica a la situación política de nuestro país. La segunda visita fue a la sede de la Central de Trabajadores, una autoridad mundial de sindicatos, donde vivimos profundamente el calor humano de una reunión que se preocupa de la situación de nuestros obreros y se preocupaban de qué podía hacerse en esta terrible crísis del mundo obrero, campesino y pobre de nuestra patria. Fue una conversación muy positiva, muy cristiana, en la cual coincidimos muchos puntos de vista con la ideología de esta Organización y del Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo. Por último, fuimos al Ministerio de Relaciones Exteriores a visitar el Ministerio de Desarrollo, donde se dan ayudas para los países del tercer mundo; nos recibió el subsecretario y nos explicó grandemente que podía prestar mucha ayuda a nuestros programas, toda vez que los presentáramos a través de organizaciones con Personería Jurídica y que ellos aprobarían todo lo que fuera en bien de nuestro desarrollo. El Subsecretario, que parece ser de un pueblo latinoamericano manifestó que conocía mucho al Padre Ramón Vega y esta circunstancia me valió para ofrecerle que aprovecharíamos el ofrecimiento de ayuda que nos daba, ya que el Padre Vega tiene mucha experiencia y es amigo suyo, para presentar programas de ayuda a la necesidad de nuestro país.
Eran las ocho de la noche cuando regresamos al Seminario, donde nos esperaba el Rector que cordialmente cenó con nosotros y nos llevó a su cuarto para darnos un traguito con galletas y platicar profundamente, como hermanos sacerdotes, de ciertos problemas de los sacerdotes belgas en El Salvador, prometiéndonos su ayuda cordial y sacerdotal. Cuánto se puede hacer cuando se dialoga con un sentido de fraternidad y así terminó este otro día providencial en nuestro viaje por Europa.

Sabado, 02 de febrero
Ha sido un día de la Virgen de Candelaria con muchas emociones y muchas comunicaciones y contactos muy útiles. Celebré la Santa Misa en la capilla del Colegio Latinoamericano, con el Padre Juan Deplanck y después del desayuno me vestí con mi sotana, de Obispo, para asistir a la Universidad de Lovaina a la ceremonia de la imposición de mi Título del Doctorado Honoris Causa. Un desfile con todos los profesores vistiendo sus togas se dirige hacia la Iglesia de la Universidad, donde se canta una misa gregoriana, se celebra la Santa Misa muy solemnemente, una homilía en la cual se da bastante importancia a la vida de nuestra Iglesia en la Arquidiócesis, en flamenco, yo no entendí, pero sí sonaban los nombres muy queridos de Aguilares, de Jesús Jiménez, del Padre Rutilio Grande, donde noté y después me explicaron que había sido un elogio muy grande a la Pastoral de nuestra Diócesis. Eran cuatro los doctorados Honoris Causa, pero el elogio se me dirigió de manera especial a mí. Al volver a la Universidad nos dispusimos a entrar en el Aula Magna repleta de personalidad. Estaba el primer Ministro, estaba el señor Obispo de Brujas, Monseñor Desmet; había todos los profesores, los cuatro candidatos al doctorado y un público muy selecto y allá arriba, un grupo muy nutrido de estudiantes. El Rector hizo la presentación del acto y me cedió la palabra, ya que a mi me tocaba disertar el tema principal sobre la dimensión de la política, de la fe. Al ocupar el estrado, la muchedumbre me saludó con un caluroso aplauso, casi interminable, que agradecí naturalmente. Dije unas palabras que me habían preparado en flamenco, para decir que sentía mucho no poder hablar en su lengua, pero hablaría en el lenguaje de mis pobres a los que yo venía a representar. Fue saludado este gesto de esfuerzo por hablar su lengua, con otro caluroso aplauso. Y empecé mi disertación en español, sobre la dimensión política de la fe, a partir de los pobres. En resumen, es lo que la fe puede hacer en el campo de la política, el quehacer de nuestra Arquidiócesis en el compromiso del país, y en segunda parte, cómo nuestra fe se agiganta, los misterios se hacen más profundos, a partir de esas realidades de la política, cuando se tiene en cuenta la opción preferencial por los pobres. Fueron cuarenta minutos que yo noté que había una atención extraordinaria, ya que aunque yo hablaba en español, el Padre Juan había preparado una traducción en flamenco que todos iban siguiendo y, al terminar, aquel aplauso fue muy extraordinario. Me sentí abrumado, de verdad, por el entusiasmo y la acogida, sobre todo, de la juventud universitaria de Lovaina, que impulsaba a continuar el aplauso a toda la concurrencia. A continuación, siguieron las entregas de las togas de doctores, leyendo a cada uno su elogio propio. Una señora de Sud Africa, literata; un médico, un ingeniero, y yo. También fui saludado de manera especial por el público, cuando mi promotor, un Monseñor cuyo nombre no recuerdo hoy, pero muy amable, hizo una exposición de mi persona, de mi vida, que me la tradujeron en español oportunamente y que era un elogio muy grande. Y al terminar este elogio, como habían hecho con los anteriores, el Rector me impuso la insignia del doctorado, un símbolo de la toga, que también fue ovacionado.
Por último, el médico expresó en nombre de los cuatro, el agradecimiento. Y prosiguió una recepción muy cordial, muy animada, de toda aquella concurrencia; donde pude saludar a muchos parientes de los sacerdotes y religiosas que trabajan en nuestra Diócesis, y muchos conocidos de América Latina. Una verdadera fiesta del espíritu y de la cultura. Después pasamos a un salón típico de la Universidad, donde se sirvió un almuerzo compartido con todas estas personalidades que participaron como miembros o invitados de la Universidad.

Los saludos, en particular, de todas estas personas me llenaron de mucho aliento. Todos me decían que había sido un mensaje muy oportuno y que había hecho pensar a muchos en la situación de nuestro país y en las perspectivas cristianas y teológicas de nuestra pastoral. Algún teólogo, que tenía prevenciones contra la teología de la liberación, manifestó que había entendido muchos puntos que él no entendía y que sentía que, de verdad, América Latina tenía su propia teología, sin dejar de ser la teología de la Iglesia. Muchos testimonios, sobre todo, de jóvenes que sentían un impulso a una fe más comprometida con las realidades de la tierra, etc., para darle gracias a Dios y a la Virgen por este impulso y apoyo moral que yo he sentido en este acontecimiento.
Ya eran las cinco de la tarde, cuando en el cuarto del Padre Juan me esperaban algunos salvadoreños que querían compartir sus preocupaciones por nuestro país y después fuimos a Bruselas a una entrevista preparada con latinoamericanos, que en Bélgica se cuentan como unos cinco mil, muchos de ellos exiliados, otros estudiantes, y hubo un ambiente muy cordial de preguntas y respuestas sobre problema de América Latina, sobre la Iglesia, y en especial, sobre El Salvador. Todos quedamos muy satisfechos de este diálogo tan cordial y, por último, nos fuimos a cenar en la casa de un uruguayo, muy amigo del Padre Juan, que vive con su esposa y su familia en un de los hogares de la Universidad. Los que nos acompañaban eran otro matrimonio y otro amigo con quienes compartimos un diálogo muy interesante. Y así está terminado este día tan denso hacia la media noche. Ya casi es el domingo, 03 de febrero.

Domingo, 3 de febrero
Después de la Misa celebrada con el Padre Juan y el Padre Chus en la capilla del Colegio de América Latina y después de atender algunas visitas, una señora de Alemania que ha venido, precisamente, para platicarme sobre las cosas en que puede servir una agrupación de solidaridad alemana hacia El Salvador, y una pareja de ancianos, un sacerdote, una anciana, que me pidieron llevar al Padre Rosa y a los otros que estudiaron en Bélgica un donativo para que así ayudaran a los intereses que ellos quisiera; salimos con el Padre Juan y el Padre Chus hacia la casa del Padre Juan Deplanck, en un pueblo que no recuerdo el nombre, y allí almorzamos y saludamos a esta familia tan unida, tan numerosa, y nos dirigimos luego hacia la Casa Generalicia de las hermanas de San Nicolás en otra población muy al sur de Bélgica, donde estaban reunidas todas las familias de sacerdotes y religiosas que trabajan en nuestra Arquidiócesis. Fue emocionante la acogida cariñosa que me brindaron y la convivencia que compartimos; primero, en la capilla, donde leíamos un texto del Evangelio acerca de la misión de los enviados de Dios a predicar su Evangelio y una homilía en que traté de comentar los sentimientos que allí nos unían y el recuerdo de los seres queridos, que están allá lejos, y que son el producto de estas familias tan unidas, tan acogedoras, tan cristianas. Compartimos luego una sabrosa merienda, en la que tuve otra nueva ocasión de saludar uno por uno y de fotografiarnos en grupos familiares. En fin, que fue una tarde inolvidable, de mucho corazón y de mucho sentido cristiano. Llevaré recuerdos de esta tarde a todos los queridos colaboradores belgas en nuestra Arquidiócesis. Ya bastante noche, nos dirigimos a París, donde tendremos una intensa jornada el día de mañana. El camino fue muy pintoresco, a pesar de que llovía, pero para mi era todo nuevo y la llegada a París, también es la primera vez que yo conozco esta hermosa ciudad, aunque sea brevemente, pero tengo ya una idea de haberla visto con mis propios ojos.

Lunes, 04 de febrero
Nos hospedamos, en París, en la casa de una comunidad de Padres Dominicos, cuyo Superior ha organizado esta densa jornada del lunes en París. Celebramos con la comunidad la Santa Misa, desayunamos y luego comenzó el trabajo. Primero fuimos a ver las oficinas de INODEC, un servicio de información y de solidaridad para con los pueblos latinoamericanos. Allí tuvimos una breve entrevista en que se informaron de la situación de El Salvador y de la relación de la Iglesia con esta situación. Agradecí lo que yo conozco de esta Organización en favor de nuestro pueblo salvadoreño. Luego, acompañado del Padre Jardines, es un simpático sacerdote joven, que habla muy bien el francés y el español fuimos a visitar la secretaría General de la Conferencia Episcopal de Francia. El padre Secretario me atendió muy exquisitamente y pude platicar con él también en una forma amplia, para informarles de la situación del país, de la situación de nuestra Iglesia y con confianza fraternal, le hablé de la división de nuestro Episcopado, y pedí a la Conferencia de Francia que hicieran algo fraternalmente con nuestros problemas episcopales de El Salvador. El Padre recogía datos por escrito y los presentará al presidente, que es el Cardenal Etchegaray, Obispo de Marsella. Me comunicó con el Cardenal presidente, por teléfono y tuve la dicha y el honor de platicar con el Cardenal que habla español y que muy cordialmente lamentó no haberme podido ver en lo personal, pero me ofreció toda su colaboración y se alegró, de veras, de esta presencia mía en la oficina del Episcopado de Francia.
Luego, fuimos a la entrevista con el Cardenal Marty, que fue sumamente agradable y muy interesante y eficaz. Me ganó la confianza con la acogida tan fraternal y le hablé profundamente de los problemas del episcopado, de la Nunciatura, de mis relaciones con la Santa Sede y me prometió, en todo, ayudarme, ya que él es muy amigo del Cardenal Lorscheider y el Cardenal Pironio, a quienes, le dije, que podía consultar para formarse una idea más imparcial de lo que yo podría decirle. Se manifestó muy de acuerdo con las ideas progresistas de nuestra Arquidiócesis y con las problemáticas de quienes no quieren progresar en este sentido conciliar y me dijo que era un problema para toda la Iglesia, ya que todos estamos interesados en que no se bloquee el avance de el Concilio Vaticano II, que había mucho grupos integristas en la Iglesia que tratan de manipular las actuaciones del Papa en favor de un retroceso, lo cual es falso, ya que el Papa siempre ha tenido un amor muy grande por el Concilio y por sus avances. Sentí mucha sintonía con el pensamiento del Cardenal y mucha esperanza de sus promesas de hacer algo por nuestra Iglesia salvadoreña en sus relaciones con la Santa Sede.
Fuimos luego a almorzar con un grupo de Justicia y Paz y otras organizaciones de solidaridad con nuestra república. Fue un almuerzo compartido con unas quince personas, que tuvieron mucho interés en preguntar, en informarse de nuestra situación salvadoreña, y de lo que pueden hacer en sentido de solidaridad con nosotros. Sentí muy útil esta entrevista porque deja muchas esperanzas a nuestro pueblo.
Nos dirigimos luego a una reunión de Amnistía Internacional, una pequeña oficina, donde se trabaja toda esta colaboración con los países, en solidaridad, y estuvimos analizando la situación de los desaparecidos y lo que se puede hacer para seguir insistiendo en un tema tan delicado y en otras formas de represión contra nuestro pueblo.
Luego nos dirigimos a la dirección de una casa católica, donde tuvimos una reunión de prensa muy interesante, serían unos cuarenta periodistas de los principales periódicos de Francia, a los que presenté mi saludo e hice un bosquejo de la situación actual del país y del papel que la Iglesia está desempeñando y se entabló un diálogo muy interesante en que preguntaron asuntos del país y de la Iglesia y en que tuve oportunidad de aclarar mi pensamiento y agradecerles de que ellos, con sus medios maravillosos de difusión, extendían este pensamiento al mundo. Colaboró muy bien el Padre Jesús Delgado, traduciendo y agregando varios conceptos.
Después de esta entrevista, nos fuimos a la Iglesia de San Merlie, donde celebramos un acto ecuménico con un pastor protestante, que expresamente había venido desde Marsella, donde me esperaban también, si hubiera tenido tiempo, pero él vino muy caballerosamente y participó conmigo en la celebración ecuménica, dirigiendo una homilía él, y yo, para darle el sentido de un mensaje evangélico a este homenaje…

Lunes, 04 de febrero, (Continuación)
Estábamos narrando la tarde en París. Era ya el acto de la noche en la Iglesia de San Mierlie, un acto ecuménico, presidido por un pastor protestante y por este servidor. Se dedicaba especialmente al pastor y a la Arquidiócesis de San Salvador, cantos muy hermosos, lectura apropiada del Evangelio, comentario primero del pastor en que hizo elogios de la persona del Arzobispo de San Salvador y un mensaje mío en en español que iba traduciendo una señorita, aunque muy mal traducido, y sentí que perdía mucho de lo que yo quería decir. Era un resumen de mi discurso en la Universidad de Lovaina, de lo que la fe cristiana puede dar en servicio del mundo y cómo la fe cristiana se enriquece, recibiendo del mundo los reflejos de lo que ella misma cultiva en el mundo. Los que entendieron español y, eran casi todos, me agradecieron al final el mensaje que parece haber sido aceptado con agrado. Se mencionaron los nombre de Aguilares, del Paisnal y de todas estas personas y lugares de nuestra Arquidiócesis que han escrito páginas de amor a nuestra Iglesia. Tuve el gusto de saludar aquí varias religiosas de La Asunción de El Salvador, varios exiliados de América Latina, muchos amigos de El Salvador, con quienes, después del acto ecuménico, compartimos una cena en la comunidad de los Padres Dominicos. Y ya bastante entrada en la noche, regresamos a Lovaina, donde llegamos a las dos de la mañana.

Martes, 05 de febrero
Este día lo he dedicado especialmente a arreglar varias cartas, recados y otros escritos, que por el trajín de los días anteriores, los tenía todos confusos; especialmente, junto con el Padre Jesús Delgado, organizamos las diversas aportaciones económicas que nos han dado aquí para las necesidades de nuestra Iglesia. También escribí cartas de agradecimiento y de excusa a todas aquellas agrupaciones que tenían preparado un encuentro y que, por falta de tiempo no pudimos llevar a cabo, ya que tuve que acortar mi viaje y no pudo realizarse el programa que inicialmente había preparado el Padre Juan.
Hacia las tres de la tarde, junto con el Padre Jesús y el Padre Juan nos comunicamos telefónicamente con la radio, donde Monseñor Urioste, en El Salvador, nos entrevistó y le contamos lo que había sucedido, mis últimos momentos en Roma, el Doctorado en la Universidad de Lovaina y los diversos encuentros con grupos en Bélgica y en Francia. De mi parte, también subrayé el encuentro con cardenales, obispos y otros personajes, que son de mucha esperanza para nuestra Arquidiócesis.
Hubo también algunas visitas o llamadas telefónicas, que atendí con la mayor atención. Y hacia las seis de la tarde, estábamos en el aeropuerto de Bruselas, para emprender el retorno. Allí estaba el Padre Rogelio con su familia y estaba también Jaime Meléndez, que trabaja en la diplomacia de este país, y es salvadoreño muy estimado por varias familias. Dejé al Padre Jesús Delgado, al Padre Juan y, junto con el Padre Rogelio, salimos en vuelo hacia Madrid.
A las nueve de la noche en Madrid, arreglamos nuestro contacto con el viaje de Iberia, que sale a la una de la mañana.

Miércoles, 06 de febrero
Este día, pues, comienza muy temprano a la una de la mañana, subiendo al avión de Iberia, que nos ha de transportar, a través de una noche muy larga, ya que vamos hacia el occidente, a nuestra América. El viaje de avión, en esta noche interminable, se hace agradable, buenas butacas, una exhibición de cine y a través de los auriculares también oyendo música clásica o leyendo o durmiendo. Y así amanecimos, todavía muy temprano, en Santo Domingo, donde hicimos una pequeña parada y luego salimos hacia Panamá, a donde llegamos a las siete de la mañana de América, que equivale a siete horas más tarde de lo que vamos en Europa.
En Panamá pude saludar por teléfono a Monseñor McGrath, el Arzobispado de aquella metrópoli, quien me invitó a ir a saludar a los otros Obispos que se encuentran en una reunión del departamento del CELAM de acción social y es una reunión de varios Obispos de Centroamérica, México y el Caribe. Allá tuve la oportunidad, pues, de saludar además de Monseñor McGrath, a Monseñor Rivera, a Monseñor Flores, a otro obispo guatemalteco, a otro obispo mexicano, a Monseñor Vega de Nicaragua, y varios sacerdotes que llevan trabajos de acción social en diversos países. El presidente de esta comisión, de parte del CELAM, es Monseñor Bambarén, a quien no pude saludar porque estaba ausente y hubiera gozado mucho, ya que él vino personalmente a El Salvador a invitar para esta reunión a Monseñor Rivera. Conocí también el trabajo pastoral del Padre Pedro L’Ecleir en Panamá y que pronto vendrá a El Salvador.
De Panamá, después de una pequeña espera, volamos hacia Costa Rica, hacia Managua, donde subieron al avión del Padre Plácido, Piquín y Paco. Hubo un desperfecto que nos hizo esperar más de la cuenta, dos horas atrasadas y llegamos a El Salvador a las cuatro de la tarde, en vez de las dos, que estaba anunciando; me dió pena por la gente que nos estaba esperando y que con tanto cariño nos recibieron.
Es impresionante volver al país después de una temporada en que, dada la densidad de nuestra historia, hay muchos acontecimientos y cambios, de los que comenzó a platicar el Padre Urrutia, que fue a encontrarme y otros amigos, mientras nos dirigíamos de nuevo aeropuerto, durante cuarenta y cinco minutos, al Hospital de la Divina Providencia. Aquí me he encontrado un montón de correspondencia. La alegría de las religiosas que me recibían, los pequeños primeros comentarios. ¡Que agradable es volver al hogar, después de unos días de ausencia!. Sin embargo, las preocupaciones han comenzado. Ya estaban unas cartas en relación con mi mediación en el secuestro del señor. Dunn, así como también recibí ya llamadas telefónicas de la Embajada de España, que está ocupada por las Ligas Populares 28 de Febrero y otras llamadas telefónicas que indican la necesidad de permanecer aquí, en su puesto, mientras no haya una verdadera necesidad de salir.

Jueves, 07 de febrero
He ocupado casi toda la mañana en reunirme con los Vicarios Generales y los cancilleres, a fin de informarme de las actividades de la Curia. Al mismo tiempo, nos ha servido también para hacer una evaluación del ambiente político en que se encuentra nuestra Iglesia. Quedo satisfecho de la fidelidad y de la laboriosidad con que estos colaboradores más íntimos han estado llevando la autoridad de la Diócesis durante mi ausencia.
Recibí llamada telefónica del embajador de España, que se encuentra como rehén en la propia embajada, ocupada por las Ligas Populares 28 de Febrero. Traté de darle ánimo y le prometí irlo a visitar. Al mismo tiempo, me habló el encargado de la ocupación, señor Argueta, quien me dijo que también tenía interés en hablarme personalmente para aclarar algunas cosas, que en la llamada del embajador, pudieron haberme confundido de la situación interna de aquella embajada. También le prometí ir a visitarlo.
Telefónicamente también me comuniqué con la casa presidencial para saludar al Coronel Majano, quien me expresó su felicitación muy cordial por el honor de mi doctorado en Lovaina y quien comentó también la tergiversación que los medios de comunicación han hecho de esa noticia y de mis entrevistas por radio. Y me dijo que ya se había dado cuenta, durante el tiempo de su gobierno, del mal uso que nuestros medios de comunicación social hacen de las noticias, para orientarlas a favor de la oligarquía que maneja esos medios. Me dijo que vendría pronto a visitarme y le dije que ya sabía la hora que más nos gustaba y era de poder almorzar juntos.
Dos veces vinieron este día los embajadores de Italia y el embajador especial de España para tramitar el asunto de la ocupación de la embajada de España. Me dieron cuenta de sus trabajos de mediación con las Ligas Populares y ante el Gobierno, la cosa se torna difícil ya que hay poca información de lo que hacen en sus operativos militares los guardias nacionales o porque el Ministerio de Defensa no se presta a estas aclaraciones. Por mi parte, les ofrecí interponer siempre mis oficios en todo lo que pudiera, tanto en la embajada como con las Organizaciones Populares, aunque no está todo a mi disposición; sin embargo, noto un respeto que puede ser atendido y usarse en bien de las vidas que están sufriendo en los rehenes, como rehenes, en la embajada de España.
Hubo deseos de entrevistas periodísticas de periodistas extranjeros que están en el país. Los de Argentina por teléfono y España también por teléfono, pero no estando bien informado de la realidad durante mis días de ausencia, he creído más prudente, omitirlas y trasladarlas todas al próximo domingo, después de la Misa en que tendremos, como de costumbre, la rueda de prensa.

Viernes, 08 de febrero
En el desayuno me reuní con el Padre Provincial de los Jesuitas, Padre Jerez, y los dos jesuitas EllaCuria y Estrada y el Padre Fabián Amaya, el Padre Cristóbal Cortés, el Padre Rafael Urrutia y el Licenciado Roberto Cuéllar, encargado de Socorro Jurídico, con el fin de analizar la realidad política del país y la actitud más conveniente para nuestra Iglesia. Fue una junta muy franca, muy enriquecedora, en que se hizo un análisis de el papel que desempeña en este momento el Gobierno, la Democracia Cristiana, las organizaciones políticas populares, y , sobre todo, la reacción tan cerrada de la extrema derecha y de sus grupos armados que están haciendo mucho mal, mucha violencia. Tomé nota para que, en la próxima homilía, oriente así la situación de nuestra Iglesia, la cual tiene que ser siempre de anuncio del Reino de Dios, de favorecer todo lo positivo que puede encontrarse en esta confusión de actividades políticas y militares, de denunciar también el atropello a los derechos humanos y de buscar salidas que no sean por los caminos de la violencia sino que denunciando las diversas clases de violencia y evalúandolas en su justa medida, poder dar también un juicio desde el Reino de Dios, que no es de carácter político ni apoyando ningún proyecto político concreto, sino que es iluminación de la fe para una justicia sobre bases de nuestra fe y de nuestros sentimientos cristianos.
Nuevamente tuve la visita de los embajadores de España y de Italia que se encuentran un poco abatidos porque sus entrevistas con el supremo Gobierno se encuentran bloqueadas por la falta de información de los cuerpos de seguridad. Y se cree que las exigencias de las Ligas Populares 28 de Febrero, acerca de capturas y desaparecidos no se logra que se esclarezcan y hará que este sitio de la embajada se mantenga hasta que no se den informaciones más claras. Me pidieron que tratara de influenciar en las Ligas Populares, a fin de dejar la embajada, y que ellos prometen también seguir trabajando y se dan cuenta de la necesidad de estos recursos anormales en una situación en que se dan tan poca importancia a los derechos humanos justamente reclamados por estas organizaciones, pero están de por medio ocho vidas en el Ministerio, aunque no peligran por violencia, pero sí por un malestar y la privación de su libertad.
He dedicado la tarde a organizar una gran cantidad de correspondencia durante mi ausencia y voy a recoger ya las notas que me servirán para la próxima homilía.

Sabado, 09 de febrero
Lo especial de este día fue la reunión-cena para recabar datos para mi homilía, el Padre Fabián me hizo un buen resumen sobre el esquema de los tres proyectos políticos que están en juego en El Salvador: el proyecto del Gobierno, el de los grupos populares políticos y de el de la derecha. En torno de esos tres hemos situado los diversos actos de violencia que han sido muchos en esta semana y las posibilidades de salida sin que haya necesidad de recurrir a una lucha insurreccional armada, que será terrible, sí se desata en El Salvador. Pasé hasta muy noche arreglando estos apuntes y me levanté muy temprano también para preparar la mejor manera de exponer esta situación del país y el papel de la Iglesia, inspirado en las lecturas de este domingo que nos hablan, precisamente, del Dios de la historia que llama a los hombres a colaborar con él en la construcción de al historia de cada pueblo.

Domingo, 10 de febrero
En la Misa, que fue en la Basílica, porque la Catedral continúa ocupada, se me dió una cálida acogida después de mi viaje; sentí que había un cariño especial en aquella Iglesia que estaba bastante concurrida y que fue haciendo más densa a medida que pasaba la Misa. La homilía se prolongó casi dos horas y ésto me da la impresión de que estoy abusando del tiempo, pero siento, por otra parte, la necesidad de orientar esta gente que me escucha con avidez, ya que, precisamente, me prolongo porque no noto cansancio en el auditorio, que lo noto siempre atento, y así me expresan que siguen con atención también a través de la radio.
Después de la Misa tuve una reunión de prensa con periodistas del extranjero principalmente, de la América Latina y de Europa. No hubo mucho que preguntar, puesto que, ellos mismos dijeron, que todo estaba ya explicado en la homilía. Sin embargo, fue un momento muy cordial en que me sentí muy amigo, de los periodistas y también había mucho pueblo que rodeaba esta reunión saboreando con gusto el diálogo, en el cual ellos, también gente del pueblo, intervenía con interesantes observaciones. La homilía fue transmitida en «retardo», porque eran las grabaciones las que se llevaron al aparato, ya que en la basílica es más difícil hacer la transmisión directa.
Fui a almorzar y a pasar la tarde con las religiosas del hospital que acudieron a la casa de las Oblatas al Divino Amor, religiosas del Colegio de la Sagrada Familia, que también concurrieron y vivimos un ambiente de familia, muy agradable, que tonifica nuestro esfuerzo por una Iglesia que, en su dura lucha, tiene que sentir también la ternura del amor que Dios ha querido darnos como tónica de nuestro trabajo por el Reino.

Lunes, 11 de febrero
Fui a celebrar la fiesta patronal del Cantón de Lourdes, en la Parroquia de Colón. La Iglesia estaba rebosante y hubo una cálida acogida al pastor. Prediqué de la Virgen de Lourdes, presentándola como figura de la Iglesia, y cómo lo que había pasado en Lourdes, entre la Virgen y Bernardita, era precisamente la función de la Iglesia con la humanidad, acercar los hombres a Dios para orar, hacerles ver su misión, dar un compromiso que Dios a cada hombre señala y vivirlo. La Virgen le dice a Bernardita cuál es su misión y realizar el trabajo de Iglesia, en comunión con los pastores. La Virgen dice a Bernardita que le diga a los sacerdotes que quiere allí un templo. Sobres estas tres ideas, exhorté a las personas a ser dóciles a la Iglesia y a construir, en comunión con sus pastores, la Iglesia que nuestra Diócesis quiere hacer, para que sea la verdadera Iglesia de Jesucristo. El Padre Nicolás Menjivar, párroco, estuvo muy oportuno y generoso al leer a la gente las razones por las cuales se me dió el Doctorado Honoris Causa de Lovaina y pedir un sentido de solidaridad con el Obispo, que se expresó en un caluroso aplauso; lo mismo al final de la Misa, cuando pedí testimonios a la gente de su sentir de Iglesia. Sentí mucho ánimo en la expresión de solidaridad y comunión que viven estos católicos.
Por la tarde, tuve la visita del embajador de Nicaragua, el cual además de saludarme, me invitaba para ir a su patria a conocer la experiencia tan interesante de aquel país. Yo le expresé mi deseo de ir a saludar al señor Arzobispo, Monseñor Obando, y también de aprovechar el conocimiento que él me está ofreciendo.
Vino también el Doctor Jiménez, antiguo político de Venezuela, quien estuvo en mi Misa del domingo y expresó su complacencia del Ministerio que, sin dejar de ser espiritual, está orientando también la política del país para que se realice según el proyecto de Dios. Fue muy franco y me expresó algunos puntos en que él quisiera que la Iglesia apoyara un poco más a la Democracia Cristiana en su esfuerzo por salvar al país. Le dije que estaba de acuerdo, pero ante todo quiero ser fiel a mi pueblo y reclamar a la Democracia lo que el pueblo le reclama y para lo cual tiene hoy una posibilidad, sobre todo, para hace que el Ejército cese de su represión, que están tan violenta contra nuestro pobre pueblo.
Estuvo también un ingeniero para manifestarme que había sido ocupada su oficina por las Ligas Populares, y me pedía una mediación. Lo cual yo hice por medio el Socorro Jurídico, ya que el Licenciado Cuéllar irá a negociar y a ofrecer el Arzobispado para esta negociación.
Vino también el seminarista Miguel Rodríguez, cuya familia ha sido víctima de esta represión, allá en el departamento de La Unión; su mamá ha dado ejemplo de una fortaleza cristiana, pero el tormento de su familia es muy grande, y le he ofrecido toda la ayuda del Socorro Jurídico y le he pedido una descripción de este atropello para denunciarlo como es mi deber.
Por la noche, fui a visita a la familia Chacón y convivir también estos sentimientos humanos de familia, que son tan necesarios en estas horas de tantas tensiones.

Martes, 12 de febrero
La mañana comienza con la visita en el hospital del Ingeniero Villacorta, Subsecretario de Agricultura, quien atentamente me entregó el proyecto de transformación agraria que él ha elaborado, junto con los colaboradores del Ministerio. Me explicó algunos puntos más difíciles y me lo traía con el deseo de oír el parecer de la Iglesia, sobre todo, en los asuntos de la doctrina social cristiana. Le dije que lo iba a estudiar, junto con los asesores, y comentamos ampliamente lo difícil de este paso, pero lo decisivo que será para que la Democracia Cristiana constante si las Fuerzas Armadas quieren o no quieren la transformación necesaria del país. Después, en el Arzobispado, me esperaba don Ernesto Rivas Gallont, junto con el hijo del ex-embajador de Sud Africa, el señor Dunn, para conversar acerca de la propuesta que había que presentar a las Fuerzas de Liberación acerca del secuestro del señor Dunn, que está en negociaciones. Se me dijo que se hacía un gran esfuerzo, de parte de personas particulares, en Sud Africa, para recaudar una buena calidad que entregar a los secuestradores y que no podían ofrecer más.

Martes, 12 de febrero
El señor Rivas Gallont y el hijo del señor Dunn me autorizaron, para decir a los secuestradores del señor Dunn, que se está haciendo una intensa campaña en Sud Africa, para recaudar fondos y poder rescatar así al señor Dunn, pero que no podían ofrecer más de lo que se colectara, ya que la familia personalmente está pobre y no cuentan con el apoyo del Gobierno. Los secuestradores del señor Dunn vendrán en esta semana a buscarme, en mi calidad de mediador en este penoso asunto del secuestro.
Hubo en el Arzobispado mucha actividad de visitas de sacerdotes y seglares; mientras en la sala de reuniones, había un diálogo entre patronos y obreros de una de las fábricas que tienen conflictos y huelga. El Arzobispado está siendo sede de muchas negociaciones, lo cual honra por su fama de imparcialidad y de justicia.
La entrevista más importante de hoy fue la que tuvimos con el Padre Octavio Cruz, en su calidad de encargado de la Comisión de pastoral. He quedado muy satisfecho de la información que me ha dado acerca del trabajo que está haciendo intensamente esta promotora de la Pastoral.
El acontecimiento principal fue el cursillo de comunidades eclesiales de base en Domus Mariae y la preparación para participar en otro curso de dichas comunidades en el Brasil. También la actividad acerca de los diversos grupos de Seminario y otros aspectos de la Pastoral. Me interesó mucho lo que el Padre Octavio me dice acerca de la promoción espiritual y cultural de los sacerdotes, que se sienten quizá muy pobres humanamente por haber descuidado su esfuerzo de «aggiornamento».
También fue interesante la entrevista con el Doctor Mario Levy, quien me comentó varios aspectos de la línea pastoral de mi carta pastoral y de algunas ilogicidades que él encuentra cuando se trata de los grupos políticos de izquierda. Su carta es muy interesante y la comencé a comentar en el programa por radio, que grabamos esta tarde para la entrevista de mañana. Trataremos específicamente de la organización que es necesaria en el pueblo, pero no, precisamente, de pertenecer a tal o cual Organización, sobre todo, si no complace al pueblo. Pero sí de despertar el sentido crítico del pueblo, para que deje de ser masa y pueda ser un pueblo que se organiza para el bien común.
También vino a visitarme, en carácter de emergencia, Rubén Zamora y otro miembro del Partido Demócrata Cristiano, para informarme del acontecimiento más grave de este día. Una manifestación de estudiantes, celebrando el triunfo obtenido en el Ministerio de Educación, hacía una manifestación, que fue disuelta violentamente por elementos de la derecha, en colaboración con el Ejército, el cual siguió la desbandada hasta introducirse en el edificio de la Democracia Cristiana, ocupado por las Ligas Populares 28 de Febrero y donde se armó una balacera, que dejó un saldo de varios muertos y muchos heridos. La comisión de Democracia Cristiana venía a pedirme, en el Seminario, asilo para dos señoras pertenecientes a las Ligas que ocupaban el local de la Democracia y que salieron amparándose como rehenes que salían a la libertad. Una de estas señoras vió caer muerto bajo las balas a su propio marido y está sumamente nerviosa. Conseguimos hospitalidad en el Colegio de la Sagrada Familia, ya que por ser mujeres, era muy difícil alojarlas en el Seminario que está ya en actividad.
Por la noche, tuve la visita de un periodista que pedía una entrevista para una revista de Argentina y platicamos ampliamente sobre la situación del país, el papel de la Iglesia y algunos datos personales míos.

Miércoles, 13 de febrero
Platiqué, durante el desayuno, con el Padre Ramón Vega, invitado por mí para conversar sobre asuntos del Secretario Social. Me expuso una serie de problemas y veo que ya va caminando para bien de nuestra Diócesis. Está logrando reunir intelectuales que pertenecieron a la asociación de universitarios, que hoy muchos son profesionales, y se espera de ellos una colaboración desde una conciencia cristiana. Le dije que alguna vez visitaría esas reuniones y que siempre contraría con el asesoramiento que yo necesito tanto, para saber dar una repuesta de Iglesia a estos momentos tan culminantes de nuestra historia.
En seguida, llegó el Doctor Rubén Zamora a contarme los acontecimientos sangrientos de ayer y cómo fue el desalojo de los ocupantes de Ligas Populares que tenían en rehenes, en el local de la Democracia Cristiana a varias personas, y cómo este operativo militar, que causó tantas víctimas, se hizo contra la voluntad de la Junta de Gobierno, que expresamente había ordenado al Ministerio de Defensa no actuar militarmente en este desalojo. Me contó cosas horroras de lo que hicieron los cuerpos de seguridad. Y que estaban analizando, desde anoche, en el partido, qué debían de hacer; desde luego, pedir la destitución del actual Ministro de Defensa y también presionar más, como partido, al Ejército y algunos hablan hasta de retirarse del Gobierno. La cosa es muy delicada, pero es hora de tomar medidas que demuestren, de verdad, que se busca el cese de la represión que está tan cruel en el país.
En el Arzobispado varias audiencias concebidas, pero además de las que estaban señaladas, varias visitas extraordinarias, a las cuales pude dar atención dentro de lo posible. Ayudaron mucho los Vicarios, los Cancilleres, a atender mucha gente que viene cuando hay estas circunstancias críticas en la política del país.
Después del almuerzo, pasé la tarde estudiando y, por la noche, una interesante reunión con el Seminario Mayor, en que con toda confianza me expusieron sus dudas, sus inquietudes y en un diálogo franco, creo que traté de solventarles y quedaron satisfechos, para seguir trabajando la formación de unos sacerdotes, tal como los necesita la Iglesia en este momento. Ha sido una satisfacción encontrarme rodeado de estos veintiún jóvenes teólogos y filósofos, que son verdadera esperanza para nuestra Iglesia.

Jueves, 14 de febrero
Breve entrevista, después del desayuno, con los Vicarios Generales, Monseñor Urioste, que regresa de una breve vacación, y el Padre Cortés que me informa de algunas actividades en la Curia en mi ausencia. Tratamos de evaluar nuestro trabajo y encontramos un poco de falta de comunicación por lo cual, se repiten o se contraponen algunas disposiciones. Monseñor Urioste me dice con franqueza fraternal que, muchas veces, mi actitud es como destruir alguna disposición de los Vicarios Generales y que ésto entorpece la marcha de la autoridad. Yo reconozco, pero vuelvo a insistir que necesitamos más comunicación, por lo cual hemos acordado que, todos los días, a las ocho, nos reuniéramos para ver lo que hay que hacer en conjunto en la Diócesis. Me pareció muy útil esta breve e inesperada reunión.
Me fui enseguida a Domus Marie, en la casa de la hermana María me reuní, como lo había prometido antes de mi viaje, con aquellos sacerdotes que son más señalados como avanzados del lado de izquierda. Con ellos ya tuve una conversación muy fructuosa y esta reunión de hoy ha sido también un gran acercamiento, en que, muchas veces, parece como que estamos más separados y hay más peligros, cuando, de verdad, hay esfuerzos sinceramente pastorales y sacerdotales. Al mismo tiempo, he aprovechado para expresar mis temores y reclamar que seamos, en medio de los vaivanes de la política y de nuestras aficiones por las organizaciones políticas populares, seamos verdaderamente signos del Reino de Dios, porque para eso estamos en la Iglesia, para dar presencia de la trascendencia, en medio de los trabajos de la tierra. Ellos han comentado, según el Evangelio, este pensamiento. Seguiré pidiendo a Dios para que sean, como me dijo el señor Obispo de Brujas, en Bélgica no enemigos, no víctimas, sino verdaderos colaboradores.
Por la tarde, interesante reunión con representantes de las organizaciones populares, fue uno del partido político UDN y otro de las Ligas Populares 28 de Febrero; no pudieron venir los otros dos, FAPU, y Bloque Popular Revolucionario, por atrasos de última hora. Posiblemente, porque a esta misma hora se realizaba el entierro de las víctimas de la represión del día anterior. Pero esta conversación, que de parte de la Iglesia, sostuve con el Padre Moreno, Monseñor Urioste, y los dos representantes políticos, ha sido muy fructuosa y tuve oportunidad de poner mis reparos y de señalar las competencias de la Iglesia y defender los sentimientos cristianos del pueblo y buscar, entre todos, como verdaderos salvadoreños, la salida más pacífica y honrosa de esta crisis del país. Quedamos de continuar nuestras reuniones y de prestar la Iglesia sus servicios, sin perder su identidad de Iglesia. Pedimos, ante todo, que apresuraran un proyecto de Gobierno que salga del pueblo y que se presente a pueblo para aglutinar al pueblo en estas organizaciones y que en ese proyecto, la Iglesia puede prestar un doble servicio, en aquellos campos técnicos que no son de su competencia iluminarlos desde el Evangelio y juzgar según los criterios evangélicos los aspectos humanísticos. Y en el otro nivel, de los aspectos religiosos y humanos, por ejemplo, cómo se consideraría la religión, los aspectos justos en este nuevo proyecto, la Iglesia podrá aportar toda la riqueza de su doctrina. Pero al mismo tiempo, queda constancia de que, no participaremos en categoría de una fuerza política, sino como Iglesia, con luz de Evangelio. Pareció muy bien esta relación y hay un nuevo aspecto en nuestras relaciones con estas organizaciones.
Por la noche, una breve entrevista que ya se había anunciado con un representante de una organización clandestina, con la cual estoy mediando la liberación de un secuestrado, y al mismo tiempo, aprovechando para iluminar con el Evangelio las actividades que no concuerdan muchas veces con el sentir cristiano. He sentido que hay acogida y que mi mensaje, a través de este representante, llega también a toda la organización desde su dirigencia.

Viernes, 15 de febrero
Como he prometido, a las ocho de la mañana, estuve en la reunión de quienes tenemos la responsabilidad de la Curia Diocesana, a fin de tener más comunicación y llevar un Gobierno más comunitario y éste fue el tema de nuestra reunión de hoy, ver cuáles son las deficiencias de que estamos adoleciendo y cómo podemos corregirlas, ya surgieron también varios temas concretos que tratados en conjunto resultan mucho más inteligentemente resueltos y llevaderos. Después de una intensidad de visitas, unas ya anunciados, y otras que llegaron improvisadas.
Llegó un grupo de jóvenes de Sonsonate a pedirme que fuera a bendecirles una clínica y celebrarles la Misa, pero les dije que era otra Diócesis y que les agradecía su amabilidad, les prometí ir a visitarlos en carácter privado en otra ocasión; ellos insistieron en que fuera a la inauguración que deseaban y les dije que para eso fueran a pedir el permiso a la Diócesis y quedaron de comunicarme. Esto indica la sabiduría de la Iglesia en dividir su territorio y también la simpatía de la gente que yo no puedo despreciar, sino encauzar.

Por la tarde, hubo varias visitas a pesar de no estar anunciadas, pero dada la inmensidad de problemas, ocupaciones, rehenes y otros casos similares hay que atenderlos sin dilación.

Sabado, 16 de febrero
Este día, aunque quise dedicarlo enteramente a la preparación de mi predicación del domingo, tuve que ir a la Catedral por la mañana a cumplir un compromiso de bendecir la imagen de San Rafael que van a llevar para el cantón de ese nombre en la Parroquia de Candelaria de Cuscatlán, allá la recibirá el Padre Interiano, pero no quise negarse a esta petición de los humildes campesinos, ya que en ellos siempre siento la presencia y el llamamiento de Dios.
Precisamente, tuve la oportunidad de hablar con los que dirigen la ocupación de la Catedral, son dos jóvenes pertenecientes a un sector del Bloque Popular Revolucionario, cristianos, pero que se sienten obligados a hacer estas acciones, ya que no encuentran seguridad fuera de la Iglesia y se trata de alojar allí una cantidad de campesinos, muchas son mujeres y niños, que han venido huyendo de cantones de la jurisdicción de Las Vueltas, en Chalatenango, donde la Guardia Nacional y ORDEN los persiguen encarnizadamente y otros han tenido que huir a los montes y éstos se han podido refugiar en la Catedral. Yo les dije que comprendía todo ésto y que la Iglesia siempre estaba dispuesta a esta clase de hospitalidad y que no era necesaria la ocupación en la forma en que lo están haciendo. Y le expresé que me comunicara con la dirigencia del Bloque para hablar de la ocupación de templos, ya que comienza próximamente la Cuaresma y el pueblo tiene derecho a estos lugares de oración; y dialogando con la Iglesia pueden encontrar otros modos de realizar los fines para los cuales han ocupado las iglesias.

Por la noche, todavía tuve visita de un caso laboral en que han estado en conflicto, precisamente, dos organizaciones, el BPR y el PAPU; se estorban mutuamente, en vez de ayudarse en beneficio de una fábrica que está cerrada, pero que está en proceso de reabrirse y una ocupación de la otra organización ha venido a estorbar este proceso, lo denunciaré y llamaré al orden mañana en mi homilía, si Dios quiere.

Por la tarde, fui a Guazapa. Un acto muy original celebrado en el mismo convento parroquial, donde tienen su residencia las religiosas Carmelitas que hoy han cambiado de actitud, siempre dentro de sus mismos propósitos religiosos. Se han desprendido de su Congregación, la congregación de Carmelitas de San José, y han inaugurado, cinco de ellas, una casa para servir allí al pueblo en forma pastoral y llevar siempre sus compromisos religiosos, pero sin relación con su antigua Congregación. Todo se ha hecho ordenadamente y, aunque en la Congregación tal vez no se comprende plenamente este paso, sentí que el pueblo ha comprendido muy bien y que ellas si son fieles a sus propósitos actuales, pueden hacer mucho bien, aún bajo el aspecto de la vida religiosa, acercándola y haciéndola muy simpática en medio del pueblo. De hecho, me dijeron que ya son varias las jóvenes que quieren integrarse a este grupo, pero que quieren proceder con toda prudencia exigiendo todas las cosas que el Evangelio exige a la vida religiosa. Tuvimos, pues, esta Misa muy íntima, junto con familiares de estas nuevas religiosas, y junto con la comunidad que colabora en la pastoral. Fue un ambiente muy comprensivo de mucha oración, de mucha reflexión; fue para mi también un enriquecimiento del Espíritu del Señor.

Regresé a preparar mi homilía, escuchando los asesoramientos de quienes se reúnen conmigo este día: El Padre Moreno, la señorita Doris Osegueda, el Licenciado Cuéllar el Padre Cortés y el Padre Urrutia. Me dan elementos muy valiosos para conocer mejor la realidad de la semana y saberla iluminar evangélicamente desde la homilía dominical. He llegado hasta horas de la madrugada, ya es domingo 17 de febrero.

Domingo, 17 de febrero
La homilía se prolongó por una hora y cuarenta y cinco minutos. Hablé de la pobreza con el esquema del documento de Medellín, presentándola como una denuncia contra la injusticia del mundo, como un espíritu que se vive, apoyándose en Dios, y como un compromiso, el de Jesucristo que se compromete con los pobres, y desde allí, la Iglesia también cumple la misión de Cristo para llamar a todos a salvación. Y con esta luz de las bienaventuranzas, que se leyeron hoy en el Evangelio, iluminé la realidad del país para condenar el egoísmo de la riqueza que se empeña en mantener sus privilegios y para dar también las orientaciones desde las exigencias de los pobres a la política del país. Ha sido bastante bien comentada, porque esta noche estuve con los jesuitas de la UCA, para llevar una correspondencia, y encontré una acogida muy cálida, junto con otras visitas seglares que también habían escuchado.

Por la tarde, a las siete de la noche, mejor dicho, fui a Santa Lucía la Parroquia de jurisdicción de Ilopango, donde se instaló al nuevo Párroco, Padre Luis Recinos, que ha venido de Nicaragua para continuar aquí sus estudios, y nos dará este servicio pastoral, atendiendo la Parroquia de Santa Lucía, ya que su párroco anterior, Padre Astor Ruiz, no pudo entrar al país y tuvo que ir a tomar compromisos, precisamente, a Nicaragua. Así resulta un intercambio de sacerdotes, alguien que va de Santa Lucía a Nicaragua y alguien que de allá viene a Santa Lucía. Fue también un momento muy pastoral, platicando con las diversas comisiones, animándolas a continuar, felicitándolas porque un año de ausencia de sacerdote han sabido comportarse como verdadera comunidad cristiana.

Entregué, al regresar de esta Misa, la carta secreta que la familia del secuestrado señor Dunn, entrega a sus secuestradores, por este camino secreto.

Lunes, 18 de febrero
En la reunión que acostumbramos ya en la primera hora de trabajo, analizamos algunos puntos al respecto de sacerdotes y de sus puestos en parroquias. Y concluímos que, era un estudio que había que llevar más a fondo, de acuerdo con el Senado Presbiterial y con la comisión de pastoral, pero como se trata de un asunto bastante secreto, se escogerá uno o dos elementos de cada uno de estos sectores pare estudiar, a conciencia, la situación de nuestro Clero, a fin de colocarlo en el lugar más apropiado a las cualidades de cada uno.

Después, tuvimos reunión con el Senado Presbiterial, muy interesante por tratarse asuntos de actualidad como son las ocupaciones de los templos y el problema de la violencia en el país. Acerca de la toma de los templos, se discutió bastante sobre la conveniencia de un documento acerca de lo que la Iglesia piensa y a fin de que todos pensamos igual. Pero se creyó más oportuno una acción directa con los que causan las ocupaciones y así se encargó a aquellos sacerdotes que tienen más contacto con las organizaciones para que procuraran que la Dirigencia de dichas agrupaciones se entendiera en diálogo conmigo, a fin de platicar la manera de que estas ocupaciones no se realicen más o, en caso de extrema necesidad, se haga siempre de acuerdo con el responsable de los templos.

Por la tarde, otra reunión muy importante en el Centro Universitario Católico, con la Comisión de Administración y con los Vicarios Generales y con el administrador de la Curia, Ingeniero Galván y el encargado del centro, Padre Ramón Vega, a fin de estudiar, en aquel mismo lugar, donde Monseñor Chávez planeaba la construcción del Arzobispado y de la residencia del Arzobispo, si se continuará ese trabajo o se preferirá, como últimamente se ha venido pensando, hacerlo junto al Seminario San José de la Montaña. Prevaleció esta opinión, después de razonarlo ampliamente y acerca del local que antiguamente se había destinado para esto, se acordó hacer allí la bodega de Cáritas y también la construcción de la Iglesia que es condición para este donativo. El Padre Ramón Vega se encargará de pedir un subsidio al organismo correspondiente para que nos ayude a ambas construcciones; y acerca de la construcción del Arzobispado en el terreno del Seminario, se redujo bastante a una construcción más sencilla y se tiene esperanza de tener subsidios de instituciones extranjeras, uniendo el dinero que ya se tenía, como producto de la venta de un terreno del Seminario, en tiempos de Monseñor Chávez, y que fue destinado para esta obra, de la residencia del Arzobispo y del Arzobispado.

Por la noche, el Padre Estrada y el Padre EllaCuria vinieron a buscarme para comunicarme que la homilía del domingo recién pasado ha causado revuelo en Roma y que el Padre General de los jesuitas, les comunicó, al Provincial de Centroamérica, el comentario que se hace en la misma Secretaría de Estado. Esta misma noche, hablarán con el Padre Jeréz que está en Panamá, para que si es necesario vaya a Roma a explicar la situación y ver que las palabras de la homilía corresponden a las situaciones tan difíciles de El Salvador. En concreto, la carta que se anuncia para el Presidente de Estados Unidos y que fue leída en la homilía, y que es, parece, la causa principal de este comentario, se inspira en el peligro próximo que supone la ayuda militar a El Salvador y, sobre todo, el nuevo concepto de guerra particular, que consiste en eliminar de manera homicida todos los esfuerzos de las Organizaciones Populares, bajo pretexto de comunismo o terrorismo. Esta guerra quiere acabar no sólo con los hombres directamente responsables, sino con toda su familia que, según ese concepto, se encuentra toda envenenada de estos conceptos terroristas y que hay que eliminarla. El peligro, pues, es grave y la carta se orienta a pedir al Presidente de Estados Unidos que no facilite un subsidio de carácter militar que vendría a suponer mucho daño en nuestro pueblo, porque trataría de eliminar y de matar muchas vidas.

Martes, 19 de febrero
Me despiertan con una llamada urgente de la Hermana María, desde Domus Mariae, para decirme que ha estallado una bomba en la planta de la YSAX y que ha quedado completamente arruinada. Pregunté si había habido daños personales y me alegré de que sólo fueran de carácter material, lo cual puede tener reparación.
Esta misma noche y a la misma hora, como a las once de la noche, también estalló otra bomba en la biblioteca de la UCA, evidentemente, pues, se trata de maniobras de la extrema derecha contra la voz de la Iglesia y contra las exigencias de la justicia social.

En el Arzobispado, muchos sacerdotes y seglares llegaron a expresar su solidaridad con el atropello a nuestra emisora y a ofrecer ya, desde el principio, ayudas para rehacerla pronto. Monseñor Rivera también expresó su solidaridad, ya que a las once y media, tuvimos reunión de Obispos en la Nunciatura. Ninguno de mis hermanos obispos mencionó el asunto de la radio-emisora, así como tampoco nadie se refirió a mi Doctorado Honoris Causa, ni a ninguna circunstancia de nuestra Arquidiócesis, más que para criticar, siempre como si fuera desviada en su camino pastoral. La reunión fue provocada por el señor Nuncio por indicación de la Sagrada Congregación para Obispos, que en nombre de Su Santidad, declara inválidas las elecciones de presidente de la Conferencia Episcopal y nos llama a que hagamos una nueva elección, pero después de haber hecho reflexión y oración. El señor Nuncio comenta otros aspectos y logra que nos reunamos en el próximo marzo para hacer un retiro espiritual por la mañana y hacer las elecciones por la tarde. El ambiente de esta reunión siempre me resulta muy frío y muy raro, opté por no decir palabra alguna, ya que todo cuanto se dice es mal interpretado por la mala voluntad que existe, sin duda, en algunos hermanos Obispos. El almuerzo fue en la Nunciatura.

Por la tarde, estuve esperando seminaristas ya que todos los martes he ofrecido dedicarme a este diálogo interesante con los futuros sacerdotes. Y terminé la jornada en casa de las señoritas Godoy, donde me ofrecieron una cena con el cariño con que esta familia lo sabe hacer.

Tuve también la visita el embajador de España ya liberado de su secuestro en la embajada, junto con el Secretario de Asuntos Interamericanos, venida de España para este problema y el señor embajador de Italia. Con todos, los tres conversamos amablemente y con mucho sentido de solidaridad para nuestra Diócesis y agradecimiento, por la colaboración en el problema de la ocupación de la embajada.

Miércoles, 20 de febrero
Ha sido un día sumamente cargado de actividades, el Arzobispado se torna cada vez más denso de gente que visita, que consulta, que se reúne. Se nota mucha vitalidad y le doy gracias a Dios. Tuvimos nuestra reunión de Curia con los Vicarios y Cancilleres, examinamos algunos aspectos con toda franqueza y creo que va siendo cada vez más útil esta reunión, aunque reclamé que fuéramos más puntuales y eficientes y encargué al Padre Rafael para que él se ocupa de hacer la agenda y de que la reunión se tuviera siempre, aunque faltara algún elemento.

Entre las visitas tuve una reunión de prensa hacia las once y media, en que hubo periodistas de Estados Unidos, de Suiza, de Alemania, de Francia, una cosa improvisada, pero muy rica de preguntas y de orientaciones de parte de nuestra Arquidiócesis. También llegó la señorita Marta Benavides que es tan activa, miembro ecuménico, para ofrecer toda su colaboración y le invité a prestarnos esta colaboración en el campo de la comunicación social, lo cual ella tomó con mucho agrado y lo ha comenzado a hacer con mucho interés.

Por la tarde, fui a compartir con los seminaristas de Santa Tecla, que están haciendo el año de Propedéutica. Después de expresarles el objetivo de este año y la esperanza que en ellos tenemos, dialogamos ampliamente y con toda franqueza invitándoles a sentirme amigo más que autoridad. Y hubo un ambiente muy cordial, confianza para expresar sus ilusiones, la alegría de encontrarse en esta nueva experiencia del Seminario, así como sus temores hacia el futuro. Pero les he prometido que lo que se ha comenzado en apertura no podrá cerrarse sino que, tomando en cuenta sugerencias, críticas constructivas, iremos mejorando, con ellos, la formación del futuro sacerdote. Después de cenar con ellos, me dirigí a la Basílica del Sagrado Corazón, donde en una solemnidad de mucha asistencia celebré la inauguración de la cuaresma y la imposición de ceniza, habiendo invitado al pueblo, como representante de toda la Arquidiócesis, a caminar junto con el pastor en esta peregrinación de santificación, de austeridad que nos lleva hasta la pascua, para ofrecer al país una Iglesia renovada en su cuaresma, con hombres nuevos que puedan ser los verdaderos, auténticos liberadores de la patria. Después de la Misa todavía hubo periodistas que tuvieron interés en dialogar y resultó también muy interesante.

Las nueve de la noche y al llegar al hospital tengo dos compromisos serios, uno del Padre Estrada, Padre EllaCuria con un señor especialista en bancos que quiere presentarme un proyecto acerca de la Transformación Agraria y del problema de los bancos. Lo oí con atención, pero le dije, se trata de aspectos técnicos y sólo le invito a que continúe perfeccionando sus ideales, para que luego tengamos oportunidad de confrontarlos con otros proyectos, principalmente de parte del pueblo que, es lo que hace falta hoy, proyectos concretos y, por eso, le di mi enhorabuena y mi felicitación y el deseos que trabajara siempre con ilusión esta clase de colaboraciones a nuestro pueblo.

La otra reunión era improvisada, de la Coordinación Nacional de Organizaciones Populares que iban a encontrarse hoy con elementos militares jóvenes, pero los cuales no pudieron asistir. Sin embargo, el contacto con las dirigencias de las organizaciones resultó muy fructuoso, aunque no profundizamos en aspecto concreto alguno, pero quedamos de reunirnos mañana con elementos de la Iglesia, para platicar varios aspectos de las relaciones entre la Iglesia y las Organizaciones Políticas Populares.

Jueves, 21 de febrero
Hoy comenzó el día, después de la Misa, con un desayuno con el Padre Ramón Vega, para hablar asuntos de la Secretaría de Acción Social y problemas de Cáritas. Después reunión de pastoral, en el Arzobispado. Para mí es la comisión más importante de la Diócesis, ya que me ayuda a coordinar las diversas actividades de la Vicaría de la Arquidiócesis y orienta con sugerencias nuevas nuestra pastoral. El Padre Octavio Cruz, como Secretario General, está dándole mucho impulso a esta Secretaría, lo mismo que el seglar, Francisco Cuéllar. No pude estar en toda la reunión, porque a las diez y media de la mañana tenía una entrevista con el representante de Estados Unidos, que en ausencia del embajador nuevo, está llevando los asuntos norteamericanos en El Salvador. El punto principal de la conversación fue el comentario sobre mi carta, dirigida el domingo recién pasado, al Presidente Carter, de Estados Unidos. Me dijo, en primer lugar, que el presidente no había recibido esta carta, a la que se ha dado ya amplia difusión en todo el mundo, y trató de explicarme el objeto principal de la carta, que era la ayuda militar a El Salvador, explicándome que no se trataba de poner armas en los cuerpos de seguridad, sino de perfeccionar algunos elementos que faltan en el Ejército, y así otras explicaciones, que luego yo traté de contestar diciéndole que mi carta se basaba en una información y condicionadamente a esa información le hacía mi comentario y que mantenía mis temores de que una ayuda militar, aunque fuera con las distinciones que él me explicaba, siempre redundaría en mayor represión del pueblo, ya que es el mismo Ministro de Defensa el que lleva ambos sectores de la institución militar y que, por más que se dijera que no era para las fuerzas armadas, podía determinar allá esta ayuda de cinco millones, nada menos, para armarse más y reprimir más al pueblo y, en cuanto a la influencia de Norteamérica en la política del país, le decía que una ayuda al Gobierno, que no tiene apoyo popular, aparecería para el pueblo como una imposición y que lo que más agradeceríamos era impulsar el proceso que el pueblo lleva ya adelante y no estorbarlo, imponiendo otro modo que no es el que el pueblo se construye como autor de su propio destino. Hubo otros temas y lo más importante fue que el señor embajador se llevaba la sugerencia de que esta ayuda militar ojalá se condicionara a que las reformas, que tanto se anuncian, se comenzaran a llevar a cabo y que se eliminara la línea represiva, que evidentemente prevalece en el Gobierno actual.

Otra visita de gran importancia fue la de Catholic Relief para ofrecerme ayuda en las necesidades de emergencia que pueden surgir en El Salvador y hablarme otros aspectos de la colaboración entre esta Institución norteamericana y nuestra Cáritas arquidiocesana.

Por la tarde, fui con el Padre Alliet a visitar las religiosas de Quezaltepeque y al Padre Roberto, todos ellos belgas, para llevarles un saludo de Bélgica con motivo de mi reciente viaje. Me da mucho gusto que estos sacerdotes y religiosas están haciendo mucho bien en un pueblo tan necesitado. Lamentablemente, está allá un cisma con el Padre Quinteros, que vive escandalosamente y sigue usurpándonos el convento y la Iglesia.

Pero el padre Roberto, ha logrado centrar la atención de la vida parroquial en la capilla del colegio de las hermanas Dominicas.

También visitamos, al regreso, a la Hermana María, encargada de Domus Mariae, donde pude ver personalmente los tremendos estragos de la bomba que acabó con la planta de nuestra emisora YSAX, la Voz Panamericana.

Regresaba de este viaje, hacia las cuatro y media, en el Seminario, donde estaba ya preparada una reunión con la Coordinadora Nacional de las Organizaciones Políticas Populares, y entre los puntos de agenda, escogímos para discutir primero el de las ocupaciones de los templos: primero, las organizaciones expusieron los motivos por qué ocupan los templos; enseguida, los sacerdotes, principalmente, el párroco de la Iglesia del Rosario y el de la Iglesia del Calvario expresaron los inconvenientes de estas ocupaciones para la vida de la parroquia y luego se discutió la manera de poder entrar en un arreglo para que estas ocupaciones no causaran el mal que se hace y tuvieran toda la eficacia que las Organizaciones dicen poner a estas táctica de presión, de defensa, de denuncia.

Otra reunión, ya entrada la noche, fue con un elemento de las FPL, fuerza clandestina, que es muy temida entre nosotros, causa de varios secuestros, pero con los cuales he podido entrar en diálogo con el objeto de expresar el sentimiento y los pensamientos de la Iglesia y hacer comprender que el respeto a estos sentimientos cristianos de la mayoría del pueblo, serán una condición para que ellos puedan disfrutar la popularidad de que carecen, cuando atropellan estos sentimientos.

Viernes, 22 de febrero
En este día de la cátedra de San Pedro, se celebra el tercer aniversario de la toma de posesión de la Arquidiócesis por parte mía, los sacerdotes se acordaron de esta fecha y me sugirieron que querían celebrarla, les manifesté mi voluntad de hacerlo en forma eucarística, celebrando la Misa con ellos este mediodía. Y así se organizó esta conmemoración que evoca, ante todo, mucha responsabilidad y mucho sentido de oración. Pero antes de la Santa Misa, pasamos una mañana de reflexión con un equipo de análisis político sobre la situación del país. Fue un catedrático de la UCA, junto con el Rector de la misma Universidad, el Padre Estrada también, y también los sacerdotes Urioste, Fabián Amaya, Cortés, Urrutia, el Padre Moreno, el bachiller Cuéllar, quienes compartimos el desayuno y dialogamos sobre el tema indicado. La reunión se tuvo en el comedor del Hospital de la Divina Providencia, apesar de que se había proyectado en la Casa de Santa Eugenia, en Planes de Renderos. El cambio fue debido al deseo del señor Héctor Dada, miembro de la Junta de Gobierno, quien quiso estar con nosotros porque traía un encargo de la misma Junta de Gobierno. El tema fue desarrollado por el experto y comentado por todos. Es una situación pre-revolucionaria la que existe en El Salvador, pero camina rápidamente hacia una fase revolucionaria. El mensaje del señor Héctor Dada era, en nombre de la Junta de Gobierno, para suplicar a la Iglesia interponer su valiosa palabra a fin de pedir una tregua a la Izquierda, tregua que dé oportunidad al Gobierno a realizar sus proyectos de transformación. Se analizó la petición del Gobierno diciendo que, no era la Iglesia, sino el pueblo el que debía de negociar con el Gobierno esa tregua y que el Gobierno debía de buscar el arraigo popular y no imponer unas reformas, sobre todo, si el pueblo se ha dado cuenta que es con el apoyo de una potencia extranjera como es Estados Unidos. De nuestra parte, nuestra mejor voluntad de colaborar con las transformaciones que beneficien al pueblo, pero no podemos ignorar que el pueblo y las organizaciones de izquierda no pueden colaborar con un proyecto donde, al mismo tiempo, existen realidades de represión y pedíamos que la parte sana del Gobierno, como es la buena voluntad de la Democracia Cristiana, representada por el señor Dada y el doctor Morales Erlich, debían de favorecer esa credibilidad del pueblo, quitando todos esos aspectos represivos. Por otra parte, se dijo que la tregua no sólo debía pedirse a la Izquierda, sino que la principal fuente de la violencia en estos días es la derecha, que pueden ser controlados por el Gobierno y evitar que provoque la violencia de la Izquierda. En fin, que con toda franqueza se dialogó un tema muy importante, que nos llevó, en esta franqueza de expresión de todos, toda la mañana.

Viernes, 22 de febrero
Al mediodía, nos dirigimos a la Basílica para la concelebración del tercer aniversario de mi Arzobispado. La ceremonia resultó muy fervorosa, íntima, no había mucha gente, pero sí estaban representaciones de las diversas comunidades de la Diócesis.

Un buen número de sacerdotes, religiosas, que celebraron con verdadero fervor y cariño. La homilía estuvo a cargo del Padre Cristóbal Cortés, quien fue muy generoso en sus elogios, sobre todo, destacando el magisterio de las cartas pastorales, a las que analizó como el pensamiento del Arzobispo y de la pastoral de la Arquidiócesis. Después saludos muy cariñosos, a la salida del templo. Los seminaristas de los diversos grupos de formación sacerdotal eran una nota de alegría y de esperanza en esta celebración.

Por la tarde, fui a visitar las congregaciones belgas de Cojutepeque y de Santa Cruz Michapa. Por la noche, recibí al Secretario General de una Organización contra la tortura, que tiene su sede en Milán, Italia, y traía un saludo y el anuncio de que este año la organización dedicará especialmente sus actividades a El Salvador. También me visitó el padre Provincial de los Pasionistas, junto con el Padre Juan Macho, con quienes compartimos los pensamientos de la vida pastoral de nuestra Arquidiócesis que, sin duda, son muy halagadores. De manera especial nos referimos a los seminaristas y vocaciones, ya que ellos tienen entre nosotros un grupo de estudiantes pasionistas y desean lo mejor, porque son la esperanza de la Congregación. A este propósito comentamos si era suficiente la formación filosófica y teológica que están recibiendo sus alumnos en la UCA. Yo expuse claramente mi pensamiento diciendo que lo sometieran al juicio del Padre Juan, que me parece muy seguro, para ir completando lo que pueda haber de deficiente. Sin embargo, me dió una idea para que nuestros seminaristas también procuraran una formación más autónoma y más de acuerdo con nuestra Arquidiócesis, ya que hay muchas quejas de ellos y de los sacerdotes, acerca de la actual formación en el Seminario Interdiocesano. No queremos perder la interdiocesanidad, pero también queremos colaboradores para la pastoral de nuestra Arquidiócesis.

Sabado, 23 de febrero
Esta mañana fui al Cantón Botonsillal, de la Parroquia de Colón, donde vamos a celebrar una ceremonia de matrimonios preparados por catequistas de aquel lugar. Me acompaña un equipo de televisión inglesa, que quiere tener información de nuestra vida pastoral en el sector rural. Fueron muy bien impresionados y tomaron bastante fotografías para su reportaje. El acto estuvo muy cordial y, al final de la Misa, expresaron sus sentimientos de solidaridad con la Arquidiócesis varios jóvenes y otras personas del lugar.

Por la tarde, fui a cumplir con una invitación que me habían hecho los jóvenes de Sonzacate, pueblo vecino a Sonsonate, aunque no es de mi Diócesis, sino de Santa Ana, ellos habían conseguido el permiso del señor Obispo, que yo confirmé cuando ví a Monseñor Barrera en la Nunciatura y me dijo que no había inconveniente. Hubo varios propósitos de no ir, por evitar este conflicto y también porque estamos bajo una amenaza de muerte. El señor Nuncio de Costa Rica me ha avisado que el peligro de amenaza existe otra vez contra mí y me advierte que tenga cuidado. Sin embargo, sentí un compromiso especial con esta juventud y fui y, francamente, fue una acogida muy cariñosa: mi ausencia hubiera causado un gran desencanto y traté de llenar sus aspiraciones, bendiciéndoles luego una clínica asistencial que ellos, por su propia iniciativa, han llevado a cabo. Creo que, aunque fuera de mi territorio, es Iglesia y es aliento a los esfuerzos de la Humanidad.

Al regresar, tuvimos la junta de asesoramiento que suelen darme de parte de la Secretaría de Comunicación Social el Padre Moreno, y el señor Cuéllar. Es una semana también bastante conflictiva, muchas violencias y hay mucho que denunciar; así como hay también mucho que animar en nuestro pueblo tan afligido.

Domingo, 24 de febrero
La Misa siempre se tuvo en la Basílica, a pesar de que ya está desocupada la Catedral, pero ha quedado muy sucia y maloliente y se llevará mucho tiempo para adecuarla al culto, después de un mes de ocupación. El inconveniente de las ocupaciones es grave, pero comprendemos que nuestro pueblo necesita estos refugios de la Iglesia, ante las situaciones de opresión tan horrorosas que estamos viviendo.

La asistencia a la Misa fue extraordinaria y se debe, en gran parte, a que nuestra emisora no está funcionando después del lunes, cuando le pusieron una bomba. Al referirme, al principio de mi homilía, a este atentado y comentar las muchas solidaridades y muestras de dolor y ayuda que van llegando, el público aplaudió con mucho entusiasmo y todo ésto es una esperanza para rehacer muy pronto nuestra Emisora. Un representante de Radio Noticias del continente, de Costa Rica, ofreció los servicios de su emisora en onda corta, 31 metros, para transmitir íntegra la homilía que va a mandar grabada hoy mismo y, si el próximo domingo es necesario, nos ofreció que lo haría directamente por línea telefónica. Este gesto también fue muy aplaudido. También anuncié, con mucha alegría de la gente, que los técnicos de la UCA y otras personas expertas en esta materia, han ofrecido su colaboración para erigir una Emisora más potente que la que acaban de bombardear. El repudio de la gente para este acto es evidente y el apoyo a nuestra Emisora se ha hecho también más evidente. Después de Misa hubo una rueda de prensa, muy elocuente, porque eran de varias partes del mundo y tuvieron mucho interés en conocer el pensamiento de la Iglesia en la situación actual del país y también mucho interés en la amenaza que yo denuncié a mi persona en la Misa, También, de parte del pueblo, que rodeaba esta rueda de prensa, se expresaron varios pidiendo a los periodistas el apoyo para nuestra Diócesis, para nuestra radio, para el Arzobispo.

Al mediodía, fui a terminar la convivencia de seminaristas mayores, que se ha venido desarrollando en San José de la Montaña, con los seminaristas de nuestra Arquidiócesis, desde el viernes recién pasado. Antes de Misa, dialogamos con mucha confianza y es admirable la inquietud juvenil de estos futuros sacerdotes, a los que queremos no mutilar en nada sus entusiasmos, sino orientarlos hacia una pastoral de acuerdo con las inquietudes también de esta Arquidiócesis que se siente joven y entusiasta.

Por la tarde, tuve que decidir mi viaje a Guatemala o su supresión, ya que los padres de la Curia, tuvieron una reunión privada en la que vieron el peligro de que yo fuera a celebrar mis ejercicios espirituales a Guatemala, donde hay más peligros que en el mismo país, y porque también mi presencia aquí es muy conveniente en estas horas de conflicto. Por fin, he decidido no ir, y hemos conseguido hacer mis ejercicios en la casa de las hermanas Pasionistas, en Planes de Renderos.

Lunes, 25 de febrero
A la hora del desayuno llegaron los padres de Chalatenango que iban a ir conmigo a Guatemala para hacer allá nuestros ejercicios espirituales en la casa de las Carmelitas, Carmel Juyú; todos teníamos ilusión de esta convivencia en un lugar tan pintoresco, pero la razones de los Curiales, que se dialogaron también por teléfono en este momento, convencieron al grupo al grupo a desistir del viaje, y hacerlo aquí, junto conmigo, en la casa de las hermanas Pasionistas, que muy generosamente, a pesar de lo improvisado, nos han acogido. Hacia las nueve de la mañana, estábamos ya en la casa-Finca Lourdes, camino de Planes de Renderos, lugar muy pintoresco, empezando nuestro ejercicios, que coordinará el Padre Fabián y que todos participaremos en un diálogo muy cordial y muy profundo. Este día ha sido muy rico de reflexiones, ya que nos hemos propuesto a hacer una sola motivación por la mañana y otra por la tarde y dejar el mayor espacio posible a la reflexión personal, que luego comentaremos a mediodía y al final de la tarde.

Por la noche, tuvimos también otro diálogo muy rico, más de carácter pastoral, que orientamos esta noche a la visita pastoral, tal como la han ideado en la Vicaría de Chalatenango, en tres zonas en las que habrá un Pro-Vicario, para ayudar al Vicario Episcopal y en cada zona tendremos dos días de trabajo con los agentes de Pastoral y, desde allí, se trazarán programas parroquiales que en el trimestre siguiente iré a visitar y así creo que tendremos una visita pastoral de evaluación, de programaciones y más técnica hacia una pastoral de conjunto. Se encomendará a la comisión de pastoral que perfeccione este proyecto para llevarlo acabo ya, en la próxima semana de pentecostés.

Martes, 26 de febrero
Desde hoy, hasta el viernes 29 de febrero al mediodía, me he encontrado en ejercicios espirituales, en la Finca de Lourdes, de las hermanas Pasionistas, camino de Planes de Renderos, han sido días de profunda reflexión y de convivencia muy fraterna e íntima con los sacerdotes diocesanos que trabajan en la Vicaría de Chalatenango. El Padre Fabián Amaya, Vicario Episcopal de esta Vicaría, nos orientó con dos meditaciones diarias, que luego reflexionábamos en oración individual y que recogíamos en diálogos fraternales al terminar la mañana y al terminar la tarde, durante la Eucaristía y, por la noche, teníamos un diálogo de carácter pastoral en que surgieron muchas iniciativas para el bien de aquella Vicaría y de la Diócesis en general.

Durante estos días también hubo, en la Curia arzobispal, una reunión privada de las organizaciones políticas populares con otros organismos políticos, a fin de analizar la plataforma que las organizaciones prometen como Gobierno Democrático Revolucionario; la Iglesia ha ofrecido sus servicios, desde su competencia de humanismo y cristianismo. También, durante estos días, se ha comenzado a trabajar en la antena de YSAX, la planta transmisora que fue destruída casi totalmente por la bomba, que nos ha dejado sin radio católica. El Padre Pick, jesuita norteamericano, que está trabajando en emisoras de Honduras y Panamá, fue traído y está dirigiendo, junto con el Padre Pedraz, este trabajo. Se han ofrecido también los técnicos de la Universidad Católica y los técnicos de ANTEL, con tanta ayuda y mucho apoyo popular esperamos que muy pronto nuestra Emisora esté ya saliendo al aire.

El viernes por la tarde, visité, después de salir de ejercicios, los trabajos de la planta transmisora de YSAX y me encontré al Padre Pick trabajando como cualquier jornalero en el despeje de las ruinas de la bomba. Lo mismo que otros albañiles dirigidos por ingenieros de la UCA, tratando de reconstruir la caseta, donde se instalará el transmisor nuevo, provisionalmente. Porque el lugar definitivo será fuera de la ciudad y ya tenemos el terreno adecuado.

Sabado, 01 de marzo
Lo más sobresaliente de este día fue la ordenación sacerdotal de Jaime Paredes, un Diácono joven, descendiente de una distinguida familia de San Salvador, se preparó en México y ha realizado su diaconado, en gran parte ya en El Salvador, y es un sacerdote de mucha esperanza. Actualmente, está dirigiendo el grupo de seminaristas que hacen el año de introducción o propedéutica y trabajará también en otros sectores pastorales. La ceremonia fue muy impresionante en su sencillez, sobre todo en el momento en que se le imponía las manos, ya que habían muchos sacerdotes participando en esta Consagración; lo mismo sus padres y amigos presentes, que miraban y saludaban con profundo cariño. Conmovedora fue la presencia de los seminaristas, nuestros cinco seminarios asistieron y parecía una fiesta de juventud vocacional que, sin duda, encontró mucho estímulo en la ordenación de Jaime. Después de la Misa, hubo una recepción sencilla, pero muy cordial en la que tomaron parte no sólo los distinguidos invitados, sino también campesinos venidos de las comunidades de Chalatenango.

También después de la ceremonia, tuve una entrevista de prensa con un periodista norteamericano, siempre interesados en conocer esta crisis que está viviendo nuestra patria y la función de la Iglesia dentro de ella.

Por la tarde, celebré la tradicional Hora Santa a los primeros de mes, en el Hospital de la Divina Providencia, con bastante asistencia. Hablé del Evangelio del domingo siguiente, que es el de la transfiguración del Señor, llamando a participar en la vida de Cristo y de la Iglesia, en una hora en que los cristianos tenemos una gran misión que cumplir en nuestra patria. También este día tuve una entrevista con especialistas de Reformas Agrarias que sostienen aquí en El Salvador los Estados Unidos, pero que fomentan el proyecto del Gobierno que tiene poca popularidad y que cuenta sí con el apoyo de los Estados Unidos, pero en una situación, como ésta, hay que guardar muchas reservas respecto de estas ayudas, que quieren condicionar a un proyecto impuesto, el deseo auténtico del pueblo. Agradecí, me interesé mucho por conocer los detalles, son verdaderos técnicos, pero insinué estos reparos para que el proyecto, con toda su ayuda económica, fuera siempre contando con el sentimiento y el deseo del pueblo y no solamente apoyando un Gobierno que, por su aspecto represivo, pierde cada día más popularidad.

Por la noche, tuvimos la reunión de consulta para preparar la homilía del día siguiente.

Domingo, 02 de marzo
Segundo domingo de cuaresma. Por falta de la Emisora, muchos llegaron personalmente a la Basílica y se encontraban más llena que de costumbre, pero los servicios de la Radio Noticias del Continente, de Costa Rica, llevaron, en onda corta, la voz de la Misa, sobre todo la homilía que, después, he tenido referencias que fue muy escuchada y con bastante nitidez, no sólo en el país, sino como onda corta que es de Centroamérica, en todo el Istmo y también en el Continente. Supe también que habían colaborado radios de Venezuela y de Colombia; los cuál me impresionó mucho, cuando, por primera vez, la voz de una homilía del Arzobispo de San Salvador, trasciende las fronteras y es escuchada en todo el Continente. Aproveché esta circunstancia para tener presente al auditorio, no sólo de mi Diócesis, sino de América Latina, para la cual trabaja esta Iglesia, de acuerdo con unas normas bien claras, que se le dieron en Medellín y en Puebla. Hubo después de Misa una interesante conferencia de prensa en que participaron unos diez periodistas y, además, mucha gente de la Misa, que ya se está haciendo costumbre de participar también en este diálogo de aclaraciones, que se refieren muchas veces a puntos de la homilía o a otros intereses de los periódicos que nos visitan. Todos eran periodistas extranjeros.

Por la noche, fui a la Parroquia del Barrio de Lourdes, donde el Padre Mateo Quijada había preparado un grupo de confirmaciones. La Iglesia rebosaba de fieles. La acogida fue muy cariñosa y tuve que anunciarles que había un cambio en esa Parroquia y que el Párroco, a pesar de que lo querían mucho, como yo también lo estimaba, tendría que pasar a otra parte; mientras que allí, el próximo domingo daríamos posesión a una comunidad de Padres Paulinos que nos ayudarán a trabajar en ese sector pobre de nuestra Diócesis. Mientras que el párroco actual, Padre Mateo, irá al cantón El Carmen, de la parroquia de Cristo Redentor, a la que estará inscrito como Vicario-Cooperador.

