Inicio Su Pensamiento Semanario Orientación Nº. 1981 Pág. 3 El mes de la Reflexión Episcopal

Nº. 1981 Pág. 3 El mes de la Reflexión Episcopal

Hoy inicia en Antigua Guatemala, el «Mes de Reflexión Episcopal», al que asisten convocados por el SEDAC (Secretariado Episcopal de América Central y Panamá); la casi totalidad de los Episcopados de América Central y Panamá. El hecho merece subrayarse, tanto por la calidad de los participantes, como para orientar a nuestros lectores acerca del alcance y significado de esta reunión.

Los participantes son los pastores de la Iglesia en Centro América, vale decir, los responsables de la unidad de la fe y de la comunión eclesial del istmo. Esta calidad jerárquica, a la que el Obispo no puede renunciar en ningún momento, ni circunstancia, hace de este esfuerzo de «aggiornamento», no un «filettanstismo» personal, sino un ejercicio de su alto servicio jerárquico. Por su parte, la cooperación del CELAM, ofreciendo el valioso bagaje de cultura, carisma y experiencias de sus mejores expertos, no tiene otro significado que el de asesorar a quienes el Espíritu Santo ha puesto para ser los responsables directos de la unidad y de la conservación de la verdad revelada y de la disciplina eclesial en sus propias Dieciséis. Uno y otros -Obispos y expertos van a Guatemala sabedores de que lo que allí contará principalmente, no es el juego de opiniones, corrientes o líneas humanas, sino sobre todo, la búsqueda de la verdad, bajo la luz de la fe.
«Fidelidad a la propia misión, culto asiduo a la palabra revelada, constante atención a la vida de los hombres». Son los criterios que ya mencionó, con su beneplácito, la Santa sede, al referirse a las líneas directrices de esta reflexión episcopal centroamericana.

Los teólogos- aclaraba Pablo VI a los Obispos en Bogotá- pueden ser providenciales estudios y valientes expositores de la fe, si se conservan discípulos inteligentes del Magisterio Eclesiástico, constituido por Cristo en custodio e intérprete, por obra del Espíritu Santo, de su mensaje de vida eterna. Y advirtió el grave peligro que se corre, en el campo doctrinal, cuando se transponen estos linderos hasta recaer en un «libre examen que ha roto la unidad de la Iglesia misma».

También mencionó allá, el Papa, otra tensión que no pasará por alto en la reflexión de Guatemala, porque de no llevarla a una positiva síntesis eclesial, ella puede conducir a una verdadera anarquía. Se trata de la «Iglesia llamada institucional, confrontada con otra presunta Iglesia llamada carismática, como si la primera, comunitaria y jerárquica, visible y responsables, organizada y disciplinada, apostólica y sacramental, fuese una expresión del cristianismo ya superada, mi entras en la otra espontánea y espiritual, sería capaz de interpretar el cristianismo para el hombre adulto, en la civilización contemporánea y de responder a los problemas urgentes y reales de nuestro tiempo.
No se tomen estas precisiones teológicas, como un subterfugio de la jerarquía y del Magisterio que quisiera parapetar su inmovilismo o su miedo a las corrientes modernas del pensamiento. De ninguna manera. Los Obispos, son los primeros en saber que «no somos nosotros quienes juzgamos la palabra de Dios; es ella la que nos juzga y pone al descubierto nuestros compromisos mundanos…» (Pablo VI, en el 5o. Aniversario del Concilio). Estemos seguros del éxito del mes de reflexión», porque a Guatemala nuestros Obispos van con esta sincera convicción formulada por Pablo VI en nombre del Episcopado Latinoamericano: «Haremos un esfuerzo de inteligencia amorosa, para comprender cuanto de bueno y de admirable se encuentre en estas formas inquietas y frecuentemente erradas de interpretación del mensaje cristiano; para purificar cada vez mas nuestra profesión cristiana y llevar estas experiencias espirituales, al cauce de la verdadera norma eclesial».

Compartir:

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Select your currency
USD Dólar de los Estados Unidos (US)