Inicio Su Pensamiento Prensa Escrita Diario de Oriente Número 30999 - Pág. 2 - El Divino Salvador

Número 30999 – Pág. 2 – El Divino Salvador

Homilía de Monseñor Oscar A. Romero
en la concelebración pontificial
de la Catedral de San Salvador,
el 6 de Agosto
Quién es…
Cómo es su Liberación
Cómo llega hasta nosotros su Obra…
Una Canción de Cuna
El Evangelio de la transfiguración del Señor, que acaba de proclamar, se me ocurre que tiene para nosotros los salvadoreños, la nostálgica dulzura de una canción de cuna. Y a la luz de ese Evangelio, nuestras fiestas agostinas recobran para nosotros la emoción de un retorno al hogar que no vio nacer.
Sí. Así nacimos, a la civilización cristiana, bajo el signo de la Transfiguración del Señor. Su rostro divino, convertido en sol y el níveo resplandor de sus vestido, fueron los primeros rayos cristianos, que iluminaron la opulenta geografía de Nuestra Patria, al emerger de su nebulosa prehistoria, cuando el Capitán Don Pedro de Alvarado, en 1528, después de poner su conquista bajo la protección de la Santísima Trinidad, fundaba la Capital de nuestra República y la Bautizaba con el incomparable nombre de San Salvador.

El Siervo de Dios, Pío XII, al comentar, en el esplendor de nuestros primer congreso Eucarístico Nacional, este privilegiado origen de nuestra historia cristiana, observaba con perspicacia teológica: «No fue solamente -queremos pensarlo así-la acendrada piedad de Pedro de Alvarado, la que, en los albores de la Conquista, tan altamente os bautizó, sino más que nada la providencia misma de Dios».
Un Regalo de Bautismo
Efectivamente, era la Providencia misma de Dios, la que bautizaba e imprimía a esta ignota tierra un carácter inconfundible e indeleble con el esplendor de la más luminosa teofanía del Evangelio.
Continuará.

Compartir:

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Select your currency
USD Dólar de los Estados Unidos (US)