Lunes, 03 de marzo
Después de una semana de ausencia, volví hoy al Arzobispado, donde inicié mi trabajo con la reunión de costumbre, con los vicarios y Cancilleres; pero no asistió Monseñor Urioste por encontrarse un tanto enfermo de su mal que lo hace sufrir tanto, problemas de circulación y de venas en los pies. Comentamos, precisamente, que, por deficiencias de mi carácter, puedo causar a veces resentimientos o divisiones, pero que no dudara de la fidelidad de estos colaboradores. Yo les dí la razón y les dijo que había sido uno de los punto de mi examen en el ejercicio espiritual de la semana pasada y que traía el propósito de que, con su ayuda, procuráramos trabajar más unidos, en más comunicación, y que mutuamente nos corrigiéramos aquellas cosas que pueden entorpecer este trabajo comunitario tan interesante. Que vamos a tener, como allá en los ejercicios lo propuse, esta reunión del principio del día, en la capilla doméstica, para que sea también un momento de oración y de orientación evangélica para el trabajo de dirigir esta Arquidiócesis. Inmediatamente, participamos en la reunión de Senado, que se había acordado para esta mañana, pero que algunos olvidaron y por eso fue con poca asistencia. Sin embargo, se trataron puntos muy interesantes, como fue preparar la junta del Clero de mañana, en la que se elegirá al nuevo Senado Presbiterial. También se tocaron otros puntos de la misión de la Iglesia en este ambiente tan politizado, en que las comunidades eclesiales de base corren el peligro de perder su identidad y hacerse sentir un poco más políticas que evangélicas. Traté de aclarar, dentro de mi alcance, la trascendencia de que una Iglesia, en este momento no puede prescindir del gran problema político, del proceso de nuestro pueblo, porque no debemos de correr el riesgo de quedarnos al margen en una hora tan histórica, pero que sí será nuestra presencia con profunda identidad eclesial. Otros puntos se trataron muy en ambiente de familia y de confidencia.

Fui a almorzar con los padres belgas, ya que ha venido el Padre Pedro Le Clair de Panamá y así cumplí ya este primer día de trabajo con uno de mis principales propósitos, de compartir más mi vida, aún en forma privada, con los queridos sacerdotes de la Diócesis. Fue una conversación muy fraternal en la que pude expresar también mis temores acerca de las críticas que se hacen del trabajo de los belgas pero que tratándolos de cerca es un trabajo muy cristiano, pero que merece mucho cuidado de parte del pastor de la Diócesis. También me confiaron que habían sido amenazados por teléfono y que preferían no dormir en ese mismo sitio donde tienen su residencia. Yo les conseguí que en una Colegio con algunas reservas, podían ir a pasar las noches que quieran.

Por la tarde, con el Padre Moreno, estudiamos un documento que se decidió presentar por parte de la Iglesia y de las dos universidades acerca de la situación del país y que sirviera como un llamamiento al pueblo a tomar parte en la decisión de su propio destino y no esperarlo todo de los grupos políticos, sino aprovechar estos esfuerzos de unidad y de apertura de las Organizaciones Populares para que el pueblo también critique la situación actual y trate de buscar los caminos que más conviene, y que así resulte ser el propio pueblo el que está trabajando su propia configuración. Hice algunas reservas al documento y también pedí más tiempo para poderlo estudiar con algún grupo de sacerdote de la reunión del Clero que será mañana.

Esta noche se oyeron detonaciones durante casi una hora. Asalto del Ejército Revolucionario del Pueblo al Cuartel de la Guardia Nacional…

Martes, 04 de marzo
Como primer martes de mes, se celebró hoy la reunión del Clero. No asistieron religiosas, porque se trataba principalmente de elegir el nuevo Senado Presbiterial, para otros dos años. Hubo primero una motivación de cuaresma, presentada por el padre Juan Macho Merino, y después de motivó la elección para elegir representantes de los diversos sectores del Clero en el Senado Presbiterial. Un joven, cuatro sacerdotes trabajadores en el sector rural, dos diocesanos del sector urbano y dos religiosos. La elección fue muy bien llevada y al final tenemos una selección bien representativa de estos diversos sectores del Clero. Por parte mía, elegiré otros cinco y así completaremos el Senado, que se reunirá próximamente para tener su primera sesión.

Me dí cuenta también en Domus Mariae del avance de los trabajos, tanto de la caseta donde se va a instalar el nuevo transmisor de YSAX, como del trabajo técnico de la transmisión que lo está llevando el Padre Pick, con colaboración de técnicos, ANTEL y UCA.

Por la tarde, entrevista con los norteamericanos que están asesorando el proyecto de Reforma Agraria, me acompañó el Padre Juan Ramón Vega; hicimos observaciones al proyecto. Están decididos a apoyarlo en todo y se dice que mañana mismo saldrá ya esta ley de parte de la Junta de Gobierno. Nuestra principal dificultad es si tendrá autoridad la Junta de Gobierno entre los dos extremos, de derecha y de izquierda, que la están combatiendo tan duramente. Sin embargo, de mi parte, apoyé todo lo justo de esta reforma y le prometí el apoyo moral de mis oraciones y el deseo de que se lleve a cabo para beneficio de nuestro pueblo.

No pude asistir a la invitación que me hicieron de la Parroquia de San Antonio, de Colonia América, donde en la capilla de los Andes tuvieron hoy la entrega de las Biblias a los seguidores del movimiento catecumenal, que está haciendo entre nosotros bastante bien.

De mi parte, también insistí a los sacerdotes en que está institución del organismo de consulta, que es el Senado, no quería agotar mis intenciones de diálogo con cada uno de los sacerdotes, pidiéndoles excusa de no haberlos podido atender por tantos problemas que hay, pero prometiéndoles siempre mi sincera buena voluntad y pidiéndoles la colaboración para abrir canales acerca de estos diálogos personales.

Miércoles, 05 de marzo
Después del desayuno, sorprendió la Comisión Ecuménica de ayuda humanitaria, porque les habían dicho que iban a tener una junta conmigo a las ocho, de lo cual yo no había tenido noticias, pero brevemente les expresé mis preocupaciones de esta disgregación de energías con diversas comisiones de carácter benéfico y que los invitaba para las cuatro de la tarde, que convocaría a los otros sectores de Cáritas y de comisión arzobispal de emergencia, para unificar nuestros esfuerzos, lo cual consulté luego en la reunión con los Curiales, que también participan de esta preocupación, pero no se puede tener esta tarde la reunión porque varios elementos no pueden asistir. La dejaremos para próxima ocasión. Parece que hay elementos disgregadores o quienes quieren aprovechar esta actividad, como instrumentalizando al Arzobispado para fines políticos. Estaré muy atento y trataremos de hace una verdadera caridad al estilo de Iglesia.

La reunión con los Vicarios y Cancilleres resulta siempre muy útil, se examinan muchos aspectos de la vida de la Curia y de la Diócesis y creo que es indispensable hacerla diariamente.

Durante la mañana, muchas audiencias particulares que se habían anunciado y hacia el mediodía una entrevista de periodistas norteamericanos y de Europa, tradujo la señorita Marta Benavides, que está trabajando en el Arzobispado, ecuménicamente, ya que ella es protestante, pero está prestando un buen servicio a nuestra Arquidiócesis.

Ya bastante tarde, vino a visitarme al Hospital de la Divina Providencia el Secretario de información de la Presidencia, don Sigfrido Munés, para presentarme una invitación a Casa Presidencial para el día de mañana, a las once, pero que no podía decirme el motivo, lo cual le dije que era un poco absurdo, que no podía ir si no tenía conocimiento a dónde iba, pero que por su conversación, yo había deducido que se trataba de la promulgación de la Ley de Reforma Agraria y que han sido invitados también los otros obispos y todo el Gabinete y el Gobierno y otras personas que pueden interesarse en apoyar al Gobierno en este esfuerzo de transformación Agraria. Le expresé mis ambigüedades, desde luego, que no había sido una visita con conocimiento de su objetivo, y, luego también que tenía mis reparos para estas reformas sociales, económicas políticas cuando al mismo tiempo se está masacrando al pueblo; aunque sé que hay muy buena voluntad en un sector del Gobierno, pero lo que prevalece y ofende tanto al pueblo es ese carácter represivo; mientras el cual exista, la Iglesia no podrá sentir toda la confianza con el Gobierno. De todos modos, apreciaba la invitación y quería mantener mi amistad personal con él y con otros miembros del Gobierno, pero a un nivel meramente personal. Que como pastor de la Iglesia comprendiera mis reparos y la responsabilidad de mi presencia. Sin embargo, le prometí analizarlo y reflexionarlo y decidiría, según mi conciencia. El me dijo que estaba de acuerdo y que sea que fuera o que no fuera, él siempre se sentiría tranquilo y sentía que la amistad conmigo en nada había perdido.

Por la noche, fui a una reunión del movimiento de intelectuales católicos, que está volviendo a renovar al Padre Ramón Vega. Había profesionales, un número de unos doce, y abordamos el tema de la necesidad de que los profesionales se introduzcan plenamente con toda su capacidad en el proceso del pueblo y que lleven una conciencia cristiana a esta vida de la nación. Había dudas si debía de continuarse esta organización o no valía la pena, pero los animé y les dije que era indispensable este trabajo de la Iglesia en el sector profesional. Y que para los mismos pastores, principalmente, para el Arzobispo, era un apoyo muy fuerte tener este grupo de intelectuales con los cuales contar en casos de dudas y de diálogos.

Ultimamente fui a la casa de los Padres Jesuitas, UCA, para consultar con ellos mi decisión acerca de si voy o no, a la reunión de Casa Presidencial; prevalecieron los criterios que ya había expresado yo y se creyó más conveniente mandar un representante, pero no ir personalmente y que, en la homilía del próximo domingo, diera mi juicio aprobando y apoyando lo bueno, así como también expresando mis reparos, siempre en favor del pueblo.

Jueves, 06 de Marzo
En el desayuno consulté a Monseñor Urioste sobre la conveniencia de atender la invitación de Casa Presidencial hoy a las once para promulgar la Ley de Reforma Agraria, vió él más detenidamente el aspecto positivo que es apoyar una causa que beneficia al pueblo, pero también vió el aspecto negativo de un Gobierno en que está incrustada una línea de grave represión. Y concluimos, igual que anoche, de que no iría personalmente, sino que enviaría al Padre Cortés como representante.

A las once y media, en una cadena de radio-televisión, desde Casa Presidencial fue promulgada solemnemente por el coronel Majano, la Reforma Agraria. Inmediatamente se dió una Ley de Estado de Sitio, para evitar los transtornos que pueda traer esta disposición.

Por la tarde, he platicado con miembros de las Ligas Populares 28 de Febrero y también con algún miembro del FPL, y ambos descalifican la medida gubernamental como una reforma que no va al fondo de la transformación que el país necesita, sino que es una nueva manera de apañar nuestra situación de injusticia y de quedar bien internacionalmente y de admitir una intervención de Estados Unidos. En estos análisis bastante profundos, hay muchas cosas que cuestionamos con Monseñor Urioste, que estuvo presente en la primera reunión, y a las preguntas, respondieron con mucho convencimiento estos obreros y campesinos políticos, que no hay duda profundizando mucho en la situación verdadera de nuestro país. Pedimos a Dios que no vaya a acelerarse esta violencia que se ve venir, ya que la izquierda y los grupo políticos populares, no ven otra salida para la verdadera transformación del país que el…

Viernes, 07 de Marzo
Pasé la mañana en la «Aldeíta», en la casa del Padre Gabriel Rodríguez, donde tenemos los cuatro seminaristas de cuarto año de Teología, haciendo su año de diaconía. Tuvimos una reunión muy interesante en la que me presentaron su proyecto de experiencias espirituales, pastorales y académicas. Será un año en que estos jóvenes, que interrumpen sus estudios normales, van a enriquecerse con una gran experiencia y no dejarán su hábito de estudio, ni mucho menos su formación espiritual. Los ví muy contentos y al Padre también muy optimista. Fuimos, después de la reunión, a celebrar una Eucaristía en la Iglesia de Aldeíta con una comunidad que llenaba la pequeña Iglesia con un cariño muy grade, una fe que se nota muy viva. Se conoce que el Padre Gabriel y, ahora los cuatro seminaristas, trabajan intensamente esta comunidad de fe.

Al regresar, tuve la reunión con la Comisión Ecuménica de ayuda humanitaria para esclarecer las relaciones con Cáritas y con el Comité de Emergencia del Arzobispado. No queremos multiplicar ni complicar el trabajo por la caridad, sino coordinar todos los esfuerzos, las iniciativas que nacen para el servicio del prójimo. Considero que, toda esta actividad, dará un sentido de verdadera educación en el amor a esta comunidad de la Arquidiócesis. Trataremos de hacer la bodega de Cáritas, junto con su oficina, en el local donde está el Centro Universitario y trataremos también de que la junta arquidiocesana de Cáritas se incorpore plenamente a este trabajo coordinado de la caridad y de la beneficiencia.

Por la noche, vino el reverendo Monseñor de Suecia que trae el Premio de la Paz 1980, que me fue conferido y que se entregará el próximo domingo. Tuvimos una larga conversación en que él me explicaba cómo era la vida religiosa en su país, la Iglesia Luterana es la oficial del país, mientras que todas las demás, incluyendo la Católica, se llaman Iglesias libres, y han organizado un Secretariado Ecuménico, es éste el que me ha escogido junto con la Iglesia de la Arquidiócesis para galardonarme con el Premio de la Paz de 1980. Me dijo que al pedir el consentimiento del Ministerio del Culto, se mostró muy complacido, y que dijo de que, «para Monseñor Romero y para la Diócesis de San Salvador, todo lo que quisieran de Suecia». Así, expresó también que estaría presente en este homenaje de su patria el señor embajador ante El Salvador y Guatemala. También me dijo que la Iglesia Católica, que es una proporción muy pequeña de Suecia, con un Obispo alemán, donde hay también muchos inmigrantes latinoamericanos, se sintieron muy complacidos de esta elección e hicieron una colecta para ayudar a los necesitados de esta Diócesis y que él traía ese aporte que significa mucho sacrificio y mucho cariño de los católicos de su país. Para el próximo domingo tenemos un ceremonial, para que, durante la Misa se haga entrega de este premio que significará también un estímulo para toda la comunidad.

Tuve también una conversación con un periodista inglés, con el cual conversamos acerca de la situación del país y la misión de la Iglesia en este momento tan difícil en que las reformas sociales y económicas parecen que hacen un gran bien al pueblo y, sin embargo, puede ser una pantalla para disimular la verdadera intención represiva que se sigue muy cruel en nuestro pueblo. Creo que para la Iglesia es un momento muy difícil de discernimiento, pero cuento con la luz del Espíritu Santo, que espero no me ha de fallar para orientar a mi comunidad Eclesial. También el traductor del reverendo de Suecia, quiso tener una entrevista conmigo, él es luterano y trabaja en la embajada sueca de Guatemala, y tomará parte en la ceremonia del próximo domingo. Finalmente, una breve entrevista con el Señor Ernesto Rivas Gallont, acerca del secuestro del señor Dunn, que parece que se complica; desde luego que, la colecta en Sud Africa fue un fracaso y no se puede ofrecer, por la liberación del señor Dunn, una cantidad considerable. El ha sido llamado a Washington para hablar allá con el embajador de Sud Africa y ver cómo se plantea de nuevo este grave problema. Yo prometí, como mediador, hacer lo que pueda, pero veo bastante difícil esta situación. Que el señor nos ayude a salvar esta vida y a que la Iglesia haga valer su servicio en nombre de Jesucristo para salvar la libertad del señor Dunn.

Sabado, 08 de marzo
A las diez y media, fui a bendecir la Iglesia del cantón «El Salitre» de la Parroquia de Tejutla. Un poco más de una hora de camino y la gente me esperaba en el desvío, para acompañarme, a pesar del polvo, a pie, hasta la Ermita donde el Padre Valerio y el Padre Gabriel Rodríguez, junto con otros seminaristas, presidían un buen grupo de gente que también esperaba. Prediqué sobre lo que significa una Iglesia, centro de unión de la familia cristiana, encuentro con el Señor y sentido de la trascendencia de la vida. Después de la Misa se entabló un diálogo de mucha confianza, en que los feligreses hicieron varias preguntas de carácter religioso y práctico y dieron también algunas sugerencias. Aplaudieron grandemente cuando les dije que nuestra emisora posiblemente salía mañana, pero que si no, era porque había dificultades muy graves que se estaban tratando de superar, pero que no era seguro que se superasen este mismo día; pero que si querían escuchar, posiblemente también la emisora de Costa Rica, Radio Noticias del Continente, transmitiría a onda corta.

Fui a visitar al anciano papá de Felipe de Jesús Chacón, muerto de forma violenta, catequista, a quien consideran allá mártir de nuestra fe. Es también muy simpática esta gente, acoge con mucho cariño y se desvive por dar, a participar de lo poco que tiene.

Por la noche, con el padre EllaCuria y el Padre Estrada, Monseñor Urioste, la niña Doris Osegueda, el Bachiller Cuéllar y el Padre Rafael Urrutia me asesoré para las noticias de informaciones de la homilía de mañana.

La familia del joven matrimonio Castellanos, asesinados ayer, después de unos ocho días de secuestro, me visitó para suplicarme que sus cadáveres estuvieron en la Misa de las ocho en la Basílica, porque tenían especial interés en que yo celebrara la Misa por su eterno descanso. En este gesto de amabilidad, vi yo que era necesario conceder esta petición, aún, advirtiendo el ambiente festivo que se hace en nuestras Misas, pero que visto con espíritu de esperanza y oración, no desdecía ese ambiente a la tristeza de este hogar.

A última hora me dicen que no ha sido posible hacer funcionar la nueva planta de YSAX y por eso no va a poder transmitir la Misa de mañana, aunque insistí en que buscaran a la Radio Noticias del Continente, de Costa Rica, que se ofreció para este servicio, mientras no estuvieron nuestra YSAX.

Este día fue nuevamente tomada la Catedral por FENASTRAS para velar nueve cadáveres, que fueron víctimas de esta ola represiva que estamos viviendo. Hay otros muertos que tendrán sus funerales en otras partes. Me pidieron que si celebraba la Misa oficial en Catedral, les dije que no iba, porque tenía ya arreglada la Basílica para la Misa dominical, en vista de esta incertidumbre de las ocupaciones. Y les suplicaba que la dirigencia analizara, evaluara estas tomas, teniendo en cuenta las inconveniencias que ya señalamos en un diálogo anterior. Me dijo que no había avisado de la ocupación porque tuvo que ser una estrategia rápida, ya que los del Bloque Popular Revolucionario iban a tomársela para fines de denuncia y ellos tenían urgencia de tomarla para tener allí sus cadáveres en velación esta noche.

Domingo, 09 de marzo
Considero que es un domingo extraordinario y le doy gracias a Dios por las inmensas satisfacciones que me ha dado hoy. La Misa dominical fue extraordinaria en el sentido de dos acontecimientos que no suele haber los otros domingos: primero estaba anunciaba la entrega del Premio de la Paz 1980, que me confería la Acción Ecuménica de Suecia. No habiendo podido ir allá, ellos tuvieron la bondad de enviar al Secretario General, junto con otro miembro de la Iglesia Luterana, pera hacerme esta entrega solemne en la Catedral. Estuvo también presente el señor embajador de Suecia. El Monseñor que me entregó el premio, un pergamino con un cheque por diez mil dólares y otro cheque adicional de una colecta entre los católicos de Suecia por dos mil quinientos dólares, se expresó antes de entregar el premio con frases muy elogiosas, que expresaban el sentir de aquellas Iglesias cristianas. El premio me lo entregó el propio embajador, que se solidarizó en forma oficial de parte de su país con este gesto de la acción ecuménica de su patria. El otro hecho, fue la presencia de dos cadáveres que fueron masacrados estos días, después de haber sido secuestrados. Los encontraron asesinados, horrendamente torturados, se trata del matrimonio de Roberto Castellanos con su esposa, una joven danesa, cuya madre no pudo venir; pero la madre de Roberto, expresamente pidió estar en esta Misa, a pesar del ambiente que yo le advertí que podía talvez ofender sus sentimientos de dolor. Me dijo que ella siempre había admirado esta Misa y que estaba su hijo muy de acuerdo con todo…

Domingo, 09 de marzo de 1980, (Continuación)
Explicaba que la Misa de este domingo fue extraordinaria por dos hechos: por haberme entregado, después del Evangelio, el Premio de la Paz 1980, que otorga la Acción Ecuménica de Suecia, y segundo, porque estuvieron presentes dos cadáveres asesinados por las fuerzas de la derecha y cuya madre del esposo, ya que se trata de un matrimonio, quiso, precisamente, que fueran velados en esta Misa de la ocho de la Basílica, Ella me decía que su hijo, Roberto, casado con la esposa, una joven danesa, asesinada juntamente con él, había trabajado mucho por mejorar la situación del país y admiraba mucho la actitud de nuestra Iglesia y que ella también se sentía atraída para esta Misa y suplicó que aquí se rezaran sus últimas oraciones para conducirlo al cementerio. Por estos dos motivos, la asistencia a la Basílica era muy grande, no era capaz la inmensa basílica de contener la muchedumbre que, gran parte, se quedó en la calle.

Mi homilía se motivó en estas dos circunstancias para enlazar con el mensaje de la Palabra de Dios sobre la conversión personal, como condición indispensable para la salvación. Me referí también, en la parte aplicativa, a los dos perfiles que han sobresalido en esta semana en el país: el crecimiento de la represión del Gobierno para el pueblo, sobre todo, para las organizaciones, y, por otra parte, las do leyes de Reforma Agraria y de nacionalización de los bancos. Mi pensamiento era que eran leyes buenas, pero que corrían el peligro de ser inoperantes, mientras no se evitara la represión y no se tratara de ponerse en diálogo con los proyectos del pueblo. Que querer defender los proyectos del Gobierno con una intransigencia tal de sentir como enemigos iguales a la derecha y a la izquierda era injusto. Ya que sí a la derecha afectaban estas transformaciones, pero no se reprimían sus ataques que tratan de destruir la organización del pueblo. Y la izquierda no era una oposición a los proyectos que van en bien del pueblo; ya que la Izquierda, llamada así a las Organizaciones Populares, no presentan proyectos enemigos, sino que pueden ser muy convergentes en beneficio del pueblo y que el Gobierno tenía que atender estas voces del pueblo, si quería encontrar arraigo y eficacia en sus proyectos. La salida de la Misa fue muy conmovedora. Pusimos a la cabeza del desfile de salida los dos ataúdes, la familia doliente, los sacerdotes que concelebraron conmigo de parte de la UCA, ya que la muerta era alumna de la UCA, y los representantes de Suecía y todo el pueblo en general, que a la salida expresó su condolencia a la familia y su felicitación a este servidor. Después nos fuimos al convento de la Basílica, donde la misión sueca había preparado una recepción popular, con gaseosas y galletas para el pueblo, y al mismo tiempo, se tuvo una conferencia de prensa muy interesante, ya que había, en esta Misa, muchos periodistas de la televisión, de la radio y de la prensa de otros países y participó en ella el Padre EllaCuria, Rector de la UCA, estuvo también muy inteligente en sus respuestas. Suplicamos que llevaran hacia el extranjero la verdadera imagen de nuestra situación que es muy difícil de comprender, pues mientras se ofrecen reformas que benefician al pueblo, se lleva también una represión que ofende terriblemente la dignidad de nuestro pueblo.

Me dirigí, a mediodía, a clausurar la convivencia de jóvenes en el Seminario San José de la Montaña. Unos cuarenta jóvenes asesorados por la Comisión de Pastoral juvenil del mismo Seminario y la Misa resultó muy juvenil, de muchas promesas para nuestra Iglesia. Me encantó el momento de la comunión, en que casi todos los jóvenes pudieron acercarse a la Eucaristía. Les dije que, una vida en gracia, siempre disponibles a la comunión, era toda una garantía de bendiciones de Dios y de éxitos pastorales, y les invité a trabajar en la juventud de toda la Diócesis.

A las cinco de la tarde, fui a la Basílica nuevamente a celebrar un funeral en sufragio del doctor Mario Zamora, que fue también asesinado la semana pasada. Dí el pésame a la familia, su papá, su esposa y demás hermanos y familiares. Y tomando el tema de la primera lectura, donde Dios manifiesta a Moisés su voluntad de liberar al pueblo y de ofrecerle «una tierra que mana leche y miel»; dije que los méritos de quienes trabajan en la política y en la liberación del pueblo son inmortales cuando se han trabajado con esperanza cristiana en el corazón. Esta «tierra que mana leche y miel» no se encuentra en este mundo, sino como una utopía que va marcando caminos más allá de la historia y que este era el mérito de Mario Zamora, ya que como cristiano, había trabajado por un mundo más justo y más fraternal en El Salvador.

Finalmente, a las siete de la noche, fui a dar posesión de la Parroquia del Barrio de Lourdes al Padre Juan Martínez, Paulino; su Provincial, el Padre Chacón, junto conmigo y el Padre Juan presidimos la Eucaristía. Se establecerá allá el Padre Juan junto con un grupo de teólogos Paulinos, que estudian en el Seminario y que van a compartir las experiencias pastorales de aquel barrio pobre. La gente estuvo muy acogedora, principalmente, las religiosas de La Asunción, que ya trabajan allí y se muestran muy deseosas de colaborar con el nuevo párroco. Lo mismo las hermanas de la Caridad, que por ser Paulino el párroco, estaban allí y ofrecen también su colaboración. Hay toda una esperanza de mejorar una pastoral que el Padre Mateo Quijada, párroco, que pasa a otro lugar en la Colonia Escalón, el cantón El Carmen, no podía desarrollar en toda su sinceridad de la línea del Arzobispado por tener ciertos prejuicios contra la liberación de nuestro pueblo y tratar de conservar siempre ciertos privilegios, con los cuales no se puede vivir en este momento, en que nos pide el Evangelio su lógica radicalidad. El Padre Mateo no estuvo en este acto, pero el domingo pasado, como ya dije, estuvo en la ceremonia de confirmación que él había preparado como una despedida de su parroquia. Hubo también unas pedradas contra la Iglesia en el momento de la ceremonia, sin duda gente descontenta de una pastoral que quiere ser más fiel a las exigencias del Evangelio.

Lunes, 10 de marzo
Empecé la labor con una entrevista de prensa con una periodista de Chile, que venía especialmente de parte de la Vicaría de la solidaridad, que tenía interés de conocerme y hacer algún cuestionario a mis criterios acerca de la Iglesia en este momento del país. Otra entrevista con televisión francesa; que estuvo también ayer tomando vistas durante la Misa de la Basílica. También un breve cuestionario sobre la coyuntura actual del país.

Después me fui a celebrar la Misa de cuerpo presente de nueve cadáveres matados por la represión militar y que se encuentran desde ante ayer en la Catedral. Allí acudieron también otros sacerdotes, con quienes concelebramos esta Eucaristía. Aproveché para decir el mensaje de la homilía que aquellos cadáveres eran una enseñanza del alto destino del hombre; la eternidad; una denuncia del pecado que impera en la tierra hasta matar de esa manera y una palabra de aliento para que todos los que siguen luchando por la liberación de su pueblo…
A continuación fuí a tomar parte en la reunión de un grupo de sacerdotes, que se reúne en Domus Mariae cada mes. Son los sacerdotes que podíamos llamar progresistas y con los cuales es interesante tener estos diálogos de mutuo conocimiento.

Por la tarde, vino el Padre Ramiro a contarme que en la Basílica había sido encontrada una bomba de alto potencial y que hubiera estallado el día de ayer, posiblemente, mientras celebraba la Misa de cinco en sufragio del doctor Mario Zamora y en que había mucha gente. La bomba estaba puesta junto al altar de Santa Marta y fue desactivada por policías expertos, que dijeron, que el potencial hubiera acabado con toda la Basílica y con los que allí se hubieran encontrado. He dado gracias a Dios de que nos ha librado de este nuevo peligro y ha salvado también este viejo templo que tanto quieren los capitalinos.

Fui también con el Padre Ramiro a la Iglesia del Rosario a saludar a los Padres Dominicos y a informarme, más detalladamente, del tiroteo de que fue objeto la noche anterior. Según los padre, el grupo que se había refugiado en el templo, fue agredido por dos andanadas de ametrallamiento. La primera que, posiblemente, procedía de los edificios vecinos y que podía ser de las fuerzas de derecha. Y la segunda cuando la policía hizo acto de presencia y desde el monumento de La Libertad lanzó sus tiros sobre la Iglesia. Me dí cuenta de lo terrible de estos balazos que atravesaban hierros, «descascarillaban» paredes y muros, pero, gracias a Dios, no se lamentó una desgracia personal. Pero sí en la Iglesia muchos daños, posiblemente, decían los padres, unos cien balazos habían roto vidrieras, arcos metálicos, paredes y otros aspectos del templo.

Por la noche, visita del Licenciado Arene, para platicarme muy a fondo de la crísis en el Partido Demócrata Cristiano y de su renuncia, junto con otros antiguos demócratas, muy inteligentes, pero que, analizando la situación, creen que la Democracia Cristiana no debe de participar más en el poder, porque está sirviendo como de amparo a la represión tan terrible que el Gobierno está llevando contra nuestro pueblo. El Licenciado Arene ha recibido amenazas a muerte y se va para Estados Unidos, no sólo para evitar el peligro, sino, sobre todo, porque que urge un trabajo internacional que informe objetivamente de esta situación, en que la presencia de la Democracia Cristiana ampara una situación que realmente es de represión para el pueblo.

Finalmente, fui a cenar, por invitación de Monseñor Urioste, con el Doctor Delgado, primo de Monseñor, y con el Doctor Granillo, Presidente de la Corte Suprema de Justicia. La conversión versó sobre mis homilías y me criticaron de que no hubiera apoyado más decididamente el proyecto de la Reforma Agraria y de la nacionalización de los bancos. Yo les dije que había aprobado lo bueno, pero que señalaba, al mismo tiempo los grandes riesgos que hacen posible la ineficacia de estas leyes, mientras no se suprime la terrible represión del pueblo, que el pueblo no puede creer ni colaborar con un Gobierno que le ofrece reformas, pero que, al mismo tiempo, le ofrece represión. La discusión sobre otros aspectos, principalmente, de mis homilías duró toda la noche hasta que terminamos la cena. Pero terminamos diciendo que la franqueza que había reinado en este ambiente, hacía ver la necesidad de mayor comunicación para tomar información también de otros sectores que no suelen acercarse.

Ya en mi cuarto y a las once de la noche, recibí un llamado de una radio de Nicaragua para tener una entrevista sobre la situación actual del país y sobre mis criterios acerca de otros aspectos que atañen también a Nicaragua. Sobre todo, defendí los sentimientos cristianos en todo movimiento revolucionario, para que sea verdaderamente un servicio al pueblo, el cual es profundamente religioso.

Martes, 11 de marzo
La primera noticia de esta mañana es la bomba que fue puesta en la Cooperativa Sacerdotal. Fui a verla a mediodía y, gracias a Dios, sólo arruinó la puerta y las mercaderías que estaban cerca de la puerta y a pesar de haber estado abierto por la bomba de la una de la mañana hasta las cinco, en que llegaron los encargados, no hubo otra pérdida. Pero sí, fue un atentado cuya explicación no podemos aventurar, pero hay algo de ribetes políticos, ya que coincide con el nombramiento del ingeniero Duarte como miembro de la Junta de Gobierno; ya que el hermano del Ingeniero es el ex-sacerdote Alejandro Duarte y se considera como una sola cosa este personaje de la política. Pudieron ser otras causas, algunos dicen que por tratarse de sacerdotal, pero es más posible la primera explicación.

Tuvimos después de varios meses de no tenerla, la reunión del Consejo Ejecutivo del Arzobispado. Estuvo Monseñor Urioste, el Padre Cortés, Padre Brito, el Ingeniero Galván y el licenciado Mauricio Silva y este servidor. Se trata de una reunión, que todos los martes queremos tener de ocho a nueve, para evaluar el funcionamiento de nuestra Curia Arzobispal. Se estudiaron varios aspectos como quedará en el Acta que se levanta cada vez. Me dió mucho gusto la preocupación por lograr una mejor comunicación entre los diversos colaboradores de la Curia y una mejor atención y orden en la portería.

Por la tarde, acudí a la audiencia con el señor Nuncio de Costa Rica, que ha venido por encargo del Santo Padre, para trabajar por la unidad del Episcopado en El Salvador. Me entregó una carta del Cardenal Secretario de Estado en que me pide la colaboración para el mejor logro de esta finalidad. Comentamos varios aspectos de esta desunión, expliqué mi posición en la Iglesia. El hizo varias observaciones y traté de convencerlo de mis convicciones, en conciencia, pero noto en él cierta prevención contra mi proceder y a pesar de explicarle el ambiente tan difícil en que nos movemos y la aceptación que el pueblo tiene a esta línea, él mantiene ciertos temores de que las organizaciones populares sean comunistas y, este aspecto y temor del comunismo, es el que invade algunos de sus juicios. Yo le dije que tenía yo mucho cuidado de evitar esas infiltraciones y que era una de mis preocupaciones y que no tuviera cuidado de que mi apoyo a la organización popular significara una simpatía por la Izquierda ni mucho menos la ignorancia del peligro de infiltración, que con toda franqueza reconozco, pero que también veo que el anti-comunismo, entre nosotros, es muchas veces el arma que usan los poderes económicos y políticos para sus injusticias sociales y políticas. Creo que ha quedado clara la idea de mi posición y acepto, desde luego, que en todas aquellas cosas accidentales en que se puede ceder, estoy dispuesto a ceder por el bien de la paz, pero nunca mis convicciones de fidelidad al Evangelio y a las líneas nuevas de la Iglesia y a mi querido pueblo.

Ya muy noche, hubo una llamada telefónica de un periódico de México para entrevistarme sobre la situación del país y los criterios de la Iglesia.

Miércoles, 12 de marzo
Hoy es el aniversario de la muerte del Padre Grande y se va a celebrar también una reunión de obispos en Ayagualo, convocada por el mismo Santo Padre, como una sugerencia para orar y buscar nuestra unidad. Coincidió con la venida del señor Nuncio de Costa Rica, que llega precisamente con este cometido. La reunión tuvo lugar en Ayagualo, en la casa de retiro de los salesianos; y se inició con la celebración de la Santa Misa, por parte del Nuncio y de todos los Obispos. Después el Nuncio hizo una exhortación durante la homilía, que, después de Misa, quiso concretar en pedir un diálogo en que hablaran los dos sectores en diferencias de la Conferencia Episcopal. Por mi parte, expresé que era mi afán de fidelidad del Evangelio y a la doctrina de la Iglesia, la cual siempre resulta conflictiva cuando se le aprueba, no sólo en teoría, sino cuando se trata de vivir, y también señalé que estas divisiones ya eran en tiempo de Monseñor Chávez y que eran siempre como una crítica en contra de la Arquidiócesis, que trata de ser fiel a estas líneas de la Iglesia postconciliar. También dije que se hacía mucha crítica del Arzobispado y no se ofrecían ejemplos vivos de las otras diócesis para imitarlos y que lo que yo pedía era un respeto para la Arquidiócesis y que respetáramos también cada uno su propia jurisdicción. También Monseñor Rivera estuvo muy inteligente en la explicación de esta situación, ya que él pudo remontarse, con más datos precisos históricos y doctrinales, al proceder de nuestra Arquidiócesis a partir del Concilio Vaticano Segundo. Las otras intervenciones de los otros obispos naturalmente, iban contra la línea del Arzobispado y se sacaron muchos argumentos superficiales, aunque reconozco aquellas cosas en que puede haber un error de mi parte y estoy dispuesto a corregir. Después de almuerzo continuó esta interesante junta hasta las cuatro de la tarde, en que se procedió a la votación para elegir de nuevo al presidente y vice presidente. Se atendió mi llamamiento de unirnos para elegir a Monseñor Alvarez y ratificar así nuestra elección, pero me sorprendió que con el vice-presidente no se hiciera lo mismo; sino que a Monseñor Rivera se le quitó de su puesto y se puso a Monseñor Aparicio como vice-presidente. Me ha quedado una gran inquietud por esta incoherencia de nuestros propósitos de unidad. Entre otras cosas, se acordó que se hará un comunicado conjunto sobre la situación del país y principalmente un llamamiento de cuaresma, que sea un signo de nuestra unión en el Magisterio y en la disciplina de la Iglesia. También de que, al hacer declaraciones que afecten a todo el Episcopado, se tenga en cuenta en la consulta de otros obispos. Comprendí que se trataba de mi caso personalmente, pero también dije que aceptaba estas condiciones, toda vez que también tuvieran en cuenta las declaraciones que muchas veces se hacen en otras diócesis con mucha imprudencia y que comprometen también a la Iglesia. Fue muy fructuoso todo, aunque temo, dada la agresividad con que me atacaron Monseñor Aparicio y Monseñor Alvarez, de que no se haya ganado mucho en sentimientos profundos de unidad. El Señor dirá y de mi parte quiero ofrecerle todos estos sacrificios y sinsabores a fin de que prevalezca el Evangelio y todos nos convirtamos a la verdad y al servicio de Dios y de nuestro Pueblo.

Tuve la visita de la señora de Dada Hirezi, doña Gloria, que vino como a consolarse y agradecer mi apoyo moral al ingeniero después de su renuncia de miembro del Consejo de Gobierno. Me aclaró varias cosas, de las deslealtades que con su esposo se han hecho de parte del partido Demócrata Cristiano y de la Junta de Gobierno. Y le dije que podía estar tranquilo, ya que había sido obediente a su conciencia y había dado un testimonio de fidelidad a su conciencia.

Jueves, 13 de marzo
En la reunión de Curia perfilamos el personal del Senado y de las vicarías, los vicarios de las diversas vicarías de la Diócesis, y acordamos hacer unas observaciones, un documento, en que expresemos nuevamente nuestra esperanza de una renovación, así como se han renovado las Personas.

Esta mañana hubo bastante visitas, pero la principal fue la del Movimiento de Profesionales Independientes, una Organización que ya cuenta con ciento cincuenta miembros, entre profesionales y técnicos, que creen haber encontrado su ubicación en el proceso del pueblo, y que, sin partidarizarse políticamente en un sólo sentido, quieren ser como un centro de iluminación y de promoción de toda la política del país. Platicamos bastante ampliamente y vi que había muchas coincidencias entre el pensamiento de la Iglesia y el pensamiento de ellos. De allí que terminamos ofreciéndonos nuestros mutuos servicios, tanto los de la Iglesia en sentido pastoral, como los de ellos en sentido profesional y técnico.

Vino al mediodía el señor Nuncio de Costa Rica para ver, en el mismo lugar, la situación de nuestro Arzobispado y del Seminario San José de la Montaña. Tratamos de evidenciarle que no había tal interferencia como acusan los señores Obispos, pero se nota en el señor Nuncio siempre una predisposición que, sin duda, ha sido el encargo que se le ha dado. De allí su insistencia en que procuremos, cuanto antes, hacer nuestra oficina arzobispal y dejar todo el edificio para el Seminario, lo cual ya es mi mentalidad desde hace mucho tiempo, sólo que, económicamente, nos faltan los medios; pero, con la ayuda de Dios, y le dije al señor Nuncio, cabalmente, se presentaba en ese momento el Ingeniero Galván, que es testigo de nuestros esfuerzos en este sentido. Fue a almorzar conmigo al hospital, donde después de almuerzo con las religiosas, compartimos con él más íntimamente sus últimas recomendaciones, siempre en el sentido de que soy yo bastante culpable de la desunión de los obispos, a pesar de mis sugerencias de recordarle la reunión de ayer, y que él tuvo que reconocer que había bastante apasionamiento, sobre todo, en Monseñor Alvarez y Monseñor Aparicio. No obstante, reconocer este apasionamiento y ese aspecto personal contra mí, él insiste en que debo de ceder hasta donde sea posible, lo cual es también mi pensamiento, pero no en lo sustancial cuando se trata de ser fiel al Evangelio, a la doctrina de la Iglesia y, sobre todo, a este pueblo tan sufrido que cuesta que lo comprendan.

Después de siesta, salí con el Padre Alliet a visitar a la comunidad belga de religiosas que está en Santiago Texacuangos. Pasamos unos momentos muy cordiales y felices con aquella comunidad, por que está trabajando intensamente, sobre todo en el campo de la salud, y que son ellas expertas en enfermería y tienen casi un hospital, diríamos, una asistencia de salud muy competente en lo que fue el convento y hoy, podemos decir, es un centro asistencial, muy bien surtido.
Al regresar, platicamos con periodistas de Italia, de Venezuela y de Norteamérica. Una entrevista bastante profunda sobre el pensamiento de la Iglesia, sobre todo en materia de violencia y ante las reformas del país.

Doña Inge de Gavidia también vino en nombre de Cáritas y cenamos juntos para platicar sobre este problema que para mi es de mucho interés, ya que se trata de organizar la caridad en la Arquidiócesis.

A las siete y media de la noche tuvimos la reunión con el Seminario Menor que resultó muy simpática, después de expresarles que nuestras relaciones de obispo y seminaristas tienen que ser a base de fe y en un sentido muy sobrenatural de obediencia y de comprensión. Surgieron mucha preguntas, un diálogo interesante sobre la vocación, en que llegamos hasta contar los orígenes de nuestra vocación. Comencé yo por contar el mío y ellos también sintieron mucha confianza de contar por dónde el Señor les había llamado. Yo les pedí que hicieran un relato personal, ya que no había dos vocaciones iguales y que serviría de mutua edificación.

Hacia las nueve y media de la noche salí a visitar a los jesuitas, al Padre EllaCuria y al Padre Jerez, que está recién regresado de Roma, y al Padre Jon Sobrino que ha regresado también del Congreso de Teólogos del Tercer Mundo en Brasil todos ellos me refirieron aspectos muy positivos de sus relaciones en su viaje, acerca de la seguridad con que se apoya mi trabajo pastoral. Es admirable cómo en otros países se comprende con mucho cariño este trabajo de tanto sacrificio, mientras interiormente, mis hermanos Obispos parecen tan incomprensivos de este trabajo que, sinceramente, quiere ser un servicio a Dios y al Evangelio. ¡Pido al Espíritu Santo que me haga caminar por los caminos de la verdad y que nunca me deje llevar ni por los halagos ni por los temores de ofender a nadie más que a Nuestro Señor!.

Viernes, 14 de marzo
Comencé este día con un desayuno de trabajo con los padres de la Curia. Terminamos de examinar las nominaciones de los vicarios, ya que el próximo lunes habrá una reunión de pastoral y tendrán que asistir los nuevos vicarios y pro-vicarios. Se prepara una exhortación a que esta renovación del personal signifique también una renovación de espíritu y un afán de trabajar en el sentido de construir bien nuestra Arquidiócesis. También se estudió un documento que quieren que firme la Arquidiócesis, junto con las universidades y otras instituciones independientes de la política, a fin de sancionar la tremenda represión y de dar un juicio en favor del pueblo, acerca de la Reforma Agraria que se está desarrollando y de las otras reformas. Se encargó terminar este trabajo al Padre Cortés, al Padre Fabián y a los otros que asistían también, ya que Monseñor Urioste y yo nos fuimos a atender, a las nueve de la mañana, al señor embajador de Estados Unidos, recién nombrado y quería pedir una audiencia; estuvo también el Padre Estrada y estuvimos en una conversación muy interesante. El se muestra un hombre, que es más que diplomático, un hombre de mucho respeto a los derechos humanos, y que también ha sido fogueado en la política; él quiere ser un fiel colaborador del proceso de nuestro pueblo, y reconoce los yerros cometidos por su patria en estos países latinoamericanos y está dispuesto a trabajar por lograr otro rostro acerca de norteamérica. Tuvimos confianza suficiente para señalar nuestros temores, las deficiencias que notamos y, sobre todo, nuestro afán de defender al pobre de tanta represión y de tanta injusticia. El me entregó también la carta de respuesta a la que yo envié al Presidente de Estados Unidos, pidiéndole que no enviara ayuda militar, mientras esa ayuda serviría para reprimir más a nuestro pueblo, y que se cuidara mucho de la intervención política, aunque sí necesitamos su ayuda como país más desarrollado que el nuestro. La carta está también escrita por la Secretaría de Estado de Estados Unidos y venía con una traducción en español, que analizamos.

Después de esta reunión fui a ver el predio del Centro Universitario, donde Monseñor Chávez planeaba construir el Arzobispado y su residencia episcopal, pero que dada la carestía del momento actual, parece imposible desarrollar. Junto con el Arquitecto Morales, el Arquitecto Jovel y el Padre Vega vimos la posibilidad de hacer allí, más bien, una casa de promoción para el Clero. O sea, una residencia sacerdotal, donde puedan tenerse cursos de renovación de nuestros sacerdotes y donde también habría unas piezas para los sacerdotes y obispos, que pasan por San Salvador y no tienen a veces un lugar eclesiástico donde alojarse. Pero, más que todo, para trabajos de renovación sacerdotal, junto con una capilla, que es condición para dar ese predio, y que servirá para la pastoral universitaria, original destino de la casa que ya existe, Centro Universitario Católico. He dado gracias al Señor de este proyecto, que ha sido también tomado con mucho entusiasmo por quienes han compartido esta deliberación y se encargarán ya de hacer los proyectos para pedir también una ayuda al extranjero.

A las cuatro de la tarde, importante reunión de la Federación de Centros de Educación Católica, en el Liceo Salvadoreño. Se trata de entregar un proyecto de colegios en pastoral. Yo felicité este esfuerzo de ir dando al colegio ese aspecto pastoral, que en coordinación con el pastor y la pastoral de la Diócesis, sean verdaderos focos de formación de agentes de pastoral, de cristianos que vivan solidarios con su Iglesia, que se formen para ser Iglesia en servicio de las transformaciones de nuestro pueblo, y que por eso era necesario dejar toda esa actuación al margen de la pastoral e incorporarse plenamente como fuerzas de la Iglesia a la pastoral y a la evangelización de la Arquidiócesis. Hubo un diálogo muy interesante y se sacó como conclusión, que se incorporaría la Federación, mediante una representación, a la comisión de pastoral de la Arquidiócesis y que cada centro católico trataría de formar su verdadera comunidad de educación católica, una comunidad que sea verdadera Iglesia, abierta a la Arquidiócesis y a la Iglesia Universal, con los alumnos, profesores, padres de familia, demás agentes de la administración, ex-alumnos, etc… lo que significa en torno de cada colegio, una gran comunidad humana y Eclesial.

Por la noche, entrevista con el Señor embajador de Italia, el cual comentó la situación de la Democracia Cristiana con bastantes críticas y me prometió promover una entrevista con personeros de la Democracia Cristiana, a fin de que, como pastor, pueda decirles el pensamiento de la Iglesia y su responsabilidad en política.

Finalmente, cenamos con el Coronel Majano y el Doctor Morales Erlich, miembros del Consejo de Gobierno; de la Junta Revolucionaria de Gobierno, Monseñor Urioste y el Padre Estrada. En la que comentamos, principalmente, el procedimientos de la Reforma Agraria en los diversos sectores del país. Tienen mucha esperanza, sienten verdadera alegría de haber dado un paso tan audaz que, de mi parte también felicité, pero que aproveché, para señalar los riesgos y peligros y dudas que inspiran también mi crítica y que en forma muy cordial, desarrollamos todos los asistentes a esta cena, que resultó muy cordial y creo que muy constructiva para el bien del país. Señalé, principalmente, como deficiencias y peligros, el estar unida la Reforma Agraria con esta visible ola de represión violenta de parte de lo cuerpos de seguridad, lo cual quitaba mucha credibilidad a la Reforma Agraria y falta de apoyo del pueblo. Segundo, que por qué no se aseguraba más apoyo popular, buscando un diálogo con las fuerzas populares y que no se consideraran todas como fuerzas de izquierda o de comunismo, sino con el afán de descubrir allí los verdaderos intereses del pueblo y las reivindicaciones por la justicia. Que no era lo mismo la extrema derecha que no trabaja por estas reivindicaciones, sino por mantener sus privilegios. Y el tercer aspecto que criticaba era el aparecer muy sometidos a la voluntad de los Estados Unidos, que se recibiera la ayuda, pero que se procurara promover mucho la autonomía de nuestra patria. Ellos aceptaron todos estos puntos de vista y manifestaron que eran parte de sus grandes preocupaciones y que me pedían ayudarles a encontrar ese diálogo con el pueblo y les hablé también, en este sentido, de la colaboración que puede prestar el movimiento de profesionales y técnicos, que acaba de formarse, y que ellos no conocían y que lo vieron con muy buena esperanza. He dado gracias a Dios de haber vivido un día tan denso en relaciones que pueden beneficiar a nuestra Iglesia y a nuestro pueblo.

Sabado, 15 de marzo
Desayuné con el Padre Jesús Delgado, que suele venir los sábados, y aproveché para platicar con él del proyecto de renovación sacerdotal; invitándolo a que conversara con el Padre Vega y juntos hicieran un proyecto para la construcción en el predio donde se iba a construir el Arzobispado, el cual no podrá ser allí por la carestía, a la cual no puede hacer frente hoy nuestra economía arquidiocesana. En cambio, una casa para estudios y residencia, y hospedaje de sacerdotes, tendría allí mucho objetivo. El Padre Jesús Delgado, agregó también, una especie de pequeño hospital para los sacerdotes enfermos, ya que está precisamente en zona de los hospitales. Me parece que la mano de Dios va señalando este camino, que tanto he deseado. Una casa para atender mejor a nuestros queridos sacerdotes en su puesta al día, en su atención a su salud, a su descanso, a su amistad.

Con el Padre Jesús también fuimos a Domus Mariae, para ver los trabajos de la Emisora. Allá nos encontramos con el Padre Pick y con el ingeniero que está llevando, en colaboración con el padre, este trabajo. «Ya puede echarse al aire», me dijeron, «pero sería bueno asegurar la parte del edificio para que esté un poco más preservado este transmisor que cuesta mucho». Sin embargo, ellos verán la oportunidad de hacerlo funcionar ya para la homilía de mañana. Yo no tengo prisa sino que dejo que Dios también nos indique sus señales. Ciertamente, será un servicio muy bueno, ya que la nueva planta dicen que tiene mayor potencia y que la radio se escuchará mejor, aunque en esta forma provisional, ya que la nueva planta y la nueva antena será en el nuevo terreno que ya se está preparando.

Por la noche, vino a visitarme el Padre Astor Ruiz, que actualmente trabaja en Nicaragua y anda aclarando su situación si conviene volverse ya o quedarse allá mientras pasa aquí la tormenta y él se prepara mejor para poder servir mejor. No tenía tiempo para atender una deliberación tan de fondo y le dije que platicaríamos mejor en próximos días, ya que durante la cena estaba yo ocupado con el Padre EllaCuria, el Padre Estrada, el Padre Rafael y la niña Doris Osegueda y el Bachiller Cuéllar, preparando los informe para mi homilía.

Domingo, 16 de marzo
Había sido un día de mucho trabajo pastoral y de grandes satisfacciones. La Misa en la Basílica se prolongó hasta las diez y cuarto. Comprendo que fui excesivo en la predicación, pero los temas, los enfoques de una realidad tan densa y la atención de la gente me animan a no dejar de aprovechar esta atención que la gente me dispensa para dar a conocer cada vez más la catequesis de cuaresma, el pensamiento del misterio de Cristo que preparamos para la Semana Santa y también dar los criterios cristianos para enfocar las realidades tan complejas de nuestra patria. Hoy destaqué la represión, que no cesa, sino que va en aumento, y que está causando mucho dolor y que la Iglesia no puede dejar de denunciar. También me referí al proceso de Reforma Agraria, que está desarrollándose y que la Iglesia aprueba, pero que quisiera que no fuera con ese ribete de represión, que hace como poco creíble el proceso ante un pueblo que se siente muy golpeado por el mismo Gobierno. También me referí al estado de sitio, a la huelga que se prepara para el día de mañana, un paro general, y del cual dije que su objetivo, que era un llamar la atención sobre la represión, es legítimo, pero que tuvieran mucho cuidado de que no fuera a degenerar en una nueva tragedia de la misma represión que están tratando de denunciar. Otros aspectos de la Iglesia, una vida muy densa esta semana y de la vida civil.

Fuimos luego a Aguilares, donde a las once y media, celebramos la Misa en sufragio del Padre Grande, en su tercer aniversario de muerte. Estaba allá el provincial de los Jesuitas y muy numerosos jesuitas, quizá casi todos, junto con otros sacerdotes de otras congregaciones y otros del Clero Diocesano, hacíamos un número impresionante para esta concelebración; en cambio, noté mucha ausencia del pueblo de Aguilares, pues la Iglesia estaba a la mitad y se notaba que la mayoría eran comunidades que habían llegado de otras partes. Esto indica que los objetivos de la represión militar en esa zona tan golpeada están lográndose, de aterrorizar al pueblo y de lograr un alejamiento de quienes lo pueden promover en su conciencia y en su organización. Aproveché para predicar precisamente sobre ésto, aprovechándome de la lectura bíblica que nos habla de «CRISTO RECONCILIACION DEL MUNDO POR SU MUERTE Y SU SANGRE», de que el misterio de nuestra Iglesia pide sacrificio como se lo pidió al Padre Grande y que nos esforzáramos por una liberación integral de nuestro pueblo sin miedos a las situaciones. Es difícil vivir en esta región. Me dijeron, el padre y las hermanas, que mucha gente se ha ido también de la población y de los cantones.

Fuimos luego a Tejutla al cantón Los Martínez, donde celebraron la fiesta patronal en honor de San Salvador de Horta, es un franciscano, ya que la parroquia está cuidada por los Padres Franciscanos. Aproveché para predicarles cómo el santo tiene que ser el hombre del día y que la imitación no debe ser literal, sino en el espíritu para ser gente de nuestro tiempo, en estos compromisos tan difíciles que nos tova vivir. Después de la Misa, di oportunidad al diálogo y noté que en el pueblo hay quejas de que el Padre Valerio, Franciscano, es muy celoso, muy trabajador, pero quiere imponer una línea que el pueblo ya no acepta con toda confianza y que quisiera la línea de la Arquidiócesis, que habla de las comunidades eclesiales de base. El padre se nota que tiene miedo a estas comunidades y yo traté de abrir esa confianza y de comprender las quejas del pueblo, pero siempre uniendo al sentido jerárquico de Iglesia, por suerte, estaban conmigo dos de los seminaristas que están haciendo el año de diaconía en aquella región y a los cuales les noté bastante maduros en este asunto y me ayudaron a aclarar la situación y les encargué que siguieran trabajando de acuerdo con las orientaciones de la Arquidiócesis, que pide estas comunidades en todas las parroquias. Comprendo que el padre, por ser extranjero y por no comprender la situación y nuestra pastoral, tenga estos reparos; hay que comprenderlo, pero también hay que impulsarlo a no apagar el espíritu que se siente tan vigorosa en el pueblo.

Por la noche, me esperaban en el hospital los Padres Dominicos, uno de ellos Vicario en una zona de Madrid, está muy interesado en conocer la línea de nuestra pastoral y de ayudarnos a difundir nuestro pensamiento ya que encuentra amplia acogida en este sector de España, y desde allí quiere él difundir la información por los países de Europa y de América Latina y de Africa.

Es, pues, un buen servicio informativo, al cual prestaremos toda atención. El Padre Luis Burguet, que es también Dominico y estaba presente, se encargará de poner en práctica la iniciativa española.

Lunes, 17 de marzo
Me informan que anoche hubo mucha balacera hacia la dirección de la Universidad Nacional. Yo he dormido profundamente y no sentí nada. Sin embargo, con el día van llegando noticias de que cuerpos de seguridad rodean la Universidad y que hay un entrecruce de balas, naturalmente, muy superior de parte de los cuerpos de seguridad. Comienzan a llegar las súplicas de intervención, tanto de dentro de la Universidad, como de los civiles, que rodean ese sector. Incluso, el rector y otros miembros de la Universidad llegaron al Arzobispado a pedir esta intervención. Los atención el Padre Cortés, quien se dirigió a Casa Presidencial para hablar con el Coronel Majano y pedirle que ordenaran el cese de esta represión, que estaba causando mucho terror en aquel sector. Prometió el Coronel, después de dar algunas explicaciones de esta situación, ordenar el retiro de las tropas; según se supo después, fue algo que escapó al control de la misma Junta.

De todos modos, por la tarde todavía continuaba esta situación y hacia las cuatro de la tarde yo hablé personalmente con el Coronel Majano, quien igualmente me prometió ordenar este retiro. Pocos minutos después, me hablaba otro miembro de la Junta de Gobierno, el Doctor Morales Erlich, de que ya se procedía a retirar este operativo militar. Todo el día lo pasé en reunión con la Comisión de Pastoral en la Casa María Eugenia, de las religiosas de la Asunción, en Planes de Renderos, con los nuevos Vicarios, que no pudieron llegar todos por la situación violenta que está imperando este día; ya que hoy se había ordenado, por parte de la Coordinadora Nacional de Masas, un paro general, y ésto ha causado disturbios en varia partes del país. Llegan noticias de Colonia Santa Lucía, del Barrio San Jacinto, de otros sectores de la capital. Nuestro curso se desarrolla tranquilamente. Tuve oportunidad de decir lo que espero de la Comisión de Pastoral, una coordinación que logre la armonía entre los dos sectores hacia los que atienden nuestros agentes de pastoral. Unos que no quieren comprometerse con la pastoral de la Arquidiócesis y otros que se van, quizá, al extremo muy avanzado, causando así desconfianza a los otros. Hay serias reflexiones sobre este hecho. El Padre Octavio Cruz, que está coordinando la reunión, nos hace un precioso análisis de lo que es el proyecto pastoral de la Arquidiócesis, tomándolo de los documentos que han impulsado este proyecto, como son la semana de pastoral, las cartas pastorales y el documento de Puebla. Es una línea concreta, bien definida, y está muy apoyada por el querer de la Iglesia, lo cual hace inaceptable las excusas de quienes no quieren acomodarse a este pensamiento y será el trabajo de la Comisión de Pastoral, para dar una fisonomía propia a nuestra Arquidiócesis. La reunión terminó con la Eucaristía de las seis de la tarde, muy íntima y muy participada.

Mientras tanto, llegan noticias de otros actos de violencia, como el de la Hacienda Colima, donde se habla de veintitrés muertos y otros lugares, donde ha habido también manifestaciones de violencia.

Terminó el día con la visita del señor Ministro de Agricultura, el Ministro de Planificación y otros dos hombres del Gobierno que me hablan de cómo va el proceso de la Reforma Agraria, cómo tiene ilusión de dar aquí una solución al problema del país y cómo lamentán ser objeto de contradicción, de parte de la derecha, que no quiere los cambios, como de parte de la Izquierda, que se apresura y provoca; como también y ésto es lo más importante, en los sectores del mismo Gobierno y de los que debían de colaborar con los cambios, entre los cuales se notan ya ambiciones, intereses personales, que están estropeando la ilusión de la reforma y me piden, en mi calidad de pastor, que denuncie esta corrupción, estos egoísmos y que pida también, dentro de lo posible, una tregua para realizar en paz estas reformas que beneficiarán al pueblo. Comentamos largamente la situación, noté mucha franqueza y un deseo de tener éxito, no por glorias personales, sino por el bien del pueblo.

Después de esta visita me esperaba el Padre Astor Ruíz, que ha trabajado en Nicaragua y ha venido para ver si se queda de nuevo en El Salvador, pero su conclusión ha sido que no conviene quedarse, ya que en este ambiente de represión y de desconfianzas mutuas, su calificativo de venir de Nicaragua, puede causarle problemas y, al mismo tiempo, quiere continuar un trabajo pastoral, principalmente, con los obreros en la diócesis de Estelí, de Nicaragua, me edificó mucho su actitud de consulta y su humildad con que se arrodilló al final para pedirme la bendición, que Dios lo bendiga, y que nos dé siempre ese sentido de nuestro sacerdocio, que nos identifica con las virtudes de Jesucristo.

Martes, 18 de marzo
Por primera vez, me ha invitado el Padre Franciscano, de la parroquia de La Reina, a visitar su parroquia y, precisamente, en el pueblo filial de Agua Caliente, donde ha preparado un numeroso grupo de jóvenes y niños para recibir la confirmación. El lugar es bastante remoto, en el departamento de Chalatenango, pero la amplia carretera nueva que se está trabajando facilita el acceso. La acogida fue muy cariñosa; es gente muy fervorosa, pero se nota una formación espiritual de tipo carismático, donde se vive una piedad intensa, pero no se nota un mayor compromiso con el momento actual. Sin embargo, tengo esperanza de que la nueva Comisión de Pastoral Arquidiocesana ha de impulsar el proyecto pastoral de la Arquidiócesis a todas las parroquias. Sin embargo, fue, repito, una mañana muy intensamente vivida como comunidad de fe y de oración.

Por la noche, tuve un breve encuentro confidencial con un representante del grupo que tiene en cautiverio al señor Dunn, ante el cual insistí que se hiciera lo posible de darle pronta libertad. Me prometió hacer lo que yo había sugerido, pero que dependía de la Alta Dirección de este grupo. Yo pido a Dios que pronto vuelva a su hogar el señor Dunn que ya tiene varios meses secuestrado. En cambio estos días ha sido, puesto en libertad el señor Jaime Hill, que también estuvo varios meses secuestrado.

En el Hospital de la Divina Providencia se tuvo la rifa a beneficio de la misma obra y que le trae siempre un apoyo económico a esta obra de verdadera providencia de Dios.

En el Arzobispado se tuvo por la mañana la reunión del Consejo Ejecutivo, donde se trató especialmente de la radio y de la Secretaría de Comunicación Social. También llegó una nota de la Casa Presidencial, transmitiendo una queja de un comandante de Cojutepeque, contra el Padre Ricardo Ayala, al que se acusa de estar indoctrinando de marxismo a un grupo de campesinos y que les anunció que pronto iría a Nicaragua y a Cuba a traer armas, para la subversión, lo cual es sumamente ridículo, ya que el Padre Cayo Ayala es un hombre muy centrado y la acusación más bien le causó chiste. Así también a nuestro Vicario General, con quien tuvo su entrevista. Se contestará, pues, en lo ridículo que son estas acusaciones y que un Gobierno que se fíe de tales informaciones, no puede ser justo.

En planes de Renderos, en la Casa de María Eugenia, concluyó hoy la reunión del Consejo de Pastoral con los nuevos Vicarios y con nuevos proyectos para el trabajo del año. No pude asistir este día por haber ido al pueblo antes indicado.

En general, hay un ambiente de tensión y de violencia, el rodeo de los militares a Casa Presidencial ha causado muy malas impresiones y ésto provoca más la violencia de la Izquierda y mientras no se suprima ese espíritu de represión de las Fuerzas Armadas al pueblo, seguirá causándose mucho mal. Por otra parte, las reformas agraria y bancarias van caminando, pero el pueblo no las puede aceptar, mientras exista esta represión tan espantosa que se siente en todas partes. En el pueblito donde fuí y donde estuve también el domingo, hay muchas quejas, pero como hay mucho terror tampoco pueden referirse con libertad a todo lo que está pasando.

Por la noche, tuve también noticia de que vendrá a El Salvador una comisión ecuménica de Estados Unidos. Monseñor Arzube con algún pastor del Consejo Nacional de Iglesias y algún otro representante de los Derechos Humanos y Amnistía, para informarse en directo de lo que pasa en nuestro país. Les dije que con gusto les recibía y que ojalá participara, el señor Obispo que viene, en la concelebración del próximo domingo.

Miércoles, 19 de marzo
Este día de San José, celebré la primera Misa en el Colegio Cristóbal Colón, de los Padres Josefinos. Les dije que San José era el modelo del hombre que hoy necesita nuestra patria, con un compromiso con el sentido de justicia, con el sentido de colaboración y con el sentido de fe. El profesor Moreno dirigió unas palabras en nombre de todo el colegio para elogiar a su obispo. También presentaron los profesores un donativo para la YSAX. La colecta de aquella reunión muy numerosa fue también para nuestra Emisora; gesto que agradecí cordialmente.

Visité los trabajos de reparación de la YSAX en Domus Mariae. Me encontré al Padre Pick, que venía para el centro de salud, porque se encontraba un poco indispuesto. Es admirable la labor silenciosa de este jesuita, que está ayudándonos a reparar, en forma muy técnica, nuestra radio YSAX.

Estuve un rato en la Curia y hubo bastantes visitas, la principal fue la de los Padres Torruella y Mejía para presentarme unas reflexiones de un grupo de sacerdotes, preocupados por la politización de algunos sacerdotes, en que me invitan a la reflexión para lograr un diálogo de los diversos sectores del clero y, si es posible, una encuesta a fin de neutralizar todo aquello que nos pueda dividir como presbíteros. Les agradecí tan valiosa sugerencia y les pedí su colaboración.

Con mi hermano, Arnoldo, que es quien me ayuda en la organización de la tesorería y otros aspectos de la administración de la Curia, comentamos las deficiencias que se notan actualmente, principalmente de parte del administrador, y en la Secretaría de Comunicación Social, sobre todo, en la imprenta y en la propia Secretaría. Le dije que me ayudara a resolver estos graves problemas y mañana tendremos una reunión con este objetivo.

A las cuatro de la tarde, tuvimos una reunión con el Consejo o Comité de Ayuda Humanitaria. Es un Comité Ecuménico, en que está Cáritas, y se trataba de ventilar un problema que surge en los lugares de refugio y es que los agentes de las Organizaciones Políticas Populares aprovechan esta gente para sus actividades políticas y hemos tratado de aclarar que un refugio no debe significar un cuartel de operaciones. Hubo bastantes discusiones y me da siempre una impresión de politización muy exagerada en las declaraciones del Padre Rogelio y del Padre Tilo Sánchez, así como de otros que participaron en la Junta. Pero me dió mucha alegría también la posición tan centrada de algunos sacerdotes y algunos miembros de las confesiones protestantes que colaboran en este Comité Ecuménico. También la gerente de Cáritas, señorita Carmen, estuvo muy atinada en esta orientación.

Fui luego a celebrar mi segunda Misa de San José al Seminario de los Somascos, donde está también un grupo de refugiados de Cojutepeque y de Chalatenango. La homilía fue en el mismo sentido del Colegio Cristóbal Colón y, después de Misa, cenamos con los seminarista y los padres y se entabló un diálogo muy interesante sobre problemas de la situación de El Salvador, del papel de la Iglesia. Y algunas informaciones que los seminaristas, con mucha inteligencia, trataron de obtener.
Finalmente, esta noche vino el Presidente de Cor Unum, la oficina pontificia que coordina las diversas organizaciones de promoción, caridad y acción social. Expresé con toda franqueza la poca eficiencia de nuestra Cáritas Nacional y nuestro deseo de hacer la Cáritas diocesana más activa en la formación del amor cristiano. Prometió que ayudaría a los programas de la Arquidiócesis, pero que le presentáramos estos programas, lo cual haremos mañana con Cáritas y la Comisión Ecuménica de ayuda humanitaria.

Jueves, 20 de marzo
A las ocho de la mañana, tuve una breve reunión con el Consejo de Administración, a la cual asistió también mi hermano Arnoldo, con un informe sobre la contabilidad y economía de la Curia. La situación es bastante preocupante, ya que solamente hemos gastado los subsidios y no se ve una esperanza de encontrar la auto-financiación de nuestros gastos. Dije que estaba dispuesto a cumplir las sugerencias que me pudieran dar, sobre todo, en el cambio de personal, en la supresión de algunos cargos, y los dejé estudiando, ya que tuve que irme para la reunión del Senado, en Planes de Renderos, en la Casa María Eugenia, de las religiosas de la Asunción. Es la primera reunión del nuevo Senado. Les exhorté ante todo a procurar la unidad del Clero, ya que estaba representado en el Senado todo el Clero con sus diversas corrientes y modos de pensar de nuestros sacerdotes. También les dije que teníamos que poner en nuestra reunión una base humana de confianza, de amistad, de sinceridad, ya que no basta el sentido de fe y sobrenatural con que debemos de considerarnos en el ambiente de nuestra vocación sacerdotal, sino que, esa base humana de amistad, es la que dará un sentido agradable, práctico y eficaz a nuestro trabajo en equipo, en función principalmente de todos nuestros sacerdotes a quienes representamos.

Después de recordar los estatutos y los deberes del Senado, se procedió a hacer la elección, habiendo salido como presidente el Padre Cristóbal Cortés, como vice-presidente, el Padre Juan Macho, y como Secretario el Padre José Luis Burguet. Se notaba un ambiente de mucha cordialidad y en ese ambiente se discutieron los primeros puntos, sobre todo, cómo hacer más ágil el servicio del Senado. Y se concluyó que se designara a la directiva como Consejo permanente, para que estuviera pendiente de las instituciones de la Diócesis y del Prelado y orientar la vida del Senado con prontitud, en servicio a este diálogo con el Obispo y de acuerdo con las circunstancias, por más inesperadas que parezcan. Luego también, buscando en servicio del Clero y en vista de la realidad, se organizaron tres comisiones: Una que se dedicará principalmente a cultivar la unidad del Clero, otra que orientará las relaciones de Clero y sociedad, todos esos aspectos socio-políticos que muchas veces nos dividen o no nos hacen trabajar en conjunto, y una tercera comisión, la que llamamos de infraestructura, la que se encargará de los diversos aspectos prácticos del Clero, como son la cultura, la espiritualidad, la salud, prestaciones sociales y subsistencia, etc… Después tratamos ampliamente problemas prácticos de las diferencias de sentido político que nos dividen, ya que vivimos un ambiente del país tan politizado, tan polarizado. A la una terminamos con el almuerzo, en un ambiente siempre amistoso y con mucho optimismo.

Por la tarde, una conversación con representantes de las Ligas Populares 28 de Febrero, que no habiendo podido atenderlas personalmente, la atendieron en mi nombre el Padre Rafael Urrutia y el Licenciado Roberto Cuéllar.

Yo tuve, al mismo tiempo, una entrevista con el Padre Pedraz, jesuita, con mucha capacidad administrativa, para rogarle, de acuerdo con la conversión de la Comisión de Administración, que nos ayudará a reorganizar nuestra Administración Arquidiocesana, teniendo autoridad para revisar los diversos aspectos que se tocaron en la reunión de la administración y que la comisión de administración trabajará de acuerdo con él. Me dijo que siempre tenía buena voluntad de servir y que sólo le dejara unos días para pensar su resolución; posiblemente, el próximo domingo o lunes, y espero que ha de ser afirmativa, para orientar pronto esta situación que me preocupa de la economía y administración de nuestra Arquidiócesis.

Tuve también una reunión con la Gerente de Cáritas y una representante del Consejo Ecuménico de ayuda humanitaria para presentar los proyectos y labores de Cáritas y de la Comisión Ecuménica, que desarrollan en beneficio de nuestra gente necesitada, para poder presentar al representante de Cor Unum, de Roma, que está entre nosotros. Y fuimos a visitarlo a la Nunciatura, habiéndose mostrado muy acogedor, comprensivo con las dificultades y proyectos de la actividad de Cáritas Arquidiocesana, las emergencias actuales.

FIN
NOTA: Monseñor Romero, no grabó en su diario los cuatro últimos días de su vida.

Lee más

Cuarta carta pastoral – Misión de la iglesia en medio de la crisis del país.

Cuarta carta pastoral de Monseñor A. Romero, Arzobispado de San Salvador.

Para mis queridos hermanos y hermanas:
los Presbíteros,
los Religiosos,
las Religiosas,
y los Laicos
de la Arquidiócesis de San Salvador

Y para los salvadoreños de buena voluntad:

LA PAZ DE JESUCRISTO, NUESTRO UNICO SALVADOR.

INTRODUCCION

Una fiesta providencial.

1. Llamamos “República de El Salvador” y celebrar, cada año, como fiesta titular, el misterio de la Transfiguración del Señor, es para los salvadoreños un verdadero privilegio. No fue sólo la piedad de Don Pedro de Alvarado la que tan altamente nos bautizó –nos recordaba el Papa, Siervo de Dios, Pío XII, en su brillante saludo a nuestro Congreso Eucarístico Nacional de 1942-; nos bautizó así la providencia de Dios, que da a cada pueblo su nombre, su sitio y su misión.

Oír cada año, el 6 de agosto, la voz del Padre que, a través de la liturgia de la Iglesia, proclama que nuestro patrono es el mismo “Hijo de sus complacencias” y que nuestro deber es “escucharlo”, constituye nuestro legado histórico y religioso más preciado y la motivación más eficaz de nuestras esperanzas salvadoreñas cristianas.

Por eso siento, como uno de mis deberes pastorales más importantes, el tener que actualizar, para esta Arquidiócesis, que el Señor ha encomendado, este legado y refrescar esa motivación, de acuerdo con las circunstancias que dan contornos nuevos a cada 6 de agosto. Porque, a través de esos contornos nuevos de la historia, uno mismo sigue siendo el reto amoroso de la transfiguración de Cristo a los salvadoreños: la transfiguración de nuestro pueblo. Este reto tradicional que la Patria y la Iglesia recibieron del Divino Salvador, con ser inmutable, como inmutable es la verdad y la revelación de Dios, debe iluminar las realidades cambiantes de nuestra historia y aprender a expresarse en el lenguaje que hablan los hombres de los tiempos nuevos y exigen las nuevas necesidades y las nuevas esperanzas.

Mis tres cartas pastorales anteriores.

2. Nuevas circunstancias, en la Arquidiócesis de San Salvador, inspiraron, en 1977, mis dos primeras Cartas Pastorales. La que escribí al relevar al benemérito Monseñor Luis Chávez y González.

Además de ser mi carta de presentación, fue una profesión de fe y confianza en el Espíritu del Señor que construye y anima, que da unidad y progreso a la Iglesia, aun cuando cambian los elementos humanos que la componen y dirigen; quise expresar en su título “Iglesia de la Pascua” las circunstancias litúrgicas y reales de cuaresma, pasión y pascua que marcaron aquella “hora de relevo”. Bajo el título “La Iglesia, cuerpo de Cristo en la historia” ahondaba el mismo concepto de la Iglesia y de su servicio al mundo como prolongación de la misión de Cristo, el 6 de agosto de aquel mismo año, cuando recogía, además, la historia –densa, trágica, pero también pascual- de mis primeros meses en esta querida sede.

Y, el año recién pasado, el Señor Obispo de Santiago de María, Monseñor Arturo Rivera Damas, y yo escribimos, también el 6 de agosto, la carta pastoral sobre “La Iglesia y las organizaciones políticas populares”. La visita “ad límina” que juntos hicimos al inolvidable Papa Pablo VI y nuestro luminoso contacto con aquel maravilloso Pontífice, tan comprensivo del mundo actual, nos inspiró una respuesta de la fe a las preocupaciones políticas tan originales de nuestro pueblo. Bendigo al Señor por el bien que aquella carta hizo y sigue haciendo en nuestras comunidades cristianas, que la tomaron como tema de sus reflexiones, y también por la acogida tan generosa y entusiasta que le dieron comunidades, instituciones y publicaciones de otros países en el Continente y en Europa. Anexos a esta tercera Carta Pastoral se editaron, en folleto aparte, tres estudios sobre “La realidad nacional en que la Iglesia desarrolla su misión”, “La Palabra de Dios ante la miseria humana” y “La Doctrina más reciente de la Iglesia”. Creo que han llenado su objeto de “enriquecer la reflexión” de la carta.

Ruego pues, tener en cuenta aquellas tres Cartas Pastorales anteriores al estudiar la presente, ya que aquí no repetiré sino que daré por supuestos muchos conceptos ya estudiados en aquellas.

Los motivos de esta cuarta carta pastoral.

3. En esta nueva celebración de la Transfiguración del Señor, la claridad de esta fiesta ilumina nuevas situaciones del país y de la Arquidiócesis que convienen proyectar sobre nuestra vida.

En el país, nuevas formas de sufrimientos y atropellos han empujado nuestra vida nacional por caminos de violencia, venganza y resentimiento. Son –describe el Documento de Puebla- “angustias y frustraciones que han sido causadas, si las miramos a la luz de la fe, por el pecado que tiene dimensiones personales y sociales tan amplias”. Pero también sentimos, gracias a Dios, que, en nuestra realidad nacional, hay “esperanzas y expectativas de nuestro pueblo que nacen de su profundo sentido religioso y de su riqueza humana” (n. 73).

4. La Iglesia, por su parte, ha vivido, en este año, situaciones nuevas que la capacitan mejor para acompañar, desde su propia identidad, a este pueblo hecho de “angustias y esperanzas, de frustraciones y expectativas”.

Sobresale, entre todas esas nuevas circunstancias, la Tercera Conferencia Episcopal de América Latina, celebrada en Puebla a, principios de este año. Ese “nuevo Pentecostés” de nuestro Continente recogió la rica herencia de nuestra historia y empujó a la Iglesia hacia un nuevo siglo, bajo el título de “La evangelización en el presente y en el futuro de América Latina”. Los pastores de América podemos llamar a la reunión de Puebla, lo mismo que escribió S.S. Juan Pablo II en su primera Encíclica “Redemptor hominis”, para justificar la nueva dinastía pontificia de los “Juan Pablo”: “la singular herencia dejada a la Iglesia por los Pontífices Juan XXIII y Pablo VI”. Porque la reunión de Puebla -como lo fue la de Medellín hace diez años- fue el nuevo paso delante de la Iglesia en nuestro Continente, en su esfuerzo por seguir la línea renovadora que señaló el Concilio de nuestro siglo y que llevaron a feliz término aquellos dos Pontífices inmortales de nuestro tiempo.

Evocación de Pablo VI y Juan Pablo II.

5. Es justo evocar aquí de nuevo, como ya lo hice el año recién pasado, “la expresiva coincidencia de la pascua de Pablo VI con nuestras fiestas titulares de la Transfiguración”. Desde aquella muerte santa, el 6 de agosto del año recién pasado, cuántos signos han marcado de grandeza evangélica a la Iglesia, bajo el pontificado de sus dos Sucesores! La misma tumba de Pablo VI, que visité este año con devota admiración y filial cariño y gratitud, ha subrayado el nuevo estilo de sencillez y humildad en el servicio de la Iglesia. Cómo recordé allí, junto a su tumba, el calor de sus dos manos estrechando las mías, apenas hace poco más de un año, para decirme su preocupación y su amor por nuestra Patria, y recomendarme acompañar a mi pueblo en sus justas reivindicaciones, para que no se desviara por los caminos del odio ni de la violencia.

También de Su Santidad Juan Pablo II recogí, en Roma, comprensión y orientación para mi difícil labor pastoral y la ratificación de mi comunión jerárquica con él y mi compromiso con el pueblo que Dios me ha confiado. La actitud del nuevo Papa y su lenguaje señalan a Cristo, como única fuerza de liberación integral, exigiendo en su nombre el máximo respeto a la dignidad y a la libertad del hombre.

Adhesión a Puebla y a mi Arquidiócesis.

6. De esa fuente exuberante del Magisterio de los Papas, del Concilio y de los Obispos Latinoamericanos ha brotado el “espíritu de Puebla”.

Esta carta pastoral quiere ser un solemne testimonio de mi aceptación y adhesión personal a ese “espíritu” y, al mismo tiempo, un llamamiento –urgente, como lo quiere el Papa- a todos los sacerdotes, comunidades religiosas y laicos, “que en breve tiempo, todas las comunidades eclesiales estén informadas y penetradas del espíritu de Puebla y de las directrices de esta historia Conferencia” (Carta de aprobación).

Una encuesta de la Arquidiócesis.

7. Pero “todo el pueblo santo de Dios participa también de la función profética de Cristo… guiado por el sagrado Magisterio” (L. G. 12). Y Pablo VI, de feliz memoria, nos aconsejaba discernir con la ayuda del Espíritu Santo… en diálogo con los demás hermanos cristianos y todos lo hombres de buena voluntad, las opiniones y compromisos que conviene asumir para realizar las transformaciones sociales, políticas y económicas que aparezcan necesarias con urgencia en cada caso (O. A. 4).

Teniendo en cuenta este carisma del diálogo y la consulta. Quise iniciar esta Carta Pastoral con una encuesta al querido Presbiterio y a las Comunidades Eclesiales de Base de la Arquidiócesis. Y una vez más, he quedado admirado de la madurez reflexiva, del espíritu evangélico, de la creatividad pastoral, de la sensibilidad social y política expresada en las numerosas respuestas que he leído detenidamente. Incluso algunas inexactitudes y audacias doctrinales y pastorales han servido de estímulo al carisma de magisterio y tomadas en cuenta. Al agradecerles muy cordialmente, quiero repetir mi invitación a continuar este diálogo y esta reflexión con sus pastores y con la Iglesia Universal, sobre estos temas a la luz del Evangelio y desde la auténtica identidad de nuestra Iglesia (n. 17).

Nuestra aportación en la crisis del país.

8. En resumen, esta Carta Pastoral, como su mismo título lo indica, quiere ser una entrega oficial del “Documento de Puebla” a la Iglesia de la Arquidiócesis. Y, a la luz de sus enseñanzas teológicas y pastorales, confrontar las inquietudes expresadas por nuestra Iglesia Arquidiocesana. Avaladas por el magisterio continental y universal de la Iglesia, voz y opinión que sean una respuesta y aportación específica de Iglesia, en esta hora de crisis de la Patria, cuando se torna un grave deber de conciencia para todos los salvadoreños aportar ideas y orientaciones desde su propia competencia.

Esquema.

9. Desarrollaré pues, mi pensamiento en las cuatro partes siguientes:
1. La crisis del país, a la luz de Puebla.
2. Contribución de la Iglesia al proceso de liberación de nuestro pueblo.
3. Iluminación de algunos problemas concretos.
4. La línea pastoral de Puebla en la Arquidiócesis.
Conclusión.

NOTA: Todas las citas de número sin indicar autor, se refieren a los números marginales del Documento de Puebla que está en el trasfondo de toda mi reflexión.

PRIMERA PARTE
LA CRISIS DEL PAIS A LA LUZ DE PUEBLA.

Con criterio pastoral.

10. “Visión pastoral de la realidad de América” se titula la primera parte del Documento de Puebla. Así, desde el principio, se comprende con qué criterio analiza la situación del mundo que tiene que evangelizar. Han sido también criterios pastorales los que han guiado el primer punto de nuestra encuesta arquidiocesana: “sobre la crisis actual del país y las perspectivas que se prevén para el futuro”.

Jamás olvida la Iglesia que su misión no es de orden político, social o económico, sino de orden religioso; pero tampoco puede olvidar que “precisamente de esta misma misión religiosa derivan funciones, luces y energías que puedan servir para establecer y consolidar la comunidad humana según la ley divina” (G. S. 42).

Con el aval de Puebla.

11. Muchos hubieran querido que Puebla se pronunciara en forma más concreta acerca de ciertas situaciones concretas de los países latinoamericanos. Pero su análisis y su juicio evangélico sobre la realidad de América es suficiente para que cada país o cada pastor encuentre allí los elementos que necesita para señalar sus propias situaciones con la vigorosa voz de todos los pastores del Continente.

Por eso he querido avalar, en esta Carta Pastoral, los señalamientos de la Arquidiócesis a la crisis del país con los enjuiciamientos autorizados de Puebla a toda América.

Limites de este análisis.

12. Mi intento no es hacer un análisis exhaustivo de la estructura económico-político-social de El Salvador. Un leve enfoque se ofreció ya el año pasado como folleto auxiliar de mi tercera Carta Pastoral. Tampoco pretendo ofrecer un relato completo de los hechos del país que tanto nos han preocupado en este año. Ya mi servicio a la palabra de Dios he querido ser fiel a la verdad y a la justicia y a la justicias frente a esos acontecimientos en el momento en que sucedieron durante este denso período de nuestra historia. También me satisface haber podido prestar oportunos servicios pastorales, a través de “Socorro Jurídico” y de la “Secretaría de medios de comunicación social de la Arquidiócesis”, en las difíciles vicisitudes de nuestras comunidades, familias e individuos.

Por fin, otra observación: seria injusto no reconocer que, durante esta crisis del país, ha habido muchos aspectos positivos que hacen vislumbrar, con sólido fundamento, que los salvadoreños somos capaces de encontrar la paz basada en la justicia y por caminos de racionalidad, y que no es necesario pagar la liberación de nuestro pueblo a tan alto precio de violencias y de sangre. A estos aspectos esperanzadores les tributo mi admiración y estímulo. Pero no es mi propósito comentarlos hoy.

Sólo quiero subrayar notas negativas de la crisis del país que han sido señaladas y comentadas por nuestras comunidades porque son las que urge atender. Y a ellas aplicará el juicio evangélico que Puebla emite sobre tales situaciones.

1. LA INJUSTICIA SOCIAL A LA BASE.

13. Lo que Puebla afirma acerca de la injusticia social en todo el continente, se presenta en El Salvador con rasgos muy trágicos y exigencias cristianas muy urgentes: hoy hay más hombre sometidos a situaciones de mayores injusticias. Aquel “clamor sordo” de miseria que Medellín percibía, hace diez años, hoy Puebla lo califica de “claro, creciente, impetuoso y, en ocasiones, amenazantes” (n. 89). “El más devastador y humillante flagelo” (n. 29) llama a las características que perfilan esta situación de injusticia: Mortalidad infantil, falta de vivienda, problemas de salud, salarios de hambre, desempleo desnutrición, inestabilidad laboral, etc.

“La situación de extrema pobreza generalizada, adquiere, en vida real, rostros muy concretos en los que deberíamos reconocer los rasgos sufrientes de Cristo, el Señor, que nos cuestiona e interpela:
– Rostros de niños, golpeados por la pobreza desde antes de nacer, por obstaculizar sus posibilidades de realizarse a causa de deficiencias mentales y corporales irreparables; los niños vagos muchas veces explotados de nuestras ciudades, fruto de la pobreza y desorganización moral familiar.
– Rostros de jóvenes, desorientados por no encontrar su lugar en la sociedad; frustrados, sobre todo, en zonas rurales y urbanas marginales, por falta de oportunidades de capacitación y ocupación.
– Rostros de campesinos, que como grupo social viven relegados en casi todo nuestro continente, a veces, privados de tierra, en situación de dependencia interna, sometidos a sistemas comercialización que los explotan.
– Rostros de obreros frecuentemente mal retribuidos y con dificultades para organizarse y defender sus derechos.
– Rostros de subempleados y desempleados, despedidos por las duras exigencias de crisis económicas y, muchas veces, de modelos de desarrollo que someten a los trabajadores y a sus familias a fríos cálculos económicos.
– Rostros de marginados y hacinados urbanos, con el doble impacto de la carencia de bienes magisteriales, frente a la obtención de la riqueza de otros sectores sociales;
– Rostros de ancianos, cada día más numerosos, frecuentemente marginados de la sociedad del progreso que prescinde de las personas que no producen (nn. 31-39).

2. DETERIORO DE LA SITUACION POLÍTICA.

14. Con Puebla podemos también denunciar el grave deterioro de la situación política que institucionaliza la injusticia. Se ha determinado “la participación ciudadana en la conducción de sus propios destinos” (n. 46). “Se ve con malos ojos la organización de obreros campesinos y sectores populares y se adoptan medidas represivas para impedirla. Este tipo de control y de limitación de la acción no acontece con las agrupaciones patronales que pueden ejercer todo su poder para asegurar sus intereses” (n. 44).

Es impresionante el cuadro de la violencia presentado por la Oficina de Socorro Jurídico (ver “Orientación” del 22 de julio de 1979). Sólo de enero a junio de este año, el número de asesinados por los distintos cuerpos de seguridad, fuerza armada y organizaciones paramilitares similares, alcanza a 406 y el número de capturados por motivos políticos es de 307. La estadística se hace más escandalosa al corroborar la discriminación señalada por Puebla, pues no hay ninguna víctima del sector latifundista, mientras abundan en el sector campesino.

Ante esa opresión y represión, surge natural lo que Medellín llamó “las revoluciones explosivas de la desesperación” (Paz,17) y que en el país ya se ha cobrado más de 95 víctimas (Orientación. 22 de julio de 1979).

De esta forma se está agudizando hasta límites insospechada crueldad, la “espiral de la violencia” y se está alejando, cada vez más, la posibilidad de resolver la crisis estructural en forma pacífica. Hasta parece que ya estamos en una auténtica guerra civil, informal e intermitente, pero despiadada y sin cuartel, que desgarra la vida ciudadana normal y llena de temor a todos los hogares de El Salvador.

En la tercera parte dedico un sitio especial a este problema de la violencia.

3. ACTITUD DEL GOBIERNO.

15. El gobierno se muestra impotente para detener la escalada de la violencia en el país. Más aún, una sospechosa tolerancia de bandas armadas que, por su persecución implacable a los oponentes del gobierno, podrían considerarse como servidoras suyas, contradicen, en la práctica, las enfáticas declaraciones del gobierno contra toda clase de violencia. Más bien parece proclamar represión contra toda oposición política y contra toda organización que proteste socialmente.

El estado de sitio, impuesto el 23 de mayo y prolongado hasta julio, no sirvió en absoluto para contener las matanzas políticas. Los datos sobre muertos y desaparecidos denuncian un ambiente de impunidad propicio para la proliferación y actividad de organizaciones asesinas de ultra derecha que han agravado el panorama de la violencia en el país.

El juicio de Puebla acerca de esta situación es bien elocuente, al denunciar “los países… en donde con frecuencia no se respetan los derechos humanos fundamentales… o que están en situación de permanente violación de la dignidad de la persona”. Los pastores latinoamericanos señalan por su nombre estos “abusos de poder típicos de los regímenes de fuerza”, y se solidarizan con “las angustias de esta represión sistemática o selectiva acompañada de delación, violación de privacidad, apremios desproporcionados, torturas, exilios. Angustias en tantas familias por desaparición de sus seres queridos de quienes no pueden tener noticia alguna. Inseguridad total por detenciones sin órdenes judiciales, angustias ante un ejercicio de la justicia sometida o atada”.

Ante esta angustiosa situación, Puebla recuerda, en nombre de los Sumos Pontífices, que “La Iglesia por auténtico compromiso evangélico (Juan Pablo II, Discurso inaug. III) debe hacer oír su voz, denunciando y condenando estas situaciones, más aún cuando los gobernantes o responsables se profesan cristianos” (n. 42).

4. FUNDAMENTO ECONÓMICO E IDEOLÓGICO DE LA REPRESIÓN.

16. Analistas de nuestra economía señalan que al buen funcionamiento del sistema económico de El Salvador le conviene disponer de mano de obra abundante y barata. Cafetaleros, cañeros, algodoneros y demás elementos del sector agro-exportador, necesitan que el campesino no tenga trabajo ni esté organizado, a fin de poder contar con esa mano de obra abundante y barata para levantar y exporta sus cosechas.

Por otra parte, es el sector agricultor y ganadero uno de los que aportan más impuestos al erario público y ésta es una de las causas por las que tiene mayor influencia en el gobierno.

También muchas empresas industriales o transnacionales basan todavía hoy sus juegos de competencia en mercados internacionales, en lo que ellos llaman “bajo Costo de la mano de obra”, lo que, en realidad, equivale a un salario de bajo nivel.

Todo esto explica la oposición cerrada de importantes sectores del capital a todas aquellas iniciativas populares o del gobierno que, a través de la organización gremial, buscan mejorar las condiciones de vida y elevar los niveles de salarios de las clases populares. Estos sectores dominantes sobre todo el agropecuario, no pueden admitir la sindicalización campesina ni obrera, mientras, con mentalidad capitalista, la consideren peligro de sus intereses económicos. La represión contra las organizaciones populares se convierte, para esa mentalidad, en una especie de necesidad para mantener y aumentar los niveles de ganancia, aunque sea a costa de la pobreza creciente de las clases trabajadoras.

Añadamos a esto la explosión demográfica del país y el alto costo de la vida y se comprenderá el clamor creciente de inconformidad de trabajadores y desempleados. Nuevamente la represión es la única respuesta a la protesta contra la “violencia institucionalizada” y así se sigue impulsando la espiral de la violencia.

El Documento de Puebla autoriza este análisis, cuando se refiere así al derecho de sindicalización en nuestros países: “En muchos lugares la legislación laboral se aplica arbitrariamente o no se tiene en cuenta sobre todo en los países donde existen regímenes de fuerza. Se ve con malos ojos la organización de obreros, Campesinos y sectores populares y se adoptan medidas represivas para impedirla. Este tipo de control y de limitación de la acción no acontece con las agrupaciones patronales que pueden ejercer todo su poder para asegurar sus intereses” (n. 44).

17. Sería conveniente indicar aquí, también el fundamento ideológico de esta represión injusta. Se trata de la ideología de la seguridad nacional que el documento de Puebla denuncia con dureza en repetidas ocasiones. Esta nueva teoría y práctica políticas está a la base de esta situación de opresión y de violencia represiva de los derechos más fundamentales de los salvadoreños. Pero, por ser una verdadera absolutización o idolatría del poder la trataré en la siguiente parte de esta carta, al exponer, como aportación especial de la Iglesia, en la crisis del país, su misión de desenmascarar idolatrías y denunciar las falsas absolutizaciones.

5. DETERIORO MORAL.

En América Latina.

18. Hay una elocuente coincidencia entre el pensamiento de Puebla y las respuestas de nuestras comunidades a la encuesta, cuando se señala el deterioro moral como raíz de nuestros tremendos deterioros sociales, políticos y económicos.

Puebla lo dice explícitamente: “el deterioro creciente del cuadro político-social es consecuencia de la corrupción…” (n. 508) y, por tanto, exhorta “a todos a que luchen contra la corrupción, especialmente la económica en los distintos niveles, tanto en la administración pública, como en la privada, pues en ella se causa un grave daño a la gran mayoría”(n. 1.227) y “en modo particular a los más pobres y débiles” (n. 1.228).

Y, para concretar causas y expresiones de este escandaloso deterioro moral en América Latina, Puebla menciona:
• El materialismo individualista que constituye el valor supremo para muchos hombres contemporáneos… o el materialismo colectivo con que otros subordinan la persona al Estado…
• El consumismo con su ambición descontrolada de “tener más”, que asfixia las virtudes humanas y cristianas del desprendimiento y de la austeridad…
• El descuido de los valores familiares que convierte a sus miembros en fácil presa del divorcio y del abandono de las responsabilidades del hogar y considera a la mujer en inferioridad de condiciones y a los hijos como un estorbo para el placer…
• Las frustraciones, el hedonismo, la superficialidad de la vida, que impulsa a los vicios, como el juego, la droga, el alcoholismo, el desenfreno sexual….
• La manipulación de los medios de comunicación social, por parte de los distintos poderes y grupos para distorsionar la información o para introducir falsas expectativas o necesidades ficticias, sin importarles contradecir los valores fundamentales de la cultura o del Evangelio, ni invadir el honor de las personas generalmente indefensas… (cfr. nn. 54-62).

En el país.

19. Lamentablemente nuestro país no es una excepción en esos penosos señalamientos latinoamericanos. Y así, nuestra encuesta levanta un inventario, aún más horroroso, de infidelidades y traiciones a nuestros valores éticos y cristianos y a nuestra misma Constitución Política. Por ejemplo:

a) En el orden de la administración pública:

– La infidelidad de la Corte Suprema de Justicia y de las otras instancias de la administración de la justicia a su altísima misión de cumplir y hacer cumplir la Constitución de un país democrático, prestándose, en cambio, a ser débiles instrumentos al capricho de un régimen de fuerza;

– en consecuencia, la prostitución de la justicia y el atropello de la libertad y de la dignidad del hombre, manifestada principalmente:
• en la impunidad de tantos horrorosos crímenes, muchos de ellos perpetrados por los cuerpos de seguridad en forma descubierta o, según la voz popular, camufladas de civiles;
• en la indiferencia a la angustia de tantas familias que piden la libertad o por lo menos una noticia de sus seres queridos que han desaparecido en poder de las autoridades;
• a ineficacia de tantos recursos constitucionales de “habeas corpus”, hecho trágicamente irrisorio por sus mismos garantes;
• el silencio cómplice ante otras muchas violaciones de la Constitución u otras maniobras administrativas por fomentar intereses de partido o de grupos privilegiados aunque se lesionen, con ellas, los intereses del bien común;
• el manoseo de la voluntad popular en los procesos democráticos electorales;
• la descarada propaganda e imposición de políticas antinatalista que prácticamente “están castrando a nuestro pueblo” y socavando sus reservas morales, etc.

20. b) En el orden privado:

– Las maniobras con que muchos empresarios reprimen los derechos de los obreros, o compran la imparcialidad de los dirigentes sindicales;

– también el abuso injusto de algunas huelgas o de reclamos de sindicatos y obreros;

– el poco rendimiento y hasta la ausencia de algunos empleados y trabajadores, descuidando sus deberes; o la exigencia de remuneraciones adicionales (“propinas”, “mordidas”) por servicios y trabajos ya remunerados por su sueldo;

– el aprovechamiento de posiciones administrativas para ventaja propia o de parientes y amigos:
• la sustracción o malversación de fondos públicos o privados mediante planillas ficticias, viáticos y otros pretextos;
• la compraventa infame de la dignidad ajena, mediante diversos sistemas, como exigir prestaciones sexuales a cambio de dar trabajo, o implantando lucrativos centros de vicio, como cantinas, “moteles”, “hospedajes” y toda clase de burdeles disfrazados para la trata humana de la prostitución o la drogadicción clandestina;
• el manejo de medios de comunicación social, mediante presiones o sobornos hábiles para calumnias, denigraciones u otros fines ajenos a la verdad;
• las modernas formas de chantaje, como secuestros, amenazas de organizaciones clandestinas, reales o de grupos fantasmas, a veces de sospechosa complicidad oficial, etc.

Responsabilidad de todos.

21. Nuestro deterioro moral es evidente. Por todas partes encontramos imperante lo que el Señor llamó: “el misterio de la iniquidad”. Y el deber pastoral de la Iglesia no puede dejar de denunciar ese reino del pecado y llamar con apremio a la responsabilidad personal de cada uno y de cada grupo familiar y social, así como también, y sobre todo, a los hombres y grupos de poder que directa o indirectamente se benefician de esta situación y que son los que tienen en sus manos los medios más eficaces para poner remedio a tanto deterioro.

6. CRISIS AL INTERIOR DE LA IGLESIA.

Iglesia “santa y necesitada de purificación”.

22. En mis Cartas Pastorales anteriores he señalado muchos aspectos positivos de nuestra Iglesia. No es pues, necesario insistir en ellos, sino estimularlos a la perseverancia y al perfeccionamiento. Por lo demás, la cuarta parte de esta carta intenta ofrecer los caminos pastorales para continuar construyendo nuestra Arquidiócesis sobre los proyectos e ideales del Concilio Vaticano II y las Conferencias Episcopales Latinoamericanas de Medellín y Puebla.

En cambio, hoy es necesario recoger, también a la luz de Puebla, las denuncias y críticas que señalan nuestros propios pecados como componentes humanos de la Iglesia. Porque, en una hora de crisis, quienes sentimos el deber de denunciar los pecados que están a la base de esa crisis del país, debemos estar dispuestos también a ser denunciados para convertirnos, a fin de construir una Iglesia que sea para nuestro pueblo lo que el Concilio define “un Sacramento Universal de Salvación” (L. G. 48).

El mismo Concilio nos orienta a este examen de conciencia, cuando con toda humildad y franqueza asegura que “la Iglesia encierra en su propio seno a pecadores y, siendo al mismo tiempo santa y necesitada de purificación, avanza continuamente por la ruta de la penitencia y de la renovación” (L. G. 8).

De acuerdo con la reflexión de nuestras comunidades, son tres las principales deficiencias que reclaman conversión al interior de nuestra Iglesia: la desunión, la falta de renovación y adaptación y la desvaloración de criterios evangélicos.

A. LA DESUNION.

23. El pecado más visible que la encuesta señala es la desunión de una Iglesia que debe tener la unidad como nota de su autenticidad. Nuestras comunidades señalan que cuando esta división afecta a la misma jerarquía y a los sacerdotes se origina más confusión en el Pueblo de Dios. Así es en verdad y ante esa evidencia sólo cabe una confesión, una reflexión y in exhortación.

Una confesión de culpa y una súplica de perdón con el sincero propósito de buscar, con la ayuda mutua, los caminos de la unidad y la valentía sobrenatural para recorrerlos:

La reflexión que puede explicar ese lamentable fenómeno de la desunión y poner la base de la conversión ala unidad, es tener en cuenta que esta desunión al interno de la Iglesia no es más que un eco de la división que existe a su alrededor, en la sociedad en que vive y trabaja. Es lo humano en la Iglesia. Se da, en la sociedad de hoy, una correlación de fuerzas políticas que, desde la extrema izquierda hasta la extrema derecha, se manifiesta en una polarización de grupos y organizaciones que se apoyan o se rechazan entre sí.

Los miembros de la Iglesia, sin excluir la jerarquía, están sometidos a ese ambiente y corren el riesgo de orientarse a una u otra polarización, si no tiene en cuenta su vocación y su misión evangélica que Puebla definió como “opción preferencial por los pobres”.

Unidad en la “opción preferencial por los pobres”.

24. Esta preferencia por los pobres que el Evangelio impone a los cristianos no polariza ni divide sino que es fuerza de unidad, porque “no intenta excluir a otros representantes del cuadro social en que vivimos… sino que es invitación a todos, sin distinción de clases a aceptar y asumir la causa de los pobres, como si estuvieran aceptando y asumiendo su propia causa, la causa misma de Cristo: todo lo que hicieren a uno de estos mis hermanos, por humildes que sean, a mí me lo hicieron” (Mensaje a los pueblos de Latinoamericanos n. 3).

Sólo esta opción preferencial por los pobres, entendida evangélicamente puede ser la clave para esta crisis de nuestra unidad. El Documento de Puebla señala aquí la causa de nuestras divisiones internas; “No todos en América Latina nos hemos comprometido suficientemente con los pobres; no siempre nos preocupamos por ellos y somos solidarios con ellos. Su servicio exige, en efecto, una conversión y purificación constante, en todos los cristianos, para el logro de una identificación cada día más plena con Cristo pobre y con los pobres” (n. 1.140).

Y la exhortación que fluye de esta reflexión sobre nuestro pecado de desunión, es que hagamos el esfuerzo de convertirnos a ese ideal común. Pero sería vana una conversión interior, si no es, a la vez, como enseña Puebla, “una conversión radical a la justicia y al amor, a transformar, desde dentro, las estructuras de la sociedad pluralista que respeten y promuevan la dignidad de la persona humana y le abran la posibilidad de alcanzar su vocación Suprema de comunión con Dios y de los hombres entre sí” (n. 1.206).

No escandalizarse sino trabajar.

25. Mientras no lleguemos a construir entre todos la bella unidad de la Iglesia, es oportuno exhortar también a una serena madurez cristiana para no escandalizarse del pecado en la Iglesia y para realizar su vida cristiana cada uno haciendo lo que debe hacer aunque otros no lo hagan. Por parte de nuestra Arquidiócesis estamos dispuestos a seguir haciendo vida pastoral la orientación que Puebla ofrece como camino auténtico de esa unidad; la opción preferencial por los pobres. Esta es la exigencia del Evangelio y la unidad sólo es auténtica cuando se construye sobre base evangélica. Esta será también la mejor aportación que la Arquidiócesis puede ofrecer al cambio del país.

B. LA FALTA DE RENOVACIÓN Y ADAPTACIÓN.

26. Tanto en Medellín como en Puebla, los obispos Latinoamericanos han tratado de trasladar a nuestro continente la preocupación del Concilio de nuestro siglo; poner al día la presencia de la Iglesia y enseñarle el lenguaje de los hombres de hoy para transmitirles su mensaje. Más aún, el tema de Puebla tiene perspectivas de futuro: “Evangelización en el presente y en el futuro de América Latina” y, con franqueza, constata que antes de esta “vertiginosa corriente (de cambios culturales, económicos, políticos, técnicos de la época moderna, el peso de la tradición ayudaba a la comunicación del Evangelio; lo que la Iglesia enseñaba desde el púlpito era recibido celosamente en el hogar, en la escuela y era sostenido por el ambiente social. Hoy ya no es así. Lo que la Iglesia propone es aceptado o no es un clima de más libertad y con marcado sentido crítico. Los campesinos, antes muy aislados, van adquiriendo ahora sentido crítico, por las facilidades de contacto con el mundo actual… también por la labor concientizadora de los agentes de pastora” (nn. 76-77).

Con idéntica perspectiva y convicción, varias comunidades de la Arquidiócesis lamentan el espíritu refractario y antipastoral con que algunos sacerdotes, comunidades religiosas y otros agentes de pastoral reaccionan ante los esfuerzos de renovación y adaptación que está promoviendo nuestra pastoral en obediencia a las orientaciones mencionadas.

Varias respuestas de la encuesta analizan el alto grado de inquietud y actividad con que nuestro pueblo se mueve hacia los cambios sociales y políticos del país. “La Iglesia –observa textualmente una de esas respuestas- tiene que interpretar y acompañar a este pueblo que lucha por su liberación o quedará marginada históricamente. Los cambios vendrán con o sin la Iglesia, pero a ella corresponde por su naturaleza, estar en los cambios que jalonan el Reino de Dios”.

Más sentido de comunión y participación.

27. Esta denuncia al interno de la Iglesia, señala a los agentes de pastoral otro serio motivo de reflexión y conversión. Nos urge a todos los que trabajamos en esta pastoral, especialmente a sacerdotes y comunidades religiosas, que por vocación, profesión y misión, pertenecemos más íntimamente a la vida y a la misión de la Iglesia, hacer serios esfuerzos por nuestra propia promoción para estar siempre al día en el espíritu de la Iglesia actual. En ese espíritu, expresado recientemente en Puebla, hacemos el esfuerzo de conducir la pastoral de nuestra Arquidiócesis; y las inexplicables oposiciones o incomprensiones, que se han denunciado, resultan, en nuestras circunstancias actuales una lamentable carencia de “comunión y participación” que tanto inculca el espíritu de Puebla.

C. LA DESVALORIZACIÓN DE LOS CRITERIOS EVANGELICOS.

28. Perder de vista o alterar los principios cristianos constituye otro pecado o peligro al interior de la Iglesia. En un noble esfuerzo de renovación y adaptación de la Iglesia a nuestro pueblo tan politizado, se puede caer en el otro extremo del pecado que acabo de señalar, es decir, en una adulteración, de carácter político o ideológico, de la fe y de los criterios cristianos. Sobre todo son propensos a este pecado los cristianos que, motivados por su misma fe, toman opciones políticas concretas.

29. No me extiendo más en este problema de sumo interés para las comunidades cristianas, porque ya lo traté con suficiente claridad en mi tercera Carta Pastoral que precisamente enfoca las relaciones entre la Iglesia y las organizaciones políticas populares. Recomiendo tener muy presentes aquellas orientaciones que lejos de perder actualidad se hacen cada día más necesarias para un cristiano en nuestro país.

Por lo demás, habrá dos lugares, en esta cuarta Carta Pastoral, para ofrecer criterios sobre esta materia: al hablar, en la tercera parte, sobre el peligro de “absolutizar” las organizaciones, y al proponer, en la cuarta parte, la necesidad de una “pastoral de seguimiento” para acompañar a los cristianos en sus opciones políticas, sin perder la Iglesia su identidad y sin perder los cristianos su fe.

SEGUNDA PARTE
CONTRIBUCIÓN DE LA IGLESIA AL PROCESO DE LIBERACIÓN DE NUESTRO PUEBLO

En el espíritu de Puebla.

30. Si el Documento de Puebla –que está a la base de nuestra reflexión- avala el enfoque pastoral de nuestra realidad salvadoreña, también nos invita a buscar, en su sincero espíritu de servicio a los países latinoamericanos, la contribución específica que nuestra Iglesia particular puede ofrecer al país en esta hora de crisis. También aquí tengo en cuenta las valiosas sugerencias de nuestras comunidades cristianas.

¿Cuál es pues, la contribución que la Arquidiócesis, en el espíritu de Puebla, ofrece al proceso de liberación de nuestro pueblo? Creo que podría comprenderla bajo estos títulos que desarrollaré en esta segunda parte:

1. Desde su propia identidad de Iglesia.
2. Una evangelización integral.
3. Una sólida orientación doctrinal.
4. La denuncia del error y del pecado en función de conversión.
5. Desenmascarar la idolatrías de la sociedad.
6. Promover la liberación integral del hombre.
7. Urgir cambios estructurales profundos.
8. Acompañar al pueblo en su clase popular y en su sector dirigente.

1. DESDE SU PROPIA IDENTIDAD DE IGLESIA.

Ser Ella misma.

31. Esta es la primordial contribución que nuestra Iglesia debe aportar a la vida del país: ser Ella misma. Esto es lo que llamo propia identidad.

He repetido muchas veces que todo el trabajo pastoral de nuestra Arquidiócesis se debe orientar, sobre todo, a esto: a construir nuestra Iglesia; que, en sus mismos choques y oposiciones, la Iglesia no busca ser una oposición, ni quieres chocar con nadie, sino que Ella construye la gran afirmación de Dios y de su Reino y sólo chocan con ella los que se oponen a Dios y a su Reino.

La Iglesia quiere ofrecer una contribución evangélica y no una aportación puramente política ni de otra técnica meramente humana. Lo que de que verdad interesa a la Iglesia es ofrecer al país la luz del Evangelio para la salvación y promoción integral del hombre, salvación que comprende también las estructuras en que vive el hombre para que no le impidan, sino que le ayuden, a llevar una vida de hijo de Dios.

La Iglesia sabe que todas las contribuciones que ella pueda aportar al proceso de la liberación del país, sólo tendrán original y eficacia, cuanto más se identifique como Iglesia. Es decir, cuanto más claramente sea lo que Cristo quiere que sea en este momento histórico del país.

En este sentido hay que entender la repetida exhortación de Juan Pablo II: que la Iglesia no necesita politizarse para dar su aportación salvífica al mundo. En este sentido creo que deben interpretarse ciertos temores de Puebla cuando mencionó las malas interpretaciones de Medellín y precisó conceptos que podrían hacer ambigua una auténtica teología de la liberación.

No es un poder político.

32. Porque no es haciéndose un poder político ni haciendo otras cosas ajenas a su naturaleza y a su misión, como la Iglesia puede contribuir fundamentalmente a la mejora de nuestro país. Si la liberación que la Iglesia predica y promueve se redujera “a las dimensiones de un proyecto puramente temporal… a una perspectiva antropocéntrica… Y a su actividad –olvidando toda preocupación espiritual y religiosa- a iniciativas de orden político o social… la Iglesia perdería su significación más profunda. Su mensaje de liberación no tendría ninguna originalidad y se prestaría a ser acaparado y manipulado por los sistemas ideológicos y los partidos políticos” (E. N. 32).

Pero está cerca de los problemas reales.

33. Pero tampoco podemos admitir, como pecado de la Iglesia contra su propia identidad, el esfuerzo que ella hace por estar muy cerca de los problemas reales que afectan a los hombres y comprometerse cristianamente con ellos. Lo contrario sería el pecado: vivir tan preocupada de su propia identidad, que esa preocupación la inhibiera de acercarse al mundo. El Papa Juan Pablo II afirma que es el hombre el primer camino que la Iglesia debe recorrer en cumplimiento de su misión.

La misión de la Iglesia es trascendente, “no se confunde en modo alguno con la comunidad política. Ni está ligada a sistema político alguno, es a la vez signo y salvaguardia del carácter trascendente de la persona humana” (G. S. 76). Pero no es una trascendencia que se sale de lo humano. Es trascendiendo lo humano, desde dentro como la Iglesia encuentra y realiza el Reino de Dios que Jesús prometió y sigue anunciando mediante el servicio de su Iglesia.

2. UNA EVANGELIZACION INTEGRAL.

La misión esencial de la Iglesia.

34. Para asegurar su propia identidad. La Iglesia ofrece primordialmente como su servicio específico al mundo, su trabajo de evangelización. Así lo ofrecimos a América Latina los pastores reunidos en Puebla, al centrar nuestra reflexión en “La evangelización en el presente y en el futuro de América Latina”.

A la base de aquellas reflexiones estuvo siempre la Carta de la Evangelización Contemporánea, la Exhortación “Evangelii Nuntiandi” de S.S. Pablo VI, que a su vez, fue el fruto de la consulta de Sínodo mundial de los obispos de 1974. “Nosotros –dijeron los padres de aquel Sínodo- queremos confirmar, una vez más, que la tarea de la evangelización de todos los hombres constituye la misión esencial de la Iglesia”.

Y esto es así, porque el origen de la Evangelización está en la misma persona y misión de Jesús “Evangelio de Dios” y “el primero y más grande Evangelizador”. De él nace la Iglesia evangelizada que se convierte a la vez en Iglesia evangelizadora, cuando él la envía, identificándose con ella para llevar su salvación a todos los pueblos (cf. E. N. 13). “Evangelizar pues, constituye la dicha y la vocación propia de la Iglesia. Su identidad más profunda. Ella existe para evangelizar, es decir, para predicar y enseñar, ser canal del don de la gracia, reconciliar a los hombres con Dios, perpetuar el sacrificio de Cristo en Santa Misa, memorial de su muerte y resurrección gloriosa” (E. N. 14).

Una misión compleja.

35. Evangelización pues, en sentido integral, es toda la divina misión de Jesús y de la Iglesia. Dada la complejidad de esta misión, se corre el peligro de reducirla sólo a “algunos elementos de predicación, de catequesis, de bautismo y de administración de otros sacramentos”. Pero “ninguna definición parcial o fragmentaria refleja la realidad rica, compleja y dinámica que comporta la evangelización, si no es con el riesgo de empobrecerla e incluso mutilarla” (E. N. 17).

Hay pues, en la evangelización “un contenido esencial, una sustancia viva, que no se puede modificar ni pasar por alto sin desnaturalizar gravemente la evangelización misma”; pero “los cambios de las circunstancias” aconsejarán destacar uno u otro aspecto de la doctrina y el presentar “muchos elementos secundarios” de la evangelización (E. N. 25).

Consecuentes con esa rica teología moderna de la evangelización y adaptándola a nuestro Continente, los obispos proclamamos en Puebla: “Evangelizados por el Señor en su Espíritu, somos enviados para llevar la Buena Nueva a todos los hermanos, especialmente a los pobres y olvidados. Esta tarea evangelizadora nos conduce a la plena conversión y comunión con Cristo en la Iglesia; impregnará nuestra cultura; nos llevará a la auténtica promoción de nuestras comunidades y a una presencia crítica y orientadora ante las ideologías y políticas que condicionan la suerte de nuestras naciones” (n. 164).

Una evangelización liberadora.

36. ¿Cuál será entonces la evangelización que nuestra Arquidiócesis debe ofrecer al país para que, a través de ella, opere toda la fuerza liberadora de que la ha dotado el Divino Redentor? Reducirla, como queda dicho, sólo a algunos elementos, sería traicionar nuestra misión de Iglesia en una hora en que su contribución debe abrir una esperanza insustituible para todo nuestro pueblo.

En nuestras circunstancias, este peligroso reduccionismo de la evangelización puede hacerse principalmente en dos sentidos: o acentuando sólo los elementos trascendentes de la espiritualidad y del destino humano, o, al revés, destacando sólo los elementos inmanentes de un Reino de Dios que ya debe comenzar en esta tierra.

La evangelización que nuestra Arquidiócesis debe ofrecer, como contribución específica de la Iglesia, a la Patria en crisis, no debe ser víctima de ninguno de los dos reduccionismos, sino inspirarse en las rotaciones equilibradas del Concilio de nuestro siglo, tan claramente presentadas y vividas por los Papas contemporáneos y adaptadas a nuestro Continente por las dos grandes reuniones episcopales de Medellín y Puebla.

Elementos de nuestra evangelización.

37. Bajo esa luz, las sugerencias de nuestras comunidades destacan aquellos elementos de evangelización que más necesita nuestro pueblo y que, con la ayuda de todos, nuestra Arquidiócesis está dispuesta a seguir ofreciendo con profundo amor pastoral, a pesar de la persecución y de las incomprensiones. Son los que enumero los siguientes puntos de nuestra reflexión:
– Una sólida orientación doctrinal.
– La denuncia del error y del pecado en función de conversión.
– Desenmascarar la idolatrías de la sociedad.
– Promover la liberación integral del hombre.
– Urgir cambios estructurales profundos.
– Acompañar al pueblo en su clase popular y en su sector dirigente.

3. UNA SOLA ORIENTACIÓN DOCTRINAL

Una verdad que viene de Dios.

38. El primer elemento de la evangelización es su contenido “Queremos iluminar todo nuestro apremio pastoral con la luz verdad que nos hace libres (Jn. 8, 32). No es una verdad que poseamos como algo propio. Ella viene de Dios” (N. 165).

Así declaramos en Puebla cuáles son los criterios con que los pastores y maestros de la Iglesia orientamos a los pueblos de América Latina. El contenido de la Evangelización es la verdad que Dios ha revelado y que los hombres aceptamos por la fe. ¡Qué necesaria resulta esta “columna de la verdad” en un ambiente de mentira falta de sinceridad, donde la misma verdad está esclavizada bajo intereses de la riqueza y el poder! “Pero la Palabra de Dios no está encadenada” y mientras creamos en esa verdad somos libres.

Enseñar las verdades del Evangelio e iluminar con ellas nuestras realidades para acomodarlas a la verdad de Dios y no a los amañamientos de los hombres resulta el servicio más importante de nuestra Iglesia al País. De ahí la importancia de que no sólo los agentes de la pastoral, sino todos los que tienen influencia sobre la sociedad familiar conozcan bien e irradien en su ambiente la luz de esta verdad.

La verdad sobre Cristo, la Iglesia y el hombre.

39. Aplicando a América el amplio contenido de la evangelización, S.S. Juan Pablo II marcó la triple síntesis doctrinal que sustenta la teología del Documento de Puebla, como las tres “verdades centrales de la evangelización”, la verdad sobre Cristo, la verdad sobre la Iglesia y la verdad sobre el hombre.

“Cristo, nuestra esperanza, está en medio de nosotros, como enviado del Padre, animando con su Espíritu la Iglesia y ofreciendo al hombre de hoy su palabra y su vida para llevarlo a su liberación integral.

La Iglesia, misterio de comunión, Pueblo de Dios al servicio de los hombres, continúa, a través de los tiempos, siendo evangelizadora y llevando a todos la buena nueva. María es para ella motivo de alegría y fuente de inspiración por ser la “estrella de la Evangelización y la madre de los pueblos de América Latina”.

El hombre, por su dignidad e imagen de Dios, merece nuestro compromiso a favor de su liberación y total realización en Cristo Jesús. Sólo en Cristo se revela la verdadera grandeza del hombre y sólo en él es plenamente conocida su realidad más íntima. Por eso hablamos al hombre y le anunciamos el gozo de verse asumido y, enaltecido por el propio Hijo de Dios que quiso compartir con él las alegrías, los trabajos y sufrimientos de esta vida y la herencia de una vida eterna” (nn. 166 – 169).

La doctrina social.

40. También el Papa recordó en Puebla la importancia que hoy debe tener el estudio de la doctrina social: “Cuando arrecian las injusticias y crece dolorosamente la distancia entre pobres y ricos, la doctrina social, en forma creativa y abierta a los amplios campos de presencia de la Iglesia, debe ser precioso instrumento en formación y acción”. Y aconsejaba: “confiar responsablemente en esta doctrina social, aunque algunos traten de sembrar dudas y desconfianzas sobre ella, estudiarla con seriedad, procurar aplicarla, enseñarla, ser fiel a ellas es, en un hijo de la Iglesia, garantía de la autenticidad de su compromiso en las delicadas y exigentes tareas sociales y de sus esfuerzos a favor de la liberación o de la promoción de sus hermanos” (Disc. III).

4. LA DENUNCIA DEL ERROR Y DEL PECADO EN FUNCIÓN DE LA CONVERSIÓN.

41. En lógica consecuencia con el anuncio de la verdad y del amor y de la santidad del Reino de Dios, la evangelización tiene la misión de denunciar la mentira, la injusticia y todo pecado que destruya los proyectos de Dios. Pero la finalidad de la denuncia no es negativa sino que tiene un carácter profético, busca la conversión de los que cometen el pecado. Que “Dios no quiere la muerte del pecador sino que se convierta y viva”. La misma Iglesia no se margina esta necesidad de denuncia y conversión. La predicamos y la queremos para nosotros mismos como Iglesia, para poder exigirla a nuestra sociedad. Por ello toca a la Iglesia “denunciar lo que se opone a la construcción del Reino, aunque esto suponga “rupturas necesarias y dolorosas” (n. 358) y la persecución (n. 1138). Juan Pablo II nos ha vuelto a recordar esta misión ineludible de la Iglesia: “este servicio a la verdad como participación del servicio profético de Cristo es una obligación de la Iglesia, la cual procura cumplirlo en distintos contextos históricos. Es necesario llamar a la injusticia por su nombre, a la explotación del hombre por el hombre, o a la explotación del hombre por parte del Estado, de las instituciones, de los mecanismos de los sistemas económicos y de los regímenes que operan algunas veces sin sensibilidad. Es necesario llamar por su nombre a toda injusticia social, discriminación, violencia infligida al hombre contra su pueblo, contra su espíritu, contra su conciencia y contra sus convicciones” (L’Obsservatore Romano, 22/2/1979).

5. DESENMASCARAR LAS IDOLATRIAS DE NUESTRA SOCIEDAD.

La idolatría ofende a Dios y destruye al hombre.

42. En la misma función de denuncia y conversión profética, la Iglesia recuerda que toda absolutización de una cosa creada es una ofensa al único Absoluto y Creador porque erige y sirve a un ídolo que pretende suplantar al mismo Dios.

Además de ofender a Dios, toda absolutización destruye y desorienta al hombre. La vocación del hombre sólo se realiza cuando se promueve hasta su dignidad de hijo de Dios y partícipe de su vida divina. Esta trascendencia del hombre no es evasión de los problemas de la tierra, ni mucho menos opio que lo distraiga de su obligaciones en la historia; al contrario, en virtud de su destino trascendente, el Hombre posee una capacidad de crítica permanente frente a los quehaceres de la historia y le da una poderosa inspiración para alcanzar metas cada vez más altas. Las fuerzas sociales deberían interpelar por la voz salvadora de Cristo y de los verdaderos cristianos y debería abrirse a los valores del único absoluto. Cuando se Absolutiza un valor humano dándole, teórica o prácticamente, un carácter divino, se priva al hombre de su más alta vocación e inspiración y se empuja la cultura de un pueblo hacia una verdadera idolatría que lo mutila y la oprime.

Entre los males del país, encuentro tres idolatrías o absolutizaciones que la Iglesia debe desenmascarar en nombre del único Dios y Señor.

A) ABSOLUTIZACION DE LA RIQUEZA Y DE LA PROPIEDAD PRIVADA.

La riqueza.

43. La absolutización de la riqueza pone el ideal del hombre en “tener más” y por tanto disminuye el interés por “ser más” que debe ser el ideal del verdadero progreso del hombre y del pueblo. El deseo absoluto de “tener más” fomenta el egoísmo que destruye la convivencia fraternal de los hijos de Dios. Porque esta idolatría de la riqueza impide a la mayoría disfrutar de los bienes que el Creador hizo para todos y lleva a la minoría que lo posee todo a un gozo exagerado de esos bienes.

La propiedad privada bajo hipoteca social.

44. En cuanto a la absolutización de la propiedad, el Papa en Puebla, hizo oír la voz contraria del magisterio tradicional y actual de la Iglesia, como “eco de la conciencia humana… que merece y necesita se escuchada también en nuestra época, cuando la riqueza creciente de unos pocos sigue paralela a la creciente miseria de las masas. Es entonces cuando adquiere carácter urgente la enseñanza de la Iglesia según la cual sobre toda propiedad privada grava una hipoteca social. Este principio cristiano y evangélico terminará dando frutos de una distribución más justa y equitativa de los bines…” (disc. Inag. III. 4).

Raíz de la violencia.

45. La absolutización de la riqueza y de la propiedad lleva consigo la absolutización del poder político, social y económico, sin el cual no es posible mantener los privilegios aún a costa de la propia dignidad humana. En nuestro país, esta idolatría está en la raíz de violencia estructural y de la violencia represiva y es, en último término, la causante de gran parte de nuestro subdesarrollo económico social y político.

Este es el capitalismo que condena la Iglesia en Puebla siguiendo el magisterio de los últimos Papas y de Medellín. Quien lee estos documentos diría que están describiendo las situaciones de nuestro país que sólo puede defenderle egoísmo, la ignorancia o el servilismo.

B) ABSOLUTIZACION DE LA SEGURIDAD NACIONAL.

Base de un estado totalitario.

46. Ya mencioné, en la primera parte, como fundamento ideológico de la represión, la doctrina o ideología de la seguridad nacional que Puebla denuncia repetidas veces como nueva forma de idolatría instalada en muchos países de América Latina. En nuestro país funciona con modalidades propias pero sustancialmente idénticas a las descritas en Puebla: “las ideologías de la seguridad nacional han contribuido a fortalecer, en muchas ocasiones, el carácter totalitario o autoritario de los regímenes de fuerza de donde se ha derivado el abuso del poder y la violación de los derechos humanos. En algunos casos pretende amparar sus actitudes con una subjetiva posesión de fe Cristiana” (n. 49. Cfr. Nº 314, 547, 549, 1262).

En virtud de esta ideología, se pone al individuo al servicio total del estado, se suprime su participación política y conduce a una desigualdad en la participación de los resultados del desarrollo. El pueblo es sometido a la tutela de elites militares y políticas que oprimen y reprimen a todos los que se opongan a sus determinaciones, en nombre de una supuesta guerra total. La fuerza armada es la encargada de cuidar la estructura económica y política con el pretexto de que ese es el interés y seguridad nacional. Todo el que no esté de acuerdo con el Estado es declarado como enemigo de la nación y como exigencias de esa seguridad nacional se justifican muchos “asesinatos, desapariciones, prisiones arbitrarias, actos de terrorismo, secuestros, torturas… demuestran un total irrespeto a la dignidad de la persona humana” (n. 1262).

Pervierte el servicio de bien común.

47. Se absolutiza así el interés y el provecho de unos pocos. Se mistifica esta absolutización como si el régimen de seguridad nacional –que pretende ampararse “con una subjetiva profesión de fe cristiana” (n. 49)- fuera el único o el mejor “defensor de la civilización cristiana” y de los ideales democráticos de occidente (n. 547). Se desorienta la noble función de la fuerza armada que, en vez de servir a los verdaderos intereses nacionales, se convierte en guardia de los intereses de la oligarquía, fomentando así su propia corrupción ideológica y económica. Algo parecido ocurre con los cuerpos de seguridad que, en vez de cuidar el orden cívico, se hacen fundamentalmente organismos represores de los disidentes políticos, y finalmente, el estado mayor sustituye inconstitucionalmente las instancias políticas que deberían decidir democráticamente el curso político del país.

El juicio cristiano la condena.

48. Para un cristiano, el juicio que se merece la ideología de la seguridad nacional está claramente expresado en Puebla: “no se armoniza con una visión cristina del hombre en cuanto responsable de la realización de un proyecto temporal ni del estado en cuanto administrador del bien común” (n. 549).

La omnipotencia de estos regímenes de seguridad nacional, el total desprecio hacia el individuo y sus derechos, la total falta de ética en los medios para lograr sus fines, hace que la seguridad nacional se convierta en un ídolo, parecido al dios Moloc, en cuyo nombre se sacrifican cotidianamente numerosas víctimas.

La legítima seguridad que debe buscar el estado para sus miembros se pervierte cruelmente, porque “en nombre de la seguridad nacional se institucionaliza la inseguridad de los individuos” (n. 314).

C) LA ABSOLUTIZACION DE LA ORGANIZACIÓN.

Interesa más la organización que el pueblo.

49. Hay una tercera absolutización, típica de la circunstancia del país. Se trata de la absolutización de la organización en la que caen muchos miembros de ciertas organizaciones populares que consideran como valor supremo su propia organización y a ella subordinan todo lo demás.

Esa absolutización de la organización se diferencia de las otras dos que acabo de mencionar, en que aquellas son fundamentalmente malas, como queda dicho. En cambio la absolutización de la organización parte de algo fundamentalmente bueno porque surge del pueblo, en uso del derecho de organización para procurar, teóricamente el bien del mismo pueblo. Pero luego, en la práctica, se fanatiza de modo que ya no son los interese populares los que más interesan sino los del grupo u organización. Cualquiera advierte los males que lleva esta nueva idolatría:

• Politiza demasiado su actuación, como si la dimensión política fuera la única o la principal en la vida personal de los campesinos, obreros, maestros, estudiantes y demás miembros que la compone;
• Trata de subordinar a sus objetivos políticos la misión específica de otras organizaciones gremiales, sociales y religiosas. Sería el caso de la manipulación de la Iglesia y de sus medios de culto, o del magisterio y de su misión pedagógica, etc. al servicio de los fines políticos y estratégicos de una organización política;
• La dirigencia de una organización, absolutizada por el problema político de la toma de poder, puede desinteresarse prácticamente de otros problemas reales o desentender los criterios ideológicos de la base, que son los mismos problemas y criterios que interesan a la mayoría del pueblo, por ejemplo algunas necesidades socio-económicas más inmediatas, o los principios cristianos de sus organizados; tal puede ser la opción de alguna estrategia que puede ofender, sin necesidad, los sentimientos de religiosidad del pueblo, por ejemplo la toma de templos.
• Llega a tan alto grado de sectarismo, que le impide establecer diálogo y alianza con otro tipo de organización también reivindicativa.
• Lo más grave de este fanatismo de la organización es que convierte una posible fuerza del pueblo en un obstáculo para los mismos intereses del pueblo y para un cambio social profundo.

El servicio de la Iglesia a las organizaciones.

50. En mi tercer Carta Pastoral, presenté más detalladamente los servicios evangélicos de la Iglesia a las organizaciones políticas populares: la defensa del derecho de organización, el apoyo justo de sus reivindicaciones, el seguimiento de los cristianos que incorporan a ellas y la denuncia de sus posibles errores e injusticias como la absolutización que estoy señalando. Y, sobre todo la Iglesia orienta todos los esfuerzos liberadores del pueblo hacia la única liberación absoluta y definitiva, hacia la que deben converger todos los esfuerzos reivindicativos de los hombres; la liberación en Cristo que parte del pecado y, en las promociones de la tierra, que pierdan de la vista la vocación definitiva del hombre hacia el único Absoluto.

Una organización corre el peligro de absolutizarse y convertirse en idolatría, cuando las ideologías ateas o los mezquinos intereses de grupo la hacen perder estas amplias perspectivas trascendentes y el ideal del bien común del país.

Inspiración marxista.

51. En este contexto, debería darse aquí una orientación sobre la posible presencia o infiltración del marxismo en las organizaciones populares de El Salvador. Pero preferí situar este tema entre los problemas especiales que desarrollaré en la tercera parte de esta Carta Pastoral.

6. PROMOVER LA LIBERACIÓN INTEGRAL DEL HOMBRE.

Evangelización y promoción inseparables.

52. Otra contribución que, en nombre de la organización está ofreciendo nuestra Arquidiócesis al país, es la doctrina sobre el hombre y el esfuerzo por su promoción integral. El Papa Pablo VI en forma explícita, señala la unión inseparable entre la evangelización y la promoción humana (E. N. 31). Las razones antropológicas, teológicas y evangélicas en que el Papa fundamenta la inseparabilidad de estas dos tareas, han orientado en Puebla la pastoral de América hacia la urgencia y las exigencia de esta promoción integral, del hombre. Así secundaba aquella asamblea la enseñanza de Juan Pablo II, al recordar que los obispos somos “defensores y promotores de la dignidad” porque la Iglesia “no necesita recurrir a sistemas e ideologías para amar; defender y colaborar en la liberación del hombre; en el centro del mensaje del cual es depositaria y pregonera, ella encuentra inspiración para actuar a favor de la fraternidad, de la justicia, de la paz, contra todas las dominaciones, esclavitudes, discriminaciones, violencias, atentados a la libertad religiosa, agresiones contra el hombre y cuanto atenta a la vida” (Disc. Inaug. III, 2).

La verdad sobre el hombre.

53. Esta difícil e incomprendida tarea de la promoción integral humana tiene su fundamento en “la verdad sobre el hombre” que Puebla, orientada por el Papa, puso como uno de los tres fundamentos teológicos de la evangelización de América.

El hombre visto desde Cristo y la Iglesia, podría resumir todo el rico mensaje de Juan Pablo y de la reunión de Puebla: “con qué veneración el apóstol de Cristo debe pronunciar esta palabra: “hombre”, exclamó el Pontífice actual, al iniciar su magisterio mundial, el 22 de octubre recién pasado. Y para su primera encíclica, “este hombre es el primer camino que la Iglesia debe recorrer en cumplimiento de su misión, es el camino primero fundamental de la Iglesia” (R. H. 23). Se trata de este hombre concreto, histórico, tal como hoy vive (41), cuya vida y existencia están amenazadas (46), cuya situación en el mundo contemporáneo “está distante de las exigencias objetivas del orden moral, dista de las exigencias de la justicia y, más aún, del amor social” (53).

El hombre latinoamericano.

54. Así también, los obispos en Puebla, miramos al hombre latinoamericano y quisimos comenzar nuestras reflexiones evangélicas y eclesiales teniendo en cuenta la situación concreta de millones de compatriotas nuestros para encontrar, en esa situación, la interpelación de Dios y del pueblo a la Iglesia actual, porque “la verdad es que va aumentando más y más la distancia entre los muchos que tienen poco y los pocos que tienen mucho; los valores que nuestra cultura están amenazados, se están violando los derechos fundamentales del hombre” (mensaje a los pueblos).

Este es el dato primario de la situación del hombre latinoamericano, al que la Iglesia debe dirigirse y convertirse para cumplir con su misión evangelizadora. Y lo que ofrece a este hermano latinoamericano es lo más típicamente suyo, lo más evangélico, le ofrece la promoción humana, la liberación integral en Cristo: “No tenemos oro ni plata para daros, pero os damos lo que tenemos: en nombre de Jesús de Nazareth levantaos y andad” (Mensaje).

Esta es la evangelización integral que la Iglesia va realizando entre la angustiosa situación de un pueblo que sufre y vive amenazado y la esperanza de liberación que el Divino Salvador quiere para todos y por la cual él mismo vivió, trabajó, murió y resucitó. Esto es lo que nuestra Arquidiócesis entiende por anunciar y construir el Reino de Dios entre los salvadoreños.

Una fe con dimensión histórica.

55. Este ideal recoge todas las dimensiones de la realidad del hombre, sin excluir ninguna ni reducir la fe a la mera promoción de lo social y lo político. Sin embargo, debemos hoy recalcar la dimensión social e histórica de esa liberación, tal como lo pide Puebla “el Evangelio nos debe nos debe enseñar que, ante las realidades que vivimos, no se puede hoy, en América Latina, amar de veras al hermano, y por tanto a Dios, sin comprometerse a nivel personal y en mucho casos, incluso, a nivel de estructural son el servicio y la promoción de los grupos humanos y de los estratos sociales más desposeídos y humillados, con todas las consecuencias que se siguen en el plano de esas realidades temporales” (327).

Desde los pobres a todas las clases sociales.

56. La Iglesia, pues, traicionaría a su mismo amor a Dios y su fidelidad al Evangelio si dejara de ser “voz de los que no tienen voz, defensora de los derechos de los pobres, animadora de todo anhelo justo de liberación, orientadora, potenciadora y humanizadora de toda lucha legítima por conseguir una sociedad más justa que prepare el camino al verdadero Reino de Dios en la historia. Esto exige a la Iglesia una mayor inserción entre los pobres, con quienes debe solidarizarse hasta en sus riesgos y en su destino de persecución, dispuesta a dar el máximo testimonio de amor por defender y promover a quienes Jesús amó con preferencia.

Esta preferencia por los pobres, repito, no significa una discriminación injusta de clases, sino una invitación “a todos, sin distinción de clases, a aceptar y asumir la causa de los pobres como si estuviesen aceptando y asumiendo su propia causa, la causa misma de Cristo: Todo lo que hiciereis a uno de estos mis hermanos por humildes que sean a mí me lo hicisteis” (mensaje n. 3).

Las “Comunidades Eclesiales de Base” un medio pastoral.

57. Las “Comunidades Eclesiales de Base” (C.E.B.), son un medio pastoral muy eficaz para lograr esta inserción evangélica de la Iglesia en nuestro pueblo y lograr la promoción integral del hombre.

Aquí sólo menciono este instrumento providencial para recomendarlo a los agentes de la pastoral, pues de él me ocuparé más detenidamente en la cuarta parte de esta carta.

7. URGIR CAMBIOS ESTRUCTURALES PROFUNDO.

Sin cambios estructurales seguirá el malestar.

58. Predicar y propiciar la urgencia de cambios estructurales profundos en lo político y social del país, es otra contribución de misión pastoral de la Iglesia. Porque cree sinceramente que, sin tales cambios, quedan siempre las raíces estructurales de todo nuestro malestar y que la liberación integral de los salvadoreños, además de su conversión personal, exige un profundo cambio de nuestro sistema social, político y económico. El mismo Gobierno lo ha reconocido y proclamado muchas veces y es también la exigencia perenne de los grupos políticos, legalizados o no. Naturalmente la perspectiva de la Iglesia es siempre desde su identidad evangélica y de acuerdo con los documentos del magisterio universal y continental.

Hay una inquietud beneficiosa.

59. Comprendo que es duro y conflictivo hablar de cambios de estructuras con quienes se están beneficiando de esas estructuras caducas. Pero, si es cierto que hay un sector reaccionario de extrema derecha, hay, por otra parte hombres sensibles al cambio y grupos empeñados activamente en trabajar por el cambio de las estructuras a fin de propiciar una situación favorable para todo el pueblo salvadoreño. Hay pues una inquietud beneficiosa, pero esto mismo pide al servicio de la Iglesia una mayor finura de criterio.

Los métodos de acción que propician el cambio son diversos y el cristiano debe tener mucho cuidado para discernir críticamente esos métodos, porque no todos merecen el mismo juicio.

Hay grupos que se conformarían con pequeños logros o reformas. Otros quieren este cambio de una manera rápida, radical y violenta. Estos, con diferencia de detalles entre sí, tienen por táctica agudizar las contradicciones para provocar una situación insostenible.

Profundos y urgentes, pero no violentos.

60. La Iglesia propicia los cambios sociales urgentes y profundos; pero también afirmó en Medellín: “los cambios bruscos y violentos de la estructuras serán falaces, ineficaces en sí mismos y no conformes ciertamente a la dignidad del pueblo” (Paz, n. 15). A quienes pues, han puesto toda su confianza en los métodos violentos para el cambio, la Iglesia les invita a reflexionar:
• que antes de cualquier defensa violenta del bien común o de los derechos humanos, deben haberse agotado todos los medios violentos. Urge, por tanto, esforzar toda la capacidad de convicción y diálogo y recorrer todos los caminos de la racionalidad,
• porque debe tenerse muy en cuenta que muchas acciones violentas políticas sólo logran provocar reacciones exageradas del aparato represor del Estado y generar mucho daño y sufrimiento a inocentes y débiles.
• Por eso, en vez de criticar y neutralizar otros esfuerzos parciales de cambio, dividiendo así energías en de coordinarlas, es mejor que, superando todo fanatismo de grupo como si sólo él tuviera la capacidad de lograr los cambios que todos necesitamos, se abran a la posibilidad de diálogo y negociación política, para lograr el ansiado objetivo común por cambios racionales. Cuando la Patria está en peligro, la Patria está por encima de todo interés de partido o de grupo.

8. ACOMPAÑAR AL PUEBLO.

Un deber evangélico.

61. Sin apartarse de su propia identidad, al contrario, siendo ella misma, la Iglesia ofrece al país el servicio de acompañarlo y orientarlo en sus anhelos de ser un pueblo libre y liberador. Para esto, ella debe realizar el mandato de Jesús: ser luz, fermento de la sociedad, encarnándose, cada vez más, en la propia historia del pueblo, en sus angustias y esperanzas.

La evangelización liberadora se adaptará aquí de distinta manera cuando se dirige a las clases populares y cuando lo hace con las clases dirigentes.

A) CON LAS CLASES POPULARES.

También los pobres deben convertirse.

62. Se calumnia a al Iglesia cuando se interpreta su “opción preferencial por los pobres” como una parcialización sin criterio hacia las clases populares y como un desprecio a las clases poderosas. La Iglesia no justifica a todo pobre y oprimido sólo por serlo, aunque tampoco olvida que la gracia de la redención se ofrece a ello con preferencia por parte del mismo Redentor. Y porque la Iglesia sabe que entre los carentes de bienes materiales hay también mucho pecado, se esfuerza en ayudar a que el pueblo salga de vicios inveterados, muchos de ellos fomentados por nuestras circunstancias históricas. No se pueden justificar, en nombre de una opción preferencial por los pobres, el machismo, el alcoholismo, la irresponsabilidad familiar, la exploración de los pobres entre sí, las rivalidades y tantos otros pecados que abundantemente señala nuestra encuesta como raíces concominantes de la violencia y de la crisis del país.

Valores humanos y cristianos de los pobres.

63. Pero, sin idealizar esos comportamientos evidentemente malos de las clases populares, la encuesta también señala allí grandes valores humanos y cristianos que la Iglesia estima y siente el deber de fortalecer y orientar con el espíritu del Evangelio y la luz de la fe. Se destacan entre esos valores, el espíritu de servicio, de solidaridad, de responsabilidad , la vivencia del amor, la laboriosidad, la valentía… Uno de los más básicos es el sentido de comunidad con que nuestro pueblo es capaz de superar los egoísmos y los divisionismos estériles.

Una evangelización personalizante.

64. La evangelización de este pueblo, en las actuales condiciones sociales y políticas del país, no puede contentarse con continuar la tradición de una predicación y una animación de carácter masivo puramente moralizante, sino que tiene que emprender la educación personalizante de la fe que forme, a través de pequeños grupos de reflexión, hombres críticos de su ambiente con criterios valientes de Evangelio.

Alentar la organización.

65. La evangelización, aquí y ahora, tiene que defender y alentar la organización social y política de las masas campesinas, obreras, etc. Gracias a Dios, esta tarea ya cuenta con laicos cristianos muy capacitados a quienes la Iglesia ofrece, como dijo el Papa Pablo VI, “una inspiración de fe, una motivación de amor fraterno, una doctrina social como base de su prudencia y de su experiencia” (E. N. 38).

En mi tercer Carta Pastoral, defendí, con la doctrina de la Iglesia el derecho de organización que también la constitución del país consagra para los salvadoreños. No se trata solamente de un derecho, sino de una necesidad y obligación para promover un orden más justo que realmente tenga en cuenta a las mayorías del país.

La Iglesia, por tanto, siente que no es un delito, sino al contrario un deber alentar y orientar a los cristianos que tienen capacidad para organizarse desde el pueblo y para el pueblo. En fuerza de ese mismo deber, también denuncia el pecado de las organizaciones que absolutizan lo político y así impiden el desarrollo pleno de la persona y el respeto a los valores cristianos que fueron la inspiración de muchos “organizados”.

Dos experiencias importantes.

66. La experiencia de estos años demuestra, tanto la eficacia de valores cristianos en la animación de la organización popular, como el peligro en que ésta cae cuando deja de ser animada por los valores. Es posible que las organizaciones populares con sus alianzas políticas, piensen que los valores cristianos ya no les son necesarios y que ellas se bastan a sí mismas para dar a las masas populares, especialmente a las campesinas, todo lo que éstas necesitan. Incluso es posible que lleguen a pensar que tienen derecho a manipular a la Iglesia, al Evangelio y a la fe, en beneficio, no de las clases populares, sino en beneficio de la propia organización. Con ella no sólo desvirtúan la sal y la levadura que el Evangelio pueden proporcionar para que no se corrompa la masa, sino que irrespetan las actitudes más profundas e muchos de los organizados. Sería un error poner en contradicción los dinamismos de las organizaciones populares y los dinamismos de la Iglesia, porque se sometería la realización rica del Reino a la absolutización de la organización.

La Iglesia –repito- se alegra de que existan en el país, laicos capaces de la organización política del pueblo. El mismo Concilio Vaticano II reconoce la autonomía de los quehaceres y valores temporales, como es la actividad política y organizativa. Por eso también Ella recuerda y exige su propia independencia y su identidad trascendente y su misión pastoral en medio de las actividades temporales de los hombres; y, por eso también, impedirá siempre el ser manipulada por cualquier actividad política, aunque, al mismo tiempo, su misión pastoral la obliga a no abandonar su servicio específico de Iglesia a las organizaciones políticas, como es apoyarlas en lo justo de sus reivindicaciones y, sobre todo, en la defensa de su propia existencia que se basa en el legítimo derecho humano de organización, tan expuesto al atropello en nuestro ambiente de represión.

B) CON LAS CLASES DIRIGENTES.

Llamamiento a conversión.

67. Respecto a las clases que tienen en sus manos los poderes sociales, económicos y políticos, la Iglesia les llama, ante todo, a la conversión y les recuerda también su gravísima responsabilidad en la superación del desorden y de la violencia, no por el camino de la represión sino por el de la justicia y de la participación popular.

Propiciar los cambios sociales.

En una sociedad como la nuestra, en la que la mayoría apenas tiene nada, esta minoría privilegiada, separada abismalmente de todos los demás, disfruta de niveles de vida semejantes a los que unos pocos disfrutan en los países más ricos. Tienen, además gran poder, precisamente por la estructura poco democrática de nuestra organización política. Ojalá por su propio interés y, todo, por dictado de la caridad, que consiste en dar a los demás lo propio y aún de sí mismo, propicien los cambios sociales en vez de frenarlos y de oponerse violentamente a ellos. Que juzguen, con honestidad, qué es lo más conveniente para todos y, a la larga, para sí mismos y para sus hijos, y recuerden la palabra de Jesús, que serán medidos, en esta vida y en la otra, con la misma medida con que ellos midan a los demás. Comprendemos que algunas acciones terroristas les mantengan en un estado de ánimo poco propicio a la serenidad y a la reflexión; pero deben superar esa preocupación objetivas y plantear, generosamente las bases de una evolución democrática, donde la mayor parte de la población participe equitativamente de los recursos nacionales que son de todos. Así se arrancará la raíz principal de la violencia terrorista y de toda violencia injusta.

No dar de caridad lo que se debe de justicia.

“Es de suma importancia que este servicio al hermano vaya en la línea que nos marca el Concilio Vaticano II: “cumplir antes que nada las exigencias de la justicia, para no dar como ayuda de caridad lo que ya se debe por razón de justicia; suprimir las cusas, y no sólo os efectos de los males y organizar los auxilios de tal forma que quienes los reciben se vayan liberando progresivamente de la independencia externa y se vayan bastando por sí mismos” (A. A. 8)” (n. 1146).

TERCERA PARTE
ILUMINACIÓN DE ALGUNOS PROBLEMAS ESPECIALES

Diálogo de pastor y comunidades.

68. Voy a ofrecer, en esta tercera parte, un servicio de clarificación y orientación, a propósito de la violencia, del marxismo y del diálogo nacional.

Son, sin duda, muchos más los problemas que inquietan las conciencias en esta hora de crisis nacional. Pero éstos tres, junto con otros que he tratado de iluminar en las otras partes de esta carta, se destacan en la reflexión de nuestras comunidades cristianas. Esta reflexión debe continuarse en diálogo de pastor y comunidades, ya que solo así se puede progresar en la clarificación y orientación de muchos temas y aspectos, discutibles y variables, de actualidad. Suplico también a los entendidos en estas materias que hagan estudios y divulguen su pensamiento para prestar, en esta interesante hora de búsqueda, tan valioso servicio no sólo a los miembros de la Iglesia sino a todo hombre de buena voluntad, para clasificar conceptos y adoptar posiciones adecuadas.

1. SOBRE LA VIOLENCIA.

La Justicia es el criterio para juzgar la violencia.

69. Ya en mi tercera Carta Pastoral dediqué toda la tercera parte al “juicio de la Iglesia anta la violencia”. Aquí doy por supuesto aquel resumen de la moral tradicional de la Iglesia sobre la violencia.

Sólo quiero profundizar un poco y actualizar aquellas ideas, dada la creciente escala de violencia que enluta a numerosas familias de nuestra patria. Ojalá esta reflexión lograra hacer deponer actitudes injustas y lavar, con una conversación sincera, tantas manos y conciencias manchas de injusticia social y de sangre humana.

Por su inspiración evangélica, la Iglesia se siente impulsada a buscar la paz sobre todo. Pero la paz que la Iglesia impulsa es de la justicia (“opus iustitiae pax”). Por eso, sus juicios sobre la violencia que turba la paz, no pueden desatender los postulados de la justicia. Son juicios muy diferentes, según las diferentes, según las diferentes formas de violencia, de tal manera que la Iglesia no puede afirmar, en forma simplista, que condena todo tipo de violencia.

No a la violencia estructural.

70. La Iglesia condena “la violencia estructural” o “institucionalizada”, “producto de una situación de injusticia en la que mayoría de los hombres, mujeres y, sobre todo, niños, en nuestro país, se ven privados de lo necesario para vivir” (3ª Cata Pastoral n. 116). La Iglesia condena esta violencia, no sólo porque es injusta en sí misma y es objetivación de pecados personales y colectivos sino también porque es causante de otros sin número de crueles y más visibles violencias.

Cada vez son más en el país los que caen en la cuenta de que la raíz última de los graves males que nos afligen, incluido el recrudecimiento de la violencia, es esta “violencia estructural” que se concreta en la injusta distribución de la riqueza y de la propiedad especialmente por lo que toca a la tenencia de la tierra y, más en general, en aquel conjunto de estructuras económicas y políticas por las que unos pocos se hacen cada vez más ricos y poderosos mientras los demás se hacen cada vez más pobres y débiles (cfr., 1259).

No a la violencia arbitraria del estado.

71. Así mismo, la Iglesia condena la violencia arbitraria y represiva del Estado. Con Puebla, conocemos bien cómo, en El Salvador, se reprime, cada vez en forma más violenta, alevosa e injusta, cualquier disidencia contra la forma actual de capitalismo y su institucionalización política, inspirada en la teoría de la seguridad nacional. Sabemos también cómo la mayoría de los campesinos, obreros, pobladores de tugurios, etc., que se han organizado para defender sus derechos y promover legítimos cambios estructurales, son simplemente juzgados de “terroristas” y “subversivos” y por ello son capturados, desaparecidos y asesinados sin que cuenten prácticamente con una ley o institución judicial que los proteja o les de oportunidad de defenderse y probar su inocencia. Ante esta situación desventajosa e injusta ellos se han visto obligados muchas veces a, auto defenderse aún en forma violenta y, nuevamente, encuentra, en respuesta, la violencia arbitraria del Estado.

La autoridad pública ciertamente tiene derecho a castigar los desórdenes sociales, pero debe intervenir para ello, la justicia de un tribunal que, dando oportunidad al culpable para defenderse, declare al reo digno de tal castigo. Toda otra manera de sanción arbitraria y represiva es un abuso de autoridad.

No a la violencia de la extrema derecha.

72. Igualmente la Iglesia condena la violencia por bandas terroristas de derecha que, por su absoluta impunidad se hacen sospechosas de connivencia oficial y han enlutado el magisterio nacional, las organizaciones populares, los políticos y la misma Iglesia. Su intención, insostenible evidentemente, es tratar de mantener el orden social injusto a que me he referido arriba y, por eso principalmente, participan de la injusticia del sistema.

No a la violencia terrorista injusta.

73. También condena la Iglesia la violencia de los grupos político-militares o de personas, cuando intencionalmente causan víctimas inocentes o resulta desproporcionada al efecto positivo que con ella quieren lograr a corto o mediano plazo.

Violencia de la insurrección.

74. En cambio, la Encíclica Populorum Progressio del Papa Pablo VI, citada en la Conferencia de Medellín, recoge la enseñanza clásica de la teología católica, según la cual “es legítima una insurrección en el caso muy excepcional de tiranía evidente y prolongada que atenta gravemente contra los derechos de la persona y damnificara peligrosamente el bien común del país ya provenga de una persona, ya de estructuras evidentemente injustas” (Cfr. 3ª Carta Pastoral n. 132).

También nuestra Constitución Política consagra este derecho de justa insurrección.

Violencia de legítima defensa.

75. En la misma línea de la legítima violencia insurreccional puede situarse la violencia en legítima defensa “cuando una persona o un grupo repelen por la fuerza una agresión injusta de que han sido objeto” (Cfr. 3ª Carta Pastoral n. 124).

Estas son las peligrosas fuerzas de violencia que se están provocando cuando se dilata el cambio de la estructuras de violencia opresora y se cree que ésta se puede sostener con la violencia de la represión.

Condiciones de la violencia legítima.

76. Pero no debemos de olvidar las condiciones indispensables que, de acuerdo con la misma teología de la Iglesia, recordé en la citada tercera Carta Pastoral. Para legitimar la violencia insurreccional y de legítima defensa, se necesita:
a) Que la violencia de legítima defensa no sea mayor que la agresión injusta (por ej. Si basta defenderse con las manos no es lícito disparar un balazo al agresor).
b) Que se acuda a la violencia proporcionada sólo después de agotar los medios pacíficos posibles.
c) Y que la defensa violenta no traiga como consecuencia un mal mayor que el que se trata de quitar.

En la práctica resulta muy difícil tomar todas estas medidas teóricas de la justificación de la violencia. Por la experiencia de la historia, sabemos qué cruel y doloroso es el precio de la sangre y qué difícil de reparar son los daños sociales y económicos de la guerra. Es oportuno recordar la célebre frase del Papa Pío XII ante la conflagración de la guerra: “nada se pierde con la paz, todo se puede perder con la guerra”. Por eso, lo más racional y eficaz es que el Gobierno use su fuerza moral y coactiva, no para defender la violencia estructural de un orden injusto, sino para garantizar un estado verdaderamente democrático, defensor de los derechos fundamentales de todos los ciudadanos, basado en un orden económico justo. Sólo así se podrán hacer cada vez más lejanos e irreales los casos en que el recurso a la fuerza, por parte de los grupos o de los individuos, puedan ser justificados por la existencia de un régimen tiránico y un orden injusto.

El cristiano es pacífico pero no pasivo.

77. Y para el comportamiento cristiano en este ambiente de violencia y de cambios en el país, qué actuales y orientadoras se vuelven estas palabras de Medellín: “el cristiano es pacífico y no se ruboriza de ella. No simplemente pacifista, porque es capaz de combatir, pero prefiere la paz a la guerra. Sabe que los cambios bruscos y violentos de las estructuras serían falaces, ineficaces en sí mismos y no conformes ciertamente a la dignidad del pueblo”.

2. SOBRE EL MARXISMO.

Diversos sentidos.

78. El problema del marxismo es muy completo y no puede dársele un tratamiento de simple condenación. Puebla misma nos enseña a distinguir lo que puede ser el marxismo como una ideología dominante de toda la conducta y lo que puede ser una colaboración con grupos que participan de esa ideología. Naturalmente, si se entiende por marxismo esa ideología materialista y atea, que engloba la existencia del hombre y da una interpretación falsa de la religión, es completamente inadmisible para un cristiano, cuya fe orienta su vida, a partir de la existencia de Dios, hacia una trascendencia espiritual y eterna que se hace posible en Cristo, por el Espíritu Santo. Son dos interpretaciones de la vida diariamente opuestas.

Pero el término marxista puede entenderse también en otros sentidos:
• Como análisis científico de lo económico y lo social. Y son muchos, en El salvador, como en todo el Continente, los que usan ese análisis como un recurso científico que, según ellos, no afecta en nada sus principios religiosos. El Magisterio de la Iglesia, que reconoce esa distinción entre la ideología marxista y este método científico advierte, sin embargo, con prudencia, sobre los posibles riesgos ideológicos (Octogesimo Adveniens, por ejemplo).
• También en el sentido de estrategia política, usan muchos el marxismo como pauta de la lucha por el poder. Quizá en este último aspecto se esconden los mayores peligros prácticos, porque esta praxis política marxista puede llevar a conflictos de conciencia en la utilización de medios y modos, que no son siempre conformes con lo que prescribe a los cristianos la moral evangélica. Esta práctica política marxista puede llevar a la absolutización de las organizaciones políticas populares, a enfriar la inspiración cristiana de los organizados y aún a apartados de la Iglesia, como si ella no tuviera derecho a ejercer, desde su ideología trascendente, una función crítica en la actividad política del hombre.

Estudiarlo y ganarle el campo.

80. Como se ve pues, se trata de un concepto complejo y muchas de nuestras comunidades confiesan con franqueza su poco conocimiento al respecto y piden el servicio de mayor aclaración. Por lo cual, como pastor, yo suplico a todos los peritos de esta ciencia, divulgar, con criterios cristianos, el conocimiento de este tema que hoy absorbe muchas mentes y preocupa a muchos cristianos.

Mientras tanto pueden estudiarse muy provechosamente los siguientes números del Documento de Puebla: 543-545, 550, 551; y los números 69 y 71 de la Constitución del Concilio Gaudium et Spes).

El capitalismo igualmente peligroso.

81. Por lo demás, aún sin tener mucho conocimiento científico sobre el marxismo, tampoco hay que olvidar que, de hecho, algunas de las declaraciones y acciones antimarxistas que pueden hacer los cristianos, se convierten, tal como es la situación del país, en un apoyo al capitalismo, el cual es concretamente el que de verdad configura injusta y anticristianamente nuestra sociedad: “El temor del marxismo –dice Puebla- impide a muchos enfrentar la realidad opresiva del capitalismo liberal. Se puede decir que, ante el peligro de un sistema claramente marcado por el pecado, se olvida denunciar y combatir la realidad implantada por otro sistema igualmente marcado por el pecado. Es preciso estar atentos ante éste, sin olvidar las formas históricas, ateas y violentas del marxismo” (n. 92). La mejor manera de ganarle el campo al marxismo es tomar en serio la opción preferencial por los pobres.

2. SOBRE EL DIALOGO NACIONAL.

Una necesidad del país.

82. El verdadero dialogo nacional es una necesidad del país como camino para salir de nuestra crisis; por eso, creo oportuno iluminar este tema, comenzando por lamentar que la convocatoria del gobierno a un diálogo nacional haya perdido una bella oportunidad por no haberlo dotado de sus debidas condiciones. Y así, desde el principio, aquel llamamiento tuvo una acogida pública muy fría que ya era una denuncia de la falta de confianza y libertad para expresar, en plan de igualdad, todas las inquietudes y voces vivas de la patria.

Condiciones de un diálogo nacional.

83. Estas me parece que pueden ser las condiciones de un diálogo auténtico para orientar la solución de nuestra crisis:
a) Participación de todas las fuerzas sociales o, al menos, de todas aquellas que no se han retirado a la clandestinidad. Todos tienen derecho a ser escuchado y a hablar de en ese diálogo y con todos debe procurarse, en principio, un acuerdo. De los contrario el diálogo nacional sería una burla si se redujera a un simple foro al que acudieran solamente los amigos del gobierno y aquellos que en el fondo no desean que se de un cambio profundo.
b) Otro elemento esencial de este diálogo es que cese toda forma de violencia, pues un diálogo busca la verdad y la justicia por la vía de la racionalidad y ésta necesita un ambiente de confianza y serenidad. Esto es particularmente válido respecto del gobierno. Mientras haya represión violenta y desproporcionada contra las protestas públicas, se de el nivel actual de asesinatos por razones políticas, existan tantos presos políticos y desaparecidos y se mantengan fuera del país a líderes políticos, sociales y religiosos, no es posible hablar de diálogo. Sobre esto no hay que dialogar sino que es condición para un diálogo. No se puede poner, en forma simplista, como razón para excluir del diálogo algunas opiniones de valor, la existencia de grupos terroristas, porque, como queda dicho en el tema sobre la violencia, ésta y el terrorismo se originan en una situación de violencia institucionalizada que condiciona fuertemente o por lo menos da pretexto a muchos elementos para responder, con violencia activa a la opresión continua y sistemática de los grupos de poder. Y de quitar esta causa se trata precisamente en el diálogo. Naturalmente, los terroristas y los partidarios de las soluciones violentas, al encontrar una seria y sincera voluntad de diálogo, deben deponer sus actitudes y colaborar así a crear el ambiente de serenidad que necesita un verdadero diálogo previo al cambio profundo de la estructuras del país.
c) Porque éste es el tema principal del diálogo: la revisión y el cambio de las estructuras. He de repetir que para eliminar la represión hay que atacar las raíces de que se nutre la violencia del sistema social y provoca las tentaciones de las otras violencias. No podeos creer en la efectividad del diálogo nacional si no se manifiesta la voluntad y la decisión de propiciar cambios que garanticen permanentemente mejor nivel de vida para todos los salvadoreños.
d) Otro tema importante del diálogo debe ser la libertad de organización. Nuestra inclinación y sentido cristiano nos lleva a preferir los métodos de reivindicación social basados en una organización de clases populares que se ajuste a los principios de la Constitución y que sean eminentemente pacíficos. Creo que el sindicalismo es una conquista definitiva de las clases trabajadoras de todos los países democráticos y que ni debe ni puede ser rechazado como tal en El Salvador.

Al intervenir en un diálogo nacional, los empresarios deben de comprender la lógica y la justicia del movimiento sindical, que no surgió para perjudicar a las empresas, de las que todos viven, sino para equilibrar el reparto de lo producido por el trabajo y el capital.

Por otra parte, los sindicalistas y los obreros para ser dignos interlocutores de ese diálogo, conocedores de la eficacia de las fuerzas organizadas, no deben caer en el mismo pecado que critican, dejándose manipular por intereses ajenos al campo laboral o abusando del poder que da la solidaridad para hacer exigencias desproporcionadas.

Otro servicio de la Arquidiócesis.

84. Mientras no se realice el verdadero diálogo nacional que necesitamos, obliga más a los ciudadanos a colaborar, con sus opiniones, a la orientación que hoy buscar nuestra Patria para encontrar la paz perdida. “Obtenerla es su gloria mayor” (Himno Nacional).

Por su parte nuestra Arquidiócesis ofrece el esfuerzo común de esta Carta Pastoral, como una voz de la Iglesia en el diálogo nacional y repite el ofrecimiento, que ya hice en otra ocasión, de poner al servicio de las opiniones constructivas nuestros modestos medios de comunicación social.

CUARTE PARTE
LA LINEA PASTORAL DE PUEBLA EN LA ARQUIDIÓCESIS.

Las grandes interrogantes.

85. Ahora me dirijo muy especialmente a los queridos agentes de la pastoral: sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos, porque nosotros somos quienes tenemos que hacer realidad la valiosa aportación que la Iglesia ofrece al país, en esta hora de crisis. La visión de nuestra realidad y de su iluminación doctrinal, que acabo de presentar, nos muestra que nuestro pueblo salvadoreño, junto con todo el pueblo “latinoamericano va caminando entre angustias y esperanzas, entre frustraciones y expectativas” (n. 72).

Preguntémonos pues con la preocupación de Puebla: “¿Cómo ha mirado la Iglesia esta realidad? ¿Cómo la ha interpretado? ¿Ha ido descubriendo la manera de enfocarla y esclararla a la luz del evangelio? ¿Ha llegado a discernir en qué aspectos esa realidad amenaza con destruir al hombre, objeto del amor infinito de Dios y en qué otros aspectos, en cambio, se ha ido realizando de acuerdo con sus amorosos planes? ¿Cómo se ha ido edificando a sí misma la Iglesia, para cumplir con la misión salvadora que Cristo le ha encomendado y que debe proyectarse en situaciones concretas y hacia hombres concretos? ¿Qué ha hecho frente a la cambiante realidad en estos últimos diez años?

Estos son las grandes interrogantes que como pastores nos planteamos, teniendo presente que la misión fundamental de la Iglesia es evangelizar en el hoy y el aquí, de cara al futuro (nn. 74, 75).

Como respuesta a ese grave cuestionamiento, renovemos nuestra generosidad pastoral en la dirección de estas pistas que también nos inspira el “espíritu de Puebla” y que, gracias a Dios, coinciden con los esfuerzos que ya se hacen en esta Arquidiócesis.

1. ACTITUD DE BÚSQUEDA.

86. Vuelvo aquí sobre el problema ya mencionado en los nn. 26-27 de esta Carta, acerca de la necesidad pastoral de una adaptación de la evangelización al ambiente actual del país. A este propósito, Puebla observa que, hasta hace muy poco “el peso de la tradición ayudaba a la comunicación del Evangelio: lo que la Iglesia enseñaba desde el pulpito, era recibido celosamente en el hogar, en la escuela y era sostenido por el ambiente social. Hoy ya no es así. Lo que la Iglesia propone es aceptado o no en un clima de más libertad y con marcado sentido crítico. Los mismos campesinos, antes tan aislados van adquiriendo ahora ese sentido crítico, por las facilidades de contacto con el mundo actual que les ofrecen principalmente la radio y los medios de transporte; y también por la labor evangelizadora por los Agentes de Pastoral” (nn. 76-77).

Por eso, no podemos, sin caer en el pecado de infidelidad a nuestra misión, quedarnos inmóviles ante las exigencias de un mundo en cambio (n. 84).

Dos factores importantes encontramos en la pastoral: el mensaje evangélico que predicamos y la realidad cambiante de personas, de tiempo y de lugar, donde la Iglesia se sitúa y debe cumplir su misión. Es necesario pues, sacudir nuestra pereza para ponernos al día con las corrientes teológicas del momento, según nuestras capacidades y que, quienes pueden hacerlo, divulguen el pensamiento de la Iglesia con los medios que estén a su alcance. También es necesario que, a una con toda la Iglesia, vayamos “adquiriendo una conciencia cada vez más clara y más profunda de que la evangelización es su misión fundamental y de que no es posible su cumplimiento sin un esfuerzo permanente del conocimiento de la realidad y de adaptación dinámica, atractiva y convincente del mensaje a los hombres de hoy” (n. 85).

En esta actitud de búsqueda, recordemos que la Iglesia es histórica, que está en camino. No constituye algo hecho y determinado. No posee una manera acabada de interpretar el Evangelio, aplicable exactamente a todas las épocas y circunstancias. La Iglesia es peregrina. La Palabra de Dios es inagotable y presenta cada vez nuevos aspectos que hay que ir profundizando. La Iglesia entonces, en su forma de presentar el mensaje único del Evangelio, va evolucionando de conformidad al momento histórico que vive. Creemos en el Señor de la historia y en su Espíritu que hace siempre nuevas todas las cosas.

2. OPCION PREFERENCIAL POR LOS POBRES.

87. “La situación de injusticia que hemos descrito en la parte anterior nos hace reflexionar sobre el gran desafío que tiene nuestra pastoral para ayudar al hombre a pasar de situaciones menos humanas a más humanas. Las profundas diferencias sociales, la extrema pobreza y la violación de derechos humanos que se dan en muchas partes son retos a la evangelización. Nuestra misión de llevar a Dios a los hombres y los hombres a Dios implica también construir, entre ellos, una sociedad más fraterna. Esta situación social no ha dejado de acarrear tensiones en el interior mismo de la Iglesia; tensiones producidas por grupos, que, o bien enfatizan lo “espiritual” de su misión resintiéndose por los trabajos de promoción social, o bien quieren convertir la misión de la Iglesia en un mero trabajo de promoción humana” (n. 90).

Gracias a Dios que en este sentido de la opción preferencial por los pobres, la Iglesia Arquidiocesana ha dado pasos muy certeros. Ya desde el tiempo de mi benemérito predecesor Mons. Luis Chávez y González, quien condujo a la Arquidiócesis con mano prudente y firme, puso los fundamentos de una pastoral encarnada con preferencia por las inmensas masas desposeídas sobre todo campesinas. Ahí queda como testimonio su inmensa labor catequética, las escuelas radiofónicas de adultos, la promoción de cooperativas, etc.

Es hondamente satisfactorio que Puebla venga a darnos la razón en nuestro trabajo pastoral, tan mal interpretado por algunos de dentro y de afuera. “Numerosos documentos pastorales sobre la justicia social… creación de organismos de solidaridad con los que sufren, de denuncia de los atropellos y de defensa de los derechos humanos… estimulo a la opción de sacerdotes y religiosos por los pobres y marginados… soportar en sus miembros la persecución y a veces la muerte, en testimonio de su misión profética…”. Son aspectos que Puebla menciona en la pastoral de una Iglesia en América Latina preocupada por su fidelidad a Cristo. Y esto es lo que estamos haciendo aquí todos aún corriendo el riesgo de señalamientos injustos.

Desde luego, reconozco que falta mucho por hacer. Pero aquí vale también la medicina que ya señaló Puebla para la unidad: tomar en serio la opción por los pobres:
• Esforzándonos “por conocer y denunciar los mecanismos generadores de la pobreza” (n. 1160),
• Uniendo esfuerzos con “los hombres de buena voluntad para desarraigar la pobreza y crear un mundo más justo y fraterno” (n. 1161),
• Apoyando “las aspiraciones de los obreros y campesinos que quieren ser tratados como hombres libres y responsables llamados a participar en las decisiones que conciernen a su vida y a su futuro y animar a todos a su propia superación” (n. 1162),
• Defendiendo “su derecho fundamental a crear libremente organizaciones para defender y promover sus intereses y para contribuir responsablemente al bien común” (n. 1163).

3. UNIDOS EN UNA PASTORAL DE CONJUNTO.

88. A realidades distintas hay que dar respuestas distintas pero las diversas respuestas deben converger hacia opciones fundamentales y objetivos comunes, encaminándose así hacia una pastoral de conjunto. Nunca debemos ver esta variedad de respuestas que suscita el mismo y único Espíritu, como antagónicas entre sí, sino como complementarias y esto bajo la dirección vigilante del responsable de la pastoral de una diócesis: el Obispo. Recordemos que la pastoral debe ser una respuesta en comunión y que si no es respuesta en comunión, no es respuesta pastoral, ni es respuesta de Iglesia.

Reconozco que el apostolado, o espíritu apostólico, es el fruto de Espíritu, al que responde con generosidad el hombre, pero también hay que tener en cuenta que, así como un torrente necesita ser canalizado para fecundar más y mejor la tierra, también el apostolado, que el Espíritu suscita en variedad de carismas, necesita de la pastoral planificada y ejecutada conjuntamente para que sirva a la salud del cuerpo místico de Cristo. Una pastoral sin espíritu apostólico es una técnica vacía de espíritu. Un apostolado sin planificación pastoral se vuelve ineficaz, se desparrama. La pastoral de conjunto es a la vez, una técnica y una mística.

Esta es también la orientación de Puebla: “asumimos la necesidad de una pastoral orgánica en la Iglesia como unidad dinamizadora para su eficacia permanente que comprende, entre otras cosas: principios orientadores, objetivos, opciones, estrategias, iniciativas prácticas, etc.” (n. 1222).

Por eso, quiero traer a la memoria, para satisfacción y estímulo de todos los agentes de pastoral, las opciones tomadas en la Semana Pastoral Arquidiocesana, del 5 al 10 de enero de 1976 que han seguido sirviendo de pistas pastorales durante mi episcopado y que hoy cuentan con el nuevo aval de Puebla:
• “La opción primordial por una evangelización en todos los niveles, considere como grave, urgente y necesaria.
• La renovación necesaria de todos los medios disponibles en orden a una evangelización adecuada que no admite dilaciones, pero que tampoco admite superficialidades.
• La necesidad urgente de seleccionar y formar adecuadamente los agentes de pastoral, sobre todo seglares.
• Las comunidades cristianas, como objetivo que está en el horizonte si queremos vitalizar a Iglesia.
• La creación y adecuación de mecanismos operativos que vengan a dinamizar y a poner en ejecución estas opciones”.

4. ADAPTACIÓN PASTORAL.

89. Recogiendo el fruto de la experiencia pastoral, las inquietudes que las comunidades cristianas señalan, como medios pastorales, la riqueza creativa demostrada en las nuevas formas para la encarnación del mensaje, urge poner empeño en lo que quiero llamar adaptación pastoral. Para explicarlo voy a distinguir tres tipos de pastoral:
a) Pastoral de masas, que responde a una evangelización extensiva.
b) Pastoral de comunidades cristianas de base o de pequeños grupos en el sentido de ser signo, fermento, sal y luz, que corresponde a una evangelización intensiva.
c) Pastoral de acompañamiento o seguimientos, que corresponde a una evangelización personal o de grupo ante la diversidad de opciones concretas que un cristiano puede tomar, como exigencia de su fe ante el urgente y necesarios cambio de una sociedad a fin de hacerla más humana y más cristiana.

A. PASTORAL MASIVA.

90. De ninguna manera se entienda en sentido despectivo el concepto de masivo. Más bien, se refiere esta pastoral a una evangelización extensiva. Esa masa no tiene que seguir tratada como mas, sino que la pastoral debe encontrar las formas concretas para dar a cada cristiano los elementos críticos, la valoración de sí mismo como persona e imagen de Dios, como gestor de su propio destino. La pastoral de masas debe ser una respuesta liberadora de la Iglesia a nuestros pueblos; ayudarlos a pasar de ser masa a ser pueblo y de ser pueblo a ser Pueblo de Dios.

“Como toda la Iglesia, la religión del pueblo debe ser evangelizada siempre de nuevo. Será una labor de pedagogía pastoral en la que el catolicismo popular sea asumido, purificad, completado y dinamizado por el Evangelio” (n. 457). “los agentes de la evangelización, con la luz del Espíritu Santo y, llenos de caridad pastoral, sabrán desarrollar la pedagogía de la evangelización (E. N. 48). Esto exige, antes que todo, amor y cercanía al pueblo, ser prudentes y firmes, constantes y audaces para educar esa preciosa fe, algunas veces tan debilitada” (n 458).

La evangelización del pueblo es un proceso lento pero progresivo. Exige de todo agente pastoral creatividad, imaginación, respeto hasta en la forma de exponer, a fin de no herir susceptibilidades, pero al mismo tiempo, tiene que ser tremendamente exigente en contra de los abusos. Esta pastoral requiere mucha paciencia. Jesús mismo compara la semilla del Reino con el grano de mostaza que el sembrador espera que germine, crezca, florezca y de frutos. A nosotros no nos toca quemar etapas en la evangelización. Dios puede quemar todas las etapas que quiera y convertir, en un instante, de un Saulo perseguidor a un Pablo apóstol. Nosotros tenemos que esperar el proceso normal. Esto de ninguna manera se confunda con facilidad.

Pido pues a los agentes de pastoral, hacer continuamente evaluaciones honestas y sinceras de todas las formas de pastoral masiva con que tratan de encarnar en el pueblo el mensaje liberador de Cristo: uso de templo, manifestaciones de fe, utilización de “slogans”, mantas, etc., a fin de no quedar en un estancamiento pero tampoco caer en un abuso.

B. PASTORAL DE COMUNIDADES CRISTIANAS DE BASE.

91. Con relación al tipo de pastoral de comunidades eclesiales de base, podemos decir que ha sufrido modificaciones y evoluciones según las regiones y según los momentos históricos que vive, pero la orientación y la finalidad es la misma: formar grupos de cristianos comprometidos con la Iglesia y comprometidos como Iglesia en el campo de su respectiva sociedad.

Puebla define así lo que es una comunidad eclesial de base: “Como comunidad integra familia, adultos y jóvenes, en íntima relación interpersonal en la fe, como eclesial es comunidad de fe, esperanza y caridad; celebra la palabra de Dios en la vida a través de la solidaridad y el compromiso y el compromiso con el mandamiento nuevo del señor y hacer presente y actuante la misión eclesial y la comunión visible con los legítimos pastores, a través del servicio de coordinadores aprobados. Es de base por estar constituida por pocos miembros en forma permanente y a manera de célula de la gran comunidad” (n. 641).

Vivir en comunidad no es cuestión de opción sino de vocación. El cristianismo exige, por vocación, la formación de comunidad. No se concibe el cristianismo sin relación con otros hombres, hermanos con quienes concretizamos el amor fraterno que predicamos. Desde luego, que ya en el campo de las formas concretas de comunidad, no hay nada revelado. Ni siquiera las comunidades religiosas son modalidades reveladas de comunidad. Es el momento histórico y la realidad que se vive la que irá dando las formas concretas de las comunidades que exige el momento. Aquí cabe la teología de los carismas.

Sobre la formación de las comunidades cristianas, además, se hade tener presente lo que nos dice la “Evangelii Nuntiandi” y lo que dije en la tercera Carta Pastoral:

Su encuentro con Cristo. –La vivencia de los valores del Evangelio y del cristianismo: fe, esperanza, amor, oración, sacramentos, palabra de Dios. Vivencia que en el momento de realizar sus propias opciones, sienta el cristiano que esas virtudes evangélicas son verdaderas y eficaces.

Su encuentro con la Iglesia. –La conciencia plena de la misión que tienen como cristiana y como Iglesia. La relación con otras comunidades de la parroquia, de la vicaría, de la diócesis. La comunidad cristiana de base es parte de la Iglesia, no es la Iglesia total. La comunidad cristiana, la comunidad parroquial, la comunidad diocesana, la comunidad universal, tienen como centro a Cristo visible en la persona del Papa, del Obispo, del párroco.

Su encuentro con el mundo. –Una comunidad cristiana de base no tiene una finalidad en sí misma, de lo contrario dejaría de ser enfermo, dejaría de ser Iglesia y se convertiría en una secta. La finalidad de la comunidad cristiana es la extensión del Reino de Dios. No puede proponerse a los grupos cristianos como un lugar de refugio tranquilo y alienante, sino como la profundización y la intensificación de un compromiso. Así nos la da a entender el Evangelio cuando nos propone la figura del fermento, de sal y de luz. No se comprende que estos elementos cumplan su función, si el fermento no está dentro de la masa que quiere fermentar. O la sal en la comida a la que quiere dar sabor, o la luz en el sitio que quiere iluminar.

Dinamizar y purificar.

92. Entonces no olvidemos lo que Puebla dice acerca de dinamizar los movimientos apostólicos, las parroquias, las comunidades eclesiales de base y los militares de la Iglesia en general, para que sean, en forma más generosa, fermento de masa (n. 462). Hay que inculcarles entonces un espíritu auténticamente misionero.

Por otro lado, los dinamismos de Puebla, que son la religiosidad popular y las ansias naturales del pueblo de su propia liberación, deben encontrar en las comunidades eclesiales de base su recta valoración y purificación. “Las comunidades eclesiales de base son expresión preferente de la Iglesia por el pueblo sencillo; en ella se expresa, valora, y purifica su religiosidad y se da la posibilidad concreta de participación en la tarea eclesial y en el compromiso de transformar el mundo” (n. 643).

Somos conscientes de que, cuanto más asuman los cristianos su papel de adultos en la fe y de corresponsables en la marcha de la Iglesia, más surgirán los conflictos con los párrocos y autoridades eclesiales que no quieran marchar al ritmo de la Iglesia actual, porque verán su autoridad desequilibrada ante la constante crítica y evaluación que se les hace. Pero, aún en estos casos, el buen cristiano tiene en cuenta los valores supremos de la caridad y de la unidad.

C. PASTORAL DE ACOMPAÑAMIENTO.

Qué es pastoral de acompañamiento.

93. Entiendo por “pastoral de acompañamiento” o “de seguimiento” la evangelización personal de aquellos individuos o grupos cristianos que han asumido una opción política concreta que, según su conciencia, creen que es el compromiso histórico de su fe. En ese sentido hay muchas opciones, carismas y vocaciones frente a las conciencias cristianas y un pastor debe respetar, discernir y orientar esas conciencias según la luz del Espíritu.

En la tercera Carta Pastoral dije que la proliferación de organizaciones políticas populares es un fenómeno nuevo al que la Iglesia tiene que responder. Ahora nos enfrentamos, como consecuencia lógica de esa proliferación, con la toma de opciones concretas de cristianos y de grupos cristiano. No se trata ya solamente de señalar que la evangelización tiene una dimensión que toca la política, sino que la politización está llegando a nuestras comunidades cristianas y muchas veces como consignas de grupos políticos.

Pastoral y política.

94. No podemos hablar de una pastoral politizada sino de una pastoral que tiene que orientar evangélicamente las conciencias cristianas en un ambiente politizado. Como toda actividad humana, también la política necesita una orientación pastoral. Nuestra situación se agrava cuando muchos cristianos, en un ambiente, tan politizado como el de nuestro país, toman su opción política antes de haber encontrado su identidad cristiana.

Es aquí, para responder al reto de toda esta compleja situación, donde la Iglesia requiere un tipo especial de pastoral, que llamamos de seguimiento o acompañamiento y que rompe los moldes ya conocidos de una pastoral masiva o de pequeños grupos. A este propósito, dice Puebla: “La Iglesia –hablando todavía en general, sin discutir el papel que compete a sus diversos miembros- siente como su deber y derecho estar presente en este campo de la realidad; porque el cristianismo debe evangelizar la totalidad de la existencia humana, incluida la dimensión política. Critica por esto, a quienes tienden a reducir el espacio de la fe a la vida personal o familiar, excluyendo el orden profesional, económico, social y político, como si el pecado, al amor, la oración y el perdón no tuviesen allí su relevancia. En efecto, la necesidad de la presencia de la Iglesia en lo político, proviene de la más íntimo de la fe cristiana: del señorío de Cristo que se extiende a toda la vida. Cristo sella la definitiva hermandad de la humanidad; cada hombre vale tanto como otro; ‘todos sois uno en Cristo Jesús’ (Gal. 3,28)” (nn. 515, 516).

Requisitos para esta pastoral.

95. Esta pastoral, que nuestras circunstancias de crisis política y social nos pide con urgencia, exige varios requisitos indispensables para su eficacia. He aquí algunos:
• Mucho espíritu de oración y de discernimiento frente a los acontecimientos.
• Mucha claridad y firmeza en los criterios y valores evangélicos y búsqueda de mayores conocimientos sobre puntos de mayor confusión, como fe y política, compromiso histórico, cristianismo e ideología, violencia, etc.
• Mucho respeto a la diversidad de opciones y de carismas que el mismo Espíritu suscita para ir haciendo de la misma historia humana su misma historia de salvación. Mucha limpieza mental y espiritual, a fin de alejar de nosotros prejuicios contra personas o instituciones. Porque no se trata de empujar para que se metan a las organizaciones políticas ni presionar para que se salgan de ellas o abandonen sus opciones , sino, más bien, ayudarles para que, a partir de valores del evangelio, evalúen y cuestionen continuamente sus propias opciones. La evaluación y el cuestionamiento pueden ser: sobre sus propios comportamientos personales, sobre los criterios de grupo, sobre las consecuencias de sus acciones, sobre la misma complejidad de la política. Ya que la política es muchos más amplia y compleja de lo que presentan sus opciones personales o de grupo.
• Mucho espíritu de entre y de sacrificio. Entiendo que este tipo de pastoral supone riesgos y señalamientos, acusaciones falsas, pero creo necesaria esta pastoral porque el momento la exige.
• Profundo sentido de jerarquía y equidad. Al animar a los sacerdotes a este tipo de pastoral y al brindarles mi apoyo y comprensión les pido, por el honor de la Iglesia y el bien de nuestro pueblo, que no sea nunca una pastoral tomada superficialmente y con criterios personalistas, o al azar como dejándose arrastrar por ímpetus, tal vez muy generosos pero, a veces, ingenuos e imprudentes, sino que se sometan a una planificación en comunión con su Obispo para que sea una respuesta de Iglesia y como Iglesia.

CONCLUSIÓN.

Una Iglesia local en comunión con la Iglesia universal.

96. He tratado de presentar, con mirada pastoral, la realidad en crisis de nuestro querido país y el servicio que nuestra Iglesia puede y debe prestarle como colaboración a los esfuerzos que todas las energías vivas de la patria pueden y deben prestar. Dentro de un diálogo abierto y franco, que necesita con trágica urgencia la patria, esta Carta Pastoral –escrita bajo la guía del magisterio del Papa y de la Iglesia latinoamericana reunida en Puebla y sugerida también por valiosas aportaciones de nuestras comunidades locales- significa la opinión sincera de nuestra Arquidiócesis.

Se la atiendo a no, esta Carta Pastoral significa para mí pastor de la Arquidiócesis, la satisfacción de haber hecho un esfuerza por reunir en ella las verdaderas intenciones que inspiran la llamada línea pastoral de la Arquidiócesis. La ofrezco con devoción filial a la Madre Iglesia universal, como la aportación de toda nuestra Iglesia local a la renovación que promovió el Concilio Vaticano II y que Medellín y Puebla encarnaron en la Iglesia de este Continente.

Este es el lugar para agradecer las múltiples demostraciones de apoyo y solidaridad que han enviado, desde diversas procedencias de América y del mundo en apoyo de los esfuerzos pastorales de nuestra Arquidiócesis, Conferencias Episcopales, Señores Cardenales, Arzobispos, Obispos, Presbiterios, Comunidades Religiosas y de Laicos y de organismos y personas particulares de carácter ecuménico y profano. Les agradezco ante el Señor que es el único que puede comprender la magnitud de esta confluencia de la catolicidad de la Iglesia y del sentido humano universal, como una aprobación de autenticidad a una Iglesia particular.

Presentación del documento de Puebla a la Arquidiócesis.

97. Presentar a la Arquidiócesis oficialmente el documento de la Tercera Conferencia Episcopal de América Latina reunida en Puebla, ha sido, como lo dije desde el principio, un objetivo central de este documento pastoral. Y, al presentarlos, haciéndolo base de toda su elaboración, hago un llamamiento a todos los sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos para que lo asimilemos cada día mejor en conocimiento y realización, a fin de que se cumpla en la Arquidiócesis el deseo del Padre Santo expresado en su carta de aprobación.

La experiencia de tantos pastores que, en América Latina, viven circunstancias parecidas a El Salvador, nos enseña, en el magisterio conjunto de ese documento, a analizar nuestra situación y a ofrecer nuestra contribución específica de Iglesia en la crisis del país. Naturalmente que no son normas cerradas a la creatividad y originalidad de las diversas Iglesias latinoamericanas, cuya belleza está en la pluriforme fisonomía que les marca la diversidad de idiosincrasia y problemas; pero nos ofrece las pistas más seguras de nuestra propia creatividad. Nos enseña a ser siempre la única Iglesia de Cristo dentro del marco irrepetible de nuestra propia historia salvadoreña.

El Divino Salvador base y cumbre de toda nuestra pastoral.

98. Y es porque, a la base de todo nuestro trabajo de evangelización, está el misterio de Cristo que predicamos, aquel misterio, que, en la teofanía de nuestra fiesta titular, se revela en forma tan clara e inigualable: la credencial del Padre que nos presenta a Cristo como el único Salvador del mundo. Sólo él es el camino de salida hacia la verdadera liberación de los salvadoreños y de El Salvador: “Escuchémoslo”.

La Iglesia es su “cuerpo en la historia”. De tal manera que seremos más Iglesia y ofreceremos mejor nuestra contribución específica de Iglesia para la liberación de nuestro pueblo, cuanto más nos identifiquemos con él y seamos dóciles instrumentos de su verdad y de su gracia.

El éxtasis final de Pablo VI y el punto de partida de Juan Pablo II.

99. Es oportuno y grato recordar, a un año exactos de su muerte, que éste fue el testimonio final de S. S. Pablo VI, el Papa humilde que puso al servicio de Cristo sus luminosos talentos y, por eso, pudo presentar al mundo, bajo su pontificado, la gloria luminosa de una Iglesia que, en medio de los formidables conflictos actuales, no perdió su identidad y por eso fue y sigue siendo “columna de la verdad”. Su último mensaje del Ángelus, que ya no pudo rezar en este mundo, fue el éxtasis de su vida asumida por Cristo en la teofanía de aquel 6 de agosto. Su sucesor Juan Pablo II nos orienta en el mismo sentido y el título de su Primer Encíclica es todo un programa de la pastoral actual: “El Redentor del Hombre”.

María, Madre de la Iglesia y Madre de América.

100. No podía yo terminar este reflexión de lo que la Iglesia puede ofrecer al país en sus horas de crisis, sin mencionar lo más tierno y bello de su colaboración: María, Madre de Cristo, Madre de la Iglesia y de América. También Puebla hizo una rica interpretación del papel de María en la obra liberadora de la Iglesia y su providencial presencia en la devoción de nuestros pueblos.

La pastoral de la Iglesia en América Latina cada vez está más convencida de que no puede prescindir de esta devoción del pueblo a la Virgen si quiere ser una pastoral eficaz en el pueblo. De esta devoción mariana dice Puebla que “es una experiencia vital e histórica de América Latina. Esa experiencia, lo señala Juan Pablo II, pertenece a la identidad propia de estos pueblos” (n. 283, citando la homilía del Papa en Zapopan).

El servicio evangélico y la fuerza liberadora que, con María puede prestar la Iglesia a nuestro país, fue descrito por Pablo VI con palabras que tienen un eco muy actual… “Ella es –dijo- una mujer fuerte que conoció la pobreza y el sufrimiento, la huida y el exilio (Cfr. Mat. 2, 13-23); situaciones éstas que no pueden escapar a la atención de quien quiere secundar con espíritu evangélico las energías liberadoras del hombre y de la sociedad” (n. 302). Y Juan Pablo II, recordó como en “El Magnificat, (María) se manifiesta como modelo para quienes no aceptan pasivamente las circunstancias adversas de la vida personal y social, ni son víctimas de la “alineación”, como hoy se dice, sino que proclaman con Ella que Dios ‘ensalza a los humildes’ y, si es el caso, ‘derriba a los potentados de sus tronos’ (n. 297).

Una bendición de optimismo y entusiasmo.

101. Y así, con este pensamiento mariano, en medio de una crisis, que a muchos desespera y a todos aflige, sentimos que la fiesta de la Transfiguración del Señor nos invita a la esperanza de la transfiguración de esta patria, puesta bajo la protección especial del Divino Salvador del Mundo.

Con el optimismo filial de Puebla podemos decir, al mismo tiempo que doy mi bendición a la Arquidiócesis: “Esta es la hora de María, tiempo de un nuevo Pentecostés que Ella preside con su oración, cuando, bajo el influjo del Espíritu Santo, inicia la Iglesia un nuevo tramo en su peregrinar. Que María sea, en este camino ‘estrella de la evangelización siempre renovada’ (E. N. 81)” (n. 303).

En la fiesta del Divino Salvador, Patrono de la Arquidiócesis de San Salvador, seis de agosto de mil novecientos setenta y nueve.

Lee más

Tercera carta pastoral – Iglesia y las organizaciones políticas populares

Tercera Carta Pastoral de Monseñor Oscar A. Romero, Arzobispo de San Salvador
Y Primera de Monseñor Arturo Rivera y Damas Obispo de Santiago de María

A nuestros queridos hermanos y hermanas:
El Señor Obispo Auxiliar de San Salvador;
los Presbíteros,
los Religiosos,
las Religiosas
y el Laicado de la Arquidiócesis de San Salvador y de la Diócesis de Santiago de María.

Para ustedes y para todos los hombres de Buena Voluntad.

LA PAZ DE JESUCRISTO, NUESTRO DIVINO SALVADOR.
IGLESIA Y ORGANIZACIONES POLÍTICAS Y POPULARES

A la luz de la transfiguración y del recuerdo de Pablo VI.

Ya habíamos pensado, el Arzobispo de San Salvador y el Obispo de Santiago de María, dirigir a nuestras Diócesis esta Carta Pastoral, al regresar de nuestra visita “ad limina apostolorum” y como un homenaje al Divino Salvador en la fiesta patronal de la Transfiguración.

Pero nunca nos imaginamos que la sorpresiva muerte de Su Santidad Pablo VI, ya de feliz memoria, vendría a avalar con resplandores de nuevas motivaciones una y otra circunstancia.

En efecto, quien hubiera imaginado esta expresiva coincidencia de la pascua de Pablo VI con nuestra fiestas titulares de la Transfiguración. Por eso el último mensaje de su luminoso magisterio, la breve alocución que había escrito para leerla en el “ángelus” del 6 de agosto –se nos ocurre una querida herencia de familia, pues se la inspiró el Divino Patrono de El Salvador: “Aquel cuerpo que se transfigura ante los ojos atónitos de sus discípulos –comentó Su Santidad- es el Cuerpo de Cristo –nuestro hermano, pero es también nuestro cuerpo llamado a la gloria. Aquella luz que lo inunda es y será nuestra parte de herencia y esplendor. Estamos llamados a compartir esta gloria porque somos participantes de la naturaleza divina”. Y tras el éxtasis de la trascendencia que iluminó el último día de su vida mortal, la mirada del Pontífice volvía a la tierra en angustiosa preocupación por los pobres y en un reclamo de justicia social al mundo, al pensar que las circunstancias económicas y sociales no permiten a muchos disfrutar el merecido descanso de las vacaciones anuales festivas.

También nuestra reciente con el Pastor Supremo de la Iglesia y sus sabios consejos pastorales, recobran con su muerte el carácter solemne de una despedida y un testamento. Las mismas perspectivas de trascendencia hacia lo definitivo y eterno y la misma preocupación por las necesidades concretas de nuestro pueblo “confirmaron” nuestro servicio episcopal cuando, aquel inolvidable 21 de junio, nos hablaba con la ternura de un padre que ya presiente cercana la muerte, pero con la firmeza y luminosidad de un profeta que conoce, desde hace mucho tiempo y muy de cerca, la situación histórica de El Salvador y exhorta a sus pastores a guiarlos y confortarlo por los caminos de la justicia y del amor del Evangelio.

Sentimos pues, que la luz con que nuestra carta quiere iluminar el camino de nuestras Diócesis, es la luz auténtica del Evangelio y del Magisterio de la Iglesia. Sentimos que la Transfiguración de Cristo que en la hora suprema de un gran Pontífice iluminó la vocación divina de los hombres y descubrió las desigualdades injustas de la tierra, tiene claridades y energías muy válidas para ofrecer –desde el análisis de los acontecimientos que nos anegan en un mar de amarguras y confusiones- una respuesta eficaz a los serios interrogantes que se nos hacen acerca de un posible camino de salida para el difícil momento que atraviesa el país.

En la línea del Magisterio Universal.

Por eso el Padre nos ofrece al Divino Transfigurado como Hijo de sus complacencias y nos ordena escuchando como Salvador y Maestro del mundo.

La Iglesia, que es prolongación de la enseñanza y de la salvación de Cristo, nunca se ha callado ante situaciones concretas. Los testimonios del Concilio Vaticano II, que siempre fue el punto de referencia del Magisterio de Pablo VI; su aplicación a América Latina en los Documentos de Medellín; los últimos Papas, numerosos episcopados latinoamericanos y la propia tradición de la Iglesia salvadoreña, nos manifiestan que la Iglesia ha estado siempre presente cuando la situación de una sociedad aparece claramente como “situación de pecado” (Med. Paz, 1) y necesita de la iluminación de la Palabra de Dios y de la palabra histórica de la Iglesia. Esta misión profética de la Iglesia en defensa de los pobres, que siempre han sido los privilegiados del Señor g(Pablo VI E.N. I2), cuenta en América Latina apóstoles como Fray Antonio de Motesinos, Fray Bartolomé de las Casas, el Obispo Juan del Valle y el Obispo Valdivieso asesinado en Nicaragua por oponerse al terrateniente y gobernador Contreras.

A estos elocuentes testimonios de la Iglesia Universal y local, unimos hoy nuestra modesta voz. Esperamos que sirva, como nos recomendó Su Santidad, de orientación y de aliento al querido pueblo que servimos como pastores.

La verdad de nuestra intención.

Comprendemos el riesgo de ser mal interpretados o de ser juzgados, por malicia o por ingenuidad, como inoportunos o necios. Pero la verdad de nuestra intención es colaborar a sacudir la inercia de muchos salvadoreños indiferentes a la miseria de nuestro país, sobre todo en el campo. Porque es cierto que hay alguna sensibilidad social acerca de los obreros, o de los pequeños comerciantes que sufren las consecuencias de criminales incendios, y hasta de las densas zonas de mesones y tugurios. Pero nos preocupa la indiferencia que en muchos sectores urbanos se siente ante la miseria campesina. Parece que se ha aceptado ya como destino inevitable que la mayoría de nuestro pueblo sea presa del hambre y del desempleo y que sus sufrimientos, violencias y muertes, principalmente en el campo, se conviertan en rutina y hayan perdido la fuerza para interrogarnos ¿Por qué ocurre eso? ¿Qué tenemos que hacer todos para evitarlos? ¿Cómo podemos responder a la eterna pregunta del Señor a Caín: “¿Qué has hecho a tu hermano?” (Gen. 4, 9)?.

Deber y riesgo de hablar.

También es nuestra intención esclarecer una vez más la posición de la Iglesia ante situaciones humanas que, por su naturaleza, implican problemas económicos, sociales y políticos. Se repite que “la Iglesia se mete en política”, como si eso fuese ya prueba irrefutable de que se ha desviado de su misión. Pero aún más, se la tergiversa y calumnia con el fin de desprestigiarla y enmudecerla porque los intereses de algunos son contrarios a las consecuencias lógicas que de la misión religiosa y evangélica de la Iglesia en el mundo alude también nuestra fiesta patronal cuando Pedro, testigo de la Transfiguración la compara con “la lámpara que luce en la noche” y a la que deben atender los cristianos para no ser seducidos por “Fábulas artificiosas” y opiniones del mundo (2Pedro 1, 19).

Sabemos pues, que lo que tenemos que decir, como toda siembra del Evangelio, correrá la suerte de la semilla de la parábola del sembrador: habrá quienes, aun con buena voluntad, no comprenderán por qué la miseria de los pobres y sobre todo de los campesinos les está lejana y trágicamente forma parte de una historia de su propio país a la que se han acostumbrado. Habrá también quienes “oyendo no entiendan y mirando no vean” (Mt. 13, 14). Habrá también quienes prefieran las tinieblas a la luz porque sus obras eran malas (Jn. 3, 19). Pero, gracias a Dios, estamos seguros también de contar con quienes honesta y valientemente aceptan acercarse a la luz, no adaptarse a este mundo (Rom. 12, 2) y quieran cooperar a “los dolores de parto” de una nueva creación (Rom. 8, 22).

Dos Temas: Organizaciones Populares y violencia.

La realidad de nuestro país y la continua interrogación de nuestros cristianos, especialmente de los campesinos, nos impulsa a iluminar urgentemente y hasta donde sea posible estos dos problemas: el de las llamadas “organizaciones populares”, y que podrían quizá recibir calificativos más precisos de acuerdo con su naturaleza y sus objetivos; y el problema de la violencia que cada día necesita más las distinciones y clasificaciones de una prudente moral cristiana.

Dividiremos pues, nuestra Carta Pastoral en tres partes:

1. Situación de las “organizaciones populares” en El Salvador.
2. Relación entre la Iglesia y las “organizaciones populares”.
3. Juicio de la Iglesia sobre la violencia.

Nuestra limitación llama al Diálogo.

Ante la novedad de estos problemas se comprende la inquietud con que muchos, principalmente campesinos, preguntan: ¿Cómo juzgar las “organizaciones populares “ independientes del gobierno, sobre todo cuando paralelamente y en un cruel antagonismo crecen organizaciones gubernamentales…? ¿Si para ser cristiano hay que enrolarse necesariamente en alguna “organización popular” que busque cambios radicales en nuestro país…? ¿Cómo se puede ser cristiano y aceptar las exigencias del Evangelio sin inscribirse en organizaciones por las que no sienten credibilidad ni simpatías…? ¿Cómo debe un cristiano resolver el conflicto que surge entre la lealtad al Evangelio y las exigencias no evangélicas de una organización…? ¿Cuál es la relación entre la Iglesia y las organizaciones…?

Y acerca de la violencia se pregunta ¿cuáles son, en la situación del país, los límites de lo lícito y de lo ilícito a la luz de la ley de Cristo?.

Los pastores del pueblo tenemos el deber de dar una respuesta cristiana y eclesial a estos problemas que inquietan a tantas conciencias. Pero somos también conscientes de nuestra limitación. El mismo Concilio la reconoce cuando aconseja a los laicos que “no piensen que sus pastores están siempre en condiciones de poderles dar inmediatamente solución concreta en todas las cuestiones, aun graves, que surja” (G. S. 43b). Porque, aunque estos problemas que vamos a tratar son antiguos, muchas de sus expresiones son nuevas en la historia reciente de nuestro país.

Por eso, por lo nuevo del tema y por la natural limitación de los pastores, nuestra Carta Pastoral es muy consciente de que sólo va a ofrecer los principios cristianos de solución y con ellos llamar a todo el Pueblo de Dios a reflexionar desde sus comunidades eclesiales y en común con sus pastores y con la Iglesia Universal sobre estos temas a la luz del Evangelio y desde auténtica identidad de nuestra Iglesia.

Esto no significa una evasión de la gravedad del problema sino seguir el espíritu del Magisterio de la Iglesia que Pablo VI definió así en la carta “Octogesima Adveniens”: “Incumbe a las comunidades analizar con objetividad la situación propia de su país esclarecida mediante la luz de la palabra inalterable del Evangelio, deducir principios de
Reflexión, norma de juicio y directrices de acción según las enseñanzas sociales de la Iglesia… y discernir, con la ayuda del Espíritu Santo, en comunión con los obispo responsables, en diálogo con los demás hermanos cristianos y con todos los hombres de buena volutad, las opciones y los compromisos que conviene asumir para realizar las transformaciones sociales, políticas y económicas que aparezcan necesarias con urgencia en cada caso…” (n. 4).

Para facilitar esta reflexión comunitaria ofrecemos, en un folleto separado, trenzotas aclaratorias (que por tanto no son partes integrantes del texto de nuestra Carta, sino simples notas auxiliares para suscitar opiniones y estimular el estudio). 1- La realidad nacional en que la Iglesia desarrolla su misión; 2- La Palabra de Dios ante la miseria humana; y 3- La doctrina más reciente de la Iglesia. A pesar de los defectos que se puedan encontrar en estas notas, creemos muy conveniente su estudio para entender mejor los problemas de esta Carta en el conjunto de nuestra situación nacional y desde las orientaciones bíblicas y eclesiales. Pues sólo escuchando, por una parte, a partir de los datos y de sus análisis, el clamor de nuestro pueblo y oyendo, por otra parte la Palabra de Jesús y de su Iglesia, podemos encontrar la solución y la respuesta pastoral para los problemas que vamos a tratar.

También recomendamos tener muy en cuenta, para dicha reflexión, las dos primeras Cartas Pastorales del Arzobispo de San Salvador: “Iglesia de la Pascua” y “La Iglesia, Cuerpo de Cristo en la Historia” ya que ellas enfocan ex profeso la naturaleza misma de la Iglesia de las cuales –naturaleza y misión- aquí sólo haremos las referencias necesarias para nuestro tema central.

PRIMERA PARTE
SITUACIÓN DE LAS “ORGANIZACIONES POPULARES” EN EL SALVADOR

En el marco de nuestra realidad nacional, la proliferación de “organizaciones populares” es uno de los acontecimientos a que alude el Concilio cuando, llamando a reflexión y discernimiento a los cristianos, dice: “El Pueblo de Dios movido por la fe… procura discernir en los acontecimientos, exigencias y deseos, de los cuales participa juntamente con sus contemporáneos, los signos verdaderos de la presencia o de los planes de Dios”. (G. S. 11).

No es intención ni competencia de esta Carta Pastoral estudiar los orígenes, la historia y los objetivos de tales “organizaciones”. Solamente queremos, en la primera parte, recordar el derecho humano de organización y denunciar su violación entre nosotros; y, en una segunda parte, confrontar las relaciones entre la Iglesia y las organizaciones populares.

1. El derecho de organización.

La Declaratoria Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, de la cual nuestro país es signatario, y el artículo 160 de nuestra Constitución Política proclaman el derecho de todos los ciudadanos reunirse y a asociarse.

Este derecho, cuya proclamación es un logro de nuestra civilización, ha sido también repetidamente proclamado por la Iglesia: “De la sociabilidad natural de los hombres se deriva el derecho de reunión y de asociación”, dijo el Papa Juan XXIII en la Encíclica “Pacem in terris” (n. 23). El Concilio Vaticano II volvió a recordar que “entre los derechos fundamentales de la persona debe contarse el derecho de los obreros a fundar libremente asociaciones que representen auténticamente al trabajador” (G. S. 68). Y Medellín recordó para nuestro continente que “la organización sindical campesina y obrera, a la que los trabajadores tienen derecho, deberá adquirir suficiente fuerza y presencia en la estructura intermedia profesional” (Justicia n. I2).

2. Su violación en el país.

Lamentablemente entre las declaraciones jurídicas y la realidad concreta de nuestro país, hay una enorme distancia. Es cierto que existe en el país diversas asociaciones políticas, sindicales, obreras, campesinas, culturales, etc. Algunas de estas asociaciones tienen personería jurídica, otras no; algunas de ellas pueden –con o sin personería jurídica- actuar libremente y otras no. Pero ahora no queremos concentrar nuestra atención en el aspecto legal de la personería jurídica. “Nos interesa más bien ver la capacidad real que tiene todo grupo humano de ejercer su derecho natural de asociarse y el apoyo y fuerza coordinadora con que cuenta de parte de una autoridad de auténtico bien común para lograr con mayor plenitud y facilidad su propia perfección” (Concilio G. S. 74). Es aquí, ante este vacío de la realidad, donde tenemos que denunciar la violación del derecho humano de asociación proclamado por nuestra Carta Magna y por un compromiso internacional de nuestro país.

En concreto observamos, sobre este particular, las siguientes tres anomalías:

a) Se discrimina a los ciudadanos.

Lo primero que resalta en un análisis imparcial del derecho de asociación, es que las agrupaciones consonantes con el Gobierno o protegidas por él, funcionan como tales; mientras que las organizaciones que representan una voz discordante a la del Gobierno, ya sea encauzada a través de partidos políticos, de sindicatos industriales, u organizaciones gremiales o campesinas se ven, de hecho, dificultadas o simplemente imposibilitadas de ejercer su derecho a organizarse legalmente, a trabajar por sus objetivos, aunque éstos sean justos.

Es pues, una realidad que viola el derecho fundamental enunciado.

b) Se daña a las mayorías.

Y esta discriminación resulta aún más violatoria de nuestra estructura democrática –no olvidemos que el origen griego de esta palabra “demos” designa la totalidad de los ciudadanos- el hecho, comprobado a diario, de que las minorías económicamente poderosas pueden organizarse en defensa de sus intereses minoritarios y, muchas veces, con desprecio de los intereses de la mayoría del pueblo.

Ellos pueden montar campañas publicitarias hasta de oposición al Gobierno; ellos pueden influir en piezas importantes de la legislación como en el caso de la transformación agraria y de la ley de defensa y garantía del orden público. Mientras que otros grupos, en la base del pueblo, sólo encuentran dificultades o represión, cuando quieren defender organizadamente los intereses de las mayorías.

Esta situación trae a nuestro pueblo por lo menos estos dos grandes daños: el desprecio a su dignidad, a su libertad, y a su igualdad en la participación política; y la falta de protección a los más necesitados.

“La aspiración a la igualdad y la aspiración a la participación son dos formas de la dignidad del hombre y de su liberad”, dijo Pablo VI en la “Octogesima Adveniens” (n. 22).

En efecto, salta a la vista, en este estado de cosas, la enorme desigualdad en que quedan los ciudadanos a nivel de participación política según pertenezcan a las minorías poderosas o a las mayorías necesitadas y según goce o no de la aprobación oficial.

Y, en cuanto a la desprotección de los necesitados, recordemos, como lo hicimos en nuestro mensaje del 1º de enero, que en el origen histórico de las verdaderas leyes está la protección de los más desvalidos, de aquellos que sin la ley son más fácilmente presa de los poderosos. Así también la protección hacia los más desvalidos es el origen histórico de las diferentes agrupaciones de las mayorías, de los sindicatos modernos de obreros y campesinos. Lo que las ha forzado a asociarse en primer lugar no es meramente el derecho cívico de participar en la gestión de la política y economía del país, sino la simple necesidad vital de subsistir, de ejercer sus derechos para que sus condiciones de vida se hagan, al menos, tolerables. Así, en la necesidad vital es donde coinciden la necesidad de legislación y la necesidad de organización. Y por ello resulta tan absurdo el que sin discernir lo falso de lo verdadero, se repriman indiscriminadamente como fuerzas clandestinas de subversión las luchas de quienes realmente quieren mejorar la sociedad y sus leyes para que sus beneficios e ideales no marginen a quienes también contribuyen a producir la riqueza –mucha o poca- del país.

c) Se provoca el enfrentamiento de los campesinos.

Tampoco podemos ignorar, aún sin entrar en mayor detalles, el trágico espectáculo que se está ofreciendo, en el país, entre organizaciones fundamentalmente integradas por campesinos y campesinas que luchan entre sí y que últimamente están en pugna violenta.

Lo más grave es que no son –únicamente o fundamentalmente- ideologías las que han logrado desunirlas y enfrentarlas. No es que los miembros de estas organizaciones piensen en su mayoría de forma distinta sobre la paz, sobre el trabajo, sobre la familia. Lo más grave es que a nuestra gente del campo la esté desuniendo precisamente aquello que la une más profundamente: la misma pobreza, la misma necesidad de sobrevivir, de poder dar algo a sus hijos, de poder llevar pan, educación, salud a sus hogares.

Lo que pasa es que, para salir de la misma miseria, unos se dejan seducir por ventajas que les ofrecen organizaciones progubernamentales en las que, a cambio, se les utiliza para distintas actividades de represión que incluyen con frecuencia, delatar, atemorizar, capturar, torturar y, en algunos casos y situaciones, asesinar a sus mismos hermanos campesinos. Otros militan en organizaciones independientes del Gobierno u opuestas a él en busca de cambios más eficaces de su precaria situación. Finalmente merecen especial atención los grupos de comunidades cristianas a las que muchas veces se ha querido manipular y mal interpretar. Estos grupos se reúnen a reflexionar sobre la Palabra de Dios que, si es una palabra encarnada en la realidad, siempre despierta la conciencia cristiana del deber de trabajar por un país más justo según las opciones concretas políticas que le inspiren su misma fe y su conciencia.

3. ¿Por qué el derecho de organización?; y ¿Por qué pensamos preferentemente en los campesinos?

Es muy doloroso tener que presentar al Divino Patrono de la Nación en sus fiestas titulares, un campesinado que paradójicamente se organiza para dividirse y destruirse. Por eso, al recordar aquí, pensando esta vez preferentemente en los campesinos, el derecho fundamental que todos los hombres tienen para organizarse, queremos invitarlos a elevar las mentes y los corazones hasta nuestro Divino Salvador. El es la explicación suprema de todos los derechos y de todos los deberes que regulan las relaciones de los hombres.

El no es Dios de muerte ni de enfrentamientos fratricidas. El nos hizo de naturaleza social no para destruirnos en organizaciones antagónicas, sino para que complementáramos nuestras limitaciones con la fuerza de todos en el amor. Bajo la ley de su justicia y su mandato nuevo del amor deben usarse los derechos humanos para que no se conviertan en fuerzas fraticidas. La organización no es un derecho absoluto que legitime fines o métodos injustos, sino un derecho de aunar esfuerzos para lograr por medios honestos finalidades también honestas y de bien común.

La organización es un derecho que debe realizarse sobre la base de la organización de la persona. El criterio de organización en cualquiera de sus niveles políticos, culturales o gremiales es la defensa de los legítimos intereses, estén éstos o no en una determinada legislación o interpretación de ella.

Por esto mismo declaramos, a propósito del derecho de organización, nuestra conformidad con la Constitución cuando recuerda los límites de lo moral y el repudio de doctrinas anárquicas en el uso de los derechos. Efectivamente nuestra intención al defender el derecho de asociación de todos los salvadoreños, enfatizado sobre nuestro campesinado, no es amparar agrupaciones de terror ni afiliaciones a fuerzas anárquicas o ideológicas irracionales subversivas. Muchas veces hemos denunciado ya todo fanatismo de la violencia o del odio de clases y hemos repetido el principio de nuestra moral cristiana de que el fin no justifica los medios criminales y de que no existe una libertad para perpetrar el mal.

Pero, por eso, defendemos el derecho de las justas reivindicaciones y denunciamos que, con un simplismo peligroso y mal intencionado, se las quiera confundir y condenar como terrorismo o subversión ilícita.

Nadie puede, por tanto, privar a los hombres del derecho de organización y menos a los pobres porque proteger a los débiles es la razón principal d las leyes y de la organización.

Por eso, hemos dicho que queremos subrayar en esta Carta el derecho de organización de los campesinos porque son hoy los que más dificultades tienen para ejercer ese derecho.

Históricamente son los campesinos por quienes menos se ha preocupado la sociedad. Juan XXIII, que nunca se avergonzó de su origen campesino, abogó por los cambios necesarios para que los campesinos “no padezcan un complejo de inferioridad” (Mater et Magistra n. 125) y aconsejó que “eran muy conveniente que se asociaran…, porque, como se ha dicho con razón, en nuestra época las voces aisladas son como voces dadas al viento” (ibid n. 146). El Concilio Vaticano II recordó que los campesinos no sólo quieren mejores condiciones de vida sino también “participar activamente en la ordenación de la vida económica, social, política y cultural” (G. S. 9). Y Pablo VI en su viaje a Colombia afirmó solemnemente ante los campesinos de Mosquera: “Habéis tomado conciencia de vuestras necesidades y de vuestros sufrimientos y, como otros muchos en el mundo, no podéis tolerar que estas condiciones perduren siempre sin poner solícito remedio”. Y les recordó que debían pertenecer a la familia humana sin discriminaciones, en un plano de hermandad (Disc. A los camp. Agosto 1968).

Por ello Medellín recalcó este derecho (Justicia nn. 11 y 12) y desde diversos Episcopados Latinoamericanos lo han repetido (por ejemplo: Colombia, Julio de 1969. Honduras 8 de Enero de 1970. Perú 4 de diciembre de 1975, etc). También nuestra Conferencia Episcopal se pronunció ya claramente en defensa del derecho de asociación de los campesinos. Consecuentes con esa posición de nuestro Episcopado, no dudamos en reafirmar el derecho de organización para los hombres y mujeres del campo e incluso animar a que existan esas organizaciones, no lo hacemos, al hablar como pastores con una visión política determinada, sino con la visión cristiana de que los pobres tengan la suficiente fuerza para no ser víctimas de los intereses de unos pocos, como lo demuestra la historia (Medellín Paz nn. 20 y 27).

SEGUNDA PARTE
RELACIONES ENTRE LA IGLESIA Y LAS ORGANIZACIONES POPULARES

Un problema nuevo.

Ya no se trata de la posición de la Iglesia ante los diversos partidos políticos, pues ésta ya ha sido estudiada y es conocida. Se trata de cómo la Iglesia debe mirar y cumplir sumisión específica en este proceso de organización que está surgiendo tan notoriamente en nuestro pueblo, principalmente entre los campesinos. Se podría pensar con razón que esta proliferación de organizaciones populares constituye, entre nosotros, uno de esos “signos de los tiempos” que retan a la Iglesia a desarrollar su capacidad y su obligación de discernimiento y orientación a la luz de la Palabra de Dios que se le ha encomendado aplicar a los problemas de la historia.

Se trata pues, como ya lo dijimos, de un problema nuevo tanto para la Iglesia, como para las mismas organizaciones y para la sociedad en general. Por eso, la reflexión de todos, con la ayuda del Espíritu Santo y en comunión con los obispos responsables, tal como nos aconseja la Carta “Octogesima Adveniens” de Pablo VI, ya recordada arriba, será aquí un camino seguro de compresión y equilibrio evangélico entre la identidad y el deber de la Iglesia y las inquietudes sociales y políticas de los sectores populares.

Haremos, en primer lugar, tres declaraciones de principios (I) y después las aplicaciones a nuestra situación (II).

I- TRES DECLARACIONES DE PRINCIPIOS

Desde dos niveles se pueden considerar las relaciones de la Iglesia con las organizaciones populares: a niveles más concretos y a nivel más fundamental.

A niveles más concretos y que dependen mucho de Coyunturas y procesos históricos, es decir, cuando tiene que asesorar o dar consejos a quienes le pidan orientación evangélica acerca de compromisos políticos concretos, la Iglesia debe estudiar pastoralmente la situación en cada caso, respetar un legítimo pluralismo de soluciones, sin identificarse con ninguna de ellas porque debe también respetar la autonomía que tienen las Opciones políticas más concretas.

Por lo que toca al nivel fundamental de la relación de la Iglesia con cualquier tipo de organización humana que tiene objetivos de Reivindicaciones sociales y políticas, queremos declarar estos tres principios relacionados con nuestro problema:

1. La Naturaleza propia de la Iglesia.

El primer principio que queremos recordar lo tomamos textualmente del concilio Vaticano II (G. S. 42): “La misión propia que Cristo confió a su Iglesia no es de orden político, económico o social. El fin que le asignó es de orden religioso. Pero precisamente de esta misma misión religiosa derivan funciones, luces y energías que pueden servir para establecer y consolidar la comunidad humana según la ley divina”.

En las dos primeras Cartas Pastorales del Arzobispo de San Salvador pueden estudiarse estos aspectos más religiosos del misterio eclesial que no son el objeto directo de esta Carta, pero que los tenemos muy en cuenta para mantener la verdadera naturaleza y misión de la Iglesia en sus relaciones con otras organizaciones humanas.

Pablo VI en la exhortación “Evangelii Nuntiandi” (nn. 13 y 23) describe los dos principales vínculos religiosos que dan cohesión y estilo muy propio a la comunidad Iglesia: “Quienes acogen con sinceridad la Buena Nueva, mediante tal acogida y la participación en la fe, se reúnen en le nombre de Jesús para buscar juntos el Reino, construirlo, vivirlo. Ellos constituyen una comunidad que es a la vez evangelizadora… Tal adhesión, que no puede quedarse en algo abstracto y desencarnado, se revela concretamente por medio de una entrada visible, en una comunidad de fieles. Así pues, aquellos, cuya vida se ha transformado, entran en una comunidad, que es en sí misma signo de la transformación, signo de la novedad de vida: la Iglesia signo visible de la salvación. Pero a su vez, la entrada en la comunidad eclesial se expresará a través de muchos otros signos que prolongan y despliegan el signo de la Iglesia. En el dinamismo de la evangelización, aquel que acoge el Evangelio como palabra que salva lo traduce normalmente en estos gestos sacramentales: adhesión a la Iglesia, acogida de los sacramentos que manifiestan y sostienen esta adhesión, por la gracia que confieren”.

No se debe pues perder de vista esta tarea específica de la Iglesia: la evangelización que por la Palabra de Dios crea una comunidad-Iglesia unida entre sí y con Dios mediante signos sacramentales, siendo el principal de ellos la Eucaristía. Por eso el Concilio sintetiza: “La Iglesia es en Cristo como un sacramento, o sea signo e instrumento de la unión íntima con Dios y de la unidad de todo el género humano” (L.G. 1).

Pero, al aceptar esta Palabra de Dios, los hombres experimentan que se trata de una Palabra que concientiza y exige, es decir, los hace conscientes de lo que es el pecado y de los que es gracia, de lo que hay que combatir y de lo que hay que construir en la tierra; es una Palabra que exige a la conciencia y a la vida no sólo juzgar al mundo con los criterios del Reino de Dios sino a actuar de conformidad. Es una Palabra de Dios que no sólo se debe escuchar sino también realizar.

Esto es lo que ha venido haciendo la Iglesia en sus planes de pastoral: congregar a los hombres en torno de la Palabra de Dios y de la Eucaristía. Y no podemos renunciar a este derecho que es también un deber exigido por la misma naturaleza y misión de la Iglesia. A estos planes de pastoral pertenece nuestro esfuerzo por crear y fomentar las “Comunidades Eclesiales de Base” (CEB). Es el tipo de comunidad organizada que surge alrededor de la Palabra de Dios que convoca, concientiza y exige; y alrededor de la Eucaristía y demás signos sacramentales para celebrar la vida, la muerte y la resurrección de Jesús, celebrando a la vez el esfuerzo humano por abrirnos al don de una humanidad mejor. De estas “Comunidades Eclesiales de Base” dijo Pablo VI, “…nacen de la necesidad de vivir todavía con más intensidad la vida de la Iglesia; o del deseo y de la búsqueda de una dimensión más humana que difícilmente pueden ofrecer las comunidades eclesiales más grandes… Estas comunidades son un lugar de evangelización, en beneficio de las comunidades más vastas, especialmente de las Iglesias particulares, y una esperanza para la Iglesia Universal” (E. N. 58).

Estas comunidades se deben mantener y fortalecer porque son células vitales de la Iglesia. Ellas mismas realizan el concepto de Iglesia y su misión específica. Los pastores y sus colaboradores deben cuidar de mantener esa identidad y esa misión en toda su pureza y autonomía para que no se confunda con otras organizaciones ni mucho menos se deje manipular por ellas.

Por esto es muy conveniente que los pastores y demás agentes de la pastoral tengan en cuenta las oportunas advertencias que el mismo Pablo VI y los obispos sinodales de 1974 hicieron al señalar los peligros muy posibles que pueden desvirtuar la naturaleza eclesial y los objetivos evangelizadores de estas comunidades. Entre estas advertencias queremos destacar, a propósito de nuestro tema, la de “no dejar aprisionar por la polarización política o por las ideologías de moda, prontas a aprovechar del inmenso potencial humano de estas comunidades” (E. N. 58).

Pero la Iglesia sabe por su experiencia histórica que la comunidad típicamente eclesial puede también suscitar vocaciones cristianas explícitamente políticas. Hemos dicho que la Palabra de Dios que alimenta la comunidad eclesial es una palabra concientizadora y exigente, que no debe sólo escucharse sino también realizarse. Y esa exigencia y realización puede despertar en un cristiano el compromiso político. Más aún, el mismo Concilio recomienda: “hay que prestar gran atención a la educación cívica y política, que hoy día es particularmente necesaria para el pueblo, y sobre todo para la juventud, a fin e que todos los ciudadanos puedan cumplir su misión en la vida de la comunidad política. Quienes son o pueden llegarán a ser capaces de ejercer ese arte tan difícil y tan noble que es la política, prepárense para ella y procuren ejecutarla con olvido del propio interés y de toda ganancia venal” (G. S. 75).

En el caso en que surjan vocaciones políticas en la comunidad eclesial, la Iglesia ya no tiene un rol específico en cuanto a los medios concretos que se elijan para alcanzar una sociedad más justa. Respetando la autonomía de la política seguirán manteniéndose ella misma en su fisonomía específicamente eclesial tal como queda descrita.

2. La Iglesia al servicio del Pueblo.

El segundo principio que debemos declarar es que la Iglesia tiene una misión de servicio al pueblo. Precisamente de su identidad y misión específicamente religiosa “derivan funciones, luces y energías que pueden servir para establecer y consolidarla comunidad humana según la ley divina” (G. S. 42).

A la Iglesia le compete recoger todo lo que de humano haya en la causa y lucha del pueblo, sobre todo de los pobres. La Iglesia se identifica con la causa de los pobres cuando éstos exigen sus legítimos derechos. En nuestro país, estos derechos, en la mayoría de los casos, son apenas sólo derechos a la supervivencia, a salir de la miseria.

Esta solidaridad con los objetivos justos no está condicionada a determinar organizaciones. Llámense cristianas o no, están protegidas, legal o realmente, por el Gobierno o sean independientes u opuestas, a la Iglesia sólo le interesa una condición: que el objetivo de la lucha sea justo para apoyarlo desde afuera de su Evangelio. Así como también denunciar con sincera imparcialidad lo que es injusto en cualquiera organización donde se detecte. En virtud de este servicio que la Iglesia debe prestar, desde su fe, a la sed de justicia de los hombres, se pronunció en Medellín, como línea de pastoral latinoamericana, “alentar y favorecer todos los esfuerzos del pueblo por crear y desarrollar sus propias organizaciones de base, por la reivindicación y consolidación de su derechos y por la búsqueda de una verdadera justicia” (Paz n. 27).

La Iglesia no ignora la complejidad de la actuación política; ella –lo reiteramos nuevamente- no es ni debe ser experta en ese tipo de actuación, pero puede y debe dar un juicio sobre las intenciones globales y los mecanismos concretos de los partidos y organizaciones precisamente por su interés en una sociedad más justa, ya que las esperanzas económicas, sociales, políticas y culturales de los hombres no son ajenas a la liberación definitiva por Jesucristo, que es la esperanza trascendente de la Iglesia. (Cfr. Pablo VI E. N. 29-36).

A esta opción tampoco puede renunciar la Iglesia: a defender la causa del débil y objetivamente necesitado, cualesquiera que sean los grupos o personas que reivindiquen esas justas causas.

“Es bien sabido –comentaba Pablo VI- en qué términos hablaron numerosos Obispos de todos los continentes, durante el Sínodo (de 1974), con un acento pastoral en el que vibraban las voces de millones de hijos de la Iglesia que forman tales pueblos. Pueblos, ya lo sabemos, empeñados con todas sus energías en el esfuerzo y en la lucha por superar todo aquello que los condena a quedar al margen de la vida: hambre, enfermedades crónicas, analfabetismo, depauperación, injusticia en las relaciones internacionales y, especialmente, en los intercambios comerciales, situaciones de neocolonialismo económico y cultural, a veces tan cruel como el político, etc. La Iglesia, repitieron los Obispos, tienen el deber de anunciar la liberación de millones de seres humanos, entre los cuales hay muchos hijos suyos; el deber de ayudar a que nazca esta liberación, de dar testimonio de la misma, de hacer que sea total. Todo esto no es extraño a la evangelización” (E. N. 30).

En este servicio de solidaridad con las causas justas de los pobres, no hemos descuidado los reclamos de sus deberes y las exigencias de respeto a los derechos ajenos. En las mediaciones de conflictos, en las denuncias de atropellos a la dignidad, a la vida o a la libertad y en otras actuaciones de este servicio al pueblo, hemos tratado de ser justos y objetivos y jamás nos ha movido ni hemos predicado el odio o el resentimiento, sino que hemos llamado a conversión y hemos señalado la justicia como base indispensable de la paz que es el verdadero objetivo cristiano. La Iglesia cuenta también, entre sus tareas de servicio al pueblo, incontables obras de beneficencia, de promoción y de educación cristiana de los pobres, obras que desmienten a quienes la culpan de sólo instigan y no hacer.

3. Inserción de las esfuerzos liberadores en la Salvación Cristiana.

Este es el tercer principio que, a nivel fundamental, orienta nuestra reflexión sobre las relaciones entre la Iglesia y las organizaciones populares.

Estas organizaciones son esfuerzos de reivindicaciones sociales, económicas y políticas del pueblo, especialmente de los campesinos. La Iglesia, hemos dicho, alienta y fomenta los anhelos justos de organización y apoya, en lo que tienen de justo, sus reivindicaciones. Pero no estaría completo el servicio de la Iglesia a estos esfuerzos legítimos de liberación si no los ilumina con la luz de su fe y de su esperanza cristiana, enmarcándolos en el designio global de la salvación operada por el Redentor Jesucristo.

El designio global de liberación que la Iglesia proclama:
a) Abarca al hombre entero, en todas sus dimensiones, incluida su apertura al absoluto que es Dios. Va, por tanto, unido a una cierta concepción del hombre… concepción que no puede sacrificarse a las exigencias de una estrategia cualquiera, de una praxis o de un éxito a corto plazo;
b) Está centrado en el Reino de Dios; no circunscribe su misión al sólo terreno religioso, pero “reafirma la primacía de la vocación espiritual del hombre” y anuncia la salvación en Jesucristo;
c) Procede de una visión evangélica del hombre, se apoya en motivaciones profundas de la justicia en la caridad, entraña una dimensión verdaderamente espiritual y su objetivo final es la salvación y la felicidad en Dios;
d) Exige una conversión de corazón y de mente y no se satisface con sólo cambiar estructuras;
e) Y excluye la violencia, la considera “no cristiana ni evangélica”, ineficaz y no conforme con la dignidad del pueblo (Cfr. E. N. 33-37).

Si la Iglesia, por apoyar a cualquier grupo en sus esfuerzos de liberación temporal, perdiera esta perspectiva global de la salvación cristiana, entonces “la Iglesia perdería su significación más profunda, su mensaje de liberación no tendría ninguna originalidad y se prestaría a ser acaparado y manipulado… no tendría autoridad para anunciar, de parte de Dios, la liberación…” (E. N. 32).

En cambio, cultivando en el corazón de los hombres la fe y la esperanza de ese designio global de la salvación en Cristo, la Iglesia predica las verdaderas razones de vivir y pone las motivaciones más sólidas para sentirse libre de verdad y para trabajar con serenidad y confianza en la verdad y para trabajar con serenidad y confianza en la verdadera liberación del mundo. Haciéndolo así, la Iglesia “suscita cada vez más cristianos que se dediquen a la liberación de los demás; a estos cristianos “liberadores” les da una inspiración de fe, motivación de amor fraterno, una doctrina social a la que el verdadero cristiano no sólo debe prestar atención sino que debe ponerla como base de su prudencia y de su experiencia para traducirla concretamente en categoría de acción, de participación y de compromiso” (Pablo VI E. N. 38).

Fue un carisma de Pablo VI.

Al finalizar esta declaración de principios, de donde podemos con menos dificultad derivar aplicaciones a las relaciones entre Iglesia y organizaciones de reivindicación social, nuestro pensamiento se detiene reverente y agradecido ante la memoria inmortal del Papa Pablo VI. Agradecimiento por la carismática luminosidad de su magisterio doctrinal y por el amor pastoral que explicitó para nuestro pueblo salvadoreño.

Su magisterio, dotado de una maravilloso carisma al exponer la teología de la Iglesia y sus relaciones con el mundo, ha iluminado la reflexión de nuestro tema y puede seguirnos guiando, con sus numerosos documentos eclesiológicos y sociales, en la reflexión a que hemos invitado a toda la comunidad de nuestra Diócesis para ir precisando más la doctrina, los compromisos y actuaciones en este delicado campo.

Y el amor pastoral que el Papa nos explicó como un encargo testamentario para El Salvador, estimula nuestros sentimientos pastorales hacia una comprensión y apoyo equilibrado a las justas reivindicaciones que con angustia y esperanza busca nuestro pueblo.

II- APLICACIÓN A LOS PRINCIPIOS

Con estos tres criterios eclesiológicos que acabamos de declarar, podemos juzgar las relaciones de la Iglesia con los grupos sociales que se organizan para luchar por la justicia en el campo político. Desde estos principios podemos deducir qué pueden las organizaciones esperar y aún exigir a la Iglesia, porque es su misión, y también que no deben esperar de ella porque no es de su competencia.

Prosigamos pues, nuestro diálogo haciendo una aplicación de principios a varios problemas que presentan las relaciones de la Iglesia con las organizaciones populares.

1. Una relación de origen.

Hay organizaciones populares que se reconocen de inspiración cristiana y hasta se denominan como tales. Su origen histórico se entrelaza con la vida y actividad de alguna comunidad cristiana. Este hecho, que no es exclusivo de nuestro tiempo ni de nuestro país, se ha tratado aquí de distorsionar calumniosamente hasta querer identificar a la Iglesia con algunas organizaciones populares y atribuirle la responsabilidad de las opciones concretas que dichas organizaciones han tomado para sus reivindicaciones con plena autonomía y bajo su responsabilidad.

Ya explicamos, como es posible y natural esta relación de origen cuando nos referimos a la fuerza concientizadora y exigente de la Palabra de Dios que alimenta la fe cristiana de la comunidad eclesial. En muchos campesinos esa Palabra hizo crecer paralelamente la toma de conciencia de la fe y de la dimensión de justicia exigida por la fe, la cual puede conducir también a una vocación política.

2. Fe y Política: Unificación pero no Identificación.

Y aquí surge el problema: fe y política deben estar unidas en el cristiano que tiene vocación política, pero no identificarse. La Iglesia desea que ambas dimensiones estén presentes en la vida total de los cristianos, por eso ha tenido que recordar que no es verdadera fe la que vive separada de la vida. Pero también advierte que no se puede identificar la tarea de la fe y una determinada tarea política. El cristiano con vocación política debe procurar lograr una síntesis entre la fe cristiana y la acción política; pero sin identificarlas. La fe debe inspirar la acción política del cristino pero sin confundirse.

Esto es necesario tenerlo muy claro en el caso en que las mismas personas que pertenecen a comunidades eclesiales pertenecen también a organizaciones políticas populares. Si estas personas no tienen en cuanta la distinción entre su fe cristiana y su organización política, pueden caer en estos dos errores: o sustituir lo típico de la fe y de la justicia cristiana por lo típico de una determinada organización política; o afirmar que sólo dentro de una determinada organización se puede desarrollar la exigencia cristiana de justicia que proviene de la fe.

3. Lo que se puede y no se puede exigir a la Iglesia.

Por ello, cuando los cristianos se organizan en cualquier tipo de asociación: partido político, gremio u “organizaciones populares”, deben ser conscientes de lo específico de la dimensión de la fe y de la dimensión política, y deben respetar por lo tanto, la autonomía de ambas dimensiones. Como organizador políticamente, deben tener idea muy clara de lo que pueden pedir y aun exigir a su Iglesia y también de lo que no le pueden pedir porque le pedirán lo que no les puede dar y porque comprometerían seriamente la legítima autonomía de la dimensión política.

En todo lo que hemos dicho al precisar la naturaleza y la misión de la Iglesia, queda dicho también lo que las organizaciones –sena o no de inspiración cristiana- pueden pedir a la Iglesia. Incluso pueden pedirle que recuerde los derechos cívicos, como el de la organización, la huelga, la manifestación y libre expresión.

Pero ninguna organización, aunque sea de inspiración o nombre cristiano, puede exigir que la Iglesia como tal o sus símbolos más claramente percibidos como símbolos eclesiales (como las ceremonias, la predicación, las procesiones, etc.) se conviertan en mecanismos concretos de propaganda para fines políticos. Ya hemos dicho que la Iglesia por su parte siempre estará dispuesta a hacer uso del único poder que posee, el de su Evangelio para iluminar cualquier tipo de actividad que mejor instaure la justicia.

4. Lealtad del cristiano político a su Fe.

Esto nos lleva a otro problema que queremos plantear con toda sencillez. Para luchar por la justicia en una “organización popular” no es necesario ser cristiano ni reconocer explícitamente la fe en Cristo. Se puede ser un buen político o trabajar bien por la realización de una sociedad más justa sin ser cristiano, con tal que se respete y se tenga en cuenta el valor humano y social de la persona.

Pero los que se profesan cristianos y como tales se organizan, tienen la obligación de confesar su fe en Cristo y de usar, en su actividad social y política, aquellos métodos que están de acuerdo con dicha fe.

Comprendemos que a veces es difícil deslindar lo que es específicamente cristiano de lo que no lo es, pues también la fe cristiana, por ser histórica, debe confrontarse con nuevas situaciones que exigen nuevas respuestas. Comprendemos, por lo tanto, la confusión que puede originar una nueva situación. Pero una cosa debe quedar bien clara: que lo último y absoluto de un cristiano, integrado también en una actividad política, debe ser la fe en Dios y la exigencia a realizar la justicia según el Reino de Dios.

Comprendemos también que la actividad política tiende a absorber e incluso a monopolizar el interés de las personas. Es éste un fenómeno normal de entusiasmo humano, y de ahí que surja a veces la tensión entre dos lealtades: la lealtad a la fe y la lealtad a la organización. A veces no será fácil vivir esa tensión y aquí también, como en todo lo nuevo, habrá que ir aprendiendo a vivir en ella. Pero es nuestro deber pastoral, aun comprendiendo las dificultades expuestas, recordar que cualquiera que sea esa tensión entre las dos lealtades, la lealtad definitiva y última de un cristiano no puede ser a una organización por más ventajas que ofrezca sino a Dios y a los pobres que son “los hermanos más pequeños” de Jesucristo.

5. Autenticidad, no Instrumentalización.

Por ello, estimulamos a los cristianos pertenecientes, de derecho o de hecho, a cualquier organización de justas reivindicaciones sociales, políticas y económicas, a mantener explícita su fe, a que ella sea su último marco referencial y a que crezca en ella. Pero en sus convicciones teóricas y en los mecanismos y detalles concretos no caigan en la tentación del orgullo y de la intransigencia, como si la legítima opción política que su fe les inspiró fuera el único modo de realizar con intensidad el trabajo por la justicia.

Les recordamos también el deber de explicar su fe mediante una leal solidaridad con la Iglesia y la apertura a la trascendencia de Dios mediante los signos sacramentales de su gracia, la oración y la meditación de la Palabra de Dios. Sólo así se puede garantizar que crezca paralelamente la dimensión del compromiso por la justicia y de la vocación política cristiana. Esta mutua interacción entre la explicitación de la fe y de la dedicación a la justicia, será la garantía de que su fe no es vacía, sino que va acompañada de obras, y a la vez de que se busca en verdad la justicia del Reino de Dios y no otra.

Pero si algunos cristianos, habiendo sido motivados en un principio por su fe cristiana para tomar un compromiso a favor de los pobres, lamentablemente perdieron aquella fe y, la consideran ahora sin valor, los exhortamos a la sinceridad y a no utilizar una fe, que ya no tienen, para conseguir sus objetivos políticos por más justos que fueren.

6. No se puede empujar a todos a la “organización”.

No se puede empujar a un cristiano a participar en un partido u organización política concreta. Hay que tener en cuenta, por una parte, que toda acción humana tiene y no puede evadir una repercusión política en sentido amplio, y por ello es imprescindible cierta política, cierta capacitación de discernir entre unas y otras opciones políticas y sobre todo mucho sentido crítico. Por otra parte, hay que tener en cuenta que no todo cristiano tiene vocación política, es decir, cualidades y deseos para luchar por la justicia desde el campo de la acción específicamente política.

Existen otras cauces para canalizar esta lucha: por ejemplo, una educación liberadora (Medellín), una evangelización no ajena a los derechos humanos ni al proceso de liberación de los pueblos (E. N. 30 y 31).

La política como vocación y dimensión legítima del hombre y del cristiano no tiene derecho a considerarse la única vocación posible para el ineludible deber de todo salvadoreño de trabajar por establecer un orden más justo en el país.

Pero esto lo decimos no para amparar una evasión o una pereza, sino para que cada uno reflexione en la vocación de su vida al servicio de los demás.

7. Sacerdotes y Laicos es colaboración jerárquica.

Ahora queremos dirigirnos a nuestros queridos sacerdotes y a nuestros estimados laicos que como los sacerdotes prestan a la Iglesia un servicio más cerca no a su jerarquía y que, por eso necesita una misión o encargo autorizado por el cual tienen, en la medida de esa misión, cierta función representativa del magisterio y del ministerio de la Iglesia ante el pueblo.

Con gran alegría constatamos que el trabajo de nuestros presbíteros y laicos es cada vez más encarnado y comprometido con las causas del Divino Pastor y de nuestra realidad; cada vez nuestra pastoral va teniendo más en cuenta la liberación integral que nos exige el Evangelio y el magisterio jerárquico de la Iglesia Universal y del Episcopado Latinoamericano reunido en Medellín; cada vez es más claro que el llamamiento a la conversión dirigido a todos los hombres tiene más eficacia y autenticidad cuando sigue la estrategia del Evangelio en dar la Buena Noticia de la salvación a partir de los pobres a quienes también recuerda las exigencias de su conversión (Lucas 4, 18).

Esta es nuestra línea pastoral que encuentra su respaldo más autorizado y más actual en la Exhortación “Evangelii Nuntiandi” de Pablo VI y su aplicación concreta a nuestra Diócesis en la semana de Pastoral en San Salvador (5-10 de enero de 1976). Y de esta línea no podemos apartarnos sin ser infieles a nuestra conciencia y a las esperanzas del pueblo y sobre todo a la Palabra del Señor.

Por eso encarecemos a todos los queridos sacerdotes y laicos cuidar la pureza evangélica de esa línea y, cuidándola así, no tener miedo a la audacia que muchas veces nos exigirá. Comprendemos bien los riesgos que supone esta pureza y esta audacia. Es normal y frecuente que los mismos sacerdotes y sus más íntimos colaboradores laicos, precisamente por interesarse en una evangelización encarnada y comprometida, sientan al vivo los problemas políticos, y, como personas y ciudadanos sientan más simpatías por un partido u “organización popular” que por otros; incluso es comprensible que cuando se les pida, colaboren en orientar cristianamente la dirección de actividades políticas de los cristianos a favor de la justicia.

Pero es nuestro deber recordarles y pedirles que en cualquier trabajo sacerdotal, en cualquier labor pastoral que les pidan las personas, partidos u organizaciones, tengan siempre, como primer objetivo, ser animadores y orientadores en la fe y en la justicia que la fe exige, según los grandes principios cristianos que aquí hemos recordado.

Este es el servicio inapreciable, necesario e insustituible que podemos prestar al mundo. Sobre los problemas concretos que origina la actividad cotidiana política, normalmente habrá políticos y expertos más capacitados para su análisis y sus encauzamientos. En cualquier caso, lo que el sacerdote le toca, es la animación que da el Espíritu del Señor, no una animación desencarnada ciertamente, pero auténtica animación en la fe. Al sacerdote corresponde principalmente mantener viva la norma evangélica de pensamiento y acción, recordar, como Jesús, el amor del Padre a los hombres y urgir el seguimiento de Jesús hacia la implantación del Reino de Dios entre los hombres. El inspirar y acompañar en esta tarea –cuya concreciones siempre serán parciales y limitadas- será de incalculable valor para la fe de toda la Iglesia, para unificar, sin identificaciones ni reduccionismos, la dimensión de la fe y la exigencia de justicia y también –así lo creemos como cristianos- para que los avances reales en la justicia sean según el plan de Dios, sin lo cual ningún mejoramiento social puede ser auténtico ni duradero.

Si, en un caso excepcional, a un sacerdote concreto se le pidiera una mayor colaboración en los mecanismos concretos del quehacer político, además de considerarle como caso excepcional porque actuaría en un papel supletorio, que no le corresponde como algo normal a la vocación y ministerio sacerdotal, tocaría al Obispo, en diálogo sincero con ese sacerdote a la luz de la fe, hacer un discernimiento cristiano sobre el valor apostólico de dicho trabajo.

Los laicos que han sido asumidos al servicio de la Iglesia para una especial misión jerárquica, como los catequistas, celebradores de la Palabra, etc., no deben olvidar esta circunstancia que los constituye representantes conspicuos de la jerarquía, de su ministerio y de su magisterio. Son, como debe ser la jerarquía y el Presbiterio, signo de la unidad de todos los hijos de la Iglesia particular y universal. Esta responsabilidad que los coloca en la dirigencia y en la fuerza unitiva del Pueblo de Dios, los debe hacer muy prudentes al simpatizar o inscribirse en una organización popular. Si la militancia en una organización quita, al agente de pastoral ante el Pueblo de Dios, credibilidad o eficacia, hay una fuerte razón pastoral para optar por una de las dos dirigencia, después de hacer un serio discernimiento ante el Señor.

8. Organizaciones no Cristianas.

Hasta aquí nuestra reflexión acerca de las relaciones de la Iglesia con las organizaciones populares, ha tenido en cuenta principalmente a las organizaciones que se profesan cristianas. Pero no hemos olvidado que muchos otros hermanos salvadoreños militan en organizaciones que se profesan cristianas. Las relaciones de la Iglesia no tienen mucho que cambiar con estas últimas pues tanto para ellas como para las otras su criterio fundamental es lo que ya queda dicho: apoyo al derecho humano de asociación, sobre todo cuando en las circunstancias del país, se considera la “organización popular” como uno de los medios más importantes para la implantación de la justicia; apoyo también a la libertad que cada uno tiene en sus opciones concretas de modo que a nadie se puede obligar a inscribirse en determinado grupo: apoyo a los objetivos justos de cualquier organización; respeto a la autonomía del quehacer político y social de las organizaciones así como ella, la Iglesia, también exige a cualquier persona u organización que le respeten la propia autonomía de su naturaleza y de su misión y que por tanto, no se le use o subordine a ninguna finalidad de la organización. También tiene la Iglesia, el deber y el derecho de ejercer ante cualquier organización, aunque no se profese cristiana, su función profética de animar lo que está conforme con la revelación de Dios en el Evangelio y denunciar todo lo que está en desacuerdo con esa revelación y constituya pecado del mundo.

Existe otra relación más de fondo y de fe entre la Iglesia y las “organizaciones populares” aunque no se profesen cristianas. Y es que la Iglesia cree que la acción del Espíritu que resucita a Cristo muerto en los hombres es más grande que ella misma. Más allá de los límites de la Iglesia hay mucha fuerza de la redención de Cristo; y los intentos libertarios de los hombres y de los grupos, aun sin profesarse cristianos, son impulsados por el Espíritu de Jesús; y la Iglesia tratará de comprenderlos así para purificarlos y animarlos e incorporarlos –al igual que los esfuerzos de los cristianos- en el proyecto de la redención cristiana.

Nos damos cuenta de que, a pesar de nuestra buena voluntad y de nuestro esfuerzo por dar una orientación adecuada a la dimensión política de la fe de nuestros hermanos, principalmente campesinos, todavía flotan muchas interrogantes. Queda pues, por delante un largo camino de reflexión que juntos, Pastores y Pueblo de Dios, y nunca separados de nuestra comunión en Cristo tenemos que recorrer a la luz de nuestra fe y de la realidad social de nuestro país.

TERCERA PARTE
JUICIO DE LA IGLESIA ANTE LA VIOLENCIA

Motivo y esquema de esta parte.

Junto al tema de las organizaciones populares surge espontáneamente el problema de la violencia porque en el esfuerzo por las reivindicaciones sociales, políticas y económicas de estos grupos es natural que ocurra también el recurso a la violencia como una fuerza reivindicativa. Por eso nuestra misión pastoral nos obliga ahora a ofrecer estos elementos de juicio de la moral de la Iglesia para orientar la reflexión de nuestras comunidades.

En esta reflexión ofrecemos:
1. Diversas clases de violencia;
2. Juicio moral de la Iglesia acerca de la violencia; y
3. Aplicación a la situación de El Salvador.

I- NUESTRA REALIDAD Y NUESTRO IDEAL.

Porque, en efecto, qué penoso es tener que ofrecer a nuestro Divino Salvador, junto con la plegaria esperanzada de su pueblo, congregado bajo la luz de la Transfiguración, el horroroso panorama de nuestra realidad nacional manchando de tanta sangre y atropellos a la dignidad, a la libertad y a la vida misma de los salvadoreños. Vivimos en una realidad nacional explosiva, fértil de frutos de violencia. Con frecuencia vemos manifestaciones populares que terminan en derramamiento de sangre de los manifestantes y, a veces, también de miembros de cuerpos de seguridad. Últimamente, en muchos lugares, sobre todo en el campo, se ha venido sucediendo conflictos violentos , que llegan incluso a tomar forma incluso de operativos militares, desplegados en zonas enteras del campo salvadoreño. Son muchos los hogares que lloran víctimas del secuestro, del asesinato, de la tortura, de la amenaza, del incendio criminal, etc.

Ante esta situación que puede llegar a insensibilizar las conciencias, tenemos que volver a repetir aunque sea voz que clama en el desierto, la voz de la Iglesia: “no a la violencia, si a la paz”.

Este ideal de la Iglesia es bien claro por más que la calumnia y la persecución hayan tratado de distorsionarlo:
“Reafirmamos con fuerza nuestra fe en la fecundidad de la paz –fue también la voz del Episcopado Latinoamericano en Medellín- . Ese es nuestro ideal cristiano… no ponemos nuestra confianza en la violencia (Paz nn. 15 y 19).

Hoy cumplimos también, en esta Carta Pastoral, encargo testamentario que nos hizo Pablo VI en la audiencia de nuestra visita “ad limina” el 21 de Junio al recomendarnos la solidaridad pastoral con nuestro pueblo, mencionó el esfuerzo que éste está haciendo por sus justas reivindicaciones y nos encareció orientarlo por el camino de una paz justa y prevenirlo contra la fácil tentación de la violencia y el odio.

1. Diversos tipos de violencia.

Pero si es fácil formular el ideal de la paz, es muy difícil enfrentarse a la realidad de la violencia que históricamente perece inevitable mientras no se eliminen sus causas reales. Pues normalmente y salvo en casos patológicos, la violencia no es una cualidad de hombres que se realizan sometiendo a otros hasta el extremo de humillarlos, herirlos, secuestrarlos, torturarlos o matarlos. La violencia tiene otras raíces que es necesario descubrir. Para ello debemos analizar las diversas formas de violencia, siguiendo un camino abierto por los Obispos de América Latina en Medellín.

a) La “violencia institucionalizada”.

La forma más aguda que presenta la violencia en nuestro continente y también en nuestro país, es la que llamaron los Obispos en Medellín “violencia institucionalizada” (Paz n. 16), producto de una situación injusta en la que la mayoría de los hombres y mujeres –sobre todo de los niños- en nuestro país se ven privados de lo necesario para vivir.

Se expresa esta violencia en las organizaciones y en el funcionamiento diario de un sistema socioeconómico y político que acepta como normal y corriente que el progreso no es posible sino mediante la utilización de las mayorías como fuerza productiva manejada por una minoría privilegiada. Encontraremos históricamente esta clase de violencia siempre que la maquinaria institucional de la vida social funcione en beneficio de una minoría o sistemáticamente discrimine a los grupos o personas que defiendan el verdadero bien común.

Son responsables de esta violencia hecha institución, además de las estructuras internacionales injustas que la condicionan, los que acaparan el poder económico sin compartirlo, “los que retienen celosamente sus privilegios y, sobre todo… los que los defienden empleando ellos mismos medios violentos; y todos los que no actúan a favor de la justicia con los medios de que disponen, y permanecen pasivos por temor a los sacrificios y a los riesgos personales que implica toda acción audaz y verdaderamente eficaz” (Medellín Paz nn. 17 y 18).

Esta “violencia institucionalizada” se da dramática y establemente en nuestro país.

b) Violencia represiva del Estado.

Paralela a la “violencia institucionalizada” suele surgir la violencia represiva, es decir, la empleada por los cuerpos de seguridad del Estado en la medida en que el Estado trate de contener los anhelos de aquellas mayorías, sofocando violentamente cualquier manifestación de protesta ante la injusticia que acabamos de mencionar.

Es una verdadera violencia y es injusta porque con ella el Estado defiende, por encima de todo y con sus poderes institucionales, la pervivencia del sistema socio-económico y político que está vigente, impidiendo toda verdadera posibilidad de que el pueblo, en uso de su derecho primordial de autogobernarse –como sujeto último de la voluntad política-, puede hallar un nuevo camino institucional hacia la justicia.

c) Violencia sediciosa o terrorista.

Existe otra clase de violencia peligrosa que algunos llaman “revolucionaria” pero que preferimos calificarla como terrorista o sediciosa, ya que el término “revolucionaria” no siempre tiene un sentido peyorativo como el que aquí deseamos definir. Se trata de aquella violencia que Pablo VI llamó “las revoluciones explosivas de desesperaciones” (Bogotá, 23-VIII-68, citado en Paz n. I7). Esta violencia suele organizarse e intentarse en forma de guerrilla o terrorismo y equivocadamente es pensada como último y único modo eficaz para cambiar la situación social.

Es una violencia que produce y provoca estériles e injustificables derramamientos de sangre, lleva la sociedad a tensiones explosivas, racionalmente incontrolables y desprecia por principio toda forma de diálogo como posible instrumento solución para los conflictos sociales.

d) Violencia espontánea.

Llamamos violencia espontánea a la que reacciona espontáneamente ano de forma calculada ni organizada, y surge de parte de grupos o persona, cuando son atacadas violentamente al hacer uso de sus derechos legítimos como son: reclamos, manifestaciones, huelgas justas, etc. Por ser espontáneos y no buscada, esta violencia tiene las características de la desesperación y de la improvisación y por eso no puede tener eficacia en el reclamo de los derechos ni en las soluciones justas de los conflictos.

e) Violencia en legítima defensa.

Se da también la violencia en legítima defensa cuando una persona o un grupo repelen por la fuerza una agresión injusta de que han sido objeto. Esta violencia busca anular o por lo menos lograr un control eficaz –no necesariamente la destrucción- del peligro inminente y efectivo que injustamente amenaza.

f) Violencia de la no violencia.

Para completar esta clasificación de la violencia es conveniente agregar la fuerza de la no violencia que encuentra hoy conspicuos estudiosos y seguidores. La recomendación del Evangelio de volver la otra mejilla ante un injusto agresor, lejos de ser pasividad o cobardía, es la manifestación de una gran fuerza moral que deja moralmente vencido y humillado al agresor. “El cristiano es capaz de combatir pero prefiere la paz a la guerra”, se dijo en Medellín aludiendo a esta fuerza moral de la no violencia (Paz n. I5).

II- JUICIO MORAL DE LA IGLESIA SOBRE LA VIOLENCIA

Cuando hacíamos nuestra “visita ad limina”, L’Observatore Romano, vocero oficioso del pensamiento de la Santa Sede, publicaba un valioso artículo sobre la violencia titulado en italiano: “Lo Stato democrático e la violenza” (23-VI-78). Creemos muy oportuno valernos de sus conceptos para actualizar la tradicional doctrina católica sobre la violencia que también recordaron los Obispos en Medellín.

“El recurso a la violencia –comenta L’Observatore- es un triste resabio de las generaciones humanas y una de las señales más evidentes, tanto de la imperfección que acompaña al hombre en cualquier latitud y bajo cualquier régimen, como de la necesidad de recomenzar siempre desde el principio la obra de perfeccionamiento personal y del bien social a fin de contener y disciplinar los instintos que siempre renacen en el hombre y lo conducen a la lucha del hombre contra el hombre”.

Pero a pesar de que la Iglesia considera cualquier tipo de violencia como una señal de “la imperfección que acompaña al hombre”; y, a pesar de recalcar siempre su preferencia y su amor por el ideal de la paz, la Iglesia a cada tipo de violencia da un juicio distinto que va desde la prohibición y condenación hasta la licitud bajo ciertas condiciones:

Enunciamos a continuación unos cuantos principios morales que debe respetar la conciencia de cualquier hombre honrado:
a) La Iglesia ha condenado siempre la violencia buscada en sí misma o usada abusivamente en contra de algún derecho humano, o como primero y único medio para defender y alcanzar un derecho humano. No se puede hacer un mal para alcanzar un bien.
b) La Iglesia permite la violencia en legítima defensa, pero bajo las siguientes condiciones:
– que la defensa no exceda el grado de la agresión injusta (por ejemplo, si basta defenderse con las manos no es lícito disparar un balazo al agresor);
– que se acuda a la violencia proporcionada sólo después de agotar los medios pacíficos posibles;
– y que la defensa violenta no traiga como consecuencia un mal mayor que el que se defiende: por ejemplo una mayor violencia, una mayor injusticia.
c) Por ser raíz de mayores males, la Iglesia ha condenado la violencia institucionalizada, la violencia represiva del gobierno, la violencia terrorista y toda la violencia que pueda provocar una legítima defensa también violenta.
d) El documento de Medellín sobre la paz y citando un texto de la Encíclica “Populorum Progressio” de Pablo VI (n. 31), menciona la legitimidad de una “insurrección” en el caso muy excepcional “de tiranía evidente y prolongada que atentase gravemente a los derechos fundamentales de la persona y damnificase peligrosamente el bien común del país, ya provenga de una persona ya de estructuras evidentemente injustas”. Pero inmediatamente advierte el peligro de engendrar con ello “nuevas violencias… nuevas injusticias… y nueva ruina, lo cual haría condenable también esta insurrección”.
e) Por eso también ha enseñado la Iglesia –y las circunstancias actuales dan una trágica actualidad a esta enseñanza- que un gobierno debe usar su fuerza moral y coactiva para garantizar un Estado verdaderamente democrático, basado en un orden económico justo en el cual se defiendan la justicia y la paz y el ejercicio de los derechos fundamentales de todos los ciudadanos. Así el Gobierno logrará hacer “cada vez más hipotético e irreal el caso en el cual el recurso a la fuerza por parte de los individuos y grupos pueda ser justificado por la existencia de un régimen tiránico en el cual las leyes, las instituciones y el gobierno en vez de reconocer y promover, conculcan las libertades fundamentales y los demás derechos del hombre, reduciendo los súbditos a la condición de oprimidos” (L’Observatore Romano, artículo citado).
f) La Iglesia prefiere el dinamismo constructivo de la no violencia: “El cristiano es pacífico y no se ruboriza de ello. No es simplemente pacifista, porque es capaz de combatir, pero prefiere la paz a la guerra. Sabe que los cambios bruscos y violentos de las estructuras serían falaces, ineficaces en sí mismos y no conformes ciertamente a la dignidad del pueblo” (Paz n. 15).

III- APLICACIÓN A LA SITUACIÓN DE EL SALVADOR

Entresacamos de la doctrina general de la Iglesia sobre la violencia, estas breves aplicaciones y orientaciones para la realidad de nuestra Diócesis.

• Crecer en la Paz.

Proclamamos la supremacía de nuestra fe en la paz y hacemos un llamamiento a todos a hacer esfuerzos positivos en su construcción.

No podemos poner toda nuestra confianza en métodos violentos si somos cristianos de verdad o simplemente hombres honrados.

• Trabajar por la Justicia.

Pero la paz en la que creemos en fruto de la justicia: “opus institiae pax”. Los conflictos violentos como lo muestra un simple análisis de nuestras estructuras y lo confirma la historia, no desaparecerán hasta que no desaparezcan sus últimas raíces. Por lo tanto, mientras se mantengan las causas de la miseria actual y se mantenga la intransigencia de las minorías más poderosas que no quieren tolerar mínimos cambios, se recrudecerá más la explosiva situación y, si se requiere seguir usando la violencia represiva, desgraciadamente no se hará más que aumentar el conflicto y “hacer menos hipotético y más real el caso en el cual el recurso a la fuerza, como legítima defensa, podrá ser justificado”. Por eso creemos que ésta es la tarea más urgente: La construcción de la justicia social.

Todo hombre tiene un potencial de sana agresividad con que la naturaleza lo ha dotado para superar los obstáculos de la vida. El valor, la audacia, el no tener miedo a los riesgos, son virtudes y valores notables de nuestro pueblo, que han de ser incorporados, en la vida de la sociedad, no para segar vidas sino para construir derecho y justicia para todos pero especialmente para quienes hoy parecen marginados de esos bienes.

• Repudio a la Violencia Fanática.

Está haciendo mucho mal a nuestro pueblo esa violencia fanática que casi se hace “mística” o “religión” de algunos grupos o individuos. Endiosan la violencia como fuente única de justicia y la propugnan y practican como método para implantar la justicia en el país. Esta mentalidad patológica hace imposible detener la espiral de la violencia y colabora a la polarización extrema de los grupos humanos.

• Agotar los Medios Legítimos.

Aun en los casos legítimos, la violencia siempre debe ser el último recurso. Antes hay que agotar los medios pacíficos. La hora es explosiva y se necesita mucha cordura y serenidad. Invitamos fraternalmente a todos, pero especialmente a las “organizaciones” que se empeñan en la lucha por la justicia, a que prosigan sin desánimo y con honradez, a tener siempre objetivos justos, y a que hagan uso de los legítimos medios de presión y a no poner toda su confianza en la violencia.

CONCLUSIÓN.

Violentos junto a Cristo.

Queremos terminar nuestra reflexión mirando la espléndida visión de paz que es el Señor Transfigurado. Es notable que los cinco personajes escogidos para acompañar al Divino Salvador en aquella teofanía del Monte Tabor, hayan sido cinco hombres te temperamento y hechos violentos. De Moisés, Elías, Pedro, Santiago y Juan se puede decir lo que dijo Medellín de los cristianos: “no son simplemente pacifistas porque son capaces de combatir, pero prefieren la paz a la guerra”. Jesús encauzó hacia una labor de construcción, de la justicia y de la paz en el mundo, la agresividad de aquellos ricos temperamentos.

Pedimos al Divino Patrono de El Salvador que transfigure también en el mismo sentido el rico potencial de este pueblo con el que quiso compartir su propio nombre.

Ser un instrumento para que realice esta transfiguración de nuestro pueblo es la razón de ser la Iglesia. Por eso hemos tratado de reafirmar su identidad y su misión a la luz de Cristo, porque sólo siendo como El la quiere, podrá prestar, con mejor comprensión y eficacia, su servicio y apoyo a las justas aspiraciones del pueblo.

Este es mijo Amado: ¡Escúchelo!

La voz del Padre en aquella Santa Montaña es el mejor aval de la misión de la Iglesia entre los hombres: señalar a Cristo como el Hijo predilecto de Dios y único Salvador de los hombres y recordar a los hombres el supremo deber de escucharlo si quieren ser de verdad libres y felices.

Escuchémoslo! Tiene mucho que decir al verse rodeado por nuestro pueblo que lo mira con confianza en una de las horas más trágicas e inciertas de su historia.

Creemos interpretar su palabra divina si al terminar esta Carta Pastoral, nos dirigimos:
– A todos nuestros católicos ya a los hermanos de otras iglesias y a todos los hombres de buena voluntad para recordarles que el Señor está presente y que su voz proviene también de la miseria de nuestro pueblo: Oigámoslo: “lo que hagan con uno de estos mis hermanos pequeños conmigo lo hacen” (Mt. 17, 5).
– A los que tienen en sus manos el poder económico les dice el Señor del mundo que no cierren sus ojos en forma egoísta a esta situación y comprendan que sólo compartiendo en justicia y hermandad con los que no tienen pueden cooperar al bien del país y gozar aquella paz y felicidad que no pueden dar la abundancia amontonada a costa de la miseria ajena. Escúchenlo!
– A la clase media que ya tiene asegurada su vida con un mínimo decoro, Jesús les recuerda que queda una mayoría que aún no tiene lo suficiente para vivir, que se solidaricen con los pobres y campesinos y no se contenten con asegurar lo que ya han conseguido. Escúchenlo!
– A los gremios profesionales y a los intelectuales el Divino Maestro, que es la luz de todas las inteligencias, les pide que usen de su saber técnico y de su ciencia para esclarecer nuestra realidad nacional y cumplan sus juramentos profesionales para buscar soluciones a esa realidad; que definan en público su interés para el bien del país y no se refugien en un saber y en una ciencia sin compromisos; en una evasión y tranquilidad que está más allá del dolor de los pobres. Óiganlo!
– A los partidos políticos y a las “organizaciones populares” que han ocupado el pensamiento principal de esta Carta Pastoral, Cristo conductor de la historia y de los pueblos les exige que sepan poner la preocupación por las mayorías pobres por encima de sus propios intereses y que usen positivamente con eficiencia y justicia los mecanismos y sepan presionar con honradez y valentía para que la transformación deseada se lleve a cabo. Obedézcanlo!
– Y a los poderes políticos, que tienen el sagrado deber de gobernar para el bien de todos, Cristo, el Rey de Reyes y Señor de Señores, les reclama un sentido de verdad y justicia, de sincero servicio al pueblo y que, por tanto:
1. legislen teniendo en cuenta las mayorías del campo donde surgen graves problemas de tierra, de salario, de asistencia médica, social y educativa;
2. abran realmente el reducido espacio político y den entrada legal y real a las diversas voces políticas del país;
3. den oportunidad de organizarse legalmente a quienes injustamente se les ha privado de ese derecho humano, especialmente a los campesinos;
4. atiendan al repudio del pueblo a la ley de defensa y garantía del orden público y en cambio promulguen otras leyes que realmente garanticen los derechos humanos y la paz, y pongan cauces eficientes al diálogo cívico y político, sin que nadie tenga porqué temer al expresar sus ideas que puedan ser de servicio al bien común aunque signifiquen una crítica al Gobierno;
5. cesen ya de amedrentar al campesinado y pongan fin a esa trágica situación de enfrentamiento entre campesinos, explotando su pobreza para organizar a unos al amparo del Gobierno y perseguir a otros por organizarse para buscar su subsistencia y sus derechos en independencia de él;
6. abran la confianza del pueblo con unos gestos inteligentes y generosos como serían: una amnistía para todos los presos acusados de haber violado la ley de defensa y garantía del orden público, la libertad de tantos presos por motivos políticos que no han sido consignados a los tribunales, sino que han desaparecido después de haber sido capturados por los cuerpos de seguridad; y la posibilidad de regresar al país los expulsados o aquellos a quienes se les impide volver a nuestra Patria por motivos políticos.

Creemos que todo esto es la voluntad del Divino Salvador del Mundo. Y que el Padre ordena: Hay que escucharlo!

La Iglesia promete trabajar y orar.

Por su parte, la Iglesia que ha reafirmado en esta Carta su identidad y ha explicado su misión, se compromete a aportar al bien común de la Patria su fe en Jesucristo y su colaboración con todos los que están dispuestos a hacer reinar la justicia como base de una paz que sea dinamismo de nuestro verdadero progreso.

Acudimos con filial confianza a la intercesión de nuestra Reina y Madre, la Santísima Virgen de la Paz, Patrona también de El Salvador, para que nos alcance del Divino Salvador del Mundo abundancia de gracias y buena voluntad para la transfiguración de nuestro pueblo.

Con nuestra bendición.

San Salvador, fiesta de la Transfiguración del Señor, seis de agosto de mil novecientos setenta y ocho.

Lee más

Segunda carta pastoral – La iglesia, cuerpo de cristo en la historia

A mis queridos hermanos y hermanas:
El Señor Obispo Auxiliar; los Presbíteros,
Los Religiosos, las Religiosas y el Laicado
De la Arquidiócesis de San Salvador.

Para ustedes y para los demás salvadoreños de buena voluntad, el gozo y la esperanza de nuestro Divino Salvador.

En el Esplendor de la Transfiguración.

Hace cuatro meses, en la fiesta de la Pascua, 10 de abril, dirigí a Ustedes mi primer Carta Pastoral. Fue “la carta de mi presentación y de mi primer saludo”. Y el ambiente providencial de Cuaresma, Pasión y Pascua con que el Señor quiso marcar mi ingreso de pastor a esta querida Arquidiócesis del Divino Salvador inspiró el tema de aquellas letras que, por eso, titulé “Iglesia de Pascua”.

Hoy, cuando el divino Salvador del mundo, titular de nuestra Iglesia particular, ilumina, como en una pascua salvadoreña, con el esplendor de su Transfiguración, el camino de nuestra historia eclesiástica y nacional, creo oportuno dirigirme de nuevo a Ustedes que juntamente conmigo forman esta porción del “Pueblo de Dios, que va peregrinando entre las persecuciones del mundo y los consuelos de Dios” (L. G: 8).

Porque los acontecimientos que se han sucedido en el país antes y después de aquella Pascua inolvidable y la intensa vida eclesial que, en nuestra Arquidiócesis, ha acompañado a estos acontecimientos, exige una razón de nuestras actuaciones. Y nada me parece más propicio para ello, que esta nueva presencia luminosa y litúrgica del Divino Salvador para confrontar con sus designios divinos de salvación, el camino por donde juntos hemos marchado como Pueblo de Dios.

Diversas reacciones.

Efectivamente, es necesario dar razón de la posición de nuestra Iglesia, como una orientación, desde la luz de nuestra fe, a las múltiples reacciones que desde diversos acontecimientos, ha provocado esta posición que, en conciencia hemos creído evangélica.

Unos se han alegrado porque sienten a la Iglesia cercana a sus problemas y angustias y porque les da una esperanza y participa de sus alegrías.

Otros se han disgustado o entristecido porque sienten en la nueva actitud de la Iglesia una clara exigencia de que ellos también deben cambiar y convertirse; y toda conversión es difícil y dolorosa porque el cambio que se exige no sólo se refiere a modos de pensar sino también a formas de vivir.

Muchos católicos de buena voluntad han tenido la sensación del descontento y quizá hasta ha dudado de seguir los pasos actuales de su Iglesia y han preferido refugiarse en la seguridad de una tradición sin evolución.

Otros, más poseídos por intereses egoístas que por la pureza y fidelidad de la Iglesia, se han escandalizado farisaicamente e incluso le han atacado en lo más delicado de su corazón de Esposa de Cristo, llamándola infiel al Evangelio.

Gracias a Dios que son incontables los hijos fieles de la Iglesia: sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos, que, comprometidos de corazón con las exigencias del Reino tal como Cristo lo anunció, se han afianzado en su fe, en su esperanza y en su compromiso cristiano, y, desde, la Iglesia, le juran al Señor como aquel apóstol: “Vayamos también nosotros y muramos con él” (Jn. 11, 16).

Una palabra de fe y de esperanza.

Por eso he creído un deber de mi magisterio episcopal dirigirme a todos los queridos hijos de nuestra Iglesia y también a otros cristianos hermanos nuestros y a todos los salvadoreños que buscan y esperan una palabra razonable que ilumine, desde nuestra fe y de nuestra esperanza cristiana, lo que realmente está pasando.

Sí. Es la palabra de nuestra fe. Por tanto, no pretendo suplantar al necesario esfuerzo de la razón humana en buscar soluciones concretas y viables a nuestros graves problemas. Pero con la luz de la fe estoy seguro de ofrecer la contribución que la Iglesia tiene que aportar para purificar y fortalecer esos esfuerzos razonables porque los libera de torcidos intereses y les garantiza la complacencia de Dios.

Es también la palabra de nuestra esperanza. No puede ser otra la palabra de la Iglesia, porque es la palabra de la Buena Nueva, del Evangelio, de la liberación que, por medio de la Iglesia sigue anunciando Jesús a los hombres. Y no es una esperanza ingenua la que proclama la Iglesia porque va acompañada por la sangre de sus sacerdotes y sus campesinos: sangre y dolor que denuncia la existencia de dificultades objetivas y de malas voluntades que se oponen a su realización, pero sangre que también es expresión de voluntad de martirio y que, por tanto, es la razón y testimonio de una esperanza que, desde Cristo, la Iglesia ofrece con toda seguridad a este mundo.

Resumen.

A la luz pues, de nuestra fe y de nuestra esperanza en Cristo, voy a exponer en esta Carta Pastoral tres reflexiones:

1. ¿Cuáles son los cambios en la misión actual de la Iglesia?
2. La razón de los cambios es la Iglesia es el “Cuerpo de Cristo en la historia” y tiene que comunicar el mensaje y prolongar la misión eterna del Señor según los cambiantes continuos de la historia; y
3. Esa es la Eclesiología que se ha hecho vida en nuestra Arquidiócesis; en esta Arquidiócesis que, desde su fidelidad al Evangelio, rechaza la calumnia que la quiere presentar como subversiva, promotora de violencia y odio, marxista y política; en esta Arquidiócesis que, desde su persecución, se ofrece a Dios y al pueblo como una Iglesia unida, dispuesta al diálogo sincero y a la cooperación sana, mensajera de esperanza y amor.

I- MISIÓN ACTUAL DE LA IGLESIA.

Lo que aquí voy a decir no es nada nuevo. Pero creo conveniente repetirlo porque no ha sido suficientemente asimilado y porque, en nuestro país, abundan todavía las voces, e radios y periódicos, que pretenden juzgar lo que es la Iglesia, distorsionando su verdadera realidad y su misión.

Relación entre la Iglesia y el mundo.

Muchas cosas han cambiado en la Iglesia en los últimos años, por ejemplo, en la liturgia, en el papel de los laicos, en la vida religiosa, en la formación de los seminarios, etc. Pero el cambio fundamental, el que explica los otros cambios, es la nueva relación de la Iglesia con el mundo, los nuevos ojos con que la Iglesia mira al mundo, tanto para cuestionarlo en lo que tiene de pecado, como para dejarse cuestionar por el mundo en lo que ella misma puede tener de pecado.

Este es un cambio evangélico porque ha ayudado a que la Iglesia recobre su más profunda esencia cristiana enraizada en el Nuevo Testamento.

Esta nueva relación con el mundo ha profundizado la conciencia de la Iglesia en dos sentidos: en el sentido de su presencia en el mundo y en el sentido de su servicio al mundo.

Está en el mundo.

a) Quizá durante siglos la Iglesia no ha dado toda su importancia a lo que realmente estaba sucediendo en el mundo. Ahora es distinto. Desde su primera Encíclica (“Ecclesiam Suam”) el Papa actual Pablo VI afirma que “finalmente no debemos ignorar el estado en que hoy se halla la humanidad en medio de la cual se desarrolla nuestra misión” (n. 5). EL Concilio Vaticano II siente profunda simpatía por los problemas del mundo contemporáneo: “el género humano se halla hoy en período nuevo de su historia, caracterizado por cambios profundos y acelerados, que progresivamente se extienden al universo entero” (G. S. 4). Y más concretamente para nuestro Continente, nuestros Obispos Latinoamericanos afirmaron en Medellín que el hombre de estos países “vive en un momento decisivo de su proceso histórico” (Justicia n. 1) y que existe en este hombre un anhelo de liberación integral, que ese lenguaje bíblico se traduce como “un vislumbro del siglo nuevo” (lb. N. 5).
b) Los cambios del mundo son hoy para la Iglesia un signo de los tiempos para conocerse a sí misma. Siente que es Dios mismos quien la interpela a través de esta novedad del mundo y que tiene que ser consciente de esa novedad del mundo para responder a la Palabra de Dios y calibrar su actuación en y para el mundo.
c) La Iglesia actual tiene conciencia de ser “Pueblo de Dios en el mundo; o sea, una organización de hombres que pertenece a Dios pero que está en este mundo. Por que va avanzando en este mundo… que entra en la historia humana” (L. G. 9).

Lo que aquí se afirma es de importancia capital, porque el aspecto trascendentes que debe elevar la Iglesia hasta Dios sólo podrá realizarlo y vivirlo estando en el mundo de los hombres y peregrinando en la historia de los hombres. Por eso el Concilio proclama solemnemente al comenzar su famosa Constitución sobre la Iglesia en el mundo actual: “los gozos y las esperanzas, las tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. Nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón. La comunidad cristiana está integrada por hombres, que, reunidos en Cristo, son guiados por el Espíritu Santo en su peregrinar hacia el reino del Padre y han recibido, la buena nueva de salvación para comunicarla a todos. La Iglesia, por ello, se siente íntima y realmente solidaria del género humano y de su historia” (G. S. 1).

Al servicio del mundo.

Pero la Iglesia está en el mundo para los hombres. Este es el sentido de servicio que el Concilio expresa con estas palabras teológicas: La Iglesia es “signo”, es “sacramento”. Como sacramento y signo la Iglesia significa y realiza algo para los hombres. La Iglesia significa y realiza “la íntima unión de los hombres con Dios y de los hombres en sí” (L. G. 1). La Iglesia está en el mundo para significar y realizar el amor liberador de Dios, manifestado en Cristo. Por eso siente la preferencia de Cristo por los hombres (cfr. L. G. 8), porque ellos son –explica Medellín- los que “ponen a la Iglesia Latinoamericana ante un desafío y una misión que no puede soslayar y al que debe responder con diligencia y audacia adecuadas a la urgencia de los tiempos” (Pobreza n. 7).

Unidad de la historia.

Para comprender mejor su relación con el mundo, la Iglesia ha profundizado también este otro concepto: la relación que existe entre la historia de los hombres y la historia de la salvación. Durante muchos años nos hemos acostumbrado a pensar que las historia de los hombres, sus gozos y tristezas, sus logros y fracasos, son algo provisional y pasajero, de poca importancia en comparación con la plenitud final que espera a los cristianos. Parecía que la historia de los hombres y la historia de la salvación corrían caminos paralelos que sólo en la eternidad se juntarían. Parecía que nuestra historia profana, a lo sumo, no era más que un periodo de prueba para la salvación o condenación definitiva.

La Iglesia actual tiene otra noción de los que es la historia de los hombres. No es oportunismo ni mero deseo de adaptarse al mundo lo que la lleva a pensar diversamente. Es porque ha recobrado eficazmente la intuición, que recorre todas las páginas de la Biblia, de que Dios está actuando en la historia humana. Y por eso, debe tomar muy en serio la historia de los hombres. El Concilio Vaticano II recuerda ciertamente el sentido tradicional de una Iglesia peregrina hacia “la ciudad futura y permanente” (L. G. 9). Pero al mismo tiempo “descubre fielmente en el mundo, el misterio de Cristo, aunque entre penumbras, hasta que al fin de los tiempos se descubra con todo esplendor” (L. G. 8).

Más claramente afirma Medellín la unidad de la historia. “La catequesis debe manifestar la unidad del plan de Dios. Sin caer en confucionismo o en identificaciones simplistas, se debe manifestar siempre la unidad profunda que existe entre el proyecto salvífico de Dios, realizado en Cristo, y las aspiraciones del hombre; entre la historia de la salvación y la historia humana” (Cateq. N. 4). –El anhelo de liberación de nuestro continente e incluso las parciales realizaciones de esa liberación integral, de cuerpo y alma, es un claro signo de la presencia de Dios en la historia (introd.. n. 5).

Con esas confirmaciones, Medellín pone fin al secular dualismo que ha existido entre nosotros, a la separación entre lo temporal y lo eterno, lo profano y lo religioso, entre mundo y Dios, entre historia e Iglesia. “En la búsqueda de la salvación debemos evitar el dualismo que separa las tareas temporales de la santificación” (Justicia n. 5).

El pecado del mundo.

La relación de la Iglesia con el mundo como “sacramento universal de salvación” define su firme posición contra el pecado del mundo y fortalece su severo llamado a la conversión. Por estar en el mundo y ser para el mundo, solidaria con la historia del mundo. La Iglesia descubre el lado oscuro de ese mundo, sus abismos de maldad, lo que hace fracasar al hombre, degradándolo, deshumanizándolo, la Iglesia toma muy en serio esa realidad tenebrosa que nos rodea por todas partes. El Pecado hace que la historia del mundo deje de ser historia de salvación; el pecado rompe la unidad profunda entre dos historias. El pecado es visto como una esclavitud ante el mundo, “oscureciendo su estúpido corazón y prefirieron servir a la criatura, no al creador” (G. S. 13). Y eso es lo que causa la división interna de los hombres de la historia; toda la vida humana, “la individual y la colectiva” (G. S. 13) es la que se ve trágicamente afectada por el pecado.

El pensamiento actual de la Iglesia siempre es severo con la gravedad del pecado individual; el pecado es, ante todo, un acto del individuo que en lo más profundo de su voluntad niega y ofende a Dios. Pero la Iglesia de hoy acentúa más que ante la gravedad del pecado por sus consecuencias sociales. La malicia del pecado interior cristaliza en la malicia de las situaciones externas e históricas. Medellín ha subrayado esta trágica realidad del pecado relacionando sus dos dimensiones: “la falta de solidaridad, que lleva en el plano individual y social, a cometer verdaderos pecados, cuya cristalización aparece evidente en las estructuras injustas que caracterizan la situación de América Latina” (Justicia, n. 2). Y cuando trata de resumir, en una frase, en qué consiste el pecado fundamental de nuestro tiempo, para nuestro Continente, no duda en afirmar que “esa miseria, como hecho colectivo, es una injusticia que clama al cielo” (Justicia, n. 1).

Quizás en esta consideración del pecado se encuentra una de las mayores y más conflictivas novedades de la relación entre la Iglesia y el mundo. Propiamente la Iglesia ha denunciado durante siglos el pecado; ciertamente ha denunciado el pecado del individuo y también ha denunciado el pecado que pervierte las relaciones entre los hombres, sobre todos a nivel familiar. Pero ha vuelto a recordar lo que, desde sus comienzos, ha sido algo fundamental: el pecado social, e decir, la cristalización de los egoísmos individuales en estructuras permanentes que mantienen ese pecado y dejan sentir su poder sobre las grandes mayorías.

La necesidad de conversión.

En esta nueva época de la historia de la Iglesia, se ha hecho más evidente lo que siempre ha sido verdad: la necesidad de conversión. Medellín lo dice así: “para nuestra verdadera liberación, todos los hombres necesitamos una profunda conversión” (Justicia n. 3). Lo importante es, sin embargo, recalcar que esta sentida necesidad de conversión ha sido reforzada por esa mirada de la Iglesia al mundo. Como lo afirmamos todos los Obispos de El Salvador, el 5 de marzo en nuestro Mensaje de Conferencia Episcopal: los cristianos “van tomando conciencia del radical “NO” que Dios pronuncia sobre nuestro pecado de omisión”.

Y la Iglesia no habla aquí sólo de la conversión que otros deben realizar, sino, en primer lugar, de su propia conversión es algo históricamente novedoso, aun cuando, desde antiguo, se ha dicho de la Iglesia que siempre ha de ser reformada (“siempre reformada”). Y el apremio de esa conversión lo ha captado no tanto al mirarse a sí misma, incluso sus defectos y pecados, sino cuando ha mirado hacia fuera, hacia el pecado del mundo. La Iglesia ha recobrado el más originario lugar para la conversión, volver “nuestra alma hacia los más humildes, los más pobres, los más débiles, e imitando a Cristo, hemos de comparecernos de las turbas oprimidas por el hambre, por la miseria, por la ignorancia, poniéndola constantemente ante nuestros ojos a quienes, por falta de los medios necesarios, no han alcanzado todavía una condición de vida digna del hombre” (Mensaje de los Padres del Concilio Vaticano II a todos los hombres, 21-X-62, n. 9).

Y en ese encuentro con el mundo de los pobres es donde ha encontrado la más apremiante necesidad de conversión. La caridad de Cristo que apremia (2 Cor. 5, 14) se hace clara exigencia ante el hermano en necesidad (1 Jn. 3, 17).

II- LA IGLESIA, CUERPO DE CRISTO EN LA HISTORIA.

¿Por qué hay cambios en la Iglesia?

Evidentemente pues, la Iglesia ha cambiado. Es evidente que, en los últimos años, la Iglesia tiene una nueva visión del mundo y de su relación con ese mundo. Quien no acepte o acepte esta nueva perspectiva se incapacita para comprender a la Iglesia. Mantenerse, por ignorancia o por intereses egoístas, anclado en un tradicionalismo sin evolución es perder hasta la idea de la verdadera tradición cristiana; porque la tradición que Cristo confió a su Iglesia no es como un museo de recuerdos que conservar; viene, sí, del pasado y se debe de amar y conservar con fidelidad, pero mirado siempre hacia el futuro. Es una tradición que hace a la Iglesia novedosa, actual y eficaz en cada época de la historia; es una tradición que alienta su esperanza y su fe para seguir pregonando, para invitar a todos los hombres, hacia los “cielos nuevos y la tierra nueva” que Dios ha prometido (Apoc. 21, 1; Is. 65, 17).

¿qué es lo que da este dinamismo y esta actualidad perenne a la eterna tradición de la Iglesia? ¿Cuál es la razón del cambio actual de la Iglesia frente al mundo y a la historia de los hombres? No es oportunismo o infidelidad al Evangelio, como se ha repetido en nuestros días. La respuesta debe buscarse en lo más profundo de nuestra fe. A la luz de la fe en el misterio de la Iglesia, los cambios en la Iglesia, lejos de degenerarla y hacerla infiel de la tradición, la hacen más fiel y la identifican mejor con Jesucristo.

Este es el tema central de mi Carta: LA IGLESIA ES EL CUERPO DE CRISTO EN LA HISTORIA. Entendemos por esta expresión que Cristo se ha querido hacer vida de la Iglesia en todos los tiempos de la historia. La función de la Iglesia no hay que entenderla de una manera legal y jurídica, como si Cristo hubiera congregado a unos hombres para confiarles una doctrina y darles una carta magna fundacional, permaneciendo El separado de esa organización. No es así. El origen de la Iglesia es algo mucho más profundo. Cristo fundó su Iglesia para seguir estando presente El mismo en la Historia de los hombres, precisamente a través de ese grupo de cristianos que forman su Iglesia. La Iglesia es entonces la carne en la que Cristo concreta, a lo largo de los siglos, su propia vida y su misión personal.

Así se comprenden los cambios en la Iglesia. Son necesarios si la Iglesia quiere ser fiel a su divina misión de ser el Cuerpo Histórico de Cristo. La Iglesia sólo puede ser la Iglesia en la medida en que siga siendo cuerpo de Jesús. Su misión sólo será auténtica si es la misión de Jesús en las nuevas situaciones y circunstancias de la historia del mundo. Por eso, en las diversas circunstancias de la historia del mundo. Por eso, en las diversas circunstancias de la historia, el criterio que guía a la Iglesia no es la complacencia o el miedo a los hombres, por más poderosos y temidos que sean, sino el deber de prestar a Cristo en la historia, su voz de Iglesia para que Jesús hable, sus pies para que recorra el mundo actual, sus manos para trabajar en la construcción del Reino en el mundo actual, y todos sus miembros para “completar la que falta de su pasión” (Col. 1, 24).

Si la Iglesia se olvidara de esta identificación con Cristo, Cristo se la reclamaría, aunque incomode y avergüence a la Iglesia.

El Concilio Vaticano II y Medellín representan para nosotros, cristianos de hoy, la actitud humilde y honrada de la Iglesia en su afán de ser el Cuerpo de Jesús en esta interesante hora de la historia.

La persona, doctrina y actividad de Cristo.

Sentirse Cuerpo histórico del Divino Salvador del Mundo en El Salvador, creo que debe ser para nuestra Iglesia el principal mensaje de las fiestas agostinas este año. Porque en el ministerio titular de la transfiguración nuestra Iglesia contempla y oye, año con año, la persona, la actividad y el mensaje que ella tiene que encarnar para todos los salvadoreños de todos los tiempos.

La persona de Cristo.

Es la voz ministeriosa del Padre, desde la “nube luminosa” la que nos presenta a Jesús en “la montaña” excelsa como el “Hijo de sus complacencias” al que ordena “escuchar” (Mt. 17, 1-9). Verdadero Dios y verdadero Hombre. Como Hijo eterno es el ministerio inaccesible a la razón humana, que sólo se puede aceptar en la fe de los creyentes. Al afirmar que es verdadero Dios, está afirmando que en El está la última verdad, la última respuesta al ministerio de la existencia e historia de los hombres. Afirma también que ese Cristo con su humanidad, fue resucitado por el Padre y está ahora sentado a su diestra como único Señor de vivos y muertos. Pero la fe cristiana hace también otra fundamental afirmación, que hoy como ayer, es “locura para los griegos y escándalo para los judíos” (1 Cor. 1, 23), es que ese Hijo eterno del Padre se hace hombre, hermano nuestro, igual en todo a nosotros menos en el pecado (Hebr. 4, 15).

Sólo a la luz de Cristo, de sus actividades y de sus enseñanzas puede encontrar la Iglesia el sentido y el criterio de su presencia y de su servicio en el mundo. Por eso el estudio y la contemplación de Cristo constituye la principal preocupación de los que constituimos su Iglesia. Voy a ofrecerles una breve reseña de mensaje de Jesús para que luego confrontemos con ella la actitud de nuestra Iglesia y veamos si está siendo, hoy y aquí, el verdadero Cuerpo histórico de Jesús.

Jesús anuncia el Reino de Dios especialmente a los pobres.

“El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca, conviértanse y crean en la Buena Nueva” (Mc. 1, 15). Así comienza y resume Cristo su mensaje evangélico.

Sus oyentes entendieron lo que esto significa: un modo de convivir entre hombres de modo que se sintieron hermanos y de esta forma también hijos de Dios. Resonaban en las palabras de Jesús las antiguas profecías que anunciaban en el plan de Dios para salvar a los hombres, pero en Jesús cobraban una fuerza última; el Reino de Dios ya desde esta tierra tiene que hacer a todos los hombres hijos del Padre de Jesucristo y, por ello tienen que ser humanos; o, dicho de otra forma: en el esfuerzo por llevar a ser hermanos se hacen también hijos de Dios. La fe en Dios exige, por tanto, una ética en este mundo y en la realización de esa exigencia ética también se va construyendo la fe en Dios.

Es evidente también le preferencia de Jesús por los pobres en el anuncio del Reino. San Lucas nos presenta, en el discurso programático de Jesús, la profecía de Isaías que se cumplía en Cristo: “El Espíritu del Señor sobre mí, porque me ha ungido. Me ha enviado a anunciar a los pobres la Buena Nueva, a proclamar la liberación de los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor” (Lc. 4, 18-19). Esta preferencia de Jesús hacia los pobres recorre el Evangelio. A ellos se dirige fundamentalmente en sus curaciones, exorcismos; con ellos convive y como; se une, defiende y promueve a todas aquellas personas que, por razones sociales y religiosas, estaban desclasadas en su tiempo: los pecadores, los publicanos, las prostitutas, los samaritanos, los leprosos, etc. Ese acercarse de Jesús a los hombres, marginados por la sociedad de su tiempo, es el signo que El pone para garantizar el contenido de lo que predica: que el Reino de Dios se acerca.

…llama a la conversión.

Ese mensaje de esperanza va unido en Jesús a una llamada a la conversión. Así como Jesús no quiere excluir a nadie del Reino, así también llama a todos a una sincera conversión del corazón que se manifestare en obras externas. Sin esa conversión no hay posibilidad de entrar en el Reino, pues la puerta que a El lleva es estrecha (Mt. 7, 13s.) y el camino difícil; hay que estar dispuesto a dejarlo todo, incluso hacienda y familia; hay numerosos ejemplos de conversión de todo tipo de hombres: el rico Zaqueo, el letrado Nicodemo, el Centurión Romano, la mujer pecadora, Leví el recaudador de impuestos, aquellos pecadores que se convierten en sus fieles seguidores.

Jesús no excluyó por lo tanto, por lo tanto a nadie, ni de su mensaje ni de la invitación a entrar en el Reino. Amó a todos sus contemporáneos; y porque les amó realmente a todos ellos, les pidió la conversión, o sea, aquel cambio de corazón que humaniza a todos los hombres, y que estaba oscurecido y ahogado por las riquezas, por el poder, por el orgullo, por la seguridad en las tradiciones de la ley. Jesús buscaba realmente que todos se convirtiesen en el “hombre nuevo”, en el hombre del Reino.

…denuncia el pecado.

Jesús realizó su misión y su servicio a los hombres, en un mundo y en una sociedad concreta. Ese es el más profundo significado de lo que los cristianos afirmamos, al hablar de la encarnación del Hijo de Dios: tomó carne en la historia real de su tiempo. Aquella historia, como tantas otras historias de la humanidad, estaba dominada por el pecado; y por ello Jesús, al positivo anuncio del Reino de Dios, añade la clara denuncia del pecado de su tiempo. Si lo que Jesús anuncia es el Reino de Dios, pecado es para Jesús todo aquello que impida, imposibilite o destruya el Reino de Dios. Por ello, con la valentía de un hombre libre, denuncia el falseamiento que se ha hecho de Dios, manipulando en tradiciones humanas que destruyen la verdadera voluntad de Dios (Mc. 7, 8-13), denuncia el falseamiento del templo, que, siendo casa de Dios, lo han convertido en guarida de ladrones (Mc. 11, 15-17), denuncia una religión sin obras de justicia, como en la conocida parábola del buen samaritano (Lc. 10, 29-37). Denuncia también la actitud de todos aquellos que han hecho del poder, no un medio de servicio a los desvalidos y sin poder, sino una manera de mantenerles en la opresión. Por ello acusa a los ricos de no compartir su riqueza (Lc. 6, 24); a los sacerdotes, de poner cargas intolerables (Lc. 11, 46); a los sabios, que se han llevado la llave de la ciencia, y dejan sin cultura a los demás (Lc. 11, 52); a los gobernantes, que buscan su propio provecho y no el servicio a su pueblo (Mt. 20, 25s.).

Estas denuncias le ocasionaron a Jesús frecuentes polémicas ya desde los comienzos de su vida (cfr. Mc. 2, 1-3), riesgos personales e incluso la persecución. Esta persecución lo acompañó a lo largo de toda su vida, hasta que, al final, fue acusado de blasfemo (Mc. 14, 64) y de agitador de las masas (Lc. 23, 5) y por ello fue condenado y ajusticiado.

La Iglesia continuadora de la obra de Jesús.

Este es el mensaje y la misión de Jesús que, después de resucitado, quiere seguir proclamando y viviendo en la historia del mundo a través de su Iglesia. La Iglesia es pues, la comunidad de hombres que profesan la fe en Jesucristo como único Señor de la historia. Es una comunidad de fe cuya primera obligación, cuya razón de ser está en proseguir la vida y la actividad de Jesús. Ser Iglesia es mantener en la historia, a través de los hombres, la figura de su Fundador. La Iglesia existe principalmente para la evangelización de todos los pueblos; es una institución formada por hombres con formas y estructuras determinadas, pero todo eso se organiza solamente al servicio de una realidad mucho más fundamental: el ejercicio de su tarea evangelizadora.

En esa tarea, como lo ha recordado siempre la Iglesia, tiene que seguir proclamando su fe en Jesucristo y tiene que seguir la obra que le mismo Jesús realizó en la historia. Y, al hacer esto, está siendo el “Cuerpo de Cristo” en la historia.

Ambito de sus deberes y derechos.

Esta finalidad bien definida de la Iglesia define también sus deberes y sus derechos. Ante todo, el derecho-deber de seguir y amar con libertad a su único Señor, Jesucristo conocido por la fe. Y luego del derecho-deber de proclamar sin trabas el Evangelio y cooperar con propia autonomía en la construcción del Reino de Dios entre los hombres, tal como lo haría Cristo mismo, hoy y aquí. Para ello, usará los medios de que la dotó el mismo Cristo; la predicación de la Palabra, los Sacramentos, sobre todo la celebración de la Eucaristía que le recuerda, en forma actualizada y viviente, que Ella sigue siendo el Cuerpo de Jesús. Y usaré también de aquellos medios concretos que iluminen cuál es el camino a seguir para realizar el Reino de Dios. En otras palabras esclarecer la fe en Jesucristo e iluminar la construcción del Reino de Dios en el mundo.

Así lo comprendieron y vivieron los primeros cristianos, quienes “acudían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles, a la comunión, a la fracción del pan y a las oraciones… Y todos los creyentes vivían unidos y ponían todo en común; vendían sus posesiones y sus bienes y repartían el precio entre todos según la necesidad de cada uno” (Hechos 2, 42. 44).

A lo largo de su historia, la Iglesia ha realizado, con mayor o menor fortuna, ese ideal de los primeros cristianos en su seguimiento de Jesús. Ha sabido épocas en que la Iglesia ha sido más claramente “Cuerpo de Cristo” en la Historia, y épocas en que no lo ha sido tan claramente, o incluso lo ha desfigurado, porque se ha acomodado al mundo, buscando más ser servida por El que servirle a El; otras veces ha querido servir realmente al mundo. Y en esas ocasiones ha experimentado como su Fundador, el rechazo del mundo de pecado y aún la persecución. Ese fue el destino de los primeros cristianos, de Pedro y Juan ante los tribunales, del diácono Esteba, de Pablo…

Como Jesús, la Iglesia anuncia el Reino de Dios.

En nuestro Continente y en nuestro país, la Iglesia tiene, como Jesús, que seguir pregonando la Buena Nueva de un Reino de Dios que se acerca, sobre todo para aquellas mayorías que secularmente han estado ausentes de El: los pobres, campesinos, obreros, marginados en las ciudades. No significa esto un rechazo de las demás clases sociales, a las cuales también la Iglesia quiere servir e iluminar y a las cuales también exige su cooperación a la construcción del Reino. Significa la preferencia de Jesús hacia aquellos que han sido más objeto de los intereses de los hombres que sujetos de su propio destino.

…denuncia el pecado y llama a la conversión.

Como Jesús, la Iglesia tiene que seguir denunciando el pecado de nuestros días. Tiene que denunciar el egoísmo que se esconde en el corazón de todos los hombres, el pecado que deshumaniza a los hombres, que deshace a las familias, que convierte el dinero, la posesión, el lucro y el poder como fin de los hombres. Y, como cualquiera que tenga un mínimo de visión, una mínima capacidad de análisis, la Iglesia tiene que denunciar lo que se ha llamado con razón el “pecado estructural”, es decir, aquellas estructuras sociales, económicas, culturales y políticas que marginan eficazmente a la mayoría de nuestro pueblo. Cuando la Iglesia oye el clamor de los oprimidos no puede menos que denunciar las formaciones sociales que causan y perpetúan la miseria de la que surge ese clamor.

Pero, como la de Cristo, la denuncia de la Iglesia no se inspira en el odio ni el resentimiento, sino que busca la conversión de los corazones y la salvación de todos.

…ilumina la construcción del Reino de Dios.

Como Jesús, que realizó su misión en un mundo y en una sociedad concreta, la Iglesia no sólo anuncia un Reino abstracto de Dios, sino que también tiene que promover aquellas soluciones que parecen más apropiadas y justas para su realización. La Iglesia sabe que solucionar esos problemas es tarea sumamente difícil y compleja; sabe que no le toca a ella en último término dar las soluciones concretas; sabe además que, en este mundo nunca será posible la realización total del Reino de Dios. Pero nada de eso la exime de la apremiante obligación de alentar y animar los mecanismos concretos que mejor parezca ayudar a la parcial realización de ese Reino.

En los últimos años es de todos conocido el interés de la Iglesia en pronunciarse en materias que atañen a la convivencia ordenada y racional entre los hombres. Desde la encíclica Rerum Novarum de León XIII (1891) hasta la reciente exhortación “Evangelii Nuntiandi” de Pablo VI (1976), han sido numerosísimos los documentos que ha publicado la Iglesia tratando de orientar lo que, en una época determinada, son los problemas cruciales de las sociedades con el interés de que, al denunciar los pecados y al apuntar a vías de solución, se vaya dando en el mundo el Reino de Dios.

En cumplimiento de este deber la Iglesia, los Obispos de El salvador escribíamos el 5 de marzo del corriente año: “Así como la injusticia es bien concreta, así la promoción de la justicia ha de ser también concreta. Nadie debiera extrañarse de que la Iglesia anime, oriente y fomente los mecanismos concretos de hacer justicia. En estos mecanismos concretos realizan mejor el ideal del Reino de Dios”. Y en nuestro mensaje colectivo del 17 de mayo, agregábamos: “La Iglesia cree que el mundo esté llamando a ser sometido a Jesucristo por una paulatina instauración del Reino de Dios… Cree en el Reino de Dios como progresivo cambio del mundo del pecado en un mundo de amor y justicia, que comienza ya en este mundo y tiene su cumplimiento en la eternidad”.

El deber de su fidelidad a Cristo.

Sólo realizando así su misión, la Iglesia realiza su propio misterio de ser el Cuerpo de Cristo en la historia. Sólo viviendo así su misión, con el mismo espíritu con que la viviría Cristo en este tiempo y en este país, puede mantener su fe y darle el sentido trascendente a su mensaje, sin reducirlo a meras ideologías ni dejar que lo manipulen el egoísmo humano o el falso tradicionalismo. Sólo caminará hacia la perfección definitiva del Reino de Dios en la eternidad si se realiza, en la historia de las sociedades de la tierra, aquel Reino de verdad y de paz, de justicia y de amor.

III- LA ARQUIDIÓCESIS DEL DIVINO SALVADOR.

Como el más precioso ofertorio de la Arquidiócesis a su Divino Patrono, en sus fiestas titulares de este año, se presenta Ella misma, marcada con las señales dolorosas y gloriosas del matrimonio y de la persecución precisamente por su fidelidad de ser Cuerpo de Cristo en nuestra historia.

Efectivamente, toda la Eclesiología bosquejada en la parte doctrinal de esta Carta, se ha venido haciendo vida de nuestra Arquidiócesis, desde el intenso trabajo de pastor social que realizaron mis venerables Predecesores, especialmente Monseñor Luis Chávez y González. La actuación, pues de nuestra Iglesia, en esta coyuntura histórica, no es el efecto de un cambio improvisado e imprudente; esta línea reflexiva que impulsaron el concilio Vaticano II para la Iglesia Universal y, para nuestro Continente la II Conferencia Episcopal Latinoamericana de Medellín; y que Monseñor Chávez y González trató de encarnar en esta Arquidiócesis. Se imponen una serena reflexión sobre la figura y posición actual de nuestra Arquidiócesis, tanto para “confirmar en la fe” a los cristianos sinceros, como para aclarar las confusiones que, en la opinión pública han sembrado, en estos días, los medios de difusión que se han presentado a ser vehículos de tantas calumnias y ataques contra la naturaleza y la misión de nuestra Iglesia. Ojalá también pueda lograr esta reflexión un movimiento íntimo de conversión en aquellos que interesadamente siguen atacando o dudando de la Iglesia.

Trataré aquí, pues, de presentar a la Arquidiócesis fiel al Evangelio, y, por eso, perseguida, pero que desde su persecución afianza su unidad y ofrece al pueblo con más eficacia su mensaje de esperanza y amor.

Fiel al Evangelio.

Precisamente en los momentos en que la Arquidiócesis está haciendo un gran esfuerzo por ser fiel al Evangelio, se oyen voces que la acusan de aquello que más le puede doler: de haber traicionado al Evangelio. Son múltiples estas voces, pero podemos reducirlas a estos tres capítulos: a) la Iglesia predica el odio y la subversión, b) la Iglesia se ha hecho marxista, c) la Iglesia ha sobrepasado los límites de sus misión para meterse en política.

Son acusaciones muy graves que necesitarían un largo tratamiento. Pero baste esta breve respuesta que convencerá a los corazones sinceros.

Ni odio ni subversión.

En ningún momento, ni aún en las situaciones más dolorosas de sacerdotes asesinados y de fieles cristianos muertos o desaparecidos, la Iglesia ha llamado al odio ni a la venganza. La Iglesia ha seguido predicando el mandamiento de Jesús “amaos los unos a los otros” (Jn. 15, 12). Este es el mandamiento al que la Iglesia no puede renunciar ni ha renunciado, tampoco en los últimos meses; aún, ha recordado que “hay que orar por los que persigue y calumnian” (Mt. 5, 44).

Pero la Iglesia ha recordado también que el amor que predica tiene por modelo al amor de Jesús, “amaos… como yo os he amado”; y éste no se reduce a un amor sentimental y abstracto, sino que fue un amor gratuito y eficaz, porque lo llevó a dar la vida por sus enemigos y buscaba la conversión de los hombres para liberarlos del pecado y sacarlos de la oscuridad. Por ello es cierto que la Iglesia , como Jesús, debe extender su amor a ricos y pobres; con todos ellos debe sentarse a la mesa, pero con el espíritu de Jesús. El entró en casa del rico Zaqueo en busca de la salvación de su casa (Lc. 19, 9). Y Zaqueo devolvió el cuádruplo de los bienes defraudados y entregó la mitad de sus bienes a los pobres. Y Jesús se sentó a la mesa de los pobres y pecadores para defender sus derechos, llamándolos también a la conversión. El amor de Jesús hizo que se dirigiese a todos los hombres; pero de manera distinta: a los hombres deshumanizados por el afán de lucro, les mostró claramente, por amor, el camino para recobrar su perdida dignidad de hombres; con los pobres, deshumanizados por la marginación se sentó también por amor, a su mesa para devolverles la esperanza.

No ha habido odio ni venganza en la actuación de la Iglesia, sino recordar esa gran verdad de Jesús: que el amor quiere humanizar en verdad a todos los hombres, y para ello debe buscar modos eficaces de devolver la humanidad a quienes la hayan perdido.

Si se comprende así la palabra de amor que predica la Iglesia, se puede apreciar también en qué consiste lo que se ha llamado prédicas de subversión y violencia. La Iglesia no ha llamado a que el hermano se levante contra el hermano, pero ha recordado dos cosas fundamentales: la primera es lo que Medellín afirma de la “violencia institucionalizada” (Paz, 16). Cuando realmente se implanta una situación de injusticia permanente y estructurada, entonces la misma situación es violenta. Y, en segundo lugar, la Iglesia sabe que cualquiera palabra en esta situación, aun cuando esté realmente guiada por el amor, esa palabra sonará violenta. Pero a esta palabra tampoco puede renunciar. En definitiva, no puede renunciar a lo que Jesús dijo: “el Reino de Dios sufre violencia y los violentos lo conquistan” (Mt. 11, 12). Es por lo tanto, la violencia de luchar contra el propio egoísmo, contra la inercia de la propia existencia mas inclinada a dominar que a servir; y es la violencia con que se denuncia lo violento de la situación.

Ni marxista.

Otra forma de acusar de infidelidad a la Iglesia es llamarla marxista. Lo que podemos llamar marxismo es un fenómeno complejo que hay que estudiar desde el punto de vista económico, científico, político, filosófico y religioso, y hay que considerar además al marxismo dentro de su propia historia. Lo que la Iglesia afirma, y lo ha recordado la Conferencia Episcopal, en su Mensaje colectivo de mayo, es que el marxismo, en cuanto ideología atea es incompatible con la fe cristina. Esa convicción es constante en la historia de la Iglesia. La Iglesia no puede ser marxista en este sentido. El problema real, sin embargo, consiste en que a la tradicional condenación del ateísmo marxista, la Iglesia añade ahora igualmente la condenación del sistema capitalista, al que se denuncia también como uno de los materialismos prácticos. (Mensaje de mayo). La Iglesia es bien consciente de que vive en medio de ideologías y prácticas sociales concretas, por ello ha analizado y ponderado lo que se esconde de bueno y malo, de atracción y tentación tanto de las corrientes socialistas como en la ideología liberal (cfr. Octogesima Advenies de Pablo VI, n. 30-37). Pero al auscultar y dar su juicio sobre las diversas ideologías le mueve, en primer lugar, el interés ético propio de su fe, y no tanto el dar juicios técnicos sobre los medios concretos que las diversas ideologías ofrecen. En ese interés ético, la línea de la Iglesia ha sido constante desde León XIII hasta Pablo VI. Aunque se ha formulado de distintas maneras el interés de la Iglesia siempre ha sido el de defender los derechos fundamentales de la persona en el ejercicio de los bienes materiales para que los hombres puedan vivir con dignidad. Hablando por ejemplo Pío XII de la propiedad privada, apunta claramente al problema ético cuando decía: “Querríamos abstenernos de calificar la conducta práctica de algunos partidarios del derecho de propiedad que, con su manera de interpelar el uso y respeto a la propiedad, consiguen, mejor que sus adversarios, poner en peligro esta institución” (7-III-1948).

A la Iglesia, por lo tanto, no le interesa ninguna ideología como tal y debe estar dispuesta a prestar su palabra crítica a la absolutización de cualquiera de ellas. Como se ha repetido abundantemente, en los últimos tiempos y por varios episcopados latinoamericanos, los intereses creados son los que intentan hacer pasar por marxista la actuación de la Iglesia, cuando ésta recuerda los más elementales derechos del hombre y pone todo su poder institucional y profético al servicio de los desposeídos y débiles. Como ha dicho la Conferencia Episcopal de Chile, y lo ha recogido nuestra propia Conferencia Episcopal: “también es ayudar al marxismo, por cierto sin quererlo, el considerar marxista o sospechoso de marxismo, a todo aquel que lucha por la dignidad del hombre, por la justicia y la igualdad, al que pide participación, al que se opone a la prepotencia” (n. 4).

Ni Política.

Por último, hay que recordar la correcta relación entre la Iglesia y la vida política. Es comprensible que el mensaje y la actuación de la Iglesia, por ser el mensaje y la actuación de Cristo, tenga repercusiones muy vivas en la sociedad en que vive y en lo que puede denominarse como político. Pero la actuación de la Iglesia no tiene, como mecanismos suyos apropiados, los llamados partidos políticos o agrupaciones equivalentes. Enfáticamente ha repetido la Iglesia que ella no hace política partidista.

La correcta relación entre la Iglesia y la comunidad política fue definida por el Concilio Vaticano II: en primer lugar; ambas comunidades coinciden en el destinatario de sus esfuerzos, porque “las dos, aunque con diverso título, están al servicio de la vocación personal y social de los mismos hombres” (G. S. 76). De ahí que la Iglesia proclama como ideal, que, mantenimiento cada una su propia autonomía, existe entre ella y la comunidad política “una sana cooperación” para prestar con mayor eficacia ese servicio a los hombres. Pero además de esa deseada colaboración, la Iglesia tiene derecho y la obligación de pronunciarse también sobre el mismo orden político: “siempre y en todas partes es de justicia que (la Iglesia) pueda predicar con libertad la fe, enseñar su doctrina social, ejercer sin trabas su misión entre los hombres e, incluso, pronunciar el juicio moral, aún en los problemas que tienen conexión con el orden político, cuando lo exijan los derechos fundamentales de la persona o la salvación de las almas, utilizando todos y solo aquellos medios que sean conformes al Evangelio y convengan al bien de todos, según la diversidad de los tiempos y circunstancias” (ibid).

Por todo ello, la Iglesia, lejos de traicionar al Evangelio al pronunciar su palabra, en estos últimos meses y años, no ha hecho más que cumplir con su misión. Precisamente porque le interesa el bien de todos los hombres y de todo el hombre, ha pronunciado una palabra sobre los acontecimientos del país, porque así lo ha exigido la defensa de los Derechos Humanos y la salvación de las almas.

El testimonio de una Iglesia perseguida.

A las acusaciones calumniosas de adulteración del mensaje cristiano se ha sumado una serie de hechos que constituyen una verdadera persecución a la Iglesia. En un comunicado del Arzobispado del 11 de Julio se resumían los principales hechos contra la Iglesia: sacerdotes expulsados, impedidos de entrar al país, calumniados, amenazados y asesinado; parroquias enteras desprovistas de pastor; “delegados de la palabra”, catequistas imposibilitados de cumplir su misión; el Santísimo Sacramento profanado en Aguilares, etc. Y todos son testigos de la campaña de prensa, prolongada, anónima y calumniosa contra personas de la Iglesia e incluso contra la Iglesia misma y su misión, tal como son comprendidas desde Medellín.

Pero, más que repetir tan lamentables recuerdos, me parece más importante hacer una reflexión cristiana sobre todos estos ataques, ya que han surgido voces que, a pesar de todos estos atropellos, desmienten la persecución y culpan más bien a la Iglesia de lo que ha sucedido y de la situación de violencia de nuestro país.

En primer lugar, nadie debiera extrañarse de que la Iglesia sea perseguida precisamente cuando es fiel a su misión. Ya lo dijo el Señor: “no es el siervo mayor que su Señor también a vosotros os perseguirán” (Jn. 15, 20). Y desde el comienzo los cristianos experimentaron la persecución.

¿Cuándo realmente se persigue a la Iglesia? La Iglesia, dije antes, no es un fin en sí misma, sino que está al servicio de su misión. Perseguir a la Iglesia, por tanto, no consiste en atacarla directamente, en privarla de privilegios o en desconocer o en desconocerla jurídicamente. Lo más profundo de la persecución a la Iglesia consiste en imposibilitarle llevar a cabo su misión y en atacar a los hombres a quienes ella se dirige con una palabra de salvación.

En nuestro país, aun cuando jurídicamente la Iglesia es reconocida, en los últimos meses se ha atacado su misión, se ha atacado a sus sacerdotes y catequistas que pretendían anunciar y ayudar a realizar el Reino de Dios. Y se ha atacado también y, sobre todo, al pueblo salvadoreño, se han conculcado sus derechos humanos, que forman parte de la responsabilidad de la Iglesia. Y, según la fe de la Iglesia, esta persecución toca al mismo Cristo, porque toca a Cristo quien toca a sus cristianos, sobre todo si se trata de los más pobres: “¿Saulo, Saulo, por qué me persigues?” (Hechos 9, 5), preguntó Cristo a quien perseguía a sus cristianos. Y en el juicio final Cristo revelará que “todo lo que hicisteis con uno de estos más pequeños, conmigo lo hicisteis” (Mt. 25, 40).

En este sentido, profundo la Iglesia puede hablar de persecución y pedir que cese la persecución. Existe persecución a la Iglesia cuando no se permite anunciar el Reino de Dios con todas sus derivaciones de justicia, paz, amor y verdad; cuando no se tolera denunciar el pecado de nuestro país que sume a los hombres en la miseria; cuando no se respetan los derechos de los salvadoreños, y cuando aumentan los desaparecidos, los muertos y calumniados.

Es importante recordar también que se persigue a la Iglesia porque quiere ser en verda la Iglesia de Cristo. Mientras la Iglesia predique una salvación eterna y sin comprometerse en los problemas reales de nuestro mundo, la iglesia es respetada y alabada, y hasta se le conceden privilegios. Pero si la Iglesia es fiel a su misión de denunciar el pecado que lleva a muchos a la miseria, y si anuncia la esperanza de un mundo más justo y humano, entonces se la persigue y calumnia, tildándola de subversiva y comunista.

En esta época de persecución la Iglesia de la Arquidiócesis nunca ha devuelto mal por mal, no ha llamado nunca a la venganza y al odio, sino que ha llamado a la conversión de sus perseguidores; y, en los problemas difíciles del país, ha procurado siempre promover la justicia y evitar males mayores.

Esta Iglesia espera, con la ayuda de Dios, seguir dando el testimonio de fortaleza cristiana en medio de todas las dificultades, sabiendo que sólo así cobrará la credibilidad de lo que anuncia: que es una Iglesia que se ha puesto del lado de los que sufren, y que no le arredran de las persecuciones que ella sufre, cuando provienen de la fidelidad a su Divino Fundador y de su solidaridad con los más necesitados.

La unidad de la Iglesia.

El servicio al Evangelio y la persecución a la Iglesia han tenido como fruto precioso la unidad de la Arquidiócesis, de una forma desconocida hasta ahora. Con alegría hemos podido constatar que muchas barreras han desaparecido. Nunca como ahora se ha dado la unidad de los Pastores con los Religiosos, Religiosas y Laicos. Son innumerables las cartas de solidaridad y de estímulo para continuar viviendo este testimonio, recibidas de Cardenales, Obispos, Conferencias Episcopales, gremios sacerdotales, religiosos y laicales. Hemos recibido también adhesiones de muchos hermanos separados de dentro y fuera del país, a quienes queremos agradecer públicamente su gesto fraternal y cristiano. Recordamos también con alegría, porque queremos agradecer públicamente su gesto fraternal y cristiano. Recordamos también con alegría, porque han sido expresiones de unidad, las diversas eucaristías multitudinarias, las procesiones, las innumerables reuniones y los contactos privados con comunidades y toda clase de personas. Esta unidad y solidaridad es para mi un signo muy claro de que hemos elegido el camino correcto.

Pero, de nuevo, los acontecimientos de los últimos meses nos recuerdan que la unidad de los cristianos se consigue no sólo con la confesión de labios de una misma fe, sino en la puesta en práctica de esa fe; se consigue alrededor de un esfuerzo común, de una misma misión; se consigue en la fidelidad a la Palabra y a la exigencia de Jesucristo, y se cimenta en el sufrimiento común. No puede haber unidad en la Iglesia ignorando la realidad del mundo en que vivimos; por ello, aunque la manifestación de la unidad ha sido impresionante, no ha sido total. Algunos que se llaman a sí mismo cristianos, por ignorancia o por defender sus propios intereses, no han contribuido a la unidad de la Arquidiócesis, sino que, anclados en un falso tradicionalismo, han malinterpretado la actuación y enseñanza de la Iglesia actual, han pretendido desoír la voz del Vaticano II y de Medellín y se han escandalizado del nuevo rostro de la Iglesia.

Apelamos pues, de nuevo, a la unidad de todos los católicos y la deseamos vivamente; pero no podemos poner como precio de esa unidad el cesar en nuestra misión. Recordemos que lo que divide no es la actuación de la Iglesia, sino el pecado del mundo y de nuestra sociedad.

Lo que ha ocurrido en nuestra Arquidiócesis y lo que siempre ha ocurrido cuando la Iglesia es fiel a su misión, es que cuando la Iglesia se introduce, con una intención salvadora y liberadora en el mundo del pecado, el pecado del mundo se introduce en la Iglesia y la divide; separa a los cristianos auténticos y de buena voluntad de los cristianos de nombre y apariencia.

En estos momentos, más que nunca, la Arquidiócesis necesita de la unidad, tanto para hacerse creíble como para ser eficaz. La Iglesia se hace creíble cuando unifica sus esfuerzos, no en su propio provecho, sino en servicio al Evangelio de Cristo. Y la Iglesia necesita la unidad para ser también eficaz. En los últimos meses la Arquidiócesis ha perdido muchos sacerdotes y catequistas; pero por otra parte, dichosamente se ha incrementado el trabajo pastoral al incrementarse la conciencia de muchos católicos. La Iglesia se ve forzada a asumir nuevas tareas en los medios de comunicación social, como son nuestro semanario Orientación y nuestra radio YSAX, nuevas tareas en colegios católicos que quieren avanzar en una pastoral auténticamente cristiana y social, nuevas tareas en parroquias en las que los laicos quieren realmente poner su voz y su esfuerzo al servicio de la misión evangelizadora de la Iglesia.

En nuestras circunstancias concretas y en esta hora privilegiada de la Arquidiócesis, la unidad se debe lograr alrededor del Evangelio, a través de la palabra autorizada del Pastor. Deseo vivamente que todos los sacerdotes, diocesanos y religiosos, y todos los religiosos y religiosas unifiquemos nuestros esfuerzos alrededor de las directrices del Arzobispado, aunque para él lo tengamos que ceder de nuestros puntos de vista y de enfoques anticuados. Y deseo, sobre todo, que los laicos sean también colaboradores eficaces del Obispo, máxime hoy cuando han disminuido notablemente los sacerdotes.

Es cierto que la actuación de la Arquidiócesis en los últimos meses está produciendo sus frutos en el interés de muchos jóvenes por la vida sacerdotal y religiosa, pero es también cierto que, a través de la persecución a los sacerdotes, el Señor está llamando claramente a los laicos a que asuman sus responsabilidades dentro de la Iglesia. Este es el momento para que todos los católicos nos sintamos verdaderamente Iglesia, demos todos el testimonio de nuestra fe y todos colaboremos a la Evangelización, tanto al extender la fe en Cristo como al extender su Reino y traducirlo en estructuras de justicia y paz.

La esperanza de la Iglesia.

Por paradójico que parezca, nunca ha existido en nuestra Arquidiócesis tanta esperanza como ahora, en uno de los momentos más difíciles de su historia. La persecución no ha producido el desánimo, el repliegue o la claudicación, sino la esperanza cristiana. Esto se ha demostrado en la fortaleza con que muchos cristianos, sacerdotes y laicos, hombres de la ciudad y campesinos, han actuado en los últimos meses. Se ha mostrado también en un movimiento de conversión. Se ha mostrado en la solidaridad de muchos cristianos con nuestra actuación, según las expresiones de centenares de cartas y telegramas.

El cristiano es el hombre de la esperanza. “¿Qué nos separará del amor de Cristo?” (Rom. 8, 35) preguntaba S. Pablo. Y, siguiendo su idea, también nosotros afirmamos que ni las muertes, ni las expulsiones, ni los sufrimientos son capaces de apartarnos del amor de Cristo y de seguir su camino. Aquí, en el amor de Cristo, está el fundamento de nuestra esperanza.

Pero esta esperanza sólo toma cuerpo entre la convivencia fraternal de los hombres; por eso nuestra esperanza en Cristo nos hace desear un mundo más justo y más fraternal. Por eso la Iglesia de la Arquidiócesis está interesada y esperanzada en que nuestro país tenga, fuera y dentro de nuestras fronteras, una imagen nueva y mejor. Y precisamente por eso repite la Iglesia que el objeto de su esperanza está inseparablemente unido a la justicia social, al mejoramiento real del hombre salvadoreño, sobre todo de las mayorías campesinas, a la defensa de sus derechos humanos, del derecho a la vida, a la educación, a la vivienda, a la medicina, al derecho de organización, sobre todo aquellos que, como los campesinos, son más fácil víctima de la opresión cuando se les priva de tal derecho.

Por último, quiero repetir mi esperanza, que es esperanza de toda la Arquidiócesis, de que el Gobierno comprenda cuán correcta y humanitaria ha sido la acción de la Iglesia, la cual no puede cesar en esa misión de evangelización integral. La Iglesia no tiene interés en que continúe esta situación tensa con el Gobierno, al contrario, su ideal expresado en el Concilio es el de llegar a una sana cooperación; pero para que esto sea así, tiene que existir una base sólida de servicio sincero a todos los salvadoreños. Por eso, al ofrecimiento de diálogo del Señor Presidente, la Iglesia reitera su disponibilidad de diálogo, siempre que el diálogo esté basado en un lenguaje común y no en el desprestigio y la difamación del lenguaje de la Iglesia; y siempre que una secuencia de hechos logren restituir a la Iglesia la confianza perdida. Tales hechos, desde luego, son los hechos de justicia y de reconciliación, como la aclaración de la suerte de tantos desaparecidos, el cese de capturas arbitrarias y de torturas, el regreso a sus hogares con garantía de libertad de todos los que huyen víctimas del terror, el regreso al país de los sacerdotes que lo tienen prohibido sin motivo justo, la revisión de las expulsiones de sacerdotes oyéndolos en juicio.

El diálogo que se iniciaría en ese clima de justicia y confianza, de cara al bien común del pueblo, de ninguna manera buscaría privilegios ni se basaría en competencias de carácter político, sino que tendría a esa “sana cooperación” entre Gobierno e Iglesia para la creación de un orden social justo, eliminando progresivamente las estructuras injustas y promoviendo los “hombres nuevos” que el país necesita para manejar y vivir en las nuevas estructuras de la justicia, de la paz y del amor.

CONCLUSIÓN.

Cuerpo de Cristo en la historia, la Iglesia de la Arquidiócesis va comprendiendo mejor cada año que la fiesta del 6 de agosto es algo más que una fiesta titular. Es más bien la celebración de una alianza que compromete hasta una identificación de pensamiento y de destino a todos los salvadoreños bautizados con el Divino Salvador del Mundo. Porque todos los bautizados formamos la Iglesia que encarna a Cristo en la historia de nuestra Patria.

Nuestro compromiso cristiano ya no nos deja tener una inspiración u objetivo distinto del mensaje y de inspiración de Cristo para construir la historia salvadoreña. Si no somos fieles a este compromiso, construyendo una patria mejor que refleje en nuestra historia de la tierra el Reino definitivo de los cielos, traicionaremos nuestra misma fe y nuestra misma Patria. Nuestra fidelidad a Cristo, Señor de nuestra historia, nos dará la satisfacción profunda de haber sido con él los constructores de su Reino aquí en El Salvador, para felicidad de todos los salvadoreños.

Que la Reina de la Paz, Patrona también principal de nuestro país, Madre del Cuerpo original de Cristo y por eso mismo Madre del Cuerpo de Cristo que se prolonga en la historia, cuide con protección poderosa de Madre a nuestra Iglesia y a nuestra Patria. Bajo su palma encarne aquí en el pueblo salvadoreño el Reino de Dios que Cristo sigue predicando mediante su Iglesia. Un Reino que “no usurpa vuestras prerrogativas, sino que salva todo lo humano de su fatal caducidad, lo transfigura, lo llena de esperanza, de verdad y de belleza” (Mensaje del Concilio a los Gobernantes, n. 4).

San Salvador, en la fiesta de la transfiguración del Señor, seis de Agosto de mil novecientos setenta y siete.

Lee más

Primera Carta Pastoral – Iglesia de la Pascua

A mis hermanos y hermanas,

El Señor Obispo Auxiliar,
Los Presbíteros,
Los Religiosos,
Las Religiosas
Y al Laicado de la
Arquidiócesis de San Salvador.

Para ustedes y para todos los hombres de buena voluntad, el saludo pascual de Jesús, LA PAZ SEA CON USTEDES.

La Hora del Relevo.

El 22 de febrero, fiesta de la Cátedra de San Pedro, vivió la Arquidiócesis de San Salvador esa hora misteriosa de la “sucesión apostólica” que caracteriza el aspecto humano e histórico de la divina y eterna Iglesia de Jesús. Esta historia comenzó el 28 de septiembre de 1842, cuando San Salvador fue erigida por el Papa Gregorio XVI diócesis sufragánea de Guatemala. En esa nueva sede se sucedieron cuatro obispos hasta el 11 de febrero de 1913 fecha en que san Pío X, Padre de nuestra Provincia Eclesiástica, elevó nuestra Sede a categoría de Metropolitana en la que se han sucedido tres relevantes figuras de la jerarquía salvadoreña.

Las bueneméritas y cansadas manos de Monseñor Luis Chávez y González que, durante 38 años de nuestra agitada historia, rigieron, con tanto cierto, la nave de esta Iglesia particular, entregaban a este nuevo sucesor de los apóstoles el delicado gobernalle que, desde entonces, empuñé con el respeto y delicadeza de quien siente que ha recibido una herencia de incalculable valor para continuar llevándola y cultivándola a través de nuevos y difíciles horizontes.

La historia eclesiástica salvadoreña sabrá evaluar las maravillosa labor de mi venerado Antecesor, en esos 38 años de una pastoral que Dios ha bendecido con tanta abundancia de vida eclesial. El Seminario, las vocaciones, los sacerdotes, las comunidades religiosas, los colegios, las escuelas, la catequesis, las organizaciones e iniciativas de promoción, un luminoso magisterio de cartas pastorales, etc. Son capítulos de esa fecunda historia avalada por el testimonio personal de una vida santa que siempre marchó fiel por la ruta de su vocación sacerdotal. Los cobardes embates de la calumnia ante esta roca de autenticidad y méritos sólo han logrado embellecerla más como se embellece las del mar con la furia espumante de las olas.

Una Hora Pascual.

Si yo buscara un calificativo apropiado para designar esta hora de relevo apostólico de la Arquidiócesis, no dudaría en llamarla una hora pascual.

Sí. Estamos pasando por una bellísima hora de Pascua que coincide con la Pascua de nuestro Año Litúrgico. Sólo el espíritu de un Cristo Resucitado que vive y construye la Iglesia a través del tiempo, puede explicar esa fecunda herencia que nos entrega el venerado Arzobispo antecesor. Sólo el impulso divino del Espíritu de la Pascua puede ser la explicación de este inesperado comienzo de mi servicio jerárquico en la Arquidiócesis. Jamás imaginé un pórtico tan bello para mi ingreso de pastor en esta iglesia del Divino Salvador. El ministerio de la pascua y de la Iglesia que siempre embelesaron mi espíritu cristiano, se me ha hecho, en las circunstancias especiales de esta Cuaresma, una rica vivencia, no sólo de carácter individual, sino vivida desde mi situación de pastor en comunión con toda la Iglesia: en diálogo de común responsabilidad con todo el querido Presbiterio, en participación intensa de preocupación y plegaria con las comunidades y los fieles, y compartida en comunión de Iglesia Universal con la simpatía y solidaridad de muchos hermanos Obispos y Diócesis y, sobre todo, con el Sucesor de San Pedro que, una vez más, cumplió conmigo, en mi reciente viaje a Roma, el encargo carismático de Cristo: “confirma a tus hermanos” (Lc. 22,32).

Un Saludo de Pascua.

Todo esto impone el tema y el estilo pascuales de mi primer carta pastoral dirigida a toda mi Arquidiócesis. Es la carta de mi presentación y de mi primer saludo, que, con un aire de optimismo y esperanza cristiana, quiere expresar:

– Ante todo, a mis hermanos y amigos que integran el Presbiterio de la Arquidiócesis, mi ofrecimiento y mi esperanza de mutuo diálogo y colaboración en servicio del pueblo de Dios que juntos tenemos que evangelizar, santificar y gobernar;
– A las ejemplares comunidades de Religiosos y Religiosas, mi cariño pastoral y mi gratitud por el enriquecimiento de la vida de oración y contemplación y por las múltiples formas de hacer realidad, en medio de nuestro pueblo, la divina misión de la Iglesia;
– Al generoso laicado, toda la ilusión y esperanza que el Concilio Vaticano II ha despertado en el corazón de los Pastores, al promover la vocación secular como un llamamiento a la santidad en el mundo al que deben ordenar según el designio de Dios y hacia una colaboración comprometida con la misión pastoral de la Iglesia;
– Y a todos los hombres que esperan de la Iglesia la respuesta que ilumine sus dudas, sus inquietudes y problemas, la segura promesa de que Dios está tendiendo su mano, desde la Iglesia, “a todos los que busquen con sincero corazón” (Pleg. Euc. n. IV).

Destinatarios especiales de este saludo pascual son también todos mis amigos que, en diversas formas, me expresaron su amable acogida y adhesión a la voluntad del Santo Padre que me designó para esta Sede Metropolitana. Así como también los que compartieron, con múltiples demostraciones de solidaridad, el dolor y la esperanza que provocó el asesinato del inolvidable Padre Rutilio Grande (q.e.p.d.) y otros atentados contra la libertad de la Iglesia.

Hacia un Diálogo Reflexivo.

Y ahora, hermanos y amigos, el saludo y presentación se torna invitación a un diálogo reflexivo. Represento a la Iglesia, la cual siempre está deseosa de dialogar con todos los hombres para comunicarles la verdad y la gracia que Dios le ha confiado a fin de orientar el mundo conforme a sus proyectos divinos. Pongamos este tema en términos pascuales para mantener el estilo de su título: la Iglesia no vive para sí misma, sino para llevar al mundo la verdad y la gracia de la Pascua. He aquí la síntesis de esta carta que sólo quiere presentar, a la luz de esta “hora pascual”, la identidad y la misión de la Iglesia y ofrecer con sinceridad su voluntad de diálogo con todos los hombres:

I. La Pascua, origen y contenido de la Iglesia
II. La Iglesia, Sacramento e instrumento de la Pascua
III. El mundo, destinatario de la verdad y de la gracia de la Pascua

I- LA PASCUA.

¿Qué es la Pascua? ¿Qué es el “Misterio Pascual”? Es sencillamente el acontecimiento de la salvación cristiana mediante la muerte y la resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

El Concilio Vaticano II que ha hecho del “Ministerio Pascual” el centro de sus reflexiones sobre la Iglesia y su misión en el mundo, explica: “La Obra de la redención humana y de la perfecta glorificación de Dios, preparada por las maravillas que Dios obra en el pueblo de la Antigua Alianza, Cristo el Señor la realizó principalmente por el misterio pascual de su bienaventurada pasión, resurrección de entre los muertos y gloriosa ascensión. Por este misterio, con su muerte destruyó nuestra muerte y con su resurrección restauró nuestra vida” (S.C. 5).

La Pascua de la Antigua Alianza.

El acontecimiento, pues, de la salvación cristiana, que llamamos “Misterio Pascual”, venía siendo “preparado por las maravillas que Dios obró en el pueblo de la Antigua Alianza”. Por eso, para entender un poco mejor el sentido y el estilo de la redención cristiana, es necesario remontarse a las “maravillas de la Antigua Alianza”. Y es principalmente en el libro del Éxodo donde se nos revela el estilo histórico-salvífico de la redención: Dios salva a Israel, y así será para todos los pueblos, desde su propia historia. También se nos revela allí que esta redención comprende: El rescate de la muerte mediante la protección de la sangre del cordero, mientras el ángel del exterminio “pasaba” cobrando la vida de los progenitores egipcios, comprende también el “paso” de una esclavitud, a través de un mar y un desierto, a una tierra prometida para la libertad y el descanso.

Cada año el pueblo rescatado celebraba aquel “paso”. Pero la celebración de aquella Pascua no era sólo un recuerdo del pasado; era toda una redención que se hacía presente con un profundo sentido litúrgico y sacramental, profético y escatológico, sacrificial y comunitario. Es decir, se vivía de nuevo “las maravillas” del Señor, y por eso se decía a los participantes: “hoy salen ustedes…” y el mismo rito pascual se ejecutaba “a causa de lo que Yahveh hizo por mi cuando yo salí de Egipto” (Ex. 13, 4-8). Era pues una pascua siempre actual. Era un Dios salvador de Israel a través de su propia historia. Se alababan en presente esas maravillas y en presente también se denunciaban los pecados contra la Alianza. Los fracasos e imperfecciones de esa historia no los desanimaban porque la pascua estaba abierta a lo escatológico y, en el esfuerzo por el presente, brillaba la esperanza de una Pascua más perfecta, más allá de la historia, que era la felicidad de un perfecto banquete pascual. El sentido sacifical y comunitario se le daba la inmolación del cordero y la reunión de familia o de grupo que el patriotismo extendía hasta la gran comunidad nacional.

“Cristo Inmolado es Nuestra Pascua”.

Toda esta mística de la pascua de Israel, desembocaba en aquella última pascua de Jesús, para transformarse de figura y preparativo en la realidad de la Pascua cristiana. Sobre la estructura de la vieja pascua, Cristo mismo se constituye en una maravillosa personificación de la Pascua mediante el “paso” por la muerte y la resurrección. “Nuestra Pascua es Cristo inmolado” canta la Iglesia entre los aleluyas de la resurrección. Toda su vida y su obra está marcada con el signo pascual: fue una pascua la “hora” señalada por el Padre para la redención del mundo en Cristo y con qué viva conciencia se acercó Cristo a su “hora pascual”. Su muerte en la cruz fue la inmolación del verdadero Cordero pascual y en una cena pascual Jesús funda la representación memorial eucarística que hará presente en medio de todas las circunstancias humanas la maravilla de su redención.

¿Quién puede medir la potencialidad redentora de este “paso” de la muerte a la resurrección? Si con su muerte queda destruido el imperio del pecado, del infierno y de la muerte, su resurrección que implanta ya en la historia el imperio de la vida eterna, nos ofrece la capacidad para las más audaces transformaciones de la historia y de la vida (Cf. G.S. 22. 38). En la resurrección Dios glorifica a su Hijo (Act. 2, 22 ss, Rom. 8, 11), pone el sello divino sobre el acto de la redención que se inició en la encarnación y consumó en la cruz. La resurrección constituye a Jesús “Hijo de Dios en su Poder” (Rom. 1, 4) “Señor y Cristo” (Act. 2, 36) “Cabeza y Salvador” (Act. 5, 31) “Juez y Señor de los vivos y de los muertos” (Act. 10, 42). “Primogénito de entre los muertos” (Act. 26, 23, Ap. 1, 5) y “Señor de la gloria” (1 Cor. 2, 8) ha entrado, el primero, en un mundo nuevo que es el universo rescatado y tiene poder para ofrecer a los hombre que creen en él, el don del Espíritu Santo (Act. 2, 38).

Porque Pascua es también la venida del Espíritu Santo, “la fuerza de lo alto”, el espíritu de verdad y amor, el abogado y consolador, el espíritu de Dios por el cual los hombres se pueden identificar con Jesús en su victoria sobre el mal y en la renovación de su propia vida. El “Reino de los cielos” no está sólo después de la muerte. Entonces será su consumación perfecta. Pero ya lo inauguró el Resucitado entre los hombres de la historia por el “paso” de la muerte a la resurrección.

En él está Nuestra Esperanza.

Cuando he llamado “hora pascual” a este momento de nuestra Arquidiócesis, pensaba en toda esta exuberante potencialidad de fe, esperanza y amor de Cristo resucitado –viviente y operante- ha provocado en los diversos sectores de nuestra Iglesia particular y aún en sectores y personas que no pertenecen ni participan todavía en nuestra fe pascual. Con emoción de pastor me doy cuenta de que la riqueza espiritual de la Pascual, la herencia máxima de la Iglesia, florece entre nosotros y que ya se está realizando aquí el deseo que los Obispos expresaron en Medellín al hablar a los jóvenes: “que se presente, cada vez más nítido, en América Latina, el rostro de una Iglesia auténticamente pobre, misionera y PASCUAL, desligada de todo poder temporal y audazmente comprometida en la liberación de todo el hombre y de todos los hombres” (Juventud, n. 15).

II- LA IGLESIA, SACRAMENTO DE LA PASCUA.

La Iglesia de Cristo tiene que ser una IGLESIA DE LA PASCUA. Es decir, una Iglesia que nace de la Pascua y vive para ser signo e instrumento de la Pascua en medio del mundo.

La Iglesia Nace de la Pascua.

Los antiguos Padres ya descubrieron, en el relato de la lanzada (Jn. 19, 34), un místico paralelismo entre el nacimiento de la Iglesia del costado de Cristo dormido en la cruz y la formación de Eva del costado de Adán. Es bella también la relación pascual con que San Pablo une el origen de la Iglesia con el sacrificio de Cristo: “Cristo amó a la Iglesia y se entregó a sí mismo por Ella, para santificarla, purificándola mediante el baño del agua en virtud de la palabra y presentándola resplandeciente a sí mismo; sin que tenga mancha ni arruga ni cosa parecida, sino que sea Santa e Inmaculada” (Efes. 5, 25-27).

Jesús, que realizó nuestra redención bajo el signo pascual, ha querido prolongarse así también, en un estilo pascual, en la vida de la Iglesia. La Iglesia es el Cuerpo de Cristo Resucitado, y, por el bautismo todos los miembros que la integran viven esa tensión de pascua, ese “paso” de vida a muerte, el tránsito que nunca termina y que se llama “conversión”, exigencia continua de matar en sí mismo todo lo que es pecado y hacer vivir cada vez con más pujanza todo lo que es vida, renovación, santidad, justicia. El Espíritu Santo comienza a animar esta vida de resurrección en la Iglesia, desde el mismo día de la Resurrección, cuando Jesús “insuflo” el Espíritu re-creador sobre los Apóstoles (Cfr. Jn. 20, 22, Mc. 14, 27). Pentecostés –cincuenta días después de Pascua- sólo es la plenitud de la Pascua. Entonces tiene lugar a la gran efusión carismática para “manifestar” la Iglesia al mundo y autorizar públicamente el testimonio de los Apóstoles. Así Dios urge indefinidamente esta Iglesia, a fin de identificarla con Jesús para que en un mismo Espíritu con El tengan acceso al Padre todos los fieles que la componen (L. G. 4; Cfr. Efes. 2, 18).

En otras palabras, el Cristo de la Pascua se prolonga y vive en la Iglesia de la Pascua. Y no se puede formar parte de esta Iglesia sin ser fiel a ese estilo del “paso” de la muerte a la vida; sin un sincero movimiento de conversión y fidelidad al Señor.

La Iglesia, Signo e Instrumento de la Pascua.

“Del costado de Cristo dormido en la cruz, nació el Sacramento admirable de la Iglesia entera” (S. C. 5), “Sacramento universal de salvación” (L. G. 48), dice bellamente el Concilio Vaticano II, el cual hizo del “Misterio Pascual” el foco central e sus reflexiones acerca de la Iglesia, porque toda la razón de ser de la Iglesia es hacer sensible y operante, en medio de los hombres, el fecundo dinamismo de la muerte y resurrección de su Señor.

Resulta asé el carácter atrayente de una Iglesia que no vive para sí, sino para servir de instrumento a Cristo para la redención de todos los hombres. Y me agrada mucho subrayar este sentido de servicio en una carta que tiene como objeto la presentación de un pastor que quiere vivir y sentir, lo más cerca posible, los sentimientos del Buen Pastor que “no vino a ser servido sino a servir y dar su vida” (Mt. 20, 28).

La Iglesia, nacida de la Pascua para llevar las gracias pascuales a los hombres es descrita así en una de las más profundas síntesis del Concilio Vat. II: “Cristo, el único mediador, instituyó y mantiene continuamente en la tierra a su Iglesia santa, comunidad de fe, esperanza y caridad, como un todo visible, comunicando, mediante ella, la verdad y la gracia a todos” (L. G. 8).

Están aquí los tres elementos que hacen de la Iglesia el “Sacramento universal de la salvación”: la comunidad jerárquica como parte visible del Sacramento; la verdad y la gracia del Redentor como el invisible contenido sacramental. Hacer Iglesia será siempre edificar sobre esos tres cimientos queridos por el mismo Cristo: compactar en la fe, la esperanza y el amor una comunidad en torno del Pastor que hace visible a Cristo; evangelizar esa comunidad con la única verdad de Cristo y desde la comunidad evangelizar al mundo; y vivir y comunicar la gracia pascual que es liberarse del pecado y hacerse participante de la filiación divina que Cristo adquirió con su muerte y resurrección.

O, Explicado con términos de S. S. Pablo VI, en la programática exhortación “Evangelii nuntiandi”: “Aquellos cuya vida se ha transformado, entran en una comunidad, que es en sí misma signo de novedad de vida: la Iglesia Sacramento visible de la salvación. Pero a su vez, la entrada en la comunidad eclesial se expresa a través de muchos otros signos que prolongan y despliegan el signo de la Iglesia. En el dinamismo de la evangelización, aquel que escoge el Evangelio como Palabra que salva lo traduce normalmente en gestos sacramentales: adhesión a la Iglesia, acogida de los sacramentos que manifiestan y sostienen esta adhesión, por la gracia que confieren” (n. 23).

Exigencia de Fidelidad.

Si la predicación de la Iglesia es “Verdad que salva” (Rom. 1, 16) y la Esucaristía y demás sacramentos que administra significan y dan a los hombres la capacidad de hacerse hijos de Dios, es porque “emanan del Misterio pascual de la pasión, muerte y resurrección de Cristo” (5. C. 61).

Por eso, si el origen pascual de la Iglesia le exige, de parte de Cristo, una exquisita fidelidad al Señor Resucitado para que sea auténtica su identidad, su servicio como signo e instrumento de la verdad y de la gracia que redimen al mundo desde el Misterio pascual, la obliga, con la exigencia de un mundo necesitado de salvación, a no adulterar en lo más mínimo su magisterio y su ministerio. La función profética, sacerdotal y social que, en nombre de Cristo Resucitado, realiza la Iglesia entre los hombres, debe estar en perfecta sintonía con el sentir de Cristo, hoy más que nunca, cuando el pueblo espera de ella la respuesta del único que puede salvarnos.

III- EL MUNDO, DESTINATARIO DE LA PASCUA

La Iglesia no vive para sí. Su razón de ser es la misma de Jesús: un servicio a Dios para salvar al mundo. Así lo proclamó el Concilio Vaticano II, al escribir sobre la misión de la Iglesia en el mundo actual: “Por solidaridad, respeto y amor a toda la familia humana, el Concilio quiere dialogar con ella acerca de todos los problemas , aclarárselos a la luz del Evangelio y poner a disposición del género humano el poder salvador que la Iglesia, conducida por el Espíritu Santo, ha recibido de su Fundador” (G. S. 5 –G. S. 3).

Y cuando, en agosto-septiembre de 1968, se reunieron en Medellín bajo la autoridad del Papa, los Obispos de América Latina, para concretar este noble servicio de la Iglesia a nuestro Continente, se dieron cuenta que el Espíritu de la Pascua impulsaba urgentemente sobre nuestra Iglesia a un diálogo y a un servicio hacia nuestros pueblos: “Estamos –dijeron- en el umbral de una nueva época histórica de nuestro Continente, llena de un anhelo de emancipación total, de liberación de toda servidumbre, de maduración personal y de integración colectiva” (Introd. 4). Y proclamaron que la Iglesia no podía sentirse indiferente ante “un sordo clamor de millones de hombres, pidiendo a sus pastores una liberación que no les llega de ninguna parte” (Pobreza, 2).

Una Misión Religiosa y Humana.

Estas legítimas aspiraciones de nuestro pueblo que, hoy aquí, se vuelve a nuestra propia Iglesia, como un reto o, mejor, como una interpretación evangélica, por una parte; mientras, por otra parte, una mayor conciencia que la Iglesia va tomando de su propia misión, para no rehuír esta interpelación si no para tener la sabiduría y la fortaleza para decir la palabra y tomar la actitud que Cristo le exige en estas complicadas circunstancias, caracteriza esta hora difícil. “Hora –diría el Cardenal Pironio- de cruz y de esperanza, de posibilidades y riesgos, de responsabilidad y compromiso” (Escritos pastorales, Pág. 206); hora, sobre todo, de mucha oración y contemplación para interpretar, desde el mismo corazón de Dios, estas señales de nuestro tiempo para saber prestar el servicio que como Iglesia debemos a estos justos anhelos de nuestros hermanos.

Porque la imagen de nuestra Iglesia no puede ser definitiva desde una perspectiva simplemente política o socioeconómica, pero tampoco desde una perspectiva de indiferencia para los problemas temporales del mundo. “La misión de la Iglesia –citamos nuevamente el Concilio- es esencialmente religiosa, pero por lo mismo profundamente humana” (G. S. 11). Pablo VI explica así la difícil conjugación de estas dos notas de la misión de la Iglesia: religiosa y humana. “Al predicar –dice el Papa- la liberación y el asociarse a aquellos que actúan y sufren por ella, la Iglesia no admite el circunscribir su misión al solo terreno religioso, desinteresándose de los problemas temporales del hombre, sino que reafirma la primicia de su vocación espiritual, rechaza la substitución del anuncio del Reino por la proclamación de las liberaciones humanas y proclama también que su contribución a la liberación no sería completa si descuidara anunciar la salvación de Jesucristo” (Evangelii Nuntiandi, 34). Mientras se tenga en cuenta esta supremacía de la vocación espiritual de la Iglesia y esta prevalencia de la salvación en Jesucristo, el mismo Papa defiende la conexión necesaria entre la auténtica evangelización y la promoción humana –desarrollo, liberación-, porque así lo exigen razones de orden antropológico, teológico y evangélico; porque disociar evangelización y promoción “sería ignorar la doctrina del Evangelio acerca del amor hacia el que sufre o padece necesidad”. Muy encarecidamente les recomiendo el estudio de todo este capítulo III de la citada exhortación para tener ideas claras sobre la liberación que la Iglesia propicia.

Servicio que Exige una Conversión.

Un servicio de la Iglesia de la pascua a las necesidades de nuestro pueblo, debe comenzar, como dijeron los Obispos en Medellín “por un afán de conversión. Hemos visto que nuestro compromiso más urgente es purificarnos en el espíritu del Evangelio todos los miembros e instituciones de la Iglesia Católica” (Mensaje a los pueblos de A. L.).

Y en un sincero análisis de esta confesión, el Cardenal Pironio piensa en estas tres líneas fundamentales:

– Los cristianos no habíamos asimilado profundamente a Jesucristo (conocíamos superficialmente el Evangelio o habíamos estudiado técnicamente a Cristo sin saborearlo en su misterio).
– Divorciamos la fe de la vida (nos contentamos con proclamar la fe o celebrarla en la liturgia, pero sin realizarla en lo concreto del amor y la justicia).
– Por lo mismo, habíamos perdido la sensibilidad cristiana frente a las angustias de los hombres, no supimos iluminar sus esperanzas y nos desentendimos de la construcción positiva de la historia.

Una Iglesia de la Pascua y de Pentecostés debe ser una Iglesia de la conversión, de la vuelta fundamental a Cristo, cuya sencilla transparencia seremos, y a las exigencias radicales del sermón de la montaña” (Escritos Pastorales, Pág. 211).

Una Sana Comparación.

También, desde nuestra identidad de Iglesia, comprendemos que nuestro servicio a los hombres precisamente porque no es de carácter político ni socio-económico, busca un diálogo sincero y una sana cooperación con quienes tienen las responsabilidad es políticas y socio-económicas; y esto no lo hace la Iglesia por competencia técnica ni por buscar privilegios temporales, sino porque también la comunidad política y los intereses del mundo deben tener en cuenta que están al servicio de la vocación personal y social del hombre, vocación “que no se limita al solo horizonte temporal sino que, sujeto de la historia humana, el hombre mantiene íntegra su vocación eterna… Y la Iglesia es signo y salva guardia del carácter trascendente de la persona humana… Por eso, es de justicia que la Iglesia pueda, en todo momento y en todas partes, predicar la fe con auténtica libertad, enseñar su doctrina social, ejercer su misión entre los hombres sin traba alguna y dar su juicio moral, incluso sobre materias referentes al orden político, cuando lo exijan los derechos fundamentales de la persona y salvación de las almas, utilizando todos y sólo aquellos medios que sean conformes al Evangelio y al bien de todos” (G. S. 76).

Es nuevamente el Concilio Vaticano II el que aboga por sana cooperación que no comprometa en nada la libertad y autonomía de la Iglesia, antes bien dispuesta a renunciar a cualquier privilegio cuando se corra el peligro de empañar la de su testimonio. La Iglesia en El Salvador, “por el bien y el amor a su pueblo, siempre ha estado dispuesta a esta cooperación y diálogo con las autoridades del Estado y los poderes económicos-sociales del país; y lo ha agradecido cuando ha contado con ellos así como sufre cuando se empañan estas relaciones, con detrimento y confusión del pueblo, por el mal entendido o la incomprensión de su difícil responsabilidad de defender los derechos de Dios y del hombre. Y la búsqueda de esta comprensión es una de sus esperanzas pascuales, objeto de sus plegarias y una de las metas de su trabajo pastoral, para poder vivir en plenitud la paz que el Resucitado nos entregó y en la que “siempre noble soñó El Salvador”.

CONCLUSIÓN

Queridos hermanos y amigos. Juntos hemos vivido una Cuaresma de vía crucis y viernes santos que florece en esta hora luminosa y esperanzadora de la Pascua de Resurrección. Los que como Obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos, sentimos la conciencia de ser Iglesia, depositaria de las fuerzas de salvación de los hombres de Cristo, comprendemos también el reto y los riesgos que esta hora difícil nos lanza. Es el reto de una esperanza del mundo puesta en nuestra Iglesia. Seamos dignos de esta hora y sepamos dar razón de esa esperanza con nuestro testimonio de unidad, de comunión, de autenticidad cristiana y de un trabajo pastoral que, salvando con nitidez la supremacía de la misión religiosa de la Iglesia y de la salvación en Jesucristo, tenga también muy en cuenta las dimensiones humanas del mensaje evangélico y las exigencias históricas de lo religioso y eterno.

Nuestro Divino Salvador no defraudará nuestra esperanza. Pongamos por intercesora a la Reina de la Pas, Patrona Celestial de nuestro pueblo. Madre del Resucitado que Ella ampare a nuestra Iglesia, Sacramento de la Pascua. Que como María, la Iglesia viva ese feliz equilibrio de la Pascua de Jesús que debe marcar el estilo de la verdadera salvación del hombre en Cristo: sentirse “Glorificada ye en los cielos como imagen y principio de la vida futura y al mismo tiempo ser aquí en la tierra luz del peregrinante pueblo de Dios, como signo de esperanza cierta y de consuelo hasta que llegue el día del Señor” (L. G. 68).

Suplico a los queridos Sacerdotes, Religiosos, Religiosas, Catequistas, Colegio y Escuelas Católicas y demás agentes de nuestra pastoral, estudiar, durante todo el tiempo pascual (hasta la fiesta de Pentecostés) el tema de esta Carta Pastoral: La Pascua, la Iglesia y el mundo.

Con Mi Bendición.

San Salvador, Domingo de Resurrección, diez de abril de mil novecientos setenta y siete.

Lee más

La Iglesia un servicio de liberación personal, comunitaria, trascendente – Quinto Domingo de Cuaresma

Isaías: 43, 16-21
Filipenses: 3, 8-14
Juan: 8, 1-11

Queridos hermanos:

INTRODUCCION:

a) SALUDO A LA MISION ECUMENICA

Comparten con nosotros esta celebración de la palabra de Dios y de la Eucaristía nuestros hermanos que forman una Misión Ecuménica que visita a El Salvador estos días para darse cuenta de nuestra situación en asuntos de derechos humanos. Son ellos: el Rvdo. Alan McCoy, franciscano, que junto con el P. Juan Macho Merino me acompañan en la presidencia de esta misa; el Rvdo. McCoy es presidente de la Conferencia de Superiores de Ordenes Religiosas de Hombres, en Estados Unidos… Está también el Rvdo. Thomas Quigley, Laico de la División de América Latina del Departamento de Paz y Desarrollo en la Conferencia Episcopal de Estados Unidos… El Rvdo. William Wipfler del Programa de Derechos Humanos del Consejo Nacional de Iglesias de Estados Unidos… la Sra. Betty de Nute Richardos del Comité de Servicio de los Amigos Americanos también de Estados Unidos… y el Sr. Ronald Joung del Programa de Educación por la Paz, del Comité de Servicio de los Amigos… Sentimos en ellos la solidaridad de Norte América en su pensamiento cristiano y así comprendemos como el Evangelio puede iluminar las diversas formas de sociedades; y siempre, desde la perspectiva del respeto al hombre como nos ha revelado Nuestro Señor, se siente solidaria con una Iglesia que, precisamente, trata de defender esos derechos del hombre tan pisoteados en nuestra patria. Les agradecemos mucho…

Nuestro agradecimiento a ellos, y que estos días que pasan entre nosotros sean sumamente beneficiosos para afianzarse más en su compromiso cristiano. Y en nuestra comprensión hacia otros países veamos también como nuestro esfuerzo es comprendido y apoyado por todos aquellos que se iluminan verdaderamente con la luz del Evangelio.

-YSAX INSTRUMENTO DE VERDAD Y DE JUSTICIA

Queremos saludar, repito, a los oyentes de YSAX que por tanto tiempo han esperado este momento y que, gracias a Dios, ha llegado… No ignoramos el riesgo que corre nuestra pobre emisora por ser instrumento y vehículo de la verdad y de la justicia, pero sabemos que el riesgo hay que correrlo porque detrás del riesgo hay todo un pueblo que apoya esta palabra de verdad y de justicia…

-RADIO NOTICIAS DEL CONTINENTE

Me alegro de contar también esta mañana con la colaboración de Radio Noticias del Continente que está, desde este teléfono y desde nuestra emisora, llevando, como los domingos pasados nuestra voz a América Latina… Está con nosotros el periodista Demetrio Olaziregui y nos ha informado como estalló una bomba cerca de la cabina de locución de aquella emisora en Costa Rica. Eran varias cargas de dinamita, destruyó parcialmente la pared de un edificio de dos pisos y todos los vidrios. Tuvo que silenciarse un momento pero luego ha seguido funcionando y está prestándonos este maravilloso servicio… Nos dice que la homilía seguirá transmitiendose ya que hay demanda de Venezuela, de Colombia y hasta de Brasil… Aquella emisora ha recibido de 300 a 400 cartas en que manifiestan que oyen perfectamente esta onda en Honduras, en Nicaragua, y aquí mismo en El Salvador, en muchas partes.

b) CONTEXTO LITURGICO:- CUARESMA, PREPARACION DE PASCUA

Es entonces para darle gracias a Dios que un mensaje que no quiere ser más que un modesto reflejo de la palabra divina, encuentre canales maravillosos para extenderse y llegar a muchos hombres y decirles que en el contexto de la Cuaresma todo ésto es una preparación para nuestra Pascua, y que ya de por sí la Pascua es grito de victoria, que nadie puede apagar aquella vida que Cristo resucitó y que ya la muerte, ni todos los signos de muerte y de odio contra él, ni contra su Iglesia podrán vencer. ¡El es el victorioso!…

-SEMANA SANTA, CELEBRACION DE LA REDENCION

Así como florecerá en una Pascua de resurrección inacabable es necesario acompañarlo también en una Cuaresma, en una Semana Santa que es cruz, sacrificio, martirio y como El decía: «¡dichosos los que no se escandalizan de su cruz!».

La Cuaresma es, pues, un llamamiento a celebrar nuestra redención en ese difícil complejo de cruz y de victoria. Nuestro pueblo actualmente está muy capacitado, todo su ambiente nos predica de cruz; pero los que tienen fe y esperanza cristiana saben que detrás de este calvario de El Salvador está nuestra Pascua, nuestra resurrección y esa es la esperanza del pueblo cristiano…

c) MENSAJE CUARESMAL DE LA PALABRA DE DIOS:

-REVELA EL PROYECTO DE DIOS PARA LIBERAR PLENAMENTE A LOS HOMBRES

He tratado durante estos domingos de Cuaresma de ir descubriendo en la revelación divina, en la Palabra que se lee aquí en la misa el proyecto de Dios para salvar a los pueblos y a los hombres; porque hoy, cuando surgen diversos proyectos históricos para nuestro pueblo podemos asegurar: tendrá la victoria aquel que refleja mejor el proyecto de Dios. Y esta es la misión de la Iglesia. Por eso, a la luz de la Palabra divina que revela el proyecto de Dios para la felicidad de los pueblos tenemos el deber, queridos hermanos, de señalar también las realidades; ver como se va reflejando entre nosotros o se está despreciando entre nosotros, el proyecto de Dios. Nadie tome a mal que a la luz de las palabras divinas que se leen en nuestra misa iluminemos las realidades sociales, políticas, económicas, porque de no hacerlo así, no sería un cristianismo para nosotros. Y es así como Cristo ha querido encarnarse para que sea luz que él trae del Padre, se haga vida de los hombres y de los pueblos.

Ya se que hay muchos que se escandalizan de estas palabras y quieren acusarla de que ha dejado la predicación del evangelio para meterse en política, pero no acepto yo esta acusación, sino que hago un esfuerzo para que todo lo que nos ha querido impulsar el Concilio Vaticano II, la Reunión de Medellín y de Puebla, no sólo lo tengamos en las páginas y lo estudiemos teóricamente sino que lo vivamos y lo traduzcamos en esta conflictiva realidad de predicar como se debe el Evangelio… para nuestro pueblo. Por eso le pido al Señor, durante toda la semana, mientras voy recogiendo el clamor del pueblo y el dolor de tanto crimen, la ignominia de tanta violencia, que me de la palabra oportuna para consolar, para denunciar, para llamar al arrepentimiento, y aunque siga siendo una voz que clama en el desierto se que la Iglesia está haciendo el esfuerzo por cumplir con su misión…

En los domingos de Cuaresma, entonces, hemos visto ese proyecto de Dios que se podría sintetizar así:

CRISTO ES EL CAMINO

Por eso nos presenta ayunando y venciendo tentaciones en el desierto.

Cristo es la meta y la vida, el impulso, por eso nos lo presentaba transfigurado, como llamándonos a esa meta a la que todos los hombres son llamados.

LA COLABORACION DEL HOMBRE: LA CONVERSION

Y los otros domingos, 3o., 4o y 5o., la colaboración que Dios pide a los hombres para salvarlos: su conversión, su reconciliación con él. Bajo ejemplos preciosísimos como la higuera estéril, como el hijo pródigo y esta mañana como la adúltera que se arrepiente y es perdonada, es el llamamiento que Dios nos hace y nos dice que nos encontrará así como el padre del hijo pródigo, así como el salvador de la adúltera; no hay pecado que no quede perdonado, no hay enemistad que no se pueda reconciliar cuando haya una conversión y un retorno sincero al Señor. ¡Esa es la voz de la Cuaresma!

-REVELA LA REALIZACION DEL PROYECTO DE DIOS EN LA HISTORIA

Y como las lecturas de Cuaresma también nos van diciendo como ese Dios aplica su proyecto en la historia, para hacer de la historia de los pueblos su historia de salvación. Y en la medida en que esos pueblos reflejen ese proyecto de Dios, de salvarnos en Cristo por la conversión, en esa medida los pueblos se van salvando y van siendo felices. Por eso, en la primera lectura de toda Cuaresma, es la historia de Israel, el pueblo paradigma, el pueblo ejemplar, ejemplar hasta en sus infidelidades y pecados para que en ellas aprendamos también como castiga Dios las infidelidades, el pecado. Y modelo también en traer la promesa de salvación de Dios. Desde Abraham hemos recorrido con Moisés la peregrinación del desierto, con Josué llegamos a celebrar la primera pascua en la tierra prometida.

Y hoy nos invita a un segundo éxodo: el retorno de Babilonia. Es una historia que cada pueblo tiene que imitar; porque no es que cada pueblo sea igual a Israel, pero hay algo que en todo pueblo existe: el grupo de los que siguen a Cristo, el grupo del Pueblo de Dios que no es todo el pueblo natural pero sí es grupo fieles. Y por eso, el ejemplo es precioso esta mañana: Seguidores de Cristo allá en Estados Unidos vienen a compartir con los seguidores de Cristo aquí en El Salvador, y ellos en la gran nación del Norte, son voz de evangelio contra las injusticias de aquella sociedad… así vienen a darnos solidaridad para que nosotros, Pueblo de Dios aquí en El Salvador, sepamos también denunciar con valentía, las injusticias de nuestra propia sociedad…

A la luz de las palabras divinas de hoy voy a presentar esta reflexión con este título:

LA IGLESIA, UN SERVICIO DE LIBERACION PERSONAL…
COMUNITARIA…TRASCENDENTE

Estos tres calificativos marcan los tres pensamientos de la homilía de hoy:

1o. La dignidad de la persona es lo primero que urge liberar.

2o. Dios quiere salvar a todo el pueblo.

3o. La trascendencia dá a la liberación su verdadera y definitiva dimensión.

1.- LA DIGNIDAD DE LA PERSONA ES LO PRIMERO QUE URGE LIBERAR

a) FIGURA DE LA ADULTERA FRENTE A CRISTO

Allí tenemos el Evangelio. Y no encuentro una figura más hermosa de Jesús salvando la dignidad humana que este Jesús que no tiene pecado frente a frente con una adúltera, humillada porque ha sido sorprendida en adulterio. Y piden para ella, sentencia de lapidación. Y aquel Jesús que después de echar en cara, sin decir palabra, el pecado de los propios jueces, le pregunta a la mujer: «Nadie te ha condenado?» «Nadie, Señor. Pues yo tampoco te condeno; pero no peques más.»

Fortaleza pero ternura. La dignidad humana ante todo. Era un problema legal en el tiempo de Jesús. En el Deuteronomio toda mujer sorprendida en adulterio debía morir y cuando quedaba un espacio para discutir como debe ser esa muerte, discutían los fariseos y los letrados: «¿por lapidación, por estrangulación?» y a ésto se refiere la pregunta: «Esta mujer ha sido sorprendida en adulterio, nuestra ley dice que debe morir, ¿Tú qué dices? Según la discusión actual, ¿cómo debemos matarla?». A Jesús no le importan estos detalles legalistas. Con un disimulo superior a esa mala voluntad de los que le ponían una trampa se puso a escribir en la Tierra, como cuando uno disimula con un lápiz manchando un papel. Ellos insisten y Jesús dá la gran respuesta de su sabiduría: «El que de ustedes estén sin pecado, que tire la primera piedra».

Ha tocado la conciencia. Eran los testigos según las leyes antiguas, los primeros que debían tirar la primera piedra. Pero los testigos, al mirarse a su conciencia sentían que eran testigos de su propio pecado. Y la dignidad de la mujer se salva. Dios no salva el pecado pero si la dignidad de una mujer sumergida en el pecado. El ama, ha venido precisamente a salvar a los pecadores y aquí tiene un caso. Convertirla es mucho mejor que apedrearla. Perdonarla y salvarla es mucho mejor que condenarla. La ley tiene que ser un servicio a la dignidad humana y no los falsos legalismos con los cuales se pisotea la honradez, muchas veces, de las personas.

Y dice con un realismo espantoso el evangelio: Comenzaron a irse comenzando por los más viejos. La vida se ocupa para ofender a Dios y los años que debían de servirnos para ir creciendo en este compromiso con la humanidad, con la dignidad del hombre, con Dios se va haciendo cada vez más hipócrita la vida, escondiendo los propios pecados que cresen juntamente con la edad.

EL PECADO PERSONAL ES LA BASE DEL GRAN PECADO SOCIAL

Y ésto hay que tenerlo muy en cuenta, queridos hermanos, porque hoy es muy fácil, como los testigos de la adúltera, señalar y pedir justicia para ésos; pero ¡qué pocos se miran a su propia conciencia! ¡Qué fácil es denunciar la injusticia estructural, la violencia institucionalizada, el pecado social! Y es cierto todo eso, pero ¿dónde están las fuentes de ese pecado social?: En el corazón de cada hombre. La sociedad actual es como una especie de sociedad anónima en que nadie se quiere echar la culpa y todos son responsables. Todos son responsables del negocio pero es anónimo. Todos somos pecadores y todos hemos puesto nuestro grano de arena en esta mole de crímenes y de violencia en nuestra Patria.

Por eso, la salvación comienza desde el hombre, desde la dignidad del hombre, de arrancar del pecado a cada hombre. Y en la Cuaresma, este es el llamamiento de Dios: ¡Convertíos! individualmente. No hay aquí entre todos los que estamos, dos pecadores iguales. Cada uno ha cometido sus propias sinvergüenzadas y queremos echarle al otro la culpa y ocultar las nuestras. Es necesario desenmascararme, yo soy también uno de ellos y tengo que pedir perdón a Dios he ofendido a Dios y a la sociedad. Este llamamiento de Cristo: ¡la persona ante todo!

Qué hermoso el gesto de aquella mujer sintiéndose perdonada y comprendida: «nadie Señor, nadie me ha condenado. Pues yo tampoco, yo que podía dar la palabra verdaderamente condenatoria, no te condeno; pero cuidado, no vuelvas a pecar». ¡No vuelvas a pecar! Cuidémonos hermanos, si Dios nos ha perdonado tantas veces aprovechemos esa amistad del Señor que hemos recuperado y vivámosla con agradecimiento.

-PROMOCION DE LA MUJER

¡Qué hermoso cabría aquí un capítulo de la promoción de la mujer por parte del cristianismo!. Si la mujer ha logrado alturas semejantes al hombre, gran parte es este evangelio de Jesucristo. En tiempos de Cristo se extrañaban de que él platicara con una samaritana porque la mujer era algo indigno de platicar con el hombre. Y Jesús sabe que todos somos iguales: ya no hay griego o judío; hombre o mujer, todos somos hijos de Dios. Al cristianismo la mujer que debía estar doblemente agradecida porque. El Cristo con su mensaje, es el que ha promovido la grandeza y la mujer. Y de qué alturas son capaces esos dones femeninos que muchas veces con el machismo de los varones no se estimula, no se aprecia.

b) LA PERSONA DE LOS ACUSADORES

También los testigos han comprendido que la redención comienza por la dignidad humana, y que antes de ser jueces que administran justicia tienen que ser hombres honrados y tienen que saber decir con su conciencia limpia una sentencia, porque ellos serían los primeros en aplicársela si cometieran ese crimen.

La actitud de Jesús. Hay que fijarse en este evangelio, que es lo que tenemos que aprender. Una delicadeza para con la persona. Por más pecadora que sea, él la distingue como hijo de Dios, imagen del Señor. No condena sino que perdona. Tampoco consiste en el pecado, es fuerte para rechazar el pecado pero sabe azuzar, condenar el pecado y salvar al pecador.

No subordina el hombre a la ley. Y ésto es bien importante en nuestro tiempo. El ha dicho: «No se ha hecho el hombre para el sábado sino el sábado para el hombre». No queramos, por salvar la Constitución del país cuando se ha pisoteado por todos lados, llamarla; y a ella se le quiere usar más bien para defender nuestros egoísmos personales. La ley para el hombre, no el hombre para la ley. Y entonces Jesús, es fuente de paz cuando ha dado así a la dignidad humana. Su verdadera primacía. El hombre siente que cuenta con Jesús, que no cuenta con el pecado y que tienen que arrepentirse y volverse a él con sinceridad. Es la alegría más profunda del ser humano.

c) SAN PABLO… OTRO CONVERSO, LIBERADO DEL PECADO Y LA IGNORANCIA

En la segunda lectura de hoy también tenemos el ejemplo de otro pecador que anduvo engañado mucho tiempo, pero que al conocer a Cristo, Cristo lo salva y ya pone toda su ilusión como meta de toda su vida: alcanzar a Cristo. «…Y todo lo demás lo considero como basura», nos ha dicho la epístola de hoy. Cuando ya no se idolatran las cosas de la tierra sino se ha conocido al verdadero Dios, al verdadero Salvador, todas las ideologías de la tierra, todas las estrategias de la tierra, todos los ídolos del poder, del dinero, de las cosas, perecen basura. San Pablo, la palabra es más dura, «estiércol,» dice. «Con tal de ganar a Cristo, todo lo demás parece basura».

a) DOCTRINA SOBRE EL HOMBRE EN PUEBLA

Por no cansarlos no les leo, hermanos, todo el rico contenido del documento de Puebla en una de sus bases teológicas. Son tres los lineamientos teológicos de Puebla: La verdad sobre Cristo, la verdad sobre la Iglesia y la verdad sobre el hombre. Y cuando habla del hombre, como obispos del continente, se firmó un compromiso allá en Puebla, cuando se dice que ante las visiones falsas de la tierra que el hombre ha tenido según sus intereses, sobre todo aquellas que hacen del hombre un instrumento de explotación, o las que hacen del hombre en las ideologías marxistas una ficha nada más de todo el engranaje, o las que hacen de la Seguridad Nacional un servidor del estado como si el estado fuera el señor y el hombre el esclavo, cuando es al revés, no es el hombre para el estado sino el estado para el hombre. El hombre tiene que estar en la cumbre de toda organización humana para promover al hombre.

Entonces, los obispos de América Latina nos hemos comprometido: «Profesamos, pues, que todo hombre y toda mujer por más insignificantes que parezcan, tienen en sí una nobleza inviolable que ellos mismos y los demás deben respetar y hacer respetar sin condiciones; que toda vida humana merece por sí misma, en cualquier circunstancia, su dignificación; que toda convivencia humana tiene que fundarse en el bien común, consistente en la realización cada vez más fraterna de la común dignidad, lo cual exige no instrumentalizar a unos en favor de otros y estar dispuestos a sacrificar aún bienes particulares…» (317).

Esta es la base de nuestra Sociología, la que aprendimos de Cristo en su evangelio: el hombre ante todo es al que hay que salvar, y el pecado individual, es lo primero que tenemos que arreglar. Nuestras cuentas con Dios, nuestras relaciones individuales con él, ponen las bases de todo lo demás. Falsos liberadores son aquellos que llevan el alma esclava del pecado y gritan hacia afuera y por eso a veces son tan crueles porque no saben amar ni respetar la persona humana…

2. DIOS QUIERE SALVAR A TODO EL PUEBLO

a) PERSONALIDAD COLECTIVA

pero el segundo pensamiento pasa del individualismo, diríamos, a lo comunitario. En las lecturas de hoy ésto es bello. Ver como Dios quiere salvar a los hombres en pueblo. Es todo el pueblo al que Dios quiere salvar.

-DIOS CON UN PUEBLO

La primera lectura de hoy, los famosos himnos de Isaías, presentan a un Dios hablando con un pueblo; es el diálogo de Dios, con una personalidad colectiva -así la llaman las escrituras- «personalidad colectiva» como sí se hablara de una persona; Dios habla con un pueblo y ese pueblo Dios lo hace su pueblo, porque a él le va a confiar promesas, revelaciones que luego han de servir para todos los demás pueblos.

DIFERENCIA ENTRE «PUEBLO DE DIOS» Y PUEBLO NATURAL

Por eso fíjense bien, queridos hermanos, como en la historia de la Biblia, del Viejo Testamento, hay cosas que se refieren únicamente a ese sector «pueblo de Dios» y hay también algo que se refiere al pueblo en común, al pueblo natural. Cuántas veces le reprochaban los profetas a Israel que no se gloriaran de ser hijos de Abraham sino de obedecer a Dios y creer en Dios. Los creyentes, ese reducido número, era el verdadero pueblo Dios. Todo lo demás era a veces prevaricador y así eran también los otros pueblos que se llamaban gentiles, pero ese núcleo que se llama el pueblo de Dios, la personalidad colectiva con quien Dios habla, pasa a través de Cristo a todos los cristianos; ya no es sólo un grupo del pueblo de Israel sino que en cada país habrá un grupo.

Y aquí tenemos el ejemplo esta mañana. En Estados Unidos hay también el grupo de los cristianos que no son todo Estados Unidos, así como en El Salvador está también el grupo de la Iglesia que no es todo El Salvador. Y cuando yo como Pastor me dirijo al Pueblo de Dios, no pretendo yo ser un maestro de todo El Salvador sino que soy el servidor de un núcleo que se llama la Iglesia, la Arquidiócesis, los que quieren servir a Cristo y reconocen en el obispo, al maestro que en nombre de Cristo les habla. De ellos espero respeto, obediencia, con ellos me siento tan unido y no me extraña que los que no son Iglesia, aunque estén dentro de la Iglesia, me critiquen, me murmuren, me deshagan…

Esos, ya no son Pueblo de Dios; aún en el Nuevo Testamento aunque estén bautizados, aunque vengan a misa, si no se unen solidariamente con las enseñanzas exigentes del Evangelio, las aplicaciones concretas de nuestra pastoral, entonces, hermanos, sepamos distinguir bien para no jugar con ese nombre tan sagrado: el pueblo. Nosotros llamamos al Pueblo de Dios como al núcleo de los salvadoreños que creen en Cristo y quieren seguirlo fielmente y se alimentan de su vida, de sus sacramentos, en torno de sus pastores.

b) HISTORICIDAD DE LA SALVACION

DIOS SALVA EN LA HISTORIA

Este pueblo de Dios va sucediéndose en la historia.

-«NO RECORDEIS LO DE ANTAÑO»

Este pueblo de Dios va sucediéndose en la historia.

¿Se fijaron qué bellamente ha dicho la 1a. lectura de hoy: «Ustedes se glorían del primer éxodo cuando yo los saqué de Egipto, cuando atravesaron el desierto, ¡cuántas maravillas se hicieron en aquel recorrido con Moisés! Pero ya no se gloríen de ese pasado, eso ya quedó en la historia, yo hago nuevas las cosas?». ¡Qué frase más bella de Dios! Dios es el que hace nuevas las cosas, es el Dios que va con la historia.

-EL NUEVO EXODO

Ahora el éxodo será de otro rumbo, de Babilonia, del destierro. El desierto por donde van a pasar florecerá como jardín, brotarán las aguas como simbolizando con el paso del perdón de Dios, del pueblo reconciliado con Dios hacia Jerusalén, que ya no es propiamente la esclavitud de Egipto sino es el destierro de Babilonia, y así se irá sucediendo la historia.

-CADA PAIS VIVE SU PROPIO «EXODO»

Hoy también El Salvador vive su éxodo propio, hoy estamos pasando también nosotros la liberación por el desierto donde cadáveres, donde el dolor angustioso nos va asolando, y muchos sufren la tentación de los que caminaban con Moisés y querían volverse y no colaboraban. Es la historia de siempre, Dios quiere salvar al pueblo haciendo nueva la historia. La historia no se repite aunque el dicho dice: «la historia se repite», hay ciertas cosas que aparentemente son repetición. Lo que no se repite son las circunstancias, las coyunturas, somos testigos en El Salvador. ¡Qué densa nuestra historia, qué variado de un día para otro! Sale uno de El Salvador y regresa la semana siguiente y parece que ha cambiado tan rotundamente la historia. No nos estabilicemos en querer juzgar las cosas como las juzgamos una vez. Una cosa sí: tengamos firmemente anclada en el alma la fe en Jesucristo, el Dios de la historia, ese sí no cambia. Pero él tiene como la complacencia de cambiar la historia, jugar con la historia; «hago nuevas las cosas».

La gracia del cristiano, entonces, está en no estabilizarse en tradiciones que ya no se pueden sostener sino en aplicar esa tradición eterna en Cristo a las realidades presentes. Los cambios en la Iglesia, queridos hermanos, sobre todo los que hemos sido formados en otras épocas, en otros sistemas, tenemos que tener y pedirle al Señor esa gracia de tenernos que adoptar sin traicionar nuestra fe, ser comprensivos con la hora de hoy. Dios hace nuevas las cosas y por eso corregía a los israelitas porque se alegraban del primer éxodo y no pensaban que Dios estaba haciendo ya maravillas en una segundo éxodo, y las haría mucho mayores en la Era Cristiana como las vamos viendo nosotros.

La historia no perecerá, la lleva Dios. Por eso digo, en la medida en que los proyectos históricos traten de reflejar el proyecto eterno de Dios, en esa medida, se van haciendo reflejo del Reino de Dios y este es el trabajo de la Iglesia; por eso Ella, Pueblo de Dios en la historia, no se instala en ningún sistema social, en ninguna organización política, en ningún partido. La Iglesia no se deja cazar por ninguna de esas fuerzas porque ella es la peregrina eterna de la historia y va señalando a todos los momentos históricos lo que sí refleja el Reino de Dios y lo que no refleja el Reino de Dios y que no refleja el Reino de Dios, Ella es servidora del Reino de Dios…

El gran trabajo de los cristianos tiene que ser ése, empaparse del Reino de Dios y desde -esa alma empapada en el Reino de Dios, trabajar también los proyectos de la historia. Está bien que se organicen en organizaciones populares, está bien que hagan partidos políticos, está bien que tomen parte en el gobierno, está bien con tal que seas un cristiano que llevas el reflejo del Reino de Dios y tratas de implantarlo allí donde estás trabajando, que no seas juguete de las ambiciones de la tierra… Y este es el gran deber de los hombres de hoy. Mis queridos cristianos, siempre les he dicho y lo repetiré, de aquí, del grupo cristiano, del Pueblo de Dios tienen que salir los hombres que van a ser los verdaderos liberadores de nuestro pueblo…

Cualquier proyecto histórico que no se fundamente en eso que dijimos en el primer punto: la dignidad de la persona humana, el querer de Dios, el Reino de Cristo entre los hombres, será un proyecto efímero y será cada vez más estable y será cada vez solución del bien común de los pueblos, según la índole de cada pueblo, el que refleje mejor ese eterno designio de Dios. Por eso hay que agradecerle a la Iglesia, queridos hermanos políticos, no manipular a la Iglesia para llevarla a lo que nosotros queremos que diga, sino decir nosotros lo que la Iglesia está enseñando, no tiene intereses. Yo no tengo ninguna ambición de poder y por eso con toda libertad le digo al poder lo que está bueno y lo que está malo y a cualquier grupo político le digo lo que está bueno y lo que está malo, es mi deber.

Y desde esa libertad del Reino de Dios, la Iglesia, que no sólo es el obispo y los sacerdotes sino todos ustedes los fieles, las religiosas, los colegios católicos, todo lo que es el Pueblo de Dios, el núcleo de los creyentes en Cristo, debíamos de unificar nuestros criterios; no debíamos de desunirnos, no debíamos de parecer dispersos y muchas veces como que somos acomplejados ante las organizaciones políticas populares y queremos complacerlas más a ellas que al Reino de Dios en sus designios eternos. No tenemos nada que mendigarle a nadie porque tenemos mucho que darle a todos… Y esto no es soberbia sino la humildad agradecida del que ha recibido de Dios una revelación para comunicarla a los demás…

3. LA TRASCENDENCIA DA LA LIBERACION, SU VERDADERA Y DEFINITIVA DIMENSION

Finalmente, el tercer pensamiento sacado de las lecturas de hoy, es que el proyecto de Dios para liberar al pueblo es trascendente.

a) ¿QUE ES LA TRASCENDENCIA?

Yo creo que hasta repito demasiado esta idea pero no me cansaré de hacerlo, porque corremos mucho el peligro de querer salir de las situaciones inmediatas con resoluciones inmediatas y nos olvidamos que los inmediatismos pueden ser parches pero no soluciones verdaderas. La solución verdadera tiene que encajar en el proyecto definitivo de Dios. Toda la solución que queramos dar a una mejor distribución de la tierra, a una mejor administración del dinero en El Salvador, a una organización política acomodada al bien común de los salvadoreños, tendrá que buscarse siempre en el conjunto de la liberación definitiva.

Hace poco me presentaban un esquema muy significativo, y es el hombre que trabaja en política mira los problemas temporales: el dinero, las tierras, las cosas y se puede quedar contento con sólo resolver estos problemas; pero el político que tiene fe, se remonta hasta Dios y desde Dios mira como ese tramo inmediato que los políticos de hoy están tratando de resolver, no debe de mirarse separadamente de la perspectiva de Dios. Desde el principio al fin en la historia Dios lleva un proyecto y la solución hay que acomodarla a esa perspectiva de Dios para que sea eficaz. Y según esa perspectiva de Dios, como aparece en las palabras de hoy que se han leído en la Biblia: en primer lugar, reconocer que Dios es el protagonista de la historia; en segundo lugar, hay que partir de la redención del pecado; y en tercer lugar, no descartar a Cristo que es el camino y la meta de la verdadera liberación. Aquí están en las lecturas de hoy, y este es el proyecto que durante toda la Cuaresma hemos venido estudiando.

-PRIMERO: RECONOCER LA INICIATIVA DE DIOS PARA LIBERAR

Hoy aparece claro como es Dios el que toma la iniciativa: «El pueblo que Yo formé», dice en la primera lectura Dios. Es el Dios hablando con Israel: «Yo te escogí, tu historia te la voy haciendo Yo». Hermoso el momento en que el hombre comprende en que no es más que un instrumento de Dios. Tanto vive cuanto Dios quiere que viva. Tanto puede, tanto Dios quiere que pueda. Tanta inteligencia tienes, sólo la que Dios te ha dado. Poner todas esas limitaciones en las manos de Dios, reconocer que sin Dios no se puede hacer nada. De allí, queridos hermanos, que en un sentido trascendente de esta hora en El Salvador, es orar mucho, muy unidos con Dios. Y hay gente que está trabajando por la liberación uniéndose con Dios.

El otro día que hablábamos un problema de un refugio- que no confunda el refugio con un cuartel- el refugio es para gente que viene con miedo y viene huyendo y se esconde. «¡Ah! pero es que hay muchos organizados y no podemos estar de balde, tenemos que trabajar!» Bueno, pues váyanse a trabajar, busquénse un cuartel donde hacerlo. Pero el refugio es el lugar donde también trabajan los enfermos, aquel padre de familia con su mujer enferma y sus niños que no podían los querían mandar a ocupar una Iglesia, y ¡cómo va a ir si está enfermo! Que ofrezca su dolor, que ofrezca su enfermedad. Esto tiene valor, pero cuando se pierde de vista la trascendencia de la lucha todo se hace consistir en cosas que a veces son hasta erróneas. Ojalá, todos los que trabajan hoy por la liberación del pueblo supieran que sin Dios no se puede hacer nada y que con Dios, hasta los más inútil, es un trabajo cuando se hace con buena voluntad…

En la primera lectura de hoy Dios invita al pueblo de Israel a descubrir su mano, no sólo cuando salió de Egipto a la tierra prometida sino hoy que viene de Babilonia también para Jerusalén. Descubrir la mano de Dios en las coyunturas históricas del pueblo, ese es un gesto de trascendencia. Por eso los que trabajan -repito- por la liberación del pueblo no pierdan de vista esta medida, esta dimensión trascendente.

-LO SEGUNDO DIGO ES MIRAR COMO LA LIBERACION TIENE QUE ARRANCAR DEL PECADO

Hay que tener en cuenta que todos los males tienen una raíz común y es el pecado. En el corazón del hombre están los egoísmos, las envidias, las idolatrías y es allí donde surgen las divisiones, los acaparamientos; como decía Cristo: «No es lo que sale del hombre lo que mancha al hombre, sino lo que está en el corazón del hombre», los malos pensamientos. Hay que purificar, pues, esa fuente de todas las esclavitudes. ¿Por qué hay esclavitudes? ¿Por qué hay marginaciones? ¿Por qué hay analfabetismo? ¿Por qué hay enfermedades? ¿Por qué hay un pueblo que gime en el dolor? Todo ésto está denunciando que existe el pecado. «La pobreza -dice Medellín- es una denuncia de la injusticia de aquel pueblo».

Por eso, la trascendencia de la liberación arranca del pecado y la Iglesia siempre estará predicando: arrepiéntanse de sus pecados personales. Y les dirá como a la adúltera: «ya no te condeno, te has arrepentido pero no vuelvas a pecar», el pecado es el mal siempre. ¡Cómo quisiera decirles, hermanos, a todos los que le dan poca importancia a estas relaciones íntimas con Dios, que le den la importancia que tiene! No basta decir: yo soy ateo; yo no creo en Dios; yo no lo ofendo. Si no es cuestión de que tú creas, es que objetivamente tú tienes rotas tus relaciones con el principio de toda vida. Mientras no lo descubras, y no lo sigas, y no lo ames, tú eres una pieza descoyuntada de su origen y por eso llevas en tí mismo el desorden, la desunión, la ingratitud, la falta de fe, de fraternidad. Sin Dios no puede haber un concepto de liberación. Liberaciones inmediatistas sí las puede haber, pero liberaciones definitivas, sólidas, sólo los hombres de la fe las van a realizar.

TERCERO: ESTA TRASCENDENCIA NOS PIDE UNA FE MUY GRANDE EN JESUCRISTO

Es incomparable la página de San Pablo, el pecador que había olvidado a Cristo, mejor dicho, no lo conoció y más bien creía que Cristo y sus cristianos eran unos traidores de la religión verdadera que era el judaísmo. Y se sentía autorizado para irlos a traer amarrados y acabar con esa secta. Pero cuando Cristo se le presenta y le revela, él cae en la cuenta de su ignorancia y le escribe: «Todo lo estimo ya como pérdida comparado con la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor». ¡Qué gratitud la de un pecador cuando dice: no te conocía, Señor, ahora sí ya te conozco y ahora todo lo demás me parece inútil en comparación de la excelencia de conocerte a tí, mi Señor! Por él lo perdí todo y todo lo estimo basura con tal de ganar a Cristo y existir en él, no como justicia mía sino con la que viene de la fe en Cristo. Esta es la trascendencia.

Hay muchos que quieren una justicia, una justicia mía, una justicia de hombres. No trascienden, no es ésa la que me salva dice San Pablo, es la justicia que viene por la fe de Cristo, mi Señor. ¿Y cómo es Cristo justicia del hombre? Dice: «Para conocerlo a él y la fuerza de su resurrección y la comunión con sus padecimientos, muriendo su misma muerte para llegar un día a la resurrección de entre los muertos». ¿Ven cómo la vida recobra todo su sentido, y el sufrimiento ya es una comunión con el Cristo que sufre, y la muerte es comunión con la muerte que redimió al mundo? ¿Quién puede sentirse inútil ante este tesoro del que ha encontrado a Cristo que le dá sentido a la enfermedad, al dolor, a la opresión, a la tortura, a la marginación? ¡No está vencido nadie aunque lo pongan bajo la bota de la opresión y de la represión, el que cree en Cristo, sabe que es un vencedor y que la victoria definitiva será de la verdad y de la justicia…!

Y en su misma página íntima San Pablo dice: no es que ya haya conseguido el premio sino que corro hacia adelante, olvidándome de lo que queda atrás y lanzándome hacia lo que está por delante; corro hacia la meta para ganar el premio al que Dios desde arriba, llama en Cristo Jesús. Esta es la trascendencia: una meta hacia la cual queremos empujar toda nuestra liberación, una meta que es alegría definitiva de todos los hombres.

HECHOS DE LA SEMANA

Hermanos, esta es la liberación que nuestra Iglesia tiene que vivir y predicar. Lo hemos aprendido en la palabra de Dios ya en vísperas de la Semana Santa y vamos a entrar en esa Semana Santa a construirnos más Iglesia, más Pueblo de Dios. Hablo en este momento a mis queridos sacerdotes, a las comunidades religiosas, a las comunidades cristianas, a todo aquello que se llama la Iglesia, el Pueblo de Dios, el núcleo de los creyentes, para que desde aquí, desde nuestro núcleo de creyentes, tengamos fuerzas como Dios se la dió a Israel para iluminar a todos los otros pueblos para iluminar y sancionar aquello que no está bueno y para animar a todo aquello que está bueno. Por eso, en este momento de mi homilía, yo me refiero al quehacer de nuestra Iglesia, invitando a todos los protagonistas de la Iglesia a que la hagamos verdaderamente un motor de la liberación tal como el proyecto de Dios lo quiere.

HECHOS ECLESIALES

Lo primero que les anuncio hoy es que ya el próximo domingo estamos en la Semana Santa y por las circunstancias especiales la vamos a celebrar aquí, en esta Basílica. A las 8 de la mañana, el próximo domingo tendremos la bendición de las palmas. Vamos a procurar combinar con la Iglesia del Calvario. En ese caso les voy a suplicar que hacia las 7:30 estén en el Calvario donde vamos a bendecir las palmas y de allá traeremos la procesión que significa la entrada triunfal de Cristo en Jerusalén para celebrar a la llegada a la Basílica, la misa del Domingo de Ramos. Los demás actos aparecerán en el programa; son principalmente el Jueves Santo, con la bendición de los óleos a las 10 de la mañana, pero ya lo anunciaremos todo ésto el próximo domingo. Sólo quiero decirles desde ahora que quisiéramos darle a nuestro Vía-crucis del Viernes Santo, todo el sentido del desagravio, de denuncia, de solidaridad que debe de ser el cristiano meditando en la Pasión de Cristo en un pueblo que va también con su cruz a cuestas. El próximo domingo daremos datos para esta celebración de un gran Vía-Crucis que sea de veras solidario con el Vía-crucis de nuestro pueblo.

Con las comunidades. Ya me referí el domingo pasado a las fiestas de San José que resultaron muy piadosas en San José de la Montaña, en los seminarios que están bajo su título; en San José Cortés, en San José Villanueva, en el Colegio Cristóbal Colón dirigido por los PP. Josefinos y en el Externado San José.

En Aguilares también celebramos el tercer aniversario del asesinato del P. Grande. Se nota que la represión logra sus efectos, había poca gente, hay miedo, es una zona sumamente martirizada. El mensaje se refería a que el mensaje de Cristo tiene que encontrar siempre lo que el P. Grande encontró si se quiere ser fiel.

En Tejutla, en el cantón de los Martínez, celebramos la fiesta patronal del cantón y allá me entregaron una denuncia espantosa: El día 7 de marzo, como a las 12 de la noche, un camión lleno de efectivos militares vestidos de civil y uniformados otros, abrieron las puertas, se introdujeron a la casa sacando en forma violenta a culatazos y puntapiés a todos los miembros de la familia; violaron a cuatro jóvenes, golpearon salvajemente a sus padres y las amenazaron que si decían algo que se atuvieran a las consecuencias. Hemos sabido la tragedia de estas pobres muchachas.

En Agua Caliente tuvimos también una bonita fiesta de confirmaciones, un pueblo muy simpático allá en el Departamento de Chalatenango en la parroquia de la Reina.

En Cojutepeque, el párroco P. Ricardo Ayala ha sido víctima de una falsa denuncia. Llegó a la Curia este telegrama, copia de un telegrama del Director de la Guardia Nacional al Jefe de Estado Mayor: «Hónrome transcribir radiocomunicación esta fecha procedente de Cojutepeque Guardia Nacional que dice: Señor Comandante, Director Policía Nacional, comunico telefónicamente esta jefatura que ha tenido conocimiento que a fines de esta semana pasada, Presbítero Ricardo Ayala, cura párroco Iglesia San Sebastián esta ciudad, reunióse con grupos personas de ambos sexos cantón San Andrés, jurisdicción Monte San Juan este departamento manifestándolo día 15 corriente, saldrá hacia Nicaragua o a Cuba a traer refuerzos para continuar lucha en nuestro país». Firma el Comandante… ¿Ridículo, verdad?

Cuando llamamos al P. Ayala, a quien muchos conocen por su seriedad, él escribió esto dirigido al Ing. Duarte que fue él quien me comunicó el telegrama a la Curia: «Al respecto, manifiéstole 1o.) Que es cierto que estuve en la fechas indicadas en los cantones El Carmen y Soledad de la jurisdicción de Monte San Juan, acompañado por el Presbítero Benjamín Rodríguez, párroco de la localidad. 2o.) Que nuestra visita fue para reconciliar y consolar con palabras religiosas y evangélicas a ambos bandos. 3o.) Que es completamente falso y tendencioso afirmar que hayamos ofrecido salir del país el 15 del corriente mes para traer refuerzos de otros países para continuar la lucha. No es ese nuestro lenguaje ni es la misión pastoral que nos ha confiado. Atentamente P. Ayala..»

En otra comunidad del departamento de Cuscatlán, en Candelaria, también se denuncia que la Guardia Nacional en los cantones de San Miguel, Nance Verde y San Juan Miraflores Arriba de la comprensión de Candelaria de Cuscatlán, en horas de la tarde, fue capturado el joven reservista Emilio Mejía quien con otras personas se conducía en un transporte hacia Cojutepeque. Fue traído a su Cantón San José de la Ceiba, donde esa misma tarde fue muerto frente a la casa de Don Salvador Mejía. Allí fue recogido por su madre doña Carmen Martínez de Mejía por la mañana del día siguiente y enterrado por la tarde. Se dice que ésto sucedió por equivocación, pues buscaban a otra persona con el mismo nombre. Fatal equivocación.

Segundo. Fue capturado en su propia casa el señor Emilio Mejía en el cantón San Juan Miraflores Arriba, delante de su esposa doña Pilar Raymundo de Mejía, y después de ser maltratado fue sacado de la casa. Al día siguiente lo encontró su esposa como a dos cuadras de distancia, decapitado.

Tercero. Fueron capturados en su propia casa en el cantón San Miguel Nance Verde, don José Cupertino Alvarado y sus hijas Carmen Alvarado y María Josefa Alvarado, quienes fueron encontrados muertos en un cafetal detrás de la Ermita del Cantón San Juan Miraflores Arriba. Habiendo sido enterrados en una fosa común al día siguiente por sus familiares.

Cuarto: Consta que todos los muertos fueron capturados en forma pacífica en sus hogares a excepción del primero sin que opusieran resistencia. El suscrito vio un camión militar con elementos de la Guardia Nacional frente a la Oficina de ANTEL en horas de la tarde.

La denuncia hace un bonito análisis jurídico dejando bien claro que se ha atropellado la ley además de las vidas y dice en uno de sus párrafos: «Con la presente exposición no estoy defendiendo ideologías anárquicas o subversivas, si es que los muertos hubieran sido acusados de tal cosa, sino poniendo en tela de juicio el procedimiento al margen de la Ley y en completa oposición a su dignidad de personas humanas».

Al reclamo de nuestra Curia por el cateo de la casa de los PP. Belgas de la Colonia Zacamil, el Ministerio de Defensa ha contestado: «En cuanto al cateo de la mencionada casa, deseo hacer de su consideración los siguientes detalles: 1o.) Que no tenía ningún rótulo que la identificara como casa de sacerdotes o como lugar de culto religioso. 2o.) Que no sólo se cateó esa casa sino también otra del mismo sector, acerca de la cual se tenían también informes que ameritaban investigación. – Que tenían también, es decir, que los PP. tenían…- 3o.) Que en cuanto se comprobó que la casa pertenecía a sacerdotes y que no se encontraba nada que tuviera desconfianza, se suspendió el cateo. 4o.) Que no se descarta la posibilidad de que después del cateo, hayan entrado otras personas interesadas en hacer daño o en dejar cierta apariencia de que el cateo fue violento. No omito manifestar que al ser preguntado el cuerpo de la Guardia Nacional sobre el incidente apuntado, éste no fue negado en cuanto al cateo realizado, por cuanto este Ministerio ordenó más cuidado y respeto por los casos especiales como el apuntado y que se consulte antes de actuar». Ojalá los hechos digan otra cosa.

Siempre informando de la vida de nuestra diócesis, en Calle Real Ciudad Delgado, tendremos esta tarde, confirmaciones a las 4.

Las Comunidades Catecumenales celebraron esta semana el anuncio de la Pascua.

En Soyapango se abre un nuevo centro de cristiandad, dirijo por los PP. Dominicos del Rosario.

En Santa Tecla, la comunidad eclesial de base estudia y se compromete cada vez más, con este método de la pastoral.

Una nueva parroquia surge en Chalatenango, parroquia de Cristo Rey formada por el Paraíso, Aldeíta y Chalatenango y el párroco será el P. Gabriel Rodríguez. Colaborarán con él cuatro seminaristas mayores que hacen allá su año de diaconía, de preparación ya para el próximo sacerdocio.

Las comunidades Educativas también están trabajando una línea pastoral de los Colegios Católicos, lo cual es toda una esperanza para que el trabajo de los colegios no sea paralelo ni mucho menos opuesto a la pastoral de la Arquidiócesis. Tuvimos reuniones con los personales laicos de La Asunción, y los tendremos con los Colegios Sagrado Corazón.

Dos organismos de la Diócesis renuevan su personal, son el Consejo de Pastoral, con nuevos Vicarios; estudiaron dos días, esta semana, sobre todo, el proyecto pastoral de la Arquidiócesis que responde -ténganlo muy en cuenta para que no se dejen sorprender por malas informaciones- a nuestro proyecto pastoral en la Arquidiócesis, a las líneas del Concilio Vaticano II, a las reuniones de Medellín y de Puebla y a las Semanas de Pastoral que se han celebrado en nuestra Arquidiócesis.

No me gusta cuando dicen la línea del Sr. Arzobispo. Yo no tengo una línea personal, estoy tratando de seguir la línea de estos grandes acontecimientos de la Iglesia, y me alegro que la Comisión de Pastoral estudia como un proyecto de la diócesis, que yo recibí ya como preciosa herencia de Monseñor Chávez y que estamos tratando de poner en práctica con grandes éxitos en las comunidades donde los toman en serio.

También el Senado nombró su nueva directiva y es una organización que funciona al servicio de todo el Presbiterio y de toda la Diócesis.

Un agradecimiento especial al P. Pick y a sus colaboradores, que han trabajado tan intensamente hasta poner funcionando esta emisora que están escuchando los que allá lejos oyen la YSAX.

Para que se vea que el gesto de nuestros hermanos cristianos de Norte América, no es un gesto aislado, me informan que ha habido allá muchos testimonios de grupos cristianos solidarizándose con la carta que le mandamos al Sr. Presidente de Estados Unidos y apoyando nuestro deseo de que no se dé ayuda militar que va a redundar en represión de nuestro pueblo… Una de esas solidaridades es un artículo firmado por el Sr. Murat Williams, que fue embajador de Estados Unidos aquí en El Salvador en tiempos del Presidente Rivera y corrobora, con su experiencia, que esas ayudas de Estados Unidos aquí en El Salvador siempre redundan en represión militar…

Puede haber confusión acerca de dos hechos; y por eso, nuestra Secretaría de Información, ha preparado dos aclaraciones:

La Primera se refiere al policía torturado en la Catedral. La versión oficial deja un poco ambiguo el papel de nuestro Arzobispado. Dice que acudieron al Arzobispado y el resultado fue negativo. Esta frase es muy peligrosa porque nunca dejamos de atender cuando tenemos que hacer y hacemos lo que podemos. Por eso, el Boletín Explica: «El día 21 de marzo, miembros del FAPU, solicitaron al Arzobispado que se les ayudara con el entierro de 17 cadáveres que tenían en la Catedral porque tenían miedo de ser reprimidos en la calle camino del cementerio y por eso se veían obligados a enterrarlos en la Catedral. El Arzobispado prometió conseguir garantías para el entierro lo que logró a través del Ministerio de Defensa que mostró mucha atención en el caso, gestionando la participación de la Cruz Roja Internacional y solicitando participación del Ministerio de Salud Pública. Se les comunicó a los representantes de las organizaciones FAPU y BPR las gestiones hechas de parte del Arzobispado pero éstas no se ponían de acuerdo. Unos aceptaron llevarlos al cementerio y los otros decían que los enterrarían en la Catedral. Tanto los representantes del Arzobispado como los miembros de la Cruz Roja Internacionales les hicieron ver que ellos colaborarían en un entierro normal, pero no ampararían una manifestación de denuncia que se quisiera hacer con este motivo. Cuando se estaba en estos arreglos, el Director de la Policía Nacional, Coronel Reynaldo López Nuila, solicitó telefónicamente la intervención del Arzobispado para que los ocupantes de la Catedral liberaran al cabo Miguel Angel Zúñiga, que había sido secuestrado por los ocupantes de la Catedral. De inmediato al Señor Arzobispo mandó un delegado a la Catedral a quien no atendieron, y le negaron tener allí al Cabo Zúñiga. Luego, con un miembro del Socorro Jurídico se dirigieron a la Universidad de El Salvador para hablar con la Coordinadora Revolucionaria de Masas y allí informaron que era cierta la captura del Cabo pero que ya habían liberado. Junto con representantes de la Cruz Roja Internacional, se dialogó también sobre el entierro de los cadáveres, de este diálogo sólo quedó decidido que los del BPR realizarían el entierro de sus miembros en el cementerio y los del FAPU lo harían en la Catedral.

2o.) Una comisión integrada por sacerdotes y laicos se hicieron presentes en el Hospital Militar para hablar con el Cabo Miguel Angel Zúñiga, quien manifestó que cuando pasaba frente a Catedral se le acercaron cuatro individuos armados de metralletas y lo introdujeron en la catedral, llevándolo al sótano en donde lo golpearon y le aplicaron unos anillos de hierro en la muñeca y la mano y le hacían descargar eléctricas y golpes en los oídos y el estómago para que dijera el nombre de sus jefes y de sus compañeros, así como el número de vehículos, y que todos estos datos los llevara a la Universidad Nacional. Uno de los que lo interrogaban le roció los ojos con líquido de olor azufrado que le produjo gran dolor y ardor. Le decían que iban a hacer con él si no colaboraba lo que hicieron a la gente de San Martín y que le iban a matar a su mamá. Le ponían las pistolas en la cabeza. El les juraba por Dios y por su madre que nunca había torturado ni hecho mal a nadie. Por fin lo sacaron hasta la calle, donde abordó un taxi. El médico que lo atiende en el hospital manifestó que por dentro el cabo Zúñiga no puede ver pero que esperan que pueda recuperar la vista. Tiene inmovilizados dos dedos a causa de las descargas eléctricas». Este es el caso del policía. De ninguna manera aprobamos una cosa tan cruel. La persona está por encima de nuestros modos de pensar y hay que respetarlas.

El otro caso que queremos aclarar. La Iglesia Católica ha abierto las puertas de cuatro locales de su propiedad para proteger a refugiados que han huido de sus viviendas por miedo a la violencia que azota muchos lugares del país. Nuestra Iglesia está plenamente consciente de que el proteger con caridad al que sufre, es una de sus principales obligaciones sin tener en cuenta el credo que profesa, ni el color político, ni su forma de pensar. A la Iglesia le basta que se trate de una persona para acudir en su ayuda. En ese caso concreto la Iglesia ha cedido cuatro locales para refugio y no para centros de indoctrinamiento político de ninguna clase, ni mucho menos para campo de entretenimiento militar que en vez de proteger a la gente las pondría en peligro. Por eso ha pedido a las organizaciones populares que respeten la estricta funcionalidad del refugio, la finalidad que se le ha dado a estos lugares. Y a las autoridades militares, así también, se les ha hecho saber. Esta obra humanitaria la Iglesia la está realizando por medio de Cáritas que es el organismo oficial del Arzobispado para prestar esta clase de servicio. Fuera de Cáritas la Iglesia no reconoce ningún otro organismo que represente su acción caritativa oficial. Quede bien claro, pues, que sólo Cáritas tiene la representación del Arzobispado para estas obras de beneficencia y de ayuda y de caridad. Pero Cáritas es miembro del CEAH, Comité Ecuménico de Ayuda Humanitaria, que a nivel ecuménico aglutina a otras organizaciones que tienen sensibilidad social pero que no representan a la Iglesia Católica, la cual sólo está representada por Cáritas. El Arzobispado deja constancia de su actuación apegada a su labor humanitaria y cristiana y si sus gestiones no han logrado todos los resultados deseados no ha sido por inercia sino por no haber encontrado la comprensión y la colaboración necesaria.

Y nota simpática, también de nuestra vida diocesana, que un compositor y poeta nos ha hecho un bonito himno para nuestro Divino Salvador. Próximamente lo iremos dando a conocer: «Vibran los cantos explosivos de alegría- voy a reunirme con mi pueblo en Catedral- miles de voces nos unimos este día -para cantar en nuestra fiesta patronal». Y así siguen estrofas muy sentidas por el pueblo. La última es muy bonita: «Pero los dioses del poder y del dinero – se oponen a que haya transfiguración- Por eso, ahora, vos sos Señor, el primero -en levantar el brazo contra la opresión…»

Tenía unos textos del Papa, los vamos a suprimir porque los traía en confirmación de la doctrina que estamos predicando. Le dá ante todo, la prioridad a la persona humana.

HECHOS NACIONALES

Y ahora sí les invito a que veamos desde esta Iglesia que trata de ser el Reino de Dios en la tierra y por tanto tiene que iluminar las realidades de nuestro alrededor.

HEMOS VIVIDO UNA SEMANA TREMENDAMENTE TRAGICA.

No pude darles datos del sábado anterior, el 15 de marzo, pero se registró uno de los más fuertes y dolorosos operativos militares en las zonas campesinas; los cantones afectados fueron: La Laguna, Plan de Ocotes, El Rosario, resultando un trágico saldo después del operativo. Muchísimos ranchos quemados, acciones de saqueo y lo que nunca falta, cadáveres. En La Laguna mataron al matrimonio de Ernesto Navas, Audelia Mejía de Navas y a sus hijitos Martín e Hilda de 13 y 7 años y 11 campesinos más.

Tenemos sin nombres: en Plan de Ocotes, 4 campesinos y 2 niños, entre éstos, dos mujeres. En El Rosario, 3 campesinos más. Esto fue el sábado.

El domingo, hace ocho días en Arcatao fueron asesinados por cuatro miembros de ORDEN, los campesinos Vicente Ayala, 24 años, su hijo Freddy y Marcelino Serrano. Ese mismo día, en el cantón Calera de Jutiapa, fue asesinado el campesino Fernando Hernández Navarro cuando huía de un operativo militar.

El 17 de marzo fue un día tremendamente violento. Fue el lunes pasado. Estallaron varias bombas en la capital y en el interior del país. En la sede del Ministerio de Agricultura los daños fueron muy cuantiosos.

En la Universidad Nacional el campus fue cercado militarmente desde la madrugada y se mantuvo hasta las 7 de la noche. Durante todo el día escucharon constantes ráfagas de ametralladoras en la zona universitaria. El Arzobispado intervino para proteger a las personas que se encontraban en su interior.

Dieciocho personas murieron en la Hacienda Colima, 15 por lo menos eran campesinos. Murieron también el administrador y bodeguero de la Hacienda. La Fuerza Armada afirma que fue un enfrentamientos. En la televisión se presentó el cuadro de los hechos y muchos analizaron cosas interesantes.

Por lo menos 50 personas murieron en los graves sucesos de ese día. En la capital, siete personas en los incidentes de la Colonia Santa Lucía. A inmediaciones de Tecnillantas, cinco personas. En la sección de recolección de basura, después del desalojo de esa Institución por la fuerza militar, se localizaron los cadáveres de cuatro obreros capturados en esa acción.

En el Kilómetro 38 de la carretera a Suchitoto en el cantón Montepeque, murieron 16 campesinos. Ese mismo día fueron capturados en Tecnillantas dos estudiantes de la UCA, dos hermanos: Mario Nelson y Miguel Alberto Rodríguez Velado. El primero, después de cuatro días de detención ilegal fue consignado a los tribunales, no así su hermano quien iba herido y aún guarda detención ilegal. El Socorro Jurídico interviene en su defensa.

AMNISTIA INTERNACIONAL EMITIO UN COMUNICADO DE
PRENSA EN EL QUE DESCRIBIO LA REPRESION DE LOS
CAMPESINOS, ESPECIALMENTE EN LA ZONA DE CHALATENANGO

La semana confirma este informe a pesar de que el Gobierno lo negó. Entrando a la Iglesia, me entregaron un cable que dice: «Amnistía Internacional ratificó hoy -ayer- que en El Salvador se violan los derechos humanos a extremos que no se han dado en otros países. Así lo aseguró en entrevista de prensa en esta capital -en Managua- Patricio Fuentes, vocero del proyecto de acción especial para Centro América de la Sección de Amnistía en Suecia.

Fuentes aseguró que durante dos semanas de investigaciones que llevó a cabo en El Salvador, pudo comprobar la ocurrencia de 83 asesinatos políticos, entre el 10 y el 14 de marzo. Señaló que Amnistía Internacional, recientemente condenó al Gobierno de El Salvador, responsabilizándolo de 600 asesinatos políticos… El Gobierno salvadoreño en su oportunidad se defendió de los cargos argumentando que Amnistía había condenado basándose en suposiciones, ahora hemos comprobado que en El Salvador se violan los derechos humanos a un límite peor que la represión que se dio en Chile tras el golpe de estado, dijo Fuentes… El Gobierno salvadoreño también dijo que lo 600 muertos eran producto de enfrentamientos armados entre tropas del ejército y guerrilleros. Fuentes dijo que durante su permanencia en El Salvador pudo ver que antes y después de los asesinatos, hubo torturas en contra de las víctimas.

El vocero de Amnistía dijo que los cadáveres de las víctimas, como característica, aparecen con los dedos pulgares amarrados a la espalda. También aplicaron a los cadáveres líquidos corrosivos para evitar la identificación de las víctimas por parte de los familiares para obstaculizar denuncias de tipo internacional, agregó. Sin embargo, los muertos han sido identificados después de una labor de exhumación de cadáveres. Fuentes dijo que la represión del Ejército salvadoreño tiene por fin desmantelar la organización popular, mediante el asesinato de dirigentes tanto en la ciudad como en el campo.

En el área rural según el vocero de Amnistía, por lo menos. 3.500 campesinos huyen de sus lugares de origen, hacia la capital, para ponerse a salvo de la persecución. Tenemos listas completas en Londres y Suecia de niños, jóvenes y mujeres que han sido asesinados por el hecho de estar organizados, aseveró Fuentes. El informante dijo que Amnistía Internacional que es una organización humanitaria, no se identifica ni con gobiernos, ni organizaciones, ni personas, no pretendemos botar al gobierno pero sí luchamos porque se respeten los derechos humanos en cualquier parte del mundo… pero en especial en donde están más amenazados o atropellados -dijo Fuentes». Esto confirma, pues, lo que vamos narrando de esta semana espantosa.

QUISIERA HACER, A PROPOSITO DE ESTE DIA 17 TAN VIOLENTO,
UN ANALISIS DE LO QUE FUE TAL VEZ LA CAUSA DE ESAS
VIOLENCIAS: EL PARO QUE CONVOCO LA COORDINADORA
REVOLUCIONARIA DE MASAS

Su finalidad es una protesta contra la represión y el domingo pasado le dije que la finalidad es legítima, se trata de denunciar un hecho que no se puede tolerar. Pero el paro tenía también una intencionalidad política, el de demostrar que la represión en vez de intimidar a las organizaciones populares las estaba robusteciendo y la de rechazar la oposición del actual Gobierno que necesita de la represión violenta para llevar a cabo sus reformas. Unas reformas que por diversos capítulos no son aceptables por parte de las organizaciones populares.

El Estado de Sitio y la desinformación a la que nos tienen sometidos, tanto los comunicados oficiales como la mayor parte de nuestros medios de comunicación, no permiten todavía medir con objetividad el alcance del paro nacional. Radios extranjeras han hablado de un 70% del paro, lo cual sería ciertamente una proporción altísima, que podría estimarse como un triunfo notable. Aún restando los establecimientos que cerraron por temor, tanto de las acciones de la izquierda como las que implementó la derecha y el Gobierno en la madrugada del propio lunes, no puede negarse que la fuerza demostrada por la Coordinadora en el campo estrictamente laboral, fue grande. La Coordinadora no es sólo fuerte en el campo sino también en las fábrica y en la ciudad.

Es muy probable que se cometieran errores, pero a pesar de todos esos fallos, puede estimarse que aquel paro fue un avance en la lucha popular y fue una demostración de que la izquierda puede paralizar la actividad económica del país… La respuesta del Gobierno al paro, sí fue dura. No sólo el patrullaje por la ciudad y el tiroteo contra la Universidad de El Salvador así lo demuestran, sino sobre todo las muertes que ocasionaron. No menos de 10 obreros fueron muertos en las fábricas en paro por agentes de los cuerpos de seguridad, incluso tres trabajadores de la Alcaldía aparecieron asesinados después de haber sido detenidos por agentes de la Policía de Hacienda. Y esta es una denuncia clara de la misma Alcaldía capitalina…

Pero estas muertes se unieron en el mismo día, otras, hasta llegar a un mínimo de 60 según algunos y otros dicen que sobrepasan las 140. Y es que el paro laboral fue acompañado en el campo de algunas actividades combativas por parte de algunas organizaciones populares. Tal es el caso de Colima, de San Martín y Suchitoto. Puede dudarse de la conveniencia táctica de estos operativos de las organizaciones, pero esta posible inconveniencia justificaba la acción represiva del gobierno.

Ciertamente, la Coordinadora tiene sus fallas y aún le queda mucho para convertirse en una alternativa coherente de poder revolucionario democrático. Ojalá evaluaran y fueran perfeccionando una expresión que fuera verdaderamente del pueblo y que no en sus disparates, encontraran el repudio del mismo pueblo. Es una esperanza, una solución si maduran y llegan a ser de veras comprensivos con el querer del pueblo.

Esos fallos, sin embargo, no están en que sean subversivos, o maleantes, o resentidos sociales, los fallos están en que no se les permite un desarrollo político normal. Son perseguidos, masacrados, dificultados en sus labores de organización, en sus intentos de ampliar sus relaciones con otros grupos democráticos. Así lo que se va a conseguir es su radicalización y su desesperación. Es difícil en estas circunstancias que no se lance a actividades revolucionarias a luchas combativas. Lo menos que se puede decir es que el país está viviendo una etapa pre-revolucionaria y de ningún modo una etapa de transición.

LA CUESTION FUNDAMENTAL ES COMO SALIR POR EL CAMINO MENOS VIOLENTO DE ESTA ETAPA CRITICA

Y en este punto, la responsabilidad mayor es la de los gobernantes civiles y, sobre todo, militares. Ojalá no se dejen cegar por lo que están haciendo de Reforma Agraria, puede ser un engaño que les impida ver la totalidad del problema.

El martes -vamos siguiendo una semana cargada de hechos que no se pueden dejar de mencionar-. En los recortes que traía del Papa, el Papa también recoge el número de víctimas que ha habido en Italia y en Roma, sobre todo, en esos días. Quiere decir, pues, que si el Papa estuviera en mi lugar no señalaría sólo los diez crueles asesinatos en Italia si no que se tardaría como nos estamos tardando aquí nosotros, en recoger día a día, numerosos y numerosos asesinatos.

El 18 de marzo los cadáveres de cuatro campesinos fueron localizados de este día, en distintas zonas. Dos en Metapán, dos en San Miguel.

Miércoles 19 de marzo, a las 5:30 de la mañana, después de un operativo militar en los cantones de San Luis La Loma, La Cayetana, León de Piedra, La India, Paz, Opico, El Mono, se localizaron los cadáveres de tres campesinos: Humberto Urbino, Oswaldo Hernández y Francisco García.

En la capital a las 2 de la tarde, los locales de los Sindicatos de Bebidas y de la Federación Sindical Revolucionaria, fueron ocupados militarmente cuando muchos obreros velaban el cadáver de Manuel Pacín, obrero asesor de los trabajadores municipales, cuyo cadáver fue localizado en Apulo, después de haber sido capturado. En esta ocupación resultaron muertos dos personas, entre ellas, el obrero Mauricio Barrera, dirigente del Sindicato de Industrias Mecánicas y Metálicas.

Diecinueve obreros fueron consignados a los tribunales. A petición de sus familiares, Socorro Jurídico interviene en este caso. Se ha afirmado que los archivos de los sindicatos fueron decomisados.

En la Prensa Nacional, se reportó la muerte de nueve campesinos en un enfrentamiento, según la Fuerza Armada, en la población de San Bartolo Tecoluca. A las 12 horas, soldados del Ejército en la población de El Almendral, jurisdicción de Majagual, La Libertad, capturaron a los campesinos Miguel Angel Gómez de Paz, Concepción Coralia Menjívar y José Emilio Valencia sin haber sido puestos en libertad. Pedimos que se consignen a los tribunales.

El jueves 20 de marzo, a las 4 de la tarde, en el cantón El Jocote, Quezaltepeque, fueron asesinados el dirigente campesino Alfonso Muñoz Pacheco, Secretario de Conflictos de la Federación de Trabajadores del Campo, el campesino Muñoz era ampliamente conocido en el campo por su dedicación a la causa de los campesinos.

Y algo muy horroroso, muy importante, este mismo día jueves 20 fue localizado aún con vida, el campesino Agustín Sánchez, quien había sido capturado el 15 por soldados en Zacatecoluca que lo entregaron a la Policía de Hacienda. Ha afirmado el campesino Sánchez, en una declaración ante notario y testigos, que su captura sucedió en la hacienda El Cauca, departamento de la Paz, cuando trabajaba en la filiación de la Unión Comunal Salvadoreña. Lo mantuvieron durante 4 días torturando sin comida ni agua, con azotes constantes, asfixias, hasta que el día 19 de marzo, junto con otros dos compañeros, les dieron balazos en la cabeza, con la suerte de que este balazo sólo le destrozó el pómulo derecho y el ojo. Moribundo en la madrugada, unos campesinos le dieron ayuda hasta que una persona de confianza, lo trasladó a esta capital. Este horrendo testimonio, no lo pudo firmar el campesino porque tenía deshechas las dos manos. Persona de reconocida honorabilidad presenciaron este horrible cuadro y hay documentos fotográficos que revela el estado en que recogieron a este pobre campesino.

Tenemos informe aún no confirmado de la muerte masiva de 25 campesinos, en San Pablo Tacachico. A última hora, al comenzar la misa, llega la confirmación de esta terrible tragedia. Dice que el viernes 21 de los corrientes, desde las 6 de la mañana se efectuó un operativo militar en la calle de Santa Ana que conduce a San Pablo Tacachico. Dicho operativo fue llevado a cabo por los soldados de los cuarteles de Opico y Santa Ana en combinación con la Policía de Hacienda, destacada en Tacachico, los cuales andaban llevando, incluso, el nombre de las personas que tienen en la lista de los señalados. En dicho operativo llevan a cabo cateo en los cantones El Resbaladero, San Felipe, Moncagua, El Portillo, San José La Cova, Mogotes y sus respectivas colonias Los Pozos y las Delicias. Así mismo registraban también a todos los que se conducían en bus o caminaban a pié.

En el cantón Mogotes, jurisdicción de Tacachico, la represión fue más cruel, pues las tropas de soldados con dos tanquetas sembraron el terror entre los habitantes de este sector. En el cateo que realizaron, se robaron cuatro radios y ¢ 400.00 en efectivo, quemaron la casa y todas las pertenencias de Rosalío Cruz a quien junto con su familia los han dejado en la peor miseria. Asesinaron a Alejandro Mojica y a Félix Santos. Al primero en su casa de habitación y al segundo en una quebrada seca. Ambos dejaron esposas e hijos en la orfandad. Por temor a la represión fueron enterrados en sus respectivos solares, se llevaron también con rumbo desconocido a Isabel Cruz, a Manuel y a Santos Urquilla.

Dato final, con el cual queremos expresar una solidaridad especial. Ayer por la tarde, la UCA, Universidad Centro Americana, fue atacada por primera vez y sin ninguna provocación. Un buen equipo bélico tomó este operativo a la 1:15 de la tarde con la Policía Nacional, ingresaron al campus disparando, y un estudiante que se encontraba estudiando matemáticas, Manuel Orantes Guillén, fue asesinado. Me dicen también que han desaparecido varios estudiantes y que sus familiares y la UCA protestan por el allanamiento de un campo que debe de hacerse respetar en su autonomía. Lo que no han hecho en la Universidad Nacional, sin duda por temor, lo han hecho en la UCA con lo cual la UCA muestran también que no está armada para defenderse y que ha sido un atropello sin ningún motivo. Esperamos dar más detalles de ésto que es una falta grave contra la civilización y la legalidad en nuestro país.

-SIGNIFICADO DE ESTOS MESES

Queridos hermanos, sería interesante ahora hacer un análisis pero no quiero abusar de su tiempo, de lo que han significado estos meses de un nuevo gobierno que precisamente quería sacarnos de estos ambientes horrorosos y si lo que se pretende es decapitar la organización del pueblo y estorbar el proceso que el pueblo quiere, no puede progresar otro proceso. Sin las raíces en el pueblo ningún Gobierno puede tener eficacia, mucho menos, cuando quiere implantarlos a fuerza de sangre y de dolor…

YO QUISIERA HACER UN LLAMAMIENTO DE MANERA ESPECIAL
A LOS HOMBRES DEL EJERCITO, Y EN CONCRETO A LAS BASES DE
LA GUARDIA NACIONAL, DE LA POLICIA, DE LOS CUARTELES

Hermanos, son de nuestro mismo pueblo, matan a sus mismos hermanos campesinos y ante una orden de matar que dé un hombre, debe de prevalecer la Ley de Dios que dice: NO MATAR… Ningún soldado está obligado a obedecer una orden contra la Ley de Dios… Una ley inmoral, nadie tiene que cumplirla… Ya es tiempo de que recuperen su conciencia y que obedezcan antes a su conciencia que a la orden del pecado… La Iglesia, defensora de los derechos de Dios, de la Ley de Dios, de la dignidad humana, de la persona, no puede quedarse callada ante tanta abominación. Queremos que el Gobierno tome en serio que de nada sirven las reformas si van teñidas con tanta sangre… En nombre de Dios, pues, y en nombre de este sufrido pueblo cuyos lamentos suben hasta el cielo cada día más tumultuosos, les suplico, les ruego, les ordeno en nombre de Dios: ¡Cese la represión…!

La Iglesia predica su liberación tal como la hemos estudiado hoy en la Sagrada Biblia, una liberación que tiene, por encima de todo, el respeto a la dignidad de la persona, la salvación del bien común del pueblo y la trascendencia que mira ante todo a Dios y sólo de Dios deriva su esperanza y su fuerza.

Vamos a proclamar ahora nuestro Credo en esa verdad…

HOMILIA DEL PRIMER ANIVERSARIO DE LA
SRA. SARA DE PINTO (ULTIMA HOMILIA DE
MONSEÑOR OSCAR A. ROMERO)

San Salvador, 24 de marzo de 1980, a las 17:00 horas en la Capilla del Hospital de La Divina Providencia.

Por nuestras múltiples relaciones con la Editorial del periódico El Independiente, he pedido asomarme tanto a sus sentimientos filiales en el aniversario de la muerte de su mamá, como sobre todo, a ese espíritu noble que fue doña Sarita, que puso toda su formación cultural, su fineza, al servicio de una causa que ahora es tan necesaria: la verdadera liberación de nuestro pueblo.

Yo creo que sus hermanos, esta tarde, deben no solamente orar por el eterno descanso por nuestra querida difunta, sino sobre todo, recoger este mensaje que hoy todo cristiano debía de vivir intensamente. Muchos nos sorprenden, piensan que el cristianismo no se debe de meter en estas cosas, cuando es todo lo contrario. Acaban de escuchar en el evangelio de Cristo que es necesario no amarse tanto a sí mismo, que se cuide uno para no meterse en los riesgos de la vida que la historia nos exige, y, que el quiera apartar de sí el peligro, perderá su vida. En cambio, al que se entrega por amor a Cristo al servicio de los demás, éste vivirá como el granito de trigo que muere, pero aparentemente muere. Si no muriera se quedaría solo. Si la cosecha es, porque muere, se deja inmolar esa tierra, deshacerse y sólo deshaciéndose, produce la cosecha.

Desde su eternidad, Doña Sarita fue confirmando maravillosamente en esa página que yo he escogido para ella, del Concilio Vaticano II. Dice:

«Ignoramos el tiempo en que se hará la consumación de la tierra de la humanidad. Tampoco conocemos de qué manera se transformará el universo. La figura de este mundo, afeada por el pecado, pasa, pero Dios nos enseña que nos prepara una nueva morada y una nueva tierra donde habita la justicia, y cuya bienaventuranza es capaz de saciar y rebasar todos los anhelos de paz que surgen en el corazón humano. Entonces, vencida la muerte, los hijos de Dios resucitarán en Cristo, y lo que fue sembrado bajo el signo de la debilidad y de la corrupción, se revestirá de incorruptibilidad, y, permaneciendo la caridad de sus obras, se verán libres de la servidumbre de la vanidad todas las criaturas que Dios creó pensando en el hombre.

Se nos advierte que de nada le sirve al hombre ganar todo el mundo si se pierde así mismo. No obstante, la espera de una tierra nueva no debe amortiguar, sino más bien avivar, la preocupación de perfeccionar esta tierra, donde crece el cuerpo de la nueva familia humana, el cual puede de alguna manera anticipar un vislumbre del siglo nuevo. Pero ello, aunque hay que distinguir cuidadosamente progreso temporal y crecimiento del Reino de Cristo, sin embargo, el primero, en cuanto puede contribuir a ordenar mejor la sociedad humana, interesa en gran medida al Reino de Dios.

Pues los bienes de la dignidad humana, la unión fraterna y la libertad; en una palabra, todos los frutos excelentes de la naturaleza y de nuestro esfuerzo, después de haberlos propagado por la tierra en el Espíritu del Señor y de acuerdo con su mandato, volveremos a encontrarlos limpios de toda mancha, iluminados y transfigurados, cuando Cristo entregue al Padre el reino eterno y universal: «reino de verdad y de vida; reino de santidad y gracia; reino de justicia, de amor y de paz». El reino está ya misteriosamente presente en nuestra tierra; cuando venga el Señor, se consumará su perfección».

Esta es la esperanza que nos alienta a los cristianos. Sabemos que todo esfuerzo por mejorar una sociedad, sobre todo cuando está tan metida esa injusticia y el pecado, es un esfuerzo que Dios bendice, que Dios quiere, que Dios nos exige. Y cuando se encuentra uno, pues, gente generosa como doña Sarita, y su pensamiento encarnado en Jorgito y en todos aquellos que trabajan por estos ideales, hay que tratar de purificarlos en el cristianismo, eso sí, vestirlos de esta esperanza del más allá; porque se hacen más fuertes, porque tenemos la seguridad que todo esto que plantamos en la tierra, si lo alimentamos en una esperanza cristiana, nunca fracasaremos, lo encontraremos purificado en ese reino, donde precisamente, el mérito está en lo que hayamos trabajado en esta tierra.

Yo creo que será aspirar en balde, a horas de esperanza y de lucha en este aniversario. Recordamos pues, con agradecimiento, a esta mejor generosa que supo comprender las inquietudes y esfuerzos de su hijo y de todos aquellos que trabajan por un mundo mejor, y supo también poner su parte de granito de trigo en el sufrimiento. Y no hay duda, que esta es la garantía de que su cielo tiene que ser también a la medida de este sacrificio y de esa comprensión que falta a muchos en este comento, en El Salvador.

Yo les suplico a todos, queridos hermanos, que miremos estas cosas desde el momento histórico, con esta esperanza, con este espíritu de entrega, de sacrificio, y hagamos lo que podamos. Todos podemos hacer algo: desde luego un sentimiento de comprensión. Esta santa mujer que estamos recordando hoy, pues, no pudo hacer cosas tal vez directamente, pero animando a aquellos que pueden trabajar, comprendiendo su lucha, y sobre todo, orando y aún después de su muerte diciendo con su mensaje de eternidad que vale la pena trabajar porque todos esos anhelos de justicia, de paz y de bien que tenemos ya en esta tierra, los tenemos formados si los iluminamos de una esperanza cristiana porque sabemos que nadie puede para siempre y que aquellos que han puesto en su trabajo un sentimiento de fe muy grande, de amor a Dios, de esperanza entre los hombres, pues todo ésto está redundando ahora, en esplendores de una corona que ha de ser la recompensa de todos los que trabajan así, regando verdades, justicia, amor, bondades en la tierra y no se queda aquí, sino que purificado por el espíritu de Dios, se nos recoge y se nos dá en recompensa.

De esta Santa Misa, pues, esta Eucaristía, es precisamente un acto de fe: Con fe cristiana parece que en este momento la voz de diatriba se convierte en el cuerpo del Señor que se ofreció por la redención del mundo y que en ese cáliz el vino se transforma en la sangre que fue precio de la salvación. Que este cuerpo inmolado y esta Sangre Sacrificada por los hombres nos alimente también para dar nuestro cuerpo y nuestra sangre al sufrimiento y al dolor, como Cristo, no para sí, sino para dar conceptos de justicia y de paz a nuestro pueblo. Unámonos pues, íntimamente en fe y esperanza a este momento de oración por Doña Sarita y por nosotros.

(En este momento sonó el disparo…)

Lee más

La Reconciliación de los hombres en Cristo, proyecto de la verdadera liberación -Cuarto Domingo de Cuaresma

Josué 5, 91a. 10-12
2 Corintios 5, 17-21
Lucas 15, 1-3, 11-32

Queridos hermanos:

INTRODUCCION: 1: CUARESMA, CAMINO HACIA LA PASCUA

La Cuaresma es una peregrinación espiritual hacia la Pascua de resurrección, no olvidemos que estamos preparándonos para celebrar el misterio central de nuestra fe: el misterio Pascual, nuestra redención. La muerte y la resurrección de Jesucristo no como un hecho histórico sino como algo vivencial, algo que nos toca a nosotros. Cristo va a morir y va a resucitar. Vive y muere continuamente en este dinamismo que es la redención que todos los hombres necesitamos. Por eso, cada año la Cuaresma es como una primavera de la Iglesia y la Pascua debe significar la floración de virtudes y santidad en el pueblo cristiano.

Los elementos que se nos recomienda inculcar mucho durante esta temporada son: el bautismo y la penitencia.

-ELEMENTOS BAUTISMALES: MUERTE Y RESURRECCION

Gracias a Dios, todos somos un pueblo de bautizados, pero aunque no nos vamos a bautizar preparémonos para renovar la dignidad altísima del bautismo que nos configura con la muerte y la resurrección de Cristo. El Sábado Santo en la noche vamos a renovar todos, junto a la tumba de Cristo ya vacía, que hemos muerto con él y que con él queremos vivir la resurrección, la vida eterna.

-ELEMENTOS PENITENCIALES: CONVERSION, CAMBIO DE MENTE, RECONCILIACION…

El otro elemento, el de la reconciliación, el de la penitencia, es tan importante porque no hemos usado bien de nuestra dignidad, de nuestra libertad y hemos preferido las cosas malsanas a los bienes que Dios nos daba en su redención. La Cuaresma es para reflexionar en los verdaderos bienes a los que tenemos que convertirnos otra vez; y de parte de Dios, como el padre del hijo pródigo que se acaba de leer, un amor que está esperando, esperando a los hijos que retornan. Cuando ese anhelo de Dios por salvarnos se encuentra con la miseria del hombre que se arrepiente, se dá entonces el gran abrazo que se llama la: «reconciliación, y que es el tema de las lecturas de este domingo, para hacernos un llamado a la reconciliación».

2- ACTUALIDAD DEL MENSAJE CUARESMAL

Yo pienso, hermanos: ¡qué providencial este mensaje de Cuaresma en su llamamiento a la conversión y, sobre todo, en su llamamiento de reconciliación en un ambiente verdaderamente necesitado como nunca de reconciliación!

CIRCUNSTANCIAS DE VIOLENCIA…POLARIZACION… ETC.

Hay mucha violencia, hay mucho odio, hay mucho egoísmo. Cada uno cree tener la verdad y echarle la culpa de los males al otro. Nos hemos polarizado. La palabra ya corre corrientemente como una realidad que se vive, sin darnos cuenta, cada uno de nosotros está polarizado, se ha puesto en un polo de ideas intransigentes, incapaces de reconciliación, odiamos a muerte. No es ese el ambiente que Dios quiere. Es un ambiente necesitado como nunca del gran cariño de Dios, de la gran reconciliación.

RECONCILIACION, LA MAYOR NECESIDAD…

Yo les invito, hermanos, como Pastor, a que escuchen mis palabras como un eco imperfecto, tosco; pero no se fijen en el instrumento, fíjense en el que lo manda decir: el amor infinito de Dios. ¡Conviértanse, reconcíliense, ámense, hagan un pueblo de bautizados, una familia de hijos de Dios! Quienes creen que mi predicación es política, que provoca la violencia como si yo fuera el causante de todos los males en la república, olvidan que la palabra de la Iglesia no está inventando los males que ya existen en el mundo, sino iluminándolos. La luz ilumina lo que existe, no lo crea. El gran mal ya existe y la palabra de Dios quiere deshacer esos males, y los señala como una denuncia necesaria para que los hombres vuelvan a los buenos caminos.

Hermanos, yo voy a sacar de las lecturas de hoy el tema precioso de la reconciliación y voy a titular así la homilía de este domingo:

LA RECONCILIACION DE LOS HOMBRES EN CRISTO,
PROYECTO DE LA VERDADERA LIBERACION

Y yo suplico que se fijen que este es el núcleo de la predicación. Si después tengo que informar cosas de nuestra realidad eclesiástica y nacional no es éso lo principal, esas realidades las vamos a iluminar con este núcleo, pero yo suplicaría que lo principal que se atienda en la predicación de un pastor, sea este mensaje del Evangelio, esta catequesis, este llamamiento de Cuaresma, este proyecto de Dios sobre la vida de cada uno de nuestro pueblo.

Los tres pensamientos en que voy a desarrollar esta idea serán estos:

1o.-La historia de Israel es un proyecto de reconciliación.
2o.-La parábola de la reconciliación.
3o.-La reconciliación de los hombres en Cristo, sigue siendo el objetivo de la Iglesia al ofrecer su colaboración en la crisis del país. (No puede ser otra la misión de la Iglesia, que la que Cristo trajo al mundo «reconciliar en sí a todos los hombres…»).

1.-LA HISTORIA DE ISRAEL ES UN PROYECTO DE RECONCILIACION

a) HISTORIA SAGRADA: ELEMENTO IMPORTANTE DE CUARESMA

Es necesario tener en cuenta esa primera lectura de todos los domingos de Cuaresma. Es un capítulo del Viejo Testamento, es la Historia Sagrada la que preparaba la redención la que, depositaria Dios iba llevando a los hombres las promesas de redención. Si queremos conocer la redención es necesario conocer el Viejo Testamento: la voz de los profetas, las promesas de Dios a los patriarcas, las iniciativas de Dios, las gestas de aquel pueblo.

b) EN RESUMEN: DE ESTA HISTORIA

Todo el Viejo Testamento se podría reducir a ese proyecto: la creación, el pecado, la reconciliación.

– LA CREACION… AMISTAD CON DIOS

La creación es un acto de Dios, nos crea por amor para la felicidad, para ser sus hijos.

– EL PECADO… RUPTURA

Nos hace libres a su imagen y semejanza, pero el hombre no supo usar su libertad y rompió relaciones con Dios, es el pecado. Desde aquel momento en que Adán sale del Paraíso a ganarse el pan con el sudor de la frente y la mujer lleva la sentencia de los dolores de parto, el hombre y la mujer son unos desterrados, tienen que retornar.

-CONVERSION… RECONCILIACION

El retorno es doloroso. Toda la historia de Israel es el camino de retorno de la humanidad que ha roto con Dios. Todo el precioso libro del Exodo, saliendo de la esclavitud de Egipto hacia la tierra prometida, es el símbolo de un peregrinar, de un retornar, de un buscar la reconciliación.

Y llega el momento pleno de la historia, lo que nos ha dicho hoy San Pablo: «Dios vino en Cristo a reconciliar a los hombres». ¡Dichosos los que encuentran a Cristo, han llegado a la meta de sus aspiraciones: la reconciliación! No se puede dar una reconciliación en Dios sino en Cristo, depositario de su perdón y de su amor.

En ese contexto de creación de pecado y de reconciliación, hay que leer todas las páginas del Viejo Testamento, todas las bases de la historia de Israel. Una historia de infidelidades y de arrepentimientos. Una historia que Dios compara con el marido que ve infiel a su esposa, y no obstante sus pecados, la vuelve a perdonar. Un cariño de reconciliación.

-LECTURAS DE LOS DOMINGOS DE CUARESMA

A lo largo de esta Cuaresma, si nos hemos ido fijando, hemos ido viendo esa reconciliación a través de nombres muy conocidos. Ya en la historia de salvación, después de aquel pecado de Adán, comienza a forjarse un pueblo de un nómada que se llama Abraham. Y de lo imposible, Dios hace nacer un pueblo con el cual pacta una promesa, que la vimos hacer dos domingos: Dios en la figura de fuego, pasando entre las víctimas inmoladas, para jurarle a Abraham que sus promesas se van a cumplir, que tendrá un pueblo del cual serán bendecidas todas las naciones y que vendrá la redención que el mundo espera. Ese pueblo en los patriarcas, era incierto. Vivían de la fe de una tierra que Dios había prometido y que no sabían dónde estaba. Parecían y sin embargo, no eran locos, sino hombres de fe. ¡»Dios lo ha prometido, tiene que cumplirlo!».

-LIBERACION DE UNA ESCLAVITUD

Para colmo, caen esclavos de Egipto; parece que las promesas se hubieran muerto.

c) EL EXODO, UN PENOSO CAMINO HACIA LA RECONCILIACION EXPRESADA EN LA TIERRA PROMETIDA

Y allá en Egipto, la promesa de Dios vuelve a reverdecer en otro hombre famoso: Moisés. Va a sacar del cautiverio al pueblo, lo conduce a través de 40 años con prodigios maravillosos por el desierto. Y este domingo 4o. de Cuaresma, nos presenta la liturgia a ese pueblo entrando ya a la Tierra Prometida. Dios está cumpliendo sus promesas.

-CELEBRACION DE LA PASCUA EN GUILGAL

Este domingo es para celebrar con los israelitas: que Dios tarda pero llega. Cuántos siglos han pasado y ahora están aquí ya. Después de pasar el Río Jordán, allá en Guilgal, han levantado un monumento de piedras del río y se celebra la primera Pascua en tierra prometida. Hay que purificarse y se realiza la sangrienta purificación de la circuncisión. Hombres circuncisos como Dios le había pedido a Abraham. Ya están listos para celebrar la primera Pascua. Pascua que se celebra ya con frutos de la tierra; ¡ya no hay necesidad de un «maná» milagro!, el hombre tiene que comer de una tierra que Dios le dá.

-SENTIDO TEOLOGICO DE POSEER LA TIERRA

Hay una relación maravillosa, hermanos. En este momento en que la tierra de El Salvador es objeto de conflictos, no olvidemos que la tierra está muy ligada a las bendiciones y promesas de Dios. El hecho es que Israel ya tiene tierra propia. «Toda esta tierra te la daré», le había dicho Dios a los patriarcas; y después del cautiverio, conducidos por Moisés y Josué, aquí está la tierra. Por eso se celebra una gran liturgia de acción de gracias: La primera Pascua de Israel que ya nos llama a nosotros a celebrar con igual gratitud, adoración, reconocimiento, al Dios que nos salva, que nos ha sacado también de las esclavitudes. El Dios en quien ponemos nuestra esperanza para nuestras liberaciones es el Dios de Israel que está recibiendo este día la celebración de la primera Pascua.

Hay un sentido teológico decía la reconciliación y la tierra. Y yo quiero subrayar esta idea, hermanos, porque me parece muy oportuna:

NO TENER TIERRA ES CONSECUENCIA DEL PECADO

Adán saliendo del paraíso hombre sin tierra, es fruto del pecado.

-VOLVER A TENER TIERRA… COMER DE ELLA COMO PROPIA… SEÑAL DE RECONCILIACION

Hoy, Israel perdonado por Dios, regresando a la tierra, comiendo ya espigadas de su tierra, frutos de su tierra, Dios que bendice en el signo de la tierra. La tierra tiene mucho de Dios, y por eso gime cuando los injustos la acaparan y no dejan tierra para los demás. La reformas agrarias son una necesidad teológica, no puede estar la tierra de un país en unas pocas manos, tiene que darse a todos; y que todos participen de las bendiciones de Dios en esa tierra, cada país tiene su tierra prometida en el territorio que la geografía le señala. Pero debíamos de ver siempre- Y no olvidarlo nunca- esta realidad teológica: de que la tierra es un signo de justicia, de la reconciliación. No habrá verdadera reconciliación de nuestro pueblo con Dios mientras no haya un justo reparto, mientras los bienes de la tierra de El Salvador no lleguen a beneficiar y hacer felices a todos los salvadoreños.

-LA TIERRA TIENE ALGO DE DIOS… SI SE DESCONOCE EL PUEDE RETIRARLE SU VIRTUD…

Necesitamos, pues que está tierra que tiene algo de Dios, la reconozcamos así como sagrada. El capítulo 2 de la profecía de Oseas hay una descripción preciosa de esta idea que estoy tratando de profundizar. Dios se queja de Israel infiel y la infidelidad se manifiesta en que se ha olvidado (Israel) que de Dios ha recibido la tierra y los frutos; y comparar a la nación traidora, como una esposa que se ha prostituido y que anda haciendo uso de sus galas, de sus adornos, olvidándose que su esposo se los puede quitar. Y Dios le dice: «Yo soy tu esposo, yo te he dado la tierra, tú estás haciendo como si yo no existiera, yo te voy a quitar todo lo que te he dado. Y cuando te sientas así: desnuda, desordenada, con tu propia miseria, te darás cuenta todo te lo he dado Yo y volverás. Y te recibiré con amor.» Esta es la ternura de Dios: incansable en perdonar, incansable en amar.

Pero este Dios quiere que los hombres comprendamos que los bienes terrenales hay que usarlos acercarnos más a él y para vivir la reconciliación.

-TAMBIEN SAN AGUSTIN BUSCABA LA BELLEZA DE LAS COSAS

Se parece a este capítulo de Oseas, un capítulo precioso de las confesiones de San Agustín cuando sus devaneos de pecador y su conversión. ¡Qué loco era yo- dice San Agustín-, buscaba la hermosura que yo veía, en las criaturas; y me olvidaba que esa hermosura Dios se las estaba dando. Quería yo esa hermosura contra ese Dios y me olvidaba que el Dios que daba esa hermosura es el Dios que yo llevaba por dentro. Y vivía fuera de mí, olvidándome que adentro de mí tenía toda esa verdad, toda esa belleza, toda esa riqueza!».

¡Qué maravillosa descripción del pecador! El pecador es el hombre salido de sí y que no encuentra en sí mismo lo que lleva de Dios, y por eso lo busca desordenadamente, prostituyendo las cosas, olvidándose que todo viene de Dios. ¡Ah!, si se tuviera en cuenta que las fincas, las haciendas, los ganados, las cosas de Dios les está dando el ser, no se usaran como instrumentos de explotación, no se usaran con injusticia y con egoísmo, se usaran como en esta ceremonia de la Pascua de Guilgal: cortarían las espigas y alabarían a Dios que les ha dado tierra y les ha dado fruto de la tierra; y compartirían con sus hermanos, en una verdadera fiesta de Pascua, la reconciliación de los hombres en torno de los frutos de la tierra. ¡La reconciliación en vez del pleito!.

– CARTA PASTORAL DE BRASIL «LA IGLESIA Y LA TIERRA»

Acaba de publicarse en Brasil una preciosa Carta Pastoral de todos los obispos del Brasil, son más de 200 y qué bello testimonio de unidad y de iluminación al pueblo que Dios les ha encomendado! Es una pastoral que se titula «La Iglesia y la Tierra» y analizan la tremenda injusticia social de aquel verdadero continente que es el Brasil. Tierras, dice que se puede dividir en: tierras de explotación y tierras de trabajo. Tierras de explotación, que no importa el hombre, sino hacer más dinero. Y tierras de trabajo, donde el hombre trabaja para comer y sacar de ella el fruto de su sustento. Y analiza a la luz de la palabra de Dios: Dios ha creado las cosas para el hombre y la tierra la ha hecho Dios para felicidad de todos. Y se comprometen los obispos con estos preciosos compromisos pastorales:

1o.) Revisar los bienes de nuestra Iglesia; hablando a los demás, podemos estar nosotros cometiendo la injusticia social;

2o.) denunciar situaciones injustas y violentas, provocadas por esta injusticia de la mala tenencia de la tierra;

3o.) -muy importante, un compromiso pastoral que estamos tratando de vivir aquí-. Apoyo a las iniciativas justas y a las organizaciones de los trabajadores. He aquí las palabras de los obispos brasileños: «Nuestra actuación pastoral, cuidando no sustituir las iniciativas del pueblo, estimulará la participación consciente y crítica de los trabajadores en los sindicatos, asociaciones, comisiones y otras formas de cooperación, para que sean realmente organismos autónomos y libres, defendiendo los intereses y coordinando las reivindicaciones de sus miembros y de toda su clase».

Apoyo a las organizaciones – los obispos del Brasil- pero en aquello que las organizaciones reivindican de justo y dejando siempre que aquellos sean iniciativas del pueblo. Mal haría una Iglesia con un paternalismo diciéndole a las organizaciones lo que tienen que hacer. Son autónomas, son voz del pueblo. La Iglesia sólo les dice a los hombres: usen su sentido crítico, organícense según su criterio, no estén solos; para que luego la Iglesia les pueda decir: «Yo no voy a meterme en sus iniciativas, pero tampoco voy a dejar de denunciarles sus injusticias».

Y, gracias a Dios, lo hemos hecho también. Nuestro afán de promover la organización en el pueblo no se parcializa a ninguna organización. No tenemos compromiso con ninguna organización. Mantenemos una autonomía de Iglesia, para reivindicar lo justo de todas las organizaciones y denunciar también, las violencias injustas, las injusticias e inmadureces que se organizan y que pueden hacer de su organización una idolatría y un abuso de poder.

Dicen los obispos del Brasil «Apoyamos los esfuerzos del hombre del campo por una auténtica Reforma Agraria, que le posibilite el acceso a la tierra en condiciones favorables para su cultivo». Hermanos, la Iglesia no está en contra sino que favorece una auténtica reforma agraria que de veras beneficie al hombre del campo. Y si alguna crítica se hace entre nosotros, no es porque estemos en contra de la reforma agraria, sino porque la quisiéramos tan auténtica, tan eficaz, que no se contaminara de toda esa sangre y todas esas dudas que el pueblo mantiene frente al gobierno…

Pero que quede bien claro, que según la doctrina de la Biblia y de la doctrina social de la Iglesia y la actuación de la Iglesia, Ella- lo han dicho claro los obispos del Brasil- «apoya los esfuerzos del hombre del campo, por una auténtica reforma agraria, que le posibilite el acceso a la tierra en condiciones favorables para su cultivo»…

Y también a ustedes, queridos obreros, la Iglesia los mira con cariño y defiende sus legítimas aspiraciones. En palabras de los obispos del Brasil, se compromete la Iglesia a»… defender la legítima aspiración de los trabajadores urbanos. Muchos de ellos son fruto de la injusticia del campo, han tenido que emigrar del campo a buscar su vida en la ciudad. Aboga la Iglesia por una existencia digna de la persona humana, especialmente en lo que se refiere al derecho de una vivienda y de una justa remuneración».

Entonces este Antiguo Testamento, este llegar de Israel a poseer una tierra, esta Pascua para comer ya no un «maná» que baja del cielo sino un pan que se trabaje en la tierra, con las manos de hombre libre en su propia patria, en su propio campo, donde cultiva para comer. Todo ésto nos está diciendo el Dios de la reconciliación, todo el Antiguo Testamento: ¡un proyecto de reconciliación integral!, tal como lo quisiéramos para nuestro país.

2. LA PARABOLA DE LA RECONCILIACION

En la segunda parte de mi pensamiento hoy, quiero fijarme en la página bellísima del Evangelio que se ha leído y me ocurre titularla así: la parábola de la reconciliación cristiana.

LA PARABOLA DEL HIJO PRODIGO TIENE TRES ETAPAS…

Yo no sé si hay una página más bella en el Evangelio. Todo el Evangelio es bellísimo, pero cuando uno lee lo que hoy hemos escuchado: los dos hijos, el hijo menor que toma su herencia y se va a derrocharla y, sobre todo, el cariño de aquel padre que está esperando; y la reconciliación final de la parábola… uno dice: ¡qué vida más hermosa si de veras, a pesar de nuestros pecados, tuviéramos en cuenta el proyecto de Dios para reconciliarnos con él.

Más que predicar, cuando se trata de esta parábola, yo digo que preferiría que nos sentáramos en silencio y recordáramos que esas páginas del hijo son nuestra propia historia individual. Cada uno de ustedes, así como yo, podemos ver en la parábola del hijo pródigo nuestra propia historia, que se reduce siempre al proyecto que decíamos del Viejo Testamento, un cariño de Dios que nos tiene en su casa y una ruptura caprichosa y loca de nosotros por irnos a gozar la vida sin Dios, el pecado. Y una espera de Dios, esperando el día en que el hijo llegue; y cuando el hijo, tocado por la miseria, por el abandono de los hombres, se acuerda que no hay más amor que el de Dios, vuelve, y a ese Dios que debía de encontrar resentido o de espaldas lo encuentra volteando hacía él con los brazos extendidos dispuestos a hacer una fiesta por el retorno.

EL PECADO… UNA RUPTURA. ABUSO DE LOS BIENES

Yo le invito, hermanos, a que en sus hogares o en una Iglesia, en un lugar silencioso, lean esa parábola pero pensando en ustedes mismos y pensando: ¿cuántas veces se ha realizado en mi vida la locura de haber dejado a Dios, la ilusión de querer encontrar la dicha allá lejos del padre, y, tal vez, mientras se tiene dinero, mientras se tiene salud, mientras lo pueden explotar a uno, hay amigos y le ofrecen todo, pero cuando todo eso se acaba, eso que llamábamos el todo, mi dinero es mi Dios, mi dinero, mi poder, los idólatras, cuando caen en la cuenta que no estaba adorando más ídolos y caen en un despertar duro ante la realidad? ¡Ah! no era dios.

¡Ah! el dinero no podía darme todas las satisfacciones. ¡Ah! no puede hacer todo lo que yo quería con el poder. ¡Qué insensatos nos sentimos! Nos parecemos el hijo pródigo en ese momento, queriendo comer el maíz que le tiran a los cerdos. Sentía al hijo pródigo que los cerdos eran más felices que él, ellos comían y a él no le daban ni siquiera las algarrobas de los cerdos. Y por vergüenza de no comer en la misma canoa con los cerdos, quitaba de escondidas unas mazorcas, unas algarrobas; allá escondido, como un cerdo avergonzado, comiéndose su propia miseria.

¿Quién no ha sentido realizarse en su vida después del pecado este asco, este sentirse cerdo, sentirse vacíos, sentirse sin Dios, sin nada, sin amigos?

-LA CONVERSION DEL PECADOR… EL RETORNO

Es la hora de reflexión: ¡Cuántos jornaleros en la casa de mi padre comen, están felices, tranquilos y yo aquí me estoy muriendo de hambre! Me voy a levantar y voy a ir a decirle: padre he pecado contra el cielo y contra tí, no merezco llamarme tu hijo, recíbeme como un mozo, como un jornalero, voy a ser más feliz así que aquí donde estoy.

-LA RECONCILIACION… LA FIESTA DE LA PASCUA

No se imaginaba el cariño de un padre que está esperando y cuando lo ve llegar no lo deja hablar, sino que ahoga sus palabras en su pecho, abrazándolo y manda que lo vistan de gala y que haya fiesta. Pero entonces, el hijo mayor, resentido, necesitado de reconciliación también recrimina al padre: «ese tu hijo -ni siquiera lo llama su hermano- ha botado todos sus bienes y ahora viene y lo acoges así y yo que te he servido siempre- un resentido, al que el padre le dice una razón tan cariñosa-: Hijo, tú siempre estás conmigo, todas mis cosas las has disfrutado como tuyas, tú seguirás viviendo en este hogar como él, pero este hermano tuyo había muerto y ha resucitado. ¡Hagamos fiesta! Es la hora de la reconciliación.

Cuánta falta nos hace aquí en El Salvador meditar un poquito esta parábola del hijo pródigo. Como parece irreconciliable la denuncia de la izquierda contra la derecha y el odio de la derecha contra la izquierda; y el que está en el medio dice: «La violencia venga de donde viniera, duro con los dos». Y así vivimos en grupos, polarizados, y quizá ni los del mismo grupo, se aman porque no puede haber amor donde se parcializa tanto, hasta odiar al otro.

¡Necesitamos romper estos diques, necesitamos sentir que hay un padre que nos ama a todos y a todos nos está esperando. Necesitamos aprender a rezar el Padre Nuestro y decirle: «Perdónanos, así como nosotros perdonamos». Esta es la reconciliación que Cristo nos habla en el mensaje de este domingo en la parábola de la reconciliación y es que Cristo, el que ha enseñado esa parábola, en ese momento era víctima también de una calumnia, comía con los pecadores: miren como come con los pecadores. No hay cosa más opuesta a la reconciliación que el orgullo. Los que se sienten puros y limpios, los que creen tener el derecho de señalar a los otros como causa de todas las injusticias y no son capaces de mirarse hacia adentro: que ellos también han puesto una parte en el desorden del país.

b) EN CRISTO RESIDE LA RECONCILIACION DE LOS HOMBRES

Mirando, pues el único que puede decir que es limpio y puro y que viene en nombre del amor purísimo a salvarnos a todos, es Cristo; del cual, en esta mañana, no olvidemos estas preciosas frases: «Al que no había pecado, Dios le hizo expiar nuestros pecados para que nosotros unidos a él recibamos la salvación de Dios, «Este es el cristianismo: crean en Cristo que no había pecado pero para alcanzar el perdón de los pecadores se hace un pecador en medio de pecadores. Y Dios toma cuenta de ese sacrificio y en él perdona los pecados de todos los hombres.

-«DIOS, POR MEDIO DE CRISTO, NOS RECONCILIA CONSIGO»

Ya no puede haber reconciliación más que adhiriéndose a Cristo. O como dice también hoy la frase de la segunda lectura: «Dios, por medio de Cristo, nos reconcilia consigo». Dios estaba en Cristo, reconciliando al mundo consigo.

Cristo no es cualquier cosa, queridos hermanos. Cristo es la presencia de la reconciliación de Dios. Dichoso el hombre que encuentra a Cristo porque ha encontrado al Dios que perdona. Dios en Cristo, vive cerquita de nosotros. Cristo nos ha dado una pauta: «Tuve hambre y me diste de comer». Donde haya un hambriento allí está Cristo muy cerca. «Tuve sed y me diste de beber». Cuando alguien llega a tu casa pidiéndote agua es Cristo si tú miras con fe. En el enfermo que está deseando una visita, Cristo te dice: «estuve enfermo y me viniste a visitar». O en la cárcel. Cuántos se avergüenzan hoy de dar su testimonio a favor del inocente.

¡Qué terror se ha sembrado en nuestro pueblo que hasta los amigos traicionan al amigo cuando lo ven en desgracia! Si viéramos que es Cristo el hombre necesitado, el hombre torturado, el hombre prisionero, el asesinado; y en cada figura de hombre, botadas tan indignamente por nuestros caminos, descubriéramos a ese Cristo botado, medalla de oro que recogeríamos con ternura y la besaríamos y no nos avergonzaríamos de él.

Cuánto falta para despertar en los hombres de hoy, sobre todo en aquellos que torturan y matan y que prefieren sus capitales al hombre, de tener en cuenta que de nada sirven todos los millones de la tierra, nada valen por encima del hombre. El hombre es Cristo y en el hombre visto con fe y tratado con fe, miramos a Cristo al Señor.

Y Cristo lo encontramos también en nuestros templos. Hermanos, esta mañana, aquí está Cristo, «Yo estoy en medio de vosotros», nos dice en su Evangelio. Y dentro de un momento, en la hostia consagrada es Cristo que se dá, se ofrece a quien lo quiera venir a recibir. Cristo adorado, Cristo escuchado, Cristo sentido en la presencia comunitaria de su pueblo.

– EL ES NUESTRA RECONCILIACION

Acostumbrémonos, queridos hermanos, sobre todo los de las comunidades cristianas, sobre todo los queridos sacerdotes, comunidades religiosas, catequistas, de sembrar mucho esta idea de que no puede haber reconciliación en el país si no en Cristo Jesús. Es el proyecto de Dios reconciliar a los hombres en Cristo. Es la piedra angular de la cual deriva la fuerza para todo el edificio.

Tratar de descubrir a ese Cristo es nuestro gran trabajo pastoral. Y si yo refiero aquí cosas de la tierra o de la política, es en función de acercar hacia Cristo, la reflexión. Yo quisiera que se me entendiera bien para que no se tuviera una mala idea de estas misas que lejos de ser un mitin quieren ser un acercar al pueblo hacia Cristo, hacia Dios. Y así lo comprenden los muchos testimonios que recibo, me dan un gran consuelo de que de verdad se viene a la Iglesia el domingo a buscar a Cristo. También en las realidades criminales de nuestra tierra, allí está Cristo rechazando todo eso y por eso hay que recordarlo también aquí…

3.- LA RECONCILIACION DE LOS HOMBRES EN CRISTO, SIGUE SIENDO EL OBJETIVO DE LA IGLESIA AL OFRECER SU COLABORACION A LA CRISIS DEL PAIS

La reconciliación es el proyecto de Dios para salvar al mundo, la reconciliación sigue siendo el servicio de la Iglesia al mundo. Me siento muy Iglesia hablando ahora de la reconciliación de Dios en Cristo.

NOS ENCARGO EL SERVICIO DE RECONCILIAR…

La segunda lectura es la expresión más bella de la Iglesia de los tiempos de San Pablo hablándole a los corintios, como lo que yo pudiera decir aquí hablando a los santos de San Salvador que son ustedes los bautisados, los que forman el pueblo de Dios. Como Pablo a los Corintios yo les digo a ustedes sus mismas palabras: «… nos encargó el servicio de reconciliar. Nos ha confiado el mensaje de la reconciliación. Por eso, nosotros actuamos como enviado de Cristo y es como si Dios mismo os exhortara por medio nuestro. En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios».

Palabras de la Biblia que se hacen actuales en la homilía de esta Basílica.

No hacemos otra cosa, los cristianos no debían de mirar en Pablo a un Dios, como ustedes tampoco van a ver en su pobre pastor a un Dios. Pablo y yo no somos más que los instrumentos pecadores, pero por medio de nosotros Dios os exhorta a la reconciliación.

Por eso decía Cristo: «el que a vosotros oye, a mi oye; y el que a vosotros desprecia, a mí me desprecia». Me dá más lástima que cólera cuando me ofenden y me calumnian. Me dá lástima de esos pobres cieguitos que no ven más allá de la persona… que sepan que no guardo ningún rencor, ningún resentimiento; ni me ofenden todos esos anónimos que suelen llegar con tanta rabia o que se pronuncian por otros medios, o que se viven en el corazón. No es una lástima de superioridad, es una lástima de agradecimiento a Dios y de súplica a Dios: Señor, ábreles los ojos. Señor, que se conviertan. Señor, que en vez de estar viviendo esa amargura de odio que viven en su corazón, vivan de alegría de la reconciliación contigo.

– ESTE ES EL MEJOR SERVICIO DE LA IGLESIA AL PAIS: RECONCILIACION

En este tercer punto voy a colocar las noticias eclesiales de la semana, porque lo que tratamos de hacer en nuestro trabajo eclesial junto con los colaboradores de la Arquidiócesis, no es otra cosa que esto que acaba de decir San Pablo: Nos ha confiado el ministerio de reconciliación. Queridos sacerdotes, religiosos, religiosas, fieles, catequistas, comunidades cristianas, que no se aparte nunca de nosotros este ideal: hacer una Iglesia que sea instrumento de reconciliación de los hombres con Dios…

Que como han dicho los obispos en el Brasil: jamás tratemos de suplantar el trabajo político de los hombres políticos con nuestro trabajo pastoral. Que seamos, ante todo, pastores haciendo una Iglesia de reconciliación, desde la cual seremos mucho más eficaces aún cuando toquemos la política de la tierra que metiéndonos como si fuéramos políticos a suplir lo que los políticos tienen que hacer. La Iglesia es una misionera de la reconciliación y tiene que decirle a unos y a otros a pesar de sus opciones que los diferencian: ámense, reconcíliense con Dios. Que no llegue a ser tan profundo el modo como tú quieres a tu país distinto del otro que lo quiere de otra manera, que te sientas que tú eres el único dueño de las soluciones y como si fueras el único dueño del país. Todos tienen derecho a opinar, respetemos; y como Iglesia, sí tratemos de dar la luz del evangelio, de justicia, de amor, de reconciliación. Hacer esta Iglesia es lo que pretendemos en todo este trabajo pastoral.

HECHOS DE LA SEMANA:

HECHOS ECLESIALES

El próximo 19 de marzo, miércoles de esta semana, es el día de San José, no olvidemos que es el gran patrono de la Iglesia Universal y que hoy necesitamos mucho de su protección bondadosa. Ya anticipo mis felicitaciones a la parroquia de San José Villanueva y de San José Cortés, lo mismo que a las comunidades religiosas que tienen tanta devoción o lo tienen por patrono a San José. Principalmente a los queridos religiosos Josefinos y a las religiosas Josefinas que trabajan en nuestra diócesis.

Quiero agradecer como Iglesia el testimonio de solidaridad con que me han honrado muchas personas con motivo del premio de la paz que recibí el domingo recién pasado: de parte de la Junta de Gobierno, de parte de entidades particulares, de parte de la Universidad y de varios amigos; telegramas y cartas que me honran mucho y que las ofrezco a Dios como una oración por todos ellos.

Sentimos como un trabajo de Iglesia, y muy fecundo, el que se está haciendo por reparar la YSAX. Un saludo de admiración al P. Pick, él no quiere que mencionemos su nombre, tan trabajador como silencioso, técnico profundo de radio. «Ya muy pronto -me dice-, vamos a tener la dicha de volverla a oír…» Ha despertado mucha solidaridad nuestra radio YSAX, solidaridad que yo agradezco profundamente porque creo que nuestra nueva emisora saldrá con esas nuevas voces de aliento y aún, quiera Dios que no, si un nuevo atentado acabara con ella, sabemos que no la podrán matar del todo nunca…

Voy a entresacar entre los testimonios de solidaridad esta carta del grupo Nahuatl, de canto popular salvadoreño, que me informan que van a hacer una ayuda económica- Y ya llevaron la primicia- «la cual comenzó a funcionar el domingo 24 de febrero durante una presentación que hicimos para amenizar la toma de posesión de la Junta Directiva Sindical de Foremost». La membresía de este sindicato apoyó la idea y dispuso hacer colectas en pro de nuestra emisora radial y lo mismo nos fue manifestado por una federación sindical FENASTRAS, por medio de sus dirigentes, los que nos dijeron había interés en hacer igual campaña.

También un grupo de ferrocarrileros me dio muy grata impresión cuando mandó su ayuda económica con una carta muy sentida que dice: «Queremos manifestarle que estamos con Ud. y cuenta con nuestro apoyo en sus justas predicaciones, ya que la liberación integral del hombre tiene como base esencial a Dios y que sólo llegaremos a ella, cuando rompamos las cadenas del pecado. La voz de la Iglesia es voz de fe y de esperanza y nos ilumina el camino de la vida por medio del Evangelio. Su cosecha es grande, Monseñor, porque no sembró en tierra estéril y su semilla es buena porque sembró semilla de Dios»…

Haciendo nuestra Iglesia como instrumento de reconciliación, hemos renovado los nombramientos de los Vicarios. Los vicarios son aquellos sacerdotes que tienen a su cargo un sector de parroquias. Así tenemos 10 vicaría en toda la Arquidiócesis y ya han sido nombrados. Para la parroquia de Mejicanos, el P. Juan Macho Merino; para La Resurrección el P. Victoriano González, Redentorista; para El Calvario P. Federico Sanggiana; para la Asunción, el P. Carlos Mejía; para Soyapango, al P. José Luis Bourguet; para Quezaltepeque P. Octavio Cruz y P. Trinidad Nieto; como Vicario y pro-Vicario en Cuscatlán, P. Edmundo Brizuela y P. Jorge Benavides; para la Libertad. P. Benito Tobar y P. Javier Aguilar; y para la Merced, P. Roberto Torruella y P. Teodoro Alvarenga. Así tenemos toda la diócesis- falta aquí Chalatenango, que tiene su Vicario Episcopal el P. Fabián Amaya- y todo los departamentos; entonces, tiene así una organización vicarial que facilite la pastoral de la diócesis.

También se nombró esta semana el nuevo Senado Presbiteral. El Senado es el grupo de sacerdotes, gran parte, la mayor parte, elegidos por ellos mismos para representarlos en su diálogo con el Obispo; y el Obispo por su parte, nombra otros en menor cantidad. Los que nombró el Clero fueron estos: P. Sigfredo Salazar, P. Salvador Interiano, P. Ricardo Ayala, P. Octavio Cruz, P. Oscar Martel, P. Juan Macho Merino, P. Francisco Estrada, P. Carlos Mejía, P. Roberto Turruella, P. Luis Bourguet: Los nombrados por la Curia, por el Obispo, son P. Luis Bourguet, P. Jesús Delgado, P. Luis Van Delvelde, P. Benito Tobar y P. Jorge Benavides. Ya se les comunicó, y acaso la primera noticia la estén recibiendo por radio; me alegro y los felicito y que ojalá sepan dar un nuevo impulso con su nuevo nombramiento a esta Arquidiócesis que tanto necesita de sacerdotes enteramente entregados al ministerio de la reconciliación, como San Pablo.

La Comisión de Pastoral está compuesta por todos esos Vicarios y otros encargados de otras comisiones pastorales. Fue representada en el Congreso de Comunidades Eclesiales de Bases del Brasil por una buena representación de aquí presidida por el P. Fabián Amaya y el P. Octavio Cruz vinieron muy satisfechos, próximamente nos darán informes.

Se nombró el nuevo párroco de Lourdes, P. Juan Martínez, Paulino, que junto con los estudiantes de teología paulinos van a tener el cuidado del Barrio de Lourdes. El P. Mateo Quijada que trabajaba allí como párroco ha sido adscrito a la parroquia de Cristo Redentor con encargo especial del Carmen.

ACTIVIDADES DE CARITAS Y DE LA COMISION ECUMENICA DE AYUDA HUMANITARIA

Es un organismo para la caridad, la beneficencia, que hoy tiene mucho que hacer. Y lo más grande que tiene que hacer ahora con urgencia de emergencia es asistir a los muchos refugiados que nos están llegando de las zonas donde ya no se puede vivir -según dicen muchos de ellos- Por eso, nuestra Vicaría General se dirigió a la Junta de Gobierno para denunciar esta anomalía. Ciento ochenta y nueve personas, que incluyen por lo menos 56 menores de 10 años, están refugiados en la casa Parroquial de San José de la Montaña y en Domus Marie. Los refugiados proceden de Cinquera, Chalatenango, Cojutepeque, Monte San Juan; Cantones El Carmen y San Antonio, el Pueblo El Carmen; Suchitoto, Cantón La Bermuda. Estas personas tuvieron que abandonar sus hogares después de que de acuerdo a sus testimonios, un buen número de Guardias Nacionales y agentes de ORDEN les quemaron sus casas y cosechas, además de matar a sangre fría y en frente de sus madres y padres. La situación es tal que aún en el refugio en que se encuentran en la capital no se les puede garantizar la vida, ya que como algunos de ustedes han reconocido el país vive momentos muy críticos y violentos. Nosotros nos sentimos alarmados al ver que las matanzas, persecusiones, desapariciones y violaciones de derechos humanos en general, no se han logrado detener sino por el contrario, continúa en rápido aumento en especial en las últimas semanas. Y por eso, suplicamos, pues queremos en nombre de Cristo que cese esta represión y que se garantice la seguridad de nuestros campesinos. En este trabajo también la Comisión Ecuménica de Ayuda Humanitaria se dirigió en iguales términos, pidiendo esa garantía.

En este sentido quiero decirles, hermanos, que nos ayuden a hacer esta caridad, porque no sabemos hasta dónde va a ir creciendo esta necesidad si no se cesa la represión. Hay cantones donde dicen que ya no hay gente y que por tanto si ya hay sangre es por eso nada más, pero hay terror, hay desolación.

Aquí también en la ciudad hay grandes necesidades, se nos ha pedido ayuda del Comité Coordinador de Vendedoras de los Mercados de San Miguelito. Y yo les suplico que nos ayuden para hacer eficaz este socorro que urge mucho dentro de nuestro pueblo.

Con alegría les comunico que los Colegios y Escuelas Católicas están pensando una pastoral más a tono con las necesidades de la Diócesis y de acuerdo con las líneas pastorales que vamos tratando de llevar.

Me alegro por la vida de nuestros seminarios. Ha habido convivencia de Seminario Menor donde han expresado la limpia intención que anima a toda esa juventud que se comienza a preparar para el sacerdocio. Y otros jóvenes, no precisamente seminaristas, tuvieron el domingo pasado una convivencia que abre muchas esperanzas a la vida de la Iglesia. Yo estuve con ellos y son jóvenes que verdaderamente quieren vivir su compromiso de fe y su servicio al pueblo. En la Catedral celebré, con otros sacerdotes, la misa por los asesinados de FENASTRAS que fueron velados en aquel templo.

En Aguilares se celebra este día el aniversario de la muerte del P. Grande. A las 11 se tendrá allá la solemne concelebración.

En Tejutla también, en un cantón, se tuvo vigilia ayer que termina con una solemne misa hoy a las 3 de la tarde.

Nuestra vida religiosa también es fuente de reconciliación en nuestra Iglesia. Allá, entre las Hermanas del Buen Pastor, agoniza, la Madre María Margarita Jonnieux, mujer ejemplar por su entrega. No ha querido salir de su residencia adentro de la cárcel, porque siente que allí está toda su vida, donde ha trabajado al servicio de aquellas mujeres que sufren la privación de su libertad. Morir entre sus prisioneras es su ideal. ¡Qué hermoso ejemplo de la vida de la Iglesia!.

Visité y me admiro de la actividad que están llevando las Religiosas Belgas en Mejicanos. La Madre María, a quien cariñosamente llaman la Madre Mariches, está haciendo una verdadera obra de promoción de niños, de padres de familia, una verdadera comunidad educativa en torno de su Kinder, así como está llevando con mucho cuidado la administración de Domus Marie y de todos sus enseres.

Otra comunidad belga, en Santiago Texacuangos, está realizando una verdadera asistencia de medicina a aquel sector. Gente muy experta ha hecho del convento un verdadero consultorio donde se atiende toda aquella comunidad.

Un grato aviso también. Los Misioneros de la Caridad están trabajando entre nosotros y han recibido recientemente la autorización del Ministerio de Justicia para ir a trabajar en las cárceles comenzando por la Cárcel de Santa Tecla. Yo les agradezco a los PP. lo mismo que al Ministerio y puede estar seguro de que el trabajo de los sacerdotes siempre será en este ministerio que estamos mencionando: de la reconciliación, acercar los hombres a Dios

NUESTRA IGLESIA TAMBIEN HA RECIBIDO ESTA SEMANA PERFILES DE PERSECUCION: SE CATEO LA CASA DE LOS SACERDOTES DE ZACAMIL:

Que motivó la siguiente carta de nuestro Vicario General al Ministro de Defensa: «El 12 de marzo, a la 1 de la madrugada, dos camiones de las FF.AA. Se colocaron frente a la casa de habitación de los sacerdotes belgas que trabajan en la parroquia de la Col. Zacamil.

De los camiones se bajaron agentes uniformados de la Guardia Nacional y otros que parecían soldados, en números de 40 más o menos. Estos, por medio de megáfonos, daban un plazo de 30 segundos para que los sacerdotes abrieran la puerta. Y como no había nadie en el interior de la casa, los agentes violentaron las chapas y entraron para catearla.

En la inspección que al día siguiente realizaron nuestros asesores jurídicos encontraron la casa en completo desorden, además de haber tomado fotografías de la parte interior de la casa, según testigos. La operación duró una hora y se llevaron varios papeles. Se retiraron a eso de las 2:15 de la madrugada.

Ante este hecho, con instrucciones del Arzobispo, por las presentes letras, denunciamos esta acción que viola la libertad de culto y la inviolabilidad de la morada. Esto nos viene a comprobar que la Iglesia sigue siendo perseguida en sus ministros. Creemos que aún en Estado de Sitio hay otros caminos más civilizados para tratar a la Iglesia Católica que aglutina a la inmensa mayoría de los salvadoreños…

– EL CASO DE LA IGLESIA DEL ROSARIO

Del que se dio una versión muy falsa que se publicó en El Mundo, tenemos que decir lo siguiente: Los religiosos de la Iglesia del Rosario de San Salvador, con relación al comunicado emitido por la Fuerza Armada y publicado en el Mundo del 10 de marzo, aclaran lo siguiente: «1o). Nosotros somos los primeros en repudiar las «tomas» que frecuentemente se han hecho de nuestra Iglesia. Creemos que no son útiles ni convenientes y, en todo caso, somos los más directamente perjudicados por tales acciones. Acciones que se nos imponen de hecho al igual que sucede con embajada, Ministerios, escuelas, fábricas, vehículos… cuyos propietarios o administradores suponemos se han visto obligados también en ceder en el destino normal de sus bienes a fin de evitar peligros mayores.

2o.) Tras detenida reflexión podemos afirmar, en honor a la verdad, que nunca desde esta Iglesia se ha atacado físicamente a miembros de instituciones armadas.

3o.) Con respecto a los sucesos del día 9, nuestra versión de testigos de vista y oído- es la siguiente: Hacia las 11:10 p.m fue atacada la Iglesia por su fachada principal, desde un taxi y desde otros puntos. Esto tomó desprevenidos a los vigilantes apostados en las inmediaciones, quienes, creyéndose atacados repelieron la supuesta agresión. Y posteriormente, como a las 11:30 p.m, elementos militares bien pertrechados pretendieron desalojar (?) a los ocupantes de la Iglesia, con fuego nutrido que duró alrededor de 20 minutos, retirándose posteriormente.

4o.) Que ésta- y todas las iglesias- tengan como fin esencial el ser lugar de oración y reflexión espiritual no lo dudamos. Pero la historia de la Iglesia universal, y la más reciente del país, pueden demostrar que también han servido para defender vidas en peligro, entre otras nobles funciones. Por eso condenamos las repetidas agresiones -algunas con saldo de víctimas- que se han realizado contra esta Iglesia y esperamos no vuelvan a ocurrir, antes bien se busque la solución de los conflictos por vía de diálogo y de negociación.

Finalmente, dejamos constancia de que hacemos esta aclaración no para entrar en polémica y menos para defender las tomas de nada, sino movidos por nuestro amor al pueblo salvadoreño y a la verdad, que es lo que nos enseña Cristo, el Maestro, a quien pretendemos seguir e imitar…»

DE OTRO LADO TAMBIEN PODEMOS LLAMAR PERSECUCION AL HECHO QUE PASO AQUI EN LA BASILICA

Y que lo describen así: «El día lunes 10 de marzo, a las 6 de la mañana, fue encontrado un maletín entre la piaña de Santa Marta y una de las columnas que sostiene la cúpula de la Basílica. Hay muy fundadas sospechas de que el maletín fue colocado en la tarde domingo, ya que una de las puertas que dan a la Basílica estaba violentada y quedó abierto como a las 2 de la tarde.

Inmediatamente se dio parte a la Policía Nacional ante el peligro de que se tratara de una bomba. Se presentaron los técnicos del mencionado cuerpo que precedieron sin más a abrir el sospechoso maletín, cosa que lograron con éxito. En el interior del maletín había nada menos que 72 candelas de dinamita, suficiente para volar no sólo la Basílica sino la cuadra entera.

Es un atentado que la ciudadanía entera, sea del color que sea y profese la religión que profese, debe condenar y repudiar con la máxima energía.

Los autores del frustrado atentado ¿qué es lo que pretendían? ¿Destruir una obra de arte? ¿Privar al pueblo salvadoreño de uno de sus santuarios predilectos y causar numerosas muertes de hombres y mujeres inocentes, llevando así más luto y dolor a la familia salvadoreña?.

Este infame atentado no puede provenir más que de mentes enfermizas y de corazones que han perdido los más elementales sentimientos humanos. El domingo anterior se celebraría una misa por el eterno descanso del Dr. Mario Zamora Rivas, la celebró Mons. Romero. Ese mismo día se celebraba una Asamblea de la Democracia Cristiana a donde acudieron dirigentes de todo el país. Era de suponer que los asistentes participarían en la celebración Eucarística, ya que el Dr. Zamora había sido uno de los máximos miembros de la dirigencia del Partido Demócrata Cristiano.

Hay que dar gracias a Dios de que el mecanismo que activaría la 72 candelas de dinamita no funcionó, frustrándose de este modo el criminal atentado dinamitero…»

Sólo quiero comentar que en vez de sentir miedo, sintamos más confianza, Dios nos cuida… Al que confía en Dios no le puede suceder nada malo.

De otro estilo es la persecución al P. Samuel Orellana, párroco de Mejicanos a quien algún grupo político popular está acusando y amenazando como si fuera colaboracionista. Yo quiero decirles a todos los grupos políticos que los sacerdotes estamos sirviendo al ministerio de reconciliación y que traten de respetar su trabajo y que no expongan sus vidas con amenazas y acusaciones de las cuales no están nada seguros.

Me han asegurado que las Fuerzas Armadas tienen informes de que en el Seminario San José de la Montaña y en otras iglesias hay arma y que van a ir a catear estos lugares. Ojalá no sea cierto, porque les puedo decir con toda mi palabra de sacerdote, que no es verdad, y si no me creen, pueden ir inmediatamente a todas las iglesias y no encontrarán armas como se dice…

Quiero colocar también en este capítulo de denuncias, de persecusiones, el despido sorpresivo del Lic. Demetrio Olasiregui, aquel joven que Uds. conocieron aquí conectándonos con Radio Noticias del Continente de Costa Rica. Tenía que pasarle lo que le pasó. Le amenazaron de que no siguiera transmitiendo noticias hacia el exterior y que si no, se atuvieron a las consecuencias. Poco después lo llamaron a Migración y lo pusieron fuera del país. Gracias a Dios, que ya está en Costa Rica y nos está escuchando sin duda. Queremos decirle que lo recordamos aquí con agradecimiento y que esta emisora sigue trabajando…

También nos sentimos solidarios bajo esta ola de persecución con la Cooperativa Sacerdotal donde estalló también una bomba que hizo considerables estragos.

HECHOS DE LA VIDA NACIONAL

Desde esta Iglesia de la reconciliación que tratamos de construir con todas estas actividades y persecuciones, nosotros dirigimos la mirada hacia el mundo que nos rodea y no nos tomen ésto como un meternos en política, naturalmente que el punto de vista sí toca materiales políticos, pero lo hacemos, sobre todo, desde un punto de vista cristiano.

LA NOTA PREDOMINANTE SIGUE SIENDO LA REPRESION

Una vez más el Señor pregunta a Caín: ¿Dónde está Abel, tu hermano? Y aunque Caín le responde al Señor que no es el guardián de su hermano, el Señor le replica: «La sangre de tu hermano me está gritando desde la tierra. Por eso te maldice esta tierra, que ha abierto sus fauces para recibir de tus manos la sangre de tu hermano. Aunque cultives la tierra, no te pagará con su fecundidad, andarás errante y perdido en el mundo». Palabras del Génesis en el capítulo 4. Y esta sigue siendo la preocupación principal de la Iglesia, esto es lo que la obliga a levantar incesantemente, incansablemente, semana tras semanas, su voz, como si fuera que clama en el desierto.

Nada hay tan importante para la Iglesia como la vida humana, como la persona humana. Sobre todo, la persona de lo pobres y oprimidos que además de ser seres humanos son también seres divinos, por cuanto en ellos dijo Jesús que todo lo que con ello se hace. El lo recibe como hecho a él. Y esa sangre, la sangre, la muerte, están más allá de toda política, tocan el corazón mismo de Dios, hace que ni la Reforma Agraria, ni la nacionalización de la banca, ni otras prometidas medidas puedan ser fecundas si hay sangre…

No olvidemos esa palabra de Dios a Caín: la tierra ensangrentada nunca podrá ser fecunda. Las reformas ensangrentadas nunca podrán ser fructuosas. Nadie puede estar contra las reformas, ya lo dije en el cuerpo de la homilía; pertenece a la revelación de Dios al misterio de la reconciliación divina y la justicia en el reparto de la tierra. No estamos contra las reformas. En esta semana algunos me han criticado mucho como si yo el domingo pasado hubiera sido una crítica negativa contra las reformas. Hay que saber medir las cosas no por la cantidad de palabras, sino por la densidad de razones, y yo dije que era necesaria la reforma y que estamos de acuerdo pero que precisamente criticábamos los aspectos que nos parecían negativos para salvarla y hacerla auténtica, verdadera como el pueblo la necesita. Estamos tan sólo contra la sangre que acompaña a la reforma, aunque sea sangre que no la quieran los verdaderos reformadores, aunque sea sangre vertida por los enemigos de la reforma.

Este es el pensamiento fundamental de mi predicación. Nada me importa tanto como la vida humana… Es algo tan serio y tan profundo más que la violación de cualquier otro derecho humano, porque es vida de los Hijos de Dios y porque esa sangre no hace sino negar el amor, despertar nuevos odios, hacer imposible la reconciliación y la paz, ¡Lo que más se necesita hoy aquí es un alto a la represión!

QUIERO INFORMARLES QUE SE ESTA PUBLICANDO UN DOCUMENTO SOBRE ESTE PUNTO POR PARTE DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL Y LA UNIVERSIDAD JOSE SIMEON CAÑAS, UCA.

Y a la cual, sin duda, van a suscribirse otras entidades imparciales en el país. Es un documento de profunda y serena reflexión que yo les recomiendo estudiar y deben atenderlo las autoridades y el pueblo. En la conclusión de ese documento se lee esto:

«No es el aplastamiento sistemático y salvaje de un pueblo por su libertad el camino para que la democracia impere en el continente…

No es con la destrucción de las sedes sindicales, son los atentados dinamiteros contra las emisoras de radio, las universidades, las iglesias.

No es con el asesinato de líderes sindicales y políticos, con la masacre de centenares de campesinos, en el amedrentamiento de pueblos y cantones arrasados por cateos, incendios, permanentes hostigamientos; no es con la desinformación ideológica y con el conjuro del fantasma comunista, no es con todo eso como El Salvador va a encontrar el camino menos violento de la salvación…

Si todavía no se han visto los efectos nefastos de la intervención extranjera es porque las organizaciones populares no están respondiendo desesperadamente a las provocaciones constante a que están siendo sometidas.

Por todo ello no queda sino hacer un apremiante llamamiento al cese de la represión. Si se quiere de verdad las reformas, no se puede querer al mismo tiempo la destrucción de quienes vienen luchando en favor de ellas y de quienes se supone serían los máximos beneficiarios de las mismas. La represión antes se dio a las reformas y las está acompañando. Se presenta como más importante para algunos que las mismas reformas; nacen manchadas de sangre pero de sangre vertida alevosamente, de sangre sacrificada por asesinos impunes. Lo que más urge en El Salvador, es poner fin a este derramamiento de sangre… Esa es la primera y fundamental responsabilidad de nuestro Gobierno.

HABLANDO DE LA REPRESION TENGO UN DENSO INFORME DEL SOCORRO JURIDICO

Desde el 6 de marzo, fecha en que se decretaron las reformas y el Estado de Sitio, hasta el día lunes 10 de marzo inclusive, teníamos registrados debidamente documentados. Quiero decir ésto también, porque alguien dijo que yo inventaba aquí cosas, quiero decirles que nunca me han sabido probar una mentira de todo lo que aquí voy diciendo a lo largo de tantos años… Lo que pasa es que parecen mentiras. Datos como éste- que en sólo estos cuatro días han sido asesinados:

43 campesinos de diversas zonas del país: 11 obreros; 22 estudiantes, entre ellos los 10 del Instituto de San Miguel y 4 de San Vicente; 2 profesionales; 5 personas no identificadas; todas de los sectores populares.

Por otra parte, el sector no popular también cuenta sus víctimas y también sus crímenes como los dos detectives y un miembro de ORDEN en el fin de semana pasada. También son repudiables y no estoy yo parcializándome para mancharme de sangre.

El saldo es tráfico: las organizaciones populares y aquellos que se han caracterizado por mantener su oposición, están siendo liquidados en forma violenta.

Tenemos constancia de que por lo menos 500 personas están refugiadas en algunos albergues caritativos que les han ofrecido protección. Ellos han huido de sus poblaciones, a veces llevando durante largos recorridos a niños menores, ancianos; con casi nada de alimentación, durmiendo a la interperie.

Según los testimonios que tenemos bien documentados, hay cantones donde ya no hay campesinos. Es bien triste, por ejemplo, esta carta que me llega de esos lugares: «Le suplico que pida a los señores que gobiernan nuestro país, que por favor dejen de perseguirnos ya, pues ya hemos sido amenazados muchas veces yo y toda mi familia; y el único motivo es porque tuvimos relación con el P. Rutilio Grande. La autoridad nos amenaza diciéndonos que nosotros somos guerrilleros. Y todo es por esa razón, por haber conocido al P. Rutilio. Quiero que me haga el favor de hacerlo saber por todos los medios que pueda, que ya hay noches que no nos dejan dormir, hay tiempos de comida que no los hacemos tranquilos, o sea, que ya estamos enfermos de aflicción, etc». Es la voz de nuestro pobre pueblo y hay que escucharla.

También el 11 de marzo fueron asesinados en las Vueltas de Chalatenango, los campesinos Teófilo Guardado, Felipe Alvarenga y el Alcalde del lugar, que según los campesinos los protegía y les favorecía.

Ese mismo día destruyeron la Imprenta Ungo en San Salvador.

El 12 de marzo, también en las zonas aledañas a las Vueltas fueron asesinados los campesinos José Arístides Rivera, Orestes Rivera y la madre de éstos.

Fue localizado el cadáver de José Efraín Arévalo Cuéllar, quien había sido capturado el 9 de marzo en San Miguel; tenía señales de tortura, era hijo del profesor Efraín Arévalo Ibarra desaparecido político de hace 2 años. Aquí tengo la carta de su mamá, viuda del profesor Ibarra, que también es muy conocida y con tanta tristeza me dice: «que así como lloró a su esposo, hoy está llorando también a su hijo. El sábado 9 fue capturado por la G.N. a las 4.45 de la tarde, detrás de la Iglesia del Calvario en San Miguel, y fue conducido al cuartel de la misma permaneciendo durante todo ese tiempo en manos de ellos, hasta que el miércoles 13 del mismo mes apareció asesinado. En espera de que Ud. haga suyo mi dolor, le anticipo mi agradecimiento». Hagan suyo su dolor, hermanos, es nuestro dolor.

Ese mismo día fueron capturados los jóvenes Osmín Landaverde, Manuel Sánchez, Javier Mejía y Carlos García, de Quezaltepeque. Quiero expresar como solidaridad también, que el 13 de marzo en la madrugada, fueron arruinados con bombas el periódico Independiente, las oficinas del periódico, y el local de la Comisión de Derechos Humanos y el anexo local del Comité de Madres y Familiares de Desaparecidos. Tengo cartas muy interesantes al respecto, pero por falta de tiempo no las voy a leer. Quiero admirar el valor del director de El Independiente, el que dice una frase muy buena: «Con un censor pudieron acallar nuestra voz pero con dinamita lo robustecen…»

He recibido una carta muy valiente de la Comisión de Derechos Humanos. Y le agradezco que se haya dirigido a mí como expresión de su aflicción y de su entereza para decirme frases que a mí también me llenan de mucho valor: «Consideramos que estos delitos no son hechos aislados, sino que concatenados con todas las manifestaciones represivas contra personas, instituciones, edificios, que se ha venido incrementando en nuestra Patria a raíz del Estado de Sitio. Esta represión en ascenso tiene como objetivo principal desestabilizar, neutralizar y asolar con todo el movimiento popular por la liberación integral de la explotación, la miseria, la represión las cuales son expresiones de esa violación estructural y permanente de los derechos más elementales del hombre salvadoreño». Y expresan el valor con que seguirán luchando ya que la dinamita tampoco puede detener esta lucha por los derechos humanos…

También les agradezco y me solidarizo con las Madres de los desaparecidos en su bonita carta que me anima: «Pedimos disculpas a Ud. Y a los católicos que nos escuchan, pero no podemos menos que indignarnos ante tan cobarde atentado contra un local el cual, al menos, nos sirve para llorar y consolarnos de la pérdida de nuestros seres queridos…»

Se habla también de que cuarenta víctimas más de la represión han sido abatidas en Aguilares. Pero como queremos ser siempre serios en la información esperamos confirmarlas como acostumbramos siempre que se trata de hechos tan graves como es la vida humana.

Ha habido también dificultades en los operativos de la Reforma Agraria. Se ha encontrado armas en lugares que fueron sorprendidos por la Reforma.

Quiero interceder por la persona de José Guillermo Castro. Se trata de un gran amigo mío y siento mucho de veras que ya va pasando el tiempo desde que lo capturó la policía en La Unión cuando volvía de una reunión en Panamá y no se sabe de su paradero. «Inicialmente- dice una noticia que me llegó- La Policía Nacional confirmó su captura al padre de Guillermo pero luego le dijeron que no lo habían visto».

También una queja de los jóvenes del Instituto Técnico Centro Americano de Santa Tecla, que dice que: celebraban su fiesta el 6 de marzo a las 11 de la mañana: «…cuando fuimos sorprendidos por un contingente militar fuertemente armado el que se introdujo al Instituto sin previo aviso causando pánico, desconcierto y zozobra entre todas las personas que se encontraban dentro de la Institución lo cual aumentó al ver como actuaban con el local estudiantil y los estudiantes apresados.

Por la tarde dice que volvieron con más aparatos militares, aterrorizando y maltratando física y psicológicamente al personal que aún se encontraba laborando. Y estos jóvenes, 1o) protestan por el allanamiento y atropello cometido por ese cuerpo militar; 2o) Por no haberse canalizado legalmente la posible queja si había alguna anomalía contra ellos; 3o) porque ninguna autoridad del Ministerio de Educación ha protestado denunciando tal acción; 4o) por el estado de zozobra y carencia de seguridad en el que nos encontramos; y 5o) en la forma parcial en que han actuado los periódicos matutinos del país.

En este capítulo de la violencia, quiero alegrarme por la libertad del Señor Jaime Hill, del cual expresamos muchas veces nuestra solidaridad. Y sigo preocupado por la suerte del Sr. Dunn y de los otros secuestrados. Ojalá la Cuaresma sean también un llamamiento para que se les devuelva la libertad.

También el campesino Denis Alfredo Rivas Arteaga fue capturado el 14 de marzo, en Reubicación de Chalatenango. Fue entregado a la Guardia y sólo temo por su vida.

– VENTAJAS Y DESVENTAJAS DEL ESTADO DE SITIO

Una palabrita más sobre estas situaciones y opiniones. El Estado de Sitio, ciertamente ha tenido su ventaja en cuanto a reprimir las oposiciones que pudo haber de parte de la derecha para llevar adelante ese proceso. Los hechos han comprobado que algunos sectores quisieron oponerse, aunque en general ha sido aceptado. Yo creo que es un buen paso para que todos se preocupen por conducir ese movimiento hacia una verdadera justicia social.

Sin embargo, el Estado de Sitio, tiene sus desventajas. No ha traído una disminución de la violencia ni de los cuerpos de seguridad, ni de los grupos paramilitares, ni de los grupos de guerrilleros. Ha disminuido la libertad de información, sobre todo en lo referente a la represión en el campo.

ME REFIERO TAMBIEN A LAS DIMISIONES DE LOS MIEMBROS DEL PDC QUE JUSTIFICABAN SU RETIRO POR LAS SIGUIENTES RAZONES:

Que el pueblo tiene que conocer como opiniones para juzgar en sus criterios. Renuncian, dicen, por la represión y violación de los derechos humanos. Las palabras de ellos son: «Represión exacerbada que en forma creciente se está ejerciendo contra las organizaciones populares y el pueblo en general».

Otra razón, el peligro del intervencionismo norteamericano militar que se titula «guerra especial anti-subversiva».

Otra razón, las reformas con represión y sin participación popular no les satisfacen.

Y otra razón muy valiosa es que no creen en la participación en el poder aparente y no real. Es una participación, pues, no sólo es de apariencia pero que realmente no hay tal participación en el poder.

Esta renuncia la han firmado el Dr. Roberto Lara Velado, el Lic. Alberto Arene, el Dr. Rubén Zamora Rivas, el Dr. Héctor Silva hijo, el Dr. Héctor Dada Hirezi, el Lic. Francisco Díaz Rodríguez y el Dr. Francisco Paniagua Osegueda…

TENIA QUE INFORMARLES TAMBIEN QUE EL NUEVO EMBAJADOR DE ESTADOS UNIDOS ME VISITO PARA TRAERME LA CARTA DE CONTESTACION DEL PRESIDENTE CARTER

Como es muy larga, pues solamente quiero darles un resumen. Se expresa allí el reconocimiento de que sigue en pie la política de los derechos humanos. Naturalmente así lo creemos, pero siempre hemos dicho que como es política de derechos humanos puede no coincidir con la Iglesia que no defiende los derechos humanos por política sino por convicción religiosa..

Expresa también la carta su apoyo a la Junta que textualmente dice: «Ofrece las mejores perspectivas». Le diré, pues, que se trata de un Juicio Político y que admite discusión.

También expresa la carta: «la mayor parte de la ayuda económica será en beneficio de los más necesitados». Dice también que en la «ayuda militar -esto es importante, entre comillas- Estados Unidos reconoce desafortunadas actuaciones que ocasionalmente han tenido las Fuerzas de Seguridad en el pasado. -Ya es bastante que se reconozcan y por tanto se tenga miedo de prestar ayuda indiscriminadamente-. Nos preocupa -dice la carta- tanto como a Ud. que sea usado este subsidio en forma represiva y que se trata de mantener el orden con un uso mínimo de fuerza letal».

Habla también de la necesidad de un ambiente menos beligerante y de menor confrontación; si es que ha de realizarse un programa de reformas, usar autoridad moral, aquietar las personas.

Dice también que los EE.UU. no interferirán en los asuntos internos de El Salvador. Esperamos, como siempre hemos dicho, que los hechos hablen mejor que la palabras…

Finalmente me preocupa que la carta menciona la amenaza de la guerra civil, poniéndola como otra alternativa de la reforma del Gobierno. Creo que se pueden dar otras alternativas y yo quisiera decirle a todos mis queridos hermanos que no estemos tan impresionados por una próxima guerra civil. Hay tendencias a mantener esa psicosis y esta carta contribuye un poco a eso, pero creo que hay salidas todavía racionales que sinceramente tenemos que buscar…

MAÑANA SE ANUNCIA UN PARO DE LABORES…

No voy a dar un Juicio Político sobre ésto, ni voy a ser tampoco parcializado hacia la Coordinadora ni a ningún sector político. Lo que sí quiero decir: que el objetivo de llamar la atención sobre la represión y de tratar de frenarla es un objetivo legítimo e importante, y lo estamos gritando al gobierno: que tiene que cesar la represión si se quieren quitar muchos malestares de nuestra sociedad. Quiero suplicar también, en nombre de la Iglesia y del Evangelio evitar, por ambas partes, que la jornada de mañana vaya a convertirse en un enfrentamiento sangriento o en una violencia que nos traiga mayores cosas de que llorar.

¿Qué se puede pedir, hermanos, en esta situación:? él ambiente que hemos tratado de mantener en esta homilía es la reconciliación. Soy un Ministro de esa Iglesia de la reconciliación. A este propósito me alegró mucho una sugerencia que me llegó: la Iglesia no sólo debe denunciar sino que debe de anunciar también una esperanza. Y me gustaría como una esperanza la coincidencia con otras opiniones, la opinión de la Iglesia. Y es, por tanto, la necesidad de abrir a un diálogo sincero, las diversas opiniones. Yo invito pues, a que no se piense que la única solución es la violencia. Por eso hago un llamamiento al diálogo sincero, a la reconciliación en nombre de Dios como lo hace San Pablo.

LLAMO A LA OLIGARQUIA A COLABORAR CON EL PROCESO DEL PUEBLO

Son principales protagonistas en esta hora de cambios, y de ustedes depende en gran parte el cese de la violencia. La reconciliación, hemos dicho, tiene una gran relación con la tierra y si se dan cuenta que están poseyendo la tierra que es de todos los salvadoreños, reconcíliense con Dios y con los hombres, cediendo con gusto lo que vendrá para paz del pueblo y paz de sus propias conciencias.

AL GOBIERNO

Allí miro yo dos sectores: los que tienen buena voluntad pero no pueden hacer lo que quieren, y los que no quieren y están en el poder y son responsables de la represión.

A los unos les digo: hagan valer su poder o valientemente confiesen si no pueden mandar y desenmascaren a los que están haciendo gran mal al país…

Y a los que están en el poder y no quieren cooperar con la reforma sino que están siendo estorbo por la represión que fomentan, les diré: no estorben, en una hora tan histórica de la patria están haciendo un papel tristísimo de traición. Y es necesario que, en nombre de la nobleza y del amor al pueblo, sepan mejor dejar las manos libres de aquellos que quieren manejar con limpieza los destinos de nuestro pueblo…

A LA COORDINADORA REVOLUCIONARIA DE MASAS

Quiero decirles: Que son una esperanza si van madurando en su apertura y en su diálogo.

Y a este propósito yo he tenido esta semana, una satisfacción muy grande, cuando he recibido una presentación del Movimiento de Profesionales y Técnicos Progresistas. Se trata de hombres que dicen que están felices porque han encontrado su ubicación como profesionales y técnicos en el proceso del pueblo, y que quieren vivir su capacidad profesional al servicio del bien de su patria y se han propuesto estos objetivos:

1o.) Luchar por el establecimiento de un gobierno democrático con amplia base popular;

2o) Contribuir al fortalecimiento de la unidad popular y las fuerzas democráticas y revolucionarias;

3o) Contribuir al esclarecimiento político del gremio de técnicos y profesionales;

4o) Organizar e incorporar el proceso de liberación a todos los elementos honestos de nuestros gremios;

5o) Presentar opciones técnicas, enmarcadas dentro de lineamientos políticos de beneficio para las mayorías del país, que permitan mostrar la racionalidad de una salida democrática y salvadoreña, contrapuesta a las salidas elitescas y demagógicas que con apoyo extranjero se pretende implementar.

6o) Denunciar a nivel nacional e internacional la crítica situación que vive el pueblo, sus causas y las formas irresponsables y anti-populares por medio de las cuales se la trata de resolver;

7o) Denunciar la continua violación de los Derechos Humanos con los organismos competentes, nacionales e internacionales, en la defensa de los mismos…»

Que sea bienvenido este movimiento de Independientes Profesionales y Técnicos y que se ofrezcan a esa plataforma de diálogo que necesitan las diversas fuerzas del pueblo en su tendencia a madurar, a unirse y salvar unidos a nuestro pueblo.

FINALMENTE, UN LLAMAMIENTO A LOS GRUPOS GUERRILLEROS

Alguien me criticó como si yo quisiera unir en un solo sector las fuerzas populares con los grupos guerrilleros. Siempre mi mente está muy clara sobre la diferencia. A ellos, pues, y a quienes abogan por soluciones violentas, quiero llamarlos a la comprensión. Saber que nada violento puede ser duradero. Que hay perspectivas aún humanas de soluciones racionales y, sobre todo, por encima de todo, está la palabra de Dios que nos ha gritado hoy: ¡RECONCILIACION!

Dios lo quiere, reconciliémonos y así haremos de El Salvador una patria de hermanos, todos hijos de un Padre que nos está esperando a todos con los brazos abiertos. Así sea.

Lee más

La conversión personal, requisito indispensable de la verdadera liberación – Tercer Domingo de Cuaresma

9 de marzo de 1980.

Exodo 3, 1-8a. 13-15.
1a. Corintios 10, 1-6, 10-12
Lucas: 13, 1-9

NOTA: Antes de pronunciar la homilía el Sr. Arzobispo de San Salvador, las iglesias suecas, entre ellas la Iglesia Católica, le otorgaron el PREMIO DE LA PAZ 1980 a Mons. Oscar A. Romero por su labor evangélica de reconciliación entre los hombres, justicia y humanidad.

El Rev. Per Arne Aglert, Secretario General de Acción Ecuménica Sueca, dijo entre otras cosas: «Cuando el pueblo es oprimido, torturado, perseguido y ha perdido su libertad y las condiciones humanas, es un deber cristiano defenderle y apoyarle».

Mons. Romero recibió el PREMIO DE LA PAZ 1980 de manos del Sr. Embajador de Suecia en El Salvador, Sr. Henrik Ramel.

DESPUES MONS. ROMERO PRONUNCIO SU HOMILIA:

SEÑOR EMBAJADOR DE SUECIA, ESTIMADO
HERMANO SECRETARIO DE ACCION ECUMENICA
SUECA, QUERIDOS HERMANOS:

INTRODUCCION:

a) ENTRE LOS MUERTOS DE CUERPO PRESENTE Y LOS QUE
TODAVIA PEREGRINAN… RECIBO EL «PREMIO DE LA PAZ 1980»

Entre los cadáveres y los que peregrinamos en este pueblo, entre el dolor y los aplausos, recibo agradecido este impulso que no es sólo para mí sino para todo este querido pueblo, que bien acaba de describir el Señor Secretario General de Acción Ecuménica Sueca Rev. Per Arne Aglert al entregarme este honroso galardón del Premio de la Paz 1980…

La presencia del Señor Embajador de Suecia Sr. Henrik Ramel significa un aval muy valioso de aquel país a esta iniciativa ecuménica de carácter cristiano… Y la inesperada presencia dolorosa de estos dos queridos cadáveres Lic. Roberto Castellanos Braña y su esposa Anette Mathiesen (ciudadana danesa) con sus estimadas familias vienen a significar este momento, para un predicador de la paz, un estímulo muy poderoso. Es la voz de tierras lejanas y, por eso, juicios imparciales desinteresados, que comprenden lo que muchas veces aquí, entre nosotros, no se quiere comprender. La voz de la eternidad en la presencia de esta muerte aquí en estos dos ataúdes, es también palabra que estimula desde una perspectiva escatológica, eterna: que el caminar cristiano es el verdadero caminar hacia la paz.

b) LA MOTIVACION DEL «PREMIO DE LA PAZ 1980», COINCIDE
CON EL MENSAJE DE CUARESMA: «LA RECONCILIACION DE LOS HOMBRES».

Con que gusto he leído, las motivaciones de este honroso Título del Premio de la Paz, que se trata de premiar los esfuerzos por la reconciliación, la justicia y la humanidad entre los hombres. Preciosa coincidencia la de estas voces con su honroso galardón, con este ministerio que San Pablo llamaba: «el Ministerio de la Reconciliación» y que es el núcleo de la Palabra de Dios que como pastor de esta diócesis me tocaba comentar esta mañana.

LAS LECTURAS DE HOY NOS REMONTAN A LAS FUENTES DE ESA
RECONCILIACION Y DE ESA PAZ

La reconciliación con Dios, la conversión, voz inconfundible de la Cuaresma. Que oportuno es este tema que ahora viene a avalar la presencia de la muerte y de las tierras lejanas, cuando aquí en El Salvador nos acaba de decir Monseñor Aglert: «se vive una noche tétrica de represión, de violencia. La Palabra de Dios ya nos hace sentir ese amanecer si nos reconciliamos, si nos convertimos». ¡Cuántas polarizaciones, cuántas ideologías, cuántos intereses egoístas, cuántos caminos equivocados de los hombres sobre los cuales este día yo quisiera hacer resonar la palabra de Jesucristo: ¡CONVERTIOS!, si no os convertís, pereceréis.

Ojalá que mi llamado a la reconciliación en esta mañana tan providencialmente avalado con estas presencias y este premio, sea escuchado sobre todo por aquellos que no lo quieren escuchar.

– OPORTUNIDAD DE ESTE MENSAJE EN NUESTRO PAIS

Voy a dar, como de costumbre, un título a esta homilía que sea como una respuesta agradecida de mi Arquidiócesis a esa noble acción ecuménica de Suecia y, a través de esa voz cristiana ecuménica y del dolor de esta familia aquí presente con sus cadáveres, ojalá que esta palabra encuentre eco en todos los corazones. El tema sería este: Según el plan de Dios que estamos estudiando en esta Cuaresma, sobre todos los proyectos de los hombres, sobre todo los planes políticos, sociales, terrenales, el plan de Dios:

LA CONVERSION PERSONAL, REQUISITO INDISPENSABLE
PARA LA VERDADERA LIBERACION…

Y como de costumbre también desarrollemos este tema en estos tres pensamientos:

1o. La enseñanza del evangelio: «Si no se convierten, todos parecerán por igual».

2o. El escarmiento de Israel: «No todos agradaron a Dios… por esos sus cuerpos quedaron tendidos en el desierto».

3o. ¿Qué significa convertirse hoy, aquí en El Salvador?

1o. LA ENSEÑANZA DEL EVANGELIO: «SI NO SE CONVIERTEN, TODOS PERECERAN POR IGUAL».

a) ¿QUE ES CONVERTIRSE?

La enseñanza del Evangelio en los labios mismos de Cristo: «…si no sé convierten, todos perecerán por igual», nos hace preguntarnos: ¿qué es convertirse, ¿qué es conversión? Es la síntesis de todo el evangelio.

Así comenzó Juan Bautista, así prosiguió Jesucristo y así mandó predicar hasta el confín de los siglos: «¡El Reino de Dios ha llegado, convertíos y creed en el evangelio!». Esta es la base de este Reino de Dios.

ES CAMBIAR DE MENTALIDAD

Convertirse es lo mismo: haced penitencia; es lo mismo que la famosa palabra griega: «metanoia», cambiar de mentalidad; eso es convertirse, cambiar la mentalidad. El que estaba de hinojos ante los ídolos de la tierra, cambie de mentalidad y póngase de rodillas ante el único Señor.

ES CAMINAR HACIA DIOS

Convertirse es volverse a Dios y ya que volverse a Dios tiene un camino, Jesucristo que dijo: «Yo soy el camino, nadie llega al Padre si no por mí», convertirse es adherirse a Cristo y buscar al padre.

– SAN LUCAS PRESENTA LA ENSEÑANZA Y EL EJEMPLO DE
CRISTO COMO UN CAMINAR HACIA JERUSALEN

Hay una originalidad en el evangelio de San Lucas que es el libro de este año: es que desde el capítulo 9 hasta el 19, esos 10 capítulos nos presentan una verdadera Cristología, una presentación amplia del sentido de Cristo como salvador de la humanidad; y nos presenta esta cristología, a ese Hijo de Dios, caminando hacia Jerusalén. Es el evangelio que más se fija en este caminar hacia Jerusalén, no por detalles geográficos -que no le interesan mucho a San Lucas- sino por una preocupación teológica. Caminar hacia Jerusalén significa para Cristo y para todos sus seguidores los cristianos, ir buscando la voluntad de Dios, camino que él mismo lo anuncia, no lo desconoce: de sufrimiento, de calvario, de humillaciones, de cruz; pero que después termina en una meta de triunfo, de victoria, de resurrección.

-SIGNIFICA IR A LA CIUDAD DE LAS PROMESAS DE DIOS…

Jerusalén personifica para los israelitas, y de manera especial para Cristo, la ciudad de las promesas de Dios.

– DESPRENDERSE DE TODO LO MALO DE JERUSALEN Y
PERSONIFICAR TODA LA FUERZA SALVADORA

Si Jesús anuncia que va a ser expulsado de Jerusalén, es porque esa Jerusalén ha sido prostituida por los hombres. Los escribas, los fariseos, los mismos sacerdotes lo expulsarán; y al ser expulsado Cristo de Jerusalén, él se lleva todo lo puro de Jerusalén; y deja, en la vieja Jerusalén: las mañas de los hombres, los pecados, las injusticias, las intrigas; pero con él, sube a la cruz en este camino que termina en su humillación suprema: la inocencia, la santidad, la justicia de Dios, el perdón de los hombres; y desde la cruz, todas las promesas de Jerusalén pura, se expanden a todos los hombres que quieran creer en este Señor Jesucristo.

ES CAMINAR ESE MISMO ITINERARIO TEOLOGICO DE JESUS

Convertirse, pues, es caminar con Jesús en ese misterioso viaje hacia la voluntad de Dios, hacia las promesas de Dios, sin dejarse seducir por los triunfalismos, ni por las intrigas de la misma religión, ni de la política, ni de las cosas de la tierra, sino desentenderse de puro y limpio con Cristo para merecer esas promesas del Señor. Convertirse, pues, en este lenguaje del evangelio de hoy, es un caminar doloroso entre llanto y luto, entre sufrimientos y penas, coronas de espinas, latigazos, torturas, pero que terminan en la victoria final: la resurrección del Señor es la resurrección de todos nosotros.

b) LOS EPISODIOS DEL EVANGELIO SUPERAN AL JUICIO
SUPERFICIAL DE LOS HOMBRES QUE SIEMPRE QUIEREN VER
RELACION ENTRE CATASTROFE Y PECADO

Así comprendemos los dos episodios que nos narra el evangelio de San Lucas, precisamente en esta sección del caminar de Cristo enseñando a sus seguidores.

Un episodio se refiere a los que murieron mientras ofrecían un sacrificio. Unos galileos piadosos encontraron, mientras celebraban su sacrificio, la muerte. Sin duda una muerte represiva, una muerte de la persecución al sentido religioso. Cabe muy bien esto en las descripciones que la historia nos hace de Poncio Pilato, hombre tremendamente represivo; hombre que mandaba aún en las muchedumbres del templo: matar gente; hombre que hubiera encajado bien en la represión en El Salvador hoy también…

-JESUS DEJA INTACTO EL MISTERIO DEL SUFRIMIENTO
DE LOS BUENOS

El otro episodio también tiene un parecido con los tintes políticos de El Salvador. Aquellos que murieron aterrados en aquella construcción de Siloé, sin duda se trataba de aquellos movimientos políticos, los «zelotas», murieron luchando. Cualquiera que sea la situación, hay una costumbre en la mente humana de unir la tragedia con el pecado. Aún cuando miraron a un pobre cieguito, los discípulos le preguntan a Cristo: «¿quién pecó para que fuera ciego, él o sus padres?» Y Cristo se remonta a la fuente de este misterio del dolor. «Ni él ni sus padres han pecado, estas cosas suceden para gloria de Dios». Y cuando le preguntan también de estas dos catástrofes de los muertos en el templo y de los que perecieron bajo aquella calumnia, Cristo les dice «¿piensan ustedes que esos que murieron así, eran más pecadores que todos los demás que no han muerto? De ninguna manera», dice Cristo, y yo os digo: si no hacéis penitencia, todos igualmente pareceréis.

LO QUE INTERESA ES CONVERTIRSE… CUALQUIERA QUE
SEA LA VIDA Y LA MUERTE…

¡Qué delicado es el Señor, no quiere develar el misterio íntimo del alma de cada muerto. ¿cómo murieron? ¿torturado, matados injustamente como estos dos inocentes? ¿cómo murieron? No importa, dice Cristo, lo que importa es algo más grande y trascendental: haber muerto reconciliado con Dios, convertido a Dios». Y, por eso, de la muerte saca un mensaje para todos los que vivimos: «¡haced penitencia, convertíos!».

Hermanos, si alguna vez vale esta observación del Señor, aquí en nuestra patria, cuando la vida está en peligro por todas partes, es este momento: ¡convertíos!; que no nos vaya a sorprender la muerte por los caminos del pecado, de la injusticia, mucho menos del crimen, del desorden. Que la muerte nos encuentre en amor de Dios. Esta es la gran enseñanza del evangelio y de los episodios de hoy: caminar con Cristo y si la muerte nos alcanza caminando con él, no hay nada que temer, la muerte es victoria para aquellos que creen en el Señor. «El que me sigue, no muere; sino que tendrá vida eterna».

LA PARABOLA DE LA HIGUERA… LLAMADO CONVERSION,
NO TANTO DESDE LA SEVERIDAD DE SAN MATEO… COMO
DE LA MISERICORDIA DE DIOS

En este mismo sentido hay que interpretar también la tremenda parábola de la higuera estéril que nos cuenta hoy San Lucas. Cuando aquel dueño de la finca le dice al administrador: «Córtala, ¿para qué ocupa tierra si no produce fruto?» El jardinero le dice: «Déjala, Señor, la voy a cultivar más este año. Talvez este año dá fruto». En el paralelo de San Mateo dice que: «al acercarse el Señor, la higuera se había sacado ya ante la inutilidad de su vida y la maldición de Dios». Pero San Lucas, que es llamado el evangelio de las misericordias, no terminan tan trágicamente si no que nos dá un aliento de esperanza; lo que interesa -dice San Lucas, interpretando a Cristo- es tener una vida útil, una vida que produzca fruto.

Lo que nos quiere enseñar el Evangelio es: ¿de qué sirve la vida por más pomposa que aparezca si no produce frutos?, ¡higueras estériles! Y nos indica también la ternura y la paciencia de Dios esperando: tal vez el otro año, tal vez mañana. Es un llamamiento precioso de Cuaresma para que revisemos nuestras vidas a ver si de verdad hay frutos o somos higueras que inútilmente están ocupando la tierra en el mundo. Se necesitan hombres de buenas obras, se necesitan cristianos que sean luz del mundo, sal de la tierra. Hoy se necesita mucho el cristiano activo, crítico, que no acepta las condiciones sin analizarlas internamente y profundamente. Ya no queremos masas de hombres con las cuales se ha jugado tanto tiempo, queremos hombres que como higueras productivas sepan decir SI a la justicia no a la injusticia y sepan aprovechar… el don precioso de la vida. Lo sepan aprovechar cualquiera que sea la situación. Queridos hermanos, el más humilde de los que estamos aquí, el más pequeño, el que se crea el más insignificante, es una vida que Dios mira con amor.

Con amor Dios mira estos dos muertos, sus vidas ya terminaron pero él ha recogido ya las cosechas de sus frutos. Dios cuida de cada hombre con el cariño que aquel jardinero cuidaría todo aquel año para que produjera fruto la higuera que tenía sobre sí la amenaza de la muerte.

Por eso, el llamamiento es claro para nuestra Cuaresma: ¡haced penitencia! Es la voz que desde el Miércoles de Ceniza nos mandó decir el Señor a todos nuestros pueblos y es la voz que, gracias a Dios, a través de esta Emisora amiga, Radio Noticias del Continente, desde Costa Rica, está llevando a grandes ámbitos que no soñábamos antes que nos destruyeran la YSAX…

Oíamos está semana, relaciones preciosas de estos caminos misteriosos de la Radios Noticias del continente. Nos decían que nuestra homilía se repitió lunes, martes, miércoles a petición de varios oyentes nunca nos hubiéramos imaginado ser escuchados por auditorios de radio en Costa Rica, en Colombia, en Venezuela y en diversos ambientes; hasta en el Cono Sur dicen que se escucha bien esta emisora; y aquí mismo en el país: congregaciones religiosas, comunidades cristianas de los cantones donde hay onda corta, han escuchado lo mismo que antes, nuestro mensaje radial. Queremos agradecerlo íntimamente, porque ésto lleva no la voz de un hombre, la voz no es más que un eco que suena, lo que interesa es el mensaje de Dios, el mensaje de Cristo que ojalá llegue a todos los corazones: ¡CONVIERTANSE…!

Nuestro llamamiento pastoral, sobre todo para esta Arquidiócesis, con los queridos sacerdotes abnegados colaboradores de nuestra pastoral, religiosos, religiosas, comunidades cristianas, es que aprovechemos la voz de la Cuaresma para acercar a todos los hombres a esa conversión, a ese seguimiento de Cristo que va caminando hacia la Jerusalén espiritual, hacia el verdadero sentido del cielo, la verdadera resurrección de que nos habla el Señor Secretario de Acción Ecuménica hace un momento.

2. EL ESCARMIENTO DE ISRAEL: «NO TODOS AGRADARON A DIOS… POR ESO SUS CUERPOS QUEDARON TENDIDOS EN EL DESIERTO…»

a) LA HISTORIA DE LA SALVACION, LA HISTORIA DE ISRAEL, ES
UN ELEMENTO MUY IMPORTANTE DE LA CUARESMA

Para que se vea que los llamamientos de la Iglesia hoy hacia la penitencia no son exageraciones sino que corresponden a lo que está siendo objeto de nuestras predicaciones de Cuaresma: El Plan de Dios. El Plan de Dios lo conocemos en la realización de la historia de Israel. El escogió ese pueblo en medio de todas las naciones para hacer un modelo de historia, que desde Cristo, desde su cruz, iba a ser la historia de salvación en la historia de todos los pueblos. La historia de Israel se hace también, a través de la Iglesia, historia de nuestro pueblo salvadoreño. La historia de El Salvador es también vehículo del proyecto de Dios en la medida en que los salvadoreños hagamos nuestro ese proyecto de la historia de salvación.

Por eso, dondequiera que se predique el Evangelio, cualesquiera que sea el marco político o social donde se predique, siempre queda en pie el proyecto de Dios, que allá en Suecia tendrá marcos muy distintos. Aquí en El Salvador tiene realidades muy distintas, pero siempre el mismo proyecto, la misma necesidad de convertirse.

b) LA PRIMERA LECTURA DE HOY Y LA SEGUNDA NOS
PRESENTAN ESTE ENCARNAMIENTO DE LA HISTORIA DE ISRAEL

Hay tres cosas que nos recuerdan hoy las lecturas en el proyecto de Dios en Israel. El primero, es el encuentro de Dios con los líderes de su pueblo. Con Moisés en concreto. La segunda cosa es la revelación que Dios hace de su nombre y de su misión en medio del pueblo. Y lo tercero es la gran historia del Exodo que marca el camino de liberación de todos los pueblos.

-VOCACION DE MOISES EN LA TEOFANIA DE LA ZARZA
ARDIENDO

Vemos hoy a Moisés muy despreocupado de lo que Dios está pensando sobre su vida, allá junto al monte Sinaí, una «teofanía» como las del Antiguo Testamento: fuego, voz de Dios, santidad infinita del Señor. Moisés quiere acercarse y la voz misteriosa le dice: «No te acerques, la tierra en que estás es santa». Y le comunica que él es el escogido como instrumento de ese Dios misterioso para ir a llevar la libertad a su pueblo.

LA EXPERIENCIA DE DIOS INDISPENSABLE PARA QUE
HABLE EN NOMBRE DE DIOS

Lo que interesa aquí; hermanos, es esta gran experiencia, los hombres que conducen los pueblos por los caminos de Dios deben tener ellos, personalmente, una experiencia de Dios. Así parece la Biblia en los grandes profetas: Isaías, Jeremías, Ezequiel; los hombres del Nuevo Testamento también Pablo, los apóstoles, primero tuvieron que aprender un contacto íntimo con el Señor. Esto es lo que aparece hoy en medio de aquella «teofanía» del Monte Oreb. Moisés ha entrado en una comunicación con Dios y ya no podrá olvidar esa presencia de Dios. Y aunque se sienta incapaz, desproporcionado ante la grandeza de una misión, sabe que no va solo, Dios va con él y Dios es el garante del triunfo de la misión que le ha confiado a Moisés.

El ánimo de Moisés debe ser como el ánimo de todos los cristianos, el pueblo salvador de la historia. Dios está comunicando a Moisés algo que quiere que vivamos todos los cristianos. La intimidad con Dios que fortalezca nuestra esperanza, que robustezca nuestros esfuerzos, que haga desaparecer todos los miedos. «No tengas miedo, yo voy contigo». Allí aprendió San Pablo a decir también: «Si Dios está con nosotros, ¿quién contra nosotros?…»

-REVELACION DEL NOMBRE DE DIOS

Por eso, la segunda revelación que la Biblia nos hace esta mañana es la revelación del nombre de Dios. Moisés prudentemente le pregunta a aquel ser misterioso: «Y si me preguntan ¿qué Dios es el que me ha mandado, como se llama, qué les voy a responder?» Y Dios se define entonces con una palabra que constituirá la palabra sagrada de Israel: ¡Yahvé! ¡Yahvé! Es una forma arcaica del verbo ser, Hebreo.

«…ES UN «SER» ACTIVO, DINAMICO»

Se trata de un ser pero de un ser, activo, dinámico, no es un ser sólo de existir. Cuando Dios le dice: «yo soy el que soy, soy el ser», le quiere decir: yo soy la presencia dinámica, yo soy el que se debe descubrir en el dinamismo de la historia, yo estoy presente en las intervenciones de todos los poderes del mundo, yo soy la fuerza de los astros y de los mares, yo soy el que hace que sean las cosas.

«…INTERVIENE EN LA HISTORIA… DIOS VIVO… CAUSA PRINCIPAL DE LO QUE SIGNIFICA ABRAHAM, ISAAC, JACOB…»

Por eso le dice también: «Soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob», no tengan de mí una idea abstracta, un Dios que está allá en los cielos y que ha dejado la tierra a los hombres; no es eso exacto. El Dios de los cielos es el Dios de la tierra, es el Dios que va construyendo la historia, el que va con los patriarcas, el que va con los padres de familia, el Dios de mis abuelos, el Dios de todo el quehacer de mi patria.

Esta revelación, queridos hermanos, tiene tanta actualidad hoy cuando estamos tratando precisamente de presentar una religión que muchos critican como si se hubiera apartado de su espiritualidad. Se oyen tantos disparates y se escriben tantas columnas insípidas en los periódicos: «Ya nadie va a la Iglesia porque nadie predica religión sino política». Aquí tiene la prueba, nunca la Basílica había estado tan llena… Cuando yo le decía a la madre dolorosa que está aquí entre nosotros, a doña Rosa, que el ambiente de la Basílica tal vez no era apropiado para sus queridos muertos, ella insistió en traerlos, y aquí están dos muertos entre los aplausos del pueblo…

Doña Rosa es la expresión de esas almas inteligentes, comprensivas, verdaderamente piadosas, que comprenden que el Pastor tiene que hablar de política no porque es político, sino porque desde el dinamismo de Dios la política también cae bajo el dominio de Dios… Dios nos ha enseñado desde aquella revelación de su nombre que él es un Dios que quiere estar con los hombres, un Dios que siente el dolor de los que son torturados y mueren así, un Dios que reprueba con la Iglesia, que denuncia la tortura, la represión y todos esos crímenes. El Dios que nosotros adoramos no es un Dios muerto, es un Dios vivo que siente, actúa, trabaja, conduce esta historia y en él esperamos, en él confiamos, Dios va con nosotros como iba con Israel…

-LA VOLUNTAD DE DIOS… LIBERAR DE LA ESCLAVITUD A LOS
PUEBLOS… Y DE HACER A MOISES SU INSTRUMENTO

Y lo tercero que se revela hoy en el Viejo Testamento y que luego pasa a ser como el hilo de oro de todo el Nuevo Testamento es la voluntad de Dios de librar de la esclavitud a los pueblos. Se trata ahora de Israel y le dice a Moisés que él es el instrumento. Y aquí oímos, queridos hermanos, unas palabras que podía decir Dios del pueblo de El Salvador: «He oído los quejidos, los lamentos de mi pueblo. Llega hasta mi oído el dolor, la opresión de ese pueblo; no lo quiero dejar abandonado, he decidido liberarlo y tú vas a ser el conductor de esa liberación». Esta voluntad hace nacer la historia del Exodo. Desde entonces Moisés trabaja para arrancar de las garras de la esclavitud de Egipto a un pueblo que conducirá a través de las vicisitudes difíciles del desierto, hasta la Tierra Santa, «tierra, le dice Dios ahora, que mana leche y miel».

Le estaba revelando algo más allá, Dios le estaba diciendo también que Israel es el camino de la historia. Ningún pueblo tiene tierra que mana leche y miel pero ya ese afán de liberación, ese afán de hacer un pueblo más justo, ese afán de arrancar de la opresión y de la injusticia a los pobres y a los oprimidos, es voluntad de Dios que no los quiere así, sino que se ponga en camino hacia una tierra prometida que no se encontrará en este mundo pero que sí pasa por este mundo, y que esta tierra tiene que ser ya una antesala de ese cielo donde de verdad está la tierra nueva, el cielo nuevo, donde hay verdaderas riquezas que manan leche y miel.

Por eso, hermanos, la presencia de estos cadáveres aquí entre nosotros nos están diciendo la verdadera dimensión de nuestra confianza en Dios. Sin duda que me escucharán muchos políticos, muchos que sin fe en Dios están tratando de hacer una Patria más justa, pero les diré: mis queridos hermanos ateos, mis queridos hermanos que no creen en Cristo, ni en la Iglesia: noble es su lucha pero no es completa, déjense conducir por estos planes de Dios, por estos proyectos de la liberación verdadera, incrusten su afán de justicia en estos proyectos que no terminan en la tierra, sino que le dan a los proyectos de la tierra la verdadera fuerza, el verdadero dinamismo, la verdadera proyección, la verdadera esperanza, la trascendencia.

JESUS ES «YESHUA» -YAHVE SALVA

San Pablo, entonces, recordando que la última acción con que calumniaba aquella historia del Viejo Testamento, el último acto más culminante de la actividad de Dios en la historia de Israel fue cuando floreció en el Hijo de Dios que se hizo hombre, y el mismo Dios le manda a poner un nombre parecido al que reveló en el Sinaí: «Jesús» En hebreo es una contracción Ye-shua quiere decir: Yahvé salva. Jesús, nuestro Cristo, el que va a estar presente en nuestra Eucaristía de esta mañana es el Yahvé eterno, pero hecho presencia humana en Cristo, que va a hacer presente en todos los momentos de los pueblos cristianos o no cristianos, la acción de Dios que tiene siempre el proyecto indeclinable de liberar de las injusticias a todos los pueblos del mundo.

-SAN PABLO ANALIZA PARA LOS CRISTIANOS LA ENSEÑANZA
Y EL ESCARMIENTO DEL EXODO

San Pablo, en su segunda lectura de hoy prorroga este relato de la historia de Israel que nació con la revelación de Dios y que no se prolongó 40 años por el desierto y toda la historia de Israel, a través de sus reinos de sus profetas. El escarmiento con que San Pablo nos previene, nos dice en la lectura de hoy: «todo esto -todo lo que sucedía en el desierto- sucedía como un ejemplo y fue para escarmiento nuestro, a quienes nos ha tocado vivir en la última de las edades». La era cristiana es la última en el proyecto de Dios y quiere ser, pues, como el aprendizaje de toda esa lección de la historia de Israel, de la historia de la salvación. La principal lección que hoy sacamos y que como escarmiento nos presenta San Pablo en el fracaso de los que perdieron la fidelidad en Dios, es, precisamente esa: No basta la condición de pertenecer al Pueblo de Dios.

-NO BASTA PERTENECER AL PUEBLO DE DIOS PARA SALVARSE…
SINO LA CONVERSION PERSONAL… REQUISITO INDISPENSABLE

San Pablo nos dice hoy: los que salieron de Egipto hacia tierra Prometida, todos eran pueblo de Dios, todos eran hijos de Abraham pero no todos llegaron, muchos quedaron tendidos en el desierto y la causa era porque muchos no agradaron a Dios, porque no fueron fiel a sus promesas, a sus esperanzas. De allí que la condición indispensable no es llamarse cristiano o llamarse hijo de Abraham, la condición indispensable es la que estamos predicando esta mañana: la conversión personal. Si no hacéis penitencia, de nada sirve vuestro bautismo. Si no hacéis penitencia, de nada sirve pertenecer al pueblo de Dios. Si no os convertís de corazón al Dios por el arrepentimiento de las culpas, no penséis que entraréis al Reino de los Cielo. Esta es la gran lección y el gran escarmiento.

3. ¿QUE SIGNIFICA CONVERTIRSE HOY AQUI EN EL SALVADOR?

Y ahora, queridos hermanos, mi tercer y último pensamiento yo lo acomodo a nuestro querido pueblo, preguntando como tercera idea de esta homilía: ¿qué significa hoy para El Salvador, convertirse al Señor por los caminos de Cristo? ¿Quién es el verdadero salvadoreño que se puede llamar hoy Pueblo de Dios? El que camina muy adherido a Cristo buscando esa Jerusalén Celestial trabajando por la tierra, pero no por sus propios proyectos sino según el proyecto de Dios trascendente y que nos acerca al Reino del Señor.

HECHOS DE LA SEMANA:

Más que un examen teórico de conciencia, yo quiero presentar aquí las realidades de nuestro pueblo para que cada uno de nosotros y todos como comunidad en reflexión, digamos si vamos caminando como Pueblo de Dios o nos estamos apartando como los que no obedecieron al Señor. Desde allí quiero yo mirar en primer lugar, la vida de nuestra Iglesia para decirle a los queridos sacerdotes, religiosos, religiosas, seminaristas, fieles, cuál es la Iglesia que debemos construir según el Plan de Dios, no según las teorías de los hombres.

HECHOS ECLESIALES

Hay hechos preciosos que me dan una gran esperanza de esta Iglesia de El Salvador que estamos viviendo.

En primer lugar yo quiero recordar aquí, con agradecimiento, esta tarjetita que me mandó mi querido antecesor Monseñor Luis Chávez y González: «un saludo afectuoso y por medio de estas líneas le patentizo mi profunda consternación por la ola de violencia extrema que arrostra nuestra amada Iglesia y nuestra querida Patria El Salvador, a quienes he pretendido servir siempre con entrega total y sincera adhesión. Le ofrezco mis pobres oraciones para que el Divino Salvador, excelso titular de la República, y la Santísima Virgen de la Paz, patrona también de El Salvador, encaucen por el camino del don de la paz a todos sus hijos». Muchas gracias Monseñor Chávez…

Precioso ejemplo para que veamos que la vida siempre es útil. Monseñor Chávez, anciano y achacoso, está dando a su Iglesia y a su Patria todo el cariño de su vida; su mismo dolor, sus enfermedades, se convierten en un gran servicio a la Patria. Ojalá ese mensaje llegue a todos los enfermos, a todos los que sufren: que no hay vida inútil mientras se camina en los caminos de la conversión…

La Cuaresma también nos está expensado una vida muy exhuberante en nuestra Iglesia, ya sea la expresión popular de nuestros Via-crucis que recorren las calles de pueblos y cantones, los viernes de Cuaresma; ya sea la mucha oración que por donde quiera se palpa, y el acercarse a los sacramentos. Ojalá que no descuiden, queridos católicos, su confesión anual, su Comunión de Semana Santa; y que aquellos dos grandes elementos que el Concilio nos recuerda para vivir bien la Cuaresma: el bautismal y el penitencial, los estamos viviendo, ya que nuestra Cuaresma quiere ser una preparación para la gran pascua de los jóvenes donde todos ellos y nosotros vamos a renovar nuestros compromisos de bautismo. Y también quiere ser una preparación para Pentecostés, donde los jóvenes que no han recibido la Confirmación también la recibirán en un acto de verdadera conversión a Dios. La noche del Sábado Santo, pues, 5 de abril, y el domingo de Pentecostés, 25 de mayo, tendremos allá la floración de toda esta Cuaresma que ojalá la vivamos intensamente.

Quiero felicitar por eso, a las comunidades catecumenales que entre nosotros se encargan de recordar estos acontecimientos de la era de oro de la liturgia de la Iglesia: la preparación de la Pascua y la renovación de nuestro bautismo.

También expresión de Cuaresma es la organización de la caridad en nuestra diócesis. Cáritas representa el instrumento de la caridad para la vida católica de la diócesis de San Salvador. Adheridas a Cáritas, un Comité del Arzobispado y en comunión con la Comisión Ecuménica de Ayuda Humanitaria, tratamos de servir a las necesidades de nuestro pueblo desde la verdadera caridad cristiana, sin fijarnos en fronteras de católica o protestantes, sino teniendo sobre todo a la vista la necesidad de nuestros hermanos; la ayuda humanitaria. Les suplico, pues, que apoyemos estas obras de nuestra caridad cristiana.

Por las comunidades se han vivido también días de mucha creación litúrgica, catequética, etc., como fue la del Barrio de Lourdes con su grupo de confirmaciones y el camino de párroco que tendrá lugar hoy a las 7 de la noche.

Como fue también la visita a Aldeíta, donde se preparan cuatro jóvenes en experiencias pastorales junto con el P. Gabriel que es también un gran trabajador de la pastoral. Así se preparan para su próxima ordenación sacerdotal.

En la nueva ermita del Cantón El Salitre, en Tejutla, se notaba también mucho entusiasmo por ir comprendiendo que la Iglesia no es sólo el templo material, ni sólo los comités de construcción, sino que es la comunidad sin la cual no tiene sentido un templo.

Las comunidades juveniles por todas partes nos llenan de esperanza. Hoy están teniendo ya, una convivencia en San José de la Montaña que clausurarán con una Misa que tendré el gusto de celebrarles.

En Aguilares se está preparando la celebración del aniversario de la muerte del P. Grande, nuestro primer mártir, en estas olas de persecución. Allá se va a tener la Misa el próximo domingo a las 11 de la mañana, pero quienes no pueden ir por circunstancias muy especiales de represión que hay en aquella parroquia, les invito a venir aquí a la Basílica. La misa de 8 del próximo domingo será también en homenaje al P. Grande, y de aquí iremos a Aguilares a celebrar a las 11, la misa de aniversario.

Es preciosa la labor silenciosa de los Misioneros de la Caridad, allá por Cuscatancingo. Por no abusar del tiempo no les leo una preciosa carta en que nos dicen que el testimonio que ellos van dando sin ser sacerdotes, verdaderos misioneros de la pobreza, es ir visitando a los más necesitados no sólo para llevarles lo poquito que se les puede llevar en material, sino sobre todo para que comprendan el gran don de Cristo; que lo van comprendiendo y que saben que la pobreza se hace divina cuando se apoya en este gran don de nuestra redención.

Los PP. Belgas en la comunidad de Zacamil recibieron amenazas el domingo recién pasado. Somos solidarios con ellos y esperamos que no se abuse de sus vidas y que sepan seguir trabajando por nuestra comunidad, por nuestra Iglesia.

Hoy a las cinco de la tarde, celebraré la Misa en esta Basílica en sufragio del Dr. Mario Zamora.

Mañana a las 10 de la mañana, en la Catedral, celebraré Misa de cuerpo presente de los 9 cadáveres que allá ha recogido FENASTRAS, recogidos de la represión.

Y por último una noticia que nos agrada, es que YSAX está haciendo sus intensos esfuerzos por salir en el aire. Esperábamos que hoy hubiera podido ser, pero tenemos que tener paciencia y les agradezco mucho la ayuda que nos está llegando de muchas partes…

Agradezco, junto con otros testimonios que han publicado algunos medios de comunicación, y de propósito también agradezco ahora la noticia que se ha dado del Premio de la Paz que nos han traído de Suecia, algunos medios de comunicación, les agradezco digo. Quiero recoger aquí un testimonio de solidaridad del periódico de la Universidad cuando dice: «Pretender ahogar toda voz que clama del pueblo, promulgando una auténtica justicia, es el sueño de las más obscuras fuerzas reaccionarias de nuestro país. Contraponen armas y violencia a la difusión del pensamiento y paradójicamente obtienen más voces, más gritos y el empeño de los más caros anhelos de este pueblo que ya no duerme, sino que se ocupa de velar por una auténtica sociedad nueva. Ese último atentado a la YSAX volvió a poner en evidencia, el más grande equívoco histórico de los enemigos del pueblo… Dañaron la radio del Arzobispado, privaron a la Iglesia de un medio importante de comunicación, pero perjudicaron más a los desamparados de la ley, a los oprimidos, pues les quitaron uno de los pocos medios de información veraz, en este país con una prensa obsecuente, desinformadora, por su propia naturaleza oligarca. Como medio de orientación auténtica -recogen aquí el pensamiento de Medellín, hablándole a los que tienen y no quieren dar-«. «Si retienen celosamente sus privilegios, sobre todo, si los defienden empleando medios violentos, se hacen responsables ante la historia de provocar las revoluciones explosivas de la desesperación…»

En este pensamiento de la Iglesia, también quería recordar la sabia observación de Juan Pablo II a los gobernantes de Nicaragua que lo visitaron, y les dijo: «… que es meritorio emprender una campaña de alfabetización, siempre y cuando se realice con pleno respeto por los derechos y convicciones religiosas del pueblo. Este respeto por los derechos de la familia cristiana a recibir una educación acorde con la fe que profesa, excluyen la imposición de conceptos distintos». Es lo que he dicho siempre y veo en esta palabra del Papa lo que platicamos con él personalmente: que apoya la lucha por la justicia social, el amor a los pobres, pero que cuidemos mucho, queridos hermanos de que estos bienes de la tierra, que son justos, no nos hagan olvidar los verdaderos valores cristianos de nuestro pueblo. Trabajemos mucho por este sentido cristiano de nuestra liberación…

HECHOS DE LA REALIDAD NACIONAL

Por último, el análisis que hacemos desde la Iglesia, esa comunidad que quiere encarnar la historia de la salvación, es la Iglesia; pero ella, como les dije antes, quiere ser un pueblo que lleva esa historia de salvación para iluminar la historia profana del pueblo, y por eso no podemos dejar de hablar de las realidades sociales, económicas y políticas porque tenemos que iluminarlas con la luz del evangelio…

DOS PERFILES MARCAN LA VIDA CIVICA DE ESTA SEMANA: LA
VIOLENCIA REPRESIVA Y LA PROMULGACION DE DOS LEYES DE
REFORMAS ESTRUCTURALES: LA REFORMA AGRARIA Y LA
NACIONALIZACION DE LA BANCA

EN CUANTO AL PRIMER PERFIL: LA REPRESION

Con tristeza tengo que decir: sigue imperando y creciendo en el país una espantosa violencia represiva que ya contaba en los dos primeros meses de este año con unos 400 muertos, entre los 600 de la violencia en general. Quiero recordar este número 600, que me quisieron tergiversar esa frase del domingo pasado; por eso ORIENTACION tuvo que hacer una aclaración que la pueden leer en el número de hoy, cuando al director del Diario Latino le llamó la atención porque decía: «…desmienten afirmación del Arzobispo Romero» y llevando un reportaje del periodista Eduardo Vásquez Bacquer, hacía decir a voces del ejército que no era cierto que eran 600 muertos en encuentros con fuerzas de seguridad del Gobierno y los extremistas. Yo no he dicho eso, lo que he dicho es: «entre enero y febrero, unas 600 personas han perdido la vida debido a esta situación política» y lo mantengo y lo pueden contar…

Estamos hablando, pues, de la violencia represiva, de la que se atribuye a los cuerpos de seguridad y también a la Fuerza Armada y a los grupos paramilitares de derecha. No he omitido nunca denunciar también la violencia de izquierda, como también hoy lo voy a hacer.

ESTA SEMANA, LA VIOLENCIA REPRESIVA LANZA
ESTOS ESPANTOSOS DETALLES:

La misma Prensa Nacional reconoce la localización de 14 cadáveres el lunes. Se identifica a algunos, como el del estudiante Rogelio Alvarez, que murió a consecuencia de horribles torturas después de ser capturado ilegalmente por civiles.

Dos jóvenes estudiantes, campesinos de El Paisnal.

Ese mismo lunes, en horas de la noche, es acribillado a balazos el profesor del Externado San José, José Trinidad Canales. Llegaron 5 civiles y con lista en mano preguntaron por el profesor antes de cometer el hecho. Son ya 14 profesores asesinados en lo que va de 1980.

Además se reconocen los cadáveres de 4 campesinos muertos después de una invasión militar a la zona campesina de Cinquera.

Diecinueve muertos después del ataque a la Guardia. Los muertos no tienen nada que ver con ese ataque, la mayoría eran gente transeúntes.

El marte se conoció la muerte de cuatro campesinos, entre ellos un niño de 12 años en el caserío El Tule, de El Paisnal.

A la misma hora, se localizaron 3 cadáveres más en el km. 28, cerca del cantón San Jerónimo.

En el cantón ICR de Suchitoto, murieron 13 campesinos después de que se realizó una invasión de 50 civiles fuertemente armados y con chalecos; incendiaron ranchos y capturaron a Andrés Escobar, Francisco Escobar y Alberto Rodas.

También estos mismos civiles, con buenos camiones y con buen equipo militar, invadieron cantones de Tres Ceibas, Líbano Trapiche y Chagüitón.

El local de la Federación Sindical Revolucionario es saqueado por civiles armados con chalecos antibala. También es asesinado el Alcalde del Divisadero, Sr. Daniel Escobar.

El miércoles son localizados los demacrados cadáveres de tres obreros en San Pablo Tacachico, habían sido secuestrados ese mismo día en horas de la madrugada.

Son capturados cuatro obreros en San Salvador: Alvaro Nerio, Rafael Contreras, Ofelia Meléndez y Estela Romero.

El jueves es ametrallada la sede FENASTRAS de Santa Ana. Allí murieron tres obreros y a los restantes los subieron en un camión y los iban tirando en la carretera que va hacia Sonsonate y les aplicaban la ley fuga. Fueron muriendo uno a uno, los pobres que tenían esperanza tal vez de salvación: Roberto Rodríguez Quiñónez, José Roberto Núñez Rico, Raúl Hernández, Juan López, Víctor Juárez, Ricardo Guardado, Bonerges Solís, Ana Mirna Figueroa. Estos cadáveres están hoy en la Catedral y mañana a las 10 rezaremos por ellos, la Misa de cuerpo presente. Ricardo Padilla, Pedro Donal Montes, Eduardo Ortiz, fueron enterrados en Santa Ana. Como ya dije, fueron capturados y después aplicada la ley fuga.

Siete campesinos son asesinados en San Antonio Mecate, Cojutepeque todos eran organizados.

Otros campesinos organizados, asesinados en San Vicente, Cantón Analco de Zacatecoluca.

Se localizan tres cadáveres de campesinos en la carretera hacia Chalatenango.

Se captura a los campesinos Juan Juárez, Julia López, Tomás Juárez y Roberto López Hernández.

Y coronando esta serie de sangre, este caso triste cuyos cadáveres tenemos aquí ante nosotros, son encontrados el Lic. Roberto Castellanos Braña, miembro del UDN, y su esposa, la ciudadana danesa, Annette Mathiessen. Me conmueve esta coincidencia de que mientras Suecia trae un premio de paz, una ciudadana de un país vecino a Suecia está aquí también con su cadáver, como apoyando dolorosamente la necesidad de que hay que apoyar este trabajo por la paz…

A este propósito yo había recibido un telegrama de Costa Rica muy revelador. «Domingo 29 de febrero, 5 pm. fueron detenidos Policía Nacional, en El Salvador, esposo Roberto Castellanos, compañero de nuestra Universidad Nacional, Annette Mathiessen, nacionalidad danesa, estudiante. Rogamos fraternalmente denunciar detención y exigir gobierno inmediata libertad. Grupo Cristiano Universidad Nacional Heredia Costa Rica». Lamentamos que no haya llegado a tiempo nuestra denuncia, cuando hay tanta prisa por matar elementos tan valiosos como los que han sido matados en esta ocasión…

Allá por La Unión, una carta de un querido seminarista me dice: «El 10 de febrero en la madrugada, oficiales y miembros del Ejército sacaron de la casa a mi otro hermano -ya habían hecho desaparecer a su hermano José Eduardo Alvarez y hoy se trata de su otro hermano, Santos Domingo Vásquez- y a pesar de que mi madre les suplicó que no lo fueran a matar, descargaron sobre él sus armas. Nuevamente el 28 de febrero por la madrugada volvieron a invadir los cantones Conchagüita, Amapolita y El Farito, y sacaron de su casa al joven Narciso Antonio Cuevas, de 22 años. El estaba desayunando cuando lo llegaron a sacar y momentos después le dieron muerte destruyéndole la cabeza a balazos. Capturaron también al Señor Santíos González y por el camino se encontraron con su otro hermano Martín González, que junto con Víctor Turcios venía de trabajar del Puerto de Cutuco en La Unión. A los tres los capturaron y los fueron a asesinar lejos del Cantón, en la carretera al Pilón». Y pide en la carta, que hagamos algo porque se detengan esta horrorosa represión.

Del Consejo de Iglesias llega una denuncia que ha sido aquí también muy llamativa. Nos dice: «Preocupados por detención prolongada estudiante Guillermo Castro, miembro Primera Iglesia Bautista y miembro Movimiento Estudiantil Cristiano, desde Febrero 29. El Consejo Nacional de Iglesias ha sido informado de esta detención y solicitamos se nos informe de la misma. En caso de no existir cargos en su contra apreciaremos la libertad inmediata de nuestro hermano cristiano. Eugenio Stockell, Secretario General de la división de ministerios del Consejo Nacional de Iglesias de Estados Unidos». Acerca de Guillermo, a quien yo conozco y le estimo mucho, he recibido muchas voces de sus amigos y compañeros. Y ojalá que una vida que es de mucha esperanza para El Salvador y para la vida cristiana se respete si es que no se ha matado ya. Quiera Dios que no.

También llegaba de La Unión, de la Comunidad de Playas Negras, esta triste nota: «Este día sábado apareció asesinado nuestro catequista Rubén Benítez, de la Parroquia de La Unión. El domingo pasado estuvieron en su casa de habitación Guardias Nacionales haciéndole varias preguntas acerca de donde tenía sus armas. La Comunidad cristiana de Playas Negras somos testigos de la labor pastoral de nuestro catequista. Su actuación concreta era apegada al evangelio y sirvió las huellas del divino Maestro entregando su vida por servir al evangelio. Un Judas lo vendió».

Es una prueba más del ritmo de represión que se ha impuesto en el país contra integrantes de las organizaciones populares tales como maestros, sindicalistas, políticos. No se olviden que nuestro querido difunto aquí presente es miembro de un partido oficialmente reconocido y legalizado.

El promedio de muertos diarios va aumentando y muestra el decidido propósito y el trazo general de una política que pretende la extinción violenta de todos aquellos que no estén de acuerdo, desde la izquierda, con el proyecto de reformas propuesto por el Gobierno y propiciado por Estados Unidos. Este es un dato fundamental para entender lo que pueden significar las reformas estructurales iniciadas esta semana…

No callamos los pecados también de la izquierda. Pero son desproporcionadamente menores ante la violencia represiva. Esta represión no se explica por las acciones de los grupos políticos militares. En esta semana su víctimas han sido tres policías en Ilobasco y otros 3 ó 4 guardianes de fincas o comandantes locales; no más de diez por todos, lo que viene a mostrar la misma proporción de 1.1/2 por día que en los dos meses anteriores. Ha habido también otras acciones como el ataque al Cuartel de la Guardia Nacional y otras acciones de hostigamiento. Pero las 70 víctimas causadas por los cuerpos de seguridad y los llamados grupos paramilitares casi nada tienen que ver con los rechazos de estos ataques subversivos. Responden más bien a un programa general de aniquilamiento de los hombres de izquierda, que por sí mismos no hacen violencia ni la propician si no existiera la injusticia social que ellos quieren acabar…

Ha habido sin duda acciones de agitación como quemas de buses, tomas, huelgas, sobre todo la de 7 días decretada por ANDES en protesta por los maestros asesinados, pero los asesinos no lo han sido por lo general en estas acciones.

EN ESTE CONTEXTO DE MUERTE Y ANIQUILAMIENTO ES
COMO DEBEN JUZGARSE LAS DOS IMPORTANTES MEDIDAS DE
REFORMAS: REFORMA AGRARIA Y NACIONALIZACION
DE LOS BANCOS

Ambas medidas son importantes y representan un cierto triunfo, al menos inmediato, de la Junta de Gobierno y de la Fuerza Armada contra los sectores más oligárquicos del país. Ya no son sólo promesas y amenazas sino comienzo de realidades. Ya se comenzó la expropiación en todo el país de las haciendas que sobre pasan las 500 hectáreas, lo cual afecta a unas 200 familias de terratenientes, que siendo el dos y medio milésimo por ciento de la población nacional poseían más de 300.000 manzanas de tierra; como dijo el Coronel Majano…

Las propiedades entre 500 hectáreas y 100 ó 150 hectáreas, según los casos, no son afectadas todavía. Y las que están por debajo de las 100 ó 150 hectáreas, que representan el 85% de propietarios no serán afectados en modo alguno. La propiedad será traspasada a los que trabajan la tierra y habrá tres formas de propiedad -como explicó el Coronel Majano- la estatal, la cooperativa y la privada.

No hay tiempo todavía, hermanos, para valorar adecuadamente esta medida. No podemos dar un juicio exacto. Podemos decir que sí tiene de bueno que se enfrente a la oligarquía… y que esta ley deja ya sin ser poseedora de tierra a esa minoría y que esta minoría recibirá el pago de sus tierras en bonos, como es de justicia. No es lo suficientemente drástica y muestra que se lleva a cabo dentro de un esquema capitalista moderado… Tiene de bueno también que en principio de los beneficios de las tierras expropiadas irán a pasar fundamentalmente a manos de quienes trabajan la tierra, de los campesinos asalariados. No están excluidos, según la ley, ninguno de los trabajadores, estén o no organizados.

SIN EMBARGO, EL PROCESO SIEMPRE TIENE TAMBIEN SUS
GRAVES DUDAS Y EN FRANQUEZA NO LAS PODEMOS CALLAR

Dejando de lado los problemas técnicos que no me toca juzgar porque no lo soy, la duda principal nace de su vinculación a un proyecto más general. O sea: ¿qué significan estas reformas en el proyecto general del Gobierno? Que tiene como uno de sus elementos esenciales -hoy, a la vista- la represión sangrienta y aún mortal de quienes tienen otro proyecto nacional. Existe el proyecto del Gobierno Democrático-Revolucionario que se está comenzando a dar a conocer. El Gobierno tiene derecho a dar a conocer su proyecto y ganarle bases sociales.

Esta sería una alternativa política que las organizaciones populares deberían defender y enfrentar políticamente. Pero la cosa es que con el pretexto de las reformas se quiere aniquilar a lo que el Coronel (Majano) llamaba: las izquierdas extremas. Mientras a las derechas recalcitrantes se les acosa con medidas de hecho, pero no se les reprime como a las de izquierda… Y aquí es donde viene un poco de injusticia en poner en igual paragón las extremas de derecha y de izquierda. Porque las extremas izquierdas no son tan extremas cuando se lee su proyecto de Programa de Gobierno Revolucionario. Es necesario, pues, tener en cuenta ese proyecto y no tratar de considerar como enemigo a todo lo que se enfrenta al proyecto oficial.

Por otro lado el Gobierno debe comprender que aunque esas reformas son necesarias y deseables para las mayorías, estas mayorías no han sido tenidas en cuenta directamente. La Reforma Agraria se presenta de momento como una acción político-militar de la Fuerza Armada… y, lo que es más grave, puede dar paso a una militarización sistemática de toda la República a través de las haciendas militarizadas… Así posibilitarían un control y una sistematización de la vigilancia y de la represión, dirigida fundamentalmente contra las fuerzas populares. Si no se logra que esta medida excluya toda forma de represión a los campesinos; sino se logra que estas reformas sean asumidas por el pueblo -tanto el organizado como el no organizado- esas reformas no habrán resuelto el problema y su fracaso se convertirá en una nueva arma para que la oligarquía regrese triunfante, diciendo que sólo ella es capaz de salvar al país…

Esta crítica, pues, quiere ser una advertencia para que lo bueno que tiene la reforma se salve de estos aspectos dudosos y peligrosos. Es tiempo para que los esfuerzos del Gobierno, si son sinceramente a favor del pueblo, busquen de verdad, encontrarse y dialogar con los proyectos que el pueblo también está proponiendo…

Algo parecido debe decirse de la nacionalización de los bancos, aunque aquí los inconvenientes son menores. La nacionalización de los bancos, incluso, tal como se ha propuesto, es una medida que converge con el proyecto general del Gobierno Democrático Revolucionario. Es un claro y preciso golpe a la oligarquía más fuerte que el dado en la Reforma Agraria. Demuestra que el proyecto de la Junta no es en sí oligárquico, aunque pueda seguir siendo capitalista y pro-imperialista. Sus posibles dificultades están en dos cosas. Primero: en ser parte de un proyecto más general, tras el que están los norteamericanos que incluye la represión masiva. Y eso no sería bueno. Y segundo: en correr el peligro de ser manejada la medida no en favor de las mayorías. Ambas posibilidades nos hacen tener cuidado. Los hechos demostrarán si son solo posibles o reales. Si se logra evitar el aspecto represivo y se profundiza tanto en la Reforma Agraria como en la nacionalización del Sistema Financiero, tal vez se pueda ir pensando -y ésto sería lo ideal- en una aproximación de posiciones entre el proyecto de la izquierda y el proyecto del Gobierno. Sabemos que en el proyecto de izquierda no están sólo los organizados conocidos, sino que hay gente muy capaz intelectualmente, y hay que tenerlo muy en cuenta. La medida de esta posible aproximación está en el cese de la represión. Mientras haya represión ninguna fuerza del pueblo tendrá confianza en colaborar con el Gobierno.

¿Hasta dónde llega este peligro? Ustedes mismos lo pueden juzgar por una carta que no se ha querido dar a conocer y que, sin embargo, es muy reveladora:

LA RENUNCIA DEL ING, DADA, A LA JUNTA DE
GOBIERNO, DICE ASI:

«El 6 de enero pasado la Convensión Nacional del Partido Demócrata Cristiano me nominó candidato a formar parte de esta Honorable Junta Revolucionaria de Gobierno, ordenándome trabajar, por el estricto cumplimiento, en el espíritu y en la letra, de la plataforma programática que se había presentado a la Fuerza Armada -como condición al ingreso de la Democracia Cristiana al Gobierno-

Al aceptar la Fuerza Armada un compromiso claro con sus plataformas y haber decidido esa Honorable Junta incluirme en su seno, tomé posesión del cargo con la explícita decisión de cumplir disciplinadamente el mandato partidario.

Si bien es verdad que los obstáculos encontrados en el camino han sido enormes, no es menos cierto que existe incapacidad de la Junta para actuar contra quienes yo concibo como los principales oponentes del proceso, y que es cada día más claro que se encuentra enquistado en las mismas estructuras gubernamentales.

El desarrollo de una revolución democrática, va en camino de ser totalmente desnaturalizado.

No voy a detallar más mi interpretación de los hechos. Ellos prueban hasta la saciedad, y sin discusión, la conclusión a que he llegado. No hemos sido capaces de detener la represión, y quienes cometen actos que son simultáneamente represivos y de desacato a la autoridad de la Junta, permanecen impunes…

El prometido diálogo con organizaciones populares no se realiza. Las posibilidades de generar reformas con el respaldo del pueblo se elejan hasta sitios inalcanzables, etc. Y si un ejemplo más quisiera señalarse, bien servirían las prepotentes declaraciones del Señor Ministro de Defensa desmintiendo a un miembro militar de la Junta y burlándose de las exigencias del PDC, afirmando, antes que la Comandancia General de la Fuerza Armada (J.R.G.) lo resolviera, que no habrá cambios en los niveles de mando de la Institución militar después de negar la existencia de un intento de golpe de estado del que todos ustedes están informados… Y semejante actitud, al igual que la de quienes intentaron dar el golpe, gozará -una vez más- de la más absoluta impunidad.

No creo necesario ampliar más la causa que me llevan a tomar la decisión. Ya en nota enviada al Partido Demócrata Cristiano, he expresado con amplitud, las razones por las cuales no puede seguir representando a ese Instituto Político en el más alto nivel de Gobierno. Si mi concepción de los hechos contradice fundamentalmente la línea que la alta dirigencia actual determina en la práctica, mi ética política me impide continuar cuando sé que esa línea no detendrá la desnaturalización del proceso que he señalado. Es por ello, Señores, que me veo en la indeclinable obligación de presentar mi irrevocable renuncia al cargo de esa Honorable Junta tan honrosamente me confió, con la convicción que de que así sirvo mejor los intereses más auténticos del pueblo salvadoreño». (Héctor Miguel Antonio Dada Hirezi).

PENSAMIENTO QUE NOS LLEVA AL ALTAR

Para terminar, queridos hermanos -perdonen como se prolonga ésto, es tan densa la vida de nuestra Patria-, quiero decirles que San Pablo en su segunda lectura, recogiendo una tradición de los judíos que pensaban que aquella piedra que les dio de beber en el desierto iba caminando con ellos, dice en la epístola de hoy: «Y la piedra era Cristo», ya los peregrinos del desierto vivían lo que estamos viviendo esta mañana: al altar es la piedra, es Cristo; y desde ella se ilumina las esperanzas de Israel y las esperanzas redentoras de todos los pueblos.

Por eso vamos a arrimarnos a esta piedra que es Cristo, con estos cadáveres, con la presencia honrosa de estos enviados de Suecia, con el dolor de esta familia que ha querido compartir con nuestra Eucaristía, con todos los dolores, todas las angustias, esperanzas de este pueblo aquí congregado. Unámonos a Cristo, sigamos la señal que Cristo nos ha señalado como el único camino de salvación: «¡Conviértanse al Señor, si no todos perecerán!». Pero el que camina con él llegará al encuentro del Dios verdadero y de la verdadera salvación del pueblo. Así sea…

Lee